Dos años de reinado de Felipe VI

Tema en 'Cotilleando sobre la Monarquía Española' iniciado por Amadís, 18 Jun 2016.

  1. Amadís

    Amadís

    Mensajes:
    18.147
    Me Gusta recibidos:
    5.431
    Registrado:
    8 May 2013
    Dos años de reinado de Felipe VI
    Felipe VI lleva dos años como rey de España. El 19 de junio de 2014 España vivió un día histórico y festivo. Un día soleado que terminó con una recepción a más de 2000 invitados a los que recibieron en el besamanos del Salón del Trono.

    El 19 de junio de 2014 Felipe VI fue proclamado rey de España, tras la abdicación de don Juan Carlos I.

    Fue un día soleado y festivo en Madrid, que se inició en el Congreso de los Diputados, con la llegada de los reyes y sus hijas. En el recuerdo estaba las imágenes que casi 40 años antes se habían vivido en la carrera de San Jerónimo. El día estuvo plagado de gestos y de imágenes históricas, pero desde entonces muchas han sido las anécdotas y los momentazos que han protagonizado los reyes de España.

    Dos años en los que los reyes han marcado una diferencia con respecto a don Juan Carlos y a doña Sofía, no solo en las agendas, sino en sus anécdotas y gestos y en la politíca de comunicación.

    Para valorar estos años de reinado hemos hablado con dos expertos periodistas en monarquía, Jaime Peñafiel y Carmen Enríquez. Mientras que para la periodista almeriense, Carmen Enríquez, doña Letizia ha exagerado la privacidad en torno a sus hijas, la princesa de Asturias y la infantas Sofía, Jaime Peñafiel cree que Felipe VI es "un pobre hombre y debería haber aprendido más de su padre".

    Danos tu opinión sobre el reinado de Felipe VI y vota en la encuesta.

    http://vozpopuli.com/gritos/84348-dos-anos-de-reinado-de-felipe-vi
     
    • Gracias Gracias x 2

  2. Oreo

    Oreo

    Mensajes:
    836
    Me Gusta recibidos:
    359
    Registrado:
    16 Jul 2012
    En lo único que ha cambiado es en la puesta en escena, sale un guey pusilánime detrás de una ególatra. Estéticamente, cambia la mantilla por el tanga.
    La opacidad es la misma, han presentado cuatro númeritos entregados a un gestor, para callar bocas. Hay más Ley Mordaza que nunca. El programa de promoción en TVE1 más rastrero que al principio. A él se le nota cada vez más, la falta de carisma y lo calzonazos. Y a ella ¿Qué demonios hace ahí?
    Artículos mandados desde Zarzu intentando ensalzarles.
    Se tendría que hacer viral
    #loestanhaciendomuybien. :cry:
     
    • Bingo Bingo x 4
    • Me Gusta Me Gusta x 3
    • De acuerdo De acuerdo x 3
    • Gracias Gracias x 1
  3. Toisona

    Toisona

    Mensajes:
    26.089
    Me Gusta recibidos:
    16.560
    Registrado:
    11 Ene 2016
    Género:
    Femenino
    Más o menos lo que se comenta por aqui (creo que nos leen y aprovechan los comentarios)

    -Bartolo el preparado no lo estaba;parece alelado y asustado con la situacion politics..con su mujer un calzonazos .Vale para maleer discursos,saludar y descorrer cortinas
    -chonizia no entendió de que iba esto.Quiere horario de funcionaria y total privacidad con las niñas,amigos,vacaciones.Si único interés es ella cara,cuerpo,ropa y zapatos como cualquier famosillo de photosop.Demuestra que quien manda en casa es ella y cuidadin con no hacer lo que en la quiere.Ha logrado apartar a Felipe de toda su familia con los años.Cada vez más rara y con actitudes intolerables y desafiantes.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 9
  4. greyre

    greyre

    Mensajes:
    5.418
    Me Gusta recibidos:
    2.763
    Registrado:
    2 Abr 2013
    Género:
    Femenino
    Que bueno eso de que cambia la mantilla por el tanga.
    Muy acertado
     
    • Me parto Me parto x 3
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  5. Ziva

    Ziva

    Mensajes:
    222
    Me Gusta recibidos:
    145
    Registrado:
    31 May 2015
    Género:
    Femenino
  6. bambina

    bambina

    Mensajes:
    23.897
    Me Gusta recibidos:
    5.041
    Registrado:
    27 Abr 2008
    Cambia la mantilla por las pestañas xxl, los rellenos y los tacones.
    Pero hay mas censura que nunca, me parece. Y mas propaganda.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 4
    • Bingo Bingo x 2
  7. Pony14

    Pony14

    Mensajes:
    2.454
    Me Gusta recibidos:
    674
    Registrado:
    24 Feb 2008
    Género:
    Femenino
    El reinado de Felizpito lo resumo asi:
    La monarquía fue bajada hasta las alcantarillas, se desmembro a la familia real original, Juan Carlos, Sofia, Elena, Cristina y Felipe. Y fue reemplazada por un reality tipo big brother o las Kardashians. Patetico!
     
