Poesía Eres Tú...

Tema en 'Foro de Literatura' iniciado por AMBERS, 1 Jul 2013.

  1. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    30.314
    Me Gusta recibidos:
    31.217
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    No está solo

    Julen se llama,
    ahora luces blancas lo rodean,
    al calor de la llama
    abre los ojos,
    mira alrededor
    confiado y alegre.

    la bolsa de chuches
    ha vuelto a su mano;
    que aún con un poco de barro
    deja mover los dedos

    miran hacia arriba
    sus ojos despiertos,
    adivinan figuras de luz
    que vienen por él
    escoltadas por querubines,
    que a Julen abrazan,
    le dan calor, y
    le dejan terminar tranquilamente
    sus golosinas,
    mientras le cuentan
    lo que ellos han sido
    y lo que ahora son

    camina con nosotros Julen
    ya no te pesará el cuerpo
    el alma vuela
    como plumas
    aspiradas por el Cielo

    Serendi, a un niño que paseaba por Totalán (Málaga), de nombre Julen.
     
    Última edición: 19 Ene 2019

  2. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    30.314
    Me Gusta recibidos:
    31.217
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    Decir decires

    Que decir
    que no sepas
    de decires,
    nunca maldecires

    Somos la espuma de los días.
    la noche ...
    en iluminados vasitos de papel
    alumbra nacientes amores

    que de lejos se ven venir,
    y de cerca se sabe
    que nunca se han de ir

    Serendi, labrando espumas, cabalgando olas.
     
    Última edición: 24 Ene 2019
  3. virgovamp

    virgovamp

    Mensajes:
    19.614
    Me Gusta recibidos:
    23.520
    Registrado:
    1 Oct 2017
    Ubicación:
    Huelva, España
    [​IMG]
    Paula Oyarzábal

    El modo del silencio

    Mis apreciaciones fueron desde
    el principio elementales es decir
    mi razón a disposición del contenido a descubrir no
    compensará lo descubierto


    Parecía que todo estaba bien

    El ángel me hablaba entre jazmines y en varios planos. Me dijo algo rarísimo; no entendí bien. Voy por el antiguo huerto, por las antiguas casas: quisiera ser una mujer en una de esas casas, una mujer en la ciudad, pero, soy la Virgen / la Virgen/ Soy la Virgen (...) ¿Y tu madre? Se fue hace años le respondí, pero vuelve los días del arco iris. Se para en la franja celeste de ese arco y desde allí me ve. ¡Mamá! Y quiere izarme, me ve y quiere izarme. Yo la miro con la boca abierta y los ojos ensangrentados. Entonces ella me dice Salí a pecar hija mía: ¡Salí a pecar!
     
  4. pilou12

    pilou12

    Mensajes:
    16.709
    Me Gusta recibidos:
    20.578
    Registrado:
    7 Ago 2016
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    habitante planeta tierra
    DOTADO CON 30.000 EUROS
    La poeta Elvira Sastre gana el Biblioteca Breve de Novela a sus 27 años
    'Días sin ti' es "una historia de complicidad a través del tiempo, la de una abuela maestra en la II República y su nieto en la actualidad


    [​IMG]

    Elvira Sastre. (Seix Barral)


    DANIEL ARJONA. BARCELONA
    TAGS
    LITERATURA
    POESÍA


    04/02/2019

    La poeta segoviana Elvira Sastre (1992) ha ganado con sólo 27 añosuno de los premios principales de la literatura en español, el Biblioteca Breve de novela dotado con 30.000 euros que entrega Seix Barral. El origen de su historia lo encontramos en unos versos incluidos por la autora en su segundo poemario y giran en torno a una ruptura amorosa. En sus propias palabras: "Quise incluir una historia paralela al viaje de los poemas y surgio la serie 'Días sin ti'. En ella, narro en pequeñas píldoras escondidas en las páginas el proceso del olvido: del más absoluto abandono al encuentro con uno mismo, que es algo que sucede sin que uno se dé realmente cuenta. En resumen, un compendio de sensaciones, historias, puntos en la memoria traducidos en poemas que dan forma al escudo llamado Baluarte".

