Cómo Corinna quiso desplazar a Doña Sofía como Reina de España.

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
13.298
Calificaciones
100.855
Cómo Corinna quiso desplazar a Doña Sofía como Reina de España
Al contrario de lo que Corinna Larsen asegura en sus últimas entrevistas, sí que le interesaba casarse con Don Juan Carlos. LOC ha sabido que el monarca llegó a pedir consejo sobre un posible divorcio de Doña Sofía
Corinna, encantada al lado del Rey

Corinna, encantada al lado del ReyGTRES

PREMIUM
  • CONSUELO FONT
Viernes, 9 octubre 2020 - 22:32
Comentar
Esta semana, Corinna Larsen (56) ha continuado su feroz ataque mediático contra la familia real española y, tras sus entrevistas en la BBC y Paris Match, lo ha hecho en Ok diario. Sorprende la hostilidad que exhibe la ex amante de Don Juan Carlos contra la Reina Sofía, a la que insiste en acusar de encabezar el complot que llevó a abdicar a su marido. A pesar de que asegura con desprecio que "nunca la consideró rival", pues, dice, su matrimonio se ceñía a un mero "acuerdo para representar a la Corona" y fue impuesto por Franco, algo falso, pues el valedor fue Don Juan.
El rencor de Corinna solo puede explicarse porque Doña Sofía fue en realidad el muro contra el que se acabó estrellando su secreta ambición: ostentar una corona de verdad y no la del remoto principado alemán de su anterior marido, el príncipe Casimir zu Sayn Wittgenstein. Un matrimonio desastroso ya que ella, con 36 años, divorciada y madre de una hija, sacaba 12 a Casimir, de 24. El padre de él llegó a afirmar: "Corinna sólo quería el titulo de princesa, no a mi hijo", por lo que se negó a asistir a su boda en Londres en el año 2000. Pese a ello, Corinna se aseguró su posición con un hijo, Alexander, nacido en 2002 con sus padres ya separados, lo cual no fue óbice para que ella siguiera utilizando el título de princesa incluso divorciada, lo que indignaba a Casimir: "Durante años le hemos insistido en que no tiene derecho a ostentar ese título".
Le valió como credencial ante Don Juan Carlos, cuando le conoció en 2004 durante una cacería. Fue el gordo de la lotería para esta organizadora de safaris, que en 2005 montó Apollonia Associates, convirtiéndose en comisionista de alto nivel y logrando bajo el paraguas regio captar como clientes desde monarcas árabes al propio Vladimir Putin. Pero Corinna era insaciable y ambicionaba ese "todo" que estuvo a punto de lograr con un Don Juan Carlos casi anciano, con la salud deteriorada y los papeles perdidos. La versión de Corinna en Paris Match asegurando: "No tenía ambición de casarme, soy una mujer moderna que tiene su independencia", no se ajusta en absoluto a la realidad, como LOC ha podido contrastar en el entorno del Rey Padre. "Don Juan Carlos llegó a plantearse seriamente la posibilidad de divorciarse de Doña Sofía, incluso se elaboró un borrador de convenio para la separación y proceder a la partición de sus bienes", asegura un allegado al ex monarca.

En 2011 Don Juan Carlos cenó en el restaurante El Landó con Don Felipe y sus hijas las Infantas para comunicarles su intención de rehacer su vida con Corinna. Sin embargo, el divorcio era complicado por lo inédito en un soberano reinante y ademas católico, aunque según esta fuente, Don Juan Carlos no se detuvo.
"Llegó a requerir la opinión de una alta jerarquía eclesiástica de su confianza para consultarle qué mecanismos harían falta para solicitar la nulidad matrimonial y los pasos a seguir, dejando atónito al prelado".
Doña Sofía no estaba dispuesta a romper su matrimonio, consideraba impensable un divorcio regio y menos aún a dejar de ser la Reina de España. Algo que, según afirma a LOC una antigua ayudante suya, desmonta la acusación de Corinna de conspirar contra su marido. "Es ridículo, Doña Sofía no mandaba nada en el Rey ni en Zarzuela. Vivía en su mundo, un tanto naif. Por ejemplo, Sabino, el ex jefe de la Casa Real y confidente de la Reina, sostenía que seguía totalmente enamorada de Don Juan Carlos y soñaba que un día la llevara a cenar como dos novios. Siempre se opuso a que su marido abdicara, no quería ni oírlo, porque suponía que también dejaría de ser Reina y para ella eso estaba por encima de todo".
Corinna figutó más que nunca durante los Premios Laureus 2016

Corinna figutó más que nunca durante los Premios Laureus 2016GTRES
REINA SILENCIOSA
Quizás por eso, cuando empezó a sonar el run run de otros nombres de mujer, como Marta Gayá, o Bárbara Rey, se resignó a mirar para otro lado y se volcó en su papel de consorte, tan impecablemente que hoy es el miembro de la familia real más valorado junto a Don Felipe. Ese lazo institucional la mantenía unida a su marido además de propiciarle una existencia de ensueño. "Doña Sofía tiene también sus dosis de ambición y le encanta el protagonismo. Siendo la esposa de un Rey vives en otra dimensión, como que Rostropóvich interprete en privado para ti o una personalidad mundial se te ponga al teléfono. Es cierto que su sentido del deber le ha hecho tragar muchos sapos, pero lejos de Don Juan Carlos, tampoco su vida hubiera sido tan apasionante", señala la citada colaboradora.
Por eso vivió un calvario en la etapa de Corinna, que no tuvo escrúpulos en socavar el terreno a la Reina, con una osadía que dio lugar a situaciones muy embarazosas. Como cuando en 2006, durante un viaje oficial de los monarcas a Riad, se sumó a su séquito; o cuando en mayo de 2010 Don Juan Carlos fue operado en Barcelona del nódulo en el pulmón, y tuvieron casi que echarla de la habitación porque llegaba Doña Sofía; o cuando posó públicamente junto a Don Juan Carlos, la Infanta y Urdangarin en un acto de la Fundación Laureus. Por no citar sus largas estancias en La Angorrilla, la vivienda que ocupaba contigua a Zarzuela, donde ejercía de esposa de.
El escándalo del viaje a Botsuana en abril de 2012, cuando Don Juan Carlos se rompió la cadera, y la humillación que para Corinna supuso ser expulsada de España escoltada por agentes del CNI, pusieron mal broche a su cuento de Cenicienta y marcaron el inicio de una vendetta que hoy se encuentra en su punto álgido. Porque ha sido en realidad Corinna y no la Reina Sofía quien contribuyó decisivamente a la abdicación de Don Juan Carlos, aireando en prensa interioridades de su relación. Ha sido también Corinna, con sus revelaciones al comisario Villarejo sobre presuntos dineros offshore del Monarca, quien le ha puesto al pie de los caballos de la justicia, provocando su salida de España.
La abdicación de Don Juan Carlos supuso un antes y un después en su relación con Corinna, pues sin trono, era para la alemana poco más que un viejo achacoso al que no se cortaba en humillar calificándole de "anciano que lucha por su salud". Curiosamente, para Doña Sofía supuso el hito contrario, pues acabó limando asperezas con su marido e incluso en su 80 cumpleaños, él le pidió perdón por las humillaciones recibidas,reconociéndole su lealtad y buen hacer como consorte. Lo que ha dado lugar a una etapa amistosa entre ellos, en que hemos visto escenas antes inéditas como comer juntos en un restaurante, acudir a un partido de tenis, asistir en pareja a la boda de Rafa Nadal, o a una regata en Xanxenxo. Una etapa en que Doña Sofía confesó a un allegado estar "mejor que nunca con Juanito", quizá porque a diferencia de Corinna, para ella sigue siendo su Rey.

