Letizia, look objeto sexual (1 Viewer)

Registrado
24 Abr 2013
Mensajes
373
Calificaciones
2.677
Leído en http://nomoriridiota.blogspot.com.es/

LETIZIA, entre TRANSHUMANISMO y ANOREXIA, opta por el LOOK OBJETO SEXUAL

Posted: 06 Aug 2016 05:37 PM PDT

Esclava de la autoimagen y sumisa a los patrones del papier couché, Letizia opta por el look “promesa de cama”.

La reina de España, casada y con dos niñas, en visita oficial al Monasterio de San Millán, en La Rioja con pantalón de cuero y sandalias de “ama”.



Letizia y sus tacones
La moda tiene la fantástica capacidad de convertir en normal, luego aceptable, comportamientos completamente locos y perjudiciales para nuestra imagen y nuestra salud, simplemente porque ese hecho, a veces completamente absurdo, se ha vuelto habitual, común. El traje no es sólo moda, sino que tiene, sobre todo, una dimensión psicológica a nivel individual, sociológica a nivel histórico y antropológica a nivel de civilización, como nos cuenta el espléndido Museo del Traje de Madrid.-En este artículo narro el origen y significado del zapato de tacón occidental que es,nada menos, que la versión cristiana del pie vendado chino.-
La lectura que yo hago de las sandalias de ama sado-maso en su visita oficial al Monasterio de San Millán, es que Letizia, aparte de someterse ciegamente a los dictámenes de Zara (dicen los que saben de estas cosas que las compró en Uterqüe), desea provocar deseo sexual, ya no sólo en su marido, sino en cualquiera que la mire, hasta en los monjes.



Con sandalias de aguja por los adoquines del monasterio
Desear provocar deseo sexual en cualquiera es la definición misma de una profesional del s*x*. Y, en este caso, el reclamo promete sesiones de disciplina inglesa…. ¿No sería más apropiado reservar estas sandalias para sesiones en privado en lugar de provocar a los monjes durante una visita oficial? Esta elección demuestra cuán desubicada está esta mujer de Vicálvaro, que no acaba de comprender que como reina de España y jefa del Estado consorte no puede vestir como si fuera a una discoteca, no puede hacer lo que quiere sino lo que debe, como ya comenté en su visita oficial a México.
“Al hombre se le juzga por lo que puede hacer,
a la mujer por lo que se le puede hacer”
John BERGER, Modos de ver.

La moda de los tacones de 11 cm se ha instaurado porque hemos confundido seducción con provocación, una confusión que alimenta la escisión diabólica a la par que lleva a cada mujer a una actitud de buscona profesional.
Hoy, la mujer es bella en la medida en que es promesa de cama, es decir que promete que se le pueden hacer cosas, y cuantas más cosas parece que se le pueden hacer, más bella será. ¿Y cómo se consigue un cuerpo que provoque deseo universal? Teniendo la mujer un cuerpo ofrecido, provocador, marcando sus formas enfundándose en tejidos boa constrictor: el cuerpo debe ser neumático y la cara lo más joven posible, es decir, lisa como si fuera una muñeca hinchable. De ahí, el indispensable recurso a la cirugía estética, puesto que ese ideal está en todo peleado con la realidad. La mujer debe mostrarse eternamente joven, cuanto más joven aparenta ser, mejor. ¿Mejor para quién? Para el pedófilo, seguro. Para la cuenta corriente del cirujano, desde luego.
Los principales enemigos de la belleza ideal transhumanista son, pues, el tiempo y la ley de la gravedad, es decir, la vida real. Ahora bien, que Madame Porcelanosa defienda una estética de piel brillante, lisa e impoluta como un lavabo, se puede entender. Pero pregunto ¿de verdad es tan bello parecerse a un bidet?
En el patrón actual de belleza femenina, la focalización erótico-sexual es absoluta. Parece que más allá de la capacidad de seducción erótica, la mujer no es nada. Los hombres acostumbran mirar a las mujeres valorándolas como posibles polvos: estudian su culo, sus caderas, su cara y sus pechos, y tras el examen, sentenciarán si esa mujer tiene algún interés.
Este hecho, evidente aunque poco estudiado, está sin embargo tan plenamente asumido que se expuso con obscenidad en el Museo Thyssen, tal y como describí en este artículo sobre las fotografías de Mario Testino, el fotógrafo de la jet:
“La mujer ideal para Mario Testino es joven, frágil, sumisa, delgada, ociosa y sexualmente dispuesta. La presencia de estas imágenes en este lugar de la alta cultura oficial supone la intronización de un concepto denigrante de mujer, que es valorada y juzgada en función de si tiene un "buen polvo" o no.¨


Sigo pues reflexionando en voz alta sobre la jefa consorte del Estado español, una mujer menuda, anoréxica y con complejo de Cenicienta. Y me interesa ya no como individuo, sino como fenómeno paradigmático de una sociedad diabólica, esclava de la autoimagen y sumisa a los patrones transhumanistas del papier couché, entendiendo aquí diabólico no como un calificativo infamante, sino como, dia-bolo, lo que separa, divide, contrapone, por oposición a sym-bolo, lo que une, lo que integra y armoniza.

