Fútbol es Fútbol (3 Visitantes)

Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Calentamientos de fútbol

Puede definirse como el conjunto de ejercicios que se llevan a cabo antes de un entrenamiento o un partido, siendo estos en primer lugar de carácter general y posteriormente específico. El objetivo del calentamiento de fútbol es conseguir que el cuerpo del jugador se prepare para realizar una actividad física más potente.

Gracias al calentamiento, el futbolista eleva la temperatura corporal, incrementando a su vez la actividad metabólica. Durante toda la sesión se optimizan los procesos neuromusculares y orgánicos, preparando de este modo al cerebro para el estrés que puede provocar un duro entrenamiento o un partido.

El calentamiento de fútbol también disminuye las posibilidades de que el jugador sufra dolores musculares o lesiones, tales como esguinces o roturas de fibras, preparando los músculos, las articulaciones, los tendones y los ligamentos para el posterior esfuerzo. Por medio de este calentamiento se consigue reducir la fricción interna de las fibras musculares y de las estructuras que las rodean, haciendo que el sistema musculoesquelético actúe de manera más eficaz.

Cuando los músculos se calientan producen energía más rápidamente, lo cual afecta a la velocidad y a la fuerza, además de aumentar la agilidad, la habilidad, la potencia y el rendimiento. De esta forma el jugador podrá llevar a cabo movimientos complejos con precisión y exactitud.

Tipos de calentamiento de fútbol

Se puede distinguir entre calentamiento global y calentamiento específico.

  1. El calentamiento global
Con los ejercicios realizados en el calentamiento de fútbol global, el futbolista intenta movilizar todos los músculos y las articulaciones del cuerpo, preparándose así para la posterior actividad física.

  1. El calentamiento específico
Con este calentamiento se estimulan las partes específicas del cuerpo que vayan a ser utilizadas durante el entrenamiento o el partido.

Etapas del calentamiento de fútbol precompetitivo

La duración aproximada de un calentamiento de fútbol previo a la competición es de veintidós minutos, siendo recomendable que durante toda la temporada se repita el mismo, ya que así se consigue habituar inconscientemente al jugador a la situación de competición. El calentamiento se puede dividir en seis etapas:

  1. La activación
En esta etapa se eleva la temperatura corporal. Se suelen realizar carreras continúas suaves, pequeños rondos y ejercicios de estiramiento. Su duración debe ser de cuatro minutos.

  1. La adaptación
Durante esta fase se incrementa la frecuencia y la amplitud de los movimientos. Para ello se tienen que llevar a cabo ejercicios de movilidad articular a una intensidad moderada, pequeños cambios en el ritmo de las carreras y ejercicios de propiocepción. Su duración debe ser de cinco minutos.

  1. La aproximación
La duración de esta etapa es de tres minutos, en la cual se llevan a cabo ejercicios de técnica con la pelota. Poco a poco se debe ir aumentando la intensidad de los mismos.

  1. La simulación
En esta fase, la cual dura cuatro minutos, se simulan situaciones reales que pueden suceder durante el transcurso de un partido, para que de esta forma los jugadores sepan como enfrentarse a ellas. Siempre se llevan a cabo en espacios más reducidos.

  1. La asimilación
Aquí se realizan ejercicios colectivos, tanto técnicos como tácticos, de aquellas jugadas que se van a emplear durante el partido. Cada jugador ocupará un puesto específico indicado por el entrenador. La duración de esta etapa es de cuatro minutos.

  1. La finalización
En esta última fase de dos minutos, se intenta conseguir que el futbolista reduzca su nivel de excitación a través de los cambios de ritmo. El entrenador le dará las últimas indicaciones para lograr así su máxima motivación.

Etapas del calentamiento de fútbol previo a la sesión de entrenamiento

En este entrenamiento se deben incluir las etapas de activación y adaptación de manera obligatoria, además de una tercera etapa a elegir entre la aproximación, la simulación y la asimilación. Los calentamientos de fútbol previos a las sesiones de entrenamiento no deben ser iguales durante toda la temporada. De este modo se evita que el futbolista caiga en la monotonía. Según lo que se vaya a trabajar durante la sesión de entrenamiento, se elegirá un tipo de calentamiento u otro, pudiéndose dividir este en dos bloques:

  1. El bloque físico. Dependiendo de la capacidad física a trabajar durante la sesión, se pueden diferenciar tres tipos de calentamiento:
  • Resistencia: habrá que elevar la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la movilidad de las articulaciones del jugador a través de ejercicios sin balón, si se va a trabajar la resistencia con carácter aeróbico. Este calentamiento de fútbol solo incluye la etapa de activación y adaptación. En el caso de que se vaya a trabajar la resistencia con carácter anaeróbico, se incluirá una tercera etapa centrada en los músculos que principalmente vayan a intervenir durante el entrenamiento.
  • Fuerza: si se trata de un calentamiento orientado a la fuerza resistencia, se buscará la tonificación muscular para que el jugador pueda soportar una carga moderada de trabajo. Si es un calentamiento orientado a la fuerza explosiva, el calentamiento estará enfocado en aquellos músculos que vayan a tener una carga específica de trabajo a una elevada intensidad. En esta modalidad se desarrollan las tres primeras etapas del calentamiento.
  • Velocidad: cuando se trabaja esta capacidad física, se intenta conseguir que el jugador sea capaz de reaccionar en el menor tiempo posible, así como de mejorar sus movimientos cíclicos de la carrera y los acíclicos del juego. Aquí se desarrollan obligatoriamente las dos primeras etapas y de manera opcional la tercera.
  1. El bloque técnico-táctico. Dependiendo de los principios que se vayan a desarrollar durante el entrenamiento, se puede optar entre estas tres posibilidades:
  • Conservación: cuando la sesión está relacionada con la posesión de la pelota.
  • Asimilación: centrada en asimilar y mejorar los movimientos específicos colectivos e individuales a nivel defensivo y ofensivo.
  • Finalización: cuando la sesión está relacionada con la finalización y la neutralización.
 

Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Calentar

entrenamientos de fútbol

Cuando se habla de calentar se hace referencia a los ejercicios que se llevan a cabo antes de practicar un deporte para desentumecer los músculos y las articulaciones con el fin de obtener un mejor rendimiento físico y evitar que aparezcan lesiones. Estos ejercicios siempre se deben realizar ordenados de manera gradual, incrementando poco a poco la intensidad, aunque sin excederse en su prolongación para no fatigar el cuerpo.

En el mundo futbolístico, calentar antes de disputar un partido es imprescindible para aproximar lo máximo posible la musculatura a la intensidad del juego real. Además, hay que tener en cuenta que este deporte, a pesar de no ser de riesgo, es uno en los que mayor número de lesiones se produce, y el cual se practica tanto de manera profesional como amateur.

Cuando va a tener lugar un partido de fútbol profesional, aproximadamente a falta de media hora para que empiece el encuentro, los futbolistas saltan al terreno de juego a calentar, ya sean titulares o suplentes, aunque estos últimos suelen hacerlo aparte, haciendo rondos, realizando tiros a puerta, etcétera. Los titulares llevan a cabo un calentamiento que puede dividirse en cuatro fases, el cual suele durar unos veinte minutos contando con los tiempos de hidratación y recuperación. Este calentamiento sigue el siguiente orden:

1. Activación física

Se tienen que realizar durante cinco minutos ejercicios de movilidad articular y estiramientos libres. No obstante, cada futbolista calentará atendiendo a sus propias necesidades.

2. Relación con la pelota

Posteriormente se llevan a cabo ejercicios de activación técnica durante cuatro minutos, los cuales consisten en controles, conducciones y pases con ambos pies y diferentes superficies de contacto. Para realizarlos los jugadores pueden colocarse en cuatro filas cruzadas o enfrentadas dos a dos. Además, estos tienen que ir aumentando la intensidad de los ejercicios de manera progresiva.

El guardameta por su parte trabaja con el segundo entrenador y algún compañero suplente. Este realizará ejercicios de saques, paradas, reflejos, salidas, etcétera.

3. Aproximación al juego real

Los ejercicios realizados en esta parte del calentamiento duran en torno a seis minutos. Estos están directamente relacionados con la activación táctica, es decir, son ejercicios que tienen transferencia al juego real, como el de posesión con intercambios de posición. También se llevan a cabo ejercicios de conservación de la pelota. Uno muy frecuente es la posesión 4×4+2 en el que delanteros se enfrentan a defensas más dos pivotes que ejercen de comodines con el fin de conservar la posesión del esférico. Los futbolistas suplentes continuarán trabajando por su lado y el guardameta seguirá con su trabajo específico.

4. Activación final

El calentamiento finaliza tras llevar a cabo unos ejercicios dinámicos, es decir, ejercicios de estiramiento que consisten en cuatro o cinco salidas en las que se debe trabajar la velocidad de reacción antes de volver al vestuario.

La importancia de calentar durante el transcurso de un partido

Durante el transcurso de un partido de fútbol resulta muy normal observar como algunos jugadores del banquillo realizan una serie de ejercicios por la banda, como por ejemplo correr o brincar, así como otros apoyados en las vallas publicitarias, como ejercicios de estiramiento, al mismo tiempo que contemplan la actuación de sus compañeros de equipo en el terreno de juego.

