HOLLYWOOD, Crónica Negra

Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
BETTE DAVIS




Ruth Elizabeth Davis nació en Lowell (Massachusetts) el 5 de abril de 1908, en una familia de clase media con tendencia a la irritación, por no decir a la histeria. Marcada por una infancia difícil, que discurrió bajo la sombra del divorcio de sus padres, la futura Bette Davis se empeñó en ser actriz después de ver a Peg Entwistle en El pato salvaje de Ibsen. Con su madre en los talones no paró hasta abrirse un camino discreto en los teatros de Nueva York antes de iniciar su carrera cinematográfica en Hollywood. En esos años resultaban una extraña pareja, ambas con una sensibilidad exacerbada, si hemos de creer a la directora teatral Blanche Yurka:

- "La verdad es que su madre era una pelma y es un milagro que no hundiera la carrera de Bette desde el mismísimo principio. Estaba preocupada incesantemente y de forma sensiblera por la hija. Incluso Bette sobreexcitada y hecha un mar de lágrimas era un caso para volverse loca"-



Samuel Goldwyn la sometió a una prueba para el cine, que resultó desastrosa, y sólo unos meses después pisaría Hollywood de la mano de la Universal. Con 57 dólares en el bolsillo y el sueño de los 450 dólares mensuales que habían prometido los estudios Universal. Madre, hija y el perro Boogun, llegaron a la meca del cine para hacer la primera película de la actriz. Ese mismo año firmó un contrato con la Warner Brothers, donde trabajaría las siguientes dos décadas. Durante todo ese tiempo gastó muchísima energía luchando, incluso en los tribunales, por guiones a la altura de su talento y por un salario justo, pese a sus dos Oscars de la Academia... era la actriz de su categoría peor pagada de los estudios; en consecuencia, se labró una reputación de actriz indómita, intratable e incómoda, agravada por su absentismo en los rodajes debido a incesantes problemas de salud y sus muchas crisis familiares. No era una mujer guapa, pero la especial fotogenia de su piel finísima y translúcida, consecuencia de las graves quemaduras que sufrió en el rostro de niña jugando con las velas de un árbol de Navidad, y los desorbitados y penetrantes ojos, hicieron de ella la perfecta protagonista de los melodramas de mujeres sacrificadas por la depresión que entonces gustaban a la Warner. Entre otros muchos filmes, en la década de los 30 rodó "Esclavos de la tierra" y "20.000 años en Sing Sing". Fué una extraordinaria camarera malvada creada por Maughan para "Cautivo del deseo"; Interpretó "El bosque petrificado", con Bogart y Leslie Howard, a los que acabó detestando, al uno por rudo y borracho, y al otro por vanidoso; conmovió a todos con "Barreras infranqueables", " La mujer marcada y Amarga Victoria" y fué premiada con dos Oscars por "Dangerous" y por su magistral e irrepetible interpretación de "JEZABEL", a las órdenes de William Wyler, quien dijo:

-“Era bella, pero no una belleza. Hay una diferencia. Hoy pienso que era guapa. Entonces, no, y siempre quiso parecer otra persona. Su rostro era particular y no encajaba en los cánones de belleza de la industria del cine. Hasta sus últimos años de vida no supo reconocer su belleza. Incluso con setenta años confesaba que odiaba cuando mencionaban una y otra vez sus ojos saltones, como característica principal de su rostro. Provocaba sensaciones intensas en todo el que la conocía. Muchos la pintaron como una mujer insoportable, cruel, cínica y en eso no estoy de acuerdo. Bette era maravillosa en todo, creo que sus ataques de ira comenzaron cuando tenía dos años como respuesta a la tensión que había entre sus padres y nunca supo abandonar el comportamiento obsesivo y sus arranques de genio de los que hablan muchos de los que la rodearon "-.



Los testimonios más extremos son los de su hija, Bárbara Davis Hyman, que escribió en los años ochenta el libro “El guardián de mi madre”, una biografía en la que destacaba los problemas con el alcohol, las amenazas de suicidio frente a la niña cuando ésta tenía ocho años… La resentida hija dibuja a la estrella de Hollywood como una neurótica, manipuladora y malvada que canalizaba la rabia abusando de los que estaban más cerca de ella:

-“ Podía haberlo escrito y enviado a mi madre sin publicarlo. No lo hubiera leído. No va a escuchar nada que no quiera, así que me decidí por el único camino que sentí que podía llegar a ella: la opinión pública. Lo que puede ver el mundo es lo más importante para mi madre y esta es, en esencia, una carta pública para ella”.-


Cautivo del deseo (Of Human Bondage)



Este film le dio la oportunidad de escapar de los roles femeninos convencionales. Davis vio en el personaje de la camarera Mildred Rogers una oportunidad para dar rienda suelta a las emociones violentas de su carácter. Para hacerse con el papel de camarera cruel en Cautivo del deseo, de la productora RKO, Davis puso todas sus energías en convencer a los estudios Warner para poder hacer la película. En el proceso descubrió que estaba embarazada y decidió abortar para no echar a perder sus planes: ya había actuado en 22 títulos y tenía la certeza de que el papel de Mildred Rogers era su última oportunidad de ser la actriz que deseaba. El personaje le dio confianza en sí misma. La cruda y despiadada mujer que maltrataba verbalmente al inocente Philip Carey, que arruina su vida en el intento de ser amado, representaba el lado más oscuro y fascinante de sus capacidades interpretativas y roza su propia vida personal.






Bette Davis y el director conectaron a pesar de lo que se podía esperar. Los dos tenían arranques de mal genio y eran de un perfeccionismo enfermizo y eso fue precisamente lo que equilibró la relación, que pronto se convirtieron en amantes. Ambientada en los años anteriores a la Guerra Civil estadounidense, Jezabel cuenta la historia de una caprichosa belleza sureña de Nueva Orleans comprometida con un banquero. Ante la negativa de él a acompañarla a comprar un vestido para uno de los bailes más importantes del año, ella se venga adquiriendo un vestido de noche rojo y rompe la estricta norma de vestir de blanco en la fiesta. Tras el escándalo, él pone fin al compromiso y ella se niega a pedir perdón, pensando que su prometido volverá desesperado a sus brazos. Davis ganó con el papel el segundo Oscar de su carrera a la mejor actriz protagonista. Volvía a interpretar a la mujer soberbia y antipática en un rodaje plagado de retrasos. Su relación con Wyler durante el rodaje, cuando ella todavía estaba casada, la alteraba y le producía reacciones psicosomáticas: le salió un enorme grano que paró el rodaje durante semana y media, sufrió una contractura en la pierna… Cuando Jezabel llegaba a su fin, ambos hablaban de trabajar juntos de nuevo en una versión de Cumbres borrascosas en la que Bette haría de Cathy, pero al final el proyecto escapó de las manos de Warner y los amantes se fueron separando sin remedio. Dos días después del último día del rodaje, ella descubrió que estaba embarazada del director y abortó de nuevo. Las precauciones que tomó para que su marido no se enterara de la aventura desaparecieron con el siguiente romance, esta vez con el magnate Howard Hughes, con el que se dejaba ver descaradamente ante Nelson hasta que pidió el divorcio alegando un trato cruel.

EVA AL DESNUDO





Extraordinario film, narra cómo Eve Harrington intenta poco a poco usurpar el trono y la vida de una grande del teatro Margot Channing. Recrea un mundo de envidias, traiciones y rumores del espectáculo en Broadway. El director Edmund Goulding advertía a Joseph Mankiewicz sobre la decisión de elegir a Bette Davis como protagonista:

-" Esa mujer te destruirá, te convertirá en fino polvo blanco y soplará. Eres guionista, querido. Ella llegará al escenario con un paquete gordo de papel amarillo y lápices. Escribirá y entonces ella, y no tú, dirigirá. Ya lo verás”-

Pero la actriz llegaba en son de paz. A punto de terminar su contrato con Warner, con la que llevaba casi dos décadas, no tenía nada clara su renovación. Tenía 41 años y se veía desterrada del cine. El guión y el papel le fascinaron, la forma de fumar y apagar con nerviosismo los cigarrillos, la mirada comunicativa y la voluntad de afearse sin problemas si el guión lo pedía mezclaban a la persona con el personaje. Recién divorciada de William Grant Sherry, un hombre violento y peligroso con el que tuvo una relación destructiva... Tenia un guardaespaldas que la protegía a ella y a su única hija, Bette se enamoró de Gary Merrill, el actor que interpretaba a Bill Sampson, director de teatro y pareja del personaje de Bette. Él, casado, se divorció y la pareja se convirtió en matrimonio. Adoptaron dos niños y se divorciaron diez años después. Pero la interpretación que brindó a todos con el film ha quedado sellada con letras de oro, nadie podría haber sido Margot que Bette Davis.


¿QUÉ FUE DE BABY JANE?




- “¡Tiene la mejor propiedad de California! Yo quise comprarla y me la quitó. Si piensa que voy a interpretar a esa estúpida perra en silla de ruedas, ya sabe lo que le espera”-

Esa fue la respuesta de Davis cuando la actriz Joan Crawford le entregó una copia del guión de ¿Qué fue de Baby Jane? Al final fue Crawfrod quien interpretó a Blanche Hudson, la antigua estrella de cine que se había quedado parapléjica y al cuidado de su hermana Jane, que había sido una estrella infantil de cine.

- “A veces me he esforzado por verme lo peor posible, a veces me superaba y eso dolía. Eso empeoró cuando me hice mayor. Cuando me vi por primera vez como Baby Jane, lloré“-

Eso admitía Bette Davis años más tarde. Crawford tuvo la valentía de ofrecerle el papel a una de sus mayores enemigas. Bette Davis siempre manifestó su odio hacia ella, incluso tras la muerte de la actriz. “Puede que exista un cielo, pero si Joan Crawford está allí, no voy”, dijo en varias ocasiones. Se rumoreaba que Crawford, como bisexual, se había insinuado a Davis y ella la había rechazado, pero parece ser que la raíz de la enemistad fue un hombre: Franchot Tone, un actor del que Davis se enamoró durante el rodaje de Peligrosa. Crawford era entonces una de las mujeres más deseadas de Hollywood y le costó poco cautivar a Tone, al que invitó una noche a cenar y recibió desnuda en su casa. Se casaron nada más finalizar el rodaje de Peligrosa:

- “Se ha acostado con todas las estrellas de MGM, menos con Lassie”- dijo Davis.

-“Pobre Bette. Da la impresión de que no fue feliz ni un solo día en toda su vida”- contestó Crawford.



Con ese historial de insultos y rencores, las dos estrellas se encontraron en el set de Baby Jane, en un rodaje tenso que sometía a todo el equipo. Hubo incluso agresiones físicas: en la escena en que Jane patea a su hermana en el suelo, hubo una patada más fuerte que las demás. A Crawford le tuvieron que dar tres puntos. La película fue un enorme éxito de taquilla: Bette Davis fue nominada al Oscar y Joan Crawford, no, y ante la visión de ver a su rival recoger el premio, hizo todo lo que pudo. Se puso en contacto con las otras tres actrices nominadas para poder recoger el premio en caso de que cualquiera de ellas ganara. Anne Bancroft se hizo con el premio y Joan, triunfante, recibió la estatuilla. Pese a lo incombustible, despótica y altiva que parecía en sus películas, la verdadera Bette Davis era una mujer con mala suerte y corazón de víctima que ofrecía el cuello al primer quebrantahuesos que encontraba en su camino. La más famosa malvada de la historia del cine tuvo una vida real de lo más dura y hostil y fue a menudo presa de seres desaprensivos. Ella tampoco era una santa, pero resulta difícil creer que lejos de la estela de fortaleza que desprendía en pantalla, tuviera que soportar durante muchos años los desprecios de algunos estudios cinematográficos. La presión constante de una madre aprovechada y las vejaciones de varios maridos violentos...Lo cierto es que tres de sus cuatro maridos llegaron a maltratarla físicamente, mientras la madre derrochaba el dinero de Bette a manos llenas y ella mantenía al inútil de turno, trabajando a destajo para la Warner, a fin de pagar los gastos de los demás y sufragar las facturas del Centro psiquiátrico de su desequilibrada hermana.




