El café y su mágico mundo (1 Viewer)


Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.491
Calificaciones
60.392
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Especies de café

maría sanz



Existen más de cien especies de café conocidas. Sin embargo, solo dos son explotadas de forma comercial y por lo tanto son las de uso más extendido; el Coffea Canephora, conocido como café robusta y el Coffea Arabica, también denominado como café arábiga o café arábigo. Ambas especies de café son similares a simple vista, sin embargo tienen características que las diferencian perfectamente.


Especie de café Robusta:

Este tipo de café es originario de África occidental. Tradicionalmente ha ocupado un puesto por debajo del café arábigo en cuando a su producción, precio y comercialización; debido principalmente a que presenta menor calidad en taza, siendo más amargo, menos ácido y con menor cuerpo. Por ello, se utiliza principalmente en la elaboración de cafés instantáneos y mezclas para cafés expresos de baja calidad.


Cultivo de café robusta. Imagen de: www.infusionistas.com

En contraparte, la planta es más resistente a las condiciones ambientales y climáticas, así como a plagas y enfermedades. Además, presenta un mayor rendimiento en la recolección. Por ello su cultivo es más económico y sencillo; y se puede cultivar por debajo de los 1000 mts s/m.
Su sistema radicular es relativamente superficial y puede alcanzar alturas de hasta 10 metros en estado silvestre. Florece de forma irregular y las flores tardan hasta 11 meces en dar frutos. Como todas las especies del café, puede albergar flores, frutos verdes y frutos maduros de manera simultánea, dependiendo de los factores geográficos y medio ambientales. Para su polinización es necesaria la intervención de insectos.

En la actualidad existe una tendencia de los países productores de café a extender y aumentar la producción de esta especie de café, para satisfacer la creciente demanda mundial; esto a pesar de la importancia que tiene en el mercado la buena reputación dada por la calidad en la producción del café arábiga.


Especie de café Arábiga

Es la principal de las especies de café cultivadas y por lo tanto la que abarca la mayor producción de café en el mundo. Originaria de Etiopía y Yemen, se caracteriza por la buena calidad de la bebida, principalmente por tener un gusto suave y agradable.

En estado silvestre la planta alcanza más de 30 metros de altura, con hojas de color verde oscuro. Sus flores son blancas y olorosas y no requiere de polinizadores, ya que es capaz de auto-fertilizarse. Luego de 8 o 9 meses después de la floración sus frutos maduran tomando un color rojo intenso. En esta especie, cada fruto contiene dos semillas y posee menos cafeína que otras especies, como el café robusta.

cafe arabica, especies de cafe, variedades de cafe
Cultivo de café arabiga. Imagen de: www.lacoipeña.com

Su cultivo se da mayormente entre los 1200 y 1800 metros s/m, con una temperatura que oscila entre los 15 y 25 °C. Es más susceptible a plagas y enfermedades por lo que su producción requiere de más cuidados e inversión; y por otro lado su rendimiento en la cosecha es menor que en el café robusta; aún así, debido a su calidad, es la especie más cultivada.

Se conocen multitud de variedades de esta especie, que principalmente vienen dadas por su origen y localización. Entre las más conocidas están: Típica, Borbón, Caturra, Catuai y Catimor.

 
Registrado
25 May 2014
Mensajes
136.270
Calificaciones
531.431
Coronavirus: el italiano que "salió a tomar un café" y te va a alegrar el día

La hija de un italiano compartió un hilarante video de su padre sobreviviendo la cuarentena por coronavirus Crédito: Twitter
Con nuevas medidas tomadas por el gobierno para extender la rígida cuarentena por coronavirus Covid-19 hasta el 31 de julio y así lograr bajar la curva de contagios , son multitud los italianos que están hartos de permanecer en sus casas, aunque por suerte muchos se lo toman con el poco buen humor que les queda.

En este contexto, el pasado lunes, la cuenta de Twitter Growing Up Italian publicó un insólito y tierno video de un señor mayor dispuesto a salir a la calle. "Estoy harto, me voy a tomar un café" , dice el hombre mientras se pone un abrigo. Desde el interior de la casa se escucha una voz femenina que le contesta "no podés salir". El señor mayor abre la puerta de entrada decidido a partir mientras la mujer comenta "bah, no importa, total está todo cerrado".


El remate de la escena sucede cuando el hombre camina tres pasos y se para en la ventana de su propia cocina para preguntarle a la mujer: "Disculpe, ¿está abierto el bar? ¿puedo tomar un café?". Así es como pasan los días algunos soñando con un ristretto servido en una cafetería.

