El chantaje emocional y la manipulación

OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
Otro manipulador

El perfil psicológico de Adolf Hitler: 9 rasgos de personalidad
¿Cuáles eran las características psicológicas de este dictador? Existen informes que tratan el tema.
por Oscar Castillero Mimenza

11.jpg

Si alguien nos pregunta por el nombre de algunas de las personas que han generado más muertes a lo largo de la historia moderna, resulta fácil que venga a nuestra mente el nombre de Adolf Hitler.

Este militar y político alemán de origen austriaco, responsable del inicio de la Segunda Guerra Mundial y de la muerte de millones de personas bajo su mandato como Führer, ha sido una de las figuras históricas más temidas de la modernidad.

Las características de su personalidad y sus habilidades de liderazgo y manipulación, como por ejemplo podía observarse en su habilidad en el uso de la retórica y la oratoria, han sido objeto de estudio desde entonces. En este artículo intentaremos ofrecer el perfil psicológico de Hitler a partir de los perfiles realizados por Murray y la visualización de documentos gráficos y literarios.

Adolf Hitler: dificultades de análisis
Establecer un perfil psicológico de una persona en concreto sin observar ni analizar su comportamiento y características de manera directa es complicado y poco efectivo, puesto que no se puede realizar una exploración psicológica real. Cualquier perfil psicológico llevado a cabo a una persona sin que haya mediado contacto entre profesional de la salud y el sujeto en cuestión es más impreciso, cosa que también ocurre en el momento de elaborar el perfil psicológico de una persona ya fallecida.

En el caso de Hitler, no existen pruebas de que sometiera a una evaluación psiquiátrica, y los profesionales que estuvieron en contacto directo con él fallecieron, probablemente siendo ejecutados por las SS o enviados a campos de concentración. La única manera de tratar de establecer algo semejante a un perfil psicológico es el análisis de sus discursos, sus actos y las ideas que transmitió a través de la escritura.

El perfil psicológico de Hitler
La personalidad de Adolf Hitler fue un aspecto que preocuparon en gran medida a diferentes gobiernos durante la Segunda Guerra Mundial. En la época en la que vivió, se encargó a diversos investigadores y expertos que establecieran un perfil psicológico del dictador. Concretamente destacan los realizados por Henry Murray para la Oficina de Servicios Estratégicos (Office of Strategic Services o OSS, precursora de la actual CIA) y por Joseph MacCurdy, estando ambos perfiles en consonancia.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que ninguno de los dos autores tuvieron un contacto directo con el analizado, de manera que los perfiles elaborados se realizaron a partir del análisis de diferentes materiales y no de la exploración del individuo.

Las principales características de personalidad de Adolf Hitler que pueden extraerse de estos informes, así como de las diferentes fuentes documentales tanto a nivel audiovisual como escrito, incluyen las siguientes consideraciones.

1. Egolatría y complejo de Mesías
En los diferentes discursos y documentos que se conservan del dictador, es posible observar como Adolf Hitler se consideraba una fuerza escogida para liderar Alemania y llevarla la victoria. Se consideraba a sí mismo una encarnación del bien, destinado a liderar a su pueblo.

Este hecho se vería favorecido por la adoración de gran parte del pueblo alemán durante su ascenso al poder. En la actualidad, podría llegar a considerarse que se trataba de un caso de delirio de autorreferencia.

2. Dificultades para la intimidad
La vida íntima de Hitler, al margen de su relación con Eva Braun, resulta poca conocida. Sin embargo, los registros de la época parecen indicar que si bien el dictador podía desplegar un gran encanto con los que le rodeaban y seguían, tenía severos problemas para establecer relaciones profundas, en parte por lo dificultoso que le suponía expresar sus sentimientos en lo relativo al afecto.

3. Sentimientos de inferioridad y autodesprecio
Los diferentes estudios y perfiles que se han llevado a cabo de su personalidad y de su historia indican que el dictador tenía un fuerte complejo de inferioridad, que a su vez le impulsaba a buscar la superioridad y la autoafirmación. De hecho, el informe elaborado por Murray destaca la presencia de una estructura yoica débil, posiblemente producto de los malos tratos a los que era sometido por parte de su padre.

También resulta en parte revelador que la raza aria que preconizaba gozaba de características de las que él mismo carecía, cosa que parece favorecer la idea de la existencia de una autoestima baja y de sentimientos de inferioridad.

4. Desprecio hacia la debilidad
Asociado al rasgo anterior encontramos la presencia de un desprecio a la debilidad. Este desprecio hacia quienes consideraba inferiores puede observarse en sus actos y la eliminación sistemática de quienes en la época eran considerados débiles, como las pacientes psiquiátricos y los discapacitados intelectuales.

5. Perseverancia
Los diferentes registros y comunicados parecen indicar que Hitler era especialmente tenaz y obcecado en lo que se refería a sus objetivos, y le costaba mucho admitir la derrota. De hecho, el informe de Murray indicaba que existía la probabilidad de que el dictador se suicidara en caso de perder la guerra.

6. Carisma y capacidad de manipulación
Una de las facetas de la personalidad más conocidas de Adolf Hitler es su elevada capacidad de carisma. El dictador alemán despertaba pasiones entre sus tropas y entre las masas, como puede verse en los diversos documentos gráficos de sus discursos y el comportamiento y lealtad acérrima hacia su figura por parte de la mayor parte de sus tropas.

Asimismo, destaca su habilidad para convencer y manipular tanto a las masas como a los individuos de su postura y la veracidad de sus palabras.

7. Teatralidad
Adolf Hitler poseía una gran capacidad de teatralización y al dramatismo, cosa que favorecía que pudiera llegar fácilmente al pueblo y ayudaba a convencer a los demás de sus puntos de vista.

8. Obsesión por el poder
Como ocurre con otros muchos dictadores, el poder era importante para Hitler. La creación de organizaciones como la Gestapo para mantener la obediencia de la población y la eliminación de disidentes son pruebas de ello. Del mismo modo se puede observar en su política expansionista, invadiendo diferentes países como Polonia o intentando atacar Rusia. En el libro que escribió durante su estancia en prisión, Mein Kampf, llegó a escribir que su partido no estaba para servir a las masas, sino para doblegarlas.

9. Poca capacidad empatía
La poca o nula capacidad para identificarse con los pueblos sometidos y la propuesta de diversos planes de exterminio para diversos tipos de población como los judíos, homosexuales, gitanos, población con problemas psiquiátricos y disidentes demuestran una poca o nula capacidad de empatía.

Psicopatologías asociadas al dictador
Las diferentes características de personalidad junto a la atrocidad de sus actos han hecho que a lo largo de la historia se le hayan atribuido a Hitler diversos trastornos mentales. El informe de Murray hablaba de esquizofrenia, neurosis e histeria, entre otros términos.

Otros autores reflejan que Hitler pudo haber padecido alteraciones debido al consumo de sustancias, a una esquizofrenia paranoide, a un transtorno bipolar o incluso al síndrome de Asperger. También se le asocian diferentes parafilias como el sadomasoquismo. Las características de personalidad antes descritas pueden tener cierta vinculación con la existencia de un cierto grado de psicopatía, dado que se cumplen características típicas de este tipo de sujetos, pero también es muy posible que sean pura propaganda para desprestigiar su figura aprovechando los estigmas que pesaban sobre las personas con trastornos mentales.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que ninguna de estas consideraciones puede considerarse como probada ni afirmarse con rotundidad, ya que como hemos dicho parten del análisis de sucesos y documentos sin haber mantenido un contacto real con el analizado. Asimismo, se corre el riesgo de minimizar la responsabilidad del sujeto, así como de trivializar algo tan grave como el genocidio masivo cometido por el líder del nazismo.
 
OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
¿Son iguales todos los manipuladores?

Dado que la manipulación es un arte, podemos decir que el don de manipular consta de diferentes capacidades y habilidades, se pueden reconocer distintos tipos de manipuladores dentro de esta categoría. Los conocemos a continuación.

1. El incitador
Un caso típico, en este caso opuesto a los dos anteriores citados. Hace alarde de fuerza, y no solo, sino además de cierta agresividad. En este caso si eres una persona pasiva cederás para ahorrar tener que enfrentarte a él. De tal manera que “ad baculum” el manipulador consigue mediante la coacción lo que quiere, es el caso de las personalidades de tipo antisocial.