Conforme a los criterios deSaber más
 

Registrado
26 Jun 2017
Mensajes
7.733
Calificaciones
16.821
Cómo Corinna quiso desplazar a Doña Sofía como Reina de España
Al contrario de lo que Corinna Larsen asegura en sus últimas entrevistas, sí que le interesaba casarse con Don Juan Carlos. LOC ha sabido que el monarca llegó a pedir consejo sobre un posible divorcio de Doña Sofía
Corinna, encantada al lado del Rey

Corinna, encantada al lado del ReyGTRES

PREMIUM
  • CONSUELO FONT
Viernes, 9 octubre 2020 - 22:32
Comentar
Esta semana, Corinna Larsen (56) ha continuado su feroz ataque mediático contra la familia real española y, tras sus entrevistas en la BBC y Paris Match, lo ha hecho en Ok diario. Sorprende la hostilidad que exhibe la ex amante de Don Juan Carlos contra la Reina Sofía, a la que insiste en acusar de encabezar el complot que llevó a abdicar a su marido. A pesar de que asegura con desprecio que "nunca la consideró rival", pues, dice, su matrimonio se ceñía a un mero "acuerdo para representar a la Corona" y fue impuesto por Franco, algo falso, pues el valedor fue Don Juan.
El rencor de Corinna solo puede explicarse porque Doña Sofía fue en realidad el muro contra el que se acabó estrellando su secreta ambición: ostentar una corona de verdad y no la del remoto principado alemán de su anterior marido, el príncipe Casimir zu Sayn Wittgenstein. Un matrimonio desastroso ya que ella, con 36 años, divorciada y madre de una hija, sacaba 12 a Casimir, de 24. El padre de él llegó a afirmar: "Corinna sólo quería el titulo de princesa, no a mi hijo", por lo que se negó a asistir a su boda en Londres en el año 2000. Pese a ello, Corinna se aseguró su posición con un hijo, Alexander, nacido en 2002 con sus padres ya separados, lo cual no fue óbice para que ella siguiera utilizando el título de princesa incluso divorciada, lo que indignaba a Casimir: "Durante años le hemos insistido en que no tiene derecho a ostentar ese título".
Le valió como credencial ante Don Juan Carlos, cuando le conoció en 2004 durante una cacería. Fue el gordo de la lotería para esta organizadora de safaris, que en 2005 montó Apollonia Associates, convirtiéndose en comisionista de alto nivel y logrando bajo el paraguas regio captar como clientes desde monarcas árabes al propio Vladimir Putin. Pero Corinna era insaciable y ambicionaba ese "todo" que estuvo a punto de lograr con un Don Juan Carlos casi anciano, con la salud deteriorada y los papeles perdidos. La versión de Corinna en Paris Match asegurando: "No tenía ambición de casarme, soy una mujer moderna que tiene su independencia", no se ajusta en absoluto a la realidad, como LOC ha podido contrastar en el entorno del Rey Padre. "Don Juan Carlos llegó a plantearse seriamente la posibilidad de divorciarse de Doña Sofía, incluso se elaboró un borrador de convenio para la separación y proceder a la partición de sus bienes", asegura un allegado al ex monarca.

En 2011 Don Juan Carlos cenó en el restaurante El Landó con Don Felipe y sus hijas las Infantas para comunicarles su intención de rehacer su vida con Corinna. Sin embargo, el divorcio era complicado por lo inédito en un soberano reinante y ademas católico, aunque según esta fuente, Don Juan Carlos no se detuvo.
"Llegó a requerir la opinión de una alta jerarquía eclesiástica de su confianza para consultarle qué mecanismos harían falta para solicitar la nulidad matrimonial y los pasos a seguir, dejando atónito al prelado".
Doña Sofía no estaba dispuesta a romper su matrimonio, consideraba impensable un divorcio regio y menos aún a dejar de ser la Reina de España. Algo que, según afirma a LOC una antigua ayudante suya, desmonta la acusación de Corinna de conspirar contra su marido. "Es ridículo, Doña Sofía no mandaba nada en el Rey ni en Zarzuela. Vivía en su mundo, un tanto naif. Por ejemplo, Sabino, el ex jefe de la Casa Real y confidente de la Reina, sostenía que seguía totalmente enamorada de Don Juan Carlos y soñaba que un día la llevara a cenar como dos novios. Siempre se opuso a que su marido abdicara, no quería ni oírlo, porque suponía que también dejaría de ser Reina y para ella eso estaba por encima de todo".
Corinna figutó más que nunca durante los Premios Laureus 2016

Corinna figutó más que nunca durante los Premios Laureus 2016GTRES
REINA SILENCIOSA
Quizás por eso, cuando empezó a sonar el run run de otros nombres de mujer, como Marta Gayá, o Bárbara Rey, se resignó a mirar para otro lado y se volcó en su papel de consorte, tan impecablemente que hoy es el miembro de la familia real más valorado junto a Don Felipe. Ese lazo institucional la mantenía unida a su marido además de propiciarle una existencia de ensueño. "Doña Sofía tiene también sus dosis de ambición y le encanta el protagonismo. Siendo la esposa de un Rey vives en otra dimensión, como que Rostropóvich interprete en privado para ti o una personalidad mundial se te ponga al teléfono. Es cierto que su sentido del deber le ha hecho tragar muchos sapos, pero lejos de Don Juan Carlos, tampoco su vida hubiera sido tan apasionante", señala la citada colaboradora.
Por eso vivió un calvario en la etapa de Corinna, que no tuvo escrúpulos en socavar el terreno a la Reina, con una osadía que dio lugar a situaciones muy embarazosas. Como cuando en 2006, durante un viaje oficial de los monarcas a Riad, se sumó a su séquito; o cuando en mayo de 2010 Don Juan Carlos fue operado en Barcelona del nódulo en el pulmón, y tuvieron casi que echarla de la habitación porque llegaba Doña Sofía; o cuando posó públicamente junto a Don Juan Carlos, la Infanta y Urdangarin en un acto de la Fundación Laureus. Por no citar sus largas estancias en La Angorrilla, la vivienda que ocupaba contigua a Zarzuela, donde ejercía de esposa de.
El escándalo del viaje a Botsuana en abril de 2012, cuando Don Juan Carlos se rompió la cadera, y la humillación que para Corinna supuso ser expulsada de España escoltada por agentes del CNI, pusieron mal broche a su cuento de Cenicienta y marcaron el inicio de una vendetta que hoy se encuentra en su punto álgido. Porque ha sido en realidad Corinna y no la Reina Sofía quien contribuyó decisivamente a la abdicación de Don Juan Carlos, aireando en prensa interioridades de su relación. Ha sido también Corinna, con sus revelaciones al comisario Villarejo sobre presuntos dineros offshore del Monarca, quien le ha puesto al pie de los caballos de la justicia, provocando su salida de España.
La abdicación de Don Juan Carlos supuso un antes y un después en su relación con Corinna, pues sin trono, era para la alemana poco más que un viejo achacoso al que no se cortaba en humillar calificándole de "anciano que lucha por su salud". Curiosamente, para Doña Sofía supuso el hito contrario, pues acabó limando asperezas con su marido e incluso en su 80 cumpleaños, él le pidió perdón por las humillaciones recibidas,reconociéndole su lealtad y buen hacer como consorte. Lo que ha dado lugar a una etapa amistosa entre ellos, en que hemos visto escenas antes inéditas como comer juntos en un restaurante, acudir a un partido de tenis, asistir en pareja a la boda de Rafa Nadal, o a una regata en Xanxenxo. Una etapa en que Doña Sofía confesó a un allegado estar "mejor que nunca con Juanito", quizá porque a diferencia de Corinna, para ella sigue siendo su Rey.