Letizia antes y después de su ¿primera? operación
Nuestra sociedad es diabólica porque, en lugar de buscar el Bien y que nos unamos con nuestra verdad, se sostiene sobre la escisión, la separación, la negación de una comprensión integradora del Ser y del Universo, siendo lo diabólico lo que nos fragmenta y separa de la Verdad, haciéndonos seres desintegrados, escindidos de nosotros mismos y, en consecuencia, frágiles, miedosos y fáciles de manipular. Letizia es dia-bólica, no por ser una bruja piruja, sino porque reniega de sí misma, no acepta su cara, su altura, su cuerpo, su origen social, su familia, su pasado, su edad, sus arrugas y su cargo como jefa del Estado consorte. Sueña con ser otra: más alta, más lisa, más joven, más elegante, más fina, más sexy, más libre. En esto, Letizia es alumna cum laude de su admirada Sra. de Iglesias, de Falcó, de Boyer y de Vargas Llosa, maestra en pasar de una cama a otra sin transición, una maestría que, hay que reconocer, sólo alcanzan las profesionales.


Muchos habíamos quedado seducidos por la joven de mirada franca, nariz importante y mentón decidido, pero en el 2008 Letizia se transformó en una desconocida.
Letizia y el transhumanismo

El logotipo del transhumanismo se asemeja al de Hewlett Packard, y es que esta corporación está detrás de la mayoría de los institutos eugenésicos, como el Guttmacher Institute, especializado en abortos. El H+ significa Humanity Plus .una Humanidad “mejorada” por la ingeniería genética.
El transhumanismoes un movimiento científico contemporáneo, entre filosofía y religión, que considera la naturaleza humana imperfecta y afirma que la tecnología genética, la química y la cirugía pueden darle al ser humano la “perfección” y la inmortalidad que Dios no le ha dado. Llevan años trabajando sobre el Ciborg (cibernetic organism) y hasta se afirma que han logrado crear híbridos de animales y humanos, como afirman aquí científicos británicos.
Pero ¿en qué consiste esa “perfección” tan deseada? Ahí es donde no queda claro cuáles son los criterios de “calidad” y quién o quiénes han decidido la idoneidad, y en base a qué, porque lo primero que nos encontramos es que están trabajando sobre varios tipos de humanos: unos que sean más fuertes y obedientes, otros más adaptados a las tareas de mando, y otros, los menos, que puedan vivir 500 años…. Puede parecer una broma, pero ahí está el director Ray Kurzweil para defender su proyecto.

El lector tal vez desconozca el transhumanismo pero esta nueva religión, financiada por ayudas multimillonarias, ha calado tan hondo en nuestra sociedad que todos entendemos hoy que implantar óvulos fecundados in vitro en una mujer de 60 años o pretender aparentar 40 años cuando se tienen 70 es, no sólo normal, sino legítimo.
El transhumanismo es la eugenesia del Siglo XXI, y está detrás de las clínicas especializadas en abortos, discretas y cómodas proveedoras de la materia prima indispensable para la experimentación biogenética, que no ética: fetos humanos, extracción y venta de órganos y tejidos de los fetos, células madre…
Desde el último tercio del siglo XIX, los eugenistas, primero británicos y estadounidenses, y después nazis, siguen al mando de la creación de modas y logran imponer su ideal de belleza gracias a las estrellas de Hollywood y la publicidad en los medios de comunicación de masas, de los que son dueños. (ver Propaganda de Edward Bernays).

La estética actual, como la nazi, tiene auténtica obsesión por la superioridad de la raza blanca, la blancura, la limpieza extrema, la desinfección, la juventud, la delgadez, el músculo, la cirugía, la investigación en laboratorio, los químicos. Hacia 1930 se estableció en las sociedades totalitarias, tanto nazis como soviéticas, una serie de normas de belleza tan asumidas hoy que ya nadie las discute.


