Distimia, esa pequeña depresión eterna que nos nubla.

Registrado
5 Jul 2020
Mensajes
569
Calificaciones
2.509
Se dice que a día de hoy cerca de un 30 % de la población padecerá de distimia a lo largo de su vida. (y con la sitqucin actual me da que mucho más). La distimia es una pequeña depresión que nos acompaña durante mucho tiempo. Esa apatía suele tener razón de ser. No eres [email protected], ni mala persona. No eres un mal hijo, hermano, padre, estudiante, empleado, primo, tío, amigo, nieto... Etc. A veces esos pesares, esa falta de fuerzas, ese no poder levantarte de la cama, esas ganas locas de llorar, esos bajones emocionales, ese creer no valer o no poder, tiene su porqué.

Creo que es un tema del que no se habla, y del que se pasa. O tienes depresión o estás bien. NO. No es tan fácil. No es todo o nada. El mundo tiene sombras, muchos grises.

Creo este espacio para que podamos hablar, sentirnos acompañados, contar que nos ocurre, como nos sentimos, que nos sucede o que nos ha llevado a estar así, si es que hay algo. Porque no tiene porqué haberlo. Creo este espacio para desahogarnos y aprender.

Creo que es muy necesario, y más en estos tiempos que corren que sepamos que tenemos derecho a n o estar bien, a no estar siempre produciendo, a no tener fuerzas, estar fatigados y no poder. Que hay razones y que no estamos solos.

La distimia nos puede acompañar por muchos años o de por vida. Espero poder ir agregando contenido poco a poco y cuando tenga tiempo articulos que expliquen y nos dejen más claro que es, como sucede. Y como vivir con ella.

Y ante todo mandaros muchos ánimos. Yo me he creído loca, tonta, egoísta y mala persona por estar así. Pero he visto que yo no controlo ni mando sobre mis enfermedades o trastornos mentales. No sé prude luchar contra ellos, si no a favor de ellos. Aprender a vivir con ello, a mejorar y a ser mejorar admitiendo quienes somos y que tenemos. Que un diagnóstico, una enfermedad, un trastorno, no es nosotros, sol oes una etiqueta, una parte más con la que vivir. Si no pasa nada por ser diabético ¿por qué sí que nos dañamos por ser distémicos? No somos nosotros, solo un diagnóstico. No soy yo por lo que padezco, soy yo a pesar de l oque padezco.

Abrámonos a ello.
 

Registrado
5 Jul 2020
Mensajes
569
Calificaciones
2.509
Distimia


¿Qué es la distimia?
La distimia es uno de los trastornos más frecuentes en nuestros tiempos, podemos decir que casi un 30 % de las personas padece en momento de su vida una distimia. Pero que es realmente la distimia?

La depresión tiene muchas formas de manifestarse y una de sus variantes es la distimia o el trastorno distímico. Se emplea el término distimia para calificar una alteración del estado de ánimo que también se denomina con otros nombres:




    • Depresión menor: Aunque los síntomas de la depresión menor sean en menor cantidad o intensidad que en una depresión mayor, su permanencia en el tiempo suelen causar malestar significativo a las personas.
    • Depresión neurótica: Se refiere a una antigua clasificación en la que los “trastornos neuróticos” eran definidos como “de origen psicológico”.
    • Depresión crónica: Podemos manifestar un estado distímico de larga duración que nos impide tener una vida de buena calidad. Este estado muchas veces no es percibido porque estamos acostumbrados a este estado de ánimo algo mustio.


Cuáles son las causas
El trastorno distímico igual que otros tipos de depresión tiene un origen químico. El estado depresivo, en general, está derivado de un déficit de serotonina en el cerebro.

Una persona que tiene impactos emocionales o tensiones constantes durante tiempo, puede tener un alto “consumo” de serotonina en su cerebro y, poco a poco, tener un déficit de la misma. A causa de la falta de serotonina* en el cerebro, la persona puede caer en un estado distímico. Este estado provocará una falta de energía para realizar sus actividades diarias y si se descuida hasta puede llegar tener una depresión mayor.

Podemos decir que la distimia al igual que la depresión mayor, puede deberse a causas, tales como:




    • Química del cerebro.
    • Rasgos heredados. El trastorno depresivo persistente parece ser más frecuente en personas cuyos familiares de sangre también tienen el trastorno.
    • Acontecimientos de la vida. Los acontecimientos traumáticos, los problemas económicos o un nivel alto de estrés pueden provocar un desgaste de la serotonina en el cerebro que produzca un trastorno depresivo (que puede ser persistente en algunas personas).
Los síntomas más importantes de la distimia
La intensidad de los síntomas del trastorno distímico puede cambiar con el tiempo. Además, pueden presentarse episodios de depresión mayor antes o durante el trastorno, lo que a veces se llama «depresión doble».

