Messi le comunica al Barça que se quiere ir (1 Viewer)

Registrado
21 Oct 2012
Mensajes
2.595
Calificaciones
11.881
Desagradecido?! Con todos los goles que hizo, todas las copas que ganó!! Por favor... Está en todo su derecho si quiere irse.
Es un desagradecido, se lo debe todo al Barsa, pero vamos, q es un persigue balones. Si hubiera descubierto una vacuna o hubiera hecho algo por la humanidad, entendería tanto fervor, en fin, la gente es necia hasta morir.
 

B

Borsalino

Guest
Los peajes de Lionel Messi: del ocaso argentino a la implosión del Barcelona

Los silencios del ‘crack’ siguen marcando el destino del Barcelona. La sucesión de desastres en Europa y la mala planificación han puesto la lupa sobre el argentino, la persona con más poder en un club sin rumbo y en una selección extraviada

1598444911116.png
Messi, durante el partido de cuartos contra el Bayern de Múnich. (Efe)

Pedro Cifuentes
24/08/2020 05:00 - ACTUALIZADO: 26/08/2020 09:49


El fabuloso palmarés de Lionel Messi en el Barcelona permite dos lecturas. Una de ellas es que, con el argentino en el equipo, el club catalán sólo ha ganado una Champions menos que el legendario Real Madrid de Florentino Pérez y Zinedine Zidane. La otra se comenta menos: desde que Messi asumió el liderazgo absoluto del equipo (tras la marcha de Pep Guardiola, en 2012), los azulgrana han conquistado sólo una vez el trofeo de clubes más importante del mundo.

El silencio de Messi desde el humillante 2-8 ante el Bayern preside el descalabro del Barça e impide hacer pronósticos sobre la evolución del club. “No se conoce en la historia del fútbol ningún otro caso de un jugador que haya tenido tanto poder en un club grande”, como reconoce a El Confidencial un exdirectivo culé que prefiere no dar su nombre y meterse “en problemas”. Con Messi siempre sucede lo mismo: muchos hablan en privado, pero nadie se atreve a cuestionarle en público.

La adoración al argentino en la prensa catalana es particularmente unánime (algo muy diferente a lo que sucedió durante años con su gran rival, Cristiano Ronaldo, en los periódicos de Madrid). “Que yo recuerde, no hay ningún columnista u opinador, sea cruyffista o nuñista, en Barcelona que se haya atrevido a tratar el tema del poder de Messi abiertamente”, dice a este periódico un periodista del diario Sport a condición de que no se revele su nombre: “Es una cuestión que solo aparece tangencialmente en algunas tertulias, pero todo el mundo pasa de puntillas. Hasta ahora Messi ha gozado de inmunidad mediática aquí, algo que no ocurre en Argentina”.

Esa inmunidad de Messi revela ahora sus costes, ocho años después de la salida de Guardiola y dieciséis después de su llegada al primer equipo. Además de los 100 millones de euros brutos que cobra el mejor futbolista del planeta (título que conservó durante más de una década, hasta la semana pasada), el capitán del Barcelona tiene una indudable responsabilidad en la crisis estructural de un equipo avejentado, pagado por encima de su valor de mercado y sin hambre, en el que probablemente demasiadas entradas y salidas han dependido de sus célebres silencios: una mirada hacia el suelo de Messi tiene más peso en las oficinas del club que un grito del presidente Bartomeu.



Messi y Suárez, entrenando el día antes al duelo del Bayern. (Efe)

Messi y Suárez, entrenando el día antes al duelo del Bayern. (Efe)

Esta pasada semana, después de la catástrofe lisboeta, Messi convocó un retiro de silencio en una masía de la Cerdanya con sus amigos del vestuario: Jordi Alba, Luis Suárez, Busquets... Todos ellos están lejos de su mejor estado y tienen contratos millonarios garantizados hasta los 35 años. La sobreprotección de Messi y de su círculo íntimo en el vestuario ha hecho del Barcelona el club del mundo con mayor gasto en sueldos de la plantilla: 392 millones anuales, por delante incluso del Manchester City (326) o el Madrid (283). Una desproporción que inevitablemente reaparece en la superficie después del ridículo ante el Bayern.

Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Sergio Busquets, Alba, Suárez y Messi son los siete futbolistas presentes en el 2-8 que ya estaban en el equipo que cayó abatido en París, Roma o Liverpool. “Apuntamos a una gestión que no ha sabido frenar esa deriva, pero señalemos también a los que juegan, ¿no?”, escribía esta semana en Mundo Deportivo el periodista Joan Poquí. “Ha habido miedo a no incomodarles y eso es una negligencia, pero también es momento de bajarlos del pedestal. A pesar de lo buenos que son y han sido. Muchas gracias, pero cambiar el entrenador será más de lo mismo”.

El poder de Messi es tan inmenso que ni siquiera el presidente Bartomeu pudo hablar con él en los días posteriores a la eliminación, mientras trataba de tapar vías de agua por los cuatro costados de la institución y cerraba la contratación de Ronald Koeman. Bartomeu sólo logró comunicarse con su padre, Jorge. (El llamado “entorno de Messi” es extraordinariamente cerrado: su padre, su hermano Rodrigo, su asistente, Pepe Costa –empleado del club–, Suárez, Alba... En él no entran ni entrenadores ni directivos).

Esa suprema autoridad de Messi contrasta con su falta de liderazgo en numerosos partidos decisivos del Barcelona, una contradicción aplicable también a la selección argentina (con la que Messi ha conquistado únicamente un Mundial sub-20 y unos Juegos Olímpicos). El trato a la estrella ha sido mucho más duro en su país natal que en España, especialmente tras las repetidas decepciones de la selección en partidos cruciales donde él estaba en la cancha: derrota ante Brasil por 3-0 en la final de la Copa América 2007, derrota por 4-0 ante Alemania en cuartos de final del Mundial 2010, eliminación en cuartos de final de la Copa América 2011 ante Uruguay, derrota en la final del Mundial 2014, derrota ante Chile en la final de la Copa América 2015, otra vez derrota ante Chile en la final de la Copa América Centenario 2016, derrota en octavos de final del Mundial 2018 ante Francia, derrota ante Brasil en las semifinales de la Copa América 2019.

