RECETAS DE COCINA

P

pilou12

Guest
Domingo 25 de noviembre

PAELLA VALENCIANA
No hagas más arroz con cosas, haz caso a Toni Novo de Casa Carmela y prepararás la versión canónica de este plato.

1541435389_780484_1541471622_sumariofototexto_normal.jpg

FRUTA DE TEMPORADA: MANDARINAS
Vale: el olor de las mandarinas no se quita fácil de los dedos. Pero es un mal menor comparado con su jugosidad.


https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2018/11/05/receta/1541435389_780484.html
 
P

pilou12

Guest
Los trucos para hacer una salsa de tomate casera perfecta

Elegir tomates maduros o de una variedad concreta y conocer sus tiempos de cocción son algunos trucos que debemos seguir para que nos salga rica de verdad

Mar, 20 Nov 2018


como-hacer-salsa-de-tomate-casera.jpg

Foto: iStock.



La salsa de tomate es una de las más clásicas y polivalentes de cuantas integran el recetario, por ello participa y protagoniza innumerables recetas. Un aderezo que se lleva a las mil maravillas con la carne, la pasta, las patatas, los huevos o las verduras, ya sea aportando el contraste perfecto, confiriendo jugosidad o enalteciendo su sabor. El ingrediente principal de esta receta básica con gusto mediterráneo es el tomate, al que le acompañan la cebolla, el ajo, la sal y el aceite de oliva. Sin embargo, su éxito gastronómico la ha hecho valedora de numerosas versiones a lo largo y ancho del planeta. Así, por ejemplo, en México es costumbre incorporar chiles, cilantro y limón; mientras que en Grecia incluyen canela y otras especias oriundas de la tierra.

Aunque los lineales del supermercado muestran una generosa oferta de esta colorida salsa, lo cierto es que las versiones caseras permiten sacar el máximo partido a ese vegetal, son mucho más sanas y, además, saben mejor. Sin embargo, cocinarla en casa a muchos se les antoja una quimera. No obstante, se trata de una elaboración muy sencilla que reclama menos tiempo del que se tiende a pensar. Además, solo hay que seguir unos sencillos pasos. ¡Vamos a ello!

La elección de los ingredientes
Como hemos mencionado anteriormente, existen innumerables versiones de esta salsa, las cuales admiten de buen grado numerosos ingredientes. En este caso, nos hemos decantado por los siguientes:

  • 1 kg de tomates
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento verde
  • 1 cucharada de albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
En cuanto a los tomates, es importante que tengan un buen grado de maduración, pues de este aspecto depende el resultado final. La razón es que tienen un mayor contenido de carne y agua, lo que conlleva que la salsa quede más jugosa. Además, proporcionan un gusto mucho más dulce, evitando que tengamos que rectificar el sabor ácido que les caracteriza con edulcorantes alternativos. ¿Y cuál es la variedad más indicada? Aunque en el mercado podemos encontrar numerosas clases, no todas valen. Las más resultonas son el tomate pera y el corazón de buey, ambos generosos en carne y muy jugosos.

Los pasos



foto-istock.jpg

Foto: iStock.


Comenzamos organizando los ingredientes. En primer lugar, picamos el ajo en trozos pequeños, cortamos la cebolla y el pimiento en brunoise, pelamos los tomates y reservamos. Respecto al corte de los tomates tenemos varias alternativas, todo depende de la textura final que deseemos. Si optamos por agregarlos enteros, además de implicar más tiempo de cocinado, obtendremos una salsa con una textura más áspera y un tono rojizo apagado. En caso de trocearlos, tardarán menos en hacerse; por contra, la textura final será muy tosca y tendrá tropezones de tomate. La mejor opción es triturarlos previamente, pues así la salsa quedará fina y elegante.

Los tomates deben estar maduros, pues son más dulces y tienen más carne y agua


Continuamos haciendo el sofrito. Para ello, pochamos la cebolla y el pimiento en una cazuela con aceite de oliva. Es importante cocinarlos a fuego lento, pues así adquirirán el punto ideal de caramelización, aportándole un gusto singular a la salsa. Mientras, pelamos los tomates y los escaldamos en una cazuela con agua hirviendo. Luego, les retiramos la piel y los pasamos por la batidora. Agregamos el tomate triturado y los ajos al sofrito y sazonamos con sal. Cocinamos a fuego lento y sin poner la tapa -así facilitamos la correcta evaporación de los vegetales y la reducción de la salsa- durante 45 o 50 minutos aproximadamente.