Conforme a los criterios deSaber más

UN DISGUSTO REAL
Las fotos del mayor desplante del rey Juan Carlos y Marta Gayá a la reina Sofía
Ahora que las relaciones extramatrimoniales del emérito han aflorado, recordamos una cena en la que los tres vértices del triángulo coincidieron en la misma velada
Foto: El rey Juan Carlos. (Reuters)
El rey Juan Carlos. (Reuters)
Por
Paloma Barrientos
30/08/2020 - 09:14 Actualizado: 30/08/2020 - 09:14
Marta Gayá fue, durante años, la “amiga entrañable” del Rey emérito, una denominación que no es más que el eufemismo que muchos años después utilizaría Corinna Larsen cuando destapó su relación amorosa con don Juan Carlos. En el caso de Gayá, diferente en muchos aspectos, ella siempre procuró ser discreta y llevar una vida alejada de los actos sociales, aunque formaba parte de la llamada corte mallorquina, donde el Rey titular disfrutaba de veranos alternativos a la vida familiar de Marivent.

El grupo de amigos estaba formado por el escritor y periodista José Luis de Vilallonga, el armador del Bribón, Josep Cusí (más que un compañero de regatas era una especie de hermano mayor), Rudy Bay, Miguel Arias (dueño del restaurante Flanigan), los matrimonios Juncadella y Oliver, más Birgitta de Suecia, que veraneaba desde siempre en las Baleares. El íntimo de verdad y principal protector de Marta Gayá era Zourab Tchokotoua, que estuvo casado con Marieta Salas. En este caso, el divorcio llegó porque el príncipe georgiano mantenía la misma vida afectiva alternativa que el hoy Rey jubilado. Falleció en julio del año pasado y para don Juan Carlos fue una de las grandes pérdidas.

PUBLICIDAD

Ads by Teads

Una imagen de Juan Carlos y Aga Khan, en la cena. (Cortesía revista 'Tiempo')
Una imagen de Juan Carlos y Aga Khan, en la cena. (Cortesía revista 'Tiempo')
Mientras vivió fue el valedor de la amiga mallorquina ante la alta sociedad de la isla, la catalana y la madrileña. En ese ambiente de poder y dinero era de dominio público la relación que Gayá mantenía con el titular de la Corona. En el palacio de Marivent, sus inquilinos también lo conocían pero daban por buena su discreción. No así la del monarca, que no escondía su interés afectivo por Marta, quien siempre se preocupó en coincidir lo menos posible con la reina Sofía en lugares públicos o fiestas sociales.
Adivina quién viene a cenar
En aquella etapa, Juan Carlos llegó a confesar a su íntimo Cusí: “Nunca he sido tan feliz”. El Rey estaba enamorado y no cuidaba las formas. Tanto es así que hubo una situación muy comprometida y dolorosa para la reina Sofía. Sucedió en julio de 1990 y la revista 'Tiempo' dio la información de aquel desplante real que durante semanas se convirtió en tema de conversación de la temporada.
Imagen de la fiesta. (Cortesía revista 'Tiempo')
Imagen de la fiesta. (Cortesía revista 'Tiempo')
Era la primera gran cena del verano mallorquín que presidían los reyes Juan Carlos y Sofía. El motivo era agasajar al príncipe Aga Khan, actual jefe de la infanta Cristina. Se celebraba la primera fase del Rally del Mediterráneo de maximotor, palacios flotantes que regateaban por las costas de Porto Cervo (Cerdeña), el Principado de Mónaco y Palma de Mallorca.

El barco del Aga Khan estaba valorado, según la revista, en ochocientos millones de pesetas. La semana anterior, don Juan Carlos había cenado con su íntimo en Porto Cervo. Hacía siete años que ambos no coincidían en tierras mallorquinas, de ahí la expectación que se creó en torno a ellos. Cuando ya los comensales estaban sentados y los camareros comenzaban a servir el primer plato, aparecieron por el Real Club Náutico el príncipe Tchokotoua y Marta Gayá.
Marta Gayá, en la misma cena. (Cortesía revista 'Tiempo')
Marta Gayá, en la misma cena. (Cortesía revista 'Tiempo')
Hasta ese día la presencia del monarca y su amiga entrañable nunca había sido pública. Los veinte minutos de retraso sorprendieron a los organizadores del acto, no así al rey Juan Carlos que, cuando vio llegar a Gayá, se levantó de su mesa para saludar al príncipe y, sobre todo, al que en aquel momento era el amor de su vida. El gesto fue una de los mayores feos a la Reina.
 
Registrado
20 Nov 2004
Mensajes
7.247
Calificaciones
17.903
Ubicación
España
A cierta edad el único atractivo que le queda a un hombre es ser rico y poderoso.
Solo se le arriman las pelandruscas como Corinna y ese es el caso de JC.

Al parecer la nueva consigna es atacar y desprestigiar a Corinna.
Esta hablando demasiado para el gusto de CR y haber como acaba eso.

Sofía no es mejor que ella, porque a tragado carros y carretas por interés.
Se dice que es del Club Bildelberg, donde los más poderosos del mundo conspiran.
 

Registrado
30 Abr 2017
Mensajes
1.455
Calificaciones
6.469
La teoría misógina de LOC tiene varios agujeros . A lo mejor era JC quien quería casarse con Corinna y no al revés. Corinna que siga hablando, que sabe y mucho y cuanto más habla más rabian los cortesanos.Bien.
En cuanto a Sofía, según LOC no se enteraba de nada....vaya, como la hija y el hijo. Una familia de lumbreras por lo visto.
 