Las críticas a Messi en su país tras los repetidos desastres de la Selección le han llevado a abandonar el combinado en al menos dos ocasiones, 2016 y 2018 (para regresar después en ambos casos). Los argumentos utilizados al otro lado del océano son generalmente aplicables a una discusión sobre el FC Barcelona: que el capitán decidía quién jugaba y que siempre defendía a sus amigos (el célebre caso de Javier Mascherano, por ejemplo, que también vivieron los culés). La excesiva intervención, en definitiva, de un futbolista cósmico convertido en mito nacional, capaz de restaurar por fin el orgullo del fútbol que mayores talentos ha dado al balompié mundial, empobrecido por dos décadas de crisis económica, mala gestión y corruptelas permanentes.

Messi y Mascherano, tras la derrota de Argentina contra Francia en el Mundial 2018. (Reuters)

Messi y Mascherano, tras la derrota de Argentina contra Francia en el Mundial 2018. (Reuters)

El declive del fútbol argentino tiene causas mucho más profundas que el intervencionismo de su mayor estrella y la presunta protección de su camarilla íntima. La albiceleste no consigue una victoria en un torneo importante desde 1993, cuando Messi tenía seis años. Cuando la ‘Pulga’ se retiró por segunda vez de la selección tras el Mundial de 2018, hasta el entonces presidente del país, Mauricio Macri, le llamó por teléfono para tratar de que reconsiderase su decisión. Messi rectificó mes y medio después y anunció que volvía al equipo: “Hay que arreglar muchas cosas de nuestro fútbol argentino, pero prefiero hacerlo desde dentro y no criticando desde fuera”, afirmó el futbolista, perpetuamente presionado por la comparación con Maradona y el Mundial 1986.

Semanas después, tras jugar su primer partido y perder un amistoso ante Venezuela jugado en Madrid, el capitán argentino concedió una entrevista radiofónica para salir al paso de las nuevas críticas: “Se hizo normal, como una costumbre, mentir, pegarme, decir cosas sobre mí, darme siempre que voy a la selección, darme cuando no estoy, continuamente. Y la verdad es que me da un poco de bronca", declaró a la radio 'Club 947 FM' .

El cortijo catalán de Messi, siempre un espacio de tranquilidad y reconocimiento en comparación con el convulso fútbol argentino, terminó de quebrarse definitivamente el pasado 14 de agosto. Todo ha pivotado sobre Messi en el Barça y en la selección argentina desde hace una década. “Pero es que Messi es mucho más que un futbolista”, justifica Andrés Burgo, periodista y escritor, autor de ‘El Partido Argentina-Inglaterra 1986’ y ‘El último Maradona’, entre otros libros. “En todo caso, si siempre fue así, caerle ahora me suena medio oportunista… ¿Cómo era la frase esa del poeta Rilke, que decía ‘quítame los demonios y me quitarás los ángeles’? Somos un todo, con lo bueno y lo malo... Messi siempre fue así; empezar a contarle las costillas ahora, en la derrota, me suena a jugar a ser un Tribunal de Dios, a apuntar con el dedo”.

Burgo rechaza que el 2-8 del Bayern cuestione integralmente el liderazgo de Messi y legitime una rendición de cuentas: “Tiene 33 años ya... ¿Como haces para mantener la motivación si ya ganaste todo? En todo caso, ¿por qué hay que ganar y ganar y ganar y seguir ganando? Es como decirle a Albert Einstein: ‘Eh, después de la teoría de la relatividad empezaste a robar’. Que el Barcelona no tenga un Florentino Pérez (que no sé si es bueno o no) desde luego no es culpa de él”.

En Argentina se han escrito millones de palabras sobre si la selección argentina jugó los Mundiales de 2014 y 2018 bajo un excesivo influjo de Messi o no. (En 2010 el entrenador era otro ‘dios’, Diego Armando Maradona, y en 2006 Messi era un suplente de 19 años). El consenso viene a ser que en 2014 el seleccionador Alejandro Sabella logró imponer su estilo conservador y aburrido, que condujo a una final malograda contra Alemania; y que en 2018 Sampaoli no logró en ningún momento imponerse a la voluntad del comando central del vestuario, dirigido por el ‘10’. Burgo no le da tanta importancia: “Maradona también ponía jugadores. Y Grondona. ¿Y en España Tebas no hace lo mismo alguna vez?”

Messi y Jorge Sampaoli, en el Mundial 2018. (Reuters)

Messi y Jorge Sampaoli, en el Mundial 2018. (Reuters)

En el estadio Da Luz de Lisboa quedó claro que un jugador solo (con la posible excepción de Maradona) no puede ganar partidos ni desde luego títulos. Obviamente, resulta más utópico aún si no está en su mejor forma (los tres goles de Messi en esta Champions son su peor cifra desde la temporada 2006-07, y los 31 de la temporada el número más bajo desde la 2007-08). "Ahora lo que habría que preguntarse es si a un equipo de Maradona o de Cristiano o de Di Stéfano les hubieran metido un 2-8 en cuartos de la Champions", ironiza el reportero del diario Sport.

La comparación con el Real Madrid y CR7, un ‘crack’ que jamás gozó de esa divinización en Madrid y se marchó en la cima, es ineludible. El poder del portugués en el vestuario no llegó ni por asomo al de su máximo oponente. No se recuerdan jugadores importantes que tuvieran que abandonar el Madrid por desavenencias o incompatibilidades con Ronaldo. En el Barcelona sobran ejemplos: David Villa, Alexis, Coutinho… Quién sabe si hasta su íntimo amigo Neymar: “Una de las razones por las que Neymar deja el Barça es porque el juego se dirige completamente hacia Leo Messi y Neymar se ve obligado a trabajar para él”, afirmó Unai Emery cuando el entrenador español se marchó del PSG.