La situación en Italia sigue siendo crítica a pesar de las medidas. El país mediterráneo tiene el mayor número de muertos por coronavirus del mundo. La cifra dobla incluso a la de China: mientras que en Italia se registran hasta el momento alrededor de 6800 fallecidos, en China se cuentan un poco más de tres mil.
https://www.lanacion.com.ar/sociedad/coronavirus-hoy-minuto-minuto-novedades-argentina-mundo-nid2340949
 

Registrado
25 May 2014
Mensajes
136.270
Calificaciones
531.431
Si a ti también te relaja ver cómo la gente prepara cafés, tienes que ver cómo el 'coffee whip' se ha convertido en viral

Triunfa en TikTok y es parecido al 'frappuccino'.

¿Alguna por aquí adicta al café? Bienvenidas al club
. Y más durante esta cuarentena en la que beberlo se ha convertido en toda una distracción a la hora de hacerlo con mucho mimo. Y es que en esta acción tan cotidiana, ahora el café batido resulta ser una nueva moda que va más allá de cafeteras de última generación o aquellas más clásicas. Una simple batidora o un vaporizador de leche son los únicos instrumentos necesarios para dar con el café del momento.

Al menos así lo ha decidido TikTok, esa aplicación concebida como nuestro gran salvavidas de entretenimiento en estas semanas. Porque más allá de revelarnos los secretos de pareja entre Jennifer Lopez y Alex Rodriguez o descubrirnos contenidos relacionados con moda, se ha propuesto también hacer de los relajantes vídeos en los que se prepara café una nueva forma de arte.
¿El motivo? Un resultado cremoso cuya preparación está arrasando en las redes bajo el hastag 'coffeewhip'. Pero la gran novedad viene de la mano del café instantáneo o soluble de toda la vida como gran protagonista. El mismo que cuenta con unas instrucciones fáciles de seguir.

https://www.tiktok.com/@michellekhx...arentena&referer_video_id=6806457340632599814

Dos cucharadas de este café son más que suficiente para mezclar con azúcar y agua hasta dar con una textura cremosa. Una vez conseguida, llega el paso final de añadir la leche para dar con un resultado que bien puedes tomar caliente o bien frío a modo de 'frappuccino'.

Se trata esta de una nueva forma de tomar esa bebida tan estimulante que, como buenas adictas, no puede faltar ni por la mañana ni a mediodía y ni mucho menos tras la hora de la siesta. Así que haciendo de nuestro salón la mejor cafetería en la que disfrutar de él, demos comienzo a esta nueva receta tan fácil como apetitosa.

https://www.woman.es/lifestyle/gastro/cafe-tiktok-cuarentena#galeria-37649
 
Última edición:
Registrado
25 May 2014
Mensajes
136.270
Calificaciones
531.431
El café puede ser tu mejor aliado para adelgazar durante el confinamiento


Desde el pasado 14 de marzo los españoles estamos confinados en casa por la pandemia del COVID-19. Por lo tanto, llevamos dos semanas en las que salimos a la calle sólo para lo estrictamente necesario y en las que poco a poco el sedentarismo va apoderándose de todos nosotros. Así que si quieres evitar coger unos kilos, e incluso adelgazar, debes hacer del café tu mejor aliado.
Según una investigación reciente publicada en la prestigiosa revista «Scientific Reports», una sola taza de café puede estimular en gran medida la grasa marrón, al tiempo que controla los niveles de azúcar en sangre y previene la obesidad.
¿Qué es la grasa marrón y por qué el café es tan beneficioso?



La grasa marrón recibe este nombre porque tiene un tono más oscuro. Cumple funciones necesarias para el organismo: quema energía, produce el 20% del calor corporal, ayuda a regular el peso y mantiene estables los niveles de azúcar en sangre. Por lo tanto, el tejido graso marrón es necesario y beneficioso.
La responsable del estudio explica que es la primera vez que se demuestra que una taza de café tiene un efecto directo en las funciones de grasa parda. La obesidad es uno de los principales problemas de salud a nivel mundial, y la grasa marrón podría ser parte de la solución para combatirla.

Cuando se consigue activar la grasa marrón, se disipa mayor cantidad de energía en forma de calor. Por lo tanto, ahora el objetivo es encontrar otros alimentos que sean capaces de transformar la grasa blanca en marrón para que el organismo gaste más energía, alcanzando de esta manera el peso ideal.
Lo más importante es que cuanto mayor sea el peso, menor cantidad de grasa marrón hay en el cuerpo. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer para activarla es perder peso.
 

Registrado
25 May 2014
Mensajes
136.270
Calificaciones
531.431
El precio del café se dispara en todo el mundo en medio de la crisis del coronavirus por la acumulación de 'stock' de los países para evitar el desabastecimiento

  • La pandemia del coronavirus ha atacado todas las áreas posibles de una forma tremenda: también en las materias primas.
  • Los importadores de café en algunos de los países consumidores más grandes están acumulando stock, adelantando pedidos hasta por un mes para evitar la escasez si las cadenas de suministro se ven interrumpidas por el bloqueo del coronavirus, según informa la agencia Reuters.
  • Los precios del café registraron los mayores beneficios entre los productos agrícolas durante el mes, con un aumento del 15,5%.
La pandemia del coronavirus ha atacado todas las áreas posibles de una forma tremenda. Tan solo hay que ver el efecto que ha causado en las bolsas. También, en el mercado de las materias primas, causando retrocesos importantes en prácticamente todos los activos con una excepción: el café.