Registrado
11 Sep 2020
Mensajes
243
Calificaciones
1.115
A 19 KM de Zarzuela estaba la finca "La Angorrilla" rehabilitada exprofeso para Corinna y a donde JC acudía asiduamente desde los años 2008 a 2012. Que Sofía y sus hijos no supieran nada, no se lo traga nadie, y si sabían y tragaban con eso, era por propio interés.
Los verdaderos ofendidos debemos ser nosotros, por tanta ocultación y tanta merde a nuestras espaldas. Aunque se filtraran algunas cosas, no me parece que ninguno de ellos sea ejemplo de dignidad y buen hacer.
 

Registrado
11 Jun 2016
Mensajes
539
Calificaciones
4.375
Atrapado en las redes de una fría y ambiciosa mujer, sin ver el sufrimiento de su dulce esposa que espera en casa su vuelta, José Alfredo, digo, Juan Carlos no se da cuenta de que su amante sólo le quiere por su Corona. El rey de España tendrá que viajar hasta las profundidades del infierno para darse cuenta de que, a pesar de todo, fue Sofía la que siempre quiso a Juanito.

¡Venga ya! El Emérito ha vivido rodeado de aduladores, no ha necesitado pensar en la vida y se encamó con Corinna y con 300 más. Todo pagado por el contribuyente. Corinna pilló a un rey y no se limitó a disfrutar del lujo, si no que sacó pasta y contactos. Y Sofía ha vivido de miedo cerrando los ojos porque le interesaba. Si se marchaba no se iba a quedar en la calle, habría un escándalo, pero saldría adelante. Aquí las únicas víctimas somos los españoles, que somos los que pagamos la minuta.
 
Registrado
3 Feb 2020
Mensajes
676
Calificaciones
1.934
Manda narices decir que Corinna no toleraba la infidelidad... cuando era la amante de un hombre casado. Es que manda narices. Y mas cuando el pasado mujeriego de JC nunca ha sido un secreto. A parte, si lo hace contigo, por que no lo va a hacer o ha hecho con otras antes? Vamos que entre ignorar eso y de donde venia el dinero, resultara que esta es la mas tonta de todas no?

Puede que Sofia supiera de la aventura de JC con Corinna y con miles mas. Perfectamente pueden haber llegado a ese acuerdo: en la vida personal/amorosa, tu haces tu vida y yo la mia. No seran los primeros ni los ultimos.
 
Registrado
26 Jun 2017
Mensajes
7.733
Calificaciones
16.821
A 19 KM de Zarzuela estaba la finca "La Angorrilla" rehabilitada exprofeso para Corinna y a donde JC acudía asiduamente desde los años 2008 a 2012. Que Sofía y sus hijos no supieran nada, no se lo traga nadie, y si sabían y tragaban con eso, era por propio interés.
Los verdaderos ofendidos debemos ser nosotros, por tanta ocultación y tanta merde a nuestras espaldas. Aunque se filtraran algunas cosas, no me parece que ninguno de ellos sea ejemplo de dignidad y buen hacer.
Así es, los verdaderos ofendidos y añadiría ultrajados somos los ciudadanos de a pie.

JC y Sofia tenían un matrimonio abierto, es decir, con discreción pero "cada uno hace de su capa un sayo"
Sofia lo dijo en el Hola, somos compañeros de viaje.

Peroooooooooo JC se enamoro/encapricho de Corinna, por ser una mujer que era muy presentable, buena empresaria y domina varios idiomas
(a mí me ha impresionado su dominio de español) se le entiende muyyyyyy bien.

El resto es historia.
 
Registrado
5 May 2011
Mensajes
21.965
Calificaciones
125.623
Cómo Corinna quiso desplazar a Doña Sofía como Reina de España
Al contrario de lo que Corinna Larsen asegura en sus últimas entrevistas, sí que le interesaba casarse con Don Juan Carlos. LOC ha sabido que el monarca llegó a pedir consejo sobre un posible divorcio de Doña Sofía
Corinna, encantada al lado del Rey

Corinna, encantada al lado del ReyGTRES

PREMIUM
  • CONSUELO FONT
Viernes, 9 octubre 2020 - 22:32
Comentar
Esta semana, Corinna Larsen (56) ha continuado su feroz ataque mediático contra la familia real española y, tras sus entrevistas en la BBC y Paris Match, lo ha hecho en Ok diario. Sorprende la hostilidad que exhibe la ex amante de Don Juan Carlos contra la Reina Sofía, a la que insiste en acusar de encabezar el complot que llevó a abdicar a su marido. A pesar de que asegura con desprecio que "nunca la consideró rival", pues, dice, su matrimonio se ceñía a un mero "acuerdo para representar a la Corona" y fue impuesto por Franco, algo falso, pues el valedor fue Don Juan.
El rencor de Corinna solo puede explicarse porque Doña Sofía fue en realidad el muro contra el que se acabó estrellando su secreta ambición: ostentar una corona de verdad y no la del remoto principado alemán de su anterior marido, el príncipe Casimir zu Sayn Wittgenstein. Un matrimonio desastroso ya que ella, con 36 años, divorciada y madre de una hija, sacaba 12 a Casimir, de 24. El padre de él llegó a afirmar: "Corinna sólo quería el titulo de princesa, no a mi hijo", por lo que se negó a asistir a su boda en Londres en el año 2000. Pese a ello, Corinna se aseguró su posición con un hijo, Alexander, nacido en 2002 con sus padres ya separados, lo cual no fue óbice para que ella siguiera utilizando el título de princesa incluso divorciada, lo que indignaba a Casimir: "Durante años le hemos insistido en que no tiene derecho a ostentar ese título".
Le valió como credencial ante Don Juan Carlos, cuando le conoció en 2004 durante una cacería. Fue el gordo de la lotería para esta organizadora de safaris, que en 2005 montó Apollonia Associates, convirtiéndose en comisionista de alto nivel y logrando bajo el paraguas regio captar como clientes desde monarcas árabes al propio Vladimir Putin. Pero Corinna era insaciable y ambicionaba ese "todo" que estuvo a punto de lograr con un Don Juan Carlos casi anciano, con la salud deteriorada y los papeles perdidos. La versión de Corinna en Paris Match asegurando: "No tenía ambición de casarme, soy una mujer moderna que tiene su independencia", no se ajusta en absoluto a la realidad, como LOC ha podido contrastar en el entorno del Rey Padre. "Don Juan Carlos llegó a plantearse seriamente la posibilidad de divorciarse de Doña Sofía, incluso se elaboró un borrador de convenio para la separación y proceder a la partición de sus bienes", asegura un allegado al ex monarca.