Los síntomas del trastorno distímico pueden causar impedimentos considerables. Una persona con distimia puede tener:




    • Estado de ánimo negativo, sensación de tristeza y le cuesta ser optimista.
    • Posible pérdida de interés en las actividades cotidianas.
    • Aparición de un estado de ánimo melancólico.
    • Sensación de desesperanza.
    • Altibajos del estado de ánimo y tendencia al estado de ánimo irritable o deprimido.
    • Falta de energía y fatiga crónica ( p.ej. a cualquier momento del día tener ganas de dormir o sentir un cansancio que arrastra).



    • Trastornos del sueño: el sueño no acaba de ser reparador. La persona distímica suele hallarse cansada por la mañana, durante la mañana le falta energía y la persona distímica suele encontrarse mejor por la tarde.
    • Escasa autoestima y tendencia en autocriticarse.
    • Dificultad para disfrutar de las cosas positivas de la vida.
    • Problemas de hacer las cosas normales del día a día, les cuestan un gran esfuerzo.
    • Problemas de concentración. La persona distímica tiene problemas de memoria y de concentración, aún para actividades lúdicas (ver una película, por ejemplo).
    • Disminución del rendimiento intelectual.
    • Disminución de la actividad, eficacia y productividad.
    • Falta de ganas en las actividades sociales, aislamiento.
    • Sentimientos de culpa y preocupaciones por el pasado.
    • Falta de apetito o, al contrario, come demasiado.
La mayoría de nosotros no somos conscientes de que la depresión o cualquier estado depresivo es más que solo sentirse con falta de fuerzas o una alteración del estado de ánimo.

Cuando tenemos un alto consumo de la serotonina en nuestro cerebro y esta no se repone de forma natural, corre peligro nuestra salud y es recomendable de ponerse en manos de un buen especialista para que nos ayude a reconducir nuestro estado emocional.

Es muy importante no ser indiferente a los síntomas, aunque sean leves, y hay que hacer frente a la situación lo más pronto posible.

Complicaciones relacionadas
Las situaciones que pueden estar relacionadas al trastorno depresivo persistente son las siguientes:




    • Mala calidad de vida y falta de bienestar
    • Relaciones difíciles y conflictos familiares
    • Dolor crónico y enfermedades en general
    • Depresión mayor, trastornos de ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo
    • Abuso de sustancias
    • Problemas en la escuela y el trabajo y reducción de la productividad
    • Pensamientos o comportamiento suicidas
    • Trastornos de personalidad y otros trastornos de salud mental
¿A quiénes afecta y cuánto dura?
La distimia es uno de los trastornos más frecuentes en nuestros tiempos
, podemos decir que casi un 30 % de las personas padece en algún momento de su vida una distimia. Afecta a las mujeres con el doble de frecuencia que a los hombres.

Al ser su intensidad no tan grande como la de la depresión mayor, puede no ser detectada fácilmente por el entorno, pudiendo el paciente presentar una mayor vulnerabilidad para cursar otros trastornos.

La distimia puede durar semanas, meses o años. Algunas personas con distimia llegan a creer que “ellas son así” y no la identifican como una enfermedad sino como un estado normal de su forma de ser.

¿Como podemos tratar la distimia?
Debido a la combinación de una descompensación química y motivos emocionales que suelen ser la razón de haber llegado a este estado, será más recomendable combinar una psicoterapia junto con un tratamiento farmacológico.

Por lo tanto, la persona que acude a un psicólogo con una posible distimia, tiene que tener en cuenta que posiblemente va necesitar alguna consulta con un psiquiatra para que haga una prescripción del fármaco mejor considerado para su estado para recompensar el déficit de la serotonina que manifiesta el cerebro.

El enfoque del tratamiento recomendado dependerá de factores como:




    • Gravedad de los síntomas
    • Preferencias personales
    • La capacidad para tolerar medicamentos
    • La necesidad de abordar problemas emocionales que afectan la vida
    • Métodos de tratamientos anteriores
    • Otros problemas emocionales que puedas tener
Los dos tratamientos principales para tratar la distimia son los medicamentos y la terapia. La combinación de psicoterapia y antidepresivos ha resultado ser más efectiva para tratar la distimia que cualquiera de los dos componentes aislados.



    • Psicoterapia: Para potenciar conductas y programas cerebrales que no alteren y no consuman serotonina y para eliminar errores de pensamiento.
    • Antidepresivos modernos: Son medicamentos antidepresivos específicos para la recaptación y aumento de la serotonina en el cerebro. Suben y estabilizan el estado de ánimo, lo que provoca un incremento notable en la calidad de vida.
¿Cuándo consultar al médico?
Si te ves reflejado en este texto, no dudes de ponerte en manos de un buen especialista para valorar tu situación. Experiencia un giro positivo en tu vida y combate la distimia.


Algunas personas con distimia no la identifican como una enfermedad, sino como un estado normal de su forma de ser.

Han tenido esta sensación y tienden a creer que forman parte de su vida. Por lo tanto, si tienes algún síntoma del trastorno depresivo persistente, no dudes en buscar ayuda médica. Habla con tu médico de cabecera sobre tus síntomas. O busca ayuda directamente de un especialista de salud mental, como un psicólogo clínico o un psiquiatra para pedir una evaluación.

