¿Qué fue de...? (1 Viewer)




Registrado
21 Mar 2012
Mensajes
3.489
Calificaciones
16.762
Condenan a Ornella Muti a ocho meses de prisión por cenar con Vladimir Putin
ABC.ES / MADRID
Día 28/02/2015 - 13.26h

La actriz presentó un justificante médico para cancelar una obra de teatro

AFP
La actriz Ornella Muti durante el festival de Cannes en 2009

La actriz italiana, Ornella Muti, ha sido condenada por un tribunal aocho meses de prisión y una multa de 600 euros. Tal y como informa L'Express, los hechos tuvieron lugar en diciembre de 2010, cuando Muti canceló una actuación en el Teatro Verdi y se fue a cenar a San Petesburgo con Vladimir Putin. La pareja compartió mesa en la cena benéfica con Gérard Depardieu, Sharon Stone, Kevin Costner y Monica Bellucci.

Para poder cancelar la representación teatral, la actriz presentó unjustificante médico en el que indicaba que tenía laringo-faringitisy necesitaba cinco días de descanso para recuperar la voz. Cuando laempresa que se dedicaba a su representación, que ya le había pagado25.000 euros, se enteró de que la italiana no estaba enferma decidió emprender acciones legales porque el teatro reclamaba una indemnización.

Ahora, la actriz ha sido declarada culpable y tiene que pagar 600 euros de multa y deberá cumplir 8 meses de cárcel. Muti podría eludir prisión si paga una indemnización de 30.000 euros al Teatro Verdi.

http://www.abc.es/estilo/gente/20150228/abci-ornella-muti-putin-201502281259.html
 
Registrado
24 Oct 2014
Mensajes
922
Calificaciones
3.260
El drama económico de Lorenzo Lamas
ABC.ESABC_ES / MADRID Día 03/12/2014 - 19.10h

El actor vive asfixiado por las deudas mientras tiene que hacer frente a la manutención de sus seis hijos


DANIEL G. LÓPEZ
El actor Lorenzo Lamas
Si Madonna ha decidido hacer un topless a sus 56 años, la misma edad es la que ha impulsado al actorLorenzo Lamas para escribir su autobiografía. Aunque llegará a las librerías el próximo 9 de diciembre, el libro está causando un revuelo importante. Según el intérprete, ha plasmado su vida en papel porque ha llegado el momento de contar «la verdad sin adornos». Al menos, así lo promete la camapaña de promoción editorial.

Su vida, en resumen, trata de una infancia poco feliz y una vida adulta rodeada de drogas, mujeres y coches de alta gama. Una espiral que hace diez meses le hizo caer de nuevo en la bancarrota, segunda vez que le ocurre en la última década. La deuda, de 322.000 dólares (unos 250.000 euros), no parece excesivamente abultada para una persona con los ingresos que pudo percibir Lamas en sus años de éxito. Sin embargo, en su cuenta parece que ahora solo hay 500 dólares y vive asfixiado por las deudas que tiene con sus cuatro exmujeres, así como por la manutención de sus seis hijos.
http://www.abc.es/estilo/gente/20141203/abci-lorenzo-lamas-ruina-201412031836.html
Ahora su quinta esposa está gestando al nieto de él, hijo de su hija... Este tipo, en sí mismo, es un culebrón...
 
Registrado
24 Oct 2014
Mensajes
922
Calificaciones
3.260
GENTE
Bárbara Rey: «Con Alain Delon me pasó igual que con Chelo García Cortés»

Día 12/01/2015 - 01.49h

La actriz acaba de ser nombrada hija predilecta de Totana y repasa su vida para ABC. El destape, sus amores, la pasión por el juego...

BELÉN DÍAZ
Bárbara Rey posa en el museo ABC

López Vázquez y Ciges la raptaban en «La Escopeta Nacional». Simbólico rapto: ella era masoquista, ellos, onanistas. Rubia europeizada y objeto sáfico de la retorcida Transición, después domó elefantes. Su viaje a Las Vegas con Ángel Cristo merece película

-¿Tiene negro para su memorias?

-Necesito una tribu, más que un negro. Pero con lanza y todo. El día de la Constitución me pusieron una calle en Totana. No fue nadie de la prensa porque sólo interesa lo desagradable y si echo un polvo o no con un señor.

