Letizia pasa de la investidura del presidente Rajoy: amiplín, que me voy a París (1 Viewer)

Registrado
9 Feb 2016
Mensajes
372
Calificaciones
3.083
Letizia pasa de la investidura del presidente Rajoy: amiplín, que me voy a París
María Fidalgo Casares, letizióloga de MUNDIARIO, se aparta de sus habituales enfoques de la reina Letizia para criticar con dureza su incomparecencia en la investidura del primer presidente del Gobierno del reinado de su marido.


María Fidalgo Casares 01 de Noviembre de 2016 (10:45 h./ MUNDIARIO

Podíamos haber empezado este artículo comentando lo impropia que iba la Reina Letizia en la inauguración del Congreso Mundial del Cáncer y su nuevo amiplín simplemente a lo que es de sentido común. En un simposio profesional en el que se trata un tema de especial gravedad y sensibilidad, apareció con una capa de lana de color beige que en seguida se volatilizó para exhibir un mono negro con amplio escote en uve que se abría algo por los lados y dejaba ver el nacimiento de sus prótesis, zapatos de brillante charol con tacón de aguja muy chocantes para un acto relacionado con la enfermedad. Y cómo no, unos brazos al aire en un París que apenas superaba los diez grados y en el que ella iba dando la nota con un maquillaje exagerado. Una delgadez exhibida de forma ofensiva sabiendo que roza estéticamente una enfermedad que hace estragos en la juventud. Pero eso ya es pecatta minuta porque nos tiene acostumbrados a desatinos como esos, porque lo realmente grave ya había sucedido. Y nadie se lo podía creer, pero era cierto.

La reina Letizia había vuelto a faltar a sus obligaciones de consorte. Pero esta vez cometiendo la más alta afrenta a la institución. No es uno de sus habituales y frívolos amiplines de saltarse el protocolo todo en aras de exhibir su cuerpo como una celebritie. Ha tenido la arrogancia de no comparecer en la investidura del Presidente Rajoy, el primer presidente que jura ante el Rey Felipe VI. Una ceremonia que debiera ser de comparecencia ineludible en su agenda dado el gran simbolismo y el carácter de Estado que representa.

Una situación en la que sí o sí hubiera tenido que estar presente, dada la dificultad de este último proceso presidencial que le estalló en la cara a su marido recién nombrado y que éste, pese a las complicadas vicisitudes, ha gestionado con prudencia y diligencia. Con las horas de diferencia le hubiera dado tiempo de sobra, hasta hubiera llegado holgada en línea regular sin tener que coger alguno de los cinco aviones y tres helicópteros que salen de los impuestos de los españoles. Pero qué va, ella tenía que estar descansada para ir divina de la muerte y exhibir sus halloweeneros brazos de esqueleto musculado en el XXIV Congreso Mundial del Cáncer, inaugurado por el presidente francés François Hollande en París. Y después de París de vacaciones hasta el viernes, según la agenda de la Casa Real.

Fuentes de la Casa Real argumentan que se trataba de un “procedimiento constitucional que le corresponde al Rey como jefe del Estado” y que la Reina no tiene “obligación” de estar. Algo que suena a excusa pura y dura, sobre todo porque la Reina Sofía acompañó a Don Juan Carlos en los juramentos de cada nuevo presidente. Y quizás esta vez hubiera sido más necesario que nunca dadas las turbulencias políticas, La pareja real unida en la investidura hubiera contribuido a mostrar una imagen de estabilidad muy necesaria en estos tiempos.

Desafección de la Reina con Rajoy


Hace más de dos años el periodista J.A. Vara en Vox Pópuli se atrevía a escribir sobre las críticas de la entonces Princesa a Rajoy. "Doña Letizia no muestra la mínima prudencia al pronunciarse sobre determinadas acciones que lleva a cabo el Gobierno, y lo hace en tono muy crítico y ante públicos muy dispares", "Se han producido rifirrafes verbales con algún miembro de la administración pública. Algún alto cargo ha deslizado su petición de no acompañar a Doña Letizia a estos actos, dada la incomodidad de las situaciones que se producen".

Esa desafección de la Reina a Rajoy no extraña a nadie. Ha sido publicado su “interés” por los líderes de izquierda como Pedro Sánchez o Pablo Iglesias, su desgana en los actos militares y religiosos, e incluso su desprecio – o llanamente rechazo- a los símbolos institucionales, que son algo inherente a la condición monárquica.

Siendo princesa había sorprendido su negativa a beber en los brindis por la monarquía que suelen cerrar los ágapes oficiales -la disculparon por una supuesto abstemia que no era tal cuando tomaba cañas por Tirso de Molina- , su negativa a jurar bandera en la última entrega de despachos de la Escuela Naval, pero ya el colmo fue el prohibir en palacio las ceremonias de izado, arriado de bandera y toque de oración, obligadas en instalaciones militares.