Debido a la naturaleza crónica del trastorno distímico, sobrellevar los síntomas de la depresión puede resultar difícil, pero una combinación de sesiones de psicoterapia y medicamentos puede ser muy eficaz para tratar la distimia.

Por Centro Manuel Escudero
 
Registrado
5 Jul 2020
Mensajes
569
Calificaciones
2.509
Distimia, cuando la melancolía se apodera de tu mente

La distimia es parecida a la depresión, pero se caracteriza por largos períodos de tristeza.




El Trastorno Distímico (distimia) es una variante leve de la Depresión. Se suele situar la distimia en un límite del espectro de la depresión. En el otro extremo, más grave, podríamos situar los trastornos depresivos más agudos.


¿Qué es la Distimia?

La palabra proviene del griego, "humor alterado". Los afectados por distimia suelen continuar con su rutina durante años sin recibir ningún tipo de tratamiento o asistencia. Se pueden reconocer por presentar signos de abatimiento, pero no hay nada en su conducta o actitudes que, a priori, pueda hacernos notar que esa persona tiene realmente un trastorno psicológico. La distimia es un trastorno afectivo, y la tasa de eficacia de los tratamientos es muy alta.


Personas afectadas

Afecta a casi el 2% de la población, y del mismo modo que otros desórdenes de tipo emocional, suele haber mayor tasa de distimia entre las mujeres.


No debe confundirse un episodio de tristeza o pesadumbre puntual con el trastorno distímico. Toda persona es susceptible de poder sentirse triste en el transcurso de alguna etapa vital, y ello no sugiere ninguna anomalía. Para que el período de melancolía pueda considerarse como distimia, debe mostrarse todos los días durante por lo menos dos años.


Síntomas

Los síntomas más usuales en los pacientes afectados son la melancolía y la tristeza. Generalmente, consideran casi imposible encontrar la felicidad y la satisfacción en su rutina diaria. Presentan, además, baja autoconfianza y no son capaces de tomar decisiones.


El cansancio y la baja actividad también suelen ser signos de distimia. Frecuentemente, los patrones del sueño y la alimentación están alterados. En cuanto al descanso, los afectados por distimia pueden sufrir insomnio, o bien dormir más horas de las recomendadas. En relación a la nutrición, a veces presentan episodios de ingesta desmesurada, o bien una falta notoria de hambre.


La concentración y la memoria se ven afectadas. Es usual que los afectados empiecen a aislarse socialmente poco a poco, problema que a la larga puede acarrear incapacidad social, y hasta fobia social.


Causas

Existe cierta controversia sobre las causas del trastorno distímico. Algunas investigaciones apuntan a una prevalencia del factor hereditario, si bien nuevos estudios sugieren que las causas son ambientales: aislamiento social, reveses puntuales de la vida y situaciones de estrés prolongadas.


La peculiaridad única del trastorno distímico es que más del 75% de los afectados padecen alguna otra problemática crónica, tal como una dolencia física, drogadicción, u otro desórden psiquiátrico. El personal médico suele tener dificultades en establecer qué problema es anterior, ya que los tempos de inicio son frecuentemente dispersos.


Tratamiento y terapia

Lo distintos tratamientos requieren de un trabajo intenso con el afectado en aras de detectar las causas subyacentes. Las dos modalidades de tratamiento que han resultado más eficaces son la terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia.


Además, los apoyos farmacéuticos pueden ayudar relevantemente a los pacientes afectados por distimia.


En cualquier caso, conversar con el paciente sobre sus inquietudes suele ayudar mucho a éste, y tiende a desvanecer sentimientos y pensamientos negativos tales como la culpa o la sensación de inutilidad. El tratamiento psicológico también persigue que la persona pueda lograr gestionar sus emociones.


Complementariamente a la terapia individual, la terapia grupal ayuda a regenerar la autoestima perdida del afectado y a mejorar las habilidades sociales.


¿En qué se diferencia la Distimia de la Depresión?

El afectado por distimia suele tener una vida bastante rutinaria y normal no obstante de su trastorno. Por contra, el paciente depresivo no es capaz de mantener esa rutina. Por tanto, la diferencia fundamental es el grado de incapacitación que el sujeto presenta.

  • En el trastorno distímico no se experimenta falta de interés. Pueden experimentar placer, también.
  • No se presenta agitación, ni tampoco lentitud motora.
  • No son usuales los arrebatos o pensamientos recurrentes sobre el suicidio o la muerte.
  • Un diagnóstico preciso ha de ser realizado por un psicólogo o psiquiatra especializado en este tipo de trastornos. Si crees que tú o algún allegado podéis padecer distimia, recomendamos asistir a tratamiento profesional, ya que es frecuente que los cuadros distímicos deriven en depresión si no son tratados adecuadamente.
Por Bertrand Regader