Cuando en 1935 recogió su primer Oscar por la interpretación de uno de sus personajes más lacrimógenos por el film Dangerous, Bette Davis llevaba un sencillo vestido a cuadros y vivía acosada por las deudas; su madre, en cambio, iba ataviada como una reina, disponía de coches flamantes y disfrutaba de una vida de lujo. También es posible que si no hubiera sido por la ambición desaforada y la tenacidad de la progenitora de Bette Davis, que siempre ejerció de "madre de la artista", el mundo se hubiera quedado sin esa magistral actuación en Eva al desnudo, metida la actriz en la piel de Margo Channing, la declinante diva de la escena que verá cómo la trepadora Eva Harrington corroe los cimientos de su gloria.

-"Si he llegado a la cima ha sido a fuerza de mucho arañar e incluso habría recurrido al asesinato para conseguirlo"-, dijo en una ocasión Bette.



La vida privada de Elizabeth y Essex





Volviendo a William Wyler, la relación entre ambos se saldó con una apasionada historia de amor y con tres de las mejores películas de Bette: Jezabel, La loba y La carta. Wyler controló la tendencia a sobreactuar de Davis, le enseñó a modular su histrionismo y supo extraer de ella los matices de su vena dramática, hasta que sacó a la luz bajo la piel los personajes despóticos, resentidos, las vetas de la vulnerabilidad y el patetismo. Es probable que Bette Davis, como pasaría en adelante con otros amantes, necesitara olvidar sus desastres domésticos con Wyler, y también con el mujeriego millonario Howard Hughes, a quien el marido de la actriz, un músico de jazz sin ningún talento, acabó chantajeando. Su matrimonio estaba en plena crisis y podría haberse casado con Wyler, recién divorciado de Margaret Sullavan, si la mala suerte, o su propio carácter, no se hubiera cruzado en su camino. Cuando el director le escribió una carta pidiéndole que se casara con él, Bette tardó una semana en abrirla, histérica por alguna de sus disputas. Al leer la misiva varios días más tarde, Wyler le comunicaba que a menos que aceptara casarse con él inmediatamente, lo haría en breve con otra mujer. Un poco más tarde la radio anunciaba que William Wyler y Margaret Tallichet se habían casado aquella misma mañana. La actriz siempre pensó que había sido el mayor error de su vida: La siguiente película que hizo con el director se tituló, La carta. Ya en el año 1961 rueda con Frank Capra otra de sus películas de enorme éxito, Un gángster para un milagro, y dirigida por Robert Aldrich, la que para mi personalmente, es la mejor aportación al cine de una actriz irrepetible...¿Qué fue de Baby Jane?, y debido a la acogida en todo el mundo con Baby Jane, repetiría con Aldrich en Canción de cuna para un cadáver... otro film a tener en cuenta, con una compañera de lujo: Olivia deHavilland.


Acostumbrada a los éxitos, se sabe que llegó a poner un anuncio en Variety: "Se ofrece actriz con 30 años de experiencia en el cine. Con dos Oscar", decía el mensaje en el tono irónico y exasperante que la caracterizaba.


Cuando entró en la tercera edad, Davis fue reconocida por sus logros. John Springer, que organizaba sus giras de conferencias a principios de la década de 1970, escribió que a pesar de los éxitos de muchas de sus contemporáneas, Davis fue «la estrella de los treinta, cuarenta y principios de los cincuenta», que logró notoriedad por la variedad de sus caracterizaciones y su habilidad para hacerse valer, incluso cuando su material era mediocre. Sus interpretaciones personales siguieron recibiendo elogios; en 1987, Bill Collins analizó La carta y describió su actuación como un «logro brillante y sutil», y escribió: «Bette Davis hace de Leslie Crosbie uno de los personajes más extraordinarias del cine». En otro articulo del año 2000 sobre Eva al desnudo , Roger Ebert apuntó que «Davis era un mito, un ícono con estilo, tanto que incluso sus excesos son realistas». En 2006, la revista Premiere situó su recreación de Margo Channing en el puesto quinto de su lista «Las 100 interpretaciones más grandes de todos los tiempos», comentando que:


-"Hay algo deliciosamente audaz en su alegre voluntad de interpretar emociones tan desagradables como los celos, la amargura y la necesidad. En ¿Qué fue de Baby Jane?, Yo, Roger Ebert afirmó que nadie la olvidará jamás».



Davis se convirtió en la primera mujer galardonada con el premio a los logros de una vida, el American Film Institute publicó la lista «100 años de la AFI... 100 estrellas», resultado de una encuesta entre la industria cinematográfica para determinar las «50 mayores leyendas estadounidenses de la pantalla» por conseguir el reconocimiento público y el aprecio del cine clásico. De las 25 actrices elegidas para la lista, Davis quedó en el segundo puesto, el primero era para Katharine Hepburn.


En 1962, Davis se convirtió en la primera intérprete en recibir diez nominaciones a los Oscar por sus actuaciones. Desde entonces, sólo cuatro personas han igualado o superado esta cifra:

Meryl Streep (diecinueve nominaciones y tres victorias)

Katharine Hepburn (doce nominaciones y cuatro victorias),

Jack Nicholson (doce nominaciones y tres victorias)

Laurence Olivier (diez nominaciones y una victoria)

A principios de los años 2000, Steven Spielberg compró en una subasta los dos Oscars que Davis ganó por Peligrosa y Jezabel por 207 500 dólares y 578 000 dólares, respectivamente y los devolvió a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.


LAS BALLENAS DE AGOSTO







En 1972, interpretó el papel protagonista en dos películas para televisión, cada una pensada como pilotos para una serie de la NBC: Madame Sin, con Robert Wagner y The Judge and Jake Wyler, con Joan Van Ark. A pesar de que fueron estrenadas, la cadena de televisión decidió no producir las series en ambos casos. Apareció en la producción teatral Miss Moffat, una adaptación musical de la película El trigo está verde, pero después de que fuera reprobada por críticos de Filadelfia, Davis alegó una lesión en la espalda y abandonó el espectáculo, que finalizó inmediatamente. Interpretó papeles secundarios en Pesadilla diabólica y La desaparición de Aimee, en las cuales se enfrentó con Karen Black y Faye Dunaway, las estrellas de las dos respectivas producciones. Siempre estuvo indignada por estos dos trabajos, alegando que no le dirigieron con el respeto apropiado y que sus compañeros en los sets no fueron profesionales.

En 1977, Davis se convirtió en la primera actriz en recibir el premio a toda su trayectoria profesional. El homenaje que fué televisado, incluyó comentarios de varios de sus compañeros, como William Wyler, Jane Fonda, Henry Fonda, Natalie Wood y Olivia de Havilland, quien comentó que Davis «consiguió los papeles que yo siempre he querido». Después de la transmisión, recibió varias ofertas de trabajo y aceptó interpretar los papeles de la miniserie de televisión The Dark Secret of Home Harvest (1978) y Muerte en el Nilo (1978), basada en una obra de Agatha Christie. El nombre de Bette Davis se puso de moda entre el público más joven cuando la canción de Jackie DeShannon, «Bette Davis Eyes», se convirtió en un éxito mundial gracias a la versión interpretada por Kim Carnes y fue uno de los discos más vendidos de 1981, donde se mantuvo en el primer puesto de las listas por más de dos meses. La nieta de Davis quedó impresionada de que su abuela fuera el tema de una canción de tanta repercusión. La actriz aceptó los Discos de Oro y Platino y los colgó en la pared, al lado de sus muchos premios.


Durante este tiempo, su relación con su hija, B.D. Hyman, se deterioró cuando esta última se convirtió en una cristiana renacida y trató de persuadir a su madre a seguir su ejemplo, pero Bette obvió como siempre las palabras de su hija y con su salud estable, viajó a Inglaterra para filmar "Murder with Mirrors", basada en una obra de Agatha Christie. A su regreso, se enteró de que su hija había publicado un libro de memorias, ""El guardián de mi madre"", en el que hablaba de la difícil relación madre-hija, el comportamiento prepotente y los muchos episodios de alcoholismo de su madre. Varios de los amigos de Davis comentaron que las descripciones de Hyman sobre los hechos no eran del todo exactas; uno de ellos dijo que «la mayor parte del libro está fuera de contexto». Mike Wallace retransmitió una entrevista de 60 minutos que había grabado con Hyman unos años antes, en donde elogiaba las habilidades como madre y dijo que había adoptado varios de los principios de Davis en la crianza de sus propios hijos. Muchos medios de prensa señalaron que Davis había apoyado económicamente a la familia de su hija durante muchos años y recientemente los había salvado de perder su casa. A pesar de las asperezas de los primeros años de divorcio, Gary Merrill también defendió a Davis; entrevistado por CNN, Merrill dijo que Hyman había escrito el libro por crueldad y codicia. El hijo adoptivo de Davis, Michael Merrill, terminó todo contacto con Hyman y se negó a dirigirle la palabra... Bette Davis automáticamente la desheredó.

En sus segundas memorias Bette escribió:


-"Todavía me estoy recuperando del hecho de que una hija mía escriba sobre mí a mis espaldas, no diré nada sobre el tipo de libro que es. Nunca me recuperaré completamente de ello, como hice con el accidente cerebrovascular. Ambas fueron experiencias demoledoras "-

Sus memorias concluyeron con una carta a su hija, en la que se dirigió a ella como «Hyman» y describió sus acciones como «notoria falta de lealtad y agradecimiento por la vida privilegiada que creo que te he dado». Para concluir con una referencia al título del libro de Hyman, expresó:

-"Si se refiere al dinero, si mi memoria no falla, he sido tu guardián todos estos años. Sigo siéndolo, ya que mi nombre ha hecho de tu libro un éxito "-


A lo largo de toda su carrera, Davis fue señalada como una actriz de carácter difícil, lo que se vio reflejado en diversas discusiones que mantuvo con directores y productores. A diferencia de otras actrices de su época, optó por interpretar papeles poco simpáticos y fuera de los comunes para una mujer de ese momento, como manipuladoras, asesinas o personas de mayor edad a la suya. Muchos de sus contemporáneos señalan que, si bien muchas de sus películas no tuvieron el éxito esperado, Davis destacaba triunfante por la recreación de personajes muy variados y su personalidad fuerte. En 1964, Jack Warner comentó la «cualidad mágica que transformaba a esta muchachita a veces sosa y poco hermosa en una gran artista», y en una entrevista de 1988, Davis remarcó que, a diferencia de muchas de sus contemporáneas, había forjado una carrera sin la ventaja de la belleza. Admitió que estaba aterrada durante el rodaje de sus primeras películas y que se volvió dura por necesidad. Dijo que:


-"En mi profesión hasta que no tienes fama de monstruo, no eres una estrella, pero yo nunca luché por nada de forma desleal. Nunca luché por nada que no fuera por el bien de la película». Cuando rodábamos Eva al desnudo, Joseph L. Mankiewicz me dijo que en Hollywood existía la idea de que mi carácter era difícil, y le aclaré que cuando el publico la veía en pantalla, no tenía en cuenta que su apariencia era el resultado del trabajo de numerosas personas entre bastidores. Si fui presentada como una burra de cuarenta pies de ancho, y treinta de alto, eso sería todo lo que mi público iba a ver y valorar "-


MUERTE EN EL NILO






Atrajo muchos seguidores gay, y con frecuencia era imitada por transformistas como Tracey Lee y Charles Pierce. En un intento de explicar su popularidad entre la audiencia homosexual, el periodista Jim Emerson escribió:


-"¿Ella es el mascarón de proa simplemente por su estilo de actuar crispado, melodramático y que no ha envejecido bien? ¿o porque fue «Más grande que la vida», una mujer dura que ha sobrevivido?... Probablemente por ambas cosas "-


Unos meses antes de su muerte en 1989, Bette Davis fue portada de la revista Life. En una retrospectiva cinematográfica que homenajeaba a varios de sus Films, Life concluía diciendo que fue la actriz más significativa de su época y destacaba Amarga victoria como una de sus películas más importantes. Angela Lansbury resumió el sentimiento de los miembros de la comunidad de Hollywood que asistieron a su funeral, comentando tras la proyección de una muestra de sus películas, que habían presenciado «un extraordinario legado de la interpretación del siglo veinte por una auténtica maestra del oficio», y eso debería proporcionar «estímulo y ejemplo para futuras generaciones de aspirantes a actores




Cuando Bette Davis recibió la invitación para acudir al Festival de Cine de San Sebastián, seguramente quedó perpleja. El motivo no era un homenaje a su larga y brillante carrera, sino la retrospectiva que aquel año dedicaban al director James Whale, con quien ella había trabajado. Se encontraba ya muy enferma. El cáncer se le había generalizado y los médicos le aconsejaban reposo total. Pero sus cálculos eran distintos: la cita en San Sebastián podría transformarse en un homenaje a ella misma, y no estaba dispuesta a perder la oportunidad de despedirse de la vida en olor de multitudes. Ése podía ser el mejor adiós. El espectáculo era lo primero, y sólo cuando éste hubo finalizado, en aquella memorable última cena del Festival, se permitió expresar un infinito amor, que trascendía en todos los rostros que la miraban...Solo ella, la inmortal Bette Davis, a pesar de las enormes sombras en su larga vida, dejó inmóviles a todos cuando se acercó al micrófono con aquella larga boquilla humeante. Supo de esa forma regalar al mundo una mítica imagen y ser feliz hasta su último momento de gloria.