-¿Fue un encuentro con su infancia?

-Yo era un trasto. La abuela de Chendo tenía un terrenito con una balsica. Yo me quitaba el uniforme, me quedaba en bragas y a nadar en medio metro lleno de bichos. Con nueve años eso ya era un escándalo. «La Chenda» me decía: «Ya verás cómo suba tu madre».

-Usted fue la sueca de aquí.

-Estaban Agata Lys y Nadiuska, de mucho pecho y caderas. Yo era estilizada. De hecho, a mí me ha gustado siempre ir con pantalón y tenía que ir a boutiques de hombres porque los de mujeres me quedaban pesqueros. He sido un poco ambigua. Pelito corto, poco pecho, piernas largas. Berlanga estaba loco porque las enseñara.

-¿De ahí viene la moda de hacer de lesbiana?

-No fui la que inicié el destape, pero no reniego. Me pareció interesante reivindicar el lesbianismo. En los estrenos el vestíbulo estaba lleno de mujeres arrodilladas, besándome las manos, dándome las gracias y llorando, que parecía yo el papa en vez de Bárbara Rey. Ya desde entonces el colectivo es mío. Una mujer como yo es difícil que tenga amigos que no sean gais porque con los otros siempre hay una mano suelta.

-¿Es tocón el español?

-Sí, mucho. Hay algunos que son amigos y te invitan a cenar y cuando entramos al sitio te ponen la mano por la cintura o te cogen del brazo. ¿Pero por qué me toca este tío?

-¿Lo de Chelo fue experimentación?

-Fue cabezonería. En «Carne apaleada» había hecho con Esperanza Roy una secuencia de s*x* bastante dura y ya sabía que el roce con una mujer me era bastante desagradable. Claro que si dijera que fue más agradable besar a Fernando Esteso también mentiría.

-Sería tentada por muchas lesbianas.

-Claro, yo era la lesbiana oficial de España. Me pusieron como hoja de perejil y en algún estreno no nos quemaron como a Juana de Arco porque no llevarían mixtos. Pero arremetían contra mí, ni contra la Roy ni contra Rocío Dúrcal. Como si Barbara Rey hubiera hecho un bollo con un ser celestial.

-¿Era la época de Alain Delon?

-No, eso fue antes, en el 74. A mí me gustaba mucho, claro, pero a él le gusté yo más. Venía a verme al Teatro La Fontana. Cada vez que venía a España me llamaba. La cantidad de mensajes que me dejaba en el contestador... Estaba enloquecido conmigo. En París yo vivía en la casa de Alain y nunca quise que me sacaran fotos con él. Salíamos a pasear los perros por el Sena, le acompañaba a probarse ropa en Christian Dior... La que corté fui yo.

-¿Era aburrido?

-Me pasó como con Chelo. Me quedaba extasiada mirando lo guapo que era, pero hay una cosa que se llama piel. Oye, yo tenía química con mi marido y no te cuento con otros feos.

-De Alain Delon a su marido...

-Tenía otras cosas que no tenía Alain Delon. A veces una mano te toca y te estremece.

-Otro francés fue Frank Francés.

-Con él sí había química. Hubo también un mestizo, lo más guapo que he visto. Estaba ya separada. Nos invitaron a Cuba y fuimos a bailar con algunos amigos, todos locos y locas por ligarse al negro. ¿Sidney Poitier? Una porquería. Era mulato e iba vestido de safari que era para subirse a una palmera. Me sacó a bailar, pero nada más.

-Fue la musa de la UCD.

-Eso decían. Yo ni tenía idea de qué era votar, pero a los que colaboramos con la UCD ni las gracias nos dieron. Bueno, sí, yo recibí un ramo de flores. Cuando Suárez legaliza el PC, TVE se lleno de personas de izquierdas. Fue un pacto. Todos los que habíamos colaborado con la UCD y que trabajábamos por nuestros méritos nos quedamos en la calle. Si ibas a un programa los cámaras no te querían grabar. Ahora soy apolítica, ácrata.

-¿Eran los días con Garrigues Walker?

-Fue la mejor persona que conocí. Ese sí que era un liberal de verdad.