    • Bingo Bingo x 4
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  8. Asten

    Asten

    Mensajes:
    8.453
    Me Gusta recibidos:
    5.458
    Registrado:
    4 Nov 2015
    Tal como está la cosa, tanto uno como la otra, tendrían que moverse más y verseles trabajar más a fondo.
    Están haciendo los mismos actos, se ven moverse igual que siempre cuando eran príncipes.
    Esto, correr cortinas, recepciones y fotos de 15 minutos...
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
    • Bingo Bingo x 1
  9. Asten

    Asten

    Mensajes:
    8.453
    Me Gusta recibidos:
    5.458
    Registrado:
    4 Nov 2015
    Me ha gustado, especialmente, tu frase sobre Letizia: "Que demonios hace ahí?".
    Exactamente, es la impresión que a mí también me da cuando sale en las fotos de los actos.
    Da la impresión que no encaja en la escena.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 3
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  10. crisis

    crisis

    Mensajes:
    698
    Me Gusta recibidos:
    328
    Registrado:
    8 Ago 2014
    Género:
    Femenino
    dos años han pasado ya?

    pero si parece que fue ayer

    cuando dijeron ahi llevais

    a este par de lelos

    no sabemos que hacer con ellos

    los españoles que son generosos

    no les haran ascos

    todo sera tan hermoso

    pero a mi me parece

    sencillamente asqueroso
     
    • De acuerdo De acuerdo x 4
  11. AMBERS

    AMBERS

    Mensajes:
    10.956
    Me Gusta recibidos:
    11.562
    Registrado:
    4 Dic 2012
    Género:
    Femenino
    El Mundo Orbyt.

    Descubra Orbyt
    19/06/2016

    Felipe VI, un Rey sin Gobierno
    El Monarca cumple el segundo año de su reinado maniatado por la crisis institucional /
    Secreta preocupación en la jefatura del Estado ante el riesgo de unas terceras elecciones

















    • Disminuye el tamaño del texto
    • Aumenta el tamaño del texto
    • Imprimir documento
    • Comparte esta noticia
    • twitter
    Tratándose de un país de tan accidentada y menguada tradición monárquica, aquella fue con creces una prueba superada. Pero lo cierto es que desde entonces, y pese a haber ido ganando en popularidad, contadas han sido las ocasiones en que el nuevo Rey se ha expuesto ante las multitudes. Y eso que ha venido cosechando algunas ovaciones. No había más que ver el recibimiento que, hace apenas un mes, les dispensaron a Don Felipe y a Doña Letizia los vecinos del pueblo manchego de Tomelloso.

    En todo caso, en estos dos primeros años de reinado, ni el sello del nuevo Monarca ha sido la campechanía ni su prioridad ha sido la calle. Desde junio de 2014 hasta junio de 2016, Felipe VI se ha ocupado de lavar la imagen de la Casa y de consolidar su relación con las instituciones, convirtiendo lo primero en lo urgente y lo segundo, en lo importante.

    La retirada del ducado de Palma a su hermana, la Infanta Cristina, días antes de que la Audiencia le abriera juicio oral por el caso Nóos, constituyó el acto de blindaje más certero y astuto del Monarca, justo en el primer aniversario de su proclamación.

    Comparado con ello, y con el inédito desmentido que la propia Casa del Rey hizo a la ex duquesa cuando ésta argumentó que la renuncia al título había sido a petición propia, las reformas internas se quedaron pequeñas. Ni el despido del secretario de las infantas, ni la aprobación del nuevo código ético de los empleados de la Casa, ni la prohibición de hacer negocios a los miembros de la Familia Real, ni el encargo de una auditoría externa sobre las cuentas, ni la publicación de la lista de regalos obtenidos y de su correspondiente destino... Nada como la fría y terminante ruptura institucional con su hermana le valió al joven Monarca para hacer creíbles sus recurrentes promesas de ejemplaridad y sus llamadas al rearme moral.

    Discursos que le condujeron, también hace unos meses, a otras rupturas con amistades peligrosas como la del empresario Javier López Madrid, tras su imputación en un caso de corrupción y la publicación de unas escandalosas escuchas telefónicas.

    Claro que si el Rey hubiera seguido cultivando fuera de foco estas relaciones personales y familiares, poco o nada se sabría. Tal es el férreo blindaje que el Monarca ha establecido sobre su vida privada, ayudado por los propios servicios de la Seguridad del Estado. De las vacaciones, las escapadas, las salidas en pareja o en familia, los españoles sólo han conocido lo que de manera expresa la Casa ha querido que conocieran. Y es que la amabilidad y máxima corrección del personaje que el Monarca ha construido de sí mismo y en el que mejor se reconoce, se compatibiliza con la distancia y la autoridad del más alto y primer funcionario del Estado, escrupulosamente cumplidor y celoso de su privacidad.