Llama la atención como esta commodity tan usada en los hogares de todo el planeta ha podido resistir la embestida de la Covid-19. ¿Qué es lo que ha sucedido?

Los importadores de café en algunos de los países consumidores más grandes están acumulando stock, adelantando pedidos hasta por un mes para evitar la escasez si las cadenas de suministro se ven interrumpidas por el bloqueo del coronavirus, según informa la agencia Reuters.

Los precios del café registraron los mayores beneficios entre los productos agrícolas durante el mes, con un aumento del 15,5%. En este sentido, la reducción sustancial de las posiciones cortas en un 51%, junto con los posibles retrasos en el envío de café en los puertos brasileños y el aumento de la demanda del sector minorista, dieron un impulso a los precios del café durante el período, tal y como analizan los expertos de WisdomTree.

Sin embargo, según la agencia previsiones de Brasil, se espera que la próxima cosecha de café brasileño “sea alta”, apenas por debajo de los 62 millones de sacos, lo que debería “aliviar el mercado físico actualmente ajustado en la región”, añaden estos analistas. El coronavirus también sigue siendo un riesgo “en el lado de la demanda”, concretan.

A esto hay que sumarle el posicionamiento especulativo neto en los futuros del café, que aumentó un 273,6%, debido a esa huida de especuladores bajistas. Esto probablemente se debió a posibles demoras “en el envío de café en los puertos brasileños, junto con una mayor demanda de café en el sector minorista”, dicen estos expertos.



Evolución del café y las posiciones en el mercado. WisdomTree
La demanda y el foco en Brasil
La pandemia mundial ha llevado a los gobiernos de todo el mundo a imponer restricciones severas a los movimientos en un intento por detener la propagación del virus. Las cadenas de suministro están reduciendo su actividad a medida que la capacidad de carga aérea cae y las empresas luchan por encontrar suficientes conductores de camiones y equipos de envíos.

Según Carlos Valdenebro, director nacional colombiano para el exportador de especialidades Caravela Coffee, “todos los países están tratando de acelerar los procesos”. Si bien Colombia se encuentra actualmente en periodo de cosechas, resalta su preocupación por la demanda de envíos más rápidos, ya que la mayoría de los exportadores que aún tienen producción han reducido temporalmente “la capacidad operativa”.

Los precios en Brasil también están cerca de niveles récord en términos locales, cerca de los 550 reales por bolsa de 60 kg. Los agricultores allí tienden a vender cuando los precios superan los 500 reales por bolsa.

La asociación brasileña de exportadores de café, Cecafé, comentó que los envíos se hacen con normalidad por ahora, pero que las líneas de transporte han advertido que la escasez de contenedores podría sucederse en los próximos meses, cuando Brasil podría producir su mayor cosecha, alrededor de 70 millones de sacos, según analistas independientes.

A las preocupaciones de los tostadores de café se suman los informes de que el virus podría causar una escasez en la mano de obra que dificultaría la cosecha en regiones clave como América Central y del Sur, donde muchas granjas aún no se han mecanizado.

 
Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.491
Calificaciones
60.392
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Filosofía de café


Es la segunda bebida más consumida del mundo y, para algunos filósofos, una pócima mágica para leer y entender el mundo: ¿qué dice el café de la cultura humana? El libro Coffee, Philosophy for Everyone compila ensayos de pensadores y antropólogos que analizan ética, estética, metafísica y cultura del café.
La bebida mágica que abre la puerta al intelecto




// Por Nicolás Artusi

“Todo exceso se funda en un placer que el hombre quiere repetir más allá de las leyes ordinarias promulgadas por la naturaleza”: ahí donde hubo un adicto después suele aparecer un converso. Maestro indiscutible de la novela realista y autor de La comedia humana, el pensador francés Honoré de Balzac tomaba cincuenta tazas de café por día como estímulo para su prolífica producción literaria. Acaso inspirado por Voltaire (ochenta tazas por día) o por Goethe (sesenta tazas), Balzac se convenció de que la sobredosis de café le provocaría una muerte precoz y, en un ejercicio de purgación masoquista, se obligó a masticar granos tostados y, con el pensamiento nublado por la penosa penitencia, escribió un delicioso brulote contra las infusiones, Tratado de los excitantes modernos: si es cierto que la verdadera fuerza del hombre se encuentra entre los dos excesos vitales, el intelectual o el sensual, para muchos pensadores el café fue el combustible mental que les permitió moderar la hybris y encauzar la libido. “El café produce una suerte de excitación nerviosa semejante al enojo: alzamos la voz; nuestros gestos expresan una impaciencia enfermiza; queremos que todo fluya como fluyen las ideas”, se maravilló Balzac antes de entregarse a la abstinencia estricta. Mientras la cafeína siga siendo la sustancia farmacológica más consumida del planeta, el “oro negro” será una pócima mágica que permite entender el mundo.