2. El desprestigiador
El narcisismo de este sujeto es especialmente marcado. Simplemente se siente perfecto, es un mirlo blanco, jamás ha roto un plato. Él es la medida de las cosas, su regla es la única que vale. Este “don perfecto” hará hincapié en que estas equivocado cada vez que digas algo, cuando tenga la oportunidad pondrá de relieve tus defectos y te ridiculizará con su sarcasmo. Son personas que se dedican a juzgar a las demás pero que no suelen mirarse en el espejo si no es para alabarse a sí mismos.

3. El interpretador
Este tipo en concreto es de especial nocividad cuando de un grupo de personas se trata, ya pueda ser el trabajo o la familia, tiene una personalidad maquiavélica y retorcida, actúa extrayendo tus palabras y cambiarles su sentido, un sentido intencionadamente diferente al mensaje que tu querías comunicar.

Con este ardid conseguirá que desees haberte tragado tus palabras, que estas no eran apropiadas, que te has pasado de la raya o que no has pensado lo que decías hiriendo así a otra persona. Metamorfoseando de esta manera tus palabras, comunicándolas a la persona que más le conviene y modificando su intención, por lo que puedes acabar siendo el malo de la película.

4. La víctima
A este sujeto el mundo le ha hecho daño, no cesa de lamentarse que todo lo malo le pasa a él y de preguntarse a sí mismo “¿por qué a mi?”. Se centra mucho en su propio dolor, escudando sus actitudes y conductas reprobables bajo el victimismo, Siempre es el más desafortunado, muy por encima de los demás.Este tipo de cuadro conductual suele conocerse como el síndrome de Job.

Además, induce a pensar que son los otros los que abusan de él, reclama justicia y se tiene a sí mismo como a un inocente maltratado, de esta manera crea un discurso para que tú te sientas culpable de su infortunio y lo injusto que es el mundo con él. Entonces, suelen aprovechar ese discurso para que bajes la defensa y te obligarte a acceder a lo que te pida por lástima o por culpa. Más tarde te embargará la decepción, porque no es lo tú realmente querías, pero ya ha conseguido su objetivo mediante su lloriqueo.

5. La rémora
Esta clase de manipulador se vale de tu propio ego. Es capaz de hacerte sentir superior, a tu lado él es menos que nada, un ser débil y torpe, y está claro, incapaz de hacer nada mientras que tú sí, de este modo acabarás haciendo lo que él no puede.

La conmiseración que te produce y tu propio ego de fortaleza harán que te obligues, inconscientemente, a realizar aquello que el manipulador no desea hacer. De esta forma tuyas serán las consecuencias de tal ejercicio sin obtener más recompensa que la vacua sensación de capacidad lo que más tarde se convertirá en un derroche de esfuerzo por el cual no ha valido la pena además del consiguiente agotamiento.
 
OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
Las personas narcisistas y con rasgos psicopáticos resultan más atractivas, según un estudio

por Arturo Torres

Dicen que las primeras impresiones son cruciales, y con razón. Teniendo en cuenta que en la toma de decisiones el tiempo es oro, los primeros minutos en los que entramos en contacto con una persona desconocida nos llevarán a decidir hasta qué punto esta nos resulta atrayente o nos produce rechazo.

Simplemente, no podemos permitirnos examinar a cada persona en toda su profundidad, atendiendo a todos sus detalles y matices, si ni siquiera sabemos si merece la pena emplear nuestro tiempo en eso.

¿Son más atractivos los narcisistas y los psicópatas?
Cuando lo que tenemos que decidir es si la persona que tenemos delante es o no una potencial pareja, sin embargo, se da la paradoja de que estamos intentando juzgar si podemos planear una vida (o unos años) juntos a partir de información que recogemos en muy poco tiempo, con las primeras conversaciones. Quizás este aparente contrasentido es el que hace posible que nos resulten atractivas las personas con las que menos deberíamos contar a la hora de crear proyectos comunes.

Y es que, aunque parezca extraño, un estudio publicado en la European Journal of Personality ha llegado a la conclusión de que los narcisistas y las personas con rasgos psicopáticos van con ventaja a las citas rápidas y son percibidas como más atractivas que el resto.

El poder seductor de la Dark Triad
Desde hace varios años se sabe que existen tres rasgos de personalidad que, a pesar de tener mala prensa y estar mal vistos sobre el papel, resultan especialmente atrayentes. Estos tres rasgos de la personalidad forman la llamada Dark Triad, o tríada oscura, y son los siguientes:

Narcisismo: relacionado con la búsqueda constante de la atención, el emprendimiento de acciones para intentar gustar a los demás, el rechazo firme ante las críticas y los mensajes potencialmente dañinos para la autoestima, y la tendencia a manipular a otras personas.

Maquiavelismo: relacionado con la búsqueda constante de la riqueza, el poder y la fama, el establecimiento de relaciones personales a largo plazo orientadas a manipular a los demás, y el pensamiento frío y desapasionado volcado en cómo conseguir el propio beneficio independientemente del bienestar común.

Psicopatía: tendencia a la impulsividad, las conductas antisociales, la manipulación de los demás y la búsqueda constante de emociones fuertes.

Te habrás dado cuenta de que estos rasgos no encajan demasiado bien con nada que tenga que ver con los proyectos colectivos y el establecimiento de objetivos comunes, que son pilares fundamentales de la estabilidad familiar. Sin embargo, desde la óptica evolucionista es muy posible que personas que solo se preocupan por sí mismas tengan éxito reproductivo: solo han de conseguir manipular a la gente suficiente como para engendrar descendencia y hacer que esta llegue a reproducirse.

De este modo, estos rasgos de personalidad podrían ir heredándose de generación en generación.

En el estudio que nos ocupa, un equipo de investigadores quiso ver hasta qué punto estos tres rasgos de personalidad podrían estar relacionados con un mayor éxito en una serie de citas rápidas llevadas a cabo bajo su supervisión.

¿Cómo se realizó el estudio?
En primer lugar, los investigadores seleccionaron a 90 personas (44 hombres y 46 mujeres) de entre 18 y 32 años. Una vez concretado este grupo de voluntarios, se les suministró un cuestionario en el que se medían sus puntuaciones tanto en los rasgos de la Dark Triad como en los rasgos de personalidad del test Big Five (extraversión, responsabilidad, amabilidad, estabilidad emocional y apertura a la experiencia), que en otros estudios han estado relacionadas con el éxito en el mantenimiento a largo plazo de las relaciones de pareja.

Después de rellenar los cuestionarios, los participantes pasaron a realizar una serie de citas rápidas entre ellos. En total, se realizaron 691 citas rápidas, que duraron tres minutos cada una. Después de cada cita, los participantes rellenaban un formulario en el que puntuaban a la otra persona en varios aspectos, entre los cuales se encontraban su atractivo físico, las ganas que se tenían de iniciar una amistad con ella y el grado en el que estaría de acuerdo en tener s*x* ocasional con ella.

Resultados: los narcisistas son más deseados
Los científicos encontraron una correlación significativa entre la puntuación en psicopatía y narcisismo y las posibilidades de ser elegido o elegida para relaciones cortas, tanto en hombres como en mujeres, e independientemente de su grado de atractivo físico. Es decir, que las personas más narcisistas y con rasgos más psicopáticos fueron más deseadas como parejas para relaciones a corto plazo. Sin embargo, la correlación era inversa en el caso del rasgo de maquiavelismo.

Además, los resultados reflejaron que las mujeres que obtuvieron mayores puntuaciones en atractivo físico también tendían a obtener grandes puntuaciones en narcisismo. Como era de esperar, la variable de atractivo físico tenía una potente relación con las posibilidades de ser elegido o elegida como pareja, especialmente en el caso de las mujeres.
 
OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
Juan March, el gran magnate español del siglo XX

Controvertido, manipulador, obsesionado por la acumulación de riqueza, y dotado con una inteligencia innata para los negocios, el empresario mallorquín se convertiría en el español más poderoso y en una de las personas más ricas del mundo.