    Elvira Sastre tal vez no les suena a los que hayan pasado de la treintena pero es una poeta aclamadísima entre los más jóvenes que la leen con devoción, en España pero también en Latinoamérica. Su trayectoria va en paralelo con el auge de la poesía juvenil que, durante los últimos años, a caballo entre Instagram y las librerías, ha revolucionado el mercado editorial. Al recibir el Breve, Sastre ha declarado estar "en shock" y ha aclarado que en su novela -que ha trabajado a lo largo de tres años es clave el respeto a los mayores, "que nunca debemos perder de vista", y ha explicado que su condición de poeta le ha permitido "convivir mejor con la tristeza, conocer a mis fantasmas y darles nombre".

    'Días sin ti' es una historia en dos tiempos, la República y la actualidad, y a dos voces, la de una maestra republicana que perdió a su amor durante la guerra, y su nieto. El amor, el dolor, la pérdida, la memoria o la esperanza danzan en sus páginas. Su arranque da el tono de la obra: "Mi abuela vivió tantas miserias que se convirtió en una experta de la belleza". Según el jurado del galardón, 'Días sin ti' es "una indagación sobre el sentido del amor desde la perspectiva de quien está descubriendo la vida. Un homenaje al poder de las palabras para curar las heridas, escrito con un inocente encanto".

    Durante la entrega del premio, Agustín Fernández Mallo ha destacado en la novela "el manejo de una sentimentalidad a lo largo de las generaciones" y toda una "teoría del amor y de las emociones". Rosa Montero, por su parte, ha enfatizado la inteligencia y el candor de un libro "en el que nos topamos con páginas verdaderamente memorables". Por último, Pere Gimferrer ha concluido que, "el hecho de que los orígenes literarios de la escritora se encuentren en las redes sociales, demuestra que el texto destaca por encima de todo y sigue siendo lo más importante, sin importar su soporte.


    El jurado del premio Biblioteca Breve de Novela ha estado presidido por Rosa Montero e integrado por Agustín Fernández Mallo, ganador de la pasada edición, y por Pere Gimferrer, Lola Larumbe y Elena Ramírez, editora de Seix Barral.


    https://www.elconfidencial.com/cult...teca-breve-elvira-sastre-dias-sin-ti_1803202/

    [​IMG]
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  5. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    30.314
    Me Gusta recibidos:
    31.217
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    Muertes aplazadas, vidas alargadas

    La muerte no es el final,
    de nueva vida es el principio;

    el tiempo unirá dos existencias
    la pasada y la actual;

    que llaman dos vidas,

    pero es una...
    alargada...
    que resucitará...


    Serendi, te das "cueeen"
     
  6. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    30.314
    Me Gusta recibidos:
    31.217
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    Ser y estar


    Como no estar
    si contigo quiero estar

    porque ser,
    no soy

    hasta
    que tú,

    estás....


    Serendi,
     
  7. Hera 33

    Hera 33

    Mensajes:
    742
    Me Gusta recibidos:
    413
    Registrado:
    18 Ago 2015
    Género:
    Femenino
    Leopoldo María Panero





    Leopoldo María Panero Blanc (Madrid, 16 de junio de 1948Las Palmas de Gran Canaria, 5 de marzo de 2014)1 fue un poeta español, encuadrado en la poesía española contemporánea dentro del grupo de los «Novísimos».

    Fue el arquetipo de un malditismo cultivado tanto como repudiado, pero ese malditismo no le impidió ser el primer miembro de su generación en incorporarse a la nómina de clásicos de la editorial Cátedra,2 contar con una importante biografía3 e insertarse en la historia literaria, las antologías y los programas académicos.


    Biografía
    Era hijo del reconocido poeta Leopoldo Panero (1909–1962) y Felicidad Blanc (1913–1990), hermano del también poeta Juan Luis Panero (1942–2013) y de Michi Panero (1951–2004), sobrino del poeta Juan Panero(1908–1937).

    Soy el negro, el oscuro: ardiendo está mi nombre.