Cuando en octubre de 1989 fue al Festival de San Sebastián, estaba tan débil que ya no pudo regresar a casa.

Murió el 6 de octubre con 81 años en París.




https://cineclasico4.webcindario.com/b.davis.html
 

Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
s*x*, drogas y escándalo en el Hollywood clásico
El libro “El grupo salvaje de Hollywood (Dioses y monstruos)” descubre los vicios de las estrellas de la edad dorada del cine norteamericano.



Las periodistas Karmele Marchante o Lydia Lozano no fueron las primeras ni serán las últimas en hablar de los secretos de los famosos.Muchos años antes, en EE UU, Louella Parsons y Hedda Hopper se encargaban de ensalzar o derrumbar carreras artísticas con sus simples cotilleos en columnas sindicadas.

Por su parte, “Confidential”, la gacetilla sobre el mundo del espectáculo y los famosos, ofrecía toda la actualidad del mundo íntimo de las estrellas del celuloide en los tiempos del sistema de estudios. Unos dioses cinematográficos que, como el común de los mortales, también tenían sus defectos y adicciones.

Kenneth Anger, cineasta underground, se encargó de recoger los sucesos más controvertidos de aquellos fulgurantes mitos de la edad dorada del cine norteamericano en sus entregas de “Hollywood Babilonia”, ejemplos prototípicos de periodismo amarillo.

Ahora, con un estilo mucho menos sensacionalista, el periodista cinematográfico Juan Tejero se encarga de reunir aquellas historias sobre los artistas de la Meca del Cine en “El grupo salvaje de Hollywood (Dioses y monstruos)”, un libro que recopila algunos de los escándalos y vicios de los astros del séptimo arte. En este artículo os ofrecemos un pequeño resumen de lo que podréis encontrar en este sabroso volumen.

Elizabeth Taylor

Ella fue ante todo una estrella. Cobró un millón de dólares por “Cleopatra” y acumuló maridos y affairs a diestro y siniestro. No obstante, su vida estuvo marcada por su relación con Richard Burton, un actor con el que protagonizó películas, peleas y reconciliaciones. Además de los hombres, la adicción a las drogas y el alcohol convirtieron su vida en materia prima para la prensa rosa.

Steve McQueen

El protagonista de “La gran evasión” y “Bullit” era un hombre difícil de domar. Conflictivo en la mayoría de los rodajes, el actor era amante de las emociones fuertes. Los vehículos a motor, las mujeres y el consumo de drogas como la marihuana, el ácido, la cocaína o el peyote fueron sus vicios antes y durante de su carrera en Hollywood. Una trayectoria que se vio cercenada por un cáncer que le llevó a la tumba a principios de los ochenta.

Marlene Dietrich

La andrógina imagen que la estrella cultivó en algunas de sus películas no era una simple pose. Además de sus apasionadas relaciones con el director Josef Von Sternberg, su gran valedor en Hollywood, o el actor Jean Gabin, entre otros muchos, Marlene Dietrich nunca disimuló sus tendencias sáficas.

Algunos han dado por seguro su romance con Greta Garbo y la lengua viperina de Kenneth Anger aseguraba que la protagonista se rodeaba habitualmente del denominado “círculo de costura de Marlene”, un peculiar grupo compuesto por inteligentes y sofisticadas bisexuales.

Errol Flynn

“El público siempre ha esperado que me comporte como un playboy, y un hombre decente no defrauda a su público”. Las palabras del protagonista de “Murieron con las botas puestas” definen muy bien el gusto del protagonista por el s*x*. Entre sus amores femeninos cabe destacar los nombres de Joan Bennett, Beverly Adland, Lili Damita o la princesa rumana Irene Giska.

No obstante, también parece que compartió algo más que amistad con Tyrone Power o el escritor Truman Capote. Por si fuera poco, el actor fue amigo de la botella, consumidor de drogas e incluso estuvo involucrado en un proceso de violación, entre otros asuntos más o menos escandalosos.

Robert Mitchum

El inolvidable protagonista de “La noche del cazador” no se caracterizó precisamente por una existencia casta y pura. Su estilo de vida nada convencional le llevó a la cárcel por posesión de marihuana. Por si fuera poco, multitud de mujeres pasaron por su vida, aunque nunca se divorció de Dorothy, su primera y única esposa. Completando el círculo de vicios varios, el intérprete también se granjeó una fama de bebedor contumaz.

Los Barrymore

Mítica saga de actores procedentes de Broadway, los Barrymore han sido tanto o más famosos por sus logros profesionales como por su adicción al alcohol y los escándalos. Desde el mítico John Barrymore hasta su nieta Drew, la protagonista de “E.T.” y “Los ángeles de Charlie”, los miembros de esta familia de artistas parecen sufrir una extraña querencia por los excesos.

Tallulah Bankhead

Las palabras de la protagonista de “Náufragos” sirven para explicar perfectamente las razones que convirtieron su vida en motivo de escándalo: “Mi padre me advirtió sobre los hombres y el alcohol, aunque no sobre las mujeres y la cocaína”. Efectivamente, su bisexualidad y su adicción a las drogas fueron una verdadera provocación para la pacata sociedad norteamericana de los cuarenta y cincuenta del pasado siglo XX.


https://www.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/cine/s*x*-drogas-y-escandalo-en-el-hollywood-clasico_jBZuFWAdJqx5ql0Oo8fHH5/
 

Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
La «Dalia Negra», el macabro asesinato de los años 40 que nunca se resolvió
Durante la investigación del brutal homicidio, la propia policía manipuló e hizo desaparecer cada una de las pruebas para proteger a médicos que practicaban abortos ilegales



Después de su brutal asesinato, Elizabeth Short, una joven aspirante a actriz de solo 22 años, se convertiría en el cadáver más famoso de Estados Unidos en aquellos primeros días de 1945; una ironía casi tan grotesca como la teatral escena del crimen.

Durante la mañana del 15 de enero de 1945, Betty Bersinger paseaba con su hija de tres años por Leimert Park, en Los Ángeles, cuando distinguió un cuerpo dividido en dos a escasos metros de ella. Al principio se imaginó que se trataba de un maniquí pero, para su desagradable sorpresa, estaba frente a la escena de uno de los asesinatos más escalofriantes de la época.

El cuerpo mutilado y sin vida de Elizabeth Short permitió asomar el lado más oscuro de la sociedad norteamericana. Los periodistas se convirtieron en carroñeros alrededor del cadáver, los ciudadanos se volverían devoradores de la falta de ética de la prensa amarillista, y la honorabilidad del Departamento de Policía de los Ángeles se vería comprometida al saberse corrupta con temas médicos que se conectaban con el caso de Elizabeth Short. Nadie cumpliría con su deber: ni como periodistas, ni como civiles ni como vigías de la seguridad y el orden público.

«Black Dahlia Avenger: A genius for Muder: The true story», logró resolver el caso. En la obra asegura que su padre mató y torturó a la joven, como también le atribuye la culpabilidad de otro escalofriante crimen dos años después:Jeanne French, «el asesinato del pintalabios rojo».

No obstante el detective nunca pudo llevar a su padre a los tribunales. En el reporte final se indicó que los miembros del jurado sentían que el Departamento de Policía de los Ángeles, no realizaron una completa investigación, así comopruebas cruciales fueron pasadas por alto.

Crimen pasional
Beth y Hodel se conocieron en 1946. Él estaba fascinado con la belleza de la joven, y ella con los favores «incondicionales» de su amigo. Beth mantenía un compromiso con un soldado, aunque el chico murió, ella no vería a George como «el hombre». No obstante, se dejaría ayudar económicamente y envolver en el lujoso mundo al que la llevaba a pasear.

Él sabía que no era correspondido, pero aún asi se empeñaba en complacerla. Poco después le propondría matrimonio y Short, por no herir los sentimientos del doctor, le dijo que se lo pensaría. «Un peor remedio que la enfermedad» pues sin querer alimentaría las esperanzas y la imaginación de un hombre que «no sabía perder» como así lo aseguró su hijo, el detective.

La chica que buscaba abrirse camino en Hollywood, posiblemente estaba mendigando contactos y, muy probablemente se sentía obligada a responder con su compañía. Esto probablemente motivó un crimen pasional, donde los celos sobrepasarían a la imaginación más inhumana.

La hipótesis del detective se sustentó en la declaración de un taxista el 29 de diciembre de 1946 a las 7.30 h. de la tarde. Él conductor había confiado que una mujer descalza y con las rodillas ensangrentadas se presentó aterrada e histérica en la parada número 15 de North Garfield Avenue. Había dicho que un hombre bien vestido y conocido la atacó. Con esa descripción todo apuntaba a su padre.

Tal vez George y Beth tuviesen una acalorada discusión en la cual a él le superarían sus instintos infrahumanos, donde quiso acribillarla sin éxito, pues ella lograría escapar.

Durante las tres semanas siguientes, las personas con las que vivía Beth aseguraban que la joven estaba muy angustiada, y con un miedo inexplicable, siempre vigilante en la ventana, como si se escondiera de alguien.

A lo largo de la investigación, el detective pudo rescatar una de las notas anónimas enviadas al diario local Los Angeles Examiner el 26 de enero de 1947. La caligrafía después de enviarsela a una especialista pudo relacionarla con el doctor Hodel.

La desaparición de pruebas
Casi al final de su investigación, el destino cruzaría su camino con Walter Morgan (a quien le transfirieron los casos del Jeanner French y Elizabeth Short en el 49), ambos coincidirían en la culpabilidad de Hodel.

Morgan y su compañero Frank Jemison se percataron de que dentro del cuerpo policial, existían cómplices de asesinato. Las pruebas que relacionaban ambos casos habían desaparecido y las que quedaban fueron manipuladas.

El «modus operandi» del autor vinculó el asesinato de Short con el de Jeanner. Las laceraciones en los rostros de las víctimas llevaban a la misma dirección: un médico. Sin embargo, los dos detectives ante la desaparecida evidencia no podían acusar a Holde.

Sin embargo, la sucia corrupción en la que se vio envuelto el Departamento de Policía de los Ángeles -a causa de lapráctica ilegal de abortos durante la década de los 40- les hizo proteger a unos cuantos cirujanos a cambio de retribuciones económicas entre otros favores. Había mucho que perder si alguien sentía amenazada su libertdad, pues un sólo médico podía arrastrar consigo a toda una red de policías que en su día también faltaron a la ley.

Un macabro espectáculo
Todos eran responsables de velar por la dignidad del cuerpo sin vida de Elizabeth Short. Sin embargo, la forma en que fueron hallados los restos despertaría una abominable curiosidad.


La última imagen que tendría el mundo de Beth, no correspondía a la de un ser humano que tenía padre, madre e ilusiones. Había dejado de ser Beth para convertirse en «el cadáver». El cuerpo había sido abandonado durante la madrugada en un descampado de Leimert Park, entre las calles Coliseum y West 39th. Elizabeth yacía fría, sola y vulnerable frente a la mirada humillante de forenses, periodistas, policías y vecinos.

Los ojos azules de Beth miraban al cielo con una falsa sonrisa lacerada, le habían rajado de un extremo a otro las comisuras de los labios simulando una maquiavélica sonrisa de payaso. Su pelo se perdía entre la hierba y sus manos meticulosamente colocadas sobre la cabeza. La postura de su torso parecía estar inspirada en una conocida obra del fotógrafo estadounidense Ray Man , « El Minotauro», con el pecho desnudo, y los codos doblados en angulo recto. Su expresión «post mortem» fue fruto de la mente retorcida del asesino. Le extirparon el corazón, un brazo y las vísceras de su cuerpo diseccionado en dos a la altura del ombligo.