Juan March Ordinas, financiero español, comparable a los grandes forjadores de imperios económicos como Rockefeller o Hearst, falleció en Madrid, el 10 de marzo de 1962, a los 81 años, a causa de las heridas recibidas en un accidente de automóvil quince días antes. Tras debatirse entre la vida y la muerte durante dos semanas, fue traslado desde la Clínica de la Concepción a su domicilio en el palacio de la calle Núñez de Balboa, donde deseaba morir. Fue enterrado en el panteón familiar del cementerio de Palma de Mallorca.

Juan March había nacido el 3 de octubre de 1880 en Santa Margarita, Mallorca. De constitución débil y delicada, estudió durante un breve tiempo, en régimen de pensionista, en el colegio franciscano de Santa Teresa de Pont d’Inca. Muy joven empezó a trabajar llevando la contabilidad de un comercio y de la pequeña empresa de su abuelo. Fue tratante de venta de cerdos y adquirió tierras de poco valor que vendió tras parcelarlas en pequeñas propiedades.

Con el capital atesorado, entró en el contrabando de mercancías, que adquiría en el norte de África o Gibraltar y vendía en la península. En 1909, obtuvo el monopolio del tabaco en el Marruecos francés y en el español. Al estallar la Primera Guerra Mundial puso barcos y rutas a disposición de los británicos, pero al mismo tiempo traficaba con los alemanes. Abastecía de alimentos y combustible a los submarinos germanos y después denunciaba su localización a los ingleses.

Su maestría en el doble juego, fue uno de los rasgos característicos de Juan March, lo hizo toda su vida: con el ejército colonial español y los rebeldes rifeños; con los aliados y los alemanes en las dos guerras mundiales; con partidos de izquierda y de derecha; con Franco y con don Juan de Borbón, con socios y adversarios. Siempre obsesionado por aumentar su riqueza, por la oportunidad de hacer dinero –“Cada día nace un tonto, sólo hay que buscarlo”, era una de sus frases preferidas-, y sobre todo, por manejar a gobiernos y políticos.

En 1916 fue uno de los fundadores de la Compañia Transmediterránea –fusión de varias navieras que controlaban todo el Levante español-. Tras la Gran Guerra siguió con el contrabando de mercancías –armas, tabaco, alcohol-, pero comenzó a invertir en cualquier empresa en la que pudiera extraer beneficio: navieras, eléctricas, mineras o petroleras. Su monopolio de tabaco en Marruecos chocó con los intereses del Gobierno español y de su ministro de Finanzas, Francesc Cambó. De esta época nace su alias el último pirata del Mediterráneo , que algunos atribuyen al político de la Lliga Regionalista y otros al mismo Juan March, que gustaba de fanfarronear en círculos restringidos.

El 29 de abril de 1923, fue elegido diputado por Mallorca, formando parte del partido Izquierda Liberal, de Santiago Alba. Después del ascenso al poder del general Primo de Rivera, en septiembre de ese mismo año, Juan March fue hostigado y se dictó orden de captura contra él en 1924. Marchó temporalmente a Francia, pero pronto regresó para colaborar con el dictador. En 1926 constituyó formalmente la Banca March en Mallorca –donde ya funcionaba como pequeña entidad financiera desde 1905-. En 1927 obtuvo la concesión internacional de tabaco para Ceuta y Melilla e integró su empresa de Petróleos de Porto Pi en CAMPSA, que fue la empresa monopolística española del petróleo hasta la liberalización del sector en 1992.

Con el establecimiento de la II República española en 1931, March fue procesado por la concesión irregular del monopolio de tabaco a las ciudades norteafricanas y por su colaboración con la dictadura. Encarcelado en junio de 1932 en la cárcel Modelo de Madrid, empezó una larga batalla contra el Gobierno republicano: compró periódicos, presentó su candidatura al Tribunal de Garantías y finalmente sobornó al jefe del turno de noche y a un guardia de la cárcel de Alcalá de Henares, donde había sido trasladado, para fugarse, el 2 de noviembre de 1933, a Gibraltar vía Portugal. Llegó a Marsella el día 9 y diez días más tarde, consiguió de nuevo el acta de diputado por Mallorca. Fue proclamado por las Cortes diputado el 17 de enero de 1934 y regresó a España en mayo.

Ese mismo año, Manuel D. Benavides publica su libro El último pirata del Mediterráneo, en que narraba los claroscuros del personaje, su falta de escrúpulos, su afán desmedido por ganar dinero, acumular propiedades y convertirse en el hombre más poderoso de España. March utilizó toda su influencia para prohibir la publicación, se querelló contra Benavides y miles de ejemplares fueron requisados por la policía.

El financiero, previsor, atravesó la frontera hacia Francia el 16 de febrero de 1936, el mismo día de las elecciones generales que ganó el Frente Popular. Tras el triunfo de las izquierdas, se pidió la incautación de sus bienes en Mallorca y, en julio, la confiscación de sus acciones de la Transmediterránea. Al mismo tiempo, el magnate mallorquín, afincado en Biarritz, Francia, financió el alquiler del Dragon Rapide , el avión inglés que trasladó a Francisco Franco desde Gran Canaria a Tetuán para encabezar la sublevación militar del 18 de julio de 1936, y se convirtió en uno de los banqueros del régimen.

Después de la Guerra Civil, intermedió entre los ingleses y los generales franquistas para que estos, previo cobro de cantidades millonarias, se opusieran a la entrada de España en la Segunda Guerra Mundial.

Su último gran negocio financiero –para algunos, saqueo- fue hacerse con los activos de Barcelona Tractión –conocida en los años veinte como La Canadiense -. En 1948, el juzgado de Reus declaró en quiebra la compañía; en enero de 1952, FECSA –Fuerzas Eléctricas de Cataluña SA-, controlada por March, adquiere los bienes en una subasta cuestionada por los accionistas internacionales.

El 4 de noviembre de 1955, al igual que otros grandes mecenas mundiales, creó la Fundación Juan March, dotada con 300 millones de pesetas y 1,2 millones de dólares estadounidenses –dobló el capital en 1959-, ofreciendo premios y becas de investigación e inversiones culturales, de las que tan falto estaba el país.

En abril de 1957, falleció su esposa, Leonor Servera. Juan March vivió sus últimos años en Madrid, pendiente de sus negocios –que al igual que su abuelo hizo con él, fue confiando en los dos hijos de su primogénito Juan March Servera-, oculto a la vida pública y cautelosamente distanciado del poder político que siempre había utilizado y manipulado en función de sus vastos intereses.
 
OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
Los 10 tipos de valores: principios que rigen nuestras vidas

Cada persona tiene una serie de ideas abstractas que definen su manera de comportarse y sus ideales.

Los seres humanos no actuamos de forma totalmente impredecible; detrás de nuestros actos hay una serie de metas, objetivos, la mayoría de los cuales son compartidos y pueden ser expresados en palabras.

Pero aquello que nos mueve a actuar no tiene por qué ser simplemente una necesidad concreta relacionada con nuestro estado fisiológico, como el hambre o el frío. Al ser animales racionales, somos capaces de crear nuevas formas de motivación mediante el pensamiento abstracto. Justamente de esto hablaremos en este artículo: acerca de los tipos de valores, los ideales que defendemos en el día a día.

¿Qué son los valores?
Los valores son conceptos que guían nuestra manera de comportarnos. Cada persona tiene una escala de valores que expresa cómo se priorizan ciertos aspectos de la vida sobre otros, y cuáles son defendidos con mayor vehemencia.

Así pues, una persona que tenga en alta, el valor de la paz tendrá una manera de ver las cosas muy diferente a otra persona que por encima de la paz valore la supervivencia, o que otra que defienda en primer lugar el respeto a las tradiciones, por ejemplo.

Tipos de valores
A continuación puedes encontrar una clasificación con los principales tipos de valores. Ten en cuenta que algunas de estas categorías se solapan parcialmente entre sí, y que un mismo valor puede pertenecer a más de una de ellas.

1. Valores personales
Este tipo de valores está definido por ser aplicado en el día a día a través de las acciones más sencillas y, especialmente, a través de los hábitos. Por consiguiente, los valores personales se caracterizan por aplicarse a prácticamente todos los ámbitos y contextos de la vida, no se limitan a un solo lugar o tipo de actividad.

Por ejemplo, el respeto por un hijo o hija acostumbra a ser un valor personal, ya que tiene vigencia en todos los contextos, pero la innovación no suele serlo, ya que bajo determinadas condiciones puede quedar relegado sin especiales conflictos internos.