Para muchos espectadores estos movimientos pueden parecer poco esforzados e insignificantes, pero la realidad es que son muchos los expertos que coinciden en que calentar antes de entrar a jugar al campo es fundamental para disminuir el riesgo de sufrir lesiones y mejorar el rendimiento.

La exigencia y la intensidad de la competición cada vez es mayor, lo cual ha provocado la creciente especialización en todos los ámbitos relacionados con el mundo futbolístico, siendo la preparación física uno de los que más ha evolucionado durante los últimos años. Según los datos obtenidos a través de un estudio exhaustivo se ha podido verificar que las lesiones pueden prevenirse si se lleva a cabo un plan de calentamiento correcto.

Cómo calentar de manera correcta

A través del ejercicio previo a cualquier actividad física se intentan alcanzar los siguientes objetivos: subir la temperatura del cuerpo, incrementar el ritmo tanto respiratorio como cardíaco y preparar el sistema nervioso y los músculos para el posterior esfuerzo. Todos estos preparativos también ayudan a que el futbolista se active psicológicamente, haciendo posible que durante el transcurso de los mismos consiga alcanzar un nivel de concentración adecuado y un rendimiento óptimo.

Por lo tanto, se puede afirmar que calentar causa efectos positivos sobre el organismo, y es que aumenta la temperatura del músculo, lo cual hace que mejore su contracción tanto en fuerza como en velocidad. También activa los sistemas respiratorio y cardiovascular, aumentando el riego sanguíneo y la frecuencia cardíaca. Gracias a los ejercicios de calentamiento, los músculos consiguen un mejor aporte de oxígeno y sustancias nutritivas que favorecen la expulsión de residuos, tales como el ácido láctico y el anhídrido carbónico, y que facilitan su contracción. Además, tras calentar el jugador notará como su concentración aumenta y la coordinación de sus movimientos mejora.

Aproximadamente a los cinco minutos tras comenzar el calentamiento, el futbolista ya notará las consecuencias del mismo. Sin embargo, tal como se ha mencionado anteriormente, lo ideal es que este dure al menos veinte minutos para obtener todos sus beneficios. El calentamiento evidentemente debe estar adaptado a las condiciones físicas de cada jugador, pero también a las condiciones del entorno que le rodea, es decir, en el caso de que las temperaturas sean demasiado elevadas, el tiempo destinado a calentar tiene que reducirse, y si las temperaturas son bajas, el calentamiento se debe intensificar y hacerse con la ropa de abrigo adecuada.

No obstante, hay que tener en cuenta que además de calentar minutos antes de cada partido, también es fundamental hacerlo diariamente en la rutina de entrenamiento, siempre de forma gradual, aumentando poco a poco la intensidad y no llevándolo a cabo durante demasiado tiempo, tal como antes se ha mencionado.

En definitiva, como se ha podido comprobar, los ejercicios que realizan los futbolistas por la banda y cerca de las vallas publicitarias para nada tienen poca importancia tal como muchos pueden llegar a pensar. Los técnicos tienen que estar pendientes de que se ejecutan de la manera correcta, así como decidir con antelación las sustituciones. Además, el calentamiento posee una influencia positiva que beneficia tanto a los futbolistas profesionales como a cualquier persona que practica este y otros deportes, favoreciendo incluso a prolongar la diversión.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Campo de fútbol

ejercicios de fútbol

El campo de fútbol es el terreno en el cual tienen lugar los partidos y los entrenamientos de este deporte. Tiene forma rectangular, y sus dimensiones varían de una modalidad a otra.

Las medidas reglamentarias para un campo de fútbol 11 son de 90 a 120 metros de largo, y de 45 a 90 metros de ancho. No obstante, para los partidos internacionales se aconseja que estas medidas estén entre los 100 y los 110 metros de largo, y entre los 64 y los 74 metros de ancho.

Para los campos de fútbol 5, las medidas reglamentarias varían de los 25 a los 42 metros de largo, y de los 15 a los 25 metros de ancho. La FIFA exige para los partidos internacionales que estas medidas oscilen entre los 38 y los 42 metros de largo, y entre los 18 y los 25 metros de ancho.

Por otro lado, la FIFA no establece medidas oficiales para los campos de fútbol 6, 7, 8 y 9, aunque se recomienda que estas sean proporcionales para conseguir que los futbolistas jueguen cómodamente. De todas formas, a continuación se dan a conocer las medidas más aconsejables:

  • Fútbol 6: entre 40 y 45 metros de largo, y entre 20 y 25 metros de ancho.
  • Fútbol 7: de 45 a 50 metros de largo, y de 25 a 30 metros de ancho.
  • Fútbol 8: entre 50 y 60 metros de largo, y entre 30 y 40 metros de ancho.
  • Fútbol 9: de 60 a 80 metros de largo, y de 40 a 60 metros de ancho.
El campo de fútbol consta de dos líneas situadas a lo largo de este, llamadas líneas laterales o de banda, y de otras dos líneas ubicadas a lo ancho, que reciben el nombre de líneas de meta o finales. Ambas líneas de banda se unen en el centro del terreno de juego por medio de otra línea, llamada línea media.

Las áreas penales, las áreas de meta y las porterías se encuentran en el centro de cada línea de meta. Las porterías, metas o arcos están formados por dos postes verticales, separado el uno del otro por una distancia de 7,32 metros, y midiendo cada uno de ellos 2,44 metros de alto. Ambos postes están unidos por un tercer poste, llamado larguero o travesaño.

Las áreas de meta y las penales son rectangulares y se sitúan en el centro de las metas. Ambas áreas distan de los postes verticales y se adentran hacia el terreno de juego 5,5 metros y 16,5 metros, respectivamente.

Tipos de superficie del campo de fútbol

Son muchos los cambios que han sufrido los terrenos de juego desde sus orígenes hasta la actualidad. El campo de fútbol de césped artificial ha ido ganando un gran protagonismo durante los últimos años, casi eliminando por completo de este modo los campos de tierra, los cuales, junto a los de césped natural, eran los más utilizados anteriormente.

Por lo tanto, los tipos de superficie que se puede encontrar en el mundo del fútbol son:

  1. El campo de fútbol de tierra
Para conseguir que un balón raso circule de manera correcta, la tierra tiene que estar lo más lisa posible. Estos campos de fútbol deben contar con un excelente sistema de drenaje, ya que de lo contrario el agua de lluvia podría formar charcos, los cuales dificulten el desplazamiento del balón y hagan sentir a los jugadores incómodos, además de elevar las probabilidades de que estos sufran lesiones.

El campo de fútbol de tierra debe tener un gran mantenimiento. Solo así se conseguirá que la práctica del fútbol sea igual de agradable que si se llevará a cabo en un campo de césped. También hay que tener en cuenta que si el pavimento es duro, el esférico rebotará con mayor facilidad. En el caso de que sea blando, ocurrirá exactamente lo contrario.

  1. El campo de fútbol de césped natural
Se trata de la superficie más cara y difícil de mantener, y dependiendo de su estado, así será el bote y el movimiento del balón. La pelota rodará más rápido si el césped acaba de ser regado. Si este además está bien cortado, aumentará considerablemente la velocidad del esférico. De lo contrario, al haber mayor rozamiento, este tenderá a frenarse.

Un campo de fútbol de césped natural debe estar bien adherido al suelo, con lo cual se consigue que se produzcan menos agujeros y que el balón no bote de manera extraña. Además, esta superficie evita en mayor medida las lesiones en comparación con otras que se encuentren en el mismo estado de conservación.

  1. El campo de fútbol de césped artificial
Como se ha mencionado anteriormente, este tipo de superficie ha ido haciéndose un hueco desde hace un par de décadas. Aunque su instalación es bastante cara, su mantenimiento no, además de disponer de mayor durabilidad en comparación con los otros dos tipos de superficie antes descritas.

El esférico irá más rápido si el terreno está mojado. Además, el movimiento de este será más regular al compararlo con el que se consigue en los otros terrenos, ya que en el césped artificial no se forman agujeros, por lo que el balón no debería hacer movimientos extraños.

En lo referente a las lesiones, el campo de fútbol de césped artificial absorbe peor los golpes y las caídas que el césped natural, pero mejor que el campo de tierra. Esta superficie de juego se suele relacionar con los equipos más modestos debido a su bajo coste en mantenimiento.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
ESPAÑA

Competición traslada el inicio de Liga al sábado
0
La jueza de la RFEF ha resuelto que no se jueguen partidos en viernes o lunes

1599724308100.png
El Granada comenzará LaLiga más tarde de lo previsto tras la decisión de Competición sobre los horarios del fútbol (EFE)

REDACCIÓN 10/09/2020 00:53 | Actualizado a 10/09/2020 00:54

La temporada 2020/21 de fútbol en España comenzará un día más tarde de los anunciado previamente. La jueza de Competición de la RFEF decidió el miércoles por la noche que no se disputen partidos en viernes o lunes tras la falta de acuerdo entre LaLiga y la Federación.