La reina Letizia ha sido, según fuentes del propio palacio, la responsable de estas medidas, que rompen la tradición de la guardia militar del Rey. Además, mandó trasladar el mástil que sostiene la enseña desde las proximidades del cuerpo de guardia a las dependencias administrativas del complejo, junto a un parking, lo que ha creado un enorme malestar entre la guardia real y militares de carrera por el desprecio que supone.

La desacreditaban por su republicanismo

En un principio la prensa mostró hacia Letizia un cortesanismo que rayaba el ridículo más sonrojante, pero secretos a voces ya desacreditaban a la prometida del entonces Príncipe por su condición no sólo de divorciada y plebeya, sino de agnóstica, republicana, sindicalista y de izquierdas, algo que recoge en su libro. “Letizia Ortiz. Una republicana en la corte del Rey Juan Carlos”, el periodista Isidre Cunill.

Estos supuestos, atribuidos a la futura princesa, y que muchos consideraron una pataleta de los monárquicos por la más que dudosa elección del príncipe, parece que no iban tan desencaminados, tal y como está demostrando en los últimos tiempos.



.

Letizia exhibiendo brazos esqueléticos y musculados con Salma de Marruecos.


Repasaremos uno por uno estos indicios y las últimas actuaciones de la ya Reina en estos ámbitos:


1) Agnosticismo. Parece que Letizia abjuró del agnosticismo al abrazar la fe de Cristo y casarse por la iglesia… De hecho hizo varias declaraciones grandilocuentes al respecto como cuando Rouco Varela,, que se mostraba reticente a unir en matrimonio al Príncipe con una mujer que se había declarado atea, le preguntó ¿Por qué es ahora importante para usted casarse por la Iglesia católica?”. Ella respondió: “Porque cuando conocí a Felipe vi la luz de la fe”. ( sic)

Los teólogos coinciden en que conversión en edad adulta es la mas auténtica ya que se hace con plena consciencia, frente al bautizo de nacimiento que se hace en la inconsciencia y luego continua por inercia. La conversión de Letizia Ortiz parecía ser un auténtico spot publicitario planetario para el catolicismo, en una época de crisis de vocaciones, apostasías e indiferencias.. Pero no fue así. Un ortodoxo podría ver claramente a una falsa conversa por la poca entrega en las ceremonias, cierto desdén al protocolo en las visitas papales, negativa a santiguarse en ritos catedralicios, poca atención en las liturgias, negativa al recogimiento de la mantilla,

El exhibicionismo corporal del que hace gala y sobre todo la gran frivolidad que supone su adicción a las cirugías estéticas en tiempos de penurias de su pueblo, tampoco están muy en consonancia con alguien que tan madurita alcanzó la luz de la fe de Cristo. La peculiaridad con la que afrontó la Comunión de Leonor sin darle ningún realce como heredera, sino saltándose la tradición borbónica y que la niña la hiciera con un traje de colegiala manga con sus compañeros, o llevar a sus hijas a la Misa de Pascua de Mallorca sin arreglar serían otros indicios.

2) Sindicalismo. Aunque hoy por su tren de vida y aspecto no lo parezca, suponemos que la simpatía por el sindicalismo sería influencia de su madre que era una ardiente sindicalista a día de hoy no olvidada en el sector sanitario de Asturias por sus controvertidas actuaciones…

No tenemos constancia que Letizia estuviese sindicada cuando trabajaba en RTVE, aunque podría haberse afiliado a la UGT en sus primeros tiempos. Hoy que sepamos no hay sindicatos de royals… pero se ha evidenciado la poca sintonía que hay entre ella y las casas reales europeas, -entre otras actuaciones su negativa a ser madrina de la hija de la princesa de Suecia-,

Su abandono de los actos públicos en fin de semana –recordemos la espantá que dio el penúltimo verano en Galicia relatado en nuestro artículo de MUNDIARIO ¿Decepcionaron los Reyes en su tercera visita a Galicia?y, sobre todo, esa asombrosa declaración de “querer ser trabajadora sólo de lunes a viernes” es una reivindicación laboral en toda regla pero por cierto muy alejada de los deberes de una auténtica reina para la que no debe haber horario ni vacaciones cuando se la necesita. Por cierto que del sindicalismo de la madre ya hablamos en otros artículos de MUNDIARIO. La vida actual de Paloma Rocasolano, archioperada y recauchutada hasta hacerla una desconocida, en chófer a Zarzuela, viviendo en el Madrid de los Austrias y veraneando con los Tous, no es un panorama muy usual para una sindicalista

3) Republicanismo. Que extrañamente el día de su Proclamación su traje luciera unas piedras con los colores de la bandera tricolor para algunos fue un guiño para iniciados, al menos no parece un hecho baladí, porque en principio la necedad o la casualidad no se contempla en un traje tan destacado.,

Recién proclamado Felipe VI , el periodista británico Andrew Morton sacó a la luz el libro ‘Ladies of Spain”, donde narra el republicanismo exacerbado de su familia con frases como “Su familia odiaba al rey”,Cada Nochebuena la familia de Letizia veía el mensaje navideño del Rey entre abucheos”, La inoportuna declaración de Henar, su tía carnal, de su férrea convicción republicana coincidiendo con la proclamación de su marido, engrosa este apartado.