2. Valores laborales
Los valores laborales están relacionados con nuestra manera de actuar en un contexto profesional, es decir en el ámbito del trabajo. Por ejemplo, se entiende que si los valores laborales de una persona no encajan con los valores de la empresa, se crea un conflicto implícito que genera incomodidad en el trabajador y problemas en en funcionamiento de la empresa.

Algunos ejemplos de valores laborales son la perseverancia, la innovación, el esfuerzo, la adaptación al cambio etc.

3. Valores de empresa
Lo que caracteriza a los valores de empresa es que pretenden ser tanto un estilo de producción como un componente del marketing de una organización. No están adscritos a una persona física, sino a una jurídica, y por consiguiente no surgen naturalmente de una persona real, sino que son una construcción social que influye sobre cómo se trabaja en la empresa (no solo en la oficina, sino también en las actividades de Relaciones Públicas).

4. Valores religiosos
Los valores religiosos están ligados a un sistema de creencias fundamentadas en la fe de una religión determinada. Por definición, las religiones incluyen un sistema de símbolos, dogma religioso y ciertos rituales compartidos por varias personas, de modo que los valores religiosos también están relacionados con este factor social por el que unos creyentes influyen sobre las decisiones y valoraciones de otros, muchas veces castigando a quien piensa diferente en un aspecto que resulta conflictivo.

5. Valores familiares
Este tipo de valores esta relacionado con la experiencia de la pertenencia a una familia. Con el establecimiento de los vínculos afectivos fuertes que caracterizan a la familia, llegan también valores usados para poner orden en el modo en el que no relacionamos con el resto de miembros de esta.

Por ejemplo, el respeto a los mayores puede estar muy presente en una familia, mientras que en otra el valor de "protección del débil" puede estar por encima lo cual hace que se trate con un mayor paternalismo al abuelo o abuela.

6. Valores sociales
Los valores sociales no se limitan a un círculo social concreto tal y como sí pasa con los familiares, sino que pueden ser extendidos a toda la población. El respeto por el descanso de los demás, que se traduce en intentar hacer poco ruido por la noche , es un valor social, y lo mismo ocurre con el respeto del derecho de privacidad.

7. Valores políticos
Los valores políticos tienen que ver con el modelo político ideal para una persona, que tiene que ver con la gestión pública de los recursos. La libertad individual, por ejemplo, suele ser uno de los valores más defendidos por la tendencia política liberal, mientras que el acceso universal a los bienes básicos suelen ser más reivindicados por la izquierda.

8. Valores estéticos
Este conjunto de valores tiene que ver con formas de percepción sensorial y el modo en el que estos inducen apreciaciones estéticas determinadas. Por eso, son especialmente importantes en el arte, pero no se limitan a este ámbito, dado que también son relevantes en artesanía y en el diseño en general, sea artístico o no.

La simplicidad, la armonía o el gusto por lo extraño son valores estéticos.

9. Valores éticos
Aquellos valores relacionados con la moral son los estéticos, principios que sirven para distinguir de una manera relativamente clara entre el bien y el mal y que son, en cierto sentido, apriorísticos: no tienen que ver tanto con un contexto determinado ni con la utilidad de una estrategia sobre otra, sino que tienen valor por sí mismos.

El respeto y la paz son valores éticos.

10. Valores materiales
Los valores materiales designan qué aspectos materiales de vida tienen valor sobre otros. Por ejemplo, hay personas que viven con muy poco de manera voluntaria, mientras que otras, a pesar de ser de clase media, sienten una gran frustración por no poder permitirse una gran cantidad de grandes lujos.

Arturo Torres
 
Registrado
13 Dic 2007
Mensajes
10.701
Calificaciones
54.097
El manipulador suele ser un tipo de persona que hace amigos fácilmente pero que también facilmente los pierde. Llega un momento de esos de manipulación en que esos amigos huyen. En los casos que yo conozco la unica compañía que permanece en el tiempo es la de la familia. No sé si por pena o porque no hay otra y hay que estar.

Cierto. En el caso que yo conozco, la verdad es que no los ha perdido pero desconfían de él en secreto. Me quedé sorprendida cuando uno de los amigos de esta persona se sinceró conmigo: "Sí, voy con él, hacemos cosas juntos con las parejas y tenemos una relación cordial pero, entre tú y yo, no es una persona que me inspire confianza". Lo que pasa es que le adulan y hacen la pelota, lo cual da la sensación de que tenga muchas amistades.
 
OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
La manipulación del lenguaje

En su libro LTI: La lengua del Tercer Reich, el filólogo e historiador Víctor Klemperer analizó la importancia que tuvieron las palabras a la hora de imponer el nazismo en la sociedad alemana. En su texto da numerosos ejemplos que muestran como la elección de determinadas palabras o frases y su continua repetición se convirtió en una de las principales técnicas de manipulación en la época. La LTI (Lingua Tercii Imperii) envenenó las mentes convirtiendo gradualmente ideas que el imaginario colectivo consideraba repulsivas en conceptos aceptables.

Un ejemplo es la connotación positiva que fue ganando la palabra fanatismo. Antes de la llegada de Hitler al poder, el vocablo se usaba peyorativamente. Sin embargo, los nazis consiguieron que el fanatismo acabara resultando positivo usándolo en expresiones que sugieren audacia y compromiso. Se hablaba de “valentía fanática”, de “juramento fanático”, de “amor fanático por el pueblo”…En los últimos momentos, cuando ya la palabra había perdido fuerza, Goebbels (el ministro de Propaganda, diseñador de las técnicas de manipulación nacionalsocialistas) empezó a hablar de “fanatismo feroz” para añadirle potencia al concepto.

El uso del lenguaje como arma de manipulación es, probablemente, tan antiguo como el ser humano. Y en la actualidad, debido al impacto mediático que se necesita para mantener el poder, es una estrategia imprescindible. En nuestro tiempo, los de arriba llaman “indemnización en diferido” a una nómina que se sigue pagando a un tesorero despedido que amenaza con contar secretos; “tiquet moderador sanitario” a pagar por ir al médico de la sanidad pública; “cese temporal de la convivencia” a un divorcio en la familia real; “desaceleración” a una crisis económica brutal; “medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas” a las amnistías fiscales para los ricos; “Ministerio de Defensa” al que se encarga de mandar al ejército a otros países y “devaluación competitiva de los salarios” a las bajadas de sueldo. La elección de las palabras sigue siendo decisiva: los que nombran la realidad controlan cómo entendemos el mundo.

No sólo es el ámbito de la política. En los ámbitos intelectuales, por ejemplo, se usa mucho lo que Cantinflas denominaba “inflación palabraria”, es decir, el lenguaje pomposo como forma de mantener estatus. El físico Alan Sokal ideó hace en 1996 un experimento de campo para demostrar el efecto persuasor de este tipo de léxico absurdo. Escribió un artículo para la revista norteamericana Social Test con un título memorable que ha pasado a la historia de la pedantería: Transgrediendo los límites: hacia una hermenéutica transformativa de la gravitación cuántica. En él pontificaba con lenguaje críptico acerca de todo lo que se venía a la cabeza: psicología, sociología, antropología... A pesar de que se trataba de un pastiche sin sentido alguno, copiado y pegado de textos que hablaban de temas diferentes, el artículo pasó la criba del Comité de Selección. Recibió críticas muy elogiosas de los lectores, que alababan, entre otras cosas, su “claridad de expresión”.

Un mes después, el autor del engendro confesó el engaño: todo era una broma, nada de lo que se decía en el artículo tenía pies ni cabeza, no había en todo el texto ninguna teoría, dato o ápice de información real. Sin embargo, el prestigio del autor podría haber subido si no hubiera hecho esa confesión. El “Escándalo Sokal” (así se denominó a los efectos del experimento) revolvió la cultura académica y puso de manifiesto que la pedantería vacua es otro de los usos posibles del lenguaje como arma de poder. Las palabras grandilocuentes –aunque nadie las entienda– realimentan el poder intelectual: se imponen por argumento de autoridad pero, a la vez, aumentan más aún la autoridad del que las emite.