    Todo lo que no es Familia Real, son considerados parientes lejanos por los que hay que preguntar en otra ventanilla que no sea La Zarzuela; aunque sean primos hermanos y figuren en los papeles de Panamá. De la misma forma, todo lo que no esté en agenda es privado, siendo el 80% de lo que ésta incluye, actos estrictamente institucionales. Tanto es así que aquellas apuestas del arranque de reinado con las que, junto a la Reina Letizia, pareció querer conectar con las nuevas generaciones y grupos sociales menos arraigados, han ido decreciendo con el tiempo.

    Y es que, yendo ya de lo urgente a lo importante, se diría que la seriedad –la rigidez a veces– de Felipe VI ha suplido a su inexperiencia en unos momentos especialmente críticos y cambiantes en España. Joven y más preparado que efectivamente rodado, el nuevo Rey se ha ido transformando en este corto tiempo en el único símbolo perenne del Estado.

    No en vano, un tercio de su incipiente reinado ha debido ejercerlo sin Gobierno. Una situación que aún podría prolongarse. De hecho, las fuentes consultadas cerca de la Casa no ocultan su preocupación por el resultado del 26-J. Más en concreto, sobre la posibilidad de que ni siquiera esta vez pueda formarse un Ejecutivo y haya unas terceras elecciones.

    La apuesta institucional del nuevo Rey –que dejó muy clara desde su discurso de proclamación: «Soy el primer Rey constitucional», remarcó– le resultó muy rentable en los meses de desfile de candidatos a la presidencia del Gobierno, que se representó por dos veces ante La Zarzuela. Pese a los numerosos cantos de sirena que le animaban a mediar en los acuerdos, el Monarca se ciñó a la letra de la Carta Magna, que reduce su intervención institucional a la de mero oyente y proponente.

    Un papel ciertamente modesto, en comparación con el de otros colegas europeos; en particular el del rey de los belgas, a quien sus súbditos reconocieron de manera explícita el trabajo de desbloquear la más larga crisis de Gobierno de la reciente Historia europea. Un papel, no obstante, que el hijo de Juan Carlos I ha defendido en los últimos meses a capa y espada. Traducido: hasta el punto de ejercerlo en dirección contraria a la pretendida por el presidente del Gobierno en funciones y primero de los políticos a los que el Rey ofreció la candidatura. Un episodio sobre el que ya se han escrito algunos ríos de tinta (Ver EL MUNDO 1-V-16 ) y que le granjeó el particular elogio de la izquierda. Un éxito no menor, cabe recordar, para el biznieto de Alfonso XIII, cuyos errores históricos pudo estudiar a conciencia su sucesor durante largos años de formación.

    Y es que existe un segundo motivo de inquietud en el entorno de la Casa, ésta nunca confesada, sobre el singular y poderoso avance de Podemos; algo más que un futurible en el horizonte político, que el metódico y concienzudo Monarca ha tomado en serio desde el primer momento.

    Felipe VI ha cuidado sus relaciones con Pablo Iglesias con absoluta pulcritud. Facilitó un encuentro con él en la sede del Parlamento Europeo cuando ya era hiperpopular –cuando le regaló los ya célebres CD de Juego de Tronos–, pero no le recibió en La Zarzuela hasta que no fue bendecido por las urnas como diputado y candidatable a la presidencia. Y ya en su terreno, Don Felipe aguantó el tirón de las faltas protocolarias del joven político –el tuteo, la camisa arremangada...– sin un solo rictus de contrariedad. Un trabajo hecho a conciencia –a juzgar por el respeto con que desde entonces se expresa Iglesias acerca del Monarca–, posiblemente equiparable al que su padre hizo en su día con Carrillo. Igual de escrupulosas pero más incómodas han sido sus relaciones con el nuevo Ejecutivo catalán. A Artur Mas, a quien le unía una rara química, Don Felipe le tenía ya tomada la medida. En su sexto mes de reinado, –en una de sus frecuentes visitas a Cataluña, a la factoría de la Seat–, el Rey se las apañó para conducir un coche y acomodar al sonriente presidente de la Generalitat en el puesto de copiloto. Una imagen simbólica sobre la unidad y la jerarquía en las relaciones entre el Estado y la Comunidad Autónoma.

    Claro que conforme crecía el órdago soberanista, los gestos del Monarca fueron variando. Nada más cumplir su primer año como Rey, Felipe VI le recibía en Zarzuela con gesto severo, mientras el político bromeaba: «Vengo en son de paz». Pero la situación fue a peor en enero de este año, porque el Monarca vivió un arranque de legislatura algo más accidentado con el nuevo Parlamenty el mandato de Carles Puigdemont. Y es que el Jefe del Estado apeó a la presidenta de la Cámara del privilegio –que no la norma– de recibirla en Palacio para oficializar el cambio de Gobierno autonómico.

    De nuevo, y al precio que fuera –no le faltaron críticas– el Monarca se mantuvo en su sitio. Tan en su sitio que –al igual que ocurrió con el trámite de consultas tras el 20-D–, un mes antes había decidido desoír las llamadas a su intervención frente a la declaración independentista del Parlament. Algunos llegaron a tentarle con hacer de esta ocasión histórica un blindaje semejante al que su padre, el Rey Juan Carlos, disfrutó a raíz del 23-F. Felipe VI apenas se hizo unas fotos en el despacho como testimonio gráfico de su función vigilante, pero esperó tres semanas a la anulación unánime de la Declaración por parte del Constitucional.

