Hablemos de las Supermodelos de los 90 (1 Viewer)

Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.625
Calificaciones
60.801
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
upload_2019-8-16_1-54-12.jpeg
Christy Turlington en una publicidad de ropa interior de Calvin Klein. Años 90.
 

Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.625
Calificaciones
60.801
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Supermodelos
Hito



© Patrick Demarchelier

Ocurrió en Nueva York en 1986

Cindy, Elle, Linda, Naomi, Claudia, Christy... Para ser una supermodelo es condición indispensable que te reconozcan por tu nombre de pila. Las supermodelos fueron una generación de cotizadísimas maniquís –con estatus de estrellas del rock– omnipresentes durante los años noventa. La industria de la moda las encumbró como representantes de un modo de vida lujoso, bonito y saludable –y, a excepción de Campbell, occidental y caucásico–. Forma y contenido, percha y producto, intercambiaron roles para dar forma a un fenómeno digno de análisis.

A lo largo del siglo XX hubo algún ensayo que anticipaba lo que estaba por venir. Desde los sesenta con Twiggy, pasando por los setenta de Lauren Hutton o los ochenta de Brooke Shields, cada década fue preparando el terreno con una modelo icónica hasta llegar a la cima: las supermodelos de los 90.

Todo comenzó en 1986 cuando el fotógrafo Steven Meisel y el maquillador Françoise Nars contrataron a una jovencísima californiana llamada Christy Turlington para una sesión de fotos con Vogue UK en el estudio que Meisel regentaba en Nueva York. La modelo y el fotógrafo hicieron buenas migas y, poco después, ésta le presentó a otra modelo británica llamada Naomi Campbell. Él, a su vez, hizo lo propio con una canadiense que se hacía llamar Linda Evangelista. Nacía así la conocida como "Trinidad" de la moda. Juntas se convertirían en una sensación. Algo parecido pasó con Cindy Crawford y con Claudia Schiffer. Según Albert Watson, uno de los fotógrafos de la época, todo fue fruto, en gran medida, de la competencia entre agencias –se acababa de crear Elite– las cuales ponían como condición para tener, por ejemplo, a Crawford, "que incluyeran su nombre en las portadas".

Sea como fuere, su imagen, perfectamente producida, era la réplica “perfecta” al desaliño grunge y su sonrisa, la mejor garantía de compra para los anunciantes. La generación de tops nació al calor de las campañas y los desfiles de grandes diseñadores como Gianni Versace. Juntas –aunque no siempre revueltas– protagonizaron el videoclip de George Michael Freedom! y conscientes de su poder de convocatoria crearon una marca registrada que generó hasta una cadena de restaurantes llamada Fashion Café.

Acapararon portadas y campañas –no sólo de moda– y generaron todo un entramado mediático extremadamente rentable. El interés que las supermodelos despertaban era incuestionable. Esta afirmación de Claudia Schiffer lo evidencia: “Recuerdo que necesitaba cuatro guardaespaldas para llegar al backstage de Chanel desde mi coche. Y eso no sólo me sucedía a mí, sino a todas. Esa etapa ha terminado".

Con el tiempo, las supermodelos dejaron paso a otras tops, más jóvenes y también menos producidas. La aparición de Kate Moss suponía una apuesta por la naturalidad y una puesta en escena en las antípodas de la plasticidad y el artificio de sus colegas de los noventa. Para Schiffer, hay enormes diferencias entre las supermodelos y el resto de las maniquíes, un fenómeno, para ella, único: “Convertirse en una supermodelo significa estar en las portadas de todo el mundo al mismo tiempo, de modo que la gente acabe reconociendo a las chicas. Eso no ocurre ahora mismo porque la industria de la publicidad utiliza a muchas actrices y cantantes. Las supermodelos, como lo fueron en aquel momento, han dejado de existir" sentencia.