    El joven Leopoldo María, al igual que tantos descendientes de los prohombres del régimen franquista (Javier Pradera, Rafael y Chicho Sánchez Ferlosio, por ejemplo), se sintió fascinado por la izquierda radical. Su militancia antifranquista constituyó el primero de sus grandes desastres y le valió su primera estancia en prisión. Tuvo una formación humanista, estudió Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid y Filología francesa en la Universidad de Barcelona. De aquellos años jóvenes datan también sus primeras experiencias con las drogas: desde el alcohol hasta la heroína —a la que dedicaría una impresionante colección de poemas en 1992—, ninguna le es ajena. Viajero incansable, anduvo por los caminos del hippismo de los Setenta, una época en que era imprescindible pensar en la India y visitar el fascinante mundo africano de Tánger y Marrakech.

    Largo tiempo en el foso de las serpientes, contemplé sus juegos
    mientras el cuerpo de mi padre era despedazado.


    Desde 1970 se le consideró dentro del grupo de los «Novísimos» (incluidos en la antología Nueve novísimos poetas españoles de José María Castellet), aunque él se sintió excluido del mismo, quejándose de haber sido el único poeta ausente en la última cita de los «Novísimos» que, treinta años después de la aparición de la famosa antología, se reunieron con motivo de su reedición.

    En los años 1970 fue ingresado por primera vez en un psiquiátrico. Las repetidas reclusiones no le impidieron desarrollar una copiosa producción no sólo como poeta, sino también como traductor, ensayista y narrador. A finales de la década de los 80, cuando por fin su obra alcanzó el aplauso de la crítica entendida, ingresó permanentemente en el psiquiátrico de Mondragón. Casi diez años después, se estableció, por propia voluntad, en la unidad psiquiátrica de Las Palmas de Gran Canaria o, como él lo llamaba, El manicomio del Dr. Rafael Inglott, donde por fin pudo descansar. Desde entonces, la Facultad de Humanidades de la Universidad de Las Palmas se convirtió en su refugio, donde encontró la amistad de algunos profesores y estudiantes que le convidaban a vivir sin sentirse un marginado hasta su fallecimiento, el 5 de marzo de 2014.7

    Los libros caían sobre mi máscara (y donde había un rictus de viejo moribundo), y las palabras me azotaban y un remolino de gente gritaba contra los libros, así que los eché todos a la hoguera para que el fuego deshiciera las palabras...


    En 2003 fue galardonado con el Premio Estaño de Literatura por la antología poética de Túa Blesa publicada dos años antes; tres años después, en 2006, es galardonado con el Premio Quijote de Poesía por el libro Poemas de la locura (2005).8 A los pocos meses de su fallecimiento en 2014 aparece publicado el poemario Rosa enferma. En mayo de 2016 Huerga y Fierro Editores publica Acerca de un posible testamento, una recopilación de ensayos, prólogos y artículos inéditos.

    La biografía de este poeta y su entorno familiar siempre ha desatado interés en el ámbito cultural, como muestra la película de Jaime Chávarri El desencanto (1976), un documental que refleja cómo era su familia en plena desintegración del franquismo, acomodada e intelectual, pero también desmembrada, autoritaria, y en la que la figura de su padre pesaba incluso con su ausencia. En la década de los 90, Ricardo Franco se fijaría de nuevo en «los Panero» para filmar Después de tantos años (1994), pero esta vez sin la presencia de la madre, ya fallecida.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_María_Panero

    Ars Magna

    Qué es la magia, preguntas
    en una habitación a oscuras.
    Qué es la nada, preguntas,
    saliendo de la habitación.
    Y qué es un hombre saliendo de la nada
    y volviendo solo a la habitación.


    A mi madre

    (reivindicación de una hermosura)

    Escucha en las noches cómo se rasga la seda
    y cae sin ruido la taza de té al suelo
    como una magia
    tú que sólo palabras dulces tienes para los muertos
    y un manojo de flores llevas en la mano
    para esperar a la Muerte
    que cae de su corcel, herida
    por un caballero que la apresa con sus labios brillantes
    y llora por las noches pensando que le amabas,
    y dice sal al jardín y contempla cómo caen las estrellas
    y hablemos quedamente para que nadie nos escuche
    ven, escúchame hablemos de nuestros muebles
    tengo una rosa tatuada en la mejilla y un bastón con
    empuñadura en forma de pato
    y dicen que llueve por nosotros y que la nieve es nuestra
    y ahora que el poema expira
    te digo como un niño, ven
    he construido una diadema
    (sal al jardín y verás cómo la noche nos envuelve)
    https://www.zendalibros.com/5-poemas-de-leopoldo-maria-panero/

    panero.jpg
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  8. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    30.314
    Me Gusta recibidos:
    31.217
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    En amistades bañados

    no por viviéndolas
    menos cercanas

    ahora, conociendo

    se es lo que siendo
    se buscaba ser

    un nuevo amanecer,
    acortando el anochecer

    haciendo requiebros a la madrugada
    deseada.....