No es extraño que existan tantos ámbitos sociales en los que la forma de hablar esté dirigida a la manipulación. Desde pequeños, estamos condicionados para entender el mundo a partir del léxico que nuestros padres nos imponen. El psiquiatra Ronald Laing, autor de Locura, cordura y familia, afirmaba que todas las familias determinaban, en primer lugar, lo que puede decirse, es decir, qué aspectos de la vida en común pueden mostrarse abiertamente y cuáles deben permanecer ocultos y negados porque producen temor.

Y en segundo lugar imponían la forma de hablar de aquellos temas que no son tabú: el lenguaje adecuado para nombrar el mundo. A partir de esta teoría, son muchos los investigadores que han determinado cómo influye esa jerga familiar adquirida en la salud mental de las personas. Un ejemplo: en las familias de adolescentes que sufren trastornos de alimentación (anorexia, bulimia, etcétera) se encuentra una mayor propensión a nombrar la obesidad con apelativos denigrantes y asociar la delgadez con adjetivos positivos. En las familias de las anoréxicas se califica como “sebosas” a las personas que pasan algún kilo del peso medio y como “finas” a las que están escuálidas.


El psiquiatra J.A.C. Brown en su libro Técnicas de persuasión: de la propaganda al lavado de cerebro afirma que “los intentos de cambiar las opiniones de los demás son más antiguos que la historia y se originaron, debe suponerse, con el desarrollo del lenguaje. Antes de que los hombres hablaran no parece probable que tuvieran opinión alguna que cambiar. Los pensamientos se crean y modifican fundamentalmente a través de la palabra hablada o escrita, aunque en el llamado lavado de cerebro las palabras pueden ser suplidas por malos tratos físicos y en la publicidad comercial por música o imágenes agradables, es evidente que, incluso en estos casos, las principales armas son de naturaleza verbal, o en cualquier caso simbólica, y que los resultados perseguidos son de índole psicológica”.

La familia, el mundo intelectual y la política son sólo tres ejemplos cotidianos en los que el lenguaje se usa como arma de manipulación. Hay muchos más: la pareja, la salud mental, el mundo de los negocios, la espiritualidad, la publicidad, el periodismo… Una de las funciones del lenguaje es la persuasión: hablamos o escribimos, en muchas ocasiones, para convencer a los demás de nuestras teorías. Y es muy fácil que esa necesidad acabe acaparando nuestro discurso y haciéndonos olvidar otras funciones importantes, como la de trasmitir información o la de empatizar con el otro. Es en ese momento cuando el lenguaje se convierte en un arma de manipulación. Por eso es importante estar en alerta y saber cuándo estamos escuchando o leyendo a una persona cuya mayor motivación es cambiar nuestras ideas. Tener presentes algunos rasgos del lenguaje manipulador puede ayudarnos a despertar nuestra mente en esos momentos. Estos son cinco de los signos más característicos de ese tipo de comunicación maquiavélica:


1 Esconde los hechos Se trata de una jerigonza en la que la realidad desaparece. A veces, el efecto se logra usando técnicismos que hacen desaparecer el acto en sí: los ejércitos y los grupos terroristas, por ejemplo, suelen llamar “bajas colaterales” a los asesinatos de inocentes que cometen. En otras ocasiones se acude a variaciones que llevan las palabras polémicas a lugares donde apenas se perciben. Un ejemplo clásico es la importancia de poner delante lo vendible y detrás lo que queremos ocultar. Lo sabemos desde niños: tenemos más posibilidades de éxito si le preguntamos a nuestros padres “¿Puedo estudiar mientras como chuches?” que si la pregunta es “¿Puedo comer chuches mientras estudio?”. Y sigue funcionando: en el referéndum de 1986 para la permanencia de España en la OTAN el gobierno jugó con la estrategia de “Lo bueno delante” logrando dar un vuelco a la opinión pública.

2 Convierte todos los temas en viscerales Aldous Huxley decía que las palabras pueden ser como Rayos X, ya que si se usan apropiadamente lo atraviesan todo. Para lograr este efecto, es necesario que tengan connotaciones emocionales. En uno de los libros clásicos sobre lavado de cerebro (Brainwashing. The science of thought control) la científica Kathleen Taylor nos recuerda que “cuando algo provoca una reacción emocional, el cerebro se moviliza para lidiar con ella, dedicando muy pocos recursos a la reflexión”.


El lenguaje manipulador está preñado de emociones. Un ejemplo es el abuso de palabras como libertad, independencia, creatividad: los anuncios de ropa juvenil, los medios de comunicación y los libros de autoayuda están poblados de frases que utilizan estos vocablos en cualquier contexto porque son muy efectivos a la hora de activar nuestras emociones y acercarnos a quienes las pronuncian. Aunque parezca paradójico que los que quieren convencernos de algo apelen a nuestra creatividad, libertad o independencia, si estamos sintiendo (y no pensando) nos pueden convencer de ello.


3 Dispone de un metalenguaje propio Escuchar nuestras palabras nos hace ponernos en marcha… aunque no sepamos para qué. Y eso es lo que busca el manipulador: los adeptos son aquellos que redoblan los esfuerzos aunque hayan olvidado el objetivo. Por eso todos los grupos utilizan un léxico propio que los distingue, una jerga que sólo usan los miembros del grupo y prueba su fidelidad a él.

Además, esas palabras tienen que ayudar a dividir el mundo en exogrupo (los otros, los malos, los de fuera) y endogrupo (nosotros, los buenos, los de dentro). Por ejemplo: todos los subgrupos juveniles tienen palabras que definen a los que no son como ellos. Aprenden a llamar a los demás “pijos, guarros, frikis, perroflautas” o “empollones” ayuda a crear camaradería y sentimiento de pertenencia. No importa que el manipulado no sepa explicar por qué esos nombres van asociados con ciertos conceptos negativos: lo importante es su uso como activador de la conducta del grupo. A partir de esas etiquetas, se rompe la posibilidad de empatía y se consigue convencer a la persona de que los malos son siempre los demás.


4 Carece de contenido Sólo hay una manera de no ser criticado: hablar sin decir nada. Por eso, el lenguaje manipulador recurre frecuentemente a frases humo, expresiones vacuas que parecen afirmar algo pero en la que ninguno de los receptores entiende lo mismo. Asociaciones de palabras bonitas del tipo “siempre he intentado que mi forma de actuar no sea simplemente vivir día a día. Mis actos se han guiado siempre por valores éticos que son importantes para el ser humano” son ejemplos de frases así, que pueden ser suscritas tranquilamente por asesinos en serie, políticos corruptos o maltratadores. Su ambigüedad permite que el que la escucha crea estar de acuerdo aunque en realidad no comparta nada con el que emite el mensaje.


En esta categoría entran también las expresiones no refutables, que tienen la ventaja de ser irrebatibles. Por ejemplo: “El mundo se encuentra dominado por poderes ocultos” es una frase utilizada, en diferentes versiones, por todos aquellos que buscan manipular. Pase lo que pase es imposible rebatir esa idea conspirativa. Y eso les permite a aquellos que intentan imponer miedo pedirnos que dejemos de hacer cosas aunque no sepamos cuál es la amenaza real. Esta estrategia es la que utilizan, por ejemplo, muchos padres de hijos adolescentes: “estás rodeado de gente que te quiere convencer para que vayas por el mal camino”, les dicen para justificar muchas de sus prohibiciones.


5 No argumenta La mejor forma de manipular a los demás es utilizar estrategias retóricas que permitan convencer sin dar razones para ello. Hay miles de trucos oratorios o escritos destinados a ese fin. Un ejemplo es la ironía. Repetir lo que ha dicho otra persona mientras se esboza una sonrisa sarcástica permite quitarle puntos a ese individuo sin necesidad de argumentar. Por escrito, tiene el mismo efecto el uso de las comillas: “El presidente del “gobierno” afirma que… “cuestiona la capacidad de dirigir del susodicho”, al igual que la afirmación “El escritor que acaba de sacar una novela…” echa por tierra las habilidades literarias del citado. Y todo eso sin exponer una sola razón para establecer un juicio crítico. El lenguaje manipulador evita el razonamiento.