Para la modelo argentina Valeria Mazza, este hecho tiene una explicación: "Lo que sucede es que el mercado está pidiendo todo el tiempo caras nuevas, ése es el estereotipo que buscan, cambiar, algo diferente, algo distinto que se presente; así, no hay famosas, no hay nuevas, no hay conocidas, y nos hemos quedado con las modelos de los noventa" opina.

Para Cindy Crawford, otra de las tops más emblemáticas, en la era de las supermodelos, “cada modelo tenía una identidad muy definida. Éramos imperfectas. ¡Quién más que yo con este lunar!. Después llegó la oleada rusa, con mujeres mucho más jóvenes y todas muy parecidas entre ellas».

Echando la vista atrás, casi todas las supermodelos han sido madres. Algunas probaron suerte en el cine, otras en la televisión, en la música y algunas incluso en la literatura pero en la actualidad, la mayor parte de ellas, sigue estrechamente vinculada al mundo de la moda. A finales de la primera década del siglo XXI hubo un resurgir del fenómeno, colocando a Claudia, Linda y compañía en la mayoría de las campañas –de Prada a Vuitton–. Para el incombustible Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, el éxito de la fórmula radica en la heterogeneidad: “La auténtica clave para convertirte en una supermodelo es no ser perfecta. Esta industria necesita caras que la gente pueda reconocer en apenas uno o dos segundos. Por eso las chicas que eran famosas en los 90 siguen trabajando hoy. El público de todo el mundo las reconoce al instante”.

Historia

1990
George Michael lanza el tema Freedom! cuyo vídeoclip está protagonizado por algunas de las supermodelos. Peter Lindbergh retrata para la portada del número de enero de Vogue UK a Naomi, Linda, Christy, Cindy y Tatjana en blanco y negro, y para la posteridad.
1991
Al ritmo de Freedom! Linda, Christy, Naomi y Cindy cierran en desfile de otoño-invierno de Versace. A las tres primeras la prensa comenzaría a llamarlas "La Trinidad" de la moda.
1992
Patrick Demarchelier fotografía a Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Christy Turlington, Cindy Crawford, Karen Mulder, Elaine Irwin, Nikki Taylor, Yasmeen Ghauri, Tatjana Patitz & Linda Evangelista para el 100 aniversario de Vogue USA.
1993
Helena, Claudia, Naomi, Christy y Stephanie son la portada del número de abril de Vogue USA.
1994
Algunas de las tops más icónicas de su generación protagonizan la campaña primavera-verano de Versace.
1995
Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Elle Macpherson y Christy Turlington se asocian para crear una cadena de restaurantes. Se inaugura el primer Fashion Café, en Nueva York.
2007
Louis Vuitton reúne a seis de las supermodelos –Naomi Campbell, Claudia Schiffer, Stephanie Seymour, Eva Herzigova, Angela Lindvall y Natalia Vodianova– para su campaña de primavera-verano 2008.
2017
Donatella Versace rinde tributo a Gianni Versace subiendo a la pasarela a algunas de las modelos más emblemáticas de los años noventa: Cindy Crawford, Naomi Campbell, Carla Bruni, Helena Christensen y Claudia Schiffer.
Fuente bibliográfica

  1. 1 Vogue.es: https://www.vogue.es/moda/tendencias/nostalgia/articulos/repasamos-el-fenomeno-de-las-tops-models-de-la-decada-de-los-90/1764
  1. 2 Vogue.es: https://www.vogue.es/moda/news/articulos/claudia-schiffer-desfile-versace-supermodelos/31155
  2. 3 El País: http://elpais.com/elpais/2007/09/07/actualidad/1189147729_850215.html
  3. 4 SModa: http://smoda.elpais.com/articulos/nunca-un-lunar-fue-tan-rentable-asi-es-el-mito-de-cerca/1738
  4. 5 On.aol.com: http://on.aol.com/video/supermodels-sing--freedom--90--at-versaces-fall-1991-show-518021536
  5. 6 NYMag: http://nymag.com/nymetro/news/anniversary/35th/n_8578/
 

Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.625
Calificaciones
60.801
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
El tormentoso amor entre Johnny Depp y Kate Moss
La modelo y el actor fueron la pareja perfecta, dinamita y 'glamour' para la prensa. Un día de septiembre de 1994, hace 25 años, él acabó esposado tras una discusión. Y todo cambió


upload_2019-9-19_1-15-27.jpeg
Kate Moss y Johnny Depp estuvieron casi cuatro años juntos. Fueron la locura de los fotógrafos y a ellos les gustaba. Nunca se ocultaron. Foto: Getty Images
Rubén Romero Santos
18 SEP 2019 - 03:12 ART

Tenían éxito profesional. Vivían entre lujos. Les encantaba la fiesta… Pocas parejas fueron tan fotografiadas durante los 90 como Johnny Depp (Kentucky, 1963) y Kate Moss (Londres, 1974). Depp era un rockero vocacional y estrella por casualidad de un Hollywood que adoraba su cacareado exotismo de ancestros indios. Moss era el emblema de lo que se llamó el heroine chic, la cabeza visible de la nueva generación que, con su extrema delgadez y su aspecto de llevar una vida nocturna poco saludable, quería desbancar a las Claudias, Cindys y Naomis de las pasarelas.

Kate y Johnny se encierran en la 'suite' del hotel The Mark, en Manhattan. A altas horas de la noche, otro ilustre inquilino, ni más ni menos que Roger Daltrey, el cantante de The Who, llamaba a recepción para protestar por el ruido que hacía pareja

Cuando se conocieron, la carrera de Depp iba tan lanzada como deprimente resultaba su vida personal: el 21 de junio de 1993 su representante anunciaba el fin de su relación con la actriz Winona Ryder. Un amor que él creía tan eterno que hasta se lo había tatuado. Peor sería lo que ocurriría el 30 de octubre: su íntimo amigo River Phoenix moría, con 23 años, por sobredosis a las puertas del local The Viper Room, propiedad de Depp.

Fue entonces cuando Kate Moss apareció en la vida de Depp. Ella tenía 19 años, él 30. La leyenda cuenta que el flechazo surgió cuando ella entró en el Café Tabac, hogar de los ricos y famosos. Otros dicen que los presentó un amigo común. Es enero de 1994 y Depp ve en Moss su nueva Winona, con la que también le separa una década. Moss, además, es una invitación a huir de ese ambiente de Hollywood que ahoga al actor aspirante a músico, para escapar del funeral de la moribunda Generación X que supondrá la muerte de Kurt Cobain en abril de 1994.

Kate Moss es modelo, pero modelo británica. Y los artistas británicos, desde la época de Twiggy, sienten veneración por la profesión. Gracias a Moss, Depp conoce a las máximas estrellas del resurgir de la escena musical británica, el llamado brit pop, incluidos los malcarados hermanos Gallagher, de Oasis, para los que tocará, años más tarde, la guitarra en su tema Fade In-Out.

La nueva pareja son ricos, jóvenes, bellos y una bicoca para los paparazis, porque no tienen miedo e incluso se diría que les gusta dejarse ver acaramelados en público. A Moss, además, le encanta la fiesta lo mismo o más que a Depp, hasta el punto de que la apodaban The Tank (El Tanque), por su aguante con la cerveza. Normal que en el hombro en el que Johnny se había tatuado “Winona forever” (Winona para siempre) ahora se lee “Wino Forever” (Borracho para siempre)”… El alcohol corre por sus venas y por su epidermis: los tabloides británicos escriben que les gusta (literalmente) "bañarse en champán" y, siempre sutiles, hablan estos periódicos de su “romance cocainómano”


Kate Moss, Johnny Depp e Iggy Pop en una fiesta en 1995. El rock y la pasarela pocas veces estuvieron tan unidos. Foto: Getty

Pero todo lo que sube, baja. El 13 de septiembre de 1994, Kate y Johnny se encierran en la suite presidencial del hotel The Mark, en Manhattan, Nueva York. A altas horas de la noche, otro ilustre inquilino, ni más ni menos que Roger Daltrey, el cantante de The Who, llamaba a recepción para protestar por el ruido que hacían Johnny y Kate.