Como consecuencia, el encuentro inaugural de Primera División, el Granada-Athletic Club, que estaba previsto para este viernes 11 de septiembre a las 21:00 h, se pasó al sábado a las 20:45 h. Por otro lado, el Alavés-Betis programado para el lunes a las 21:00 h, se avanzó al domingo a las 20:00 h. En Segunda División, cambiaron los encuentros de Leganés-Las Palmas del viernes al sábado a las 20:45 h; y Mirandés-Alcorcón del lunes al domingo a las 20:00 h.

La decisión de la jueza también afecta a la segunda jornada de las competiciones, con cambios en los partidos Getafe-Osasuna y Betis-Valladolid en LaLiga Santander; y Castellón-Málaga y Cartagena-Sporting en LaLiga SmartBank.

Pese a la resolución, la jueza dejó la puerta abierta a un cambio de horarios si el equipo local de los encuentros propone una nueva hora “bien directamente , bien por intermediación de LaLiga” en las 24 horas posteriores a la decisión, algo a lo que LaLiga hizo poco después.

En un comunicado, la organización fijó nuevos horarios para los partidos de esta primera jornada, que serían los siguientes:

Granada-Athletic Club el sábado 12 de septiembre a las 18:30 h

Alavés-Betis el domingo 13 de septiembre a las 14:00 h

Leganés-Las Palmas el sábado 12 de septiembre a las 18:15 h

Mirandés-Alcorcón el domingo 13 de septiembre a las 18:15 h

En cuanto a la segunda jornada, LaLiga no anunció nuevos horarios, en su lugar, el comunicado señaló la “firme intención de solicitar, además de otras, medidas provisionales al CSD”.

 

Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Carta de libertad


La carta de libertad es el documento a través del cual un jugador de fútbol o cualquier otro deportista queda liberado contractualmente de su club, es decir, se desvincula de este manera deportiva justo en el preciso momento en la que la misma es expedida. A partir de entonces, el futbolista puede fichar por cualquier otro equipo sin tener que indemnizar económicamente al club del que proviene por motivo de traspaso. Y es que de no disponer de la carta de libertad y, por lo tanto, no estar liberado de la cláusula de rescisión de su contrato, el jugador estaría obligado a pagar una indemnización para llevar a cabo ese traspaso no autorizado por su club actual.

También se utiliza la carta de libertad cuando un club quiere que aquellos futbolistas con un nivel de rendimiento bajo o con un salario que no son capaces de asumir por encontrarse en una situación económica desfavorable se desvinculen del mismo. No obstante, puesto que la entidad continúa pagando el salario del futbolista que dispone de la carta de libertad hasta que este se haya incorporado a otro club, esta no equivale a un despido.

Uno de los casos más sonados en su época relacionados con el uso de la carta de libertad fue el protagonizado entre el Fútbol Club Barcelona y Rivaldo en 2002, año en el que una mala gestión del club azulgrana a consecuencia de la existencia de un vacío de poder forzó la marcha del futbolista brasileño. Rivaldo obtuvo ese documento y consiguió fichar por el Milán. Cabe señalar que quizás esa no fue una de sus mejores decisiones. Proporcionar la carta de libertad a este jugador supuso para el club catalán el ahorro de los más de seis millones de euros de sueldo neto que este percibía, pero también provocó que uno de los clubes rivales se reforzará al fichar a este futbolista de máximo nivel.

Por lo tanto, el club que quiera fichar a un jugador con un contrato aún vigente en otro club, así como cualquier jugador que se quiera marchar de un club antes de que se termine su contrato, no podrá hacerlo sin pagar para ello una indemnización debido a la existencia de una cláusula de rescisión que se lo prohíbe. Se trata de un método que usan los clubes de fútbol para proteger a sus estrellas. Una cantidad económica que tiene que ser pagada para conceder la carta de libertad a un futbolista. Suele ser muy habitual escuchar este tipo de términos en periodos de transferencias, es decir, cuando comienza el mercado de fichajes.

Desde el año 1985 los jugadores de fútbol de la liga española tienen la posibilidad de rescindir sus contratos de manera unilateral a cambio de una cláusula de compensación, ya que de lo contrario sus respectivos clubes no les concederán la carta de libertad. Hay que tener en cuenta que antes de que se estableciera esta cláusula, las entidades se aprovechaban del derecho de retención vigente en aquella época, el cual hacía que los futbolistas viviesen en una especie de régimen de semiesclavitud por parte de sus clubes, ya que estos podían prorrogarles el contrato el tiempo que quisieran, sin tener en cuenta si los jugadores estaban de acuerdo o no.

La cláusula de rescisión puede ser establecida en el mismo momento que se produce la firma del contrato o decidida por un tribunal. Por norma general, el precio de salida de un futbolista suele ser pactado previamente debido a la prolongación indeterminada de los procesos de concertación.

Para calcular la cláusula de rescisión con el fin de conseguir la carta de libertad hay que tener en cuenta que la cantidad de dinero a pagar no es arbitraria, sino que esta irá en concordancia al sueldo del jugador de fútbol. Esta se decide en las negociaciones previas a la firma del contrato, aunque esta cantidad de dinero no siempre es conocida por los aficionados.

Cuando el París Saint-Germain fichó a Neymar, este club tuvo que pagar al Barcelona la friolera cifra de doscientos veintidós millones de euros en concepto de cláusula de rescisión para que así le diera la carta de libertad al jugador brasileño. La cantidad oficial negociada entre Messi y el Fútbol Club Barcelona se desconoce, pero se cree que estaría comprendida entre los doscientos cincuenta y los cuatrocientos millones de euros.

En España, la indemnización correspondiente a la cláusula de rescisión tiene que pagarla el futbolista a la competición, es decir, a La Liga, la cual posteriormente se encargará de transferir el dinero a su antiguo equipo. Desde el año 2016 esta operación está libre de impuestos. El hecho de que el pago corra por cuenta del propio futbolista marca una de las diferencias que existen entre las cláusulas españolas y las del resto de las ligas mundiales. Sin embargo, el club que desea fichar al jugador es el que normalmente desembolsa la cantidad de dinero requerida en su nombre, aunque también puede ocurrir que el club comprador pague antes al futbolista para que este pueda llevar a cabo la indemnización y recibir la carta de libertad.

También puede suceder que un futbolista no se encuentre a gusto en su club, ya sea porque no juega los minutos suficientes, está siempre en el banquillo o por cualquier otro motivo, pero este no le concede la carta de libertad sin que antes pague la cláusula de rescisión, algo que le obliga a permanecer en él durante los años establecidos en el contrato porque no puede hacer frente a ese desembolso de dinero, perdiendo así la oportunidad de fichar por otro club en el cual pudiese evolucionar.

En este mismo caso, incluso puede ocurrir que algún club ya se encuentre interesado por él, pero este tampoco se pueda hacer cargo de la indemnización, por lo que el jugador permanecerá encadenado a su club. Es por ello que cuando se trata de jugadores de alto nivel, las cláusulas de rescisión suelen ser tan elevadas.

Cuando esto sucede, muchos jugadores de fútbol deciden hacer todo lo posible para forzar su marcha. Para ello juegan a un nivel más bajo del habitual o, simplemente, se dedican a jugar sin apenas esforzarse, lo cual hace en muchas ocasiones que el club se vea obligado a concederle la carta de libertad. Además, como se ha mencionado anteriormente, este tendrá que seguir pagándole el salario hasta que otro club lo fiche
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
La catedral del fútbol

análisis de fútbol

El fútbol es uno de los deportes más populares en todo el mundo. Sus sencillas reglas y la necesidad de muy poco equipamiento para participar en él hacen que sea un deporte en el que es muy fácil formar parte, independientemente de la clase social a la que pertenezcas. Debido a esto, el fútbol profesional ha tenido un gran seguimiento desde sus inicios y el número de aficionados ha crecido con los años gracias a, entre otros, grandes avances tecnológicos como la invención de Internet.

Desde sus comienzos, el fútbol ha sido un deporte que ha generado una gran expectación, por lo que ha necesitado siempre de grandes espacios para albergar a todo el público sediento de goles y emoción. Con el fin de reunir a las hinchadas de los equipos, comenzaron a aparecer los estadios de fútbol. En ellos, grandes cantidades de aficionados y aficionadas podían reunirse con el fin de disfrutar en directo del partido del fin de semana de su equipo favorito. En ellos, además, se aprovechaba y se aprovecha para socializar y disfrutar de la compañía de otros aficionados y aficionadas a este deporte.

De todos los grandes estadios de fútbol repartidos por todo el mundo (Santiago Bernabéu, Camp Nou, Old Trafford, Anfield, Giuseppe Meazza, Saint Denis, Maracaná, la Bombonera…) hay un que resulta particularmente especial para todos los amantes del fútbol: el estadio de Wembley.

Wembley: la catedral del fútbol

El estadio de Wembley es sin duda el estadio de referencia para el fútbol a nivel mundial. Fue erigido en el año 1923 fue la sede de diferentes competiciones internacionales como los Juegos Olímpicos de Londres en 1948 y el Mundial de Fútbol de 1966.

El sobrenombre de “la catedral de fútbol” se debe a que el futbolista Pelé, también conocido como O Rey (El Rey), decidió rebautizarlo como tal.