Por eso, en última instancia, cuenta siempre técnicas antiargumento por si falla todo lo anterior. Un ejemplo es el uso de la palabra demagógico: en el discurso maquiavélico se llama así a todo argumento con el que el manipulador no está de acuerdo. Usando únicamente esa palabra (“eso es demagógico”) se intenta desmontar lo que dice el contrario sin entrar ni siquiera a discutirlo. Es la última vuelta de tuerca: el lenguaje que sirve para que los otros no puedan utilizar el lenguaje.


En el lenguaje manipulativo es el léxico, las expresiones y las estructuras lingüísticas son siempre estereotipadas. Los seres humanos nos parecemos mucho cuando intentamos ser maquiavélicos y por eso utilizamos una jerga muy similar. Un ejemplo de esto es la imagen espejo que se produce durante los conflictos. Los dos bandos dicen exactamente lo mismo y utilizan un léxico muy similar para hablar del contrincante. De hecho, se pueden definir con precisión los pasos oratorios que llevan a crear una guerra. La historiadora Anne Morelli lo hace en su libro Principios elementales de la propaganda de guerra (utilizables en caso de guerra fría, caliente o tibia). Son estos:

1 Nosotros no queremos la guerra y hemos hecho todo lo posible por evitarla.

2 El adversario es el único responsable de la guerra.

3 El enemigo tiene el rostro del demonio (o el monstruo particular de cada época: religioso, político).

4 Nosotros defendemos causas nobles (para eso hay que enmascarar los fines reales de la guerra).

5 El enemigo provoca atrocidades a propósito: es cruel. El dolor que nosotros causamos es involuntario.

6 El enemigo usa armas no autorizadas.

7 Nuestras pérdidas son escasas, pero las del enemigo son enormes.

8 Los intelectuales apoyan nuestra causa.

9 Nuestra causa tiene un carácter trascendente (sagrado, nacionalista, social,…) No es una cuestión de intereses particulares nuestros.

10 Los que ponen en duda la propaganda de guerra son unos traidores.


http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20150102/54422909308/manipulacion-lenguaje.html
 
Última edición:
OP
E
Registrado
11 Feb 2017
Mensajes
21.724
Calificaciones
74.066
Maltrato psicológico, rompe tus cadenas emocionales

Existe un tipo de violencia sorda, muda, invisible: el maltrato psicológico. La mayoría de las definiciones coinciden en describir el maltrato psicológico como cualquier tipo de comportamiento repetido de carácter físico, verbal, activo o pasivo, que agrede a la estabilidad emocional de la víctima, de forma continua y sistemático. El objetivo de dicho comportamiento es hacer sufrir a la víctima mediante la intimidación, culpabilización o desvalorización aprovechando el amor o cariño que ésta siente hacia su agresor.


Este tipo de maltrato es el más difícil de identificar y evaluar por lo que la gravedad se estima según su frecuencia e impacto psicológico que ocasiona a la víctima. A pesar de que muchas personas lo asocian con las malas relaciones de pareja, el maltrato psicológico puede aparecer en distintos ámbitos. pareja, familia y trabajo, pudiendo ejercerse por parte de un hombre hacia una mujer o viceversa.

A continuación, te mostramos cómo puedes reconocerlo, cuál es el perfil de víctima y maltratador y cómo podemos actuar para prevenirlo y para romper con las cadenas emocionales que atan a la persona maltratada de aquella que la maneja psicológicamente.
Seguramente piensas que el maltrato físico es algo evidente, y que no es necesario que te hagas preguntas para saber si lo sufres; el maltrato psicológico, sin embargo, suele ser algo más sutil y difícil de identificar, y hasta es posible que te cueste reconocerlo.

Hay, además, otro tipo de maltrato en una relación de pareja, y es la indiferencia y la falta de amor, algo que se demuestra a través de pequeños detalles. Por eso, aunque no te sientas amenazado físicamente, aunque tu pareja no te insulte ni te ridiculice -ni en público ni en privado-, es posible que tampoco se comporte como lo haría alguien que te amase de verdad.

Averigua si tu pareja te maltrata

1. Cuando mi pareja se enfada:
A. No se pone agresiva ni me pierde el respeto.
B. Se pone agresiva, y ha llegado a alzarme la mano o a pegarme.
C. Se pone agresiva, alzándome la voz excesivamente, amenazándome o golpeando objetos.

2. Respecto al dinero que gano o que llega a casa:
A. Mi pareja quiere ser quien lo controle (por ejemplo: está en su posesión y, de lo contrario, se enfada).
B. Lo manejamos entre los dos.
C.Mi pareja desconfía bastante de a qué lo dedico (por ejemplo: me pide explicaciones de todos los gastos).

3. Cuando me planteo separarme de él/ella:
A. No me gustaría, pero si las cosas fueran mal tendría que hacerlo.
B. Me produce inquietud; no sé si me atrevería.
C. Tengo miedo a no saber estar sin él/ella.

4. Cuando tengo un problema emocional (estoy triste, etcétera):
A. Mi pareja es la primera persona dispuesta a ayudarme.
B. Mi pareja me ignora por completo, pues no da valor a mis sentimientos.
C. Mi pareja me presta la atención justa, y cree que no es para tanto.

5. Respecto a las relaciones sexuales, cuando no accedo a sus propuestas…
A. No se muestra molesto/a.
B. Se enfada conmigo (se pone agresivo/a, o deja de hablarme).
C. Me pone mala cara, y tarda un buen tiempo en pasársele.

6. Respecto al tiempo que podemos estar sin hablarnos después de un enfado:
A. Poco. Si no es uno es el otro, pero intentamos arreglarlo pronto.
B. Mi pareja puede estar sin hablarme algunos días, o no me habla hasta que yo no lo hago primero.
C. Mi pareja puede estar sin hablarme o siendo indiferente hacia mí una semana o más, a pesar de mis intentos por arreglarlo.

7. Cuando estoy enferma y necesito que alguien me ayude:
A. No puedo contar con mi pareja, pues no da valor a mi malestar o lo hace de mala gana..
B. Mi pareja me ayuda lo justo.
C. Siempre que puede, mi pareja está ahí para lo que necesite.

8. Según lo que él/ella dice, la opinión que mi pareja tiene de mí:
A. Soy una persona a la que quiere, admira y cuida.
B. Es bastante mediocre. Creo que no le importo demasiado.
C. Es la de un estúpido/a, una persona con poco valor e inferior a él/ella.

9. Cuando estamos en público...
A. Suele llevarme bastante la contraria.
B. Me trata de forma respetuosa y adecuada a las circunstancias.
C. Muchas veces me ridiculiza, me hace el vacío, o me deja cortado/a.

10. Cuando algo ha ido mal en la relación, o tenemos algún problema…
A. Mi pareja siempre me echa a mí la culpa, eximiéndose él de cualquier responsabilidad. Él/ella nunca se equivoca
B. Me deja caer a mí gran parte de la responsabilidad.
C. No suele culparme del problema, y buscamos soluciones en conjunto.

11. ¿Cuántas veces haces cosas o asumes tareas que no te gustan por evitar una discusión con tu pareja?
A.Pocas veces y, cuando lo hago, es por hacerle feliz.
B.Constantemente, es mi día a día. Mis necesidades están en segundo lugar para él/ella.
C.No siempre, pero admito que más veces de lo que debiera.


De 0% hasta 33%
Tu pareja te quiere

De 33% hasta 66%
Tu pareja NO te quiere

De 66% hasta 100%
Tu pareja te maltrata

Dra. Vanesa Fernández López
 
Última edición:
D

Deleted member 45314

Guest
Los 10 métodos de manipulación en la sociedad contemporánea
Por The Clinic Online




Fuente: www.pijamasurf.com

Es normal que las investigaciones sobre el control mental siempre conduzcan a la consparanoia, pero las conclusiones no pueden pasar desapercibidas. Existe una agenda coordinada con el objetivo de convertir a la raza humana en una especie de autómatas sin-razonamiento.

El hombre ha perseguido por mucho tiempo el poder sobre las masas y ha recurrido a gente que estudia el comportamiento humano para orquestar un control mental masivo con el fin de doblegar la voluntad de grandes poblaciones al dominio de una pequeña élite.

Hoy en día, hemos entrado en una fase en la que el control mental ha adquirido una nueva dimensión física y científica que amenaza en convertirse en un estatus permanente si no nos damos cuenta de las herramientas que utilizan las dictaduras tecnocráticas a escala mundial.