Según asegura su primo, David Rocasolano, en ‘Adiós Princesa’, tanto los Ortiz como los Rocasolano son familias de tradición republicana, si bien su republicanismo es “más posturero que combativo, más genético que ideológico”.

Su empatía con el mundo de la farándula progresista también es proverbial. Este año hizo 100 Km para dar una sorpresa y aparecer en un rodaje de Pe, de la que se dice es buena amiga y como sabemos está casada con un monárquico ferviente. Su suegra, Pilar Bardem ha anunciado que abandonará España si Rajoy era presidente... que sepamos no está haciendo las maletas.




Letizia Ortiz.



4) Izquierdismo.
La simpatía de Letizia a los líderes de la izquierda tampoco es casual.. Todos sus conocidos de antes de casarse reafirman el progresismo ideológico de Letizia, “mamado” en casa… En su estancia mexicana pudo mostrar sintonía con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y por el Subcomandante Marcos, haciendo suyas algunas de las reivindicaciones de los zapatistas. También se ha escrito que acude a una tertulia habitual con amigas periodistas de corte progresista, con las que intercambia puntos de vista y confidencias. El motivo: “no perder el contacto con la calle y evitar el aislamiento de Zarzuela”... pero qué curioso: con periodistas conservadoras no se reúne. Eso no le debe parecer la voz de la calle.

Se supo que cuando Letizia coincidió con Madina…, se deshizo en sonrisas y aspavientos empáticos, algo que nunca le ha pasado con líderes de la derecha, -aunque era algo al que el gran Borbón nos tenía muy acostumbrados… Recordemos sus coleguismos con González y su frialdad con Aznar.

Pero Letizia rizó el rizo, cuando se coló literalmente en una audiencia del líder socialista Pedro Sanchez con el inconsistente motivo de “querer saludar a su antiguo compañero”. Algo que era completamente ridículo… ya que no fueron compañeros en absoluto… Es cierto que nacieron el mismo año y fueron al mismo instituto, el Ramiro de Maeztu, pero era un centro de más de mil alumnos en el que era imposible que coincidieran ya que Sánchez estaba matriculado en el turno normal y ella iba al nocturno, destinado entonces a facilitar la titulación a aquellos alumnos que trabajaban, o a aquellos estudiantes con dificultades académicas o repetidores … En ninguno de los dos casos estaba ella… que se sepa, pero iba al nocturno… ¿Qué se le perdía en esa audiencia más que llamar la atención de los medios o del guaperas Sánchez?

Porque Pedro Sánchez es difícil que la hubiera conocido, aunque sí es posible que recordara, no a ella, sino su caso, ya que no era habitual que las alumnas mantuvieran relaciones con sus profesores. y su caso fue sonado… ya que tuvo relaciones con Alonso Guerrero, profesor del Centro y entonces pareja de la poetisa Ada Salas, algo que por cierto sus padres consistieron pese a la edad de la chica. Habría que analizar en la ideología de Letizia la influencia del que fue su primer marido, Pygmalion y primer mentor, que se muestra sin complejos como un ciudadano de izquierdas. Como articulista político se muestra rabiosamente anticlerical y en su artículo, “El contrato social”, carga las tintas sin piedad contra el poder, los ricos y el capitalismo. Otro artículo dedicado a la victoria de Rajoy, “Madrid/Mordor”, relaciona la mayoría absoluta del PP con la bomba atómica y el ascenso de Hitler al poder. Vamos que muy centrado el hombre.

Se ha publicado que el ex marido de la reina Letizia, Alonso Guerrero, gira claramente en la órbita de Podemos. Dicen que le han visto ya en varias asambleas defendiendo de forma didáctica los planteamientos rupturistas de la formación. Algunos se atrevieron a vaticinar cuando el sorpasso que Guerrero, aún en la sombra, se estaba colocando estratégicamente para desempeñar un papel importante en el partido en Madrid,, e incluso se fantaseaba con que llegara a ser Ministro de Cultura con el morbo añadido de sus encuentros con la Reina

Andrés Sorel, conocido comunista narra en sus memorias 'Antimemorias de un comunista incómodo' la amistad de juventud de Letizia y su hija Laura y asegura que le hizo llegar las novelas de su marido a la par que confirma el mote estudiantil de Letiizia la Ficticia que ya apuntamos hace años en Mundiario. También comenta que su casa era un referente para Letizia