    Serendi,
     
  9. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    30.314
    Me Gusta recibidos:
    31.217
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    Un Valentino por San Valentin, un 14 de febrero, pasado enero.

    en mieles sumido

    admiradoras ausentes
    guardan sus flores para Valentines
    o cuanto menos Valentinos

    las mías quedaron entre las hojas
    de un libro .....
    secas y guardando fragancias

    por eso busco tu flor
    sedienta de agua blanca

    la que le voy a dar

    con mucha ilusión
    aplacaré tu sed....

    Serendi, gatos invadiendo tejados, escaleras de incendios incendiadas.
     
    • Me parto Me parto x 1
    Última edición: 14 Feb 2019 a las 19:15
  10. pilou12

    pilou12

    Mensajes:
    16.709
    Me Gusta recibidos:
    20.578
    Registrado:
    7 Ago 2016
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    habitante planeta tierra
    Bécquer, el poeta de todos (hasta de las brujas)

    El autor de las «Rimas», que ayer hubiera cumplido 183 años, se fue hasta el Monasterio de Veruela intentando mejorar una salud quebradiza, pero durante los paseos a pie del Moncayo se encontró con unas leyendas de hechicería que le atraparon y que ahora analiza Elena Cid en un documental que estrena mañana.


    • portrait-of-gustavo-adolfo-becquer-b_9320197_20190218012649.jpg

    • Retrato de Bécquer realizado en óleo por su hermano Valeriano en 1862



      Nadie duda de Bécquer, ni de su obra, claro, pero desde que su faz desapareciese de los billetes de 100 pesetas, allá por mayo de 1978, nada ha vuelto a ser igual. «Ahora mismo está algo olvidado», asegura Elena Cid, directora y guionista del documental, «Bécquer y las brujas», que recupera en el cine –mañana se estrena en Zaragoza y después irá a Madrid y Sevilla– la figura del poeta y uno de sus textos más desconocidos, «Cartas desde mi celda», «su obra más íntima y que mejor recoge su personalidad».


      Aun así, Gustavo Adolfo Bécquer (Sevilla, 1836-Madrid, 1870) sigue siendo el poeta de todos. Ese hombre al que «la gente se acerca buscando palabras bonitas sin necesidad de profundizar, pero también el autor de poesía culta para cualquier erudito», define Pilar Alcalá García –filóloga y poeta– en la cinta. Sus «Rimas» son entrado el siglo XXI el libro de poesía más leído de España porque, como desarrolla Rogelio Reyes Cano –catedrático de Literatura Española de la Universidad de Sevilla–, «toca las fibras más hondas de la condición humana en el amor y los sentimientos, y trasciende el Romanticismo para proyectarse hacia tiempos nuevos» como los de hoy. La vida, la muerte, el desengaño, la ilusión... son temas que no entienden de épocas y que Bécquer los inmortalizó en unos versos que no hicieron más que influir en los escritores que le siguieron.

      Pero para Cid la «necesidad de recordar, recuperar y, lo más importante, conocer de otra forma» al sevillano estaba ahí. Hacerlo a través de sus propias palabras e inquietudes, las que muestran los textos escritos desde el Monasterio de Veruela (Zaragoza), adonde se trasladó en 1863 y desde donde publicó como corresponsal para el periódico «El contemporáneo». Serían estos artículos los que, compilados, formarían «Cartas desde mi celda» –o «Desde mi celda»–. «Nunca se había tratado esta obra de manera cinematográfica a pesar de ser en la que refleja su personalidad y en la que, además, habla de brujas, concretamente de las de Trasmoz y las leyendas de los alrededores», continúa la directora.