Este estadio fue inaugurado en el año 1923 con el motivo de la celebración de la final de la FA Cup inglesa, partido que se disputó entre el Bolton Wanderers y el londinense equipo West Ham United. Como curiosidad sobre este partido, la final fue bautizada como “la final del caballo blanco”, puesto que, en mitad del encuentro hubo una invasión del terreno de juego por parte de los aficionados de ambos equipos que termino cuando, con el fin de terminar con la invasión de campo, un policía atravesó el mismo a lomos de un caballo blanco llamado Billie.

Este estadio fue demolido en el año 2002 para levantar un nuevo estadio de Wembley que acabó siendo una de las sedes principales de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012. El último partido de fútbol que se disputó en la catedral del fútbol fue un partido entre los combinados nacionales de Alemania e Inglaterra, terminando el mismo, para desgracia de los ingleses, con un resultado a favor del equipo alemán.

Este estadio, además de ser la casa de muchos de las grandes figuras de la historia del fútbol, ha sido también la sede de grandes conciertos y eventos, como fue el concierto de despedida de Freddie Mercury en el año 1992, donde se reunieron algunas de las más importantes figuras de la música de aquel entonces para rendir homenaje al líder de la banda Queen, quien falleció en Londres en el año 1991 a los 45 años de edad.

escudo bilbao athleticSan Mamés: la catedral del fútbol español

Por otra parte, si eres un aficionado al fútbol español, tendrás en mente otro estadio al hablar de “la catedral”: el estadio de San Mamés.

El estadio de San Mamés es el estado del Athletic club de Bilbao, fue construido en el año 1913 (más de cien años de historia, pese a sus varias remodelaciones y a la construcción de un estadio completamente nuevo con el fin de albergar a un mayor número de aficionados) y está ubicado en el centro de la ciudad.

El motivo por el que este estadio recibe el apodo de “la catedral” deriva de la costumbre de los aficionados bilbaínos al matizar a dónde se dirigían cuando decían que iban a San Mamés, puesto que, durante muchos años, hubo un asilo que recibía el mismo nombre.

Uno de los motivos por los que este sobrenombre se ha mantenido durante los años se debe al señorío de la afición bilbaína, siempre dispuesta a animar a su equipo hasta el final del partido, pero también capaz de reconocer la grandeza del rival que acude a su estadio. Palabras de grandes futbolistas, como Xavi Hernández, exfutbolista del FC Barcelona y reconocido como uno de los grandes centrocampistas de la historia moderna del fútbol, avalan esta idea: “Estoy muy agradecido a la afición de San Mamés, siempre me han tratado muy bien allí y se te llega a poner la piel de gallina cuando te ovacionan”.

Además, este estadio fue construido en el mismo espacio en el que hubiera habido una ermita dedicada a San Mamés, que, cuando fue derribada (y conforme a la historia que se ha transmitido entre los aficionados), alguien dijo: “Aquí se va a construir una catedral”.

Es curioso como la afición del Athletic de Bilbao acude a apoyar a su equipo de una forma equiparable a la de quien profesa una religión, siempre entendidos y entregados a los jugadores que defiendes sus colores. Acompañan al equipo allá donde vaya a jugar y ofrecen un ambiente inigualable en todos los estadios que visitan.

En la actualidad se ha instalado un museo sobre el Athletic Club de Bilbao y sobre el propio estadio de San Mamés que cuenta la historia del club, sus gestas y sus jugadores más representativos, así como la evolución del estadio, desde sus comienzos hasta el actual San Mamés, pasando por las diferentes remodelaciones que han tenido lugar a lo largo de los años. Además, en el pueden verse las copas correspondientes a la multitud de títulos obtenidos durante los más de cien años de historia de este equipo: ligas, copas y supercopas de España.
 

Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Los chalecos con GPS

Estos chalecos incorporan un dispositivo GPS en su interior que recoge múltiples datos, a través de los cuales se pretende mejorar el rendimiento de un jugador. Entre esas variables recopiladas se encuentran: la velocidad, la distancia recorrida, los sprints, los índices de fatiga muscular, todos los impactos que sufre el futbolista durante un partido, el ritmo cardíaco, las aceleraciones y las desaceleraciones. Además, también muestra las zonas del terreno de juego que recorre el jugador gracias a los datos recogidos por el mapa de calor.

Los chalecos con GPS disponen de un receptor de señal que recoge de manera inmediata todos esos datos y parámetros. Una vez recogido a pie de campo estos serán introducidos en un ordenador, el cual los examinará a través de un software integrado para que el personal técnico los valores y pueda elegir la mejor táctica basándose en ellos. Gracias a esta utilidad estos datos se pueden analizar incluso desde perspectivas diferentes a la deportiva.

Los clubes de fútbol que ya utilizan este tipo de chalecos han recogido datos muy útiles, los cuales les han servido para mejorar el rendimiento de los jugadores y para reducir el riesgo de que sufran lesiones musculares, de hecho las han disminuido hasta en un cincuenta por ciento. Por este motivo, muchos clubes de fútbol están apostando ya por incluir estas prendas tecnológicas en sus entrenamientos, obteniendo con ello muy buenos resultados.

¿Por qué se utilizan a nivel profesional?
Los equipos de fútbol de alto nivel buscan constantemente cualquier tecnología que les ayude a corregir los errores del pasado y a mejorar la situación de los futbolistas cuando se encuentran en el terreno de juego. Por este motivo están utilizando este tipo de prendas de alto rendimiento desde hace cinco temporadas aproximadamente.

De momento solo pueden utilizarse durante los entrenamientos y los partidos amistosos, y su uso parece ir aumentando progresivamente, ya que los datos y los parámetros que proporcionan son de gran utilidad. Los grandes equipos, como el Fútbol Club Barcelona, ya los han incorporado en su rutina diaria de entrenamiento.

Muchos entrenadores se dejan guiar por los datos recopilados por los chalecos con GPS, dejando descansar a aquellos jugadores cuyos parámetros han indicado que corren el riesgo de sufrir una lesión, y los resultados obtenidos con estas decisiones avalan su eficacia.

¿Qué tipo de información proporcionan?
Además de los parámetros básicos mencionados anteriormente, tales como la velocidad, la distancia recorrida o las pulsaciones, los chalecos con GPS proporcionan otros detalles como el nivel de fatiga de un jugador y el tiempo durante el cual sus pulsaciones se encuentran por encima del ochenta y cinco por ciento del máximo, es decir, en lo que se denomina la zona roja.

Estas prendas también indican el gasto energético del futbolista y miden su umbral metabólico, además del desgaste físico y los golpes recibidos en cada entrenamiento. Con todos estos datos el cuerpo técnico puede realizar los cambios pertinentes en los ejercicios de cada uno de los jugadores.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Champions League

La UEFA Champions League, denominada Liga de Campeones de la UEFA en español, es el torneo oficial de fútbol más importante y famoso de todas las competiciones organizadas por la UEFA o Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol a nivel de clubes, además de uno de los más reconocidos a nivel mundial. Anteriormente, la Champions League era conocida como Copa de Europa. La final de este torneo es el evento deportivo más esperado del año, el cual es visto por más de trescientos millones de personas aproximadamente.

Historia de la Champions League

En el año 1954, el conjunto inglés Wolverhampton viajó a diferentes lugares de Europa para jugar contra muchos de los más grandes y prestigiosos clubes de dicho continente. Los resultados que obtuvo fueron muy buenos, por lo que la prensa inglesa publicó que ese equipo era el mejor de Europa, algo que no fue del agrado de Gabriel Hanot, un periodista francés que declaró que la Associazione Calcio Milan, el Real Madrid y el Saint Etienne eran mejores clubes que el inglés, por lo que a través de una columna en el diario L’Équipe, Hanot y Jacques Ferran lanzaron una iniciativa: celebrar un campeonato para los clubes europeos.

Esta iniciativa contó con el apoyo de importantes dirigentes europeos, entre los que se encontraban Raimundo Saporta y Santiago Bernabéu, cuya cooperación sirvió para darle proyección a la competición, la cual finalmente fue aprobada por la UEFA, concretamente en el mes de abril de 1955. Precisamente en ese año se celebró su primera edición, siendo el Real Madrid el equipo que logró proclamarse vencedor de la misma tras ganar al Stade de Reims por cuatro goles a tres en el Stade Parc des Princes de París. Este club español es el que más títulos ostenta.

Esta competición fue denominada hasta 1991 como la Copa de Clubes Campeones Europeos, más conocida popularmente como Copa de Europa. En aquel entonces contaba con un formato de eliminación directa, pero en el año 1992 se produce la reestructuración de la competición y se incluye un formato de competición de liga, el cual más tarde se convirtió en el paso previo a la fase eliminatoria. Desde ese año pasó a llamarse UEFA Champions League, denominación que se sigue utilizando actualmente. Hay que tener en cuenta que, a efectos estadísticos, tanto la Copa de Clubes Campeones Europeos como la UEFA Champions League se consideran como la misma competición.