La vinculación de la Reina a Podemos tampoco sorprende. Marcello, pseudónimo del periodista Pablo Sebastián, ya habló de la supuesta simpatía de la reina Letizia con Podemos y Pablo Iglesias. Su tia Henar, declaró irrisoriamente que reconocía a Coleto como “El Nuevo Mesías”... pero lo más grave es que Pablo Iglesias, republicano ferviente y admirador del chavismo y leninismo- sistemas muy monárquicos por lo visto- declaró a Jordi Evole en prime time que “La princesa Letizia quiere conocerme”... Obviamente no haría una declaración así en un programa líder de audiencia si no tuviera constancia fidedigna de tal deseo…

Y es que ya hace tiempo que se comentó que Letizia era el valor más activo del republicanismo en España.. El sociólogo Javier Barraycoa (Barcelona, 1963) vaticinó que Felipe VI presionado por el separatismo y la izquierda radical en auge, podría llegar a un pacto para aceptar el cargo de presidente vitalicio de la república “Doña Letizia sería una primera dama vitalicia a imagen de la de los Estados Unidos. No cabe duda de que eso le encaja más. Así́ podría reconciliar su vida: una republicana metida a reina, para convertirse, de nuevo, en una republicana con aires de reina. Su vida habría tenido sentido: republicanizar al último de los Borbones».

La pregunta del millón


Si hubieran investido a Sánchez la Reina hubiera faltado? ¿Y a Pablo Iglesias? Parece que la respuesta está clara. No debe saber que ella representa una institución de todos los españoles. Sean de su cuerda o no. Hasta la fecha había estado cumpliendo con el cargo rozando el aprobado por lo bajo, pero faltar irresponsablemente a la investidura del Presidente del país al que representa es injustificable, intolerable y un desprecio a la institución que la mantiene en esa situación privilegiada. Que renuncie sería lo más fácil y lo más justo. Ser reina sólo de los que le gustan le inhabilita moralmente para ejercer su cargo.

Parafraseando: váyase señora Ortiz, esta vez se ha pasado mucho de la raya, ni los monárquicos más recalcitrantes van a olvidar esto. Y Don Felipe, espabile, que como dicen los andaluces "esto no se pue aguantá má".
 

Registrado
24 Ago 2010
Mensajes
623
Calificaciones
1.326
Cuantas verdades hay en este articulo,no me explico como los que llevan esta institución la permiten estas cosas.Queda demostrado que el
yayo ya no pinta nada.
 
Registrado
20 Ago 2016
Mensajes
13.538
Calificaciones
63.436
Yo tampoco hubiera ido a la investidura de Rajoy, para que nos vamos a engañar :happy:

De todos modos, de nada sirve que nosotros nos quejemos, digamos lo que hace bien o lo que no, que lo hagan los periodistas...si el que se lo tiene que decir no lo hace.

Para ella, ser Queen de España es un trabajo a tiempo parcial, por eso no se molesta en disimular.
Repito, el problema es de lo siento que se lo permiten.
El hombre propone y Dios dispone, ¿no dicen eso?

Leti, te casaste con un tonto a las tres y ya sabías a lo que se dedicaba.
Gracias a ese tonto, vives como Dios.
Tu madre h tu hermana, no viven mal tampoco.
Bonita, los cargos vienen con sus cargas.
Apechuga.
 


Registrado
9 Jul 2012
Mensajes
11.135
Calificaciones
59.207
Cuando Maria Casares se mete en el tema político,se le ve demasiado el plumero.No es objetiva por lo tanto en muchas de las frases que ha dicho no estoy de acuerdo.Suponiendo (que seria mucho suponer) que tuviera esas ideas políticas, no se hubiera metido deliberadamente en una institución opuesta totalmente a esas ideas.Leti no simpatiza con ningún partido,le da igual.Ella vive como le da la gana,manda como quiere y de esto no es responsable ella,si no quien la puso donde está.Que a veces en alguna foto se le ve enormemente complacido con su activo.Esa actitud de él no gusta desde luego,pero es innegable que es él consentidor de todos los "escándalos de su mujer y claramente responsable de todos.Si Leti fuera republicana de verdad no hubiera ido a la caza y captura de ese "pez gordo"insustancial y bobo que finalmente hicieron "rey"blanco y en botella.
 
M

Marlinsky514

Guest
Sinceramente y tristemente, Letizia fue a este evento luciendo como si ella tambien estuviera BIEN enferma!! No entiendo que tener a su alcance lo mejor de la moda. vaya a otro pais representando a la corona con un trajesito de apeame uno!! No lucio distinguida y con el frio que hace en Paris, Hollande ha de haber pensado que saludaba a una muerta.... fria y tieza!!!!
 
Registrado
10 Ago 2015
Mensajes
3.431
Calificaciones
28.123
Letizia pasa de la investidura del presidente Rajoy: amiplín, que me voy a París
María Fidalgo Casares, letizióloga de MUNDIARIO, se aparta de sus habituales enfoques de la reina Letizia para criticar con dureza su incomparecencia en la investidura del primer presidente del Gobierno del reinado de su marido.