Quién lo ha visto y quién lo ve: el pionero en el arte de destrozar habitaciones, denunciando a uno de sus émulos. Tal vez avergonzado por ser un chivato, declara a la prensa: “En una escala del 1 al 10, a Johnny Depp y a Kate Moss le doy un uno a su habilidad para destrozar habitaciones. Tardaron un montón en hacerlo. The Who habrían hecho lo mismo en tan solo sesenta segundos”


Dos policías llevan a Johnny Depp, gorra de lama y gafas de sol, a comisaría en una imagen que dio la vuelta al mundo. Fue en septiembre de 1994. Foto: Getty Images

Al día siguiente, la foto de Depp esposado y escoltado por la policía da la vuelta al mundo. En el informe policial se lee: “daños por valor de 10.000 dólares”, en una habitación que costaba 2.200 la noche. Su amigo, el director de cine John Waters, que le ha dirigido en Cry Baby, El Lágrima (1990), declara: “Johnny ha inventado el grunge. Está guapo esposado”. La revista People tituló su cobertura del suceso como "Demolition Man" (El Demoledor). Depp se convierte, oficialmente, en el chico rebelde de Hollywood. Y la pareja con Moss, en la más popular entre las celebrities. La pareja rompe en 1997, después de casi cuatro años de relación. En 1998, se dice que tienen un nuevo encuentro durante al Festival de Cannes: esta vez será Kate en solitario la que destroce la habitación del glamouroso Hotel de Cap, que le prohibirá la entrada de por vida.

Sus caminos se separan. Solo volverán a ser vistos juntos en 2013, en un vídeo de Paul McCartney, pero los fans los siguen soñando juntos. Internet, por ejemplo, está llena de nostálgicos de la pareja. Una cuenta de instagram (@kateandjohnny) se dedica a recopilar sus imágenes en saraos. No figura, claro está, la instantánea de ese día en que aquel muchacho que salía encorvado y con el gorro de lana verde encalado hasta las orejas, acabó en el calabozo por destrozar una habitación. Un escándalo menor con el que acababa de inventar el grunge… o eso dijeron.

https://elpais.com/elpais/2019/09/17/icon/1568712756_077737.html
 

Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.625
Calificaciones
60.801
Ubicación
Buenos Aires - Argentina

Naomi Campbell cierra a lo grande la pasarela de Saint Laurent en París


Naomi Campbell vuelve a ser la incontestable protagonista de la pasarela parisina y cierra el show SS20 de Saint Laurent por todo lo alto.

Por Emilio Doménech
24 de septiembre de 2019 · 19:54


Naomi Campbell © Getty Images

Naomi Campbell volvió a desfilar para Yves Saint Laurent de la mejor forma posible: en el cierre de la pasarela de la nueva colección Primavera/Verano 2020 de la firma gala y a los pies de la Torre Eiffel durante la Paris Fashion Week.

"¡Cerrar [el desfile] ha sido todo un honor!", escribió Campbell en su cuenta de Instagram junto a un vídeo de su espectacular paseo por el Campo de Marte. La supermodelo aprovechó para agradecerle la confianza Anthony Vaccarello, actual director creativo de Yves Saint Laurent; y a Piergiorgio Del Moro, director de cásting encargado de la pasarela parisina de la marca en esta edición.


Campbell entró en la noche de París luciendo una versión renovada en lentejuelas negras de Le Smoking, el legendario y clásico esmoquin para mujeres que Saint Laurent introdujo al mundo a mediados de los años 60. El atuendo y el escenario repleto de focos permitieron que el look de Campbell brillara con reflejos propios bajo el cielo parisino.