Este torneo se disputa cada año desde 1955. En sus inicios, los equipos campeones de las ligas nacionales se clasificaban para participar en esta competición, pero a partir de 1997 también lo hacían los subcampeones, y desde 1999 incluso los clasificados hasta el cuarto puesto, según el coeficiente UEFA de cada liga, teniendo que superar una fase previa aquellos de menor coeficiente.

El equipo ganador de la UEFA Champions League juega la Supercopa de Europa contra el vencedor de la Europa League y, además, se convierte en el representante de la confederación en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. A día de hoy, la Real Federación Española de Fútbol es la que ha conseguido más campeonatos.

Participantes y formato de la UEFA Champions League

Un total de dieciséis equipos fueron los invitados a participar en la primera edición del torneo en 1955, pero a partir de la segunda, el acceso a disputar la competición lo marcó la clasificación final en el sistema de ligas europeas, por lo que el número de equipos participantes ascendió a veintidós: los campeones de la liga de cada país, además del vigente campeón de la UEFA Champions League.

Como se mencionó anteriormente, los subcampeones de sus respectivas ligas europeas también pudieron participar en el torneo a partir del año 1997, y fue en 1999 cuando accedieron los terceros y los cuartos clasificados, según el coeficiente UEFA. Por lo tanto, desde la edición de 1999 son treinta y dos los equipos que participan en la Champions League, cuya primera fase se juega en forma de liguilla.

Los equipos participantes se reparten en ocho grupos compuestos por cuatro equipos cada uno. Estos cuatro equipos de cada grupo se enfrentan entre sí en partidos de ida y vuelta, pasando a la siguiente fase, que es octavos de final, los dos primeros clasificados. Los equipos de cada grupo que quedan en tercer lugar pasan directamente a los dieciseisavos de la Europa League. Un dato importante a tener en cuenta es que la UEFA no permite que haya dos equipos del mismo país en el mismo grupo.

Los equipos que formarán parte de cada grupo son elegidos por sorteo. Además, durante la celebración del mismo también se establecen los calendarios de la fase de grupos, de tal forma que no jueguen en casa o fuera de ella en la misma jornada dos equipos de un mismo país. Otra de las reglas establecidas por la UEFA es que los partidos de la Liga de Campeones no pueden jugarse a la vez en estadios ubicados a menos de doscientos kilómetros de distancia el uno del otro.

Todos los partidos de la UEFA Champions League se juegan en martes o miércoles a las 20:45 horas, a excepción de los que se disputan en los países de Europa del Este o Eurasia y del partido de la final.

A partir de octavos de final y hasta la gran final, en el caso de que los equipos empaten, ganará el conjunto que mayor número de goles haya marcado fuera de su casa. Los tantos marcados en prórroga también cuentan en este criterio de desempate.

Hay un total de dieciséis equipos que se enfrentan de manera eliminatoria en octavos de final. Cada equipo juega contra otro a doble partido, pasando a cuartos de final aquel que gane, por lo que serán ocho los conjuntos que pasen a esta fase, en la cual también se enfrentan de forma eliminatoria a doble partido. A las semifinales llegarán cuatro equipos. Se jugarán a doble partido y los ganadores de cada semifinal pasan a la final. Esta última fase se juega en campo neutral, el cual es elegido por la UEFA antes de que comience la competición. La final es el único choque que se juega a un solo partido.

La competición siempre había permitido al vigente campeón defender el título sin la necesidad de ser campeón de su respectiva liga. Sin embargo, la UEFA decidió regular este tipo de situaciones después de la reestructuración del torneo y de la ampliación del número de participantes pertenecientes a las ligas más fuertes. Por lo tanto, el vigente campeón solo tendrá el privilegio de acceder a la fase de grupos de manera directa y ser cabeza de serie en los sorteos.

En el caso de que el campeón vigente ni siquiera se clasificara para jugar la UEFA Champions League, queda en manos de las asociaciones nacionales la posibilidad de enviarlo al torneo, aunque el cuarto clasificado de la respectiva liga, el cual se habría ganado un puesto para participar en la competición europea, quedaría excluido. La asociación interesada siempre tendrá que enviar una solicitud previa a la UEFA, la cual tiene el poder para decidir.

Tras una nueva reestructuración impulsada por los clubes, a partir del año 2018, los cuatro primeros equipos de las mejores cuatro federaciones según el ranking UEFA se clasifican de manera directa para disputar la fase de grupos, además de los dos primeros de las dos siguientes. Completan la lista de participantes los campeones de las federaciones del séptimo al décimo lugar. El sistema de clasificación previa de dos rutas continúa invariable, así como la regla que establece que solo puede haber un máximo de cinco clubes del mismo país participando en este torneo, además del campeón vigente.

El trofeo de la Liga de Campeones

Al equipo ganador de la UEFA Champions League se le hace entrega de una copa, la cual a lo largo de la historia de este torneo ha tenido dos diseños distintos. Desde su primera edición en 1955 hasta la de 1965 se entregaba la primera versión de la copa, la cual meses después tenía que ser devuelta. El Comité Ejecutivo de la UEFA permitió al Real Madrid quedarse con ese primer trofeo en marzo de 1967, ya que era el equipo que sumaba más campeonatos hasta la fecha. Ese trofeo había sido donado por el diario L’Équipe en los inicios del torneo.

A partir de la edición de la UEFA Champions League de 1966, el trofeo se sustituyó por una copa de plata de ocho kilos de peso y setenta y cuatro centímetros de altura, la cual fue diseñada por Jörg Stadelmann. Esta copa es conocida cariñosamente en Hispanoamérica y en España como “la Orejona”, ya que posee unas grandes asas.

En la edición de 1968 fue introducida una nueva regla: el trofeo pasaría a ser propiedad de todo equipo que ganase el campeonato tres años consecutivos o cinco alternos. En el caso de que esto ocurriese, se fabricaría una nueva copa con exactamente el mismo diseño para las siguientes ediciones. Los campeones del torneo que no lograsen completar el ciclo tendrían que devolver la copa dos meses antes de la fecha en la que se jugase la final del año siguiente, aunque a cambio recibirían una réplica a escala menor. Así fue hasta 2007.

La UEFA se convirtió en la eterna propietaria del trofeo desde la edición de 2008, por lo que el auténtico ya nunca se entrega en propiedad, sino que al equipo que se proclama campeón se le hace entrega de una réplica exacta, así como de un distintivo de reconocimiento. Los únicos clubes que poseen el trofeo auténtico en sus vitrinas son los siguientes: el Real Madrid, el Ajax, el Bayern de Múnich, el Milan y el Liverpool.

Los emblemas de los campeones

A partir del año 2000, los clubes pueden portar la insignia de campeón múltiple en la manga izquierda de la camiseta. Esta la consiguen aquellos equipos que ganan tres ediciones consecutivas o cinco alternas de la UEFA Champions League. La insignia tiene forma de óvalo vertical con fondo plateado. En su interior aparece la silueta del trofeo en color blanco, así como el número de campeonatos conseguidos por el club. La cuenta para recibir el distintivo se mantiene cuando un conjunto consigue alguno de mencionados ciclos, al contrario de lo establecido en la antigua norma para obtener el trofeo en propiedad.

En el año 2000 recibieron la insignia de manera automática gracias a los logros obtenidos los siguientes clubes: el Real Madrid, el Milan, el Ajax y el Bayern de Múnich. Posteriormente también la han conseguido: el Liverpool y el Fútbol Club Barcelona.

Desde el año 2012, el vigente campeón de la UEFA Champions League puede llevar durante toda la temporada siguiente una insignia de campeón parecida a la de campeón múltiple, en la cual aparece la silueta del trofeo y el año de su triunfo. El equipo puede portar esta insignia hasta que otro se proclame campeón. Desde entonces la han llevado el Chelsea, el Bayern de Munich, el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Chupón

1600152775112.png


Se conoce con el término despectivo chupón a aquel jugador de fútbol, o de cualquier otro deporte de equipo, que lleva a cabo un juego individualista, es decir, sin tener en cuenta al resto de jugadores de su equipo. Este futbolista suele tocar la pelota continuamente sin pasarla, ignorando al resto de sus compañeros e intentando finalizar él solo muchas de las jugadas, aunque esto signifique perjudicar a su propio equipo.

A lo largo de la historia de este deporte siempre han existido futbolistas a los cuales tanto los medios de comunicación como los aficionados han señalado de chupones, criticándoles por lo tanto por su excesivo individualismo. Algunos de ellos son los que se mencionan a continuación: Gareth Bale, Arjen Robben, Emilio Butragueño, Pelé, Leo Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar.

El hecho de que un jugador sea un chupón no tiene por qué ser siempre algo negativo, ya que si gracias a sus jugadas individuales el equipo consigue alcanzar la victoria, no se le suele tener en cuenta. Sin embargo, cuando el futbolista perjudica a su equipo o propicia su derrota, ya que si hubiese pasado el balón a alguno de sus compañeros el resultado podría haber sido distinto, entonces sí que se empieza a hablar de chupón de un modo despectivo.