    En los dos años transcurridos, pocos han sido los síntomas que permitan asimilar su reinado al de Juan Carlos I. Al decir de todas las fuentes, el nuevo Rey es algo más frío pero mucho más organizado; menos relaciones públicas, pero más profundo conocedor de los temas; más aconfesional, y forzosamente menos viajado... Pero no ha habido rupturas de ninguna clase. Por más político que esté resultando el nuevo Jefe del Estado, no es propio de una dinastía moderna matar al padre. Más bien al contrario, paso a paso, Felipe VI está rehabilitando a Juan Carlos I.

    [​IMG]
     
    • Gracias Gracias x 1
  12. laseca

    laseca

    Mensajes:
    9.318
    Me Gusta recibidos:
    4.395
    Registrado:
    23 Nov 2013
    Felipe VI, un rey por cojones y por los cojones
    18jun 2016


    Se cumplen dos años de la coronación de Felipe VI (19 de junio) y casi nada ha cambiado. Seguro que muchos de los que se hacen llamar periodistas se dedicarán a ensalzar la imagen de “El Preparado” casi tanto como lo hicieron con “El Campechano”. Esperemos que la cruda realidad no les deje en el mismo lugar que a los que durante décadas nos engañaron, que no sean los Cebrianes de turno que luego aparecen vinculados a Panamá.

    Dejando a un lado la indefendibilidad intelectual de una monarquía en un sistema democrático, la realidad es que la Casa Real ha hecho muy poco, desde un punto de vista objetivo, por adaptar su institución a los mínimos requisitos exigibles en una democracia.

    Un rey por los cojones: coronación machista

    Un rey que no fuera machista jamás habría ascendido al trono por encima de una hermana mayor (dos) y un país que no lo fuera tampoco lo habría permitido. Aunque nuestra sociedad hace tiempo que ha redoblado esfuerzos para terminar con esta lacra, poco parece haberle importado a Felipe. Quería reinar y nada ni nadie se lo ha impedido, ambición que recuerda a la de su padre cuando pasó por encima de Juan de Borbón.

    Por desgracia, ejemplos tan machistas como el de la coronación suponen una falta de legitimación considerable. Los partidos políticos se esfuerzan en las listas cremallera o en la paridad, los medios de comunicación denuncian las diferencias salariales entre hombres y mujeres y las grandes personalidades se apuntan a campañas de concienciación. Sin embargo, todos enmudecen ante el caso de Felipe VI y su coronación machista. Parece que para alguno las hermanas mayores del rey ni existen. ¿Qué legitimidad puede tener el rey, la reina o cualquier miembro de la Casa Real para posicionarse en contra del machismo si son los primeros en practicarlo? Ninguna.

    Un rey por cojones: sin consulta popular

    El monarca, al igual que su padre y antepasados, no parece muy demócrata. Hay muchos que afirman que no “borbonea”, como si fuera suficiente muestra de valores democráticos que no participe de un golpe de estado o conspire contra el presidente. Pienso que nos conformamos con muy poco.

    Se deberían haber emprendido dos reformas que adecuarían la existencia de la monarquía, si ello es posible, a una democracia moderna (que no somos). Las medidas son evidentes: referéndum previo a la coronación y posibilidad de revocación. De esta forma, se conseguiría que el reinado estuviera subordinado a los ciudadanos. Si la soberanía emana del pueblo, tendrá que ser este el que decida qué gobierno prefiere, qué rey o reina desea que ostente la corona y hasta qué momento quiere que esto suceda. Parece que lo de la subordinación y la soberanía popular no son valores del gusto de la realeza.

    Un rey con privilegios anacrónicos

    Sin ningún género de dudas, convertir al rey en un ciudadano más a efectos jurídicos debería ser una prioridad de los partidos políticos, los ciudadanos y los medios de comunicación. De momento no está en la agenda. Llegados a esta situación, si alguien debería ser el primero en dar ejemplo y terminar con la inviolabilidad jurídica tendría que ser el propio Felipe. El rey no es que esté aforado, es que es inviolable jurídicamente hablando. Resulta muy grotesco que en un país democrático uno de sus ciudadanos pueda legalmente atentar contra todos y todo y salir indemne de semejante crimen. Algunos dirán que no pasará, pero por desgracia ahí está el comportamiento de Juan Carlos I durante su reinado.

    Puede que uno de los motivos para que se mantenga este privilegio sea que si el rey emérito pudiera ser juzgado tendría muchas dificultades para evitar la cárcel.

    Un rey con un salario desorbitado

    En lo salarial el rey no es ejemplar. Un país en el que un tercio de los ciudadanos gana menos de 650 euros no parece el mejor escenario para el salario real (236.544 euros). Somos muchos los que reclamamos una mejor redistribución de rentas y quién mejor que el rey para aplicar medidas en este sentido. El problema es que para ello se requiere ejemplaridad y cuando se habla de dinero (y de otras cuestiones) en la Casa del Rey, la ejemplaridad ni está ni se la espera.

