El mantenimiento del patriarcado

Registrado
22 May 2016
Mensajes
717
Calificaciones
1.550
¿Por que en tantas sociedades occidentales las mujeres siguen adoptando el apellido de sus maridos renunciando al propio? La propia Hillary Clinton, que habia mantenido su apellido propio durante su matrimonio, adoptó el de su marido cuando éste llegó a la Casa Blanca por ser mejor visto por la sociedad más tradicional, anteriormente su decisión de mantener su apellido Rodham habia disgustado no solo a su suegra sino hasta a su madre. Por lo que veo, tampoco los hijos hacen figurar su apellido materno, no se si oficialmente se lo registran en el parte de nacimiento...

Hasta tal punto llega la desaparición de la identidad propia de la mujer casada que veo que en muchos matrimonios en que la familia de ella es más prestigiosa que la de él, algun hijo varon se le pone como nombre el apellido de la madre. Por ejemplo, yo pensaba que el presidente Kennedy se llamaba John Fitzgerald Kennedy siendo Fitzgerald el apellido de su madre, pero no, se lo pusieron como nombre pues su abuelo materno se llamaba John Fitzgerald, ya que sus hermanos no portaron dicho apellido.

En Francia llegó a tal punto el tema que recuerdo que se llamaba Madame Charles De Gaulle a la esposa de éste, no le respetaban ni el nombre de pila. Es una costumbre que ha caido en desuso, ahora las francesas mantienen su nombre de pila, claro, pero siguen adoptando el apellido de su marido.

En Norteamérica veo actrices con nombre propio que al casarse unen su apellido al del marido, asi Robin Wright unió con un guión el apellido Penn al suyo durante su matrimonio hasta en los créditos de sus películas: Robin Wright-Penn. Ahora se la deshecho del Penn, parece ser que en estos casos es una forma de curarse en salud, no renuncian a su propio apellido pero complacen al marido mientras están casadas, pero resultandoles más facil seguir siendo conocidas por su propio apellido.

No todas actuan asi, asi Joanne Woodward nunca unió el apellido Newman al suyo a pesar de su legendario matrimonio, pero son las excepciones y siendo actrices o mujeres con un apellido propio que han convertido en artistico y famoso por méritos propios antes de su matrimonio.

Y lo más chocante es que en estas sociedades, incluso divorciadas mantienen el apellido de su ex sin recuperar el propio. Algunas mantienen el del primer marido aunque se vuelvan a casar, como es el caso de Angela Merkel. Puedo entenderlo en un caso como el de Tina Turner, pues aun divorciada para ella era un apellido artístico ya conocido para poder proseguir su carrera musical.

En España y las culturas latinas, en cambio, las mujeres casadas siempre han mantenido su propio apellido y los hijos no solo lo llevan en segundo lugar en sus apellidos sino que han adquirido el derecho de portarlo en primer lugar si lo desean. Esto último era antes mal visto por el machismo imperante, recuerden como pusieron al yerno de Franco cuando consintió que su primer hijo varon portase el apellido del poderoso suegro para que no se perdiese el apellido de éste, siendo la excepción entre el resto de nietos.

Es una costumbre patriarcal realmente curiosa y más que se mantenga en las sociedades occidentales.¿Por qué tantas mujeres occidentales siguen aceptando adoptar el apellido de sus maridos como si pasasen a ser de su propiedad? Es una costumbre claramente patriarcal y una de esas cosas en que las sociedades latinas han demostrado, pese a su legendario machismo en tantas otras cosas, que se ha respetado la identidad propia de la mujer a nivel legal, aun en tiempos dictatoriales en que eran tratadas como menores de edad sin derechos frente al marido.

Abierto queda el debate.
 
Última edición:

D

Deleted member 31364

Guest
Me alegro mucho de ser española y de no tener que cambiarme el apellido, aunque tampoco quiero casarme. También estoy contenta de que se pueda elegir el orden de los apellidos del hijo/a. Me gusta la idea de hacerlo por sorteo y confío en que si alguna vez tengo hijos sea con un hombre al que le parezca justo dialogar hasta llegar a un punto en común.