Sobre su piel desvestida podía conocerse toda su lucha por sobrevivir a la eternidad del dolor y a esa angustia insoportable cara a cara con su verdugo, durante al menos 72 horas en estado consciente. El equipo forense había asegurado que la joven fue objeto de severas mutilaciones en vida:quemaduras de cigarrillo, laceraciones y golpes.

Beth murió desangrada por el corte profundo que le hicieron de oreja a oreja sumado a la conmoción cerebral.

Aún después de muerta fue humillada y maltratada. El asesinato parecía algo personal, hecho por alguien con muchas ansias de desvalijarla de su dignidad y condición humana. «La bestia» podía decirse que logró su cometido: todos dejarían de ejercer la virtud de ser civiles para transformarse en espectadores de su «macabra obra».



La Dalia Negra

Película La Dalia Negra (Brian de la Palma 2006)- ABC
Los registros dactilares permitieron identificar aquel cuerpo irreconocible. Esto no hubiera sido posible si Beth no hubiera trabajado en la cantina del cuartel de Camp Cook- durante la Segunda Guerra Mundial-, además de haber sido detenida en estado de embriaguez siendo menor de edad.

Rápidamente la prensa obtuvo por filtración policial su nombre como detalles íntimos de su vida. Se lucrarían con titulares denigrantes. Parecía que aquellos buitres estaban justificando un asesinato con cada una de las escabrosas publicaciones sobre la señorita Short. No podían dejarla en paz, necesitaban seguir manteniendo vivo aquel tétrico escenario.

De este asesinato nacería un cliché: la Dalia Negra, un jugoso personaje para la industria del cine, de la literatura y del entretenimiento. El sensacionalismo de los diarios locales «Los Angeles Hearld-Express» y «Los Angeles Hearld-Examiner» había sobrepasado los límites de la vergüenza. El desasosiego de su madre y la memoria de la víctima no iban de la mano ni con la fiebre mediática ni el consumo deshumanizado.

Un cliché «noire»
Durante el fervor del género cinematográfico del cine negro, el asesinato de la joven se prestó para alumbrar violentamente a un nuevo personaje, la Dalia Negra, que estaría en boca de todos. Los periodistas de esos diarios locales le arrebatarían el descanso eterno con la nueva estrella del género «noire».

Amigos, familiares y conocidos afirmaban que Beth era una inocentona que buscaba cumplir su «sueño americano»para convertirse en una gran actriz en la época dorada del cine norteamericano. Mary Pacios, íntima amiga de Short, lo relató en la biografía que escribió de la joven «Childhood Shadows: The Hidden Story of the Black Dahlia Murder».


La prensa amarillista se encargó de desenterrar su pasado para deformarlo. Sin embargo, la miseria y el machismo al que se vio sometida la aspirante a actriz durante el arduo camino a la fama, fue utilizado en su contra para convertirla en una mujer de dudosa moralidad que deambuleaba por Hollywood Boulevard, y con ello justificar su trágico destino.


https://www.abc.es/historia/abci-dalia-negra-macabro-asesinato-anos-40-nunca-resolvio-201711230925_noticia.html
 

Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
Los escándalos sexuales más famosos e impactantes de Hollywood: Desde el cine mudo hasta Harvey Weinstein
Estos casos habrían comenzado en la época del cine mudo, en la década del 20'.

Cuando en octubre del 2017 un escándalo sexual de proporciones estalló en derredor del famoso productor de cine Harvey Weinstein, productor de señeras películas como “Pulp Fiction”, “El paciente inglés” o “Pandillas de Nueva York”, una onda expansiva de acusaciones de acoso, abuso sexual y violaciones comenzó a cernirse por todo Hollywood, alcanzando por igual el prestigio de famosos actores, presentadores, directores, guionistas y productores.

Estos sonados escándalos sexuales, por cierto, ocurren desde los tiempos del cine mudo. Estos son algunos de los casos más recordados e impactantes:

1) El caso de violación con una botella de Roscoe “Fatty” Arbuckle:

Roscoe “Fatty” Arbuckle fue uno de los actores cómicos más populares en la época del cine mudo, aunque se haría más conocido por “El escándalo Fatty Arbuckle”, cuando fue acusado de violar y provocar la muerte de la joven actriz Virginia Rappe.



La estrella de Arbuckle -quien en sus películas, a pesar de su gordura, se veía sorprendentemente ágil en escenas cómicas de gran dinamismo, pues gozaba de un gran dominio de su físico- brilló hasta 1921, cuando firmó un contrato millonario con la Paramount. Sin embargo, la celebración de ese hecho terminaría hundiéndolo. El 3 de septiembre de ese año viajó hasta San Francisco con amigos, alquiló las habitaciones 1219, 1220 y 1221 del hotel St. Francis, llamó a mujeres y armó una fiesta sexual, regada con ginebra y whisky, en plena Ley Seca.

Durante la fiesta, una de las mujeres que se encontraba en el lugar, una aspirante a actriz de 30 años llamada Virginia Rappe, cayó gravemente enferma, entró en estado de coma y murió tres días más tarde en un hospital de peritonitis, causada por la perforación de su vejiga. Maude Delmont, amiga y compañera de Rappe en la fiesta, implicó a Arbuckle en el suceso, denunciando que la ruptura de vejiga se produjo mientras el actor violaba a Rappe con una botella.


Otros famosos actores cómicos de la época como Buster Keaton defendieron a “Fatty”, cuyo juicio se convirtió en un acontecimiento nacional, ocupando las portadas de todos los periódicos, especialmente de los pertenecientes al imperio de William Randolph Hearts, que no dudaron en presentar en sus crónicas al comediante como culpable, haciendo juicios anticipados y predisponiendo a mucha gente a prejuzgarlo. Después de dos juicios nulos, en abril de 1922 Arbuckle sería declarado no culpable de la muerte de Virginia Rappe, aunque la infamia resultante destruyó su carrera y vida personal.



Según se determinó en el juicio, Arbuckle llevó hasta su habitación del hotel un gramófono, varios discos, y abundante ginebra y whisky, violando descaradamente la ley Volstead, que desde hacía un año prohibía la producción y venta de bebidas alcohólicas en todo Estados Unidos. Después de 48 horas de fiesta, Virginia Rappe se incorporó al evento, donde fue recibida por Arbuckle en pijama (lo que provocó las acusaciones de que el actor caminaba semidesnudo por los pasillos del hotel). Virginia empezó a ingerir también grandes cantidades de alcohol, hasta que tuvo que ir al lavabo para vomitar, donde la encontró Arbuckle, encerrándose con ella durante quince minutos, tiempo suficiente, según la acusación, para cometer la violación.




Según los médicos que la examinaron poco después, los daños en la vejiga de Virginia Rappe podían haber sido consecuencia de un aborto mal practicado pocos días antes (algo que se obvió en los juicios), y agravados como consecuencia de la gran cantidad de alcohol ingerido mezclado con medicamentos. Un hombre llamado Fred Fischbach llenó la bañera con agua fría y trozos de hielo, donde fue colocada la mujer en un intento por reanimarla, mientras que Arbuckle colocó un pedazo aguzado de hielo dentro de la vagina de Rappe, en un intento de detener la hemorragia, lo que le valdría la acusación de haberla penetrado con un fragmento puntiagudo de esa misma sustancia.



Si bien “Fatty”, como ya se mencionó, fue finalmente absuelto de todos los cargos, su estrella artística se fue apagando rápidamente. En 1933 firmó con la Warner, pero el 29 de junio de ese año murió infartado mientras dormía. Hoy, su carrera está considerada por los historiadores del cine como una de las grandes tragedias de Hollywood.

2) Errol Flynn: “Robin Hood” acusado de estupro:

Errol Flynn (1909-1959), famoso actor australiano-estadounidense, se hizo conocido en Hollywood por sus personajes de galán, aventurero temerario y héroe romántico en películas como “El capitán Blood” (1935) y, especialmente, “Robin de los bosques” (1938). “En todo el mundo se me identificó como el playboy de Occidente. Ése era yo: un símbolo fálico universal”, confesaría Flynn una vez definiendo su carrera, en su autobiografía “Aventuras de un vividor”.



La vida personal de Flynn fue disipada y turbulenta, pródiga en escándalos, pleitos, denuncias, juergas, deudas y persecución de acreedores. Contrajo tres veces matrimonio, probó drogas como el opio, la marihuana y la cocaína y todo tipo de afrodisíacos, y no negó su ingénita adicción al peligro y al s*x*, explorando incluso la bisexualidad y a sostener innumerables líos de faldas.


La carrera de Flynn casi se fue a pique en 1942, cuando Betty Hansen, una chica de 17 años, aseguró que había tenido s*x* con él en una fiesta en la casa del actor Bruce Cabot. Flynn sería acusado de estupro, cargo que se agravó cuando Peggy Satterlee, una adolescente de 16 años, aseguró que Flynn había abusado de ella en una fiesta en su yate. El juicio de la estrella del cine de acción estuvo rodeado de un circo farandulero. Un diario tituló: “Robin Hood acusado de violación”, mientras otros tabloides especulaban que el actor tenía un avión esperándolo para escaparse a México.


Finalmente, Flynn sería absuelto de los cargos. Lo insólito es que durante el juicio por estupro el actor había conocido a Nora Eddington, una joven de 18 años, con quien se casó en 1944. Rory, hija de ambos, contaría años más tarde que su madre, una vez que se emparejó con el vividor Flynn, le marcó la cancha a su padre: “Hace lo que quieras en los estudios, pero no puedes traer a tus mujeres a nuestra casa”.

3) Alfred Hitchcock: un genio cinematográfico obsesionado con las rubias:

El director inglés Alfred Hitchcock (1899-1980) es considerado uno de los maestros del cine de suspenso y del thriller psicológico, configurando en las más de 50 películas que filmó un estilo cinematográfico distintivo y reconocible. Sus historias, que presentaban creativos giros argumentales en el desenlace y tramas perturbadoras que se movían en torno a la violencia, los asesinatos y el crimen, a menudo estaban protagonizadas por fugitivos de la ley mientras que sus actrices protagonistas solían ser bellas mujeres rubias.




Acerca de su inclinación por las mujeres rubias como protagonistas de sus películas, a quienes llamaba “nórdicas”, Alfred Hitchcock opinaba que ellas eran misteriosas, elegantes y frías y eran ideales para la fotografía en blanco y negro. “Las rubias son las mejores víctimas. Son como la nieve virgen, en la que es más fácil que destaque una huella sangrienta”, aseguró una vez. Sin embargo, parece que había algo más. Para la cinta “Los pájaros”, película de 1963, Hitchcock eligió a Tippi Hedren, una actriz rubia a la que había conocido en una publicidad. Muchos años más tarde, Hedren revelaría en un libro que los seis meses de rodaje de esa cinta fueron de pesadilla, pues el realizador inglés la intimidó, celó, acosó y maltrató. “Fue brutal y desagradable. Era perverso. Cuanto más me oponía, más agresivo se volvía”, dijo Hedren, quien añadió que Hitchock le compraba ropa, hacía analizar su caligrafía, y le pidió tiempo después cuando rodaban “Marnie” que estuviera disponible para él a todas horas para cualquier necesidad sexual que le apremiase.



https://www.guioteca.com/mitos-y-enigmas/los-escandalos-sexuales-mas-famosos-e-impactantes-de-hollywood-desde-el-cine-mudo-hasta-harvey-weinstein/
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
Hedren contaría que una oportunidad Hitchcock se le tiró encima en una limusina; en otra, la encerró en un estudio y le pidió que lo tocara. “Me dijo que arruinaría mi carrera. Fue un momento terrible, pero no se lo dije a nadie porque en los años ‘60 no existían el acoso sexual ni el acecho como términos legales. Además, ¿quién tenía más valor para el estudio, él o yo?”, se preguntó la actriz





Otras famosas rubias que también trabajaron con el director inglés, como Kim Novak y Eva Marie Saint, también habrían soportado sus acosos. Hoy, los biógrafos de Hitchcock aseguran que el director de “La ventana indiscreta” y “Psicosis”, desde niño tuvo problemas para controlar su peso, lo que sumado a la estricta educación católica en un colegio jesuita donde lo castigaban, hizo que su carácter fuera naturalmente retraído. Incapaz de relacionarse normalmente con una mujer bella debido a sus kilos de más y unas facciones poco agraciadas, la frustración de sentirse rechazado o su incapacidad para seducir a sus musas lo habría convertido en una persona, dicen, que rozaba la vileza, en un director genial que no dudaba en minar la autoconfianza de sus actrices celebrando sus inseguridades, que susurraba comentarios soeces a sus oídos antes de que rodara la cámara o que no dudaba en repetir sin cesar una toma de desgaste físico.