El FC Barcelona, como esta misma semana, navega a perpetuidad entre los silencios de Messi. “Hay mucha gente que se dedica a la interpretación de sus gestos”, manifiesta una personalidad relevante del entorno culé con responsabilidades directivas en el pasado: “Si tuerce la cara, si no está participativo... La gente se acojona. A Villa, si no le había pasado un balón, se tiraba directamente sin hablarle hasta la semana siguiente”.

Curiosamente, nada de esto se ha trasladado a la prensa en la última década. No existe (con la posible excepción de Iniesta) ningún otro futbolista que haya merecido ese trato inmaculado. Un periodista barcelonés con carné de socio y 15 años de experiencia en la profesión dice: “En Barcelona ahora algunos están empezando a cuchichear en cenas, pero es más para salvar a Bartomeu que otra cosa. Tienes que ser muy ‘anti’ para hablar mal de Messi, por muchos defectos que tenga. Es mucho más que el puto amo, ¿entiendes? Nunca ha habido alguien así. El apoyo ha sido y será unánime”

Por supuesto, los deseos de Messi no siempre se han cumplido en los despachos barcelonistas. El argentino pidió hace seis años a Andoni Zubizarreta, entonces director deportivo del club, que fichase al ‘Kun’ Agüero como delantero centro del equipo; pero ‘Zubi’, como se sabe, fichó a Luis Suárez. (El uruguayo no se llevaba entonces bien con Messi, pero hoy son amigos inseparables). Tampoco le fue concedido su deseo de traer a Éver Banega, inspirado socio suyo en la selección argentina, al Camp Nou. “Pero no te equivoques: son muchos más los deseos que sí se han satisfecho”, aclara el exdirectivo anteriormente citado.

Gnabry desborda a Messi en el Barcelona-Bayern. (Efe)

Gnabry desborda a Messi en el Barcelona-Bayern. (Efe)

Una de las frases más repetidas en las oficinas del Camp Nou esta semana es que “esto no se arreglará hasta que se vaya el enano”, pero no la leerán en periódicos ni la escucharán por radio o televisión. “Messi es intocable”, repitió Bartomeu varias veces; será el “pilar del nuevo equipo de Koeman”. “Intocable”, “imprescindible”, “D10S”… Las alabanzas al estandarte del Barça son constantes.

La onda expansiva del torpedo del Bayern, no obstante, está lejos de calmarse aún. A Messi le queda una temporada de contrato, y su futuro depende enteramente de su voluntad (más allá de que ningún club vaya a pagar jamás una cláusula de rescisión de 700 millones de euros por un futbolista de 33 años). Su mutismo estresa al barcelonismo: pese a las decepciones en cadena, su respaldo a un nuevo proyecto de futuro otorgaría mucha calma a una nave en apuros.

Además de sus seis Balones de Oro y sus innumerables trofeos individuales y colectivos, Messi ha ganado diez ligas y cuatro Champions League con el Barcelona, equipo en el que ha sido infinitamente más feliz que con Argentina. Los desastres recientes de su equipo marcan el fin del esplendor: tanto el suyo propio como el de la plantilla diseñada en torno a él. Sus silencios siguen definiendo el presente y el futuro del Barça una década después, pero hay una época, casi un régimen, que se cerró para siempre con los ocho goles de Lisboa.

 
Registrado
1 Ago 2015
Mensajes
318
Calificaciones
800
Es un desagradecido, se lo debe todo al Barsa, pero vamos, q es un persigue balones. Si hubiera descubierto una vacuna o hubiera hecho algo por la humanidad, entendería tanto fervor, en fin, la gente es necia hasta morir.
Acaso es su culpa jugar bien al futbol y que la gente siga este deporte? Que miles de empresarios, marcas y demás pongan millones en el futbol? Por supuesto que sería mil veces mejor que ese dinero esté destinado a vacunas y medicamentos, lo que sea. Pero no es su culpa, es solo un simple jugador, y si ganó algo de "poder" en el club es porque lo dejaron.
 

B

Borsalino

Guest
FC BARCELONA
El adiós de Leo Messi

Bartomeu se esconde tras su secretario técnico y Messi no tiene intención de incorporarse a los entrenamientos

FRANCISCO CABEZAS
@FCabezas78
Barcelona
Actualizado Miércoles, 26 agosto 2020 - 14:26

El presidente del Barcelona, un día después de que el delantero argentino comunicara su intención de rescindir el contrato, se parapeta tras Ramon Planes: "Debemos intentar que el matrimonio siga adelante"


El Barça no contempla la salida de Messi: "Queremos que se quede" EL MUNDO (Vídeo) // AFP (Foto

Josep Maria Bartomeu, tuvo a bien fotografiarse junto a Francisco Trincao, futbolista portugués de 20 años, ex del Sporting de Braga, que ha firmado un contrato para las cinco próximas temporadas. Lo que no consideró oportuno el presidente del Barcelona fue ya comparecer ante los medios. Qué más da que un día antes Leo Messi comunicara a su club vía burofax que pretende la rescisión inmediata de su contrato mediante una cláusula que la entidad considera ya fuera de plazo. Qué más da que un socio y precandidato a la poltrona, Jordi Farré, iniciara a primera hora de la mañana los trámites para iniciar una moción de censura. Bartomeu prefirió enviar a Ramon Planes a los leones. Fue el nuevo secretario técnico, sustituto de su antiguo superior, Eric Abidal, quien fijó la posición pública del club.