María Fidalgo Casares 01 de Noviembre de 2016 (10:45 h./ MUNDIARIO

Podíamos haber empezado este artículo comentando lo impropia que iba la Reina Letizia en la inauguración del Congreso Mundial del Cáncer y su nuevo amiplín simplemente a lo que es de sentido común. En un simposio profesional en el que se trata un tema de especial gravedad y sensibilidad, apareció con una capa de lana de color beige que en seguida se volatilizó para exhibir un mono negro con amplio escote en uve que se abría algo por los lados y dejaba ver el nacimiento de sus prótesis, zapatos de brillante charol con tacón de aguja muy chocantes para un acto relacionado con la enfermedad. Y cómo no, unos brazos al aire en un París que apenas superaba los diez grados y en el que ella iba dando la nota con un maquillaje exagerado. Una delgadez exhibida de forma ofensiva sabiendo que roza estéticamente una enfermedad que hace estragos en la juventud. Pero eso ya es pecatta minuta porque nos tiene acostumbrados a desatinos como esos, porque lo realmente grave ya había sucedido. Y nadie se lo podía creer, pero era cierto.

La reina Letizia había vuelto a faltar a sus obligaciones de consorte. Pero esta vez cometiendo la más alta afrenta a la institución. No es uno de sus habituales y frívolos amiplines de saltarse el protocolo todo en aras de exhibir su cuerpo como una celebritie. Ha tenido la arrogancia de no comparecer en la investidura del Presidente Rajoy, el primer presidente que jura ante el Rey Felipe VI. Una ceremonia que debiera ser de comparecencia ineludible en su agenda dado el gran simbolismo y el carácter de Estado que representa.

Una situación en la que sí o sí hubiera tenido que estar presente, dada la dificultad de este último proceso presidencial que le estalló en la cara a su marido recién nombrado y que éste, pese a las complicadas vicisitudes, ha gestionado con prudencia y diligencia. Con las horas de diferencia le hubiera dado tiempo de sobra, hasta hubiera llegado holgada en línea regular sin tener que coger alguno de los cinco aviones y tres helicópteros que salen de los impuestos de los españoles. Pero qué va, ella tenía que estar descansada para ir divina de la muerte y exhibir sus halloweeneros brazos de esqueleto musculado en el XXIV Congreso Mundial del Cáncer, inaugurado por el presidente francés François Hollande en París. Y después de París de vacaciones hasta el viernes, según la agenda de la Casa Real.

Fuentes de la Casa Real argumentan que se trataba de un “procedimiento constitucional que le corresponde al Rey como jefe del Estado” y que la Reina no tiene “obligación” de estar. Algo que suena a excusa pura y dura, sobre todo porque la Reina Sofía acompañó a Don Juan Carlos en los juramentos de cada nuevo presidente. Y quizás esta vez hubiera sido más necesario que nunca dadas las turbulencias políticas, La pareja real unida en la investidura hubiera contribuido a mostrar una imagen de estabilidad muy necesaria en estos tiempos.

Desafección de la Reina con Rajoy


Hace más de dos años el periodista J.A. Vara en Vox Pópuli se atrevía a escribir sobre las críticas de la entonces Princesa a Rajoy. "Doña Letizia no muestra la mínima prudencia al pronunciarse sobre determinadas acciones que lleva a cabo el Gobierno, y lo hace en tono muy crítico y ante públicos muy dispares", "Se han producido rifirrafes verbales con algún miembro de la administración pública. Algún alto cargo ha deslizado su petición de no acompañar a Doña Letizia a estos actos, dada la incomodidad de las situaciones que se producen".

Esa desafección de la Reina a Rajoy no extraña a nadie. Ha sido publicado su “interés” por los líderes de izquierda como Pedro Sánchez o Pablo Iglesias, su desgana en los actos militares y religiosos, e incluso su desprecio – o llanamente rechazo- a los símbolos institucionales, que son algo inherente a la condición monárquica.

Siendo princesa había sorprendido su negativa a beber en los brindis por la monarquía que suelen cerrar los ágapes oficiales -la disculparon por una supuesto abstemia que no era tal cuando tomaba cañas por Tirso de Molina- , su negativa a jurar bandera en la última entrega de despachos de la Escuela Naval, pero ya el colmo fue el prohibir en palacio las ceremonias de izado, arriado de bandera y toque de oración, obligadas en instalaciones militares.

La reina Letizia ha sido, según fuentes del propio palacio, la responsable de estas medidas, que rompen la tradición de la guardia militar del Rey. Además, mandó trasladar el mástil que sostiene la enseña desde las proximidades del cuerpo de guardia a las dependencias administrativas del complejo, junto a un parking, lo que ha creado un enorme malestar entre la guardia real y militares de carrera por el desprecio que supone.