“Pitágoras nunca tomó un latte, Sócrates nunca sorbió un macchiato…”, se disculpa Donald Schoenholt, distinguido como “el padre del café americano”, en el prólogo de Coffee, Philosophy for Everyone, el libro que compila ensayos de pensadores, periodistas y antropólogos que analizan ética, estética, metafísica y cultura del café: “La filosofía se aprovechó del café durante más de un milenio porque el café, quizás más que cualquier otra bebida, se identificó con el pensamiento occidental desde su llegada a Europa a través de Venecia durante el siglo XVII”. Una arqueología de la bebida dirá que la Ilustración encontró una estampita a la que adorar en la imagen de un molinillo de café que publicó Denis Diderot en su mítica Enciclopedia, allá por 1751: mientras Balzac pontificaba con la retórica del recuperado, intelectuales de distintas épocas y categorías, como Hegel, Lincoln, Rosseau, Marx o Bob Dylan se asumían como bebedores compulsivos. Cuando no existía el “agua finamente gasificada”, en las grandes ciudades se bebía alcohol a hectolitros, porque los ríos estaban contaminados. El café fue la primera “bebida social” que un hombre podía ingerir en público y en cantidades sin embriagarse, entonces como ahora acodado en la barra de un bar, discutiendo los vicios del capitalismo o las distorsiones del “relato”: la cafetería Lloyd’s de Londres, allá por el 1800, se bautizó como “la universidad del penique” porque, por el precio de un pocillo, cualquiera tenía derecho a discutir sus ideas para salvar el mundo.

Si una vieja ironía dice que el filósofo es una máquina que convierte el café en teoría, la conclusión es evidente: un espresso hace pensar a la gente. “Históricamente fue una bebida que encendió la chispa de la energía intelectual, a menudo de la manera más radical, a veces con una verborragia que condujo a la herejía y la sedición”, describe Schoenholt. El secreto radica en la cafeína: “Es la única sustancia psicoactiva adictiva que ha superado la resistencia y la desaprobación en todo el mundo, al grado en que se encuentra libremente casi en todas partes, sin regulación, se vende sin permiso, se ofrece sin receta en tabletas y cápsulas e incluso se añade a las bebidas destinadas a los niños”, dicen Bennett Alan Weinberg y Bonnie K. Bealer, autores de El mundo de la cafeína; la ciencia y la cultura en torno a la droga más popular del mundo: “Para el siglo XX, la vida cultural de la cafeína, transmitida en torno al consumo de café y té, estaba tan entretejida con los hábitos sociales y los afanes artísticos del mundo occidental que la baya del café había llegado a ser el cultivo comercial más rentable de la tierra”.

Elogio de la lentitud

“La analogía apropiada sería que el café y la filosofía van juntos como el juego previo y el s*x*”, compara Michael W. Austin, editor de compilados superventas que analizan el pensamiento filosófico en función de la paternidad o el deporte, entre otros temas: “Usted puede tener uno sin el otro, pero lo segundo siempre es mejor después de lo primero”. El café es un inductivo del pensamiento lento, con la calma entendida como equilibrio, en el sentido que acuñó el periodista canadiense Carl Honoré: “En la filosofía de la lentitud, las personas descubren energía y eficiencia allí donde quizás menos lo habían esperado: en el hecho de hacer las cosas más despacio”. El ritmo pausado que exige la degustación de una taza genera la oportunidad de conversar, leer, pensar. La icónica foto de Jean Paul Sartre, sentado frente a su mesa fija del parisino Café de Flore y rodeado de otros parroquianos, discute su afirmación de que estamos solos en el mundo y además es la estampa definitiva que sugiere cómo debería verse un filósofo contemporáneo. En ese bistró se acuñó la broma que resume el pensamiento existencialista: Sartre estaba sentado cuando se acercó el mozo para tomarle su pedido. “¿Puedo servirle algo, señor?”. “Sí, me gustaría una taza de café negro sin crema”, responde Sartre. El mozo se retira hasta la barra y, cinco minutos después, regresa a la mesa: “Lo siento, señor, no tenemos crema. ¿Podría traerle el café sin leche?”.
“La analogía apropiada sería que el café y la filosofía van juntos como el juego previo y el s*x*”.
Tan cierto como que los filósofos griegos reunidos en el ágora no conocían el frappuccino es que las cafeterías funcionan como plazas públicas modernas. Los bares son instituciones sociales. “Existe una cultura extensa, diversa y enérgica alrededor del café”, opina Austin: “Cuando hablamos de café también estamos hablando de otras cosas que lo acompañan: lo asociamos con la conversación y la amistad, con el arte y la lectura, con la política y la revolución. Y todos esos temas son del interés filosófico”. Si los fenómenos del marketing hicieron que la palabra “metafísica” se relacione con la sección de autoayuda de las librerías, la auténtica metafísica se ocupa de investigar la naturaleza de la realidad o, según la definición de la Real Academia, “el ser en cuanto tal y sus propiedades, principios y causas primeras”. ¿Existe Dios? ¿Las cosas son como las percibimos? ¿Hay libertad en el destino? ¿El café negro es pura agua filtrada o en realidad es una panacea?