"¡Creíste en mí y permaneciste a mi lado cuando más lo necesitaba!", escribió Campbell horas antes del desfile en Instagram junto a una foto en la que aparecen ella y Saint Laurent abrazados sobre la pasarela en 1989. "Estoy agradecida a ti y a todos los recuerdos que hicimos juntos a lo largo de los años. ¡Bondadoso, genio creativo y visionario de la moda! Te echamos mucho de menos".


El diseñador francés falleció en 2008, aunque la supermodelo tuvo la oportunidad de colaborar varias veces con él en vida. Eso incluye una muestra retrospectiva de la firma celebrada en 2002 en la que vistió un icónico abrigo verde de YSL de 1971. Campbell también compartió en Instagram un breve vídeo de aquel instante.


https://www.revistavanityfair.es/so...ell-cierra-pasarela-saint-laurent-paris/40746
 
Registrado
29 Abr 2013
Mensajes
5.952
Calificaciones
50.397
Hola, alguien sabe qué modelo es esta?



Los únicos datos que tengo son estos:
Lecoanet Hemant HC Fashion Week 1992
 
Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.625
Calificaciones
60.801
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Así potencia su figura Naomi Campbell a los 49 años

La supermodelo londinense lleva acabo una serie de rutinas fitness que mantienen en forma su cuerpo


Naomi Campbell, en una de sus rutinas de ejercicios para para estar en forma - instagram/naomi
15 Oct2019 01:48hM.G.Comentar

Hay quien se toma muy en serio los entrenamientos fitness, y la actriz y empresaria Naomi Campbell es una de ellas. La supermodelo de 49 años intenta inducir a sus casi ocho millones de seguidores en Instagram en hacer ejercicio, si no diariamente, semanalmente. Alternando imágenes de su trabajo con su vida personal, la londinense comparte en la red social su rutina fitness y sus sesiones en el gimnasio, las cuales no lleva a cabo sola: Chase Weber, Joe Holder o Courtney Fearon, algunos de sus entrenadores personales, son personalidades cruciales en su vida.

Haciendo gala de una perfecta figura, la modelo muestra a través de vídeos cuáles son los ejercicios que realiza: escalador vertical para el core, «lunges», para tonificar los glúteos, trabajo con mancuernas para sus hombros o saltos a la comba son algunos de los ejercicios que lleva a cabo con frecuencia y que, según asegura, le hacen estar en forma también mentalmente. Además, el yoga o pilates, dos de las disciplinas que más adeptos están ganando en los últimos años, también forman parte de su día a día.

No hay ejercicio que se le resista
¿Los ejercicios que mantienen su envidiable figura? Parece no haber ninguno al que Naomi diga «no». Ya lo dice su entrenador personal Chase Weber en Instagram: «Cuando Naomi Campbell trabaja... ¡Ella funciona!», y no cabe la menor duda de ello. Entre su rutina se encuentra el salto a la comba, pero con dificultad añadida. La modelo compartió un vídeo donde se la ve saltando a la comba, procurando dar saltos sobre las anteriores pisada y con una complicación: una goma elástica por encima de sus rodillas impide que sus piernas se abran, de forma que sus muslos hacen más fuerza y el equilibrio es mayor.


Manteniendo su figura totalmente recta, sin apoyar del todo sus pies en el suelo salvo los talones y con una mano en la cadera, Naomi Campbell realiza así el escalador vertical, sujetándose con una sola mano. Además, la respiración es una parte fundamental de este ejercicio y ella lleva las inhalaciones y exhalaciones totalmente coordinadas: inhalar en la bajada, exhalar en la subida.