Para muchas personas el jugador chupón es una figura realmente necesaria en un equipo de fútbol, aunque a veces no se atrevan a confesarlo. Y es que contar con un futbolista que sea capaz de sortear defensores con la pelota pegada al pie, de driblar y fintar, de asombrar con sus bicicletas y elásticas, así como de irse en velocidad y dominar el cambio de ritmo, puede ser en ciertas ocasiones de gran utilidad.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los fichajes más caros en la historia de este deporte siempre han sido los de jugadores muy individualistas, o lo que es lo mismo, chupones, al igual que también lo son algunos de los jugadores que han conseguido ganar el Balón de Oro. Por ejemplo, Leo Messi se encarga de solventar los problemas colectivos de su equipo realizando espectaculares jugadas individuales, es decir, siendo un chupón, del mismo modo que lo hacía Cristiano Ronaldo en el Real Madrid, lo cual por cierto muchos madridistas añoran. Y es que no se puede negar que el chupón causa sensación allá donde juega.

A veces, el resentimiento contra el chupón puede llegar a ser incluso ideológico, ya que el talento desmiente el pensamiento consolador de que todos los jugadores son iguales. Hay que tener presente que no todos los futbolistas se encuentran al mismo nivel, y que por lo tanto, las jugadas que unos pueden hacer, otros no. Para bien o para mal, el fútbol es así.

Algunos de los jugadores considerados como chupones han conseguido marcar goles decisivos para sus respectivos equipos. Es el caso de Gareth Bale, un chupón que hace unos años anotó un tanto decisivo en una final de la Copa del Rey, un gol contra el Fútbol Club Barcelona que será recordado eternamente por su belleza, pero también por su importancia. Bale también es el chupón que sentenció al Atlético de Madrid en la final de la UEFA Champions League tras marcarle un gol, el que cerró el Mundial de Clubes, el que fue escogido mejor jugador de la Premier League en el año 2011 y 2013 y el que marca tantos goles y da tantas asistencias.

Leo Messi también ha sido catalogado en ciertas ocasiones de chupón. Y es que muchos aficionados creen que es un jugador individualista. Pero lo cierto es que son muchas las asistencias que da a sus compañeros, las cuales avalan que se trata de un futbolista bastante generoso. Sin embargo, a pesar de que se considera que un chupón es un futbolista cuyo talento le invita a retener la pelota más tiempo que sus compañeros, también se puede decir que es un jugador que piensa en el bien general de su equipo, y esto precisamente es lo que hace el argentino.

La realidad es que Messi es bastante generoso sobre el terreno de juego, pero también es verdad que en cada partido demuestra su habilidad con el esférico en los pies, y en el caso de que crea que tiene una pequeña posibilidad para marcar un gol, la aprovecha, regateando incluso en las situaciones más difíciles, aunque siempre tiene la suerte de contar con el apoyo de algún compañero cuando no ve suficientemente claro el disparo. Y es que si Messi no fuera un chupón, nunca podría haberse sacado de la manga jugadas tan decisivas, como aquella tan espectacular que llevó a cabo en un partido contra el Atlético de Madrid que terminó con un disparo que se marchó fuera a escasos centímetros de la portería, o en la que consiguió anotar un gol al Getafe en la Copa del Rey.

En definitiva, para muchas personas un chupón es un jugador que perjudica considerablemente a su equipo, ya que si pasara el balón a algún compañero a su debido tiempo en lugar de retenerlo lo máximo posible para ser él quien intente marcar el tanto, posiblemente muchas de esas jugadas podrían acabar en gol. Sin embargo, para otros aficionados el chupón es un futbolista necesario en el equipo, ya que dispone del talento preciso para crear jugadas espectaculares y debe aprovecharlo sea como sea. Por lo tanto, ya sea considerado como algo positivo o como algo negativo, lo cierto es que la figura del chupón siempre ha estado, está y estará muy presente en el mundo del fútbol.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
CHUTAR

1600236992575.png


Chutar es la acción de lanzar con fuerza la pelota con el pie, generalmente con el objetivo de traspasar la línea de meta del equipo contrario. El origen de este verbo se encuentra en Inglaterra, el cual procede de la palabra “shoot” que significa tirar o disparar, y se utiliza en España prácticamente desde que el fútbol empezó a practicarse en el país. Siempre ha tenido el mismo significado: tirar a gol o disparar la pelota con el fin de alejarla del área. Algunos locutores de diferentes medios de comunicación, a causa de la internacionalización de este deporte, dicen que los jugadores propinan un “chut” impresionante a la pelota cuando las circunstancias son propicias para el uso de este calificativo. Esta palabra fue aceptada por la Real Academia Española en el año 1979.

Chutar a portería correctamente es algo que tan solo se puede lograr con la práctica. Y es que no resulta nada sencillo ser un gran chutador, ya que no todos los futbolistas consiguen enviar el balón al lugar donde desean, ya sea a corta, media o larga distancia. Sin embargo, se pueden seguir una serie de consejos con el objetivo mejorar el disparo, los cuales se mencionan a continuación:

  • El jugador tendrá que adelantar el cuerpo sobre el esférico para que este no se eleve.
  • Se debe utilizar el interior del pie para un tiro colocado, ya que esto aumenta la definición del mismo, aunque también le resta potencia.
  • Si no se busca un disparo con mucho efecto, se tiene que evitar chutar con el exterior del pie, ya que los lanzamientos realizados con esta superficie de contacto son bastante difíciles de colocar.
  • La potencia de un tiro no siempre viene determinada por la fuerza, sino que la técnica del golpeo también tiene mucho que ver. El futbolista debe golpear la pelota ligeramente por debajo de su ecuador al chutar, aunque con cuidado de no colocar el pie debajo de la misma para no elevarla.
Formas de chutar a la portería
A continuación se explican los diferentes modos de chutar o definir a portería:

1. Chutar con el interior del pie

La definición con el interior del pie se suele crear en situaciones próximas a la portería, en las cuales se tiene que rematar con seguridad a un lado o a otro. Por ejemplo, cuando un jugador llega a línea de fondo y da un pase hacia atrás, el compañero que entra tiene que chutar muy próximo a portería para intentar marcar un gol.

2. Chutar con el empeine interior

El interior del empeine se utiliza para chutes de colocación, es decir, chutes de una cierta distancia desde fuera del área para los cuales se busca una colocación tanto a un lado como a otro de la portería. Previa conducción del balón, el jugador tiene que chutar con el empeine interior buscando un lado de la portería con colocación. Estos chutes no se caracterizan por tener una potencia elevada, pero sí por tener una colocación hacia un lado o hacia el otro.

Es muy importante que después de golpear la pelota el futbolista acabe con el pie arriba, ya que de lo contrario la potencia del golpeo disminuye. Además, también hay que tener en cuenta la superficie de impacto del balón. Si se golpea con el empeine interior, se tiene que colocar el pie por debajo de la pelota de manera oblicua, es decir, un poco lateral, y una vez golpeada, la pierna tiene que quedar arriba dirigida hacia el lado donde se desea enviar el balón. La pierna de apoyo, la que no golpea el esférico, siempre ha de estar al lado del mismo, ni por detrás ni por delante, ya que por detrás no se imprime suficiente potencia al tiro y la trayectoria del balón será ascendente, y si el jugador está muy adelantado, será muy difícil levantar la pelota.

3. Chutar con el empeine frontal

Esta superficie de contacto se utiliza para chutar con más potencia. En este caso se reduce la colocación y será más complicado dirigir el esférico a portería, pero en contrapartida se obtiene mucha más potencia a la hora de chutar. Cuando un jugador golpea la pelota con el empeine frontal tras haber llevado a cabo su conducción, podrá conseguir que esta salga mucho más rápido y con mucha más fuerza, aunque la dirección no será tan correcta como cuando se utiliza el empeine interior.

En este tipo de golpeo también es esencial que el futbolista termine con el pie arriba tras chutar para que la potencia del mismo no disminuya, y al igual que sucede con el empeine interior, hay que tener presente la superficie de impacto de la pelota. En este caso, el balón se debe golpear por el centro y el cuerpo tiene que estar encima de este para que no se vaya hacia arriba. La pierna de apoyo siempre tiene que estar al lado de la pelota, nunca por delante ni por detrás, al igual que sucede con el empeine interior, y por exactamente las mismas razones.

Aprende a chutar correctamente
Para chutar a portería el jugador se debe colocar detrás de la pelota y poner su pie de apoyo justo al lado de la misma. Posteriormente tendrá que llevar hacia atrás la pierna con la cual va a chutar y golpear el balón con una de las superficies de contacto del pie anteriormente descritas. Es buena idea practicar tanto con el pie fuerte como con el pie débil, ya que de este modo se consigue mejorar como jugador.

Antes de chutar se tiene que seguir una serie de pasos para apuntar: el jugador debe tener claro hacia qué dirección desea que vaya la pelota. La colocación del pie de apoyo le servirá para definir la trayectoria del tiro: en el caso de que apunte su dedo gordo hacia la derecha, lanzará hacia la derecha, y viceversa. Tampoco debe mirar hacia dónde va a chutar o el guardameta podrá intuir la dirección del disparo.