La desacreditaban por su republicanismo

En un principio la prensa mostró hacia Letizia un cortesanismo que rayaba el ridículo más sonrojante, pero secretos a voces ya desacreditaban a la prometida del entonces Príncipe por su condición no sólo de divorciada y plebeya, sino de agnóstica, republicana, sindicalista y de izquierdas, algo que recoge en su libro. “Letizia Ortiz. Una republicana en la corte del Rey Juan Carlos”, el periodista Isidre Cunill.

Estos supuestos, atribuidos a la futura princesa, y que muchos consideraron una pataleta de los monárquicos por la más que dudosa elección del príncipe, parece que no iban tan desencaminados, tal y como está demostrando en los últimos tiempos.



.

Letizia exhibiendo brazos esqueléticos y musculados con Salma de Marruecos.


Repasaremos uno por uno estos indicios y las últimas actuaciones de la ya Reina en estos ámbitos:


1) Agnosticismo. Parece que Letizia abjuró del agnosticismo al abrazar la fe de Cristo y casarse por la iglesia… De hecho hizo varias declaraciones grandilocuentes al respecto como cuando Rouco Varela,, que se mostraba reticente a unir en matrimonio al Príncipe con una mujer que se había declarado atea, le preguntó ¿Por qué es ahora importante para usted casarse por la Iglesia católica?”. Ella respondió: “Porque cuando conocí a Felipe vi la luz de la fe”. ( sic)

Los teólogos coinciden en que conversión en edad adulta es la mas auténtica ya que se hace con plena consciencia, frente al bautizo de nacimiento que se hace en la inconsciencia y luego continua por inercia. La conversión de Letizia Ortiz parecía ser un auténtico spot publicitario planetario para el catolicismo, en una época de crisis de vocaciones, apostasías e indiferencias.. Pero no fue así. Un ortodoxo podría ver claramente a una falsa conversa por la poca entrega en las ceremonias, cierto desdén al protocolo en las visitas papales, negativa a santiguarse en ritos catedralicios, poca atención en las liturgias, negativa al recogimiento de la mantilla,

El exhibicionismo corporal del que hace gala y sobre todo la gran frivolidad que supone su adicción a las cirugías estéticas en tiempos de penurias de su pueblo, tampoco están muy en consonancia con alguien que tan madurita alcanzó la luz de la fe de Cristo. La peculiaridad con la que afrontó la Comunión de Leonor sin darle ningún realce como heredera, sino saltándose la tradición borbónica y que la niña la hiciera con un traje de colegiala manga con sus compañeros, o llevar a sus hijas a la Misa de Pascua de Mallorca sin arreglar serían otros indicios.

2) Sindicalismo. Aunque hoy por su tren de vida y aspecto no lo parezca, suponemos que la simpatía por el sindicalismo sería influencia de su madre que era una ardiente sindicalista a día de hoy no olvidada en el sector sanitario de Asturias por sus controvertidas actuaciones…

No tenemos constancia que Letizia estuviese sindicada cuando trabajaba en RTVE, aunque podría haberse afiliado a la UGT en sus primeros tiempos. Hoy que sepamos no hay sindicatos de royals… pero se ha evidenciado la poca sintonía que hay entre ella y las casas reales europeas, -entre otras actuaciones su negativa a ser madrina de la hija de la princesa de Suecia-,

Su abandono de los actos públicos en fin de semana –recordemos la espantá que dio el penúltimo verano en Galicia relatado en nuestro artículo de MUNDIARIO ¿Decepcionaron los Reyes en su tercera visita a Galicia?y, sobre todo, esa asombrosa declaración de “querer ser trabajadora sólo de lunes a viernes” es una reivindicación laboral en toda regla pero por cierto muy alejada de los deberes de una auténtica reina para la que no debe haber horario ni vacaciones cuando se la necesita. Por cierto que del sindicalismo de la madre ya hablamos en otros artículos de MUNDIARIO. La vida actual de Paloma Rocasolano, archioperada y recauchutada hasta hacerla una desconocida, en chófer a Zarzuela, viviendo en el Madrid de los Austrias y veraneando con los Tous, no es un panorama muy usual para una sindicalista

3) Republicanismo. Que extrañamente el día de su Proclamación su traje luciera unas piedras con los colores de la bandera tricolor para algunos fue un guiño para iniciados, al menos no parece un hecho baladí, porque en principio la necedad o la casualidad no se contempla en un traje tan destacado.,

Recién proclamado Felipe VI , el periodista británico Andrew Morton sacó a la luz el libro ‘Ladies of Spain”, donde narra el republicanismo exacerbado de su familia con frases como “Su familia odiaba al rey”,Cada Nochebuena la familia de Letizia veía el mensaje navideño del Rey entre abucheos”, La inoportuna declaración de Henar, su tía carnal, de su férrea convicción republicana coincidiendo con la proclamación de su marido, engrosa este apartado.

Según asegura su primo, David Rocasolano, en ‘Adiós Princesa’, tanto los Ortiz como los Rocasolano son familias de tradición republicana, si bien su republicanismo es “más posturero que combativo, más genético que ideológico”.