"Lo que pensamos ya lo dijo el entrenador, Ronald Koeman. Y también el presidente. Pensamos en un futuro con Messi. Queremos edificar otro ciclo ganador alrededor del mejor jugador del mundo y de la historia", se arrancó Planes ante la atenta mirada del jovencito Trincao. Eso sí, añadiendo también lo mismo que ya se venía barruntando en los despachos directivos en los últimos días: "El Barcelona se ha reconstruido muchas veces, y siempre vuelve con más fuerza. Estamos en esa etapa".

No quiso entrar Planes en detalle alguno. No le correspondía a él. Pese a que en la junta haya ya quien apueste por encontrar una solución negociada que debería pasar por obtener algún tipo de traspaso por la venta de Messi, el secretario técnico no se movió de la línea oficial. "Lo que nosotros queremos es que Leo se quede. Hay que tener un respeto enorme hacia él. Su matrimonio con el Barcelona ha dado muchísimo, y debemos intentar que siga adelante. Para ello estamos trabajando internamente y dedicamos muchas horas para convencerlo. Ahora es momento de buscar la mejor solución tanto para el Barça como para Leo".

Rechazó Planes que hubiera algún tipo de disputa entre directivos ante la resolución del caso Messi -"no hay ninguna división, quien entienda un poco de fútbol quiere tener a Leo en su equipo"-, y rechazó convertir el cisma en un sainete que ya es tal: "No podemos hacer de esto una disputa pública entre Messi y el Barça. Ninguno de los dos lo merece".

El delantero argentino no tiene intención alguna de volver a vestir la camiseta azulgrana. Tampoco de acudir al inicio de los entrenamientos, programados para el próximo lunes.

 
B

Borsalino

Guest
El dilema de Guardiola: rescatar a Messi de un Barcelona del que él ya huyó

Antes incluso de comunicar su decisión de marcharse del Barça, Leo telefoneó a Pep para ver la posibilidad de recalar en el Manchester City, uno de los pocos clubes que pueden afrontar su fichaje

1598466816923.png
Messi, con Pep Guardiola al fondo, durante un enfrentamiento del Barça y el Manchester City. (Reuters)

Kike Marín
26/08/2020 18:50 - ACTUALIZADO: 26/08/2020 19:41

Más allá de los motivos que Messi tenga para querer irse del FC Barcelona, que a buen seguro son muchos, vista la pésima gestión del club catalán durante los últimos años, y que las formas tampoco estén siendo las que una institución como el Barça se merece después de todo lo que le ha dado, lo que es evidente es que Leo ha dejado clara su voluntad de marcharse pese a tener aún un año más de contrato.

Quizá si Josep Maria Bartomeu hubiera presentado su dimisión nada más recibir el burofax del argentino, lo que al mismo tiempo hubiera conllevado la destitución de Koeman, cuya contratación no estará en regla hasta finiquitar la de Quique Setién, la situación aún sería reversible, pero no fue así.


Y, claro, una vez que tenemos claro que después de 737 partidos, 634 goles y 34 títulos Messi no quiere seguir vistiendo la camiseta azulgrana, la pregunta que todo el mundo hace y se hace es adónde puede ir. A la espera de saber si puede irse con la carta de libertad, tal y como pretende, o previo pago de una cláusula de 700 millones, como a su vez pretende el Barça, opciones la verdad es que no hay muchas. Y aún menos después de que el diario 'L'Equipe' informara este miércoles de que el Paris Saint-Germain no puede hacer frente a los 71 millones de euros brutos anuales que el argentino gana en el Barça. La única manera de hacerlo, siempre según el citado diario francés, sería traspasando a Neymar o a Mbappé, aunque ahora mismo el mercado no está para grandes dispendios, tal y como aseguró un experto en la materia como Florentino Pérez.

Otra dirección a la que apunta el futuro de Messi es Italia, donde el Inter de Milán nunca ha escondido que sueña con hacer frente a su fichaje. Lo mismo que la Juventus, donde hace dos temporadas ya recaló la otra gran estrella de LaLiga en los últimos años, Cristiano Ronaldo. Al igual que en el caso del ex del Real Madrid, una salida sin duda mucho menos traumática que la de Messi en el Barça, la gran ventaja que el argentino encontraría en el Calcio es un entorno fiscal mucho más favorable que en España. De momento, con una ley por la que solo se pagan 100.000 euros en tarifa plana por los ingresos obtenidos en el exterior, lo que en el caso del portugués supone el 92% de sus derechos de imagen.

La llamada de Leo a Pep...

Sin embargo, el país hacia donde más apuntan los tiros es Reino Unido. Se habla del Manchester United, uno de los grandes clubes europeos, venido a menos en los últimos años y cuyos gestores verían en Messi la oportunidad de recuperar el espacio perdido. Pero no, es el otro club de esta ciudad, el Manchester City, quien tiene todas las papeletas, sobre todo porque así lo quiere el propio Messi. Especialmente, por un factor clave como es la presencia en su banquillo de Pep Guardiola, además, claro está, de por su capacidad económica.

Una estatua de Johan Cruyff parece indicar a Messi que se marche del FC Barcelona. (Reuters)

Una estatua de Johan Cruyff parece indicar a Messi que se marche del FC Barcelona. (Reuters)

Según informó Catalunya Ràdio, Leo llamó la semana pasada a Pep para consultarle las opciones de poder ir a jugar al Manchester City. Es decir, que fue el argentino quien llamó al exentrenador azulgrana y no al revés. Sabido es lo que siempre ha dicho Guardiola cuando le han preguntado sobre el futuro de MessI: "Mi deseo es que siga en Barcelona". Pero, claro, aunque algunos puedan ver una 'traición' en el hecho de que el de Santpedor ayude al '10' a cambiar la camiseta del Barça por la del City, no es lo mismo que el club inglés se lance a por el fichaje de Messi a que sea el propio futbolista quien se ofrezca y abra esa posibilidad.