Ejercicios con dificultad
Si por algo se caracterizan los ejercicios que realiza Naomi Campbell es sin duda por la dificultad añadida. Ella no realiza el ejercicio básico, sino que sus entrenadores personales le suben la dificultad para que su nivel de motivación aumente y sus beneficios también. Otro de los casos en los que la modelo trabaja duro es en las zancadas: si este ejercicio no tiene misterio, ya que es dar un paso hacia adelante sin tocar la rodilla en el suelo, la modelo lo hace con los brazos en alto, sujetando una pelota y manteniendo el equilibrio.


Levantar barras con pesas es otro de los ejercicios que no rechaza en su rutina fitness. Se desconoce la cantidad de kilos que levanta, pero la modelo trabaja así sus hombros, espalda y principalmente la musculatura de sus brazos. Eso sí, sin dejar de lado los beneficios que tiene este ejercicio para sus glúteos: el hecho de hacer sentadillas con peso, su trasero está ganando firmeza en cada subida y bajada.


https://www.abc.es/bienestar/fitnes...mi-campbell-49-anos-201910150148_noticia.html
 
Registrado
8 May 2017
Mensajes
22.625
Calificaciones
60.801
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Claudia Schiffer, confesiones y arrepentimientos de una top model

Claudia Schiffer, una top model que siempre mantuvo un perfil muy bajo

Claudia Schiffer, una top model que siempre mantuvo un perfil muy bajo Crédito: GROSBY GROUP
Diario El País


Claudia Schiffer lleva tres décadas desfilando y dejándose ver en editoriales de moda y belleza de todo el mundo. Más de mil portadas la contemplan. Sin embargo, la top entre las tops, que en los '90 y en los 2000 fue rostro de todo tipo de marcas de moda y belleza, y se coló en las televisiones de todos los hogares, sigue siendo hermética respecto a su vida y experiencias personales. Poco se sabe de ella, pero ahora ha hecho una excepción en la edición británica de la revista Elle . A sus 49 años sigue teniendo la misma fuerza para posar que la caracterizó en su época álgida. En esta ocasión lo hace con algunas de las prendas más icónicas que vistió en su carrera.

La alemana vive ahora en su casa de campo en la campiña verde de Inglaterra, en un pequeño pueblo lejos del glamour en la zona de Oxfordshire, donde guarda multitud de obras de arte y vive con su marido, el director de cine Matthew Vaughn, y sus tres hijos. No se ha asentado en Nueva York, ni en la Costa Azul, sino en una zona discreta, sencilla, sin pretensiones, similar a su carácter poco dado a las fiestas y al champán, ni siquiera en aquellos años de brillo en la que no hacía falta usar su apellido, porque con su nombre propio bastaba.



Claudia Schiffer junto a su marido, Matthew Vaughn, en el estreno de Rocketman en Nueva York
Claudia Schiffer junto a su marido, Matthew Vaughn, en el estreno de Rocketman en Nueva York Crédito: GROSBY GROUP


"Nunca tuve la necesidad de estar en el foco de atención", reconoce ella misma, que nunca se postuló para una profesión que la eligió y la encumbró como la mejor. "Cuando empecé como modelo no fui a la agencia y dije: 'Quiero ser modelo'. Nunca lo vi como: 'Quiero ser famosa'. Lo enfoqué más bien como: 'Quiero ser buena y llegar a lo más alto", relata en la entrevista. Lo logró. Fue con una campaña de la firma de ropa Guess, fotografiada por Ellen von Unwerth, con un toque de inocencia sexy que recordaba a Brigitte Bardot. A partir de ahí le llegó la fama y se convirtió en musa de grandes creadores como el fallecido Karl Lagerfeld.

"Era de locos, como si fuéramos estrellas del rock. No podías entrar en el auto a no ser que te hicieran un camino. Cortaban las carpas en las que nos preparábamos para hacernos fotos. Había seguridad en cada desfile", rememora. Un guardaespaldas que tenía que hacerse cargo hasta de su ropa interior porque a menudo se la robaban, cuenta riendo.