    No es en ningún caso procedente, menos aún en mitad de una de las mayores crisis que se recuerdan, ganar casi el cuádruple que el presidente del Gobierno y que diversos miembros de su familia sumen salarios superiores a los de este (el rey emérito, 189.228 euros, la reina emérita, 106.452 euros, o la reina, 130.092 euros). Entre los cuatro salarios reales (662.316 euros) multiplican por más de siete lo que recibe la familia presidencial. No está mal. Podrían haber rebajado su salario hasta el nivel del presidente del Gobierno y haber eliminado el resto de salarios, dejando en todo caso el salario del rey emérito (equiparándole al de los expresidentes de Gobierno). Ni que decir tiene que comprobar que los reyes ganan más que las reinas es de bastante mal gusto después de la reclamación que tantas mujeres hacen en cuanto a equiparación salarial.


    Otro punto que resulta bastante anacrónico es que sea el propio rey el que se suba o baje el sueldo.

    Un rey jefe de las Fuerzas Armadas: otro anacronismo real

    No es solo una cuestión de seguir teniendo a un rey como Jefe de las Fuerzas Armadas, que también. Lo peor de todo es que en estos dos años de reinado no ha instado a un cambio profundo del mundo militar (justicia militar, órganos de control, macrocefalia o excedente de oficiales, despilfarro y corrupción, abusos y acosos, precariedad laboral y despido de la tropa, abandono de los discapacitados, etc.). No ha tenido ni una palabra para los militares heridos o discapacitados que reclaman pensiones y/o justicia, no ha compartido un gesto con aquellos militares que son enviados al desempleo, no ha exigido el fin del excedente de oficiales que ya se dibujaban a la perfección en los relatos literarios del siglo XX y tampoco ha creído oportuno abanderar la lucha contra una corrupción militar que hasta Santiago Ramón y Cajal describió a finales del siglo XIX.

    Un rey compi-yogui

    Por desgracia, hay pocos cambios destacables salvo que el rey actual no es amigo de Villar Mir como lo fue el emérito, sino de su yerno… y que el nuevo monarca es más del gusto del yoga que de los elefantes, blancos y cazados. Cosas de compi-yoguis que la plebe y los medios de “mierda” (tal y como afirmó Letizia, La Republicana) no estamos preparados para entender
    Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra
     
    • Me Gusta Me Gusta x 4
    • Bingo Bingo x 1
  13. warual

    warual

    Mensajes:
    20.302
    Me Gusta recibidos:
    6.389
    Registrado:
    21 Jul 2007
    SEGUNDO ANIVERSARIO DE LA PROCLAMACIÓN DEL REY FELIPE VI

    ¿Qué ha sido lo más anecdótico de Felipe VI y Letizia en estos dos años de reinado?

    El 19 de junio se cumplen dos años del reinado de Felipe VI y Letizia. Desde entonces, el actual jefe de Estado ha puesto en práctica un ejercicio de renovación de la imagen y actividad de la monarquía, implantando algunas novedades. También han ocurrido ciertas anécdotas que hay que destacar.

    El Rey comenzó su reinado en una etapa muy delicada, en la que la monarquía estaba muy dañada, sobre todo después de la polémica cacería de Don Juan Carlos en Botsuana y de la imputación de Infanta Cristina, algo que le obligó a tomar una medida drástica y ejemplarizante: revocaba a su hermana el título de duquesa de Palma de Mallorca.

    Durante su segundo año de reinado, su hermana pasó de estar imputada a ser juzgaday otro miembro de su familia se veía involucrado en un rema peliagudo, la vinculación de la Infanta Pilar de Borbón, tía de Felipe, en ‘los papeles de Panamá’.

    En 2015 se rebajó el sueldo un 20% y en 2016, se lo subió un 1%

    En febrero de 2015, Felipe VI decidió rebajarse el sueldo un 20%, pasando de cobrar 234.204, unos 58.548 euros menos que los que percibía su padre. Sin embargo, en marzo de este año decidió aplicar a la Familia Real y al personal de la Zarzuela la misma subida del 1 por ciento establecida en las retribuciones de los funcionarios, de modo que él percibirá 236.544 euros brutos en 2016, Doña Letizia 130.092 euros y el Rey Juan Carlos 189.228 euros.

    Quiso implantar una ‘nueva’ y renovada monarquía pero austera

    Para tratar de marcar un antes y un después en la Corona, en su primer año encargóuna auditoría externa de sus cuentas realizada por la Intervención General del Estado, convirtiéndose el de 2015 en el primer ejercicio auditado de los presupuestos de un Rey en España.

    También entró en vigor una ley de transparencia, -publicando las cuentas y sueldos de la familia real-, un código de conducta para el personal de La Zarzuela, exigió un control de los regalos que reciben, pidió un acuerdo entre la Corona y la Abogacía General del Estado para disponer de un asesoramiento jurídico permanente “que asegure que toda su actividad se ajusta a la ley”, y prohibió a los miembros de su familia trabajar para empresas, tener negocios en el sector privado o dedicarse a cualquier otro empleo que no sea el de representación institucional.