El control moderno de la mente es tanto tecnológico como psicológico. Las pruebas han demostrado que simplemente al exponer cuales son los métodos de control de la mente, los efectos pueden ser reducidos o eliminados, sobretodo en los casos de publicidad y propaganda. Lo más difícil de contrarrestar son las intrusiones físicas que el complejo militar-industrial sigue desarrollando y mejorando.

1. Educación – Este es el más obvio, sin embargo, sigue siendo el más insidioso. Siempre ha sido la fantasía de cualquier gobierno absolutista “educar” a los niños, que son naturalmente impresionables, por lo que se ha convertido en un componente central de las tiranías comunistas y fascistas a lo largo de la historia Ningún estudio ha sido más decisivo en la exposición de la agenda de la educación moderna que el de Charlotte Iserbyt en su libro The Deliberate Dumbing Down of America, que deja al descubierto el papel de las fundaciones globalistas en la formación destinada a producir drones serviles dominados por una clase consciente y completamente educada.

2. Publicidad y Propaganda – Edward Bernays ha sido citado como el inventor de la cultura consumista que fue diseñada principalmente para targetear la auto-imagen (o falta de ella) de la gente, con el fin de convertir un deseo en una necesidad. Esto se pensó inicialmente para estrategias de marketing de productos como los cigarros. Sin embargo, Bernays también señaló en su libro de 1928, Propaganda, que “la propaganda es el brazo ejecutivo del gobierno invisible”. Esto se puede ver más claramente en el estado policial moderno y en la cultura ciudadana envuelta en un estado seudo-patriótico de Guerra contra el Terrorismo. La consolidación cada vez mayor de los medios de comunicación ha permitido que la estructura corporativa se fusione con el gobierno y ahora utilizan el concepto del “product-placement” en forma de propaganda. Los medios de comunicación, impresos, películas, televisión y noticieros ahora pueden trabajar sin problemas para integrar un mensaje global que aparenta ser verídico, debido a la cantidad de fuentes que lo sustentan simultáneamente. Cuando uno entra en sintonía con la identificación del “mensaje” principal, lo verá replicado por todas partes a manera de bombardeo. Y esto sin entrar en el tema de los mensajes subliminales.

3. Programación Predictiva – Muchos todavía niegan que la programación predictiva es real. Pero al examinar la documentación elaborada por Alan Watt se puede llegar a una conclusión totalmente diferente.La Programación Predictivatiene sus orígenes en la comunicación predominantemente elitista de Hollywood, donde el cine puede ofrecer un escenario a gran escala de la dirección que llevala sociedad. Bastacon mirar hacia atrás a los libros y películas que considerábamos exagerados, o de “ciencia ficción” y luego echar un vistazo a la sociedad actual. Para un desglose detallado de ejemplos específicos, Vigilant Citizen es un gran recurso que nos ayuda a ver al “entretenimiento” bajo una luz completamente diferente.

4. Deportes, Política, Religión – Algunos podrían ofenderse al ver a la religión, o inclusive a la política, al lado de los deportes como un método de control mental. El tema central es el mismo en todo: divide y vencerás. Las técnicas son muy simples: genera un cortocircuito en la tendencia natural de la gente a cooperar para su supervivencia, y enséñales a formar equipos empeñados en dominar y ganar. Los deportes siempre han tenido un papel clave como una distracción que obedece a las tendencias tribales al dirigirlas a eventos sin importancia, que en la sociedad moderna ha alcanzado proporciones absurdas. El discurso político está estructurado en un paradigma de izquierda-derecha de control de la oposición, mientras que la religión es el telón de fondo de casi todas las guerras a lo largo de la historia.

5. Alimentos, Agua y Aire – Aditivos, toxinas y otros venenos alimenticios literalmente alteran la química del cerebro para crear la docilidad yla apatía. Seha demostrado que el flúor en el agua potable reduce el coeficiente intelectual. El aspartame y el glutomato monosódico son excitotoxinas que excitan las neuronas hasta que mueren, y la accesibilidad a la comida rápida que contiene estos venenos ha creado una población que carece de enfoque y motivación para cualquier estilo de vida activo. La mayor parte del mundo moderno está perfectamente formado para la receptividad y aceptación pasiva de la élite dictatorial.

6. Drogas – Puede ser cualquier sustancia adictiva, pero la misión de los controladores de la mente es asegurarse de que todos seamos adictos a algo. Uno de los brazos principales de la agenda del control mental moderno es la psiquiatría, cuyo objetivo es el definir a todas las personas por sus trastornos psicológicos, a diferencia de su potencial humano. Así lo hemos leído en libros como Un Mundo Feliz. Hoy en día, esto se ha llevado a niveles extremos por una tiranía médica que ha tomado fuerza, casi todo el mundo tiene algún tipo de trastorno – en particular aquellos que cuestionan la autoridad. Lo peor de todo, es que el estado moderno ha conducido a un alto porcentaje de niños a consumir diferentes tipos de drogas que adormecen la mente.

7. Pruebas Militares – Los militares tienen una larga historia como campo de pruebas para el control dela mente. La mentalidad militar es tal vez la más maleable, resuenan con las estructuras de jerarquía, el control y la necesidad de la obediencia incuestionable a una misión. Para el número cada vez mayor de personal militar que cuestiona su adoctrinamiento, DARPA ha creado un casco de control mental trascraneal que los mantendrá enfocados.

8. Espectro Electromagnético – Una sopa electromagnética nos envuelve a todos, cargada por los dispositivos modernos de comodidad que han demostrado tener un impacto directo sobre la función cerebral. En una admisión tácita de lo que es posible, algunos investigadores han estado trabajando en un “God helmet” o Casco de Dios para inducir visiones alterando el campo electromagnético del cerebro. La sopa electromagnética moderna nos ha bañado pasivamente mediante ondas que potencialmente alteran la mente, mientras que un amplio abanico de posibilidades tales como torres de telefonía móvil ya está disponible para el controlador mental que aspire a una intervención más directa.

9. Televisión y Computadora- Lo que está “programado” en nuestra televisión está diseñado para nuestro consumo con el fin de adormecernos, por lo que tal programación se ha convertido en un arma psico-social. Existen pruebas de parpadeo (flickering) que muestran como las ondas alfa en el cerebro se pueden alterar, produciendo un tipo de hipnosis sumado a la última revelación de que las luces pueden transmitir datos codificados al parpadear más rápido de lo que pueden ver los ojos. La tasa de parpadeo o flickering de la Computadora es menor, pero a través de los videojuegos, redes sociales, y una estructura que básicamente sobrecarga al cerebro de información, la rapidez de la comunicación moderna induce un estado del desorden de deficit de atención (ADD). Un estudio sobre los videojuegos reveló que el jugar por un período extendido de tiempo puede resultar en una reducción del flujo de sangre al cerebro, minando para el control emocional. Además, los juegos de roles en personajes “realistas” sirven para desensibilizar una conexión con la realidad.

10. Nanobots – Desde el terror de la ciencia ficción, directamente al cerebro moderno, los nanobots están en desarrollo. La modificación directa del cerebro ya ha sido etiquetada como “neuroingeniería.” Un artículo de Wired de principios del 2009 subrayó que la manipulación directa del cerebro a través de la fibra óptica es un poco complicada, pero una vez instalado un nanobot “podría hacer feliz a cualquiera con sólo tocar un botón.” Los nanobots toman el proceso a un nivel automatizado, la reconexión del cerebro molécula por molécula. Peor aún, estos mini droids pueden auto-replicarse, lo cual entra en terrenos de inteligencia artificial a la cual podríamos ser expuestos voluntariamente. Fecha prevista de llegada al mercado: Década de 2020.

Un esfuerzo concertado está en marcha para gestionar y predecir el comportamiento humano de tal forma que los especialistas en ciencias sociales y de la élite dictatorial puedan controlar a las masas y protegerse de las consecuencias de una humanidad libre completamente despierta. Sólo tomando conciencia y estando alerta de sus intentos de ponernos a dormir o hipnotizarnos podemos tener una oportunidad de preservar nuestro libre albedrío.

https://www.theclinic.cl/2012/10/13/los-10-metodos-de-manipulacion-en-la-sociedad-contemporanea/
 
Registrado
6 Abr 2015
Mensajes
7.279
Calificaciones
32.780
Las personas narcisistas y con rasgos psicopáticos resultan más atractivas, según un estudio

por Arturo Torres

Dicen que las primeras impresiones son cruciales, y con razón. Teniendo en cuenta que en la toma de decisiones el tiempo es oro, los primeros minutos en los que entramos en contacto con una persona desconocida nos llevarán a decidir hasta qué punto esta nos resulta atrayente o nos produce rechazo.