“La devoción y la condena extremas sobre el café perduran desde su descubrimiento hasta hoy”, escribe Mark Pendergrast, autor de Uncommon Grounds, la biografía más completa de la bebida publicada hasta ahora. En el inicio de los tiempos, fue una inspiración para las prácticas religiosas y, si en su llegada a Europa se conoció como “la bebida del Diablo” (por su color oscuro y su efecto estimulante), en el año 1600, el papa Clemente VIII se vio obligado a bautizarla: “Esta bebida satánica es deliciosa”, reconoció: “Sería un pecado dejársela a los infieles. ¡Venzamos a Satanás impartiéndole bendición, para hacer de ésta una bebida verdaderamente cristiana!”.

Agua bendita en una iglesia de herejes

¿Cuándo se colaron los televisores y sus insufribles canales de noticias en los bares? ¿Por qué los porteños estamos condenados a padecer en silencio la repetición infinita del último choque en una esquina? “En las cafeterías, el mundo exterior parece haber desaparecido”, escribió el autor estadounidense Christopher Phillips en su ya famoso ensayo Socrates Café: “Los estantes están repletos de revistas y libros. Las paredes están cubiertas de cuadros. La música de las guitarras flota a través de los parlantes. Es el lugar perfecto para entregarse al pensamiento hasta cualquier hora”. A mediados de la década del ’90, con el propósito de acercar la filosofía a las masas, Phillips fundó el grupo Sócrates Café, que se proponía reunir a personas comunes alrededor de una mesa para discutir ética, estética, metafísica y cultura con la informalidad de una plaza griega y la inducción inadvertida a la búsqueda de respuestas según el método socrático: la discusión organizada, con interlocutores por turno, uno liderando la charla y el otro asintiendo o negando ciertas conjeturas.
El café fue la primera “bebida social” que un hombre podía ingerir en público y en cantidades sin embriagarse.
Según Phillips, todos somos “socráticos” en cuanto se cumpla con una premisa del maestro griego: que el hombre común ocupe con sus asuntos el espacio público. El grupo se identificó pronto como “una iglesia de herejes” y sus resultados se publicaron en un libro que tiene hasta hoy muchas reediciones.

Varios años antes, el filósofo francés Marc Sautet (1947-1998) había invitado a un pequeño grupo de amigos al Café des Phares, en la Plaza de la Bastilla, para celebrar conversaciones semanales. A medida que los encuentros se hicieron más populares, adoptaron el nombre de “Café Philosophique” y se extendieron por buena parte de Francia y otras capitales europeas. Estaban abiertos a cualquiera que tuviera ánimo de discusión y gusto por un café au lait. Aunque existía un moderador, no tenía la imposición rígida del atril: no eran conferencias ni lecturas públicas de textos, apenas charlas con agudeza argumentativa y espíritu crítico. Mucho antes de que se proponga fútbol, turismo carretera o merluza “para todos”, la obra de Sautet promovió la idea de que la filosofía puede ser ejercida por cada persona con voluntad de pensar.

La adopción de la cafetería como ágora fue inspirada por la idea posmoderna de que la filosofía debe abandonar los claustros y mudarse allí donde esté la gente, para jugar un papel más activo en la vida social. Desde el principio del milenio, este concepto fue el disparador de un interesante boom editorial que analizó los fenómenos de la cultura pop en clave filosófica, con libros dedicados a Dr. House, Mad Men, Los Simpsons o Lost y su relación con las grandes ideas. “Una cucharadita de azúcar ayuda a que uno pueda tragar un remedio y una dosis de cultura pop ayuda a entender a Kant”, compara William Irwin, considerado el padre del filón con su libro Seinfeld and Philosophy: “La filosofía tuvo un problema de mala prensa durante siglos, pero estos libros intentan cambiar eso, demostrando que el pensamiento puede ser relevante en la vida cotidiana”. Alguna vez, el genio inglés Bertrand Russell se lamentó de que “los tontos y los fanáticos estén llenos de certezas, mientras que la gente inteligente está llena de dudas”: la filosofía de coffee-shop tiene sus detractores, los que argumentan que no es más que una banalización de la sacra institución del pensamiento, pero sus defensores repiten que usar la cabeza no hace ningún daño y que, aun por ambicioso, el objetivo de la discusión no deja de ser el más noble que pueda existir: reflexionar sobre cómo hay que vivir.