    Reducen su presencia en bodas

    Entre otros cambios que incorporó también están la ausencia de símbolos católicos, con el fin de cumplir la aconfesionalidad del Estado. Letizia tampoco tiene ya que usarla tradicional mantilla en los actores militares como hacía la Reina Sofía.

    Los Reyes también decidieron reducir su presencia en bodas de otras Casas Reales o de su familia. De este modo, mientras cuando eran Príncipes asistieron al enlace de Bruno Gómez Acebo, primo de Felipe, y la modelo Laura Ponte, no lo han hecho en la segunda boda de éste con Andrea Pascual. Sólo fue Don Juan Carlos. Sin embargo el Rey emérito no se dejó ver en la pasada Semana Santa, sólo hicieron el tradicional posado, los Reyes, sus hijas y Doña Sofía. Atrás quedó aquella estamapa en la que estaban todos, incluidas las Infantas Cristina y Elena, con sus respectivas familias.

    Monarquía más abierta, moderna y cercana

    Con su llegada al trono también ha habido cambios en el protocolo. Con el fin de querer ser más cercanos está haciendo que desaparezcan las reverencias que los invitados les hacían, tampoco se sientan ya, salvo en excepciones, en un escenario enfrente de los invitados sino en primera fila junto al resto de asistentes.

    Con el nuevo reinado, los colectivos gays entraron por primera vez en Zarzuela. Su primera recepción de los Reyes fue con asociaciones del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGTB). También se han tenido un mayor acercamiento con jóvenes artistas, emprendedores, activistas y deportistas.

    Tratando de innovar hasta en los pequeños detalles

    En el mensaje de Navidad de 2015, el Rey volvió a innovar y por primera vez se grabó desde el Palacio Real, desde el Salón del Trono, mientras que anteriormente siempre se había hecho desde La Zarzuela.

    El mensaje provocó múltiples memes por la ostentosa decoración del salón y su corbata también fue objeto de polémica, por el tono de su corbata, que descartaron que fueran azul o verde, y se decantaron por tonos granates, donde muchos vieron un guiño a Podemos, aunque no era así.

    Sus salidas al cine y restaurantes, y más cariñosos que nunca

    Como símbolo de modernidad, la Casa Real se ha vuelto más activa en Twitter, se han dejado hacer selfies y fotos por los ciudadanos, aunque en ocasiones, Letizia también se ha enfadado y llamado la atención a alguna persona por ello, como ocurrió en un restaurante de comida asturiana, en Canús.

    Los Reyes se han dejado ver por las calles de Madrid y tratando de disfrutar de su tiempo de ocio como una pareja más. En febrero acudieron al estreno de ‘Deadpool’ a Cinesa Manoteras, un mes después fueron a ver el espectáculo ‘¡Chist!’ de Los Luthiers, en Barclaycard Center. También se les vio cenando en Yugo The Bunker, donde son socios honorarios y el resto tiene que pagar hasta 600 euros.

    Sin embargo, el último cumpleaños de Felipe fue en un restaurante asiático de Aravaca y fue ‘low cost’ y lo celebró junto a su mujer e hijas; y en su última salida, el pasado 8 de junio, la pareja acudió a un local de moda cerca de su domicilio, vestidos muy informales, en vaqueros.

    En este segundo año de reinado, se han dejado ver más cariñosos que nunca:miradas cómplices, gestos de cariño, sonrisas, incluso han aparecido cogidos de la mano en los Premios Cervantes, algo inusual ya que normalmente van por separado o ella cogida de su brazo. Gestos que parecen que son de cara a la galería después de que se hablara de crisis en el matrimonio.

    Mucha presencia en el fútbol, cero en los toros

    Sin lugar a dudas, en este último año han apoyado al fútbol como nunca porque su presencia ha sido más que notable sobre todo en el mes de abril y mayo. Cabe destacar que su 12 aniversario de casados, lo celebraron en el fútbol viendo la final de la Copa del Rey en el Vicente Calderón donde intercambiaron muchos gestos de complicidad. Fue un partido mucho más tranquilo que el del año anterior, donde Felipe tuvo que soportar una estruendosa pitada durante el himno.

    El pasado mes de abril, el Rey presenció la final de la Copa del Rey de rugby en Valladolid. A finales de este mes se llevó a su hija Leonor a ver al Atlético de Madriden un partido de Champions. Días después, ya en mayo, hizo lo mismo con su hija Sofía que fue a ver al Real Madrid, en esta ocasión, y a finales de mes el Rey presidió la final de la Champions en Milán que se disputó entre el Real Madrid y Atlético de Madrid.