En 2011 Don Juan Carlos cenó en el restaurante El Landó con Don Felipe y sus hijas las Infantas para comunicarles su intención de rehacer su vida con Corinna. Sin embargo, el divorcio era complicado por lo inédito en un soberano reinante y ademas católico, aunque según esta fuente, Don Juan Carlos no se detuvo.
"Llegó a requerir la opinión de una alta jerarquía eclesiástica de su confianza para consultarle qué mecanismos harían falta para solicitar la nulidad matrimonial y los pasos a seguir, dejando atónito al prelado".
Doña Sofía no estaba dispuesta a romper su matrimonio, consideraba impensable un divorcio regio y menos aún a dejar de ser la Reina de España. Algo que, según afirma a LOC una antigua ayudante suya, desmonta la acusación de Corinna de conspirar contra su marido. "Es ridículo, Doña Sofía no mandaba nada en el Rey ni en Zarzuela. Vivía en su mundo, un tanto naif. Por ejemplo, Sabino, el ex jefe de la Casa Real y confidente de la Reina, sostenía que seguía totalmente enamorada de Don Juan Carlos y soñaba que un día la llevara a cenar como dos novios. Siempre se opuso a que su marido abdicara, no quería ni oírlo, porque suponía que también dejaría de ser Reina y para ella eso estaba por encima de todo".
Corinna figutó más que nunca durante los Premios Laureus 2016

Corinna figutó más que nunca durante los Premios Laureus 2016GTRES
REINA SILENCIOSA
Quizás por eso, cuando empezó a sonar el run run de otros nombres de mujer, como Marta Gayá, o Bárbara Rey, se resignó a mirar para otro lado y se volcó en su papel de consorte, tan impecablemente que hoy es el miembro de la familia real más valorado junto a Don Felipe. Ese lazo institucional la mantenía unida a su marido además de propiciarle una existencia de ensueño. "Doña Sofía tiene también sus dosis de ambición y le encanta el protagonismo. Siendo la esposa de un Rey vives en otra dimensión, como que Rostropóvich interprete en privado para ti o una personalidad mundial se te ponga al teléfono. Es cierto que su sentido del deber le ha hecho tragar muchos sapos, pero lejos de Don Juan Carlos, tampoco su vida hubiera sido tan apasionante", señala la citada colaboradora.
Por eso vivió un calvario en la etapa de Corinna, que no tuvo escrúpulos en socavar el terreno a la Reina, con una osadía que dio lugar a situaciones muy embarazosas. Como cuando en 2006, durante un viaje oficial de los monarcas a Riad, se sumó a su séquito; o cuando en mayo de 2010 Don Juan Carlos fue operado en Barcelona del nódulo en el pulmón, y tuvieron casi que echarla de la habitación porque llegaba Doña Sofía; o cuando posó públicamente junto a Don Juan Carlos, la Infanta y Urdangarin en un acto de la Fundación Laureus. Por no citar sus largas estancias en La Angorrilla, la vivienda que ocupaba contigua a Zarzuela, donde ejercía de esposa de.
El escándalo del viaje a Botsuana en abril de 2012, cuando Don Juan Carlos se rompió la cadera, y la humillación que para Corinna supuso ser expulsada de España escoltada por agentes del CNI, pusieron mal broche a su cuento de Cenicienta y marcaron el inicio de una vendetta que hoy se encuentra en su punto álgido. Porque ha sido en realidad Corinna y no la Reina Sofía quien contribuyó decisivamente a la abdicación de Don Juan Carlos, aireando en prensa interioridades de su relación. Ha sido también Corinna, con sus revelaciones al comisario Villarejo sobre presuntos dineros offshore del Monarca, quien le ha puesto al pie de los caballos de la justicia, provocando su salida de España.
La abdicación de Don Juan Carlos supuso un antes y un después en su relación con Corinna, pues sin trono, era para la alemana poco más que un viejo achacoso al que no se cortaba en humillar calificándole de "anciano que lucha por su salud". Curiosamente, para Doña Sofía supuso el hito contrario, pues acabó limando asperezas con su marido e incluso en su 80 cumpleaños, él le pidió perdón por las humillaciones recibidas,reconociéndole su lealtad y buen hacer como consorte. Lo que ha dado lugar a una etapa amistosa entre ellos, en que hemos visto escenas antes inéditas como comer juntos en un restaurante, acudir a un partido de tenis, asistir en pareja a la boda de Rafa Nadal, o a una regata en Xanxenxo. Una etapa en que Doña Sofía confesó a un allegado estar "mejor que nunca con Juanito", quizá porque a diferencia de Corinna, para ella sigue siendo su Rey.

Conforme a los criterios deSaber más
Sesgado es poco decir.
La culpa de la abdicación de JC no es de Corina, es del exRey. Por chorizo.
 
Registrado
6 Nov 2019
Mensajes
1.072
Calificaciones
5.134
De esto lo único que interesa , son los impuestos por pagar del dinero obtenido en sus distintos sobornos .
Lo demás que se lo coman ellos con patatas fritas .
Haciemda y’a tarda en poner una demanda por evasión de capitales e iniciar una investigación por el resto de dinero que está por ahí .
Y los políticos ya tardan en investigar al Preparao .
 
Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
8.049
Calificaciones
40.360
Manda narices decir que Corinna no toleraba la infidelidad... cuando era la amante de un hombre casado. Es que manda narices. Y mas cuando el pasado mujeriego de JC nunca ha sido un secreto. A parte, si lo hace contigo, por que no lo va a hacer o ha hecho con otras antes? Vamos que entre ignorar eso y de donde venia el dinero, resultara que esta es la mas tonta de todas no?

Puede que Sofia supiera de la aventura de JC con Corinna y con miles mas. Perfectamente pueden haber llegado a ese acuerdo: en la vida personal/amorosa, tu haces tu vida y yo la mia. No seran los primeros ni los ultimos.
Manda narices y lo que quieras, pero fué un trato entre ella y Juan Carlos, y cuando Juan Carlos volvió de (no me acuerdo si fué un funeral) le confesó que había estado con otra, y Corinna cortó con él inmediatamente. Si, tampoco se tiene que pasar por todo que Corinna no fué compañera sentimental ni un día, ni un mes, ni un año, sinó durante varios años.
 
Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
8.049
Calificaciones
40.360
Juan Carlos I | "Los US$76 millones que me regaló el rey fueron un reconocimiento por cuánto signifiqué para él": entrevista de la BBC a Corinna zu Sayn-Wittgenstein
  • Linda Pressly
  • BBC News
20 agosto 2020
Juan Carlos I saluda a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, Barcelona, 2006

Fuente de la imagen, Alamy
Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein coincidieron públicamente en una entrega de premios en Barcelona en 2006.


A principios de agosto, el rey emérito de España Juan Carlos I dejó el país tras una serie de acusaciones de supuestos delitos financieros.
Pero el cariño del país por su monarca había empezado a desmoronarse en 2012, después de una aciaga cacería de elefantes. Junto al rey en aquel safari estaba su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein, también conocida como Corinna Larsen.
La mujer habló en exclusiva con la BBC sobre un regalo de millones de euros de parte de Juan Carlos, sus denuncias de que sufre el acoso de los servicios secretos de España… y sobre aquel elefante.