Una copa de vino árabe

Como un lubricante social, el consumo de alcohol reduce las inhibiciones. Desde El banquete de Platón, escrito hace más de dos mil años, la imagen de los pensadores discutiendo acerca de los asuntos del día acompañados por una vasija de vino confirmó el vínculo entre las libaciones y el intelecto. El café es la bebida antierótica por excelencia: pone alerta los sentidos en lugar de enturbiarlos (de esta verdad se deriva el hecho de que nadie tome café para perder la cabeza y entregarse a la sinrazón de la pasión). “El café es licor sobrio y poderosamente cerebral que, muy al contrario de los espirituosos, agudiza el discernimiento y la lucidez. Suprime la vaga y tosca poesía de los vapores emitidos por la imaginación y, a partir de una realidad neta, hace brotar el destello de la verdad”, escribió el célebre historiador francés Jules Michelet (1798-1874). En su llegada a Europa a través de los hábiles comerciantes del Medio Oriente, el café se conoció como “vino árabe” y, mucho antes de la aspirina, se prescribía como medicina potente contra la fiebre, la gota, el escorbuto o la depresión, siempre preparado al modo oriental.

“La atmósfera general que rodea las ‘conversaciones etílicas’ se caracteriza por una falta general de sentido y seriedad”, distingue el filósofo Bassam Romaya en Coffee, Philosophy for Everyone. Entonces, ¿qué es lo que puede hacer un buen café por el pensamiento? El argumento más sólido es que esta bebida milenaria, gracias a su componente esencial, la cafeína, aumenta las habilidades cognitivas. Según Romaya, “el pensamiento mejora como resultado del consumo de café”. Las pruebas son químicas: se agudiza la capacidad cerebral, crece la atención a los detalles y se activa rápidamente la memoria de corto plazo. “Muchas de estas habilidades son necesarias, y a menudo empleadas, cuando uno se envuelve en la reflexión o el diálogo filosófico”.

Los intentos de encontrar el mejor método para practicar la filosofía no son nuevos: a través de la historia occidental, muchos pensadores discutieron qué significa filosofar, cómo obtener los mejores resultados y, por supuesto, si en definitiva sirve para algo o es un ejercicio inútil de onanismo mental. “Los filósofos a menudo discuten acerca de qué clase de indagación debería considerarse ‘filosofía’ y, sobre todo, nunca coinciden en qué convierte un pensamiento en ‘buena filosofía’”, explica Romaya. Si desde hace cientos de años se debate qué es el arte, para este autor la comparación exacta sería entre el pintor vocacional y el discutidor del café: “Ambos practican conceptos elementales de propósitos más complejos, pero que pueden ser mejorados con un mayor grado de dedicación y durante un período más largo de tiempo”. La conclusión es que el café ofrece beneficios en una amplia variedad de inquietudes profesionales o creativas: si los monstruos sagrados de la Ilustración se reunían en el Café Procope de París, las bestias de la poesía beat norteamericana hacían del coffee shop su lugar de rebelión y pertenencia.

En una aldea poblada por irreductibles galos, el senil druida Panoramix guardaba el secreto de la poción mágica que otorgaba poderes sobrehumanos: dos mil años después, la fórmula tiene estado público y, de tan ubicua, sólo exige que se capture la atención de un mozo y se dibuje una “c” con el pulgar y el índice (aun así, no intente cargar un menhir sobre su espalda). Si la cafeína fue descubierta por un doctor alemán en 1820 a pedido de su buen amigo J.W. Goethe, que tenía recurrentes problemas de insomnio, hoy perdura como el combustible intelectual de cualquiera que se siente en una mesa del bar de la esquina o del Café Descartes, ubicado en el centro de Chicago, que invita a la reflexión con su lema: “Bebo, luego existo”.

Publicado en Le Monde Diplomatique

 
Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.491
Calificaciones
60.392
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
El café y el tango...


El último café

Llega tu recuerdo en torbellino,
vuelve en el otoño a atardecer
miro la garúa, y mientras miro,
gira la cuchara de café.

Del último café
que tus labios con frío,
pidieron esa vez
con la voz de un suspiro.

Recuerdo tu desdén,
te evoco sin razón,
te escucho sin que estés.
"Lo nuestro terminó",
dijiste en un adiós de azúcar y de hiel...

¡Lo mismo que el café,
que el amor, que el olvido!
Que el vértigo final
de un rencor sin porqué...

Y allí, con tu impiedad,
me vi morir de pie,
medí tu vanidad
y entonces comprendí mi soledad
sin para qué...

Llovía y te ofrecí, ¡el último café!