    Don Juan Carlos siempre fue muy futbolero también y Felipe ha seguido sus pasos, sin embargo ha ocurrido lo contrario en lo que respecta a los toros, aún no ha presidido, ni siquiera, la popular corrida de la Beneficencia. Sólo en 2009, fueron Letizia y Felipe cuando eran Príncipes. Una estampa que no se repitió hasta mayo de 2015, donde Felipe acudió solo durante la feria de San Isidro. Desde entonces, nunca mais.

    Poca presencia internacional por la situación política

    En cuanto a los viajes oficiales en el extranjero es la primera vez que tienen una agenda de tan baja intensidad. A lo largo de 2016, el Rey viajó sólo a Puerto Rico, a Lisboa y al Vaticano y se tuvieron que cancelar los viajes a Japón, Corea y Gran Bretaña por la incertidumbre política de España y la ausencia de gobierno. El viaje a Reino Unido era uno de los más esperados porque era la primera visita de alto nivel que se iba a realizar desde hacía 30 años.

    El primer viaje que tuvieron que cancelar fue a Arabia Saudí pero en este caso por resultar inoportuno después de producirse la ejecución de 47 reos a principio de año.

    Los Reyes han aprovecha para viajar más por el territorio español y seguirestrechando vínculos con Cataluña y el País Vasco. También se han volcado mucho en el terreno de la ciencia y en la cultura, inaugurando exposiciones como la deMiguel de Cervantes, la de El Bosco, la 35º edición de la Feria ARCO o la 75º edición de la Feria del libro. Uno de los sitios en los que se sigue esperando su presencia esen los Premios Goya.


    http://vozpopuli.com/gritos/83810-q...ipe-vi-y-letizia-en-estos-dos-anos-de-reinado

    COMENTARIOS:

    [​IMG]MUINODASMAQUIAS18.06.2016 (16:02)

    Habiendo tantas mujeres guapas en España, y pudiendo tener a sus pies a las que quisiese, se tuvo que ir con la más penca, que ni a base de cirugías mejora. Tiene una cara tan difícil de mirar y una soberbia insoportable.

    [​IMG]MARIANNE7518.06.2016 (12:27)

    Dígale a la consorte-merde! que ese pelucón parece sacado del motel de Norman Bates en Psicosis, que le queda de pena y que todos sabemos que tiene más pelucas y postizos en el armario que zapatos, en eso le gana a Imelda Marcos. No hay cosa peor que un pobre harto de pan.
     
    • Gracias Gracias x 3
  14. A LA PORRA

    A LA PORRA

    Mensajes:
    5.269
    Me Gusta recibidos:
    1.593
    Registrado:
    14 Jun 2011
    Quizá es l que saben hacer y nada más
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  15. gabriela

    gabriela

    Mensajes:
    29.858
    Me Gusta recibidos:
    9.287
    Registrado:
    26 Jul 2012
    Felipe VI, un rey austero
    [​IMG]
    Felipe VI en su despacho, el mismo que utilizaba Don Juan Carlos EFE
    54 Comentarios
    Felipe VI se alzó como el Rey austero por excelencia, en relación a su padre, Juan Carlos I

    La primera auditoría externa aprueba las cuentas de la Casa del Rey

    • MARISA RECUERO
    • @MarisaRecuero
    18/06/2016 13:11
    Felipe, un Rey más preocupado por comunicarse con los españoles que por lucirse en actividades protocolarias. Así lo demuestran las últimas cuentas anuales de la Casa Real, correspondientes a 2015, y las primeras de un año completo de reinado de Felipe VI, que subió al trono el 19 de junio de 2014. El monarca viaja menos que su padre, gasta menos en protocolo y dedica menos a salarios. No obstante, invierte más en nuevas tecnologías y en asesores independientes en materia de comunicación y tecnologías de la información.

    Menos viajes
    Felipe VI se conforma con gastar en viajes un tercio de lo que Juan Carlos I destinó a este apartado en 2013, su último año de reinado. En cifras, su padre dedicó ese año un 2,5% del presupuesto a pagar desplazamientos y alojamientos del personal de la Casa Real con motivo de actividades de la familia real en puntos distintos a su residencia habitual. En 2015, Felipe destinó a viajes un 0,8% de su presupuesto. Dicho de otra manera, de los 204.570 euros que el Rey emérito gastó hace tres años en financiar desplazamientos, su hijo apenas destinó el año pasado 63.258 euros. Conviene precisar que estos cálculos están hechos en base al presupuesto ejecutado. En el caso de Juan Carlos I fueron 7,9 millones de euros. En el caso de Felipe VI, 7,5 millones.

    Menos protocolo
    Los actos protocolarios mermaron en la agenda de Felipe VI. Tomando como referencia el año 2013, los gastos de la Casa Real en actividades protocolarias y de representación cedieron un 28,3%, en relación al presupuesto que destinó Juan Carlos I a este apartado. Es más, en los seis primeros meses de reinado de Felipe, esa cifra ya disminuyó un 5,8%, en relación a diciembre de 2013, cayendo de nuevo un 17,2% un año después -entre 2014 y 2015-. El monarca emérito llegó a gastar casi 800.000 euros en actividades de representación. Para ser exactos, 775.593 euros, en 2013. El año pasado, su hijo dedicó 604.261 euros.