Por si la figura de Guardiola no fuera suficiente, cabe recordar que a finales del pasado mes de junio, cuando Agüero sufrió una lesión de menisco que finalmente le impidió medirse al Real Madrid en los octavos de final de la Champions, el delantero argentino viajó a Barcelona para ser operado por el doctor Ramòn Cugat. Ya entonces, el Kun habló con su amigo Leo sobre su futuro y a buen seguro que la opción de jugar juntos en el Emirates salió en la conversación.

Este es el dilema de Pep, quien, todo sea dicho, también acabó muy quemado en su relación con Messi, un futbolista estelar, aunque también tremendamente caprichoso, si no públicamente, sí de puertas hacia adentro. De ahí su reacción nada más conocer la legítima pero torpe decisión de Koeman de no contar con su amigo Luis Suárez. Si algo es importante para un entrenador, es saber gestionar los egos, y el de Messi, aunque las mate callando, es muy grande. Es cierto que se trata del mejor jugador de la historia del FC Barcelona y de LaLiga. Si alguien tiene dudas y no le basta con verle jugar, ahí están sus números. Pero por encima de la figura de cualquier jugador, debe estar la del club.

Nadie mejor que Guardiola sabe lo que supone salir de un club que él siente como aficionado, pero del que profesionalmente, primero como futbolista y luego como entrenador, también huyó. Llegados a este punto, y a la espera de acontecimientos, dos preguntas quedan suspensas en el aire. La primera: ¿tiene el City la capacidad de fichar a Messi sin incumplir —¿otra vez?— el llamado 'fair play' financiero? Y la segunda: ¿ayudará Guardiola a Leo a abandonar el Barça y dejar el club catalán en una situación tremendamente complicada?

 

P

pilou12

Guest
Messi se va del Barcelona: última hora EN DIRECTO


La noticia saltaba pasadas las 19 horas de ayer como un auténtico bombazo mundial. Como no podía ser de otra manera, la salida del mejor jugador de la historia del Barcelona tras 20 años en la entidad blaugrana bien lo merecía. Si ya había avisado Leo Messi al nuevo entrenador Koeman de que estaba más fuera que dentro, los últimos acontecimientos con la salida de su íntimo amigos Luis Suárez, la falta de resultados remarcables y la irregular relación con la directiva parecen ser algunas de las razones de esta inminente salida.



 
B

Borsalino

Guest
El ofertón del Manchester City a Messi: tres años con Suárez y luego a Nueva York

SPORTYOU 26.08.2020 - 18:24H

ESPN asegura que en Manchester harán todo lo que esté en su mano para traer al argentino.
Messi llamó a Guardiola para saber si el City puede asumir su fichaje.
El apoyo público de Puyol a Messi... y la viral respuesta de Suárez.

1598477833275.png

Leo Messi y Luis Suárez celebrando un gol EFE

El Manchester City tiene claro de la ocasión histórica que tienen para hacerse con los servicios Leo Messi, el mejor jugador de los últimos tiempos, y harán todo lo que tengan en su mano para convencerle de fichar por los 'sky blues'.

Con la decisión de abandonar el Barça ya tomada y sin aparente vuelta atrás, la gran lucha de los ingleses será con los otros equipos que buscan traerse al argentino con cifras mareantes.

Por eso desde el Etihad ya planean una oferta que cubra el mayor número de necesidades posibles del todavía capitán del Barça, empezando por hacer lo más placentera posible su llegada, hasta una planificación de retirada, todavía bajo su marco.

La primera parte de la oferta pasa por un contrato de tres años con el Manchester City, que además se compromete a traer también a Luis Suárez, el gran amigo de Messi en Barcelona, a la disciplina 'cityzen'.

Es de recordar que en el club inglés milita también todo un íntimo amigo del argentino como el Kun Agüero, con quien ha compartido a lo largo de toda su carrera en la selección.

Además, un proyecto deportivo encabezado por Guardiola, con quien Messi guarda una gran relación y al que ha destacado anteriormente como "el mejor entrenador de su carrera", con quien podría madurar para mejorar su juego en los últimos años de su vida futbolística.

Por si era poco, a Messi también le ofrecen la opción de retirarse en el New York City, perteneciente al mismo dueño que el Manchester City, ambos propiedad del City Football Group.

De esa manera, el argentino se une al grupo de estrellas como Pelé o Henry que decidieron finalizar en la MLS, la liga estadounidense, donde las grandes figuras provenientes del fútbol europeo suelen lucrarse con los millonarios contratos de patrocinios, más allá de su salario.

 
B

Borsalino

Guest
La gran batalla legal Barça-Messi: el jugador tiene un as en la manga para irse gratis

La disputa entre Messi y el FC Barcelona parte de un choque en el ámbito legal y jurídico que será clave para el futuro inmediato del jugador y que puede tener su origen en la crisis del covid-19

1598514904977.png

Juan Cruz Peña
27/08/2020 05:00

Las razones por las que Lionel Messi quiere marcharse del FC Barcelona pueden ser de índole personal, profesional o de otro tipo, pero la vía que ha elegido para canalizar esa salida ha sido la jurídico-legal. El astro argentino ha enviado un burofax al club azulgrana en el que se remite a una cláusula de su contrato que le permite rescindir el mismo sin ninguna contraprestación económica para el conjunto en el que ha desempeñado toda su carrera deportiva. Pero independientemente de quién tenga razón, Messi cuenta con un as en la manga para empezar la próxima temporada en el club que desee: el modus operandi de la FIFA en caso de disputas entre clubs y jugadores que fichan por equipos rivales. Eso sí, esa opción no está libre de riesgos económicos.

Pero empecemos por el principio. La cláusula que permite a Messi rescindir unilateralmente su contrato al finalizar la temporada. Desde el equipo catalán y el entorno del presidente culé, Josep Maria Bartomeu, han salido al paso para aclarar que la cláusula liberatoria a la que aluden los abogados de Messi en su comunicación está limitada a una fecha (el 10 de junio), después de la cual se da por renovado al futbolista y ya no tiene validez legal.