Su empatía con el mundo de la farándula progresista también es proverbial. Este año hizo 100 Km para dar una sorpresa y aparecer en un rodaje de Pe, de la que se dice es buena amiga y como sabemos está casada con un monárquico ferviente. Su suegra, Pilar Bardem ha anunciado que abandonará España si Rajoy era presidente... que sepamos no está haciendo las maletas.




Letizia Ortiz.



4) Izquierdismo.
La simpatía de Letizia a los líderes de la izquierda tampoco es casual.. Todos sus conocidos de antes de casarse reafirman el progresismo ideológico de Letizia, “mamado” en casa… En su estancia mexicana pudo mostrar sintonía con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y por el Subcomandante Marcos, haciendo suyas algunas de las reivindicaciones de los zapatistas. También se ha escrito que acude a una tertulia habitual con amigas periodistas de corte progresista, con las que intercambia puntos de vista y confidencias. El motivo: “no perder el contacto con la calle y evitar el aislamiento de Zarzuela”... pero qué curioso: con periodistas conservadoras no se reúne. Eso no le debe parecer la voz de la calle.

Se supo que cuando Letizia coincidió con Madina…, se deshizo en sonrisas y aspavientos empáticos, algo que nunca le ha pasado con líderes de la derecha, -aunque era algo al que el gran Borbón nos tenía muy acostumbrados… Recordemos sus coleguismos con González y su frialdad con Aznar.

Pero Letizia rizó el rizo, cuando se coló literalmente en una audiencia del líder socialista Pedro Sanchez con el inconsistente motivo de “querer saludar a su antiguo compañero”. Algo que era completamente ridículo… ya que no fueron compañeros en absoluto… Es cierto que nacieron el mismo año y fueron al mismo instituto, el Ramiro de Maeztu, pero era un centro de más de mil alumnos en el que era imposible que coincidieran ya que Sánchez estaba matriculado en el turno normal y ella iba al nocturno, destinado entonces a facilitar la titulación a aquellos alumnos que trabajaban, o a aquellos estudiantes con dificultades académicas o repetidores … En ninguno de los dos casos estaba ella… que se sepa, pero iba al nocturno… ¿Qué se le perdía en esa audiencia más que llamar la atención de los medios o del guaperas Sánchez?

Porque Pedro Sánchez es difícil que la hubiera conocido, aunque sí es posible que recordara, no a ella, sino su caso, ya que no era habitual que las alumnas mantuvieran relaciones con sus profesores. y su caso fue sonado… ya que tuvo relaciones con Alonso Guerrero, profesor del Centro y entonces pareja de la poetisa Ada Salas, algo que por cierto sus padres consistieron pese a la edad de la chica. Habría que analizar en la ideología de Letizia la influencia del que fue su primer marido, Pygmalion y primer mentor, que se muestra sin complejos como un ciudadano de izquierdas. Como articulista político se muestra rabiosamente anticlerical y en su artículo, “El contrato social”, carga las tintas sin piedad contra el poder, los ricos y el capitalismo. Otro artículo dedicado a la victoria de Rajoy, “Madrid/Mordor”, relaciona la mayoría absoluta del PP con la bomba atómica y el ascenso de Hitler al poder. Vamos que muy centrado el hombre.

Se ha publicado que el ex marido de la reina Letizia, Alonso Guerrero, gira claramente en la órbita de Podemos. Dicen que le han visto ya en varias asambleas defendiendo de forma didáctica los planteamientos rupturistas de la formación. Algunos se atrevieron a vaticinar cuando el sorpasso que Guerrero, aún en la sombra, se estaba colocando estratégicamente para desempeñar un papel importante en el partido en Madrid,, e incluso se fantaseaba con que llegara a ser Ministro de Cultura con el morbo añadido de sus encuentros con la Reina

Andrés Sorel, conocido comunista narra en sus memorias 'Antimemorias de un comunista incómodo' la amistad de juventud de Letizia y su hija Laura y asegura que le hizo llegar las novelas de su marido a la par que confirma el mote estudiantil de Letiizia la Ficticia que ya apuntamos hace años en Mundiario. También comenta que su casa era un referente para Letizia

La vinculación de la Reina a Podemos tampoco sorprende. Marcello, pseudónimo del periodista Pablo Sebastián, ya habló de la supuesta simpatía de la reina Letizia con Podemos y Pablo Iglesias. Su tia Henar, declaró irrisoriamente que reconocía a Coleto como “El Nuevo Mesías”... pero lo más grave es que Pablo Iglesias, republicano ferviente y admirador del chavismo y leninismo- sistemas muy monárquicos por lo visto- declaró a Jordi Evole en prime time que “La princesa Letizia quiere conocerme”... Obviamente no haría una declaración así en un programa líder de audiencia si no tuviera constancia fidedigna de tal deseo…

Y es que ya hace tiempo que se comentó que Letizia era el valor más activo del republicanismo en España.. El sociólogo Javier Barraycoa (Barcelona, 1963) vaticinó que Felipe VI presionado por el separatismo y la izquierda radical en auge, podría llegar a un pacto para aceptar el cargo de presidente vitalicio de la república “Doña Letizia sería una primera dama vitalicia a imagen de la de los Estados Unidos. No cabe duda de que eso le encaja más. Así́ podría reconciliar su vida: una republicana metida a reina, para convertirse, de nuevo, en una republicana con aires de reina. Su vida habría tenido sentido: republicanizar al último de los Borbones».