Desafortunado viaje
Corinna zu Sayn-Wittgenstein en realidad no quiere hablar sobre el elefante, aquel que el entonces rey Juan Carlos I mató el 11 de abril de 2012.

Los medios informaron que el animal tenía 50 años y pesaba cinco toneladas, con colmillos de más de un metro de longitud.


Zu Sayn-Wittgenstein no es capaz de verificar los datos del animal cuando se le pregunta por el incidente.
"No tengo ni idea", dice la consultora alemana de ascendencia danesa.
Sí, estaba en el safari con el rey, pero dice que estaba lejos cuando se produjo el disparo.
Corinna zu Sayn-Wittgenstein en 2019

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,
Corinna zu Sayn-Wittgenstein habló con la BBC sobre su relación con el rey emérito de España Juan Carlos I.
"Lo vi después, porque todo el mundo se acercó a mirar", explica. "Pero me alejé después de dos minutos. Soy cazadora, pero nunca he matado a un elefante en mi vida y nunca lo haría. Para mí, toda la experiencia de caza fue traumática en ese sentido".

El safari en Botswana fue un regalo del rey al hijo de Corinna por su décimo cumpleaños.
Juan Carlos I se había encariñado con los hijos de Zu Sayn-Wittgenstein durante la relación romántica que mantuvieron entre 2004 a 2009, una relación de la que los españoles no sabía nada en ese momento.
El exjefe del Estado español está casado con la reina Sofía desde 1962.

"No tenía ganas de ir a ese viaje", evoca Zu Sayn-Wittegenstein.
"Sentía que el rey Juan Carlos intentaba que volviera con él y yo no quería dar una impresión errónea. Casi tuve premoniciones sobre este viaje".

No andaba desencaminada, como se vería después. Antes del amanecer del 13 de abril de 2012, el rey se cayó en su tienda de campaña de lujo y se rompió la cadera.
A su regreso a Madrid, los medios se lanzaron sobre la historia del safari como un voraz león sobre una frágil gacela.

La revelación de la cacería de elefantes se produjo muy poco después de que se iniciara una investigación por corrupción al yerno del rey, Iñaki Urdangarin, que actualmente está en prisión.
Eran tiempos de serias dificultades para España, que tenía una tasa de desempleo del 23%. Después de someterse a una operación, el rey Juan Carlos hizo su primera aparición pública en el hospital con un bastón.
Le preguntaron cómo estaba.

El rey Juan Carlos I al recibir el alta del hospital en 2012

Fuente de la imagen, Getty Images

El entonces rey Juan Carlos se disculpó por el viaje de caza cuando fue dado de alta del hospital en 2012.
"Lo siento mucho", dijo. "Me he equivocado y no volverá a ocurrir".
El rey Juan Carlos I había sido prácticamente intocable por su lugar en la sangrienta y atormentada historia de España.

Como jefe de Estado tras la muerte de Francisco Franco en 1975, el rey jugó un importante rol en la transición de España de la dictadura a la democracia e hizo frente a un intento de golpe de Estado en 1981, acción por la que ha sido extensamente elogiado y reconocido.

El daño a la figura del popular monarca tras el viaje africano era inmenso.
"La crisis estalló porque el viaje a Botswana puso varias cosas sobre la mesa", dice a BBC José Antonio Zarzalejos, exeditor del diario español ABC, de línea conservadora y a favor de la monarquía.
"Primero, que el rey era abiertamente infiel a la reina Sofía. En segundo lugar, que al visitar un país en el que España no tenía representación diplomática, el rey, como jefe de Estado, quedaba fuera del radar del gobierno español en medio de una fuerte crisis económica. Y en tercer lugar, que era un viaje muy caro y no sabíamos quién lo pagó. Creó una imagen terrible del rey".
Short presentational grey line


Los primeros contactos

El rey Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein se conocieron en una fiesta de tiro en febrero de 2004.
Ella cuenta que el rey tenía problemas con su arma. "Y yo sé bastante sobre eso, por lo que le podía explicar qué era lo que fallaba", relata. "Creo que quedó bastante sorprendido".
La relación avanzó lentamente.

Juan Carlos con Corinna zu Sayn-Wittgenstein en 2008

Fuente de la imagen, Corinna zu Sayn-Wittgenstein


Juan Carlos I forjó una buena relación con la familia de Corinna zu Sayn-Wittgenstein.
"Estuvimos hablando por teléfono durante unos meses", dice.
"La primera cita fue a principios de verano. Siempre nos reíamos mucho. Conectamos de inmediato en muchas cosas y teníamos muchos intereses en común: la política, la historia, la buena comida, los vinos…"
"Yo vivía entonces en Londres, acababa de emprender mi propio negocio de consultoría. Y era madre soltera de dos niños. Así que nos encontrábamos en Madrid en una casita de campo dentro de la finca y viajábamos juntos.
"El primer año fue más difícil porque yo estaba muy ocupada y él tenía una agenda completa, pero me llamaba hasta diez veces al día. Quiero decir, inmediatamente se convirtió en una relación muy fuerte, profunda y significativa".

En un momento dado, Zu Sayn-Wittgenstein dice que le preguntó al rey cómo encajaría todo esto su esposa, la reina Sofía.
"Dijo que tenían un acuerdo para representar a la Corona, pero que tenían vidas totalmente diferentes e independientes. Y el rey acababa de salir de una relación de casi 20 años con otra mujer que también ocupó un lugar muy importante en su corazón y su vida".
El rey y Zu Sayn-Wittgenstein se hicieron íntimos. Ella pasó tiempo con los amigos del rey y conoció a sus hijos.
Juan Carlos I camina por delante de Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una visita a Alemania en 2006.

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,
Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein viajaron juntos a Alemania en 2006.
Propuesta de matrimonio
En 2009, el padre de Zu Sayn-Wittgenstein recibió una visita de Juan Carlos I.
"Me llamó y me dijo que el rey había ido a visitarle y le dijo que estaba muy enamorado de mí y que pretendía casarse conmigo", expone.
"También le dijo a mi padre que no podía hacerlo enseguida, que llevaría un tiempo. Quería que mi padre supiera que iba en serio conmigo".
Previamente ese mismo año Zu Sayn-Wittgenstein dice que el rey Juan Carlos I le propuso matrimonio.
"Obviamente, cuando algo así sucede, es muy emotivo", dice.
"Y yo estaba muy enamorada de él, pero anticipaba -soy estratega política- que iba a ser muy difícil. Y pensé que podría desestabilizar la monarquía".
"Por eso nunca llegué a perseguir la idea de la boda. Solo lo tomé como una prueba de la seriedad de la relación, en lugar de como algo que realmente se fuera a materializar".
El romance terminó ese mismo año.
Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una gala

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,
La relación romántica entre Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein terminó abruptamente.
Gran decepción
"Mi padre sufría un cáncer de páncreas y le habían pronosticado solo unos meses de vida", explica zu Sayn-Wittgenstein. "Así que decidí pasar tiempo con él, éramos muy cercanos".
"Para mi gran sorpresa, justo después del funeral, el rey me dijo que mantenía una relación con otra mujer desde hacía tres años".
"Literalmente quedé devastada, era lo último que esperaba. Necesitaba apoyo emocional después de la muerte de mi padre y la noticia supuso un choque monumental para mí emocionalmente".
"Simplemente no me lo esperaba después de que me hubiera pedido matrimonio y de haber visitado a mi padre. Estuve muy mal por unos meses".
Sin contar con la reina Sofía, zu Sayn Wittgenstein dice que creía que tenía una relación exclusiva con el rey Juan Carlos I.
Juan Carlos y la reina Sofía

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,

Juan Carlos y la reina Sofía llevan casados casi 60 años.