Para ilustrar la errática conducta de Hitchcock al respecto bien vale este otro ejemplo. En los años 30’ el director inglés rodó la cinta “Los 39 escalones”, una historia de espionaje donde su protagonista, Madeleine Carrol, sufrió los primeros síntomas del Hitchcock manipulador y obsesivo. La mujer se pasó todo el rato esposada, por deseo del director, a Robert Donat, el galán de turno. Y, por si eso fuera poco, tuvo que sufrir un primer plano de la bragueta abierta de Hitchcock, que se la desabrochó a propósito para provocarla.

4) Roman Polanski: seductor de jovencitas:

Roman Polanski, director de cine polaco, además de productor, guionista y actor, es unánimemente reconocido como uno de los cineastas más importantes de la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI, gracias a títulos como “Repulsión”, “El baile de los vampiros”, “El bebé de Rosemary”, “Chinatown” y “El Pianista”.



Tras el trágico asesinato en 1969 de su joven esposa Sharon Tate, quien se encontraba embarazada de 8 meses y medio, a manos de la secta del desquiciado criminal Charles Manson, Polanski intentaría rehacer su vida, filmando cintas como “Macbeth”, “Chinatown” y “El Inquilino”, e involucrándose con bellas y jóvenes mujeres. Sin embargo, en 1977, Samantha Geimer, entonces de 13 años, lo acusó de haberla drogado y violado en la casa del actor Jack Nicholson en Los Ángeles. “Polanski me había llevado allí para tomarme unas fotos. Yo tenía claro que era un hombre importante. Era poderoso y sabía que esas fotos podían ser mi oportunidad. Me hizo beber champán y tomar parte de Quaalude, una pastilla somnífera. Me tomó varias fotografías y después me violó. Yo tenía 13 años, era menor. Y no quería hacerlo, así que estamos hablando de una violación. Se mire como se mire, fue una violación. Yo le dije que no una y otra vez, pero él lo hizo de todos modos. Después, cuando me fue a dejar a mi casa, me dijo: “No se lo digas a tu madre, será nuestro secreto” “, confesaría años después Samantha Geimer, que en el año 2003, cuando Polanski fue nominado al premio Oscar por su película “El Pianista”, dejó boquiabiertos a los miembros de la Academia al pedirles que “juzgaran la película y no al hombre”.





Polanski, que por entonces tenía 43 años y se “defendió” diciendo que la relación había sido consentida, estuvo apenas 47 días en prisión bajo estudios psiquiátricos. En 1978, antes de que la Justicia diera el fallo definitivo, se escapó de los Estados Unidos rumbo a Francia. Desde entonces, no ha vuelto a pisar tierra americana ni el Reino Unido.





El año 2010 saldría a la luz otra acusación. La actriz británica Charlotte Lewis acusó a Polanski de obligarla a tener relaciones cuando ella tenía 16 años, durante el rodaje de la película “Piratas”. “Él me dijo “Si no eres lo suficientemente adulta como para tener relaciones conmigo, no lo eres tampoco para hacer una prueba de cámara”. En ese momento me eché a llorar y finalmente accedí para no dejar pasar una oportunidad que podía ser única en mi carrera. Polanski sabía que yo tenía sólo 16 años cuando me conoció, y me forzó en su apartamento de París. Se aprovechó de mí y he vivido con los efectos de su comportamiento desde que ocurrió”, confesó Lewis, que extrañamente en una entrevista de 1999 afirmó haber tenido una relación sentimental consentida de seis meses con el polémico cineasta.




Otra mujer, identificada sólo como Robin M., diría que el director polaco la sometió a un abuso cuando ella tenía también 16 años, mientras que la actriz alemana Renate Langer, ex actriz, dijo haber sido violada por Polanski en 1972, en la localidad suiza de Gstaad, cuando ella tenía sólo 15 años. Polanski, de actuales 84 años, no se ha referido públicamente a estos hechos y sigue haciendo cine.

5) Marlon Brando y “El último Tango en París”: La mantequilla parisina:

la escena más recordada y controvertida de la película “El Ultimo tango en París” (1972), del director Bernardo Bertolucci, ocurre cuando Paul, el personaje encarnado por el legendario actor Marlon Brando, usa un poco de mantequilla como lubricante para sodomizar a Jeanne (María Schneider).




Se cuenta que antes de comenzar uno de los días de rodaje, Marlon Brando estaba untando mantequilla en una tostada para el desayuno cuando se le ocurrió una espantosa idea. Se la comentó al director Bernardo Bertolucci y el resto… es historia. Si bien en la película el personaje de Brando, que por entonces tenía 49 años, sodomiza valiéndose de la mantequilla al personaje encarnado por la Schneider (que tenía 19 años), en la realidad el famoso actor norteamericano usó una barra de mantequilla como lubricante para introducir sus dedos en el ano de la actriz. Y si bien no llegó a producirse un coito real entre los dos protagonistas, según la legislación sexual un abuso no se limita a una penetración, por lo que, bajo esas condiciones, el actor Marlon Brando, que fallecería en julio de 2004, sí violó a María Schneider durante el rodaje de “El último Tango en París”, todo ello bajo la supervisión del director Bernardo Bertolucci.




María Schneider, cuyo destino posterior iba a estar plagado de conflictos con drogas e internaciones psiquiátricas, declararía en 2007: “Me sentí humillada y, para ser honesta, un poco violada por ambos. Luego de la escena, Marlon no me consoló ni me pidió disculpas. Por suerte, fue una única toma. Bertolucci me destrozó la vida. Y esa película destrozó mi carrera”, afirmó la actriz, quien fallecería el año 2011 producto de un cáncer.





Bernardo Bertolucci, el único de los tres protagonistas de esta historia que aún vive, diría que “la llamada escena de la mantequilla es una idea que tuve con Marlon Brando esa misma mañana antes de filmarla, pero me porté de una manera horrible con María, porque no le dije lo que iba a suceder. Quería su reacción como niña, no como actriz. No que María interpretara su humillación y su rabia, sino que la sintiera. Los gritos “no”, “no”. Después me odiaría toda su vida. Creo que me odió a mí y a Marlon Brando. Son cosas graves, pero las películas se hacen así. Las provocaciones son a veces más importantes que las explicaciones. Hoy me siento culpable, pero no arrepentido. Para hacer buenas películas a veces tenemos que ser absolutamente fríos”.

6) Harvey Weinstein: el depredador sexual:

Hasta antes de octubre de 1917 el productor de cine Harvey Weinstein era uno de los reyes Midas de Hollywood. Confundador de las productoras Miramax y “The Weinstein Company”, junto a su hermano Bob, el ejecutivo se hizo millonario y ganó varios premios Tony como productor de musicales y estuvo detrás de la producción de famosas películas galardonadas como “Pulp Fiction”, “El paciente inglés”, “Shakespeare enamorado” (por la cual ganó un premio Oscar a la mejor película) o “Pandillas de Nueva York”.



https://www.guioteca.com/mitos-y-enigmas/los-escandalos-sexuales-mas-famosos-e-impactantes-de-hollywood-desde-el-cine-mudo-hasta-harvey-weinstein/
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
Sin embargo, a partir de esa fecha, su carrera se vendría a pique luego que el diario “The New York Times” y “The New Yorker” publicaran graves acusaciones de 21 mujeres, incluyendo actrices y empleadas de su compañía, que aseguraron que Weinstein, aprovechándose de su posición de poder, las había acosado o abusado sexualmente de ellas. De ese número, 3 mujeres lo acusaron derechamente de violación. Con el correr de las semanas, serían más de 80 mujeres en la industria del cine quienes reportaron posteriormente haber tenido experiencias similares con Weinstein, quien por su parte negó “cualquier s*x* no consentido”.




Según los informes de las mujeres, Weinstein, quien fue sindicado por la prensa norteamericana como un “depredador sexual”, solía invitar a jóvenes actrices o modelos a una habitación de hotel u oficina con el pretexto de discutir su carrera, y luego exigía masajes o relaciones sexuales, detallándoles que ello sería “bueno para sus carreras”. La actriz Rose McGowan, conocida por la serie televisiva “Embrujada” y películas como “Grindhouse” y “Death Proof”, aseguró que en 1997 el productor de origen judío le pagó 100 mil dólares para no denunciar una violación ocurrida cuando la actriz tenía 23 años. Mc Gowan recordó que en su momento denunció a Weinstein con el director de la compañía Amazon, Jeff Bezos: “Lo dije una y otra vez. Me dijo que no había pruebas y yo le dije que yo era la prueba. Una abogada me dijo posteriormente que como yo había rodado escenas sexuales en una película, nunca podría derrotar al jefe de un estudio. Pero el comportamiento de Weinstein era un secreto a voces en Hollywood”.


Annabella Sciorra, la actriz nominada al Emmy por su actuación en la serie “Los Sopranos”, en tanto, relató en la publicación americana “The New Yorker” que Weinstein la violó violentamente a principios de la década del 90′. Según detalló la actriz, el productor la acompañó a su casa después de una cena y entró forzosamente en su casa, donde la ultrajó. Sciorra no denunció a Weinstein pues este le dijo que en un abrir y cerrar de ojos podía arruinar su carrera profesional.


La actriz Daryl Hannah, famosa por películas como “Splash” y “Kill Bill”, relató por su parte que una vez debió atrincherarse dentro de su habitación de su hotel con muebles para evitar que Weinstein irrumpiera en su habitación. Y en otra ocasión, el productor le pidió tocar sus senos y al negarse, tomó represalias contra ella profesionalmente. La actriz Asia Argento, por su parte, relató que en 1997 Weinstein la invitó a una habitación de hotel. Allí, según informó la prensa, Weinstein “le subió la falda, le separó las piernas y le practicó s*x* oral mientras ella le decía repetidamente que se detuviera”.

En respuesta a la ola de denuncias en su contra, Weinstein señaló pública y posteriormente que “lamento que la forma en que me he comportado con colegas en el pasado haya causado mucho dolor, y sinceramente me disculpo por ello. Me tomaré un año sabático y trabajaré con terapeutas para abordar este problema de forma directa”. Sin embargo, pese a sus explicaciones, su mujer le pidió el divorcio mientras era expulsado de su propia compañía y de la Academia de Artes y Ciencias cinematográficas, transformándose con el correr de los días en un verdadero paria de Hollywood.



El escándalo protagonizado por el orondo productor provocaría muchas acusaciones similares contra hombres poderosos en todo el mundo, y condujo a la expulsión de muchos de ellos de sus posiciones. También provocó que un gran número de mujeres se abrieran a compartir sus propias experiencias de agresión sexual, acoso o violación en las redes sociales, bajo el hash#metoo. El impacto del escándalo pasó a llamarse el “efecto Weinstein”.

7) Kevin Spacey: el actor acosador que salió del clóset:

Kevin Spacey, hasta octubre del año pasado, era uno de los actores más reputados de Estados Unidos. Tras conseguir dos premios de la Academia en los años 90’ -ganó un Oscar al mejor actor secundario por la película “Los sospechosos de siempre” y un Oscar al mejor actor principal por “Belleza Americana”- el actor se había ganado el favor de la crítica y el público por su interpretación del corrupto presidente norteamericano Frank Underwood en la notable serie “House of Cards”.


Sin embargo, el 30 de octubre de 2017, en el contexto del escándalo por abusos del productor Harvey Weinstein, el también actor Anthony Rapp, famoso por su papel en la serie “Star Trek: Discovery”, declaró que en 1986, siendo un menor de edad de 14 años, había sido acosado sexualmente por Spacey en el transcurso de una fiesta celebrada en la residencia de éste. Anthony Rapp aseguró que el incidente ocurrió después de una fiesta a la que lo había invitado el famoso actor, quien parecía bebido y tenía 26 años en esa época. “Spacey me agarró como un novio agarra a la novia en el umbral. Pero yo no, bueno, me intenté librar al principio, porque estaba pensando “¿qué está pasando aquí?” Y luego se acostó encima de mí. Estaba intentando seducirme…Yo sabía que estaba intentando tener algo sexual conmigo. Al final logré escapar al baño”, dijo Rapp, de actuales 46 años.