      Orígenes con solera

      Padre del pintor José Domínguez Bécquer, el poeta nacía en San Lorenzo, un barrio de la capital andaluza «cargado de misterios y con mucha solera», cuenta el documental. Quedando huérfano muy pronto, su condición de «gran poeta» se comenzaría a forjar por la condición de artistas de la familia. En especial la de su madrina, en suya biblioteca se encontró con por primera vez con las palabras de Lord Byron, Víctor Hugo, Chateaubriand... Hasta que a los 18 puso rumbo a Madrid para escribir en periódicos con el poco dinero que le había dado su tío Joaquín y alguna que otra carta de recomendación. Con la ilusión de un joven llegaba a la gran ciudad sin adivinar las penurias que le esperaban por delante, pasando por varias pensiones que sus paisanos habían abierto en Madrid. Un periodo oscuro en el que conocería la miseria y la enfermedad, una tuberculosis que terminaría, años después, con su vida.

      Pero, entre medias, todavía quedaba mucho Bécquer; incluido uno de sus periodos de creación más fuerte, su retiro a la zona del Moncayo junto a su hermano Valeriano. Durante una de sus recaídas de salud decidió recluirse en el Monasterio de Veruela, convertido en hospedería durante la primera mitad del siglo XIX. Hasta él llegaban viajeros de la alta sociedad aragonesa y artistas que buscaban la soledad y la paz de un entorno medieval. Así lo hizo este sevillano de vigor quebradizo para escribir encerrado en su celda a sus «amigos», como se dirigía a sus lectores de la publicación. Nueve cartas que compondrían una crónica personal de sus paseos por un lugar carente de vida social y del día a día del centro cisterciense en el que permanecería de diciembre del 63 hasta julio del siguiente año. Las excursiones se convirtieron en su única manera de hacer ejercicio y, a su vez, de empaparse del universo legendario de la región.

      En especial del ambiente de Trasmoz, «el pueblo de las brujas», apunta Elena Cid: «El único pueblo oficialmente maldito de España, una maldición que perdura a día de hoy, ya que solo la puede levantar el Papa. Uno de los intereses de Bécquer era que las historias no se perdieran con el paso del tiempo. Por eso investigaba y hablaba con la gente del lugar». De esta forma el poeta se encontró con unas hechiceras a las que dedicaría hasta tres de sus cartas –VI, VII y VIII–. «Una figura que merecía ser explorada desde otro prisma más histórico y social, lejos de los cuentos de hadas y leyendas», continúa la directora.

      Y así lo recogía el señor Bécquer en sus misivas: «Desde tiempo inmemorial, es artículo de fe entre las gentes del Somontano que Trasmoz es la corte y punto de cita de las brujas más importantes de la comarca. Su castillo, como los tradicionales campos de Barahona y el valle famoso de Zugarramurdi, pertenece a la categoría de conventículo de primer orden y lugar clásico para las grandes fiestas nocturnas de las amazonas de escobón, los sapos con collareta y toda la abigarrada servidumbre del macho cabrío, su ídolo y jefe», firmaba.

      De entre todas las historias hubo un nombre que centró la atención del poeta: el de la Tía Casca, una leyenda de Trasmoz que, como el hombre de ciudad que era, fascinó a Bécquer. «Lo que le llama la atención de ese pastor, al que dice que se encuentra y le cuenta cómo mataron a una bruja llamada Tía Casca, es la irracionalidad de su mentalidad. Para Bécquer, el pastor le está contando el asesinato de una mujer por la gente del pueblo». A pesar de apoyarse en la racionalidad, el escritor no pudo evitar sumergirse en el misterio del entorno del Moncayo y reconoce en sus «Cartas...» lo fácil que es dejarse llevar por la sugestión y superstición. «La Tía Casca representa la irracionalidad de la superstición, pero, a la vez, deja entreabierta la puerta a la posibilidad de la existencia de ese mundo mágico –en palabras de Cid–. Bécquer siempre fue un romántico y así lo refleja en su obra y en su tratamiento a la brujería y sus mundos misteriosos».


