Condenada por cuarta vez una mujer sevillana por denuncias falsas de maltrato contra su exmarido

Registrado
6 Mar 2018
Mensajes
18.899
Calificaciones
74.701

Desde que se separaran en 2001 el hombre ha tenido que aguantar más de diez denuncias, todas falsas; por una de ellas pasó once meses en prisión preventiva en 2007​

José Antonio Santos, un sevillano de unos 50 años de edad, espera por fin poder cerrar la puerta definitivamente al calvario que viene sufriendo desde hace más de una década por culpa de su exmujer, Raquel Valle, quien desde que se separaran en 2001 lo ha estado sometiendo a incensantes denuncias falsas por agresiones inexistentes. Ella ha sido condenada cuatro veces en firme por denuncias falsas. La última, este jueves por el Juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla.
La historia de este sinvivir, que le ha supuesto incluso la pérdida de la empresa que tenía y que su hijo, que ahora tiene 22 años, no le dirija la palabra, comenzó allá por 2005. Habían pasado cuatro años de la separación de José Antonio y Raquel.

Once meses en prisión​

En diciembre de 2005 llegó la primera denuncia, la segunda cayó en mayo de 2006 y así hasta superar la decena. La última fue en 2015. Y todas falsas. José Antonio jamás ha sido condenado, aunque sí tuvo que pasar once meses en prisión preventiva entre febrero de 2007 y enero de 2008 por auto del Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla a causa de otra denuncia. Entonces, su injusta situación saltó a los medios .

Días después de salir de prisión, fue denunciando de nuevo. Raquel siempre denunciaba que su exmarido le había agredido, llegando incluso a presentar testigos, que a sabiendas de que no era verdad lo que contaban, declaraban en contra de José Antonio. Otra vez incluso le transmitió a la Policía que su exmarido había contratado un sicario, quien incluso fue imputado. Todas las denuncias fueron sobreseídas.

Frente a estos ataques en forma de denuncia, José Antonio, que hoy vive con su nueva pareja y mantiene un negocio en un pueblo del Aljarafe, no se quedó de brazos cruzados y la denunció por denuncias falsas, simluación de delito y falso testimonio.
Raquel Valle ha sido condenada ya cuatro veces por distintos juzgados de lo Penal de Sevilla por denuncias falsas. El número diez ha sido el último en un juicio celebrado este mismo jueves.

En virtud a un nuevo acuerdo alcanzado entre la fiscal, la acusación y la defensa de la mujer, ésta ha sido condenada a doce meses de multa a razón de cuatro euros diarios, lo que hace un total de 1.440 euros. Además, le ha impuesto el pago de 2.000 euros de indemnización por los daños morales ocasionados a su exmarido. Igualmente, tendrá que hacer frente a las costas de la acusación, cuantificadas en 1.200 euros.

Pero ella nunca ha pisado la cárcel, ni tampoco ha afrontado las multas que ha recibido como pena. Ella, frente a la «benevolencia» de la Justicia para con su persona, según el abogado del hombre, Fernando Retamar, siempre terminaba alegando que era insolvente y no podía hacer frente del pago de las multas.

Aviso del juez: O paga o irá a prisión​

Pero esa «benevolencia» se le ha acabado. Este jueves, el juez de lo Penal número diez de Sevilla, David Candilejo, ha sido muy claro antes de declarar la firmeza de la sentencia que ha dictado «in voce» en virtud al acuerdo alcanzado entre las partes. La acusada se ha mostrado conforme con los términos del acuerdo, que conlleva el reconocimiento de los hechos: denunciar falsamente a su exmarido por malos tratos.

Para que le sea más fácil abonar el dinero, el juez le ha concedido a Raquel Valle 24 meses, lo máximo que le permite la ley, para pagar la multa, la responsabilidad civil y las costas. Pero le ha advertido de que espera que esto no se convierta en una «situación de insolvencia» llegado el momento.
«Es la cuarta condena por los mimos hechos contra la misma persona», le ha subrayado y precisamente por este motivo le ha asegurado que si no abona todo el dinero en el plazo establecido será altamente «improbable» que se lo sustituya por trabajos en beneficio de la comunidad y «sí» por el ingreso en prisión.

«No me va a valer que diga que es insolvente. Usted sabrá lo que hace, dado su historial delictivo», ha concluido el juez antes de dar por finalizada la vista oral.

«Flaco favor le hace a las mujeres maltratadas»​

Cuando ha terminado el enémiso juicio contra su exmujer por denuncia falsa, José Antonio Santos ha atendido a los medios. Respiraba tranquilo aunque algo en su cabeza le dice que en cualquier momento puede tener otra denuncia en su contra. La última fue en 2015 días después de uno de los juicios contra Raquel Valle. Ha mostrado su indignación por todo lo que ha tenido que pasar desde hace quince años cuando llegó la primera denuncia.

«Una vez que nos separamos, lo normal hubiese sido que cada uno hubiera hecho su vida por su lado. Pero ella me denunciaba una y otra vez, erre que erre», ha expresado el hombre, que no sabe responder cuando se le pregunta a qué le achaca esta obsesión de su exmujer por denunciarlo. Ahora espera que la condenada cumpla la pena de multa. «Yo cumplí en prisión sin tener que estarlo, espero que ahora cumpla ella».

En una de las sentencias contra Raquel Valle, la del Penal número 14 de Sevilla en 2015, la juez señala que este tipo de conductas, en referencia a la de la acusada, «lo que hacen es perjudicar a todas aquellas víctimas reales» de la violencia de género.

En este sentido, José Antonio lamenta la actitud de su exmujer, que con la decena de denuncias falsas que le ha puesto por malos tratos «le hace un flaco favor a las mujeres maltratadas de verdad. Es indignate», ha manifestado la víctima, a quien lo que más le duele es que su hijo no le hable. Tiene 22 años y no tiene relación con él desde 2008, cuando salió de prisión.

 
Última edición:

Registrado
14 Dic 2020
Mensajes
429
Calificaciones
1.699
Mi pregunta es la siguiente:¿a esos falsos testigos que la ex mujer llevó no se les va a pedir responsabilidades?
Es indignante.
Pobre señor y pobres mujeres maltratadas de verdad.
De ser juez y poder esa señora estaría en prisión.