El pintor soviético Aleksander Deineka ilustra muy bien esta nueva estética que glorifica la juventud y, en consecuencia, declara la persona vieja como humano obsoleto, concepto de humanidad trabajadora esclava que comparten las ideologías totalitarias. El ser humano debe ser rentable, cuando deja de serlo, se convierte en un engorro. Aunque ahora, con las residencias privadas, los viejos son un negocio goloso y les alargan la vida hasta el infinito, siempre que paguen la cuenta, claro está.
La belleza ideal de los eugenistas es de raza blanca, ojos claros, mejor rubio que moreno, piernas kilométricas, cuerpo delgado, musculoso y eternamente joven, un look cuyos prototipos fueron las arias andróginas Greta Garbo y Marlene Dietrich, ambas con su toque lesbiano o bisexual, toque que nunca puede faltar en la agenda eugenista. (Para más detalle ver mi conferencia La estética nazi en la actualidad).
Detrás del bottox, la cirugía y los liftings está la idea de la superioridad de la juventud sobre la madurez, declarada inestética por obsoleta. Y ¿qué superioridad es ésa? Si la juventud es inevitablemente ignorante, y con frecuencia soberbia, desconsiderada, torpe, frívola e incauta… En el pasado, y todavía hoy en las culturas tradicionales, los ancianos se respetaban, se veneraban, por su experiencia y sabiduría. En los años 30, la glorificación de la juventud se puede entender en las sociedades totalitarias porque necesitaban a los jóvenes para levantar su economía y su industria. Hoy, el culto a la juventud es hedonismo puro, frivolidad, pura fachada de cabecitas huecas, enfermas de qué dirán.
En este paradigma del darwinismo social, donde la persona madura o vieja es rechazada por fea, obsoleta, porque deja de ser “rentable”, se entiende que el ser humano ha venido a este mundo para trabajar, producir, excitar, dar placer y reproducirse, y una vez que ya no lo puede hacer, se lo evita, se lo aparca, deseando que desaparezca lo antes posible. El que se obsesiona por aparentar ser joven, o más joven de lo que es, es que ha comprado este modelo mercantil de Humanidad porque siente que, si envejece, será dejado de lado por inútil e inservible. La tan temida arruga es el camino hacia la obsolescencia de un ser-mercancía, de una Humanidad sin alma y sin imaginación que ha renunciado a la fascinante aventura de la aceptación plena de uno mismo, una Humanidad esclava de su apego a la aprobación y que obedece a los dictámenes de una élite que la usa, la explota y la desprecia.
Milenios lleva el ser humano decorándose con joyas, peinados, cintas, plumas, pinturas y afeites, y no estoy demonizando aquí el uso tradicional de la barra de labios, la depilación, el peinado, el adorno o el colorete, que acompañan al hombre a lo largo de toda la historia de la Humanidad. Pero sí afirmo que la estética de nuestra sociedad es transhumanista y diabólica porque lleva a la autonegación, y se sostiene en los siguientes pilares: la estética promesa de cama y sus indefectibles zapatos de tacón; la vigorexia, la anorexia, la obsesión por el músculo y el odio de la grasa corporal; y la indispensable cirugía estética.


Letizia y la anorexia


Todos sabemos que Letizia está obsesionada por su apariencia física, como si su Ser se redujera a su aspecto exterior, como si no hubiera vida más allá de las fotografías de la prensa rosa. Atrapada compulsivamente en el aspecto visual de esa carnalidad que odia por no ser perfecta, desde el 2008 no ha cesado de transformar su superficie con las últimas tecnologías de la cirugía estética. Según mi reflexóloga, las innumerables anestesias han acabado por dormir definitivamente su materia gris, logrando alcanzar, como en su maestra Isabel, el electroencefalograma plano.

Con Letizia, el rechazo a sí misma es tan grande que alcanza la autonegación, siendo la anorexia y el aparente “perfeccionismo” que subyace en ella, un desconocido extremo de la soberbia, un pecado mortal, es decir, una pulsión incontrolada de muerte que se sitúa entre los mitos de Narciso y Ofelia.

Todos queremos, de una manera u otra, gustar y ser queridos. Pero el caso de la anorexia constituye el extremo letal del miedo a no gustar, un miedo que en este punto se ha convertido en una trampa mortal.
La persona anoréxica ha perdido todo control sobre su existencia, está vendida a la opinión ajena, vive sometida a la mirada externa, ya no controla su vida, depende de los demás para definirse, para comprenderse, para vivir, para ser . Y está dispuesta a gustar desapareciendo. Es un tipo extremo de esclavitud consentida. Es aceptar morir con tal de gustar, y para ello se adopta el look Auschwitz, la estética del exterminio -en este caso auto-exterminio-. Al estar obsesionada con la valoración externa, el espejo se convierte en compañero de viaje, un compañero letal. Y aquí aparece la combinación de dos mitos: Ofelia y Narciso.

Ofelia decide suicidarse al no poder soportar la deshonra de amar al asesino de su padre: amor filial y amor a la pareja entran en conflicto pero no se resuelven, no se aceptan, no se integran, sino que se elige la muerte por miedo, pues la deshonra es miedo al qué dirán. Pero para su suicidio, la Ofelia anoréxica roba el arma a Narciso, el espejo, el traidor espejo, creyendo tener en él a un aliado que le va a permitir alcanzar la forma perfecta, cuando de hecho se va a convertir en su peor enemigo. La anoréxica se arriesga a morir en su intento de alcanzar la imaginada y esclavizante belleza ideal, fabricada por las revistas de peluquería.



El encanto femenino siempre se basó en la capacidad que tienen algunas mujeres de hacer soñar a los hombres. Los sueños en el pasado hablaban de s*x* pero también de ternura, dulzura, cariño, sorpresa, complicidad… Con la estética promesa de cama sólo hay lugar para sueños de penetración, abuso, morbo y transgresión.
Es obvio que nuestra sociedad hedonista y descerebrada, materialista y estúpida desconoce el cuento de las Mil y una noches, cuento que describe cómo la imaginación y talento narrativo de una mujer inteligente, sutil y sorprendente, la convierten en la más amada, deseada y valorada entre todas.
Urge que las mujeres tomen conciencia del peligroso camino de esta moda diabólica. Deben pararse a reflexionar sobre dónde está su belleza personal e intransferible, y cómo potenciar su encanto y seducción sin convertirse en putones andantes.
Aquí dejo, por hoy, mi reflexión en voz alta sobre este nuestro modelo nacional de mujer objeto.
Continuará…
 
Última edición por un moderador:

Registrado
10 Ago 2015
Mensajes
3.309
Calificaciones
24.329
Leído en http://nomoriridiota.blogspot.com.es/

LETIZIA, entre TRANSHUMANISMO y ANOREXIA, opta por el LOOK OBJETO SEXUAL

Posted: 06 Aug 2016 05:37 PM PDT

Esclava de la autoimagen y sumisa a los patrones del papier couché, Letizia opta por el look “promesa de cama”.