Antes de finalizar, agregamos la albahaca y el orégano, y cocinamos durante unos minutos más. En caso de querer una salsa fina, elegante y elaborada, es aconsejable pasarla por el pasapurés y, después, por el colador chino. Aunque también se puede triturar en la batidora. Sin embargo, en este caso mostrará una tonalidad más anaranjada y menos intensa. En cambio, si preferimos un aderezo con una textura más rústica, compacta y densa -similar a la del sofrito-, en la que se aprecien los vegetales, basta con dejarla como está. Para concluir, si fuera necesario, rectificamos el punto de acidez agregando azúcar; la aromatización, con especias; y el punto de sabor, con sal.

Consejos finales
  • La salsa de tomate no reclama la inclusión de harina ni ningún otro espesante. El motivo es que se reduce por sí misma, adquiriendo consistencia a través de la aplicación de tiempos de cocción largos y temperaturas suaves. Es, además, la forma de obtener un aderezo concentrado y repleto de sabor.
  • En caso de querer potenciar o enriquecer el sabor de esta salsa de gusto mediterráneo, podemos agregar tomate concentrado.
  • Lo ideal para conseguir una salsa sabrosa es incluir tomates de temporada, pues es cuando mejor saben y más dulces están. En caso contrario, tendrán un sabor más ácido que requerirá una rectificación. Aunque lo habitual es hacerlo con azúcar, también podemos recurrir a alternativas más sanas como los vegetales con un retrogusto dulce como, por ejemplo, la zanahoria.

https://www.alimente.elconfidencial...11-20/como-hacer-salsa-tomate-casera_1644541/
 
P

pilou12

Guest
Recetas sencillas y saludables: canelón de calabacín con setas de temporada

    • CARLOS ONETTI (VÍDEO) / REDACCIÓN ZEN
    • 23 nov. 2018
407



VIDEO : https://www.elmundo.es/vida-sana/estilo-y-gastro/2018/11/23/5bf7c502ca4741aa5d8b4664.html


El chef Diego Jacobo está al frente del restaurante Bosque, en Madrid, que se ha convertido en excelente opción para los amantes de la micología. De su primer maestro, de Santi Santamaría, aprendió a apreciar los productos silvestres, muy especialmente las setas. En plena temporada, esta semana nos ha preparado un canelón de calabacín con setas de temporada.




 
Registrado
26 Oct 2007
Mensajes
15.293
Calificaciones
1.966
Karlos Arguiñano cumple 70 años: esta es la historia del cocinero más querido de España
450_1000.jpg



El chef Karlos Arguiñano, que cumple hoy 70 años, es muy consciente de su popularidad, y suele
presumir de ello en las entrevistas. “Soy más conocido que el rey”, dice, asegurando que varias encuestas sobre personajes famosos le han situado como la persona más conocida de España.

Hoy pierde algunos puntos en este tipo de estudios –sigue en el top 10, pero superado por personalidades del deporte como Rafa Nadal–, pero continúa al pie del cañón, presentando a diario su programa de cocina, como lo lleva haciendo desde 1990.

Estar casi 30 años en televisión haciendo lo mismo es algo al alcance de muy pocos. Arguiñano supera incluso a Jordi Hurtado, pues este empezó a presentarSaber y Ganar en 1997, siete años después de que el cocinero vasco se estrenara en ETB, gracias a una carambola del destino.

El culpable de que Arguiñano acabara en televisión no es otro que Joan Manuel Serrat. Como ha contado el cocinero en numerosas ocasiones, el cantautor catalán fue a cenar con todo su equipo a su restaurante en Zarauz, tras una actuación en Donosti, y fue uno de sus colaboradores el que le consiguió su primer programa en televisión.

El cocinero se estrenó en ETB, en un programa en euskera llamado 14 cocineros vascos

“Me senté en la mesa con ellos, empecé a contar chistes que era lo mío y estuvimos todos descojonándonos hasta las tres de la mañana”, nos explicó el cocinero en un encuentro con periodistas. “Entonces hubo uno en la mesa que me dijo '¿quieres hacer un vídeo de chistes?' Le dije que los chistes los cuento sobre la marcha y que lo que me gustaría hacer es un programa de cocina. Y a los diez días me llamó y me ofreció presentar uno”.