La pregunta del millón


Si hubieran investido a Sánchez la Reina hubiera faltado? ¿Y a Pablo Iglesias? Parece que la respuesta está clara. No debe saber que ella representa una institución de todos los españoles. Sean de su cuerda o no. Hasta la fecha había estado cumpliendo con el cargo rozando el aprobado por lo bajo, pero faltar irresponsablemente a la investidura del Presidente del país al que representa es injustificable, intolerable y un desprecio a la institución que la mantiene en esa situación privilegiada. Que renuncie sería lo más fácil y lo más justo. Ser reina sólo de los que le gustan le inhabilita moralmente para ejercer su cargo.

Parafraseando: váyase señora Ortiz, esta vez se ha pasado mucho de la raya, ni los monárquicos más recalcitrantes van a olvidar esto. Y Don Felipe, espabile, que como dicen los andaluces "esto no se pue aguantá má".
Independientemente de las simpatías que tenga (porque todos las tenemos), su DEBER como consorte (mal que le pese, es lo que es) era estar en la investidura. A tragar hiel, que miel ya toma todos los días. Pero la culpa no es sólo de ella, es del segundo marido. Respecto a la filiación política de Casares, ni opino ni me interesa, no me representa.
 
Registrado
19 Feb 2010
Mensajes
10.991
Calificaciones
51.191
Pues me parece perfecto que no haya ido.Bien por Letiss.
Y por què? Porque no te gusta Rajoy? A mì tampoco. Pero si en vez de Rajoy, hubiese salido Sànchez, crees que no habrìa ido? Y eso sì te habrìa parecido bien? No sabes que la monarquìa debe estar por encima de cualquier opciòn o partido?

La reina Sofìa fuè a todas. A todas: Calvo Sotelo, Suarez, Felipe Gonzàlez, Zapatero, Aznar, Rajoy...a todas.

Claro que la reina Sofìa era una reina. La Ortiz es...eso: la Ortiz.
 
Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
13.058
Calificaciones
99.668
Y por què? Porque no te gusta Rajoy? A mì tampoco. Pero si en vez de Rajoy, hubiese salido Sànchez, crees que no habrìa ido? Y eso sì te habrìa parecido bien? No sabes que la monarquìa debe estar por encima de cualquier opciòn o partido?

La reina Sofìa fuè a todas. A todas: Calvo Sotelo, Suarez, Felipe Gonzàlez, Zapatero, Aznar, Rajoy...a todas.

Claro que la reina Sofìa era una reina. La Ortiz es...eso: la Ortiz.
Pues sí,no me gusta Rajoy.
 
Registrado
26 Ago 2013
Mensajes
24.277
Calificaciones
137.766
Nueva crisis Moncloa-Zarzuela: la reina Letizia planta a Rajoy en su toma de posesión
02/11/2016 17:45 en Confidencial, Ultima hora




  • No era Pedro Sánchez ni Pablo Iglesias, sus favoritos.
  • Diez meses de interregno… y el prestigio de Felipe VI sigue en búsqueda y captura.
  • Pero Jaime Alfonsín insiste: ante todo no arriesgar.

La reina Sofía, que también era consorte, asistía junto a Juan Carlos I a la toma de posesión más importante. A fin de cuentas era la primera dama del país. Doña Letizia (en la imagen), no. Mariano Rajoy no le gusta, porque su Majestad la Reina es muy progresista, así que dio plantón a Rajoy en su jura como presidente del Gobierno.

No era ni Pedro Sánchez ni Pablo Iglesias, sus favoritos, así que perfecto, se marchó a una reunión sobre el cáncer, donde animó a investigar cada día más, porque la filantropía de doña Letizia es tan progresista que une la beneficencia con la ciencia.

Y en consecuencia, un nuevo feo y otro brote más de tensión entre Moncloa y Zarzuela.

Y no en el mejor momento. Diez meses de interregno no han servido para relanzar el prestigio de Felipe VI sino todo lo contrario. En ese periodo de interregno es cuando el jefe del Estado debería haber movido pieza y debería haberse multiplicado en pro del acuerdo.

No ha movido un dedo, siguiendo la técnica del jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, para quien el mejor modelo es no arriesgar más. En efecto, es probable que sin arriesgar nunca sea cogido en un renuncio pero tampoco pasará el Rubicón.

Eso sí, su esposa le ayuda mucho.

Eulogio López

[email protected]
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)