-¿Fue una de las primeras famosas en meterse en un reality?

-A la fuerza ahorcan. En «Pesadilla en la cocina» me sacaban de borracha, pero yo iba con la copa en la mano a todos lados para que no se la bebiese Bienvenida Pérez, que me pedía el tetrabrik de vino baratejo para cocinar. No bebo, soy alérgica a los taninos.

-El juego es su único vicio.

-Pero no soy ludópata, soy jugadora. Los casinos de ahora me quitaron el vicio. Antes aún ganabas alguna vez; el crupier tenía un tacto fantástico y tiraba la bola al sector o barajaba de modo que al cortar podía salirte un buen sabor. Pero ahora son máquinas. Las cartas salen agrupadas y en la ruleta la bola cae donde les da.

-Hizo un spot para Hacienda: «Ángel y yo siempre decimos la verdad».

-Quita, no me lo recuerdes. Y encima salgo gorda como una vaca. Ángel y yo llevábamos las cosas bien, para tratarse de un circo.

-Dígame otro feo.

-Rexach era muy feo.

-Se movería poco, decía que correr era de cobardes.

-Conmigo no. Era como una gacela moviéndose por la raya. De cuerpo bien, de cara feico, pero me encantaba. No quería que nos viesen, decía que por el míster, pero era por la novia.

-¿Y la enemistad con la Cantudo?

-Ella no ha sido generosa con nosotras. La obvié siempre hasta que llegó lo de Blanca Villa, cantante extraordinaria a la que demandó y que tuvo que perder su casa. Yo las vi en el estudio grabando. Lo presencié.

-También fue dura con Corinna. Dijo que se había quedado sin pelo.

-Dije que tiene menos pelo que yo y que eso nos pasa a las mujeres con la menopausia. Si no la tiene es que igual es extraterrestre. Pero lo normal es que la tenga, porque nos llega a todas. Como la muerte.

-«A todas nos llegará», dijo Obregón.

-Si lo dice ella, que es bióloga...

http://www.abc.es/estilo/gente/20150112/abci-barbara-entrevista-201501092028.html

Habla de todo menos del Juancar, quince años acostándose con él y viviendo a su costa, quiero decir, a nuestra costa, claro...
 
Registrado
4 Ago 2013
Mensajes
15
Calificaciones
87
Yolanda, la hija del famoso trompetista Rudy Ventura, fallecido hace unos años...esta chica tiene muchísimo éxito en México, donde vive hace ya bastantes años...
Pues… habría que definir el concepto "muchísimo éxito" porque soy mexicana y acá se la conoce por haber sido pareja de dos actores de medio pelo hacia abajo y profesionalmente ha hecho papeles muy secundarios en telenovelas de poco éxito.
 
Registrado
21 Mar 2012
Mensajes
3.489
Calificaciones
16.762
CLAUDETTE, SU FIEL REPRESENTANTE
Mari Trini ocultó su historia de amor
Desvelamos este romance al cumplirse seis años de su muerte. Claudette estuvo a su lado desde hacía alrededor de cuarenta años.

Mari Trini en un concierto | Imagen de televisión

MANUEL ROMÁN 2015-04-05
Frágil, efímera es frecuentemente la popularidad en el oscilante mundo de los artistas. Por ejemplo: ¿cómo es posible que Mari Trini, considerada la más destacada cantautora en su época, década de los 70 y mitad de la siguiente, viviera sus últimos años olvidada, sin contratos? Se cumplen ahora seis años de su muerte. Llevaba enferma algún tiempo, retirada en su tierra murciana, sin perder aún las esperanzas de su recuperación, soñando con despedirse en un concierto que hubiera puesto broche de oro a una espléndida carrera musical. Pero no pudo ser. El 7 de abril de 2009 nos dijo adiós para siempre. A su lado, Claudette. Inseparables desde hacía alrededor de cuarenta años. Casada, madre de un hijo, dejó su hogar para permanecer constantemente junto a Mari Trini. Eran uña y carne. Oficialmente, Claudette ejercía de representante de la artista. De puertas para dentro era algo más: la compañera fiel, a veces celosa. Quien la aconsejaba cómo vestirse, qué lugares frecuentar; su sombra siempre. La mujer de sus sueños. Mari Trini nunca habló sobre su vida privada: comentaba que no deseaba destapar detalles de su vida amorosa.