Música: Héctor Stamponi
Letra: Cátulo Castillo
 
Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.491
Calificaciones
60.392
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Adéntrate en el arte de tostar café






El avance de la tecnología ha permitido que hoy en día el tostar café sea algo cotidiano y casi invisible en los establecimientos que ofrecen esta bebida. Sin embargo, el tostar café no es algo sencillo, y existe un conjunto de reglas y procedimientos que convierten a un simple grano verde de café en uno muy aromático, oscuro y brillante.​




Para tostarse hay dos formas, la tradicional o mejor conocida como de tambor, y la que es a través de lecho fluido o aire caliente. Ambos métodos son altamente eficaces pero hay quienes opinan que por el tipo de contacto que hay entre el café y el calor en el método de aire caliente, el café se tuesta más uniformemente.​


En el método del tambor se lleva a cabo un tostado por medio de conducción, es decir, que el calor se va transmitiendo de grano en grano y el contacto con el fuego es más directo.​

1586203048648.jpeg

Ya sea usando uno u otro método, el verdadero arte del proceso está a cargo del tostador, en cuyas manos está el no arruinar la calidad de la bebida, y para ello debe contar ya sea con una previa buena capacitación o experiencia acumulada. Su trabajo se reflejará en su totalidad en la excelencia del café en la taza.​




Parte del arte del tostado tiene también que ver con tener un espacio exclusivo para ello, lo que se exige por norma de calidad con el fin de que se produzca una combinación de olores, variedades o el ahogo del personal con el vapor de la máquina de tostar.​


Otro dato interesante es que mientras más claro sea el tostado, mayor acidez tendrá en la taza y a la inversa, mientras más obscuro sea el tostado, mayor dulzura tendrá en la taza.​



Entre los distintos tipos de tostado se encuentran el Tostado ligero o pálido, el Tostado medio o Americano, el Tostado Oscuro, el Tostado Francés y el Tostado italiano. Así, a medida de que se incrementen las escalas de colores obscuros en los tostados, el café tendrá características más completas, más dulces y con menor acidez.
Al terminar el tostado de los granos de café, estos deben envasarse al vacío para evitar la pérdida de sus atributos y una posible oxidación del café con el contacto con el aire. Su frescura siempre dependerá del tiempo que lleva tostado.

https://expocafe1.blogspot.com/2020/03/adentrate-en-el-arte-de-tostar-cafe.html​
 
Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.491
Calificaciones
60.392
Ubicación
Buenos Aires - Argentina


El café es la segunda bebida más consumida en el mundo, 2.250 millones de tazas son tomadas a diario; contiene antioxidantes y diversos componentes que benefician la salud, se caracteriza por su aroma, sabor y calidad. Sin embargo, lo que realmente emerge alrededor de una taza de café son las tradiciones culturales ligadas al país de consumo, ya que una taza de café a cualquier hora del día es la excusa perfecta para pasar tiempo con amigos, pareja o hablar de negocios.


Aquí haremos un breve recorrido por los continentes donde su elaboración y consumo hacen parte de la cultura según el país.


En África se reconoce a Etiopía como el sitio donde se originó el café, para los etíopes esta bebida es muy importante, ya que tiene un significado social y ancestral. Existe una ceremonia para su preparación que se considera sagrada, para la buena suerte o la fertilidad.


En Europa existen diversos rituales en torno al café bien sea como bebida fría o caliente. Italia es uno de los países más representativos y se conoce como la cuna del café expreso o los buenos baristas, se caracterizan por cuidar todo el proceso para preparar un buen café, desde la selección del grano hasta la máquina donde lo procesan. En este país el café es sagrado, un arte y motivo de orgullo nacional. El expreso y el capuccino son los más famosos. Mientras que en Irlanda sirven el café con canela y whisky, estableciéndose como una de las variedades más deliciosas y perfectas para el invierno.


Por otro lado, en Alemania y Grecia preparan una bebida helada, con café instantáneo, helado, crema y chocolate o con una capa de espuma de leche, respectivamente.


En los países asiáticos, el té ha sido la bebida caliente por excelencia y tradición, una costumbre muy arraigada a los adultos y ancianos. Sin embargo, el café instantáneo se ha convertido en una bebida de preferencia para los jóvenes. Por ejemplo, en Corea del sur, el consumidor toma una taza de café con frecuencia antes de salir de su casa como una de las principales fuentes de energía, mientras que en Japón y China el café se considera una bebida energética para consumir fría, en lata o en botellas de plástico, que se compra en un bar o en distribuidores automáticos que se encuentran por todas partes.


Sin embargo, en países como Vietnam el café es una bebida caliente y lo consumen de una manera curiosa, preparan el café con hielo, tres partes de agua hirviendo y dos cucharadas de leche condensada, o usan café de filtro vietnamita, una yema de huevo y dos cucharadas de leche condensada.


En América Latina y del Norte, el café se enmarca en contextos laborales y sociales. En Colombia es un ritual ofrecer un café, al que se llama “tinto”, a una persona que visite un hogar o lugar de trabajo, este ofrecimiento es una señal de que el visitante es bienvenido.