      Un romántico, no solo en el significado actual de la palabra, sino en el del siglo XIX: en situar al sentimiento por encima de la razón, en su amor a lo medieval y a todo el universo mágico y misterioso. Idea que transmite en sus «Leyendas», pero también en el texto que centra las miradas del documental. «Busca extraer el misterio de su imaginación y de las historias populares que le cuenta la gente de los pueblos de la zona de Veruela. Bécquer recupera el patrimonio inmaterial de las zonas rurales, los mitos y leyendas autóctonos que se pueden perder con la invasión de la acelerada civilización», termina Cid.

      https://www.larazon.es/cultura/becquer-el-poeta-de-todos-hasta-de-las-brujas-CD21993001
     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
  11. pilou12

    pilou12

    Mensajes:
    16.709
    Me Gusta recibidos:
    20.578
    Registrado:
    7 Ago 2016
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    habitante planeta tierra

    Rima IX


    Besa el aura que gime blandamente
    las leves ondas que jugando riza;
    el sol besa a la nube en occidente
    y de púrpura y oro la matiza;
    la llama en derredor del tronco ardiente
    por besar a otra llama se desliza;
    y hasta el sauce, inclinándose a su peso,
    al río que le besa, vuelve un beso.

    Rima X

    Los invisibles átomos del aire
    en derredor palpitan y se inflaman;
    el cielo se deshace en rayos de oro;
    la tierra se estremece alborozada;
    oigo flotando en olas de armonía
    rumor de besos y batir de alas; mis párpados se cierran... ¿Qué sucede? –
    ¡Es el amor que pasa!

    Rima XIII

    Tu pupila es azul y cuando ríes
    su claridad suave me recuerda
    el trémulo fulgor de la mañana
    que en el mar se refleja.
    Tu pupila es azul y cuando lloras
    las trasparentes lágrimas en ella
    se me figuran gotas de rocío
    sobre una violeta.
    Tu pupila es azul y si en su fondo
    como un punto de luz radia una idea
    me parece en el cielo de la tarde
    una perdida estrella.

    Rima XXI

    ¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas
    en mi pupila tu pupila azul,
    ¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?
    Poesía... eres tú.

    RIMA XXIII
    [A ella. No sé...]
    Por una mirada, un mundo;
    por una sonrisa, un cielo;
    por un beso... ¡Yo no sé
    qué te diera por un beso!

    Rima XXX

    Asomaba a sus ojos una lágrima
    y a mi labio una frase de perdón;
    habló el orgullo y se enjugo su llanto
    y la frase en mis labios expiró.
    Yo voy por un camino: ella, por otro;
    pero al pensar en nuestro mutuo amor,
    yo digo aún, ¿por qué callé aquel día?
    Y ella dirá, ,¿por qué no lloré yo?

    Rima XXXV

    ¡No me admiró tu olvido! Aunque de un día,
    me admiró tu cariño mucho más;
    porque lo que hay en mí que vale algo,
    eso... ni lo pudiste sospechar.

    Rima XXXVIII

    Los suspiros son aire y van al aire.
    Las lágrimas son agua y van al mar.
    Dime, mujer, cuando el amor se olvida,
    ¿sabes tú adónde va?

    Rima XLIV

    Como en un libro abierto
    leo de tus pupilas en el fondo.
    ¿A qué fingir el labio
    risas que se desmienten con los ojos?
    ¡Llora! No te avergüences
    de confesar que me quisiste un poco.
    ¡Llora! Nadie nos mira.
    Ya ves; yo soy un hombre... y también lloro.

    Rima LIII

    Volverán las oscuras golondrinas
    en tu balcón sus nidos a colgar,
    y otra vez con el ala a sus cristales
    jugando llamarán.
    Pero aquellas que el vuelo refrenaban
    tu hermosura y mi dicha a contemplar,
    aquellas que aprendieron nuestros nombres...
    ¡esas... no volverán!.

    Volverán las tupidas madreselvas
    de tu jardín las tapias a escalar,
    y otra vez a la tarde aún más hermosas
    sus flores se abrirán.
    Pero aquellas, cuajadas de rocío
    cuyas gotas mirábamos temblar
    y caer como lágrimas del día...
    ¡esas... no volverán!

    Volverán del amor en tus oídos
    las palabras ardientes a sonar;
    tu corazón de su profundo sueño
    tal vez despertará.
    Pero mudo y absorto y de rodillas
    como se adora a Dios ante su altar, ...
    como yo te he querido...; desengáñate,
    ¡así... no te querrán!

    Gustavo Adolfo Bécquer
     
    • Me Gusta Me Gusta x 2
    Última edición: 18 Feb 2019 a las 17:31
  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.