La reina de España, casada y con dos niñas, en visita oficial al Monasterio de San Millán, en La Rioja con pantalón de cuero y sandalias de “ama”.



Letizia y sus tacones
La moda tiene la fantástica capacidad de convertir en normal, luego aceptable, comportamientos completamente locos y perjudiciales para nuestra imagen y nuestra salud, simplemente porque ese hecho, a veces completamente absurdo, se ha vuelto habitual, común. El traje no es sólo moda, sino que tiene, sobre todo, una dimensión psicológica a nivel individual, sociológica a nivel histórico y antropológica a nivel de civilización, como nos cuenta el espléndido Museo del Traje de Madrid.-En este artículo narro el origen y significado del zapato de tacón occidental que es,nada menos, que la versión cristiana del pie vendado chino.-
La lectura que yo hago de las sandalias de ama sado-maso en su visita oficial al Monasterio de San Millán, es que Letizia, aparte de someterse ciegamente a los dictámenes de Zara (dicen los que saben de estas cosas que las compró en Uterqüe), desea provocar deseo sexual, ya no sólo en su marido, sino en cualquiera que la mire, hasta en los monjes.



Con sandalias de aguja por los adoquines del monasterio
Desear provocar deseo sexual en cualquiera es la definición misma de una profesional del s*x*. Y, en este caso, el reclamo promete sesiones de disciplina inglesa…. ¿No sería más apropiado reservar estas sandalias para sesiones en privado en lugar de provocar a los monjes durante una visita oficial? Esta elección demuestra cuán desubicada está esta mujer de Vicálvaro, que no acaba de comprender que como reina de España y jefa del Estado consorte no puede vestir como si fuera a una discoteca, no puede hacer lo que quiere sino lo que debe, como ya comenté en su visita oficial a México.
“Al hombre se le juzga por lo que puede hacer,
a la mujer por lo que se le puede hacer”
John BERGER, Modos de ver.

La moda de los tacones de 11 cm se ha instaurado porque hemos confundido seducción con provocación, una confusión que alimenta la escisión diabólica a la par que lleva a cada mujer a una actitud de buscona profesional.
Hoy, la mujer es bella en la medida en que es promesa de cama, es decir que promete que se le pueden hacer cosas, y cuantas más cosas parece que se le pueden hacer, más bella será. ¿Y cómo se consigue un cuerpo que provoque deseo universal? Teniendo la mujer un cuerpo ofrecido, provocador, marcando sus formas enfundándose en tejidos boa constrictor: el cuerpo debe ser neumático y la cara lo más joven posible, es decir, lisa como si fuera una muñeca hinchable. De ahí, el indispensable recurso a la cirugía estética, puesto que ese ideal está en todo peleado con la realidad. La mujer debe mostrarse eternamente joven, cuanto más joven aparenta ser, mejor. ¿Mejor para quién? Para el pedófilo, seguro. Para la cuenta corriente del cirujano, desde luego.
Los principales enemigos de la belleza ideal transhumanista son, pues, el tiempo y la ley de la gravedad, es decir, la vida real. Ahora bien, que Madame Porcelanosa defienda una estética de piel brillante, lisa e impoluta como un lavabo, se puede entender. Pero pregunto ¿de verdad es tan bello parecerse a un bidet?
En el patrón actual de belleza femenina, la focalización erótico-sexual es absoluta. Parece que más allá de la capacidad de seducción erótica, la mujer no es nada. Los hombres acostumbran mirar a las mujeres valorándolas como posibles polvos: estudian su culo, sus caderas, su cara y sus pechos, y tras el examen, sentenciarán si esa mujer tiene algún interés.
Este hecho, evidente aunque poco estudiado, está sin embargo tan plenamente asumido que se expuso con obscenidad en el Museo Thyssen, tal y como describí en este artículo sobre las fotografías de Mario Testino, el fotógrafo de la jet:
“La mujer ideal para Mario Testino es joven, frágil, sumisa, delgada, ociosa y sexualmente dispuesta. La presencia de estas imágenes en este lugar de la alta cultura oficial supone la intronización de un concepto denigrante de mujer, que es valorada y juzgada en función de si tiene un "buen polvo" o no.¨


Sigo pues reflexionando en voz alta sobre la jefa consorte del Estado español, una mujer menuda, anoréxica y con complejo de Cenicienta. Y me interesa ya no como individuo, sino como fenómeno paradigmático de una sociedad diabólica, esclava de la autoimagen y sumisa a los patrones transhumanistas del papier couché, entendiendo aquí diabólico no como un calificativo infamante, sino como, dia-bolo, lo que separa, divide, contrapone, por oposición a sym-bolo, lo que une, lo que integra y armoniza.

