Condolencia de los Reyes por la muerte de un torero (1 Viewer)

Registrado
1 Mar 2014
Mensajes
1.664
Calificaciones
10.585
Primero que todo descanse en paz, aunque yo soy totalmente antitaurina pues es una persona joven y nunca me alegría de algo así.

Mi comentario es más bien hacia las condolencias de Rajoy y los Reyes de España.

Da la sensación, mejor dicho, que la figura de los Reyes aparte de ser inútil (ya hemos visto en el tema electoral una vez más es una institución rancia de papel) parece que solo están para servir a los famosos, al folclore, etc. a la plebe que le den.

Desde hace 3 años ha crecido la siniestralidad laboral, muertes en accidentes laborales, concretamente en el último año y medio se ha disparado. Gracias en parte a la creciente precariedad laboral, recortes de las empresas hasta en materias de seguridad, etc. aquí entendemos que Rajoy por vergüenza ni se inmiscuye véase la ironía, pero los Reyes tampoco mandan condolencias y telegramas a las familias de estos fallecidos
Reyes para que? Para gente famosa y folclore y para salir en el papel de que solidarios son.
A loss trabajadores ni condolencias ni nada, es más en muchos casos las familias hasta tienen que pelearse en tribunales ante la corte de abogados de las empresas para recibir una indemnización digna.
Se de un caso... y ya es duro perder a alguien en un accidente laboral, encima en un trabajo peor pagado y malas condiciones, como para encima tener que ir a tribunales.

Esta situación me parece el fiel reflejo de muchas cosas, de las instituciones y de la sociedad que tenemos y ha refrendado la gente. Una lástima en todo caso
 



Registrado
6 Oct 2008
Mensajes
1.464
Calificaciones
5.431
Por desgracia quien a hierro mata a hierro muere, ya es hora de terminar con la crueldad de las corridas de toro, que pena lo del torero pero así es la vida la mayoría de veces es el toro y algunas veces el torero, pero ellos saben muy bien a lo que se enfrentan al pararse delante de un toro, no sé como algunos llaman Arte a esa barbaridad medieval.
 
Registrado
9 Sep 2009
Mensajes
12.744
Calificaciones
47.120
No comprendo cómo siguen vigentes, condolencias para la familia pero a esto se arriesgan inexplicablemente para mi entender los toreros y más me duele enterarme de cómo tratan a los toros ante cada evento y verlos sangrando y agonizando frente al bullicio del público, etc. etc. Esto si es torturar por gusto y lo repudio.
 
Registrado
23 Nov 2013
Mensajes
9.997
Calificaciones
71.022
Siento la muerte de este hombre lo mismo que la de uno que se pone en carretera 200km/h.
Debe saber a que se expone.
Condolencias a mujeres asesinadas.
Condolencias a niños que quedan huerfanos en accidentes laborales por la tacañeria de los empresarios.
Etc.
Un torero es un torero que juega y se divierte con el dolor, la sangre y sufrimiento de un animal y dice que es una fiesta.

..........
Estos dos (mejor dicho sus asesores) les habran aconsejado que al tener mala prensa taurina esta condolencia podia paliar el no acudir a los toros.

PARA MI ES LO UNICO QUE ESTOS DOS HACEN BIEN, NO ACUDIR A "LA FIESTA" DE LOS TOROS.
 
Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.592
Calificaciones
43.740
Independientemente de si me gustan los toros o formo parte de un grupo antitaurino nunca daría las condolencias a un animal antes que a una persona.
En todos los foros y en todos los hilos hay situaciones que leo que me indignan; habitualmente no entro al trapo porque no creo que merezca la pena enfrentarme a nadie por pensamientos diferentes.
Pero esta vez me siento ofendida como persona al leerte.


Pues que quieres que te diga, a mi me ofende que llamen Fiesta Nacional a la tortura de animales para disfrute de algunos . El abuso de animales ya sean toros, zorros,gallos de pelea etc etc es una aberracion y solo demuestra una falta de sensibilidad hacia otros seres vivos.

Los toreros buscan fama y dinero , muchos lo consiguen otros se la juegan y pierden.
 
Registrado
29 Dic 2009
Mensajes
8.736
Calificaciones
53.199
Peor es que también le dicen "fiesta" :vomit::vomit::vomit:
Escudándose en la tradición, parece que en todas partes, cuecen habas. Hasta en la idílica Dinamarca o en la Pampa Argentina...

Matanza de delfines en Dinamarca.

Cada año, en las zonas costeras de las islas Feroe se lleva a cabo la matanza de miles de delfines por parte de adolescentes que celebran que han llegado a la edad adulta. La ceremonia tiene lugar en primavera cuando los delfines calderones se acercan a las costas, y todo el pueblo se prepara para el “gran día”. Este acto, que se realiza al aire libre y a la vista de todos, se convierte en una fiesta que deja las aguas teñidas de rojo, bañadas de sangre. Se argumenta a su favor, como suele ser habitual, que se trata de una tradición de más de 1.200 años: Lo cierto es que casa año se matan de esta forma entre 1.000 y 2.500 delfines. Los jóvenes se aprovechan de la confianza que estos magníficos animales tienen hacia las personas para poder matarlos.



Las jineteadas, indefendibles
Contra la crueldad

El maltrato a los caballos es una muestra de salvajismo, no de tradición, que además de sufrimiento ha causado la muerte de dos animales. Ellos no son objetos, sino seres sintientes.
"Exhibiciones, espectáculos y películas que involucren a animales tienen que respetar su dignidad y no deben incluir violencia alguna." Art.5º - Declaración Universal de los Derechos del Animal

Hay tradiciones maravillosas que nos ligan a nuestro pasado con orgullo, pero hay otras que avergüenzan a más de la mitad de la población de nuestro país.