Simplemente, no podemos permitirnos examinar a cada persona en toda su profundidad, atendiendo a todos sus detalles y matices, si ni siquiera sabemos si merece la pena emplear nuestro tiempo en eso.

¿Son más atractivos los narcisistas y los psicópatas?
Cuando lo que tenemos que decidir es si la persona que tenemos delante es o no una potencial pareja, sin embargo, se da la paradoja de que estamos intentando juzgar si podemos planear una vida (o unos años) juntos a partir de información que recogemos en muy poco tiempo, con las primeras conversaciones. Quizás este aparente contrasentido es el que hace posible que nos resulten atractivas las personas con las que menos deberíamos contar a la hora de crear proyectos comunes.

Y es que, aunque parezca extraño, un estudio publicado en la European Journal of Personality ha llegado a la conclusión de que los narcisistas y las personas con rasgos psicopáticos van con ventaja a las citas rápidas y son percibidas como más atractivas que el resto.

El poder seductor de la Dark Triad
Desde hace varios años se sabe que existen tres rasgos de personalidad que, a pesar de tener mala prensa y estar mal vistos sobre el papel, resultan especialmente atrayentes. Estos tres rasgos de la personalidad forman la llamada Dark Triad, o tríada oscura, y son los siguientes:

Narcisismo: relacionado con la búsqueda constante de la atención, el emprendimiento de acciones para intentar gustar a los demás, el rechazo firme ante las críticas y los mensajes potencialmente dañinos para la autoestima, y la tendencia a manipular a otras personas.

Maquiavelismo: relacionado con la búsqueda constante de la riqueza, el poder y la fama, el establecimiento de relaciones personales a largo plazo orientadas a manipular a los demás, y el pensamiento frío y desapasionado volcado en cómo conseguir el propio beneficio independientemente del bienestar común.

Psicopatía: tendencia a la impulsividad, las conductas antisociales, la manipulación de los demás y la búsqueda constante de emociones fuertes.

Te habrás dado cuenta de que estos rasgos no encajan demasiado bien con nada que tenga que ver con los proyectos colectivos y el establecimiento de objetivos comunes, que son pilares fundamentales de la estabilidad familiar. Sin embargo, desde la óptica evolucionista es muy posible que personas que solo se preocupan por sí mismas tengan éxito reproductivo: solo han de conseguir manipular a la gente suficiente como para engendrar descendencia y hacer que esta llegue a reproducirse.

De este modo, estos rasgos de personalidad podrían ir heredándose de generación en generación.

En el estudio que nos ocupa, un equipo de investigadores quiso ver hasta qué punto estos tres rasgos de personalidad podrían estar relacionados con un mayor éxito en una serie de citas rápidas llevadas a cabo bajo su supervisión.

¿Cómo se realizó el estudio?
En primer lugar, los investigadores seleccionaron a 90 personas (44 hombres y 46 mujeres) de entre 18 y 32 años. Una vez concretado este grupo de voluntarios, se les suministró un cuestionario en el que se medían sus puntuaciones tanto en los rasgos de la Dark Triad como en los rasgos de personalidad del test Big Five (extraversión, responsabilidad, amabilidad, estabilidad emocional y apertura a la experiencia), que en otros estudios han estado relacionadas con el éxito en el mantenimiento a largo plazo de las relaciones de pareja.

Después de rellenar los cuestionarios, los participantes pasaron a realizar una serie de citas rápidas entre ellos. En total, se realizaron 691 citas rápidas, que duraron tres minutos cada una. Después de cada cita, los participantes rellenaban un formulario en el que puntuaban a la otra persona en varios aspectos, entre los cuales se encontraban su atractivo físico, las ganas que se tenían de iniciar una amistad con ella y el grado en el que estaría de acuerdo en tener s*x* ocasional con ella.

Resultados: los narcisistas son más deseados
Los científicos encontraron una correlación significativa entre la puntuación en psicopatía y narcisismo y las posibilidades de ser elegido o elegida para relaciones cortas, tanto en hombres como en mujeres, e independientemente de su grado de atractivo físico. Es decir, que las personas más narcisistas y con rasgos más psicopáticos fueron más deseadas como parejas para relaciones a corto plazo. Sin embargo, la correlación era inversa en el caso del rasgo de maquiavelismo.

Además, los resultados reflejaron que las mujeres que obtuvieron mayores puntuaciones en atractivo físico también tendían a obtener grandes puntuaciones en narcisismo. Como era de esperar, la variable de atractivo físico tenía una potente relación con las posibilidades de ser elegido o elegida como pareja, especialmente en el caso de las mujeres.
Esto es verdad, yo tuve una amiga que era narcisista, egocéntrica y manipuladora y los chicos se enamoraban de ella de forma apasionada. Yo, que era su amiga, tenía que ser el hombro donde venían a llorar "Porque estoy muy enamorado de Kika, ¿qué puedo hacer?, ¿ella te habla de mi?....."
El caso es que era una mujer que utilizaba cualquier tontería para dramatizar, hasta una arruga en el pantalón ella la convertía en un drama y los chicos, en lugar de pensar "Vaya estúpida", pensaban "Es que es muy detallista, es que es muy sensible".
 
Registrado
6 Abr 2015
Mensajes
7.279
Calificaciones
32.780
..........

1. Cuando mi pareja se enfada:
A. No se pone agresiva ni me pierde el respeto.
B. Se pone agresiva, y ha llegado a alzarme la mano o a pegarme.
C. Se pone agresiva, alzándome la voz excesivamente, amenazándome o golpeando objetos.

.............
Ojo, el no ponerse agresivo, no insultar, no decir palabras despectivas, no siempre es sinónimo de respeto y cariño. A veces es simplemente hacer el vacío, invisibilizar a la otra persona. Existe lo que se llama "Luz de gas", que es hacer el vacío a la otra persona, no responderle, ignorarle, tratarle con paternalismo, como si fuera menor de edad, darle la espalda, cambiar de tema cuando se enfada. Es la mayor crueldad y termina por volverte loca porque como dice el refrán "Del agua mansa líbrame Señor que de las bravas ya me libro yo".
Por ejemplo, que te enfades con tu pareja porque se ha gastado un dinero y te responda "Bueno cariño, el dinero no es lo más importante en la vida, lo que importa son otras cosas. Ale, tranquilízate".
 
Registrado
24 Ago 2019
Mensajes
1.295
Calificaciones
4.918
El incitador
Un caso típico, en este caso opuesto a los dos anteriores citados. Hace alarde de fuerza, y no solo, sino además de cierta agresividad. En este caso si eres una persona pasiva cederás para ahorrar tener que enfrentarte a él. De tal manera que “ad baculum” el manipulador consigue mediante la coacción lo que quiere, es el caso de las personalidades de tipo antisocial
Este tipo de persona te destroza la mente
 
Registrado
23 Jul 2018
Mensajes
587
Calificaciones
3.782
Me resulta muy curioso este hilo.
¿Es posible encontrar a gente que realiza este tipo de cosas sin que sea consciente de ello? Imaginaos ese caso, que os encontráis con una persona que hace este tipo de cosas inconscientemente, pero que no quiere tampoco hacer daño a nadie o cosas por el estilo. ¿Qué consejo le daríais para que no hiciera más ese tipo de cosas?
 
Registrado
24 Ago 2019
Mensajes
1.295
Calificaciones
4.918
Me resulta muy curioso este hilo.
¿Es posible encontrar a gente que realiza este tipo de cosas sin que sea consciente de ello? Imaginaos ese caso, que os encontráis con una persona que hace este tipo de cosas inconscientemente, pero que no quiere tampoco hacer daño a nadie o cosas por el estilo. ¿Qué consejo le daríais para que no hiciera más ese tipo de cosas?
Yo siempre he pensado q qien es así de serie no sabe q lo hace.. pero habrá qien le salga la estrategia bien y la ponga en practica siempre