Después de la denuncia de Rapp, Spacey, de 58 años, emitiría una declaración pública en la que afirmó: “Estoy más que horrorizado al oír esta historia. Honestamente, no recuerdo el encuentro, hubiera sucedido hace unos 30 años. Pero si me comporté como él describe, le debo mis disculpas más sinceras por lo que sería un comportamiento alcoholizado totalmente inapropiado, y pido perdón por los sentimientos que él dice que ha cargado todos estos años…Esta historia me ha animado a tratar otras cosas de mi vida. Como saben aquellas personas más cercanas a mí, en mi vida he tenido relaciones con hombres y mujeres. He amado y he tenido relaciones románticas con hombres a lo largo de mi vida y ahora elijo vivir como homosexual”.



A partir de las declaraciones de Rapp surgirían nuevas acusaciones similares en contra de Spacey, como la del actor mexicano Roberto Cavazos, quien denunció que tanto él como otros jóvenes actores habían sido acosados por Spacey cuando este era director artístico del Old Vic Theater de Londres. Casi simultáneamente, varios empleados y ex empleados de la serie de Netflix “House of cards”, que Spacey protagonizaba y de la que era productor ejecutivo, lo acusaron por delitos de la misma naturaleza. El 3 de noviembre de 2017, Netflix, finalmente, anunció que cancelaba todos sus compromisos y proyectos con Spacey, mientras éste anunciaba su ingreso en la clínica The Meadows, en Arizona (EEUU) para someterse a tratamiento por su adicción al s*x*.

https://www.guioteca.com/mitos-y-enigmas/los-escandalos-sexuales-mas-famosos-e-impactantes-de-hollywood-desde-el-cine-mudo-hasta-harvey-weinstein/
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435


Estos hombres escondían los ESCÁNDALOS de Hollywood y… tenían demasiado trabajo

Aunque Hollywood es un lugar conocido por su glamour y por ser la casa de la industria del cine norteamericano, también se ha llegado a destacar por el constante flujo de escándalos provocados o protagonizados por las estrellas. Por eso, en la llamada época dorada existía un grupo de hombres encargados de resolver las situaciones incómodas en las que los actores y actrices podían llegar a encontrarse. Entérate qué hacían para hacer las turbulencias pasar desapercibidas.

Los responsables de ocultar los peores escándalos de Hollywood
Howard Strickling trabajaba como el jefe de publicidad para el famoso estudio de cine MGM y su teléfono no paraba de sonar nunca. Además, siempre podía ser la voz de una enorme estrella de Hollywood del otro lado de la línea.

Su primera llamada podía responder a Jean Harlow, aterrorizada por el hecho de que William Powell la hubiera dejado embarazada. También podía ser un guardia de seguridad, informándole de que había sacado a Spencer Tracy de otro bar. Incluso, en una memorable y trágica ocasión atendió a Marlene Dietrich, angustiada después de descubrir el cadáver de John Gilbert.

El oficio de Strickling incluía el deber de manejar estas situaciones escandalosas antes de que se salieran de control o se enterara la prensa. Desde 1930 hasta los años 60, se encargó de salvar la reputación de las estrellas del estudio junto al gerente general, Eddie Mannix, para mantener la cuidadosamente elaborada imagen que los artistas debían poseer.

Mannix y Strickling eran una pareja dispareja. Mannix, era un gamberro que se juntaba con mafiosos y que llamó por primera vez la atención de los hermanos ejecutivos de cine Nick y Joseph Schenck mientras trabajaba en la construcción de su parque de diversiones en Fort Lee, Nueva Jersey.

Mientras que Strickling era un “ex periodista impecable” que se trasladó al departamento de publicidad de MGM, en 1919. Pero juntos, anularon casi todos los tipos de reportajes amarillistas imaginables.


Entre las situaciones que debían “resolver” estaban los embarazos fuera del matrimonioque podían surgir para las importantes estrellas femeninas del estudio, como Harlow, Judy Garland, Lana Turner y muchas otras.

Mannix y Strckling se encargaban de procurar abortos discretos, acordando las citas bajo nombres falsos y enfermedades falsas. Se dijo que Jeannette McDonalds tuvo una infección en el oído, cuando tuvo que someterse a este procedimiento.


Otro caso destacable fue el de la curiosa adopción de Tracy Loretta Young a su hija biológica. En 1935, Clark Gable y Young concibieron un bebé durante el rodaje de la película The Call of the Wild. En ese momento, Gable estaba casado con su segunda esposa de cinco que tendría, Maria Langham, y según la nuera de Young, el encuentro sexual no fue consensual.



Pero la actriz era católica y se negó a someterse a un aborto, así que Strickling la ayudó a esconderse, ofreciendo cientos de excusas a la prensa- incluyendo una falsa enfermedad-. Luego la ayudó a coordinar una elaborada farsa, escondiendo a la niña en un bungalow en Venice Beach durante varios meses, y luego trasladándola a un orfanato. Más de un año después, Young anunció que planeaba adoptar dos niños huérfanos. Pero más tarde, explicó, la madre biológica reclamó el segundo bebé, que realmente no existía. Así que simplemente terminó quedándose con Judy, su verdadera hija biológica.

https://supercurioso.com/escondian-escandalos-de-hollywood/
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435


Alcohol, lujuria y bromas pesadas en el Hollywood clásico

Compartieron piso en la ciudad de Los Ángeles cuando trataban de hacerse un nombre como actores. Tenían prácticamente la misma edad y ambos gastaban parecido bigote, fino y muy cuidado. Son Errol Flynn y David Niven y ninguno de ellos nació en Estados Unidos. Huelga decir que el australiano Flynn puso mayores dosis de lujuria que el londinense Niven en ese Hollywood de los grandes estudios previo a la Segunda Guerra Mundial.

Trabajaron juntos en alguna película y son autores de dos autobiografías que merecen situarse entre las mejores escritas nunca por un actor. Llenas de humor e ironía, de historias disparatadas, bromas hilarantes y retratos certeros, son dos obras con anécdotas comunes que permiten darse un entretenido paseo por las alcobas más celebres de Beverly Hills, por sus fiestas y escándalos, por una época que producía casi de forma constante películas inolvidables en algunas de las cuales se colaron nuestros protagonistas.

Las Memorias de Niven (1910-1983), que en su primera edición española llevaba traducido su título original –Traigan los caballos vacíos, una guasa a costa del mal inglés del húngaro Michael Curtiz, director de Casablanca–, vienen a ser una continuación de un volumen previo titulado La aventura de mi vida. Los recuerdos de Flynn (1909-1959) son, como dice el título en español, las Aventuras de un vividor, una sucesión de situaciones que resultarían demasiado inverosímiles para ser contadas en una novela.

Se conocieron en el verano de 1935, el año en que Flynn rodó Capitán Blood, su primer gran éxito. Decidieron irse a un piso de solteros. Flynn se quedó el dormitorio grande porque ganaba más y aportaba más al pago del alquiler. También era el que más le daba a la marihuana en cuyo consumo decía que le había iniciado el pintor mexicano Diego Rivera para demostrarle que se pueden escuchar los cuadros y oír los colores. En realidad Flynn le daba a todo, o a casi todo como aclara Niven, que también la fumaba pero que dejó de hacerlo porque ya tenía bastante con su adicción al wishky escocés. “Flynn me dijo que con la salvedad de la heroína pura lo había probado todo, incluso a modo de afrodisiaco, una pizca de cocaína, en la punta del pexx”. Tampoco le hacía feos a las bebidas de alta graduación alcohólica.

Según Niven, su amigo pimplaba vodka como si se fuera a extinguir en cualquier momento; lo mezclaba con seven up y empezaba a tomarlo mientras le maquillaban a primera hora de la mañana. Todo ello con el riesgo que conllevaba el alcohol en la siempre imprevisible cabeza de Flynn: parece que en pleno colocón solía darle por comprar animales (una vez adquirió una cachorra de león) o por tratar de seducir a la mujer que menos le convenía (“siempre pasa lo mismo. Solo un par de copas de champán y ya pensaba: Dios, si pudiera estar con la de los pechos grandes y los pies pequeños”). El actor de Murieron con las botas puestas confesó que optaba por el vodka porque en teoría no tiene olor y así nadie sabe qué te has bebido.

Grandes egos
De Flynn, el actor que sin duda había nacido para encarnar Robin Hood mejor que nadie, Niven dice que no sabía lo que era la humildad, que estaba convencido de que sus grandes éxitos –Capitan Blood, La carga de la brigada ligera, Robin de los bosques, Murieron con las botas puestas…– se debían únicamente a su talento. Admitiendo que era un estupendo atleta, un hombre encantador, valiente y de indudable atractivo, su compañero de farras no puede evitar dejar también claro que su amigo era desconsiderado y poco amable y que le gustaba rodearse de gente que no pudiera hacerle competencia. Y además estaba siempre dispuesto a pelearse: lo mismo con un extra que con John Huston. Al director de cine también le gustaba sacar de vez en cuando la mano a pasear sin motivo justificado y parece que en una cena aburrida se emplazaron el uno al otro, sin que mediara razón alguna, a pegarse en el jardín y ambos acabaron en el hospital. Luego Huston le dirigió en Las raíces del cielo, que Flynn interpretó un año antes de morir y que era su preferida.

Pero es que Flynn realmente apenas congeniaba largo rato con nadie. Él mismo cuenta que solo sabía llevarse bien con las ancianas respetables y con las prost*tutas porque, razonaba, ambas habían perdido todas sus inhibiciones. Dejó escrito que “digo la verdad si afirmo que mi comportamiento en los burdeles ha sido ejemplar. Son las únicas instituciones de las que nunca me han expulsado”.

Bromas pesadas
En el ecuador de sus memorias Flynn nos informa que si hemos llegado hasta ahí, entonces ya sabemos que es un cachondo “capaz de hacer cualquier cosa por una carcajada, una broma, un poco de diversión, la idea de aligerar la labor diaria de tener que trabajar”. Si no, que se lo pregunten a la pobre Olivia de Havilland, actriz con la que hizo sus películas más celebradas. “Una vez cuando fue a ponerse las bragas, encontró una serpiente muerta en ellas. Lloró aterrada. Sabía muy bien quién era el responsable. No creo que esto me granjeara su afecto. En mi cabezota penetró lentamente la idea de que estas chanzas adolescentes no eran el camino por el que se llegaba al corazón de una mujer”. Vamos, que aparte de echarse unas risas pretendía encima ligar.

Abundan las bromas en ambos libros, algunas comunes. Una con Niven de protagonista: una vez que los dos actores salieron a navegar, el británico decidió darse un chapuzón, momento que aprovechó Flynn para decirle muerto de risa que tenía previsto dejarlo allí tirado y que tendría que volver a nado. Niven consiguió regresar para contarlo pero lo hizo sin dejar ni un instante de gritar y chapotear por la cercanía durante un buen rato de un tiburón que le provocaba tal pánico que no acertaba a coordinar los movimientos que permiten avanzar en el agua. Esta otra broma, en cambio, tiene a Flynn como sujeto pasivo y al gran director Raoul Walsh como principal artífice. Se acababa de morir el actor John Barrymore, muy amigo de Flynn. Walsh se las apañó, previo pago de una buena cantidad, para que la funeraria local le dejara sacar unos minutos el cadáver de Barrymore y llevarlo a la casa de Flynn antes de que éste volviera y sentarlo en su sillón favorito. Flynn llegó, abrió la puerta, encendió la luz, vio la cara de Barrymore aún sin embalsamar y gritó enloquecido… hasta que salieron los autores de la gracia a calmarle.

No solo hay bromas de dudoso gusto y grandes borracheras en estos libros. Son, en concreto, realmente impagables y entrañables los capítulos que Niven dedica a su relación con Clark Gable (ambos perdieron a sus esposas en sendos accidentes y se apoyaron mutuamente), con Humphrey Bogart (que le brindó su amistad pese a que solía preferir la compañía de escritores) y con Fred Astaire, probablemente su mejor amigo. También hay páginas estupendas con agudos comentarios sobre la Garbo, Scott Fitzgerald, Cary Grant, George Sanders o Ernst Lubitch, extraordinariamente bien escritas y sobradas de ironía en unos casos y de ternura en otros. No en balde Niven, que ganó un óscar en 1959 por su papel en Mesas separadas, escribió también varias novelas.