En Miami las 3:00 p.m. es la hora oficial para hacer una pausa en el trabajo y tomarse un café cubano, movimiento que fue nombrado “3:05 Cafecito of Miami” en honor al código de área telefónico de esta ciudad.

 
Registrado
25 May 2014
Mensajes
136.270
Calificaciones
531.431
El coronavirus hace temblar a la industria del café
Kenia y Honduras, dos grandes productores, ya están afectadas para la recolección y comercialización. Y crece el temor en Brasil

El café es la tercera fuente de ingresos por exportación de Kenia. (REUTERS)

Para limitar la propagación del Covid-19, las autoridades de Kenia han pedido a la Bolsa de Café de Nairobi que suspenda sus subastas. Esta es una de las varias perturbaciones causadas por el coronavirus a toda la industria mundial del café.
Desde Kenia hasta Honduras, pasando por la India y Brasil, todos los grandes productores de este commodity en el planeta están sufriendo por la pandemia.
La Bolsa de Café de Nairobi interrumpió su subasta electrónica a mediados de su período de sesiones el 31 de marzo, una decisión de las autoridades kenianas para detener la propagación del virus. Desde entonces, los 700.000 productores han estado preocupados por la comercialización de su cosecha, la tercera fuente de ingresos de exportación del país.
El café de Kenia es un arábica de alta calidad destinado principalmente a los torrefactores artesanales de Europa y los Estados Unidos. Es un mercado nicho, con menos de 900.000 bolsas de 60 kilos enviadas cada año.

Honduras, en cuarentena en medio de la cosecha de café
Por lo tanto, el impacto es más local, en Kenia, que internacional. No obstante, la industria mundial del café sigue experimentando grandes trastornos debido al coronavirus. Honduras, el cuarto exportador mundial, ha tenido un período de confinamiento de 15 días en medio de la cosecha, al igual que el Perú.

En Honduras se decretó un confinamiento en plena época de cosecha del café

En Honduras se decretó un confinamiento en plena época de cosecha del café
En la India, los cargamentos de café esperan desesperadamente un sello del gobierno para salir del puerto de Bangalore. Los contenedores que aún están atascados en China han desaparecido, los barcos están cancelando las escalas en Le Havre (Francia) y no están entregando el café a tiempo. Y esto en un momento en el que los consumidores han estado corriendo por los paquetes de café en las tiendas. El miedo a perderse antes de ser confinado a su casa. “El impulso ha retrocedido un poco, pero en Francia, todo el mundo ha comprado su peso en café”, ironiza un comerciante.
Temor por Brasil, que no ha tomado medidas preventivas
Esto ha llevado a los grandes torrefactores que abastecen a los supermercados a tomar un mes de adelanto en sus compras de granos. ¿Este frenesí a corto plazo compensará el colapso del consumo de café fuera de casa, ya que los bares, restaurantes y hoteles han cerrado? Nada lo indica. Los precios del Arábica ya han retrocedido tras un fuerte repunte desde finales de febrero.

Una máquina de cosechadora de café en una plantación en la ciudad de Sao Joao da Boa Vista, en Brasil.

Una máquina de cosechadora de café en una plantación en la ciudad de Sao Joao da Boa Vista, en Brasil.
Lo que es seguro es que toda la industria del café tiene que adaptarse hora a hora a las incesantes perturbaciones. El gran temor para los próximos meses es que Brasil, que comenzará la cosecha, la más grande de su historia, se quede sin contenedores o se enfrente a una gran crisis sanitaria, ya que el gobierno de Jair Bolsonaro no ha tomado medidas preventivas.
 
Registrado
25 May 2014
Mensajes
136.270
Calificaciones
531.431
Café gratis para quien trabaje durante el confinamiento: Ben Ramírez cuida al vecindario por la ventana de su casa



Un hombre de San Francisco está llevando alegría a su vecindario al servir café gratis a los trabajadores esenciales.
Ben Ramírez espera junto a su ventana abierta en la calle Pfeiffer con un letrero que dice "Café gratis".

Cuando ve pasar a un cartero o un trabajador de la salud, ofrece sus servicios.

El joven dice que tiene la ubicación y los recursos para hacerlo realidad. "Siempre quise hacer algo por esta ventana", dijo Ramírez. "Vivimos en esta pequeña y bonita calle donde todos se conocen".

Tiene una mano de gorila de juguete, perfecta para el paso socialmente distante del café.

"Mantén la distancia de las personas con este pequeño ... Es como entrego el café a las personas. Con este pequeño brazo que le robé a mi hijo", dice, sosteniendo la mano de juguete.

Ramírez dice que tenía los suministros porque desearía montar una cafetería y se ha estado formando. Vio una gran oportunidad para practicar un poco y abastecer a los trabajadores cuando las cafeterías tenían que cerrar.

 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)