"Le dejé muy claro que no toleraría que tuviera relaciones con otras mujeres al mismo tiempo", cuenta. "Creo que al final estaba mortificado por lo que hizo. Pero para mí fue algo que nunca pude superar".
Aunque la relación terminó, siguieron siendo amigos, en parte porque el rey tenía una buena relación con los niños de ella. A finales de 2009, Juan Carlos pidió verla.
"Tenía malas noticias para mí. Le habían diagnosticado un tumor en el pulmón y estaba convencido de que era cáncer. Estaba aterrado. Dijo que su familia no sabía nada. Y yo no quería abandonarlo, por lo que permanecí como una amiga muy entregada, leal y cercana durante el tiempo en que estuvo muy mal".
Cuando llegó el momento de operar en 2010, Zu Sayn-Wittgenstein dice que el rey le pidió que estuviera en el hospital con él.
"Dormí en un sofá junto a su cama antes de la operación porque estaba muy nervioso", indica. "Pero la biopsia reveló que el tumor era benigno".
Entonces llegó la familia del rey.

Corinna (segunda por la izquierda) con Juan Carlos (segundo por la derecha) e Iñaki Urdangarin

Fuente de la imagen, Alamy

Juan Carlos y Corinna siguieron siendo amigos después de la ruptura sentimental.
"Un miembro de su personal -no muy amable- me ordenó que me fuera de una forma poco ceremoniosa", recuerda.
"Cuando la reina Sofía y algunos de sus cortesanos se dieron cuenta de que el rey iba en serio conmigo se desarrolló un nivel de hostilidad bastante alto".
Aun así, zu Sayn-Wittgenstein dice que su amistad con Juan Carlos continuó.
"Se recuperó muy lentamente de la operación", dice. "Yo iba a Madrid de vez en cuando para ver cómo avanzaba con la rehabilitación, cómo se estaba recuperando".
Short presentational grey line
 
Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
8.049
Calificaciones
40.360
Juan Carlos I | "Los US$76 millones que me regaló el rey fueron un reconocimiento por cuánto signifiqué para él": entrevista de la BBC a Corinna zu Sayn-Wittgenstein
  • Linda Pressly
  • BBC News
20 agosto 2020
Juan Carlos I saluda a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, Barcelona, 2006

Fuente de la imagen, Alamy
Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein coincidieron públicamente en una entrega de premios en Barcelona en 2006.


A principios de agosto, el rey emérito de España Juan Carlos I dejó el país tras una serie de acusaciones de supuestos delitos financieros.
Pero el cariño del país por su monarca había empezado a desmoronarse en 2012, después de una aciaga cacería de elefantes. Junto al rey en aquel safari estaba su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein, también conocida como Corinna Larsen.
La mujer habló en exclusiva con la BBC sobre un regalo de millones de euros de parte de Juan Carlos, sus denuncias de que sufre el acoso de los servicios secretos de España… y sobre aquel elefante.

Desafortunado viaje
Corinna zu Sayn-Wittgenstein en realidad no quiere hablar sobre el elefante, aquel que el entonces rey Juan Carlos I mató el 11 de abril de 2012.

Los medios informaron que el animal tenía 50 años y pesaba cinco toneladas, con colmillos de más de un metro de longitud.


Zu Sayn-Wittgenstein no es capaz de verificar los datos del animal cuando se le pregunta por el incidente.
"No tengo ni idea", dice la consultora alemana de ascendencia danesa.
Sí, estaba en el safari con el rey, pero dice que estaba lejos cuando se produjo el disparo.
Corinna zu Sayn-Wittgenstein en 2019

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,
Corinna zu Sayn-Wittgenstein habló con la BBC sobre su relación con el rey emérito de España Juan Carlos I.
"Lo vi después, porque todo el mundo se acercó a mirar", explica. "Pero me alejé después de dos minutos. Soy cazadora, pero nunca he matado a un elefante en mi vida y nunca lo haría. Para mí, toda la experiencia de caza fue traumática en ese sentido".

El safari en Botswana fue un regalo del rey al hijo de Corinna por su décimo cumpleaños.
Juan Carlos I se había encariñado con los hijos de Zu Sayn-Wittgenstein durante la relación romántica que mantuvieron entre 2004 a 2009, una relación de la que los españoles no sabía nada en ese momento.
El exjefe del Estado español está casado con la reina Sofía desde 1962.

"No tenía ganas de ir a ese viaje", evoca Zu Sayn-Wittegenstein.
"Sentía que el rey Juan Carlos intentaba que volviera con él y yo no quería dar una impresión errónea. Casi tuve premoniciones sobre este viaje".

No andaba desencaminada, como se vería después. Antes del amanecer del 13 de abril de 2012, el rey se cayó en su tienda de campaña de lujo y se rompió la cadera.
A su regreso a Madrid, los medios se lanzaron sobre la historia del safari como un voraz león sobre una frágil gacela.

La revelación de la cacería de elefantes se produjo muy poco después de que se iniciara una investigación por corrupción al yerno del rey, Iñaki Urdangarin, que actualmente está en prisión.
Eran tiempos de serias dificultades para España, que tenía una tasa de desempleo del 23%. Después de someterse a una operación, el rey Juan Carlos hizo su primera aparición pública en el hospital con un bastón.
Le preguntaron cómo estaba.

El rey Juan Carlos I al recibir el alta del hospital en 2012

Fuente de la imagen, Getty Images

El entonces rey Juan Carlos se disculpó por el viaje de caza cuando fue dado de alta del hospital en 2012.
"Lo siento mucho", dijo. "Me he equivocado y no volverá a ocurrir".
El rey Juan Carlos I había sido prácticamente intocable por su lugar en la sangrienta y atormentada historia de España.

Como jefe de Estado tras la muerte de Francisco Franco en 1975, el rey jugó un importante rol en la transición de España de la dictadura a la democracia e hizo frente a un intento de golpe de Estado en 1981, acción por la que ha sido extensamente elogiado y reconocido.