Caso distinto es el libro de ese “polígamo incorregible” que fue Flynn. Bastante tiene con poder abrochar en trescientas páginas todas las aventuras que vivió en primera persona: sus peligrosas andanzas con apenas 17 años por Nueva Guinea, su decisión de acostarse con una mujer para robarle las joyas a modo de préstamo en un momento de apuro, su etapa como actor de teatro en Londres, las peleas con sus esposas, sobre todo con la actriz francesa Lili Damita (“los únicos momentos de paz se producían cuando estábamos en la cama”), su incursión como periodista –o algo parecido– en la guerra civil española, su capacidad innata para meterse en problemas (“en mi caso la curiosidad es una enfermedad y la causa de todos mis problemas”), su falta de escrúpulos para poner micrófonos en el baño de mujeres, las acusaciones de violación a menores de las que salió declarado inocente o su vida en alta mar a bordo de su velero, siempre cerca de Mallorca.

Flynn y Niven tuvieron sus diferencias y acabaron alejándose. Muchos años después, un día tomando una copa, el primero le confesó que tenía una espina clavada desde hacía tiempo: no haberle ido a ver cuando murió su mujer en un accidente. “La verdad es que no pensaba más que en ir a verte pero no podía, y todavía no sé por qué. Siempre he lamentado no haberlo hecho”. Acto seguido llenaron las copas y, en palabras de Niven, “ambos quedamos sumidos en ese maravilloso silencio que solo los viejos amigos pueden permitirse”.

http://www.hoyesarte.com/cine/alcohol-lujuria-y-bromas-pesadas-en-el-hollywood-clasico_212887/
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
22 rumores, orgías y relaciones de la época dorada gay de Hollywood
Seleccionado de la infame autobiografía de Scott Bower, Servicio completo: la secreta vida sexual de las estrellas de Hollywood, así como otros libros igualmente brillantes (y jugosos) acerca del celuloide encubierto.

1. Anthony Perkins


Anthony Perkins es mejor conocido por su interpretación como Norman Bates en la película Psicosis de Alfred Hitchcock, y fue nominado para un Premio de la Academia por su papel en la película Persuasión Amistosa.

Según Scotty Bowers en su libro Servicio Completo, Perkins fue intenso, sensible y complejo. Estuvo casado y tuvo dos hijos, también homosexuales. Su relación homosexual más larga fue con el actor Tab Hunter, pero estuvo con muchos hombres.

Bowers escribe que Perkins siempre quería a alguien distinto. Bowers escribe: "Él siempre quería a alguien diferente. '¿A quién conseguiste que sea diferente, Scott?' ¿A quién tienes para que me sorprenda mañana por la noche? ¿Algo realmente nuevo?"

"Por supuesto que su relación con Tab Hunter continuó durante mucho tiempo, según nos contó una fuente confiable", le dijo el artista Don Bachardy a Charles Winecoff, autor de "Split Image: The Life of Anthony Perkins". Perkins solo se dejaba ver con Hunter en reuniones mixtas, como en una fiesta en la casa Elaine Aiken, una maestra de actuación.

Salían al cine pero compraban los boletos por separado y se sentaban alejados. El "Vista Theater", ubicado cerca de Silver Lake, un vecindario predominantemente gay, atrajo a una audiencia principalmente masculina, y era allí donde Perkins se sentía cómodo sentándose con Hunter.

Según recuerda el camarógrafo Leonard Smith: "Tab era un conocido homosexual en esa época". "No creo que Tony fuera homosexual, se lo guardó para sí mismo. Pero solía invitar a Tab al rodaje dos o tres veces por semana y almorzaban o comían algo juntos. El equipo de rodaje hacía muchas bromas acerca de esto; eran crueles. Por supuesto que Tony se molestaba. Se iba a su camerino y les respondía de manera en que quedara claro que no quería seguir escuchándolos. Si los chicos hacían bromas, el se disgustaba y solamente se alejaba de ellos."

2. Katharine Hepburn



Katherine Hepburn, quien fue muy reconocida por sus actuaciones merecedoras de Premios de la Academia en las películas Adivina quién viene esta noche, El león en invierno y En el estanque dorado, sabía que Scotty Bowers, hombre de mundo y proxeneta, hacía los arreglos necesarios para que los actores tuvieran relaciones sexuales con quien quisieran. En el libro de Bowers, Servicio completo, él recuerda que Hepburn dijo, "conozco tu reputación Scotty. Cuando tengas oportunidad, ¿crees que puedes encontrar una simpática chica joven de pelo oscuro para mí? Alguien que no este demasiado arreglada".

Durante los siguientes 50 años, Bowers llegó a ser muy buen amigo de Hepburn. Él comentó: "a lo largo de los años, me encargué de hacerle citas con casi 150 mujeres distintas. A la mayoría de ellas las veía una o dos veces y luego se cansaba de ellas".

Bowers dijo que hubo una excepción. Bowers le arregló una cita a Hepburn con una chica de 17 años llamada Barbara. Poco después de que empezaran a verse, Hepburn le compró como regalo un Ford Fairlane bicolor completamente nuevo. Hepburn vio a Barbara de manera intermitente durante 49 años. Tres meses antes de que Hepburn falleciera en junio de 2003, Barbara, quien se había casado no menos de tres veces durante ese tiempo, recibió una carta de los abogados de Hepburn. Junto con la carta iba un cheque por 100.000 dólares.

3. Spencer Tracy



Spencer Tracy fue nominado para nueve Premios de la Academia y ganó dos por Capitanes intrépidos y La Ciudad de los muchachos. Hizo nueve peliculas con Katherine Hepburn y los estudios prepararon un falso romance entre los actores, el cual estuvo tan bien montado que el público lo aceptó sin dudarlo en absoluto. A Tracy y a Hepburn siempre les daban remolques, camerinos y suites en los hoteles que estuvieran uno al lado del otro para mantener vivo el mito.

En Servicio completo, Scotty Bowers recuerda cuando Tracy lo llamó para que arreglara el depósito de agua caliente en su casa. Mientras Bowers reparaba el calentador de agua, Tracy bebió una botella completa de whisky. Bowers le ofreció cocinar para él y Tracy abrió otra botella de whisky. Entonces, Tracy se le insinuó a Bowers.

Bowers escribe, "El comenzó a desvestirse y me suplicó que no lo dejara. No tuve corazón para negarme". Bowers se desvistió y se metió en la cama con Tracy, que estaba muy ebrio y no se le entendía. Bowers trató de calmarlo, pero según las palabras de Bowers Tracy "colocó su cabeza sobre mi ingle, agarró mi pexx y comenzó a mordisquear mi prepucio".

Unas cuantas horas más tarde, Bowers despertó con el sonido de Tracy tambaleándose alrededor del dormitorio tratando de encontrar el baño para orinar. Bowers dijo: "Él intentó buscar de manera torpe el interruptor de la luz, pero no lo encontró, así que solo empezó a orinar. En un momento estaba orinando contra las cortinas, luego dentro de un closet abierto y después por toda la alfombra. Finalmente cayó en la cama e inmediatamente lo venció un sueño profundo y empezó a roncar como un tren expreso".

Bowers continuó teniendo relaciones sexuales con Tracy, lo cual siempre incluía a Tracy bebiendo hasta caer en un aletargamiento. Bowers dijo, "El gran Spencer Tracy fue otro hombre bisexual, un hecho que el departamento de publicidad del estudio ocultó por completo. Eso, si es que alguna vez, en lo más mínimo, lo llegaron a saber".

4. George Cukor



George Cukor fue una leyenda en la industria del cine Él dirigió Camille, protagonizada por Greta Garbo, junto con los clásicos como Romeo y Julieta e Historias de Filadelfia.

Cukor tuvo relaciones sexuales con Scotty Bowers, autor de Servicio completo. En su primer encuentro, Bowers escribe Cukor "se acercó a mí, comenzó a acariciar mis testículos, y entonces rápidamente me estimuló hasta llegar a una erección completa. En un santiamén me empezó a chupar mi pexx erecto. Era tan bueno en lo que estaba haciendo que antes de que yo lo supiera, estaba mareado en un éxtasis y simplemente me recosté hasta que experimenté un orgasmo absolutamente exquisito. Entonces, Cukor se duchó rapidamente, invitó a Bowers a ducharse, e insistió en pagarle a Bowers. Bowers cayó en la cuenta de que él siempre tenía encuentros sexuales directos como este.

"Nunca hubo ningún juego previo o besuqueo. No había preámbulo alguno, ni hubo nunca ningún tipo de penetración. El sexx anxx estaba fuera de discusión. Para decirlo crudamente, al igual que mi amigo, Cole Porter, George sólo quería chupar la poxx. Y lo haría con rápida y fría eficiencia".

5. Cole Porter



http://Cole Porter fue compositor y letrista, y ganó el premio Tony al mejor musical por Bésame Kate. En su libro Servicio completo, Scotty Bowers dice que Cole Porter le pidió a Bowers que trajera dos o tres infantes de marina a su casa. Cuando Bowers llegó, habían varios jóvenes guapos jóvenes allí - y su esposa, Linda, no estaba. Bowers escribe, "pronto aprendí que la pasión de Cole era el s*x* oral. Fácilmente podía chupársela a veinte chicos, uno tras otro. Y siempre tragaba". Otra noche, Bowers llevó a nueve de sus jóvenes mejor parecidos a la casa de Porter y Porter "se la chupó a cada uno de ellos en cuestión de segundos". Boom, boom, boom y había terminado". Bowers también se acostó con Porter. Bowers dijo que a Porter "le encantaba chupármela y que después yo lo acariciara hasta que él alcanzara su propio orgasmo'.' Porter era inseguro y le dijo a Bowers que hicieran una cena e invitaran a un grupo de 12 o 14 personas que conocían a Porter desde hacía mucho tiempo. Porter dijo que se escondería debajo de la mesa para escuchar a escondidas mientras Bowers les hacía preguntas acerca de Porter. Cubrieron la mesa con tres sábanas grandes y Porter gateó debajo de la mesa. Estuvo allí y escuchó toda la conversación de la cena y nunca salió de debajo de la mesa.

Cole Porter fue compositor y letrista, y ganó el premio Tony al mejor musical por Bésame Kate.

En su libro Servicio completo, Scotty Bowers dice que Cole Porter le pidió a Bowers que trajera dos o tres infantes de marina a su casa. Cuando Bowers llegó, habían varios jóvenes guapos jóvenes allí - y su esposa, Linda, no estaba.

Bowers escribe, "pronto aprendí que la pasión de Cole era el s*x* oral. Fácilmente podía chupársela a veinte chicos, uno tras otro. Y siempre tragaba".

Otra noche, Bowers llevó a nueve de sus jóvenes mejor parecidos a la casa de Porter y Porter "se la chupó a cada uno de ellos en cuestión de segundos". Boom, boom, boom y había terminado".

Bowers también se acostó con Porter. Bowers dijo que a Porter "le encantaba chupármela y que después yo lo acariciara hasta que él alcanzara su propio orgasmo'.'

Porter era inseguro y le dijo a Bowers que hicieran una cena e invitaran a un grupo de 12 o 14 personas que conocían a Porter desde hacía mucho tiempo. Porter dijo que se escondería debajo de la mesa para escuchar a escondidas mientras Bowers les hacía preguntas acerca de Porter. Cubrieron la mesa con tres sábanas grandes y Porter gateó debajo de la mesa. Estuvo allí y escuchó toda la conversación de la cena y nunca salió de debajo de la mesa.

https://www.buzzfeed.com/clairepires/22-rumores-orgias-y-relaciones-de-la-epoca-dorada
 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
6. Greta Garbo y Mercedes de Acosta

Greta Garbo fue nominada como mejor actriz por los Premios de la Academia por su actuación en Anna Karenina y Camille. Mercedes Acosta fue poeta, dramaturga y novelista.

En "Behind the Screen: How Gays and Lesbians Shaped Hollywood", William J. Mann escribe: "Durante un tiempo en la década de los años 20, [Garbo] vivió públicamente con John Gilbert; más tarde, mantuvo su relación con la dramaturga y poeta Mercedes de Acosta con similar franqueza y sin pretensiones."

Garbo era, según se informa, muy controladora, pero el fotógrafo Cecil Beaton registró en su libro de memorias en 1958, "Mercedes es la mejor amiga de Garbo y desde hace 30 años se ha mantenido a su lado, dispuesta a dedicarle su vida".

Mann escribe que el público percibió que Garbo no era como la mayoría de las mujeres, con fotos de ella y Dietrich, ambas usando pantalones, corriendo bajo el estandarte: "Miembros del mismo club".