El cocinero se estrenó en ETB, en un programa en euskera llamado 14 cocineros vascos, y en solo dos años dio el salto a Televisión Española para sustituir a Elena Santoja, que presentaba el mítico Con las manos en la masa. Paradojas del destino, nunca habría hecho televisión de no saber euskera. “Si Arzak, Subijana o cualquiera de estos hubiera manejado el euskera como yo a mí no me hubiesen llamado nunca”, asegura.

El imperio Arguiñano
A Arguiñano la televisión le cambio la vida. Se había endeudado enormemente para comprar el palacete donde hoy sigue ubicado su hotel-restaurante de Zarauz, que adquirió en 1978. Lo compró con solo 300.000 pesetas en el bolsillo, ahorradas gracias a su trabajo en los hoteles y restaurantes de este clásico pueblo de veraneo de la aristocracia española, y se metió en una hipoteca de once millones. Estaba con el agua al cuello, asegura, hasta que empezó a presentar programas de televisión.

Cada cierto tiempo aparece un vídeo suyo en redes sociales porque, entre chiste y chiste, arremete contra algún político

Hoy, además de mantener su hotel-restaurante y, desde 1996, una escuela de cocina, tiene un imperio mediático encabezado por su empresaBainet, que además de encargarse de la publicación de sus libros –el cocinero ya va alcanzar los 60 volúmenes con su firma– produce sus programas y otros comoBricomanía, Decogarden, Hoy cocinas tú... Bainet es además socio del Grupo Audiovisual de Medios de Producción, un consorcio creado para constituir La Sexta, actualmente miembro del accionariado de Atresmedia.

Pero, pese a haber ganado muchísimo dinero, el cocinero no reniega de sus orígenes, tampoco en lo que a política se refiere, algo que le ha metido en más de una polémica. Arguiñano nunca ha ocultado ser de izquierdas, “orgulloso de haber sido obrero y tener a mis hijos trabajando de camareros y de cocineros”, y cada cierto tiempo aparece un vídeo suyo en redes sociales porque, entre chiste y chiste, arremete contra algún político. La semana pasada le tocó a Trump, al que le recriminó su política migratoria.

450_1000.jpg

Pese a estos posicionamientos, Arguiñano es un personaje querido por la amplia mayoría de los españoles, y es que siempre ha explotado su imagen de tipo gracioso y cercano, que es lo que le ha valido tantas simpatías. Una imagen que los que le hemos tratado en persona no hemos logrado desenmascarar.

Arguiñano es un payaso, en el buen sentido de la palabra, que realmente no para de contar chistes –aunque hoy en día tiene a un empleado que se los redacata–, hacer gracias y es incapaz de no salir en una sesión de fotos sin colocarse dos tomates en el ojo o dos grandes cebollas a modo de t*tas. Es así. Y solo así ha logrado mantenerse casi tres décadas enseñando a cocinar a los españoles.

Zorionak Karlos.
https://www.directoalpaladar.com/ch...-70-anos-sigue-siendo-cocinero-querido-espana

Si alguien quiere (descargar) el libro de Karlos, '1000 recetas de oro' se los puedo compartir, (y)
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.696
Calificaciones
145.527
Ubicación
España
La comida típica venezolana es una delicia
venezuela-arepa-comida.jpg

VIAJAR POR EL MUNDO


Macerada por numerosas influencias y definida por su amplia variedad, la comida típica venezolana supone todo un festín para los sentidos.

Pabellón criollo
El plato insignia de la comida típica venezolana es un clásico no exento de cierta historia y poesía. Originario de la época colonial en la que los esclavos combinaban las sobras de sus amos con plátano frito, el pabellón es una combinación de arroz blanco, carne desmechada, caraotas negras (o frijoles), y tajadas de plátano mezclados en un mismo plato y cuyos colores, según muchos, representa las diferentes culturas de Venezuela: la europea (blanco), indígena (moreno) y africano (negro).