Este es el caso de las jineteadas, espectáculo violento donde participan caballos y jinetes, durante el cual los animales sufren todo tipo de castigos: tironeo de las riendas y el freno que les rompe las comisuras de la boca, golpes a destajo con la fusta y presión de las espuelas que se clavan en los ijares del animal.

Toda esta brutalidad se pone de manifiesto tan sólo como espectáculo.

Pero aún hay más, he podido ver que actualmente se estaría tratando de que mediante el tironeo de las riendas hacia atrás en extremo, el caballo tenga que quedar vertical sobre las patas traseras y termine cayendo de lomo, para que el jinete tenga la oportunidad de saltar fuera del radio de la caída, luciéndose como acróbata, pero exponiendo al animal a la fractura de cráneo y a la muerte.

Han muerto dos caballos en un mismo espectáculo y no es para menos. La brutalidad tiene a los caballos como víctimas y estos espectáculos violentos no pueden continuar.

El ser humano es el miembro del reino animal que podría discernir entre lo que está bien y lo que está mal y hacer padecer a un animal en virtud de un espectáculo, esta mal.

Las tradiciones deben revisarse a la luz de la ética, tomando en cuenta pautas de una civilización que nos ha permitido encontrar caminos más piadosos para el trato hacia los animales.

Excediéndose en sus impiadosas libertades, el ser humano sojuzga permanentemente a los caballos.

Detrás del gran título “Tradición” hay áreas comerciales interesadas en que los animales sigan en el plano de objetos de espectáculo en que hoy aún están, sin límites para lo cruel que resultan ciertas maniobras y castigos.

Ante la frecuencia de espectáculos tradicionales cargados de crueldad y de agregados novedosos en la misma línea, la comunidad tendrá que manifestarse, para poner límites a este salvajismo que no representa más que a una parte pequeña de la población.

No queremos que nuestros niños crezcan engañados, venerando tradiciones en base a crueldades hacia seres tan indefensos como los animales.

Vamos Argentina, un país no puede crecer si no revisa sus tradiciones.

* Martha Gutiérrez es periodista y presidenta de ADDA – Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal; [email protected]; www.adda.org.ar



El backstage cruel de las jineteadas - Argentina





18.01.2013
Por Oscar Scarpati Schmid
El espectáculo de jineteada tiene mucho de actualizado circo romano donde una alta cuota de violencia implícita pasa casi inadvertida. Este bien armado circo no deja de ser un gran negocio para algunos pocos, y quizás allí radica el secreto de su vigencia. Si lo analizamos, vemos que detrás de una fachada de tradicionalismo hay un actor forzado que es el caballo. Ese caballo genuino, sinónimo y símbolo de nuestra verdadera idiosincrasia, es sometido al sufrimiento y al vejamen en nombre de la tradición, como si lo que conlleva ese término autorizara al hombre a disponer discrecionalmente de su destino.
¿Es ético aceptar que para que muchos se diviertan los caballos deban padecer las reiteradas puñaladas de la espuela, la marca ardiente del rebencazo y la llaga sangrante de la encía herida por el ceñido bocado de lonja, cuando no de cadena envuelta en trapo? A mí, como domador, me compete defender los derechos de los potros, por eso me repugna que en esos espectáculos, que volvieron a ser noticia recientemente por la muerte de algunos caballos, las más de las veces se premia el horror por el que pasa el noble animal con un fervoroso aplauso.
Hay una diferencia abismal entre jineteada y amanse-doma. Mientras la jineteada es una demostración de destreza ególatra y primitiva, el amanse-doma es un proceso educativo y persuasivo que respeta la integridad psicológica y física del potro. Entonces, amansar y domar sería ayudar a que los caballos aprendan cosas útiles para el trabajo, el deporte y la equinoterapia.
La selección de caballos para las jineteadas es uno de los puntos más críticos, ya que se prueban caballos que tienen todas las chances de ser amansados con espuelas y a veces con artefactos inventados, como botas rellenas con hormigas y puntas que hacen que el caballo corcovee desesperadamente, para decidir qué caballo sirve y cuál no. También es común que se convoque a un grupo de chicos que, por el asado y la cerveza, prueban los caballos; a veces montan alcoholizados a los potros, que hasta entonces están vírgenes.
Más allá de los riesgos que esto implica, el descarte de estos caballos también está asegurado, ya que luego de estas pruebas ya nadie quiere comprarlos ni domarlos y van indefectiblemente a parar al frigorífico. Lo mismo pasa con caballos que dejan de corcovear con tanta energía; una vez que ocurre esto, son enviados a lo que se conoce como el tacho. En la provincia de Buenos Aires y en casi todo el interior del país hay caudillos de las jineteadas que manejan algo parecido a un mercado negro de caballos. Recolectan potros por los campos y los compran al valor de la carne o menos. En general, se pagan precios abusivos a paisanos de campo adentro que no saben leer ni escribir. Estos personajes casi mafiosos son mercaderes de la muerte de los caballos, porque por una u otra vía el caballo siempre termina en el frigorífico. Son poquísimos los casos de caballos que se salvan de esta triste realidad una vez que han entrado en este círculo.
Tanto jinetes como admiradores de esta práctica son casi inocentes partícipes de un negocio muy cruel; no cortan ni pinchan, y sólo pasan el rato entre choripanes, vino, alegría y morbo.
Concurren en familia y con los niños, que crecen con la idea de que lo que están viendo es lícito y, peor aún, creen que es algo digno de admirar.
Se trata de una cuestión cultural, y la tradición es herencia, pero tenemos que entender que debemos dejarles a los que nos siguen una herencia más sana, sustentable y positiva.
Fuente: LaNacion.com
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)