Letizia antes y después de su ¿primera? operación
Nuestra sociedad es diabólica porque, en lugar de buscar el Bien y que nos unamos con nuestra verdad, se sostiene sobre la escisión, la separación, la negación de una comprensión integradora del Ser y del Universo, siendo lo diabólico lo que nos fragmenta y separa de la Verdad, haciéndonos seres desintegrados, escindidos de nosotros mismos y, en consecuencia, frágiles, miedosos y fáciles de manipular. Letizia es dia-bólica, no por ser una bruja piruja, sino porque reniega de sí misma, no acepta su cara, su altura, su cuerpo, su origen social, su familia, su pasado, su edad, sus arrugas y su cargo como jefa del Estado consorte. Sueña con ser otra: más alta, más lisa, más joven, más elegante, más fina, más sexy, más libre. En esto, Letizia es alumna cum laude de su admirada Sra. de Iglesias, de Falcó, de Boyer y de Vargas Llosa, maestra en pasar de una cama a otra sin transición, una maestría que, hay que reconocer, sólo alcanzan las profesionales.


Muchos habíamos quedado seducidos por la joven de mirada franca, nariz importante y mentón decidido, pero en el 2008 Letizia se transformó en una desconocida.
Letizia y el transhumanismo

El logotipo del transhumanismo se asemeja al de Hewlett Packard, y es que esta corporación está detrás de la mayoría de los institutos eugenésicos, como el Guttmacher Institute, especializado en abortos. El H+ significa Humanity Plus .una Humanidad “mejorada” por la ingeniería genética.
El transhumanismoes un movimiento científico contemporáneo, entre filosofía y religión, que considera la naturaleza humana imperfecta y afirma que la tecnología genética, la química y la cirugía pueden darle al ser humano la “perfección” y la inmortalidad que Dios no le ha dado. Llevan años trabajando sobre el Ciborg (cibernetic organism) y hasta se afirma que han logrado crear híbridos de animales y humanos, como afirman aquí científicos británicos.
Pero ¿en qué consiste esa “perfección” tan deseada? Ahí es donde no queda claro cuáles son los criterios de “calidad” y quién o quiénes han decidido la idoneidad, y en base a qué, porque lo primero que nos encontramos es que están trabajando sobre varios tipos de humanos: unos que sean más fuertes y obedientes, otros más adaptados a las tareas de mando, y otros, los menos, que puedan vivir 500 años…. Puede parecer una broma, pero ahí está el director Ray Kurzweil para defender su proyecto.

El lector tal vez desconozca el transhumanismo pero esta nueva religión, financiada por ayudas multimillonarias, ha calado tan hondo en nuestra sociedad que todos entendemos hoy que implantar óvulos fecundados in vitro en una mujer de 60 años o pretender aparentar 40 años cuando se tienen 70 es, no sólo normal, sino legítimo.
El transhumanismo es la eugenesia del Siglo XXI, y está detrás de las clínicas especializadas en abortos, discretas y cómodas proveedoras de la materia prima indispensable para la experimentación biogenética, que no ética: fetos humanos, extracción y venta de órganos y tejidos de los fetos, células madre…
Desde el último tercio del siglo XIX, los eugenistas, primero británicos y estadounidenses, y después nazis, siguen al mando de la creación de modas y logran imponer su ideal de belleza gracias a las estrellas de Hollywood y la publicidad en los medios de comunicación de masas, de los que son dueños. (ver Propaganda de Edward Bernays).

La estética actual, como la nazi, tiene auténtica obsesión por la superioridad de la raza blanca, la blancura, la limpieza extrema, la desinfección, la juventud, la delgadez, el músculo, la cirugía, la investigación en laboratorio, los químicos. Hacia 1930 se estableció en las sociedades totalitarias, tanto nazis como soviéticas, una serie de normas de belleza tan asumidas hoy que ya nadie las discute.


El pintor soviético Aleksander Deineka ilustra muy bien esta nueva estética que glorifica la juventud y, en consecuencia, declara la persona vieja como humano obsoleto, concepto de humanidad trabajadora esclava que comparten las ideologías totalitarias. El ser humano debe ser rentable, cuando deja de serlo, se convierte en un engorro. Aunque ahora, con las residencias privadas, los viejos son un negocio goloso y les alargan la vida hasta el infinito, siempre que paguen la cuenta, claro está.
La belleza ideal de los eugenistas es de raza blanca, ojos claros, mejor rubio que moreno, piernas kilométricas, cuerpo delgado, musculoso y eternamente joven, un look cuyos prototipos fueron las arias andróginas Greta Garbo y Marlene Dietrich, ambas con su toque lesbiano o bisexual, toque que nunca puede faltar en la agenda eugenista. (Para más detalle ver mi conferencia La estética nazi en la actualidad).
Detrás del bottox, la cirugía y los liftings está la idea de la superioridad de la juventud sobre la madurez, declarada inestética por obsoleta. Y ¿qué superioridad es ésa? Si la juventud es inevitablemente ignorante, y con frecuencia soberbia, desconsiderada, torpe, frívola e incauta… En el pasado, y todavía hoy en las culturas tradicionales, los ancianos se respetaban, se veneraban, por su experiencia y sabiduría. En los años 30, la glorificación de la juventud se puede entender en las sociedades totalitarias porque necesitaban a los jóvenes para levantar su economía y su industria. Hoy, el culto a la juventud es hedonismo puro, frivolidad, pura fachada de cabecitas huecas, enfermas de qué dirán.
En este paradigma del darwinismo social, donde la persona madura o vieja es rechazada por fea, obsoleta, porque deja de ser “rentable”, se entiende que el ser humano ha venido a este mundo para trabajar, producir, excitar, dar placer y reproducirse, y una vez que ya no lo puede hacer, se lo evita, se lo aparca, deseando que desaparezca lo antes posible. El que se obsesiona por aparentar ser joven, o más joven de lo que es, es que ha comprado este modelo mercantil de Humanidad porque siente que, si envejece, será dejado de lado por inútil e inservible. La tan temida arruga es el camino hacia la obsolescencia de un ser-mercancía, de una Humanidad sin alma y sin imaginación que ha renunciado a la fascinante aventura de la aceptación plena de uno mismo, una Humanidad esclava de su apego a la aprobación y que obedece a los dictámenes de una élite que la usa, la explota y la desprecia.
Milenios lleva el ser humano decorándose con joyas, peinados, cintas, plumas, pinturas y afeites, y no estoy demonizando aquí el uso tradicional de la barra de labios, la depilación, el peinado, el adorno o el colorete, que acompañan al hombre a lo largo de toda la historia de la Humanidad. Pero sí afirmo que la estética de nuestra sociedad es transhumanista y diabólica porque lleva a la autonegación, y se sostiene en los siguientes pilares: la estética promesa de cama y sus indefectibles zapatos de tacón; la vigorexia, la anorexia, la obsesión por el músculo y el odio de la grasa corporal; y la indispensable cirugía estética.