Por eso, algunos periodistas dieron de ella una imagen bien diferente a sus auténticos sentimientos. La traté bastante. Me dijo un día: "Cuentan que soy arisca, solitaria, antipática… Falso. Lo que no me presto es a romances inventados, a trucos publicitarios como hacen otras colegas". Pero tampoco quería revelar quién ocupaba su corazón. Estaba en su derecho de preservar su intimidad. Tampoco contó en ninguna entrevista que pertenecía a una familia con título nobiliario. Confieso que de ello me enteré cuando se murió y leí la esquela mortuoria, donde figuraba su madre, la excelentísima señora doña María Mille Campos, Duquesa Viuda de la Torre y el nombre de sus tres hermanos, aunque no el de Claudette, lo que se entiende perfectamente.

Publicidad

María Trinidad Pérez-Miravete Mille nació en una pedanía murciana aledaña al término municipal de Caravaca de la Cruz el 12 de julio de 1947. A los cuatro años se trasladó a Madrid con su familia. Padeció una nefritis que, unida a otras complicaciones en su salud estropearon su infancia y parte de la adolescencia. Tuvo que permanecer seis años en la cama. Me contó: "Fue una cosa del riñón. Padecí un foco infeccioso. Tuvieron que operarme varias veces de la garganta, la cabeza, los oídos… Mi boca quedó algo retorcida desde entonces…Un eminente urólogo, teniendo yo catorce años, dictaminó que mi curación era imposible". Menos mal que otro galeno consiguió que la futura cantante se fuera recuperando poco a poco.


En esos años de dolores y ensoñaciones, la joven fue adquiriendo una suficiente cultura y hasta decidió recibir clases de música. Se las impartía un animoso compositor que pronto se haría popular: Fernando Arbex, líder de Los Brincos. Y en ese periodo es cuando se fragua el futuro artístico de quien sería conocida simplemente como Mari Trini. A la que por conductos familiares conoció el célebre director cinematográfico Nicholas Ray, el deRebelde sin causa con James Dean, quien regentaba en Madrid, en los primeros años 60 un club llamado Nika´s. Allí comenzó a cantar nuestra neófita intérprete: piezas de Brenda Lee, de Los Everly Brothers… En esa faceta de ocasional mánager, Ray la llevó a Londres, donde ella actuó en un programa de la BBC, conoció a Paul McCartney… De esos ambientes donde se cocía el pop y la beatlemanía saltó a París, frecuentó los ambientes de la bohemia, las cuevas del existencialismo, trabó cierta amistad con Jacques Brel…


En 1968 volvió a Madrid, probó suerte en una multinacional discográfica RCA, cantando composiciones de Aute y Patxi Andión. Pero quería triunfar por sí misma, con temas propios, lo que logró ya a partir de 1970. En esos primeros pasos tuve ocasión de conocerla: fumaba cigarrillos negros Gauloises, franceses, muy fuertes. Me confesó que le apasionaba pilotar coches de Fórmula 1, para lo que no sólo estaba preparada, sino que disponía de su carné correspondiente. Llegaron sus éxitos incontestables: Amores (el álbum estuvo un año entero en el número 1 de las listas), "Yo confieso", "Si no te vas con la tarde", "Ayúdala", "Mi tercer amor", "Cuando me acaricias", "Mañana", "Vals de otoño", "Yo no soy esa", "Un hombre marchó", "Una estrella en el jardín"… Quince años de éxitos ininterrumpidos. Y poco a poco, la distancia del olvido.