Tras apuntar, el futbolista tiene que fijar su mirada en el esférico e inclinarse sobre el mismo si desea que la pelota vaya por abajo, o hacia atrás en el caso de que quiera que esta se eleve. Por último, debe llevar a cabo el golpeo de la pelota con la superficie de contacto del pie elegida y sobre la zona del balón adecuada al objetivo que desea alcanzar.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Clásico

En el fútbol, así como en otros deportes por equipos en general, se conoce como clásico al partido que enfrenta a dos grandes conjuntos que presentan máxima rivalidad entre ellos dentro de una misma competición. Esta rivalidad entre ambos equipos suele venir desde muchos años atrás, y normalmente se da entre clubes de un mismo país, aunque el término también puede hacer referencia a algún partido entre selecciones, e incluso entre conjuntos pertenecientes a países diferentes, los cuales a lo largo de la historia hayan tenido que enfrentarse en múltiples ocasiones y, por lo tanto, se haya originado una gran rivalidad, considerándose un partido disputado entre los mismos un auténtico clásico del mundo futbolístico.

Cabe mencionar que muchos medios de comunicación y aficionados usan indistintamente las palabras “derbi” y “clásico” para referirse tanto a un partido de máxima rivalidad como a uno disputado entre conjuntos de la misma ciudad. Sin embargo, a pesar de que la Real Academia Española no recoge el término clásico para referirse a un partido de fútbol, y que el término derbi lo define como un encuentro disputado entre equipos que mantienen una conocida rivalidad sin mencionar en ningún momento que tengan que ser de la misma ciudad o región, aunque anteriormente sí que lo hacía, lo cierto es que popularmente se consideran términos diferentes.

No obstante, un mismo partido puede ser derbi y clásico a la vez, como por ejemplo el que enfrenta al Club Atlético River Plate y al Club Atlético Boca Juniors, dos grandes equipos ubicados en Buenos Aires con una enorme rivalidad entre ellos que procede de muchos años atrás. Este partido es conocido como “El Superclásico”.

En algunas ocasiones, la rivalidad entre los conjuntos sobrepasa el ámbito meramente deportivo, pudiendo incluso tener otras connotaciones, como por ejemplo culturales o políticas. Un clásico es mucho más que un simple partido de fútbol, es el momento en el que miles de aficionados se reúnen para ser testigos de cómo lo imposible deja de serlo. Y es que de pronto un gol puede cambiar la historia de un club y convertir a un jugador en leyenda.

Los principales clásicos de la liga española
1. Real Madrid vs Fútbol Club Barcelona

El clásico más importante de la liga española, más comúnmente conocido como “El Clásico”, es el encuentro que enfrenta al Real Madrid y al Fútbol Club Barcelona. El club catalán fue el decimonoveno club en ser fundado en España y el club madrileño el vigesimoprimero. Los primeros enfrentamientos entre ambos equipos tuvieron lugar en la Copa del Rey, la primera competición oficial a nivel nacional del país, pero además los dos conjuntos mostraron una superioridad absoluta en sus respectivas Comunidades Autónomas, convirtiéndose en los dos equipos más laureados de sus correspondientes torneos regionales.

Sin embargo, la rivalidad entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona empezó a tomar mayor relevancia a mediados del siglo XX, momento en el que el club blanco fichó a Alfredo Di Stéfano, dando de ese modo un gran salto cualitativo. Cabe destacar que en esa época el Fútbol Club Barcelona dominaba el palmarés liguero junto al Athletic de Bilbao y al Atlético de Madrid, pero a partir del fichaje de ese jugador, tanto el club blanco como el club azulgrana han logrado copar el palmarés de todos los torneos oficiales de España e incluso de Europa, convirtiéndose en los dos rivales a batir y, por consiguiente, predominando el enfrentamiento entre ambos.

En el siglo XXI surgió el término “El Clásico” con el fin de resaltar la relevancia del partido disputado entre el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona, alegando a que se trataba del encuentro más repetido entre clubes españoles para justificar su adopción, aunque esto no fue cierto hasta la temporada 2011/2012, ya que antes de la misma el partido más habitual a nivel nacional en torneos oficiales era el disputado entre el Real Madrid y el Athletic Club de Bilbao.

En cierto modo, hablar de “El Clásico” hacía referencia, antes de ser el partido más repetido en España, al encuentro que enfrentaba a los dos conjuntos con mayores éxitos y registros de este país. Y es que tanto un club como otro tenían una rivalidad aún más fuerte con otros conjuntos, pero con el paso del tiempo “El Clásico” resultó ser el más competido de España.

2. Real Madrid vs Athletic Club de Bilbao

Al partido disputado entre estos dos equipos se le conoce comúnmente como “Viejo Clásico”. Como se ha mencionado anteriormente, hasta la temporada 2011/2012 estos encuentros fueron los más repetidos en la historia de este deporte, y es que hasta ese entonces se habían enfrentado nada menos que un total de doscientas quince veces entre el campeonato de la liga española y el de la Copa del Rey. Por lo tanto, muchos aficionados y medios de comunicación también se refieren a este partido como clásico, ya que es el tercer partido que más veces se ha repetido a nivel nacional.

No obstante, cabe destacar que este encuentro continúa siendo el más repetido en la historia de la Copa del Rey, el torneo más antiguo de España, en el que además ambos tienen algunos de los mejores registros históricos, y el cual dominaron en sus orígenes.

De tal rivalidad futbolística surgió uno de los mayores rivales del Real Madrid, el cual a día de hoy continúa siéndolo: el Atlético de Madrid. Este club nació en el año 1903 como una sucursal madrileña del Athletic de Bilbao.

Los encuentros entre el equipo madrileño y el equipo bilbaíno adquirieron ciertas connotaciones políticas a causa de sus diferentes posturas en este ámbito, pero a pesar de ello nunca ha faltado el respeto y la deportividad.

3. Athletic de Bilbao vs Fútbol Club Barcelona

Se trata de otro clásico del fútbol español, el cual es muy conocido entre los aficionados y los medios de comunicación. Esta rivalidad proviene de la década de los años veinte y ha ido aumentando con el paso de los años. Ambos clubes son de los más antiguos de España y, por lo tanto, los dos han participado en todas las ediciones de la liga española.

Estos equipos se han enfrentado en múltiples ocasiones en la Copa del Rey, es por ello por lo que al partido disputado entre ambos se le ha proporcionado el calificativo de clásico. Además, es una de las rivalidades más antiguas en el mundo futbolístico, ya que estos conjuntos se enfrentaron en la Copa del Rey del año 1920 por primera vez, el torneo oficial más antiguo de España. Tanto el Athletic de Bilbao como el Fútbol Club Barcelona son los clubes que más títulos poseen en toda la historia de este campeonato.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Club de fútbol

Para poder explicar en qué consiste un club de fútbol es necesario saber en primer lugar qué es un club. Se trata de una sociedad fundada por un grupo de personas, las cuales tienen intereses comunes y que llevan a cabo actividades culturales, deportivas o recreativas de manera conjunta. Su objetivo es fomentar y patrocinar la práctica de un deporte.

El club de fútbol es una entidad creada para la práctica de este deporte. El club puede afiliarse a una asociación o a una federación cuando la práctica de fútbol se realiza a nivel profesional. Esta al mismo tiempo formará parte de una confederación continental. Actualmente existen seis organismos a nivel continental: la UEFA, la Conmebol, la Concacaf, la CAF, la AFC y la OFC.

Algunas veces el club de fútbol forma parte de una institución polideportiva de mayor importancia, e incluso puede incluir otras áreas deportivas, tales como el baloncesto, el voleibol, el hockey, el balonmano, el tenis, la natación, el rugby o el boxeo.

Los clubes de fútbol pueden identificarse gracias a sus distintivos: la equipación, los colores y el escudo. Los clubes más importantes incluso disponen de su propio estadio.

La financiación de un club de fútbol
El club de fútbol puede pertenecer a los socios de este, los cuales pagarán una cuota mensual, semestral o anual. De esta forma podrán participar en sus actividades o hacer uso de todas sus instalaciones. En algunos clubes la categoría de socio puede incluir tanto a los deportistas como a los aficionados.

El club también puede estar administrado por una organización externa, o incluso ser una sociedad anónima que pertenece a una sola persona o a un grupo. Una sociedad anónima es una sociedad de responsabilidad limitada y de carácter mercantil. Se convierten en titulares de la sociedad todas las personas físicas que participen de manera activa en el capital social de esta por medio de acciones o títulos. Estos accionistas únicamente pueden responder con el capital aportado al tratarse de una sociedad limitada. En ningún caso podrán responder con su patrimonio personal.

La directiva de un club de fútbol
La asamblea general, la junta directiva y el presidente son los órganos de gobierno y representación de un club. La asamblea general está compuesta por todos los socios y socias con derecho a voto, siendo el mayor órgano de representación y gobierno del club de fútbol. Estos socios podrán intervenir directamente cuando el número total de socios del club sea inferior a dos mil. En el caso de que este número supere esta cifra, la participación de los socios en la asamblea general se realizará a través de representantes.

La junta directiva de un club de fútbol se encarga de ejecutar los convenios acordados por la asamblea general, así como de ejercer todas las funciones recogidas en los estatutos del club. Todos los cargos de la junta directiva, incluido el de presidente, son elegidos por la asamblea general mediante votación. Entre los cargos de la junta directiva se pueden encontrar a: el presidente, el vicepresidente, el tesorero, los vocales deportivos, los gerentes y los coordinadores.