Con esta premisa, para el FC Barcelona no hay caso y además su deseo es que el mejor jugador de la historia del club siga otra temporada más, por lo que si quisiera irse, se remite a la estratosférica cláusula, estimada en 700 millones de euros. Pero aquí viene la disputa, y los abogados de Messi creen tener argumentos suficientes para que el futbolista pueda desvincularse ya del Barça y gratis.


El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (EFE)

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (EFE)

Varios abogados expertos en derecho laboral, procesal, mercantil y deportivo señalan a consultas de El Confidencial que la clave de todo gira en torno a la cláusula 24 del contrato de Messi y qué es lo que dice exactamente. Lo que ha trascendido hasta ahora es que el contrato del único futbolista que tiene seis balones de oro cuenta con un apartado que le permite rescindir el mismo sin tener que pagar la cláusula (o con una cuantía muy reducida). Si no lo hace, el contrato se da por renovado una temporada más a razón de unos 100 millones de euros por campaña del que sigue siendo máximo goleador y asistente del equipo catalán.

Según ha transmitido el FC Barcelona, esa cláusula está limitada al 10 de junio, por lo que estaría fuera de plazo para dar por terminada su relación contractual. Sin embargo, y aquí viene una de las claves de este caso, la temporada 2019-20 ha sido completamente anormal y su plazo de finalización no terminó a finales de mayo como estaba previsto sino que se ha alargado hasta mediados de agosto por los trastornos provocados por el covid-19. De ahí que los abogados de Messi afirmen que puede acogerse a la excepcionalidad vivida en esta Liga para entender que el futbolista tendría de plazo hasta ahora, justo la semana posterior al término de la Champions League.

Las razones por las que Lionel Messi quiere marcharse del FC Barcelona pueden ser de índole personal, profesional o de otro tipo, pero la vía que ha elegido para canalizar esa salida ha sido la jurídico-legal. El astro argentino ha enviado un burofax al club azulgrana en el que se remite a una cláusula de su contrato que le permite rescindir el mismo sin ninguna contraprestación económica para el conjunto en el que ha desempeñado toda su carrera deportiva. Pero independientemente de quién tenga razón, Messi cuenta con un as en la manga para empezar la próxima temporada en el club que desee: el modus operandi de la FIFA en caso de disputas entre clubs y jugadores que fichan por equipos rivales. Eso sí, esa opción no está libre de riesgos económicos.

Pero empecemos por el principio. La cláusula que permite a Messi rescindir unilateralmente su contrato al finalizar la temporada. Desde el equipo catalán y el entorno del presidente culé, Josep Maria Bartomeu, han salido al paso para aclarar que la cláusula liberatoria a la que aluden los abogados de Messi en su comunicación está limitada a una fecha (el 10 de junio), después de la cual se da por renovado al futbolista y ya no tiene validez legal.
Con esta premisa, para el FC Barcelona no hay caso y además su deseo es que el mejor jugador de la historia del club siga otra temporada más, por lo que si quisiera irse, se remite a la estratosférica cláusula, estimada en 700 millones de euros. Pero aquí viene la disputa, y los abogados de Messi creen tener argumentos suficientes para que el futbolista pueda desvincularse ya del Barça y gratis.

Varios abogados expertos en derecho laboral, procesal, mercantil y deportivo señalan a consultas de El Confidencial que la clave de todo gira en torno a la cláusula 24 del contrato de Messi y qué es lo que dice exactamente. Lo que ha trascendido hasta ahora es que el contrato del único futbolista que tiene seis balones de oro cuenta con un apartado que le permite rescindir el mismo sin tener que pagar la cláusula (o con una cuantía muy reducida). Si no lo hace, el contrato se da por renovado una temporada más a razón de unos 100 millones de euros por campaña del que sigue siendo máximo goleador y asistente del equipo catalán.

Según ha transmitido el FC Barcelona, esa cláusula está limitada al 10 de junio, por lo que estaría fuera de plazo para dar por terminada su relación contractual. Sin embargo, y aquí viene una de las claves de este caso, la temporada 2019-20 ha sido completamente anormal y su plazo de finalización no terminó a finales de mayo como estaba previsto sino que se ha alargado hasta mediados de agosto por los trastornos provocados por el covid-19. De ahí que los abogados de Messi afirmen que puede acogerse a la excepcionalidad vivida en esta Liga para entender que el futbolista tendría de plazo hasta ahora, justo la semana posterior al término de la Champions League.

La salida de Messi del Barça podría dar lugar a una batalla judicial

División de opiniones entre los expertos

Para Miguel Ángel Márquez, socio director del área mercantil de Ceca Magán Abogados, "estamos ante un caso en que habrá que ver qué prevalece, si el 'pacta sunt servanda' (lo firmado obliga) o tendrán más peso los argumentos a favor de que se ha producido una circunstancia completamente excepcional e imposible de prever, como ha sido la pandemia del coronavirus, que ha obligado a retrasar la competición".
En derecho, hay una figura jurisprudencial conocida como 'rebus sic stantibus' que significa literalmente algo así como "estando así las cosas...", que viene a decir que pese a lo que se hubiera firmado, existen razones que hacen que los contratos se puedan interpretar si el contexto así lo merece. No obstante, se trata de una figura no regulada que el único que podría utilizar sería un juez en caso de que Messi y el Barça terminaran en los tribunales, algo que no se descarta.

Sin llegar a ese extremo, varios abogados consultados creen que los abogados del futbolista están interpretando lo que dice el contrato del rosarino para dar por terminado el mismo. Aquí existen varias visiones. Mario Resino, fundador de Esquad Abogados, es experto en derecho deportivo y su opinión es que a tenor de los datos que se han hecho públicos, si es cierto que existe una fecha —el 10 de junio, señala el FC Barcelona— hasta la cual Messi estaba facultado para resolver su contrato. Si esta fecha aparece en el mismo, tiene pocas posibilidades de que prospere su rescisión libre de pago. Caso distinto, indica este abogado, es que no aparezca literalmente ese día límite.