Arepa
Si bien todavía existe un debate abierto en torno al origen colombiano o venezolano de las arepas, no hay que olvidar que ambos países sudamericanos pertenecieron en su momento a la Gran Colombia, por lo que su procedencia es, cuanto menos, dispersa. No obstante, Venezuela es la nación que mejor ha sabido potenciar este plato nacido en la cultura aborigen y que consiste en unas tortas de maíz blanco rellenas de todo tipo de ingredientes: desde pollo hasta carne desmechada, pasando por frijoles, huevo, queso rallado, aguacate, plátano, o queso. Un deleite que incluso llegó a ser adoptado por la cadena McDonalds en algunos de sus menús en territorio venezolano.

Hallaca
Otro de los platos más deliciosos de la comida típica venezolana es la hallaca, compuesta por una masa de harina de maíz que se moja en caldo de gallina y a la que se agrega carne de res, cerdo o polloademás de otros ingredientes como aceitunas, pimentón, cebolla, pasas o alcaparras. Un resultado final que queda envuelto en una de plátano para, posteriormente, hervir el bocado en una cazuela. Una delicia que no dista demasiado del famoso tamal mexicano y que suele consumirse en Venezuela en época navideña.

Tequeños
Convertida en una incipiente moda en territorio español gracias a la inmigración actual, los tequeños componen otro de los aperitivos más deliciosos de la comida típica venezolana. Un entremés sencillo y delicioso que consiste en deditos de queso blanco envueltos en una masa de harina de trigo frito, si bien también existe una versión conocida como tequeñón a base de plátano relleno de queso. Si además cuentas con salsa rosa o picantes para acompañar el plato, mejor que mejor.



tequenos-comida-venezolana.jpg



Sancocho
Ideal para épocas más frías, el sancocho es una rica sopa elaborada con diferentes tubérculos como yuca o el ñame, carne de res o pollo, maíz, repollo, cebolla y otros muchos alimentos aderezados con sal, pimienta y orégano. Se suele consumir durante los fines de semana y también puede ser elaborado con pescado en las zonas de costa, adquiriendo un carácter único que lo diferente del otro gran país consumidor de este heredero de los guisos europeos: Colombia. Sin duda, uno de los platos de la cocina típica venezolana más sabrosos.

El dulce de lechosa
El postre típico que se consume en Navidad en Venezuela se llama dulce de lechosa y es todo un manjar. Elaborado a partir de lechosa, o papaya que todavía no haya madurado lo suficiente, se extrae la pulpa, se corta en láminas y se macera en bicarbonato para, unas horas después, verterlas en una olla con azúcar y clavos de olor. Tan delicioso como exótico.

¿Con cuál de estos platos de la comida típica venezolana te quedas?
https://viajar.vozpopuli.com/america/comida-tipica-venezolana-manjar/
 
M

Maria Quir

Guest
Hola!
acabo de conocer vuestro foro y me gustaría empezar aportando algo que espero les interese y guste tanto como a mi. Es un curso online gratuito de Macarons que incluye un dossier con la receta y varios vídeos muy bien explicados.

Les pongo el enlace por si están interesados:
https://www.postreadiccion.com/2018/11/curso-online-gratuito-de-macarons.html

También tienen otros cursos de pago y se pueden tomar desde cualquier país. Yo compré el de Roscón de Reyes que está super. Me encantó. Creo que van a sacar más de panettone, galletas decoradas y un montón más.
 
Registrado
19 Nov 2017
Mensajes
6.091
Calificaciones
37.796
Muy fácil y rico :p

¡Torrijas!


Tiempo de preparación: 15 minutos
Para: 8 raciones
Dificultad: Fácil

Ingredientes
  • 4 huevos grandes
  • 150 ml de leche
  • 60 gr de harina
  • 60 gr de azúcar
  • 1 gr de sal
  • 5 gr de canela en polvo
  • 5 gr de extracto de vainilla
  • 8 rebanadas gruesas de pan (preferiblemente del día anterior)
Preparación
1. Precalienta la sartén a fuego medio, engrasándola con un poco de mantequilla.
2. Lleva a un bol todos los ingredientes a excepción del pan. Bate con paciencia con unas varillas de cocina, hasta que la harina se integre y quede una textura suave.
3. Sumerge las rebanadas de pan en la mezcla para que se empapen por ambos lados y escurre el exceso de esta mezcla.
4. Dora las rebanadas de pan en la sartén por ambos lados durante unos 2 o 3 minutos por cada lado.
5. Sirve las torrijas bien calientes en un plato, espolvoreándolas con un poco de azúcar y canela por encima.

Fuente: De Tartas