Diferencia entre el club de fútbol y la Sociedad Anónima Deportiva
El club de fútbol tiene como objetivo el desarrollo de este deporte en competición de manera profesional en un ámbito nacional. Además, tiene limitada su participación únicamente a esta modalidad deportiva en las competiciones oficiales.

La ley recogida en el Real Decreto obligó a convertirse en SAD (Sociedad Anónima Deportiva) a todas aquellas entidades que participaran en competiciones consideradas como profesionales por la propia ley. Por otro lado, a todas aquellas entidades que no hubiesen tenido pérdidas durante los cuatro ejercicios anteriores a la entrada en vigor de esta ley, se les permitió continuar como clubes deportivos. No obstante, si alguna de estas entidades presentara pérdidas, tendrá que convertirse de manera obligatoria en Sociedad Anónima Deportiva.

Debido al fracaso que ha supuesto la reconversión de los clubes de fútbol en SAD, el Gobierno estudia la posibilidad de que un equipo de fútbol profesional no tenga la obligación de convertirse en Sociedad Anónima Deportiva.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
ENTRENÓ EN EL GIMNASIO Y SE DESPIDIÓ DE SUS COMPAÑEROS

Así fue el último día de Bale en el Real Madrid
Gareth Bale vivió su último día en Valdebebas antes de marcharse del Real Madrid. El galés se ejercitó en el gimnasio y se despidió de sus compañeros antes de poner rumbo al Tottenham.

1600418971962.png
Gareth Bale vivió su último día en Valdebebas.

HUGO CARRASCO

  • 17/09/2020 20:18
Gareth Bale vive sus últimas horas en la disciplina del Real Madrid. A la espera de que se haga oficial su marcha al Tottenham Hotspur, el futbolista acudió a las instalaciones de Valdebebas en la mañana del jueves para ejercitarse por última vez. En lugar de hacerlo a las órdenes de Zidane como el resto de la plantilla, el galés entrenó en el gimnasio y después se despidió de los que han sido sus compañeros durante las últimas siete temporadas.

El todavía jugador del conjunto madridista llegaba a la ciudad deportiva consciente de que unas horas después viajaría a Londres para enrolarse de nuevo en los spurs. Un hecho que le llevó a acudir al entrenamiento en uno de sus coches particulares, un Audi Q7 de 2016, en lugar de hacerlo con el vehículo que facilita el club a todos los miembros del primer equipo.

Una vez allí, Bale no saltó al césped del campo 1, como el resto de sus compañeros. Al igual que ha estado haciendo tras volver de la concentración con Gales, se ejercitó en el interior, alejado de un Zinedine Zidane que no cuenta para nada con él. Desde su vuelta, el jugador acusaba un golpe en la rodilla que le ha impedido ejercitarse con normalidad y en su último día no ha variado su rutina de la última semana.

Aunque el pasado martes el galés se marchó en el minuto 27 del amistoso en el que los blancos se midieron al Getafe, en esta ocasión Bale esperó al resto de sus compañeros para despedirse. Era la última vez que compartía taquilla con ellos y quiso agradecerles los siete años que ha pasado en la disciplina madridista.

Las dos últimas temporadas de Bale han sido difíciles tanto para él como para el resto de la plantilla, que se ha visto mermada por el poco peso que ha tenido el británico en el juego del equipo. Su ausencia continuada ha sido motivo de crítica y crispación en el vestuario en los últimos meses, sin embargo reconocen que su influencia en momentos decisivos fue fundamental para la consecución de éxitos, como la final de Copa de 2014 o las Champions de 2014 y 2017.

Tras despedirse del grupo, el galés se marchó de las instalaciones del Real Madrid en Valdebebas a sabiendas de que no volverá. En las próximas horas un avión destino a Londres le llevará de nuevo a White Hart Lane, lugar del que salió hace siete temporadas buscando convertirse en uno de los mejores del mundo y al que ahora vuelve para reencontrar su mejor versión y seguir disfrutando del fútbol.

 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Diferencias entre un club y una escuela de fútbol

Un club de fútbol es una asociación privada integrada por personas físicas o jurídicas, la cual tiene como objetivo la promoción y la práctica de este deporte por sus asociados, así como la participación activa en las diferentes actividades y competiciones deportivas por parte de estos.

La escuela de fútbol busca desarrollar al completo las capacidades y las habilidades de los jugadores. A través de la formación tratan de mejorar ciertas cualidades como la voluntad, el esfuerzo y la cooperación, las cuales son fundamentales en los deportes de equipo.

Por lo tanto, una diferencia entre un club y una escuela de fútbol es que mientras que la escuela busca la formación de los deportistas, el club es una entidad creada para la práctica de este deporte, ya sea a nivel profesional o amateur. Además, el club de fútbol puede formar parte de una institución polideportiva de mayor envergadura o incluir otras secciones deportivas.

La financiación de un club y de una escuela de fútbol
Otra de las diferencias entre una escuela y un club de fútbol es su método de financiación. La escuela de fútbol recibe la mayor parte del dinero a través de las aportaciones de los propios jugadores, los cuales pagan cuotas anuales que suponen casi la mitad de los gastos que debe afrontar esta. Su financiación también puede llevarse a cabo a través de alguna de las subvenciones disponibles en la comunidad autónoma o en la localidad a la cual pertenece la escuela. Incluso puede recibir ayudas de las diferentes federaciones de fútbol y de los patrocinadores.

Por otro lado, el club de fútbol puede pertenecer a los propios socios o estar administrado por una organización externa o una sociedad anónima que pertenezca a un particular o a un grupo. Si pertenece a los socios, estos pagarán una cuota mensual, semestral o anual, pudiendo así participar en las actividades que se lleven a cabo, además de tener la posibilidad de hacer uso de todas sus instalaciones. En algunos clubes de fútbol, la categoría de socio engloba desde los propios jugadores como a los aficionados.

El personal de un club y de una escuela de fútbol
Una escuela de fútbol está formada por la junta directiva, el personal de la escuela, los alumnos y los padres. La junta directiva a su vez está compuesta por el presidente, el vicepresidente, el vocal, el tesorero y el secretario.

Los órganos de gobierno y representación de un club de fútbol son la asamblea general, la junta directiva y el presidente. Los socios y las socias con derecho a voto serán los componentes de la asamblea general, y podrán intervenir en el caso de que el número total de socios no supere la cifra de dos mil. De lo contrario, su participación se llevará a cabo a través de los representantes. La junta directiva del club de fútbol está formada por el presidente, el vicepresidente, el tesorero, los vocales deportivos, los gerentes y los coordinadores.
 
Registrado
13 Jun 2020
Mensajes
8.767
Calificaciones
25.564
Ubicación
Donde Cristo dio las tres voces
Coberturas

Una cobertura es un principio táctico defensivo mediante el cual un jugador que se encuentra en una posición cercana a un compañero, le ofrece su ayuda en el caso de que este sea rebasado por el rival, es decir, lo apoyará en las tareas defensivas y ocupará sus funciones. Las coberturas abarcan todos los movimientos y posiciones que hacen posible la proporción de esta ayuda.

Aquellos futbolistas que llevan a cabo las coberturas, deben encontrarse en una posición próxima al compañero que pretende realizar la entrada al jugador que posee el esférico. De esta forma, en el caso de que no haya sido capaz de arrebatarle el balón, uno de ellos puede intentar frenarlo y robárselo.

El equipo que consigue realizar buenas coberturas será muy difícil de superar, por lo que el entrenamiento de este principio táctico es fundamental. Solo así los jugadores que lleven a cabo las coberturas, sabrán cuánta distancia tienen que mantener con los compañeros que los rodean, y de este modo podrán actuar lo antes posible.

Cualquier jugador que se encuentre en el terreno de juego puede realizar la cobertura, es decir, no solo es tarea de los defensas, aunque evidentemente estos deben prestar mayor atención, ya que son la última barrera que separa al rival de la portería.

Aspectos fundamentales para realizar las coberturas

El futbolista que realiza la cobertura tiene que estar más cerca de la portería que el jugador al cual se la va a ofrecer. Esta posición también le debe permitir actuar lo antes posible, justo en el preciso momento en el que su compañero ha sido superado por el rival.

Además, tiene que prestar especial atención a la jugada sin perder de vista el balón y ser capaz de interceptar los pases en profundidad, interviniendo cuando su compañero sea desbordado. También debe estar pendiente de todas las acciones que realizan sus contrincantes y tener la capacidad para actuar con rapidez tanto en sus movimientos como en la toma de decisiones.

Objetivos de las coberturas

Gracias a las coberturas, los jugadores tendrán apoyo constante de sus compañeros, se mantiene el control del juego defensivo y se puede llevar a cabo la permuta con el jugador al cual se le ha hecho la cobertura.

Además de todo esto, el rival lo tendrá mucho más complicado para superar líneas concretas, favorece el trabajo en equipo, se reducen los espacios libres, se proporciona seguridad ante el posible fallo de un compañero e incluso puede ser una gran oportunidad para iniciar un contrataque en el caso de que el balón haya sido robado.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 3)