    Menos sueldos
    Los salarios que recibe el personal de la Casa Real siguen suponiendo más de la mitad del presupuesto asignado, pese a que Felipe VI los redujo en un leve 0,8% en relación a las retribuciones que se pagaban cuando reinaba su padre. En los últimos cinco años, tomando como referencia 2011 -primer año de información económica y presupuestaria disponible en la web www.casareal.es- el volumen total destinado a pagar sueldos -incluyendo a la familia real- nunca bajó de los cuatro millones de euros. La cifra más elevada la destinó Juan Carlos I en 2011, cuando designó 4,8 millones a gastos de personal. Con Felipe VI, esa cifra se redujo a los 4,5 millones -incluye el 50% de la paga extra que no se pagó a los funcionarios en diciembre de 2012-. En 2015, el Rey dedicó el 60% del presupuesto de la Casa Real a pagar salarios. Conviene precisar que el mayor recorte se produjo en la dotación asignada a los gastos de representación de los miembros de la familia real, que mermó un 6,2% en relación al último año de Juan Carlos. Es más, la cifra queda lejos de la que el Rey emérito destinaba en 2011, cuando la dotación alcanzaba los 814.128 euros. En 2015, esa cantidad fue de 655.764 euros.

    Menos gastos
    Felipe VI decidió reducir los gastos corrientes de la Casa Real. Dicho de otra manera, el dinero que se destina a bienes y servicios. Desde los gastos relativos a comunicaciones telefónicas o material de oficina al abastecimiento de bienes de distinta naturaleza. Es en este capítulo donde se incluyen los viajes y las actividades protocolarias. La cifra total destinada a este tipo de gastos se redujo en un 24% en los dos últimos años. Atrás quedaron los 3,1 millones de euros que destinó Juan Carlos I, en 2013, para pasar a los 2,4 millones que asignó Felipe VI, en 2015. Los únicos gastos que reforzó dentro de este capítulo fueron los dedicados a las reparaciones y la conservación de medios de transporte y maquinaria usada en la Casa Real -subieron un 36%-, además del dinero destinado a actividades relacionadas con las nuevas tecnologías e internet.

    Más internet
    Felipe VI es el Rey de las redes sociales. La Casa Real reforzó la presencia de los miembros de la familia real en Twitter y Facebook, además de reformar su página web. Las cuentas anuales de 2015 demuestran la preocupación del Rey por las nuevas tecnologías. En tan sólo un año, el monarca aumentó un 12,6% el gasto destinado a arrendamiento de equipos informáticos y de transmisión de datos, así como a los derechos de uso de dominios de internet. Los 101.749 euros invertidos en 2014 se convirtieron en 116.524 en 2015. En el caso de Juan Carlos I, en su último año de reinado, la cifra destinada a reforzar las nuevas tecnologías fue de 110.253 euros, un 78,7% de los 140.000 euros presupuestados para ello. Tomando como referencia estas cifras, es evidente que al nuevo Rey le preocupa estar presente en las redes sociales y llegar a todos los ciudadanos, ya sea a través de soportes móviles, ordenadores o tabletas. A Felipe VI le preocupa la comunicación con la ciudadanía y poder acceder a los españoles a través de cualquier medio, no sólo los medios de comunicación.

    Asesores independientes
    La preocupación de la Casa Real por la comunicación y su imagen es tal que Felipe VI contrató los servicios de profesionales independientes para que asesoren cada paso de la familia real. El monarca destinó 737.354 euros, en 2015, a pagar los trabajos de asesoría a empresas vinculadas al ámbito de las tecnologías de la información y de las comunicaciones. Es la primera vez que este concepto -servicios de profesionales independientes- aparece en las cuentas de la Casa Real. En concreto, se incluye en el apartado de gastos corrientes. Conviene precisar que es la cantidad más elevada entre las cifras de este capítulo presupuestario, seguida sólo de cerca por los 604.261 euros destinados a protocolo y los 534.112 euros que se ejecutaron en gastos relativos a comunicaciones telefónicas -fijos y móviles-, prensa, revistas y envíos postales.

    Más superávit
    Felipe VI consiguió aumentar el superávit de la Casa Real un 86% en los dos últimos años. Los 23.943 euros que le sobró a su padre del presupuesto asignado a la Corona, en 2013, se convirtieron en 177.130 euros en 2015. Es más, ya en 2014, con sólo seis meses de reinado, las cuentas del Rey arrojaron en diciembre de ese año un superávit de 53.823 euros, un 55% más que en el mismo periodo de un año antes. No obstante, conviene destacar que Felipe VI recurrió al fondo de contingencia del que dispone la Casa Real para atender necesidades extraordinarias no previstas. En concreto, 155.500 euros, una cantidad que queda lejos de los 50.709 euros destinados a este fin en 2014. En el caso de Juan Carlos I, el fondo llegó a ser de 206.152 euros en 2011, aunque se redujo a 96.582 euros en 2013.
     
    • Gracias Gracias x 4
    Última edición por un moderador: 19 Jun 2016
  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.