7. Charles Laughton


Charles Laughton era un actor inglés, mejor conocido por El jorobado de Notre Dame y por su papel ganador del Oscar como Enrique VIII en La vida privada de Enrique VIII. En su libro Servicio completo, Scotty Bowers recuerda una historia sobre la coprofilia de Laughton.

Bowers trajo a un joven a la casa de Laughton, y Laughton procedió a lavar cuidadosamente unas hojas de lechuga fresca y tomates y colocarlos en dos rebanadas de pan, mientras al joven se le indicó que se desnudara por completo y posara sobre un mostrador.

Él puso el emparedado en un plato y agarró una olla. Le dijo al joven que lo siguiera, y se fueron durante 15 minutos. Cuando volvieron, Bowers pudo ver que la lechuga y los tomates estaban untados con una sustancia de color marrón claro. Bowers escribe: "Se veía como salsa, mantequilla de maní o algún tipo de pasta para emparedado".

El joven parecía avergonzado. Miró a Bowers, señaló las rebanadas de pan en el plato y luego suavemente se dio palmadas en la espalda. Laughton le había pedido al joven que defecara en la olla para que pudiera untar el excremento en su emparedado.

Laughton luego se sentó y se comió el emparedado.

8. Rock Hudson



Rock Hudson fue famoso por su papel nominado en los Premios de la Academia en la película Gigante con Elizabeth Taylor y en la película Pillow Talk con Doris Day.

Henry Wilson, su representante gay, y el estudio tuvieron mucho cuidado en mantener la homosexualidad de Rock Hudson en secreto. Lograron ocultar su homosexualidad justo hasta el momento en que murió de sida en 1985.

Estaba casado con Phyllis Gates, que era lesbiana. En su libro Servicio completo, Scotty Bowers escribe: "Durante el año arreglé muchas citas para [Gates]. A ella le gustaban sus parejas de s*x* femenino delgadas, de cabello oscuro y jóvenes".

En el libro de William J. Mann "Behind the Screen: How Gays and Lesbians Shaped Hollywood", un hombre de 80 años platica con Mann acerca de la década de los años 50 cuando parecía que todos en Hollywood eran gay. Él dijo: "No repitas toda esa basura acerca de lo difícil que fue para Rock Hudson. Tú sabes, lo de cómo tuvo que fingir ser heterosexual y vivir una mentira y todo eso. Eso fue solo superficial. Para Rock Hudson las cosas fueron fáciles. Sólo tienes que preguntarle a cualquier ciudadano típico cómo era la vida para él. ¿Quién no tenía que mentir? ¿Quién no tuvo que fingir? La diferencia era que, en Hollywood, nuestros jefes mintieron por nosotros. Ellos nos protegían. Teníamos toda una comunidad, por el amor de Dios. Teníamos - ¿se me permite decirlo? - poder. ¿Dónde más en norteamérica tienen los gays algo así?"

9. Cary Grant y Randolph Scott





Cary Grant fue un actor inglés que era considerado definitivamente uno de los actores clásicos destacados de Hollywood. Fue nominado dos veces al Óscar por sus papeles en Serenata nostálgica y Un corazón en peligro. Randolph Scott fue un actor famoso por la película La herencia del desierto, la que lo estableció como un héroe del Oeste.

Cary Grant estaba casado con Barbara Hutton, pero estaba compartiendo su casa con el actor Randolph Scott cuando Scotty Bowers, autor de Servicio completo, lo conoció. Scott también estaba casado.

Bowers escribió lo siguiente cuando estuvo con Grant y Scott: "Los tres entramos en muchas travesuras sexuales juntos. Aparte de las chupadas de costumbre - a ninguno de ellos les atraía follxx, por lo menos no eran chicos que follaran, o por lo menos no yo - lo que más recuerdo del primer encuentro fue que a Scott realmente le gustaba acurrucarse y hablar, y era muy tierno".

La relación de Grant y Scott duró muchos años. Eventualmente, terminaron compartiendo una casa detrás del célebre Hotel Chateau Marmont en Hollywood y también su casa en la playa de Malibú.

10. Tyrone Power



Tyrone Powers era un actor más conocido por las películas La marca del zorro y Sangre y arena.

En Servicio completo, Scotty Bowers escribe: "Las mujeres se derretían por él y se acostó con varias de ellas, pero realmente prefería a los hombres".

Su preferencia era por los hombres jóvenes en particular, y algunos de sus gustos sexuales eran bastante extraños y poco convencionales, pero a ninguno de los chicos parecía importarle Siempre fue especialmente cuidadoso respecto a con quién salía. Protegía ferozmente su reputación en el estudio y su posición como un actor muy visible, por lo que pocos fuera de un círculo muy estrecho podían apuntarle con el dedo y acusarlo de algún comportamiento indiscreto".

Bowers formó un trío sexual con Power y una chica al azar aunque Powers estaba casado. Bowers escribe: "A medida que jugueteábamos alrededor de la habitación bastante mugrienta del hotel, esa noche era patentemente claro que Ty poseía un apetito sexual saludable y creativo, pero que estaba infinitamente más centrado en mí que en la chica. Me sentí verdaderamente mal por el tipo. Debe haber sido muy duro para él tener que esconder permanentemente quién realmente era".

https://www.buzzfeed.com/clairepires/22-rumores-orgias-y-relaciones-de-la-epoca-dorada


 
Registrado
15 Abr 2017
Mensajes
28.906
Calificaciones
174.435
11. William Haines y Jimmy Shields



William Haines fue el número 1 en taquilla como estrella del cine mudo en el país justo durante un año - 1930 - pero estuvo dentro de los primeros 10 durante otros cinco años, desde 1926 hasta 1931. Fue más conocido por El expreso de medianoche y El Estudiante, pero abandonó la actuación en sus treintas, cuando MGM no aprobó su sexualidad.

Corría el rumor de que Haines salió hecho una furia de la oficina del magnate Louis B. Mayer de MGM, cuando él insistió en que Haines dejara su relación con su amante, Jimmy Shields.

Se supone que Haines le dijo: "Mi felicidad con Jimmy es más importante que mi carrera en sus terribles películas cinematográficas, Sr. Mayer".

En el libro de William J. Mann, "Wisecracker: The Life and Times of William Haines, Hollywood's First Openly Gay Star", Mann escribe que Haines conoció a Shields a principios de 1926. "Creo que Billy lo recogió en la calle", dijo Arch Case, quien se hizo su amigo en la década de 1950.

Jimmy era marinero, su nombre de pila era James Shields Fickeisen y no tenía dinero, por lo Haines le encontró un trabajo en la MGM como extra y suplente. Haines lo consentía y Mann escribe: "Como el novio formal de la estrella de cine William Haines, Jimmy se tomó a sí mismo muy en serio - adoptando, de manera irónica, el tipo de actitud que Billy odiaba en otros".

"El verdadero apellido de Jimmy era Fickeisen", dijo su viejo amigo Michael Pearman. "Yo siempre lo molestaba llamándolo 'Chicken Fricasee'. Él no lo consideraba gracioso. En realidad, él no tenía sentido del humor en absoluto".

Jimmy se dio cuenta de lo acomodados que eran, y su sobrino, Charlie Conrad, dijo: "Jimmy fue muy generoso durante toda su vida. Le encantaban las cosas muy buenas y me regaló muchas cosas hermosas".

Mann describe cómo la relación Haines y Shields fue la primera relación homosexual declarada en Hollywood. El periodista Samuel Richard Mook describe la casa que compartían juntos como muy "insólita" y una mezcla de Nueva Orleans colonial e Inglaterra del siglo 18. Ellos ofrecían espléndidas cenas de lujo, y en una de esas fiestas, Haines les dio a sus invitadas collares hechos de gardenias. Mann escribe: "En 1927, tenía a la ciudad comiendo de su mano".

12. Vincent Price y Coral Browne


Vincent Price era famoso por su carrera en el cine de terror, sobre todo por Terror en el museo de cera y La mosca, pero su única nominación al premio durante su carrera fue por su actuación como el Sr. Maranov en Las ballenas de agosto. Coral Browne fue una actriz de origen australiano más conocida por las películas Tía y mamá y El asesinato de la hermana George.

En Servicio completo, Scotty Bowers escribe que Browne "trabajó sobre todo en Inglaterra y aunque ella era lesbiana - Lo sé porque yo le arreglé muchas citas con jovencitas en los años siguientes - la pareja estaba dedicada el uno al otro".

Bowers escribe que ellos no tuvieron vida sexual durante años, y que Bowers se acostaba con Price. Él escribe: "El s*x* con él era agradable, sin prisas, delicado. Había algo a lo que únicamente puedo referirme como un tipo de refinamiento en ello. Era erótico, tentador, pleno. Un adulterio de clase alta en todo momento".


13. Peter Bull



Peter Bull era un actor británico más conocido por "Oliver Twist", "Contraband" y el clásico "The African Queen".

Él también era un fetichista con los osos de peluche.

En su libro Servicio completo, Scotty Bowers dice que tenía una colección enorme de osos de peluche y comenta: "Siempre que teníamos relaciones sexuales, antes teníamos que quitar todos los suaves y adorables osos de peluche de su gran cama matrimonial y ordenarlos en repisas y a lo largo del zócalo del piso".

En última instancia, escribiría un libro inmejorable sobre el tema, Bear with Me.

14. Marlene Dietrich



Marlene Dietrich era una actriz muy conocida y famosa por las películas El ángel azul, El expreso de Shanghai, y Deseo.

En el libro de William J. Mann: "Behind the Screen: How Gays and Lesbians Shaped Hollywood", Mann escribe que Dietrich había alcanzado la mayoría de edad en la posguerra de Berlín, donde creció con fuerza la cultura LGBT, por lo que ella llegó a los Estados Unidos con un punto de vista más abierto acerca de su sexualidad. En el estreno alemán de "El ángel azul", salió al escenario con un ramo de violetas clavado en la entrepierna de su vestido. Las violetas eran el símbolo del lesbianismo - segura de que había sido comprendido por sus amigos en Berlín.

Dietrich también formó una relación apasionada con Mercedes de Acosta y otras mujeres mientras estuvo casada con Rudolph Sieber. (Si logras recordar, Acosta también tuvo una aventura con Greta Garbo).

Dietrich le dijo a un reportero: "No tengo un sólido sentido de posesión hacia un hombre". "Quizá es porque no soy particularmente femenina en cuanto a mis reacciones. Nunca lo he sido".

15. Ramón Novarro



Ramón Novarro era un actor mexicano de películas, teatro y televisión, famoso por su actuación en Ben-Hur y La ruta de Singapur con Joan Crawford.

Novarro era bastante abierto acerca de su sexualidad entre los expertos de la industria. En el libro de William J. Mann, "Behind the Screen: How Gays and Lesbians Shaped Hollywood", Mann escribe que Novarro era el polo opuesto de Haines: tranquilo, reservado, devoto católico romano... pero, al mismo tiempo, estaba muy involucrado en la subcultura gay así como Billy Haines - a pesar de que por lo general rezaba por su absolución al día siguiente".

El productor Louis B. Mayer de MGM lo reprendió a él y a Haines por frecuentar un burdel masculino ubicado en Wilshire Boulevard.

En Servicio completo, Scotty Bowers escribe que a Novarro le encantaba de tal manera el s*x* oral que se refería al semen como "miel".

Bowers escribe: "Él solía llamarme y me decía: 'Necesito un poco de miel. Con urgencia. Esta noche. Ayúdame y busca un par de muchachos para mí. Por favor'".

Bowers traía entonces a cinco o seis chicos jóvenes a su casa, y Novarro, que tenía un problema con la bebida, convocaría a cada joven, uno a uno, mientras que Bowers se sentaba en la sala con los otros jóvenes. Bowers escribe: "En el espacio de media hora, terminaba con todos y luego salía tropezando y llamando al primero de nuevo". Pero el primer hombre no podía eyacular de nuevo puesto que ya había eyaculado, por lo que Novarro se enojaba con Bowers, pero por lo general estaba tan tomado, que rápidamente se olvidaba de todo.

Su alcoholismo se salió de control. En la mañana del 30 de octubre 1968, su cuerpo fue descubierto por su criado en su casa de North Hollywood. Había sido golpeado brutalmente hasta la muerte por dos estafadores que pensaban que tenía miles de dólares en efectivo guardados en su casa. No los tenía.

https://www.buzzfeed.com/clairepires/22-rumores-orgias-y-relaciones-de-la-epoca-dorada