Letizia y la anorexia


Todos sabemos que Letizia está obsesionada por su apariencia física, como si su Ser se redujera a su aspecto exterior, como si no hubiera vida más allá de las fotografías de la prensa rosa. Atrapada compulsivamente en el aspecto visual de esa carnalidad que odia por no ser perfecta, desde el 2008 no ha cesado de transformar su superficie con las últimas tecnologías de la cirugía estética. Según mi reflexóloga, las innumerables anestesias han acabado por dormir definitivamente su materia gris, logrando alcanzar, como en su maestra Isabel, el electroencefalograma plano.

Con Letizia, el rechazo a sí misma es tan grande que alcanza la autonegación, siendo la anorexia y el aparente “perfeccionismo” que subyace en ella, un desconocido extremo de la soberbia, un pecado mortal, es decir, una pulsión incontrolada de muerte que se sitúa entre los mitos de Narciso y Ofelia.

Todos queremos, de una manera u otra, gustar y ser queridos. Pero el caso de la anorexia constituye el extremo letal del miedo a no gustar, un miedo que en este punto se ha convertido en una trampa mortal.
La persona anoréxica ha perdido todo control sobre su existencia, está vendida a la opinión ajena, vive sometida a la mirada externa, ya no controla su vida, depende de los demás para definirse, para comprenderse, para vivir, para ser . Y está dispuesta a gustar desapareciendo. Es un tipo extremo de esclavitud consentida. Es aceptar morir con tal de gustar, y para ello se adopta el look Auschwitz, la estética del exterminio -en este caso auto-exterminio-. Al estar obsesionada con la valoración externa, el espejo se convierte en compañero de viaje, un compañero letal. Y aquí aparece la combinación de dos mitos: Ofelia y Narciso.

Ofelia decide suicidarse al no poder soportar la deshonra de amar al asesino de su padre: amor filial y amor a la pareja entran en conflicto pero no se resuelven, no se aceptan, no se integran, sino que se elige la muerte por miedo, pues la deshonra es miedo al qué dirán. Pero para su suicidio, la Ofelia anoréxica roba el arma a Narciso, el espejo, el traidor espejo, creyendo tener en él a un aliado que le va a permitir alcanzar la forma perfecta, cuando de hecho se va a convertir en su peor enemigo. La anoréxica se arriesga a morir en su intento de alcanzar la imaginada y esclavizante belleza ideal, fabricada por las revistas de peluquería.



El encanto femenino siempre se basó en la capacidad que tienen algunas mujeres de hacer soñar a los hombres. Los sueños en el pasado hablaban de s*x* pero también de ternura, dulzura, cariño, sorpresa, complicidad… Con la estética promesa de cama sólo hay lugar para sueños de penetración, abuso, morbo y transgresión.
Es obvio que nuestra sociedad hedonista y descerebrada, materialista y estúpida desconoce el cuento de las Mil y una noches, cuento que describe cómo la imaginación y talento narrativo de una mujer inteligente, sutil y sorprendente, la convierten en la más amada, deseada y valorada entre todas.
Urge que las mujeres tomen conciencia del peligroso camino de esta moda diabólica. Deben pararse a reflexionar sobre dónde está su belleza personal e intransferible, y cómo potenciar su encanto y seducción sin convertirse en putones andantes.
Aquí dejo, por hoy, mi reflexión en voz alta sobre este nuestro modelo nacional de mujer objeto.
Continuará…
Muchas gracias por traerlo. Inteligente y concienzuda reflexión, ojalá llegase a oídos de quien tome las decisiones en CR, a ver si por fin abren los ojos y ven que las críticas a la consorte no son sólo por parte de un grupo de cotillas aburridas en un conocido foro de opinión (como decía María Fidalgo), sino un asunto de diplomacia nacional e internacional, algo mucho más serio.
 

Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.570
Calificaciones
43.599
Muy buena reflexion, lo que esta moza necesita es una ayuda de un profesional de la psiquiatria y lo que los españoles necesitamos es acabar con tanto absurdo desproposito.

Si los empresarios necesitan a un muñeco para conseguir contratos que le contraten directamente y que pagen por sus excesos o mejor aun , que hagan mejores productos y se enteren de como funciona el marketing y como lo hacen en otros paises mas avanzados sin necesidad de floreros inutiles.
 

Registrado
24 Sep 2008
Mensajes
13.919
Calificaciones
54.253
Ubicación
Estados Unidos.
Muchas gracias por traerlo. Inteligente y concienzuda reflexión, ojalá llegase a oídos de quien tome las decisiones en CR, a ver si por fin abren los ojos y ven que las críticas a la consorte no son sólo por parte de un grupo de cotillas aburridas en un conocido foro de opinión (como decía María Fidalgo), sino un asunto de diplomacia nacional e internacional, algo mucho más serio.
La aludida no se deja aconsejar ni por la madre que la trajo.
Abstenerse los demás.
 
Registrado
5 Oct 2006
Mensajes
10.512
Calificaciones
37.239
Gracias @marage por el interesante analisis, tan acertado,de la idiosincrasia de la Leti . De él he sacado una referencia al siguiente artículo que tampoco tiene desperdicio. El párrafo final es definitivo.

no morir idiota


Acepta perderlo todo, enamórate de tu existencia. Jack Kerouac- Si te crees libre, es que no conoces el tamaño de tu cárcel. ++++++++++++ mensajes a [email protected]


miércoles, 30 de marzo de 2016
LETIZIA, Reina de la MALA EDUCACIÓN y el INFANTILISMO españoles
upload_2016-8-8_21-6-51.jpeg

Muy lejos queda ya aquella legendaria elegancia española que sedujo a viajeros y poetas en siglos pasados.

El digno porte de los hidalgos, el salero irrepetible de las españolas o la exquisitez de Balenciaga han sido letalmente reemplazados por concejalas que orinan por las calles o se destetan en las capillas, diputados que se besan en la boca o presumen de indumentaria de rastas trogloditas llevando ropa de trabajo (vaqueros) al hemiciclo, tal vez ,para demostrar que ELLOS están TRABAJANDO...

Con e lpartido morado pasamos del pragmatismo de la Real Politik para entrar de lleno en la Reality Show Politik

Pero sin duda, lo más insoportable es que alardean de que, con sus modales soeces, toscos o infantiles, y su chaqueterismo sin ideología, están representando al pueblo español.

Yo no sé quién se sentirá representado por ellos, pero desde luego, los compadezco.






Como era de esperar, esta infantil y nefasta falta de educación en la esfera política española no se limita a un puñado de niños mal educados del partido morado, sino que ha alcanzado la jefatura del Estado.

Como prueba de la mala imagen que está dando en el mundo la reina Letizia, invito al lector a que observe con atención este vídeo en el que vemos a los reyes de España en su visita oficial a México.

Al entrar en la biblioteca histórica de Zacatecas, el presidente mexicano Peña Nieto se gira hacia atrás para rogarle a la reina de España que pare de hablar, ya que no estaba atendiendo a la presentación de la ponente. Por qué no te callas, estaría pensando.

En el segundo 0:51 el rey le murmura algo a su mujer que se gira de repente hacia atrás, claramente ofuscada, y se separa del grupo presidencial. Todos esperan a que Letizia vuelva a su lugar para la fotografía protocolaria, pero ella ha decidido boicotear el evento a pesar de estar siendo filmada, es decir, observada por el mundo entero. El rey le ruega se acerque para la fotografía oficial, la niña obedece, pero inmediatamente después se vuelve a separar del grupo presidencial, ninguneando a la ponente, y al presidente mexicano que es su anfitrión, haciéndose la mujer culta interesada en libros antiguos. Felipe intenta hacerla entrar en razón, pero ella sigue con su pataleta de a mí no me regañas, qué te habrás creído. Peña Nieto y su esposa no saben qué hacer. La ponente sigue con su explicación.

En su huida hacia el callejón sin salida de la cabezonería y la estupidez, Letizia se atreve a ¡sacar un libro de la estantería!, infantil comportamiento de una ignorante en libros antiguos que se cree que está en la biblioteca municipal de Alcorcón, lo que obliga a una responsable a correr hacia ella para advertirle que no debe tocarse nada porque son libros muy antiguos, delicados y valiosos, que sólo deben ser manipulados con guantes.

Felipe vuelve a intentar hacerla entrar en razón. Por fin, regresa con la comitiva presidencial, pero en lugar de regresar como si hubiera tenido un despiste, y comportarse de una vez como la primera dama, en el min. 3:07 pasa por delante de todo el mundo sin importarle nada ni nadie.

Toda su actitud demuestra que es una niña maleducada, consentida, creída y desubicada, inconsciente de la tarea que le toca cumplir. Como lo único que conoce de las altas esferas lo ha aprendido leyendo HOLA en la peluquería, cree que formar parte de la realeza se limita a preocuparse por su peinado, sus vestidos y sus zapatos, que es lo que muestran las revistas del corazón.