El daño a la figura del popular monarca tras el viaje africano era inmenso.
"La crisis estalló porque el viaje a Botswana puso varias cosas sobre la mesa", dice a BBC José Antonio Zarzalejos, exeditor del diario español ABC, de línea conservadora y a favor de la monarquía.
"Primero, que el rey era abiertamente infiel a la reina Sofía. En segundo lugar, que al visitar un país en el que España no tenía representación diplomática, el rey, como jefe de Estado, quedaba fuera del radar del gobierno español en medio de una fuerte crisis económica. Y en tercer lugar, que era un viaje muy caro y no sabíamos quién lo pagó. Creó una imagen terrible del rey".
Short presentational grey line


Los primeros contactos

El rey Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein se conocieron en una fiesta de tiro en febrero de 2004.
Ella cuenta que el rey tenía problemas con su arma. "Y yo sé bastante sobre eso, por lo que le podía explicar qué era lo que fallaba", relata. "Creo que quedó bastante sorprendido".
La relación avanzó lentamente.

Juan Carlos con Corinna zu Sayn-Wittgenstein en 2008

Fuente de la imagen, Corinna zu Sayn-Wittgenstein


Juan Carlos I forjó una buena relación con la familia de Corinna zu Sayn-Wittgenstein.
"Estuvimos hablando por teléfono durante unos meses", dice.
"La primera cita fue a principios de verano. Siempre nos reíamos mucho. Conectamos de inmediato en muchas cosas y teníamos muchos intereses en común: la política, la historia, la buena comida, los vinos…"
"Yo vivía entonces en Londres, acababa de emprender mi propio negocio de consultoría. Y era madre soltera de dos niños. Así que nos encontrábamos en Madrid en una casita de campo dentro de la finca y viajábamos juntos.
"El primer año fue más difícil porque yo estaba muy ocupada y él tenía una agenda completa, pero me llamaba hasta diez veces al día. Quiero decir, inmediatamente se convirtió en una relación muy fuerte, profunda y significativa".

En un momento dado, Zu Sayn-Wittgenstein dice que le preguntó al rey cómo encajaría todo esto su esposa, la reina Sofía.
"Dijo que tenían un acuerdo para representar a la Corona, pero que tenían vidas totalmente diferentes e independientes. Y el rey acababa de salir de una relación de casi 20 años con otra mujer que también ocupó un lugar muy importante en su corazón y su vida".
El rey y Zu Sayn-Wittgenstein se hicieron íntimos. Ella pasó tiempo con los amigos del rey y conoció a sus hijos.
Juan Carlos I camina por delante de Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una visita a Alemania en 2006.

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,
Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein viajaron juntos a Alemania en 2006.
Propuesta de matrimonio
En 2009, el padre de Zu Sayn-Wittgenstein recibió una visita de Juan Carlos I.
"Me llamó y me dijo que el rey había ido a visitarle y le dijo que estaba muy enamorado de mí y que pretendía casarse conmigo", expone.
"También le dijo a mi padre que no podía hacerlo enseguida, que llevaría un tiempo. Quería que mi padre supiera que iba en serio conmigo".
Previamente ese mismo año Zu Sayn-Wittgenstein dice que el rey Juan Carlos I le propuso matrimonio.
"Obviamente, cuando algo así sucede, es muy emotivo", dice.
"Y yo estaba muy enamorada de él, pero anticipaba -soy estratega política- que iba a ser muy difícil. Y pensé que podría desestabilizar la monarquía".
"Por eso nunca llegué a perseguir la idea de la boda. Solo lo tomé como una prueba de la seriedad de la relación, en lugar de como algo que realmente se fuera a materializar".
El romance terminó ese mismo año.
Juan Carlos y Corinna zu Sayn-Wittgenstein en una gala

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,
La relación romántica entre Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein terminó abruptamente.
Gran decepción
"Mi padre sufría un cáncer de páncreas y le habían pronosticado solo unos meses de vida", explica zu Sayn-Wittgenstein. "Así que decidí pasar tiempo con él, éramos muy cercanos".
"Para mi gran sorpresa, justo después del funeral, el rey me dijo que mantenía una relación con otra mujer desde hacía tres años".
"Literalmente quedé devastada, era lo último que esperaba. Necesitaba apoyo emocional después de la muerte de mi padre y la noticia supuso un choque monumental para mí emocionalmente".
"Simplemente no me lo esperaba después de que me hubiera pedido matrimonio y de haber visitado a mi padre. Estuve muy mal por unos meses".
Sin contar con la reina Sofía, zu Sayn Wittgenstein dice que creía que tenía una relación exclusiva con el rey Juan Carlos I.
Juan Carlos y la reina Sofía

Fuente de la imagen, Getty Images
Pie de foto,

Juan Carlos y la reina Sofía llevan casados casi 60 años.

"Le dejé muy claro que no toleraría que tuviera relaciones con otras mujeres al mismo tiempo", cuenta. "Creo que al final estaba mortificado por lo que hizo. Pero para mí fue algo que nunca pude superar".
Aunque la relación terminó, siguieron siendo amigos, en parte porque el rey tenía una buena relación con los niños de ella. A finales de 2009, Juan Carlos pidió verla.
"Tenía malas noticias para mí. Le habían diagnosticado un tumor en el pulmón y estaba convencido de que era cáncer. Estaba aterrado. Dijo que su familia no sabía nada. Y yo no quería abandonarlo, por lo que permanecí como una amiga muy entregada, leal y cercana durante el tiempo en que estuvo muy mal".
Cuando llegó el momento de operar en 2010, Zu Sayn-Wittgenstein dice que el rey le pidió que estuviera en el hospital con él.

Continuación debido a la cantidad de fotos.

"Dormí en un sofá junto a su cama antes de la operación porque estaba muy nervioso", indica. "Pero la biopsia reveló que el tumor era benigno".
Entonces llegó la familia del rey.

Corinna (segunda por la izquierda) con Juan Carlos (segundo por la derecha) e Iñaki Urdangarin

Fuente de la imagen, Alamy

Juan Carlos y Corinna siguieron siendo amigos después de la ruptura sentimental.
"Un miembro de su personal -no muy amable- me ordenó que me fuera de una forma poco ceremoniosa", recuerda.
"Cuando la reina Sofía y algunos de sus cortesanos se dieron cuenta de que el rey iba en serio conmigo se desarrolló un nivel de hostilidad bastante alto".
Aun así, zu Sayn-Wittgenstein dice que su amistad con Juan Carlos continuó.
"Se recuperó muy lentamente de la operación", dice. "Yo iba a Madrid de vez en cuando para ver cómo avanzaba con la rehabilitación, cómo se estaba recuperando".
Short presentational grey line

[/QUOTE]
Continuación ya que hay demasiadas fotos.
Lo que nos hace volver a 2012: Botswana, un elefante muerto y la cadera rota del rey.
"Nunca se ha dicho que de hecho fui yo la que organizó su repatriación porque no había ningún plan en marcha", dice zu Sayn-Wittgenstein.
"Volamos en un avión privado y yo era consciente del hecho de que el rey no estaba bien de salud, tenía dos médicos con él, lo que me hacía estar aprensiva. Por eso mantuve cerca el avión. Era una gran r


El artículo es bastante largo. Os pongo el link.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53841839