Me confesó, amargada, una noche de la segunda mitad de los años 80, que en su casa de discos ya no la querían, que la instaban a competir con Alaska y los Pegamoides y Nacha Pop. "Y yo tengo mi estilo", me insistía, dolorida. En los años 90 intentó subsistir en otra editora catalana, Divucsa, pero sin éxito. En 2001 un conocido periodista musical, promotor discográfico, la requirió para grabar un disco con Los Panchos de Rafael Basurto. Cantaría boleros del trío mexicano y éste haría versiones de éxitos de Mari Trini. En el proyecto ella aportó dinero y sus derechos de autora. Fue el último disco de su vida. Un fiasco. Denunció a aquel ocasional socio (cuya identidad conocemos, silenciándola piadosamente). Se sintió estafada. Así lo denunció, ganando finalmente el juicio, aunque sólo recuperó los derechos de sus canciones, pero no sus ahorros. Y a partir de ahí vino su definitivo declive, cuando ya las nuevas generaciones ignoraban quién era ella: una excepcional cantautora; la voz de la melancolía, de los derechos feministas, de las hermosas canciones de amor que no se apoyaban en la cursilería…


Lejos de aquella popularidad perdida, sin apoyo artístico ni económico, aceptó el ofrecimiento de vivir en una urbanización a las afueras de Murcia a cambio de prestar su nombre y su figura para promocionar aquel negocio inmobiliario. Los comentarios en la prensa nacional a su muerte recordaban su glorioso pasado, pero apenas se detenían en lo que fue su triste e injusta última estación de su vida. Es tópico insistir en ello pero podemos seguir recordando sus maravillosas canciones, consolándonos así de su dolorosa pérdida. A mí me sigue conmoviendo, por ejemplo, su versión en francés de "Ne me quitte pas". Fuera de la de su mitificado creador he encontrado pocas con la emotividad que aporta mi inolvidable buena amiga.

http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2015-04-05/mari-trini-oculto-su-historia-de-amor-1276544676/
 
Registrado
21 Mar 2012
Mensajes
3.489
Calificaciones
16.762

SU TRISTE FINAL
Gracita Morales murió hace 20 años, sola y abandonada

Fue una de las actrices cómicas más populares. Sus circunstancias personales fueron lamentables.

