Es bueno, bueno… buenísimo… JAIME PEÑAFIEL 29/02/2016.

Tema en 'Cotilleando sobre la Monarquía Española' iniciado por AMBERS, 29 Feb 2016.

  1. AMBERS

    AMBERS

    Mensajes:
    10.956
    Me Gusta recibidos:
    11.562
    Registrado:
    4 Dic 2012
    Género:
    Femenino
    Es bueno, bueno… buenísimo…
    JAIME PEÑAFIEL 29/02/2016
    [​IMG]

    … Y con un gran fondo espiritual y moral. ¡De una pieza! Sensible, atento, muy bien educado. Como marido y como padre es un puntal.

    Esto declaraba doña Sofía sobre Iñaki Urdangarin a Pilar Urbano, en su libro “La Reina de cerca” (Planeta 2009).

    ¡Qué Dios le conserve la inteligencia pero que no se la incremente! Cierto es que la pobre, de un tiempo a esta parte, no ha hecho más que equivocarse. Lo hizo viajando a Washington para posar en la portada del Hola con Iñaki, cuando acababa de ser apartado por el Rey de la Familia Real.

    Lo hizo, mal también, cuando llevó a toda la familia, incluido a Iñaki, a la clínica donde don Juan Carlos se recuperaba del accidente sufrido en el safari de Botswana, junto a Corinna.

    Cierto es que Iñaki Urdangarin siempre cayó mejor que Jaime Marichalar. Durante un tiempo, la prensa y el personal admiraban a Iñaki, simplemente porque era alto, rubio y con los ojos azules y criticaban a Jaime por su carácter serio, su aspecto distante y algo siniestro. También por sus pantalones de paramecio, sus pasminas, sus paseos en patinete eléctrico por la milla de oro madrileña y sus compras compulsivas. Demasiado esnob.

    Pero, al igual que en el juicio se está demostrando que Iñaki es un pobre hombre, la enfermedad de Jaime demostró que era una buena persona, un buen tipo con mala suerte.

    Mientras en Barcelona, Iñaki, el otro yernísimo de Su Majestad, a la chita callando se iba enriqueciendo, gracias a una doble incompatibilidad moral, Marichalar seguía manteniendo el tipo consciente de su papel de yerno real.

    No era éticamente aceptable que Iñaki pusiera su rango, su nombre, su nutrida lista de contactos y relaciones al servicio de una empresa privada.

    Sucede en todas las familias. Incluso en las familias reales. Sobre todo, entre los adosados, conocidos también por los políticos, nueras y yernos: unos caen mejor que otros. Iñaki y Jaime eran un ejemplo.

    El primero, más frío, más ambicioso y calculador, procuraba no parecerse en nada al cuñado Jaime, más esteta, más frívolo, más fashion, protagonista del mundo rosa por excelencia y que, además, hacía muchas tonterías. Hasta el suegro decía que no había conocido yerno más cursi. Mientras Iñaki para triunfar en la Familia Real lo tenía fácil: hacer todo lo contrario que el cuñado.

    Iñaki siempre fue un pillo. Nadie puede imaginarse que fuera sordo. Eso es lo que alegó el mozo para no hacer el servicio militar, como soldado de reemplazo. La presunta sordera de éste fue materia reservada del ministerio de Defensa desde el día de su boda, cuando se convirtió en yerno de Su Majestad. ¡Ridículo!

    Pero, mientras Jaime no engañaba a nadie, tal era como parecía, Iñaki nunca fue trigo limpio. Cuando conoce a Cristina está a punto de casarse con Carmen Cami Solsona. Cuando se le preguntaba sobre el particular, contestaba cínicamente:

     No, eso no es cierto. Se han podido decir muchas cosas sobre nuestra relación pero, en ningún caso, eso es cierto.

     Así, ¿qué no ha cambiado a una mujer por otra?

     No, no, eso está claro.

    ¡Pero si lo sabía hasta la infanta Cristina que compartió la situación un tiempo! Una como novia, la otra como amante.

    Además, cuando se casa y, según la Asociación de Vecinos de la Ciudad Condal, Iñaki debe 100,000 pesetas por impuestos no satisfechos de su piso; 19 multas impagadas, por valor de 155.000 pesetas y otras 150.000 por el Impuesto de Circulación que no pagaba desde 1993. Como muchos ciudadanos.

    Lo que sucede es que, si te conviertes en yerno del Rey, esto adquiere una dimensión pública

    De todas formas, viéndole estos días sentado en el banquillo, titubeante, angustiado, asustado por no decir acojonado, me da pena y siento compasión por él. ¡Qué quieren que les diga! ¿Será por eso que odia el delito y compadece al delincuente? Será

    http://www.republica.com/reino-de-corazones/2016/02/29/es-bueno-bueno-buenisimo/
     
    • Gracias Gracias x 9

  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.