Resino señala que después de que estallara la pandemia, la FIFA envió unas recomendaciones a los clubes para que amoldaran las situaciones que podrían verse afectadas por el cambio de calendario de las diversas ligas. "Hemos tenido que modificar muchos contratos de futbolistas cedidos cuyos contratos tenían una cláusula por la cual estos terminaban el 30 de junio, fecha en la que cualquier otro año ya había concluido la competición". "Lo que hicimos para evitar problemas fue cambiar esa fecha a un momento posterior", explica y añade: "Si Messi no realizó cambio alguno sobre la cláusula que le impedía resolver el contrato, ahora es difícil que pueda darse por buena la interpretación que está haciendo, ya que nada le impidió antes del 10 de junio haber comunicado que no quería seguir".

En la misma línea se muestran en Laffer Abogados, uno de los despachos más destacados en derecho deportivo. "Normalmente, la literalidad del contrato suele prevalecer sobre el espíritu con el que se redactó esa cláusula. De esta forma, si es cierto que en el contrato figura la fecha del 10 de junio, eso juega a favor de los intereses del club". De nuevo, este despacho recalca que aunque son solo recomendaciones, la FIFA ya advirtió de esta cuestión y pidió que se actualizara cualquier cuestión de este tipo para evitar problemas, cosa que a tenor de los datos conocidos hasta ahora, Messi no hizo.

No lo ve tan claro Javier Ferrero, socio director del bufete especializado en derecho deportivo Senn Ferrero Abogados, para quien el espíritu con el que se redactó esa cláusula sí debe tenerse más en cuenta que la fecha concreta, si es que esta está incluida. "Lo más normal es que se fijara un día concreto para tomar la decisión porque se daba por hecho que entonces ya habría acabado la competición y el futbolista estaría conforme en esa situación que le permite tomar una decisión con todos los elementos de juicio (con las competiciones terminadas y sabiendo su resultado)". "No tiene sentido que Messi hubiera tomado una decisión así este 10 de junio cuando aún faltaba por disputarse la parte más importante de la temporada, tanto en Liga como en Champions League, de ahí que lo haya podido retrasar a este momento, cuando ya han finalizado las competiciones y puede valorar su situación", explica Ferrero, que añade que los contratos no se redactaban pensando que las fechas de finalización de las temporadas pudieran extenderse, como finalmente ha ocurrido por la crisis sanitaria. Es decir, que Messi estaría actuando bien, ya que comunica su decisión al término de la temporada, es decir, ahora. De ahí el burofax una semana después de caer en la máxima competición europea.

¿Disputa para llegar a un acuerdo?

En lo que sí están de acuerdo todos los expertos consultados es en que, más allá de las posturas jurídicas y legales contrapuestas, ambos tratan de cargarse de argumentos para lograr un acuerdo que, además, Messi debería tener resuelto antes del 5 de octubre, plazo en que finaliza el mercado de fichajes. Entienden que a ninguna de las dos partes le interesa acabar en los tribunales, algo que sería perjudicial para ambos, por lo que creen que los argumentos legales son cartas a jugar en la negociación.

Álvaro Zazo, exfutbolista y representante de jugadores, cree que si Messi ha optado por anunciar su salida del Barça utilizando la vía legal, es porque tiene claro que es una vía exitosa e incluso entiende que si se va —o se quiere ir—, puede tener apalabrado ya su fichaje con otro club. Sería difícil de entender si no, que haya lanzado públicamente un órdago así. Pero desde el ámbito legal, también creen que esa ha podido ser la mejor estrategia para conseguir el mejor acuerdo de salida. No hay que olvidar que la actual crisis ha golpeado el mundo del fútbol y quien contrate a Messi siempre le podrá dar mejores condiciones si va libre o bajo una cláusula baja que si tiene que pagar una cantidad muy elevada al Barcelona. Por otro lado, también se da por hecho que el club azulgrana ha sufrido problemas de tesorería por el covid-19 y tratará de lograr un acuerdo, aunque no ascienda al total de la cláusula de Messi, para aliviar su situación, una salida siempre mejor que finalmente se vaya gratis. Sin embargo, aquí también creen que las cuestiones más políticas que afectan a la actual directiva pueden pesar en el devenir de los hechos.



Foto de archivo de la última renovación de contrato firmado por Messi y el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (Reuters)

Foto de archivo de la última renovación de contrato firmado por Messi y el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu. (Reuters)

Los expertos en derecho deportivo consultados señalan que es improbable que el Barça pretenda demorar el enfrentamiento más allá del plazo del mercado de fichajes para evitar su salida. Si Messi sigue adelante con la interpretación que ha hecho de resolver su contrato sin pagar la cláusula y otro club le presenta como nuevo jugador en las próximas semanas, la federación de ese país deberá pedir a la Federación Española de Fútbol el Certificado de Transferencia Internacional que exige la FIFA. Aunque el FC Barcelona se niegue a darlo por entender que hay un incumplimiento por parte del jugador, la FIFA actúa en cuestión de días y siempre permite jugar de forma provisional hasta que se resuelve la disputa en cuestión. Los abogados consultados aseguran que la FIFA pone el derecho al trabajo y la libre circulación del futbolista por delante del litigio que tenga en cuestión. Dicho de otra manera, pensar que la disputa judicial se pudiera demorar meses y así evitar su salida no es una opción.

Llegados a ese punto, Messi podría jugar en el club que le hubiera fichado a la espera de que se dirima un potencial litigio en un juzgado de lo social en España por una cuestión laboral (una diferencia contractual). Otra cuestión es que si el FC Barcelona ganara el pleito, podría reclamarle como máximo esos 700 millones de euros de cláusula, algo que ven muy improbable los expertos consultados. Además, podrían pedir a la FIFA que sancionara al jugador y de ello incluso podrían derivarse consecuencias para el club que le hubiese contratado, pero nadie cree que se llegará a ese escenario. Caso diferente sería si quisiera fichar por otro equipo español, donde el FC Barcelona sí podría paralizar el traspaso. No obstante, tampoco es una hipótesis que se contemple.