Gracita Morales | Imagen de televisión

MANUEL ROMÁN 2015-04-03
Se cree, equivocadamente, que la vida de los cómicos es siempre alegre, cual se muestran en el mundo del espectáculo. No fue el caso, por ejemplo, de Gracita Morales, una de las actrices cómicas más populares, de quien se cumplen ahora veinte años de su desaparición, en lamentables circunstancias personales. María Gracia Morales Carvajal era madrileña, hija del que fuera empresario del teatro Calderón antes de la guerra civil. Quería ser bailarina mas hubo de abandonar sus estudios de danza clásica por consejo médico. Entonces decidió ser actriz, integrada en importantes compañías teatrales que encabezaban Josita Hernán, Catalina Bárcena, Ernesto Vilches, Antonio Vico y Carmen Carbonell… Su vis cómica la destapó en 1959 en el estreno de La feria de Cuernicabra, de Alfredo Mañas. Una simple frase pronunciada con su característica voz atiplada le sirvió para provocar una carcajada general del público: "¡Ave María Purísimaaaaa…!" Al año siguiente prácticamente debutaba en el cine (había hecho anteriormente un papelito en 1954) con la versión cinematográfica de Maribel y la extraña familia. Y ahí comenzó su despegue. Se convirtió en la chacha nacional, a menudo dando gritos con su acostumbrado sonido gutural: "¡Señoritoooooo…!" El 26 de junio de 1960 contrajo matrimonio con un pintor canario, Martín Zerolo, al que había conocido en Tenerife estando de gira teatral.
Una unión desgraciada que apenas duró ocho años. Mariano Ozores contaba que el marido fue "una especie de Valium para Gracita", en cambio Alfredo Landa recordó que "el pintor le salió rana". Probablemente aquella desdichada relación precipitaría el "comienzo del fin" de la carrera de Gracita Morales. Coincidió con José Luis López Vázquez en una quincena de títulos, formando una taquillera pareja en el cine de los años 60, con títulos como Atraco a las tres, Operación cabaretera, Sor Citroen,Operación Mata-Hari, Operación bi-ki-ni, ¡Cómo está el servicio!… Hacían las delicias de millones de espectadores, poco exigentes con los argumentos. Pero el carácter de la actriz fue agriándose poco a poco, al punto de que los rodajes de gran parte de aquellas desternillantes películas resultaban complicados por culpa de ella. López Vázquez la retrató de esta manera: "Era bastante envidiosa en algunos sentidos y cuando veía a una actriz más joven se sulfuraba mucho". Ello llegó al extremo de que rodando Operación bi-ki-ini debieron "cruzársele los cables" pues, en un arranque de ira y celos, arrojó un cenicero de cristal a una compañera, a la que por poco "desgració" para siempre.
Luego, tenía manías, como la de fregar su "roulotte" (ya saben: el vehículo destinado a los principales actores cuando se desplazan fuera de los estudios), sin importarle que esa faena retrasara el rodaje. Alfredo Landa, que también trabajó mucho con ella, refería que era impuntual en el trabajo, lo mismo que había días que no acudía a su cita laboral y, cuando iba, mostraba a lo peor su ángulo dictatorial, pretendiendo que tal actor fuera expulsado de la película: "¡A ése, que lo echen…!" Y no daba explicaciones de sus fobias. De "caprichosa, despótica e intratable" la calificaba el inolvidable actor pamplonica en sus memorias. El prolífico Mariano Ozores, que la dirigió en buen número de películas, es menos ácido respecto a la actriz, aunque no silencia tampoco sus inexplicables reacciones: "Caritativa, cariñosa, pero de vez en cuando tenía arrebatos de cólera, los que nos hacían olvidar sus virtudes. No tuvo suerte ni en su vida privada ni con su salud". Revelaba asimismo que uno de los productores que más veces contrató a Gracita Morales, José María Reyzábal, reconocía que ganaba dinero con las películas de ella pero acabó por no tenerla en sus repartos a causa del genio incontrolable que mostraba y los problemas continuos creados por su obsesión en que todos los de su alrededor se supeditaran a ella.
Se corrió la especie de que podía arruinar una película en cualquier momento. "La profesión no le dio de lado –concluía Mariano Ozores-, sino que fue ella misma la que con su actitud, sus problemas personales, se fue alejando paulatinamente del cine. Se dijo que al no haber tenido hijos pudo deberse su desequilibrio sentimental". Y alguien tan querida como Concha Velasco, incapaz de hablar mal de nadie, a propósito del rodaje de Juicio de faldas donde junto a Manolo Escobar tuvo como compañera a Gracita, contaría algunos de los líos que formó ésta, empezando con que no se sabía el guión, ni dio muestras de conocer quién era el cantante, de indiscutible popularidad. Además, se enfadó porque el personaje que le escribió a propósito el director José Luis Sáenz de Heredia se llamaba como ella, Gracita: "¡Que yo me llamo Gracita, hijo de p*ta!", le espetó a quien era todo un caballero, incapaz desde luego de reprenderla por su soez expresión. De ella, acabó comentando esto Concha Velasco: "Era la persona más taquera que conozco. De ella aprendí cosas como 'el cabrón de bastos' o 'la p*ta de oros'".
Para rematar toda esa retahíla de despropósitos añadimos esto otro en boca de José Luis López Vázquez: "Fue vetada porque era temperamental. Estaba enferma mentalmente, lo que le creó un estado de ansiedad que nos hacía la vida imposible a todos. Siendo una persona maravillosa, con un carisma y una personalidad asombrosa, gracia espontánea y arrebatadora… no compensaba trabajar a su lado". Se pasó tres años sin trabajar hasta que en 1980 se recuperó de aquella crisis depresiva. Pero ya sus trabajos fueron espaciándose y cada vez más alejados de su condición protagonista, cuando tiempo atrás había sido insustituible por su gran comicidad. Por cierto, en la calle hablaba casi igual que en sus películas. Su última película, de 1988, fue Canción triste de…. Y en el teatro, año 1991, la comedia Ya tenemos chica, siendo su adiós en la serie de televisión Los ladrones van a la oficina, en un capítulo de 1994. Drogada con pastillas, sola, abandonada, pasó los últimos años de su vida. Murió por insuficiencia respiratoria, según el parte médico. En opinión de Alfredo Landa "acabó con una enfermedad muy jodida, una cosa de la cabeza que la convirtió en una sombra de sí misma". Tenía solo sesenta y seis años cuando se fue de este mundo el domingo 3 de abril de 1995.

http://www.libertaddigital.com/chic/corazon/2015-04-03/gracita-morales-murio-hace-20-anos-sola-y-abandonada-1276544659/
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)