Claudia Schiffer, en la tapa de Elle, en su edición para Gran Bretaña
Claudia Schiffer, en la tapa de Elle, en su edición para Gran Bretaña Crédito: Elle Magazine

Un tiempo al que no volvería. "En mi época recibí cumplidos maravillosos, pero cuando vas al siguiente nivel, avanzás. No tienen que decírtelo [que sos linda] durante toda tu vida. Es un recuerdo agradable, pero llega la siguiente generación y les pasás la posta. Para mí es algo natural, entregar esa posta, no tener envidia ni celos. De hecho, no podría pensar en nada peor ahora mismo que en que me dijeras: 'Hay una pastillita mágica con las que va a parecer que vuelves a tener 20 años otra vez".

No bebe, no fuma, evita tomar azúcar y tampoco hace demasiado ejercicio, más allá de pasear a sus perros y jugar al tenis con amigos. De vez en cuando hace un alto en su vida para trabajar para grandes marcas de lujo o a hacer sesiones de fotos. Le gusta colaborar con firmas pequeñas: va a lanzar colaboraciones con Bordallo Pinheiro, de cerámica portuguesa, y con una línea de ropa de punto con la marca de estilo francés Être Cécile. Invierte su dinero en proyectos triunfadores, como las películas Kingsman: servicio secreto o la biopic de Elton John, Rocketman , en las que ha sido productora ejecutiva. Para quienes no hayan visto su nombre en los títulos de crédito: firma como Claudia Vaughn.

Otra de sus confesiones tiene que ver con su imagen para algunos distante. "Todos parloteaban y enloquecían, probablemente pensaban que era arrogante y fría", pero advierte: "Hacía mi trabajo y era como: '¡Me voy! ¡Salgo corriendo por esa puerta!'. Había fiestas constantes tras las cenas, pero siempre pensaba que debía triunfar, hacer lo mejor". Reconoce que pocas veces se quedaba a tomar algo después y eso es lo que recomienda a las modelos de hoy: "Es un trabajo y al final de día es mejor no mezclarlo con lo demás".




Trailer de Rocketman
01:08
Sobre el acoso, hoy visibilizado, en la industria, reconoce: "Lo he visto y no es agradable. No solo sexual, también de acoso, de abuso de poder. He visto mucho y he tomado nota de que no quiero trabajar con esa gente nunca más y no lo he hecho". En eso sí ha sentido que hay camaradería entre colegas y que juntas han podido frenarlo. No da nombres, aunque reconoce que a menudo "es gente que hace fotos estupendas y con la que te has comprometido... pero así es la vida".

Esa timidez estuvo presente en muchos momentos de su vida, como cuando coincidió en un vuelo junto al director de cine Luc Besson, cuyas películas adoraba, y no fue capaz de hablarle, se hizo la dormida. También se encontró al actor Michael J. Fox y le pasó igual: "No pude ni decirle hola. Me pidió que trabajara en una serie de televisión con él, pero le dije que no. ¡Era demasiado!". Algo que también le pasó con el célebre videoclip de "Freedom". "Ah, el video de George Michael en el que todas salían... Entonces estaba trabajando con marcas de lujo y pensé que no cuadraba en la estrategia... Fue estúpido", reconoce.

También le dijo que no a oportunidades en el mundo de la moda que muchas otras habrían soñado. "La gente te daba de todo. Sobre todo en Chanel. Karl [Lagerfeld] solía decir: 'Baja a la tienda y llévate lo que quieras. Puedes llevarte toda la colección, lo que quieras'. Donde otras habrían aprovechado, yo siempre sentí que no podía. Hay un cierto límite cuando alguien dice: 'Escoge lo que quieras'. No escoges todo, no todo lo que hay. Una vez Hermès me ofreció llamar a un bolso con mi nombre. Pensé: '¡No!'. No recuerdo bien por qué".

 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)