Ahora está por ver hasta qué punto cada parte es capaz de exprimir sus argumentos legales. Si no media un acuerdo, como todos pronostican, hay batalla para largo.

 
B

Borsalino

Guest
El órdago de Bartomeu: dimitirá si Messi se compromete a no marcharse

FRANCISCO CABEZAS
Barcelona
Jueves, 27 agosto 2020 - 17:24

El presidente del Barcelona, en un claro giro estratégico, pasa la presión al argentino y se compromete a dejar su cargo si el delantero confirma que es él el problema y continúa como azulgrana.

1598542588588.png
Un aficionado azulgrana con la camiseta de Leo Messi


No está dispuesto Josep Maria Bartomeu a pasar a la historia como el presidente que permitió la salida de Leo Messi. En un claro giro estratégico, el máximo mandatario azulgrana ha traspasado toda la presión al argentino. Está dispuesto a dimitir -él, no su junta- si el futbolista confirma que su presencia en el club es la razón por la que él no quiere continuar.

Así lo avanzó TV3 y pudo corroborar este diario. Explican en el club que ni siquiera haría falta que Messi lo expresara públicamente. Simplemente bastaría con que se lo dijera al presidente y que, a cambio, el rosarino rechazara por completo la idea de abandonar el Barcelona. Y cumpliera el año de contrato que le queda. "Pero que Messi no viniera luego reclamando una salida si Bartomeu dimitiera", advierten en la entidad.

Fuentes consultadas por este diario, en cualquier caso, engloban esta maniobra presidencial como una mano más de una partida de póker de incierto ganador. Bartomeu, que siempre apostó por concluir su mandato y ser él quien llevara el cierre del pasado ejercicio a la asamblea de compromisarios del próximo mes de octubre, pretende en cualquier caso que Messi se posicione de una vez.

El argentino, sin embargo, se mantiene por ahora firme en su idea de marcharse. Ya se lo dijo a Ronald Koeman en la reunión de la pasada semana. Y por mucho que Bartomeu haya sido uno de los grandes culpables de haber tomado la decisión de intentar marcharse, la reflexión de Messi es mucho más global. Considera que su etapa en el Barcelona debe acabar después de años de hastío y decepciones, tanto deportivas como personales.

 
Registrado
21 Oct 2012
Mensajes
2.595
Calificaciones
11.881
Acaso es su culpa jugar bien al futbol y que la gente siga este deporte? Que miles de empresarios, marcas y demás pongan millones en el futbol? Por supuesto que sería mil veces mejor que ese dinero esté destinado a vacunas y medicamentos, lo que sea. Pero no es su culpa, es solo un simple jugador, y si ganó algo de "poder" en el club es porque lo dejaron.
Es un jeta, es el q manda en el vestuario, quien decide quien juega, a quién se ficha, y lo q no sabemos, y sí, porque le han dejado. Por lo tanto de esos barros estos lodos.
 
P

pilou12

Guest
Bartomeu contrata a un niño con barba postiza para fingir que Messi no ha dejado el Barça

27 de agosto de 2020
POR ESCUIN



crackMessi


Terremoto en el Camp Nou, pero no uno real, no, eso habría sido mucho mejor que el actual terremoto deportivo: el crack azulgrana, Lionel Messi, abandona el Barça con la misma frialdad que un funcionario de Hacienda te pide dinero (algo ha aprendido): vía burofax. La marcha del jugador supone todo un trauma que pone en jaque la mala gestión de la actual directiva, ya de por sí bastante cuestionada.

Los aficionados blaugrana que (en un porcentaje que no queremos determinar para evitar represalias) no es idiota, no se ha dejado engañar por la farsa y ya exige la cabeza del actual presidente. Pero no todo han sido malas palabras para Bartomeu, el ex presidente del club, Joan Gaspart, ha tenido unas palabras de elogio para la actual directiva en las redes sociales: “Gracias por la gestión de la junta con el asunto Messi. Yo creía que iba a pasar a la historia como el peor presidente del Barça y, mira, pues no”.
 
B

Borsalino

Guest
Locura en Rosario para pedir a Messi que vuelva a casa
2
Cientos de aficionados se manifiestan en las calles de la ciudad argentina
FC Barcelona | Reacciones y última hora del posible fichaje de Messi por el City y la dimisión de Bartomeu, en directo

Redacción
28/08/2020 10:53


Locura en Rosario para pedir a Messi que vuelva a casa. Centenares de aficionados de Newells Old Boys, el equipo de la ciudad, se manifestaron por las calles.

Piden al futbolista que elija el equipo que le formó para terminar su carrera, ahora que ha decidido dejar el Barça.

Josep Maria Bartomeu está dispuesto a dimitir

Parece difícil que en este momento de su carrera vuelva a Argentina, pero sus compatriotas no pierden la esperanza. Messi continúa manteniéndose en silencio, pero parece que estos apasionados seguidores tendrán que esperar aún unos años para poder verle de vuelta en casa.

Original incluyendo vídeo:
 
B

Borsalino

Guest
Leo Messi | La salida del Barcelona y el posible fichaje por el Manchester City, en directo

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, está dispuesto a dimitir de su cargo para facilitar la continuidad de Leo Messi en el conjunto blaugrana
Josep Maria Bartomeu no quiere ser el culpable del adiós de Leo Messi y ha admitido estar dispuesto a abandonar la presidencia para que el jugador argentino siga vistiendo la camiseta blaugrana
Messi se ha cansado antes del Barça que de su selección

1598612672813.png

María Romero Medinilla
Actualizado a 28/08/2020 12:52

 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)