A estas alturas, esta reina de barrio que gasta tanto dinero y energía en su look debería saber que la elegancia no es sólo el atuendo, sino que también es la actitud amable, el gesto cortés, el comportamiento atento, el trato refinado, la sonrisa cordial, la conversación comedida y el silencio indispensable. Y que las pataletas matrimoniales, las debe guardar para cuando está en su casa.

No se trata aquí de tener o no tener sangre real, que como todos hemos comprobado, no es garantía de decencia u honestidad. Como ya describí en mi comentario sobre la moda actual de la dejadez, el pueblo llano tiene una elegancia innata, que se ha ido pervirtiendo con las modas hippies. Letizia hubiera podido ser el ejemplo de ese pueblo llano español que sabe estar, elegante y digno, sin cursilerías ni remilgos. Pero no, ella también ha caído en la moda del hedonismo caprichoso de una juventud solipsista que pierde la perspectiva de la dimensión histórica que le ha tocado vivir.


El rey de España no debería consentir semejante desprecio a los anfitriones por parte de su mujer. Que esto haya ocurrido demuestra su falta de carácter. Dicen que su padre Juan Carlos le ofreció entregarle el trono a cambio de divorciarse, tal vez esté arrepentido. Aunque, nunca es tarde. Haría un favor a España.



http://nomoriridiota.blogspot.com.au/2016/03/letizia-reina-de-la-mala-educacion-y-el.html
 
Última edición por un moderador:
Registrado
12 Ago 2008
Mensajes
2.291
Calificaciones
15.842
Ubicación
Precioso lugar, donde vivo feliz.
No olvidemos..., "el activo mejor preparado para la Corona" junto a la periodista que en quince años no nacería otra"
Hablando de libros, Al loro , en México..,
Ella es un "incunable" traduzco "sincuna"
 
Registrado
22 Jun 2011
Mensajes
992
Calificaciones
7.725
Si hay vuelta atrás. La Leti ha ganado peso y se la ve tan pancha.

En el comentario o blog que ha subido @marage también incluye esta imagen de la Ofelia de Millais
de los cuadros más maravillosos que he visto en mi vida, en Madrid en una exposición y en su sitio en Londres Tate modern.

Ha ganado peso? Dónde ? Por eso usa faja?
Pancha no lo entiendo...el vocablo. Es sinónimo de locuaz, como cuando hace expresiones raras?

Perdón, son preguntas inocentes. Es que no veo lo que tú ves.
 
Registrado
1 Sep 2015
Mensajes
306
Calificaciones
996
De una reina, aunque sea consorte, no se espera que sea guapa ni sexy, en cuanto al físico, se requiere que sea sobria, discreta y elegante, que impere el "menos es más" y no al contrario. Más vale que una reina peque por defecto que por exceso. Mejor que no lleve ni la alianza, a que vaya como un árbol de navidad.

De cuerpo está peor ahora que cuando se ennovió con Felipe, no hay duda, pero de cara está mucho mejor ahora. Tenía una naríz muy fea y barbilla de bruja de cuento, le faltaba la verruga. Aunque no era fea vista de frente, de perfil perdía cualquier encanto que se le hubiera encontrado. Podía haberse quedado como estaba sin problema, pero visiblemente ella se veía los mismos dfectos que le encontraba yo, y quiso corregirlos, bueno.

No me gustan los reyes, reinas, príncipes, princesas y demás tonterías de esas, en el siglo XXI hace rato que tenían que haber dejado de existir. Es un gasto tan ridículo como innecesario. Letizia por lo que representa, no me gusta, personalmente no la conozco. En general no me gusta cómo se viste, ni cuando va de reina, ni tampoco cómo lo hace en su vida privada, por cierto, con lo que se les paga no debieran tener derecho a tener esa ni ninguna otra vida privada. Pero ése es otro tema.

¿Llevar tacones es ir pidiendo "guerra"? Es un comentario tan machista que voy a obviarlo. Otra cosa es que no sean apropiados para caminar por adoquines, pero éso es problema de ella que es la que los lleva puestos, si se destroza los pies, son sus pies, no los míos.

El artículo del blog es una opinión, una más, como la mía, que no son ni verdad, ni mentira.

En cuanto al vídeo en la biblioteca de Zacatecas, quizás si quitasen esa música desagradable a mi oído, y dejasen escuchar lo que en realidad está ocurriendo, no se tendría que adivinar ni mal o bien interpretar nada.
 
Registrado
12 Ago 2008
Mensajes
2.291
Calificaciones
15.842
Ubicación
Precioso lugar, donde vivo feliz.
Ni siquiera tiene "charme" y me choca sobremanera su gesto adusto , aunque su risa sea ( forzada) que no transmite ni paz, ni serenidad, ni confort interno.
Buen retratada en este párrafo tan cierto.
"Letizia es dia-bólica, no por ser una bruja piruja, sino porque reniega de sí misma, no acepta su cara, su altura, su cuerpo, su origen social, su familia, su pasado, su edad, sus arrugas y su cargo como jefa del Estado consorte. Sueña con ser otra: más alta, más lisa, más joven, más elegante, más fina, más sexy, más libre. En esto, Letizia es alumna cum laudede su admirada Sra. de Iglesias, de Falcó, de Boyer y de Vargas Llosa, maestra en pasar de una cama a otra sin transición, una maestría que, hay que reconocer, sólo alcanzan las profesionales."
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)