Corinna: «Él paga todo: a su hijo, a sus hijas, a su mujer… todo en cash»

Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
9.487
Calificaciones
44.005
Inda: «El Rey Juan Carlos ha cobrado comisiones durante 40 años hasta por respirar»

 
Última edición:

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
13.619
Calificaciones
103.197
JUSTICIA
'Caso Juan Carlos I'
Zarzuela frenó en seco el intento de Corinna de 'involucrar' a Felipe VI
El jefe de la Casa del Rey advirtió a los abogados de Corinna Larsen de que el actual monarca no tenía "conocimiento alguno" de los hechos
Carta enviada por el jefe de la Casa del Rey a Corinna Larsen, en...

Carta enviada por el jefe de la Casa del Rey a Corinna, en 2019.EL MUNDO

PREMIUM
Actualizado Viernes, 17 julio 2020 - 22:54
Comentar
"Ni Su Majestad el Rey, ni esta Casa, tienen conocimiento, participación o responsabilidad alguna en los presuntos hechos que menciona, por lo que carece de toda justificación lícita su involucración en los mismos. (...) Esta Casa se reserva el ejercicio de las acciones judiciales que considere procedentes frente a insinuaciones y advertencias a Su Majestad el Rey".
Así respondió el 21 de marzo de 2019 el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, a la carta que 16 días antes le había remitido la empresaria Corinna Larsen a través del bufete de abogados londinense Kobre & Kim, para intentar establecer un canal de comunicación fluido con el Palacio de la Zarzuela.
De aquella respuesta de la Corona, a la que ha tenido acceso EL MUNDO, se desprende que la institución rechazó desde el primer momento una negociación o diálogo de cualquier tipo con la ex amiga íntima de Juan Carlos I.
En su misiva, del 5 de marzo, Corinna había hecho dos referencias a los Reyes para intentar involucrar a la institución en sus asuntos. La primera era que la carta estaba dirigida, además de a Alfonsín, al secretario personal de Doña Letizia, José Manuel Zuleta y Alejandro.
La segunda era la involucración de Don Felipe en los negocios de su padre. Corinna afirmaba en su carta que el actual jefe del Estado era el "segundo beneficiario" de la Fundación Lucum, objeto de investigación por ser sospechosa de haber servido como entidad pantalla para ocultar 65 millones de euros que el Rey emérito habría recibido de Arabia Saudí.
Además, la empresaria alemana decía que Don Felipe, siendo Príncipe de Asturias, había recibido uno de los dos Ferrarisque en el año 2011 el príncipe de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed Al-Nahyan, entregó a la monarquía española.
La noticia que había llegado a España es que el citado jeque, tras una visita de Don Juan Carlos a los Emiratos Árabes para asistir a un Gran Premio de Fórmula I, le obsequió con dos vehículos de la marca Ferrari modelo FF, valorados en 700.000 euros, que fueron cedidos posteriormente a Patrimonio Nacional y subastados públicamente. Sin embargo, según la versión de la ex amiga íntima del monarca, uno de esos coches era un regalo del jeque de Abu Dhabi a Felipe de Borbón.

Corinna Larsen introducía estas afirmaciones en la misma carta, publicada este viernes por EL MUNDO, en la que aseguraba ante la Casa del Rey que Don Juan Carlos había intentado recuperar los citados 65 millones de euros. Este dinero había sido transferido a la empresaria alemana en 2012, pero según su versión, el Rey emérito quiso que se lo devolviera en 2014, el año en el que abdicó del trono. Corinna afirma que rechazó reintegrar el dinero para evitar "posibles acusaciones por delitos financieros".
Primera página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.

Primera página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.EL MUNDO
El fin de aquel escrito de la ex amiga de Don Juan Carlos era lograr que el jefe de la Casa del Rey o algún representante legal de Felipe VI iniciara un proceso de negociación con ella, en un momento en el que la justicia suiza ya la investigaba por un presunto delito de blanqueo de capitales, al considerarla sospechosa de ser una testaferro del Rey amérito.
Estas peticiones y afirmaciones fueron interpretadas en Zarzuela como amenazas veladas de Corinna a la Jefatura del Estado y no consiguieron que Felipe VI accediera a que la Corona negociara con ella. La respuesta que el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, dio a Corinna fue inequívoca: "Ni Su Majestad el Rey ni esta Casa van a designar representante legal alguno para abrir un canal de comunicación o para iniciar un proceso de discusión o negociación con los hechos que describe".
Segunda página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.

Segunda página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.EL MUNDO
Asimismo, en su contestación, Zarzuela descartó tener "conocimiento, participación o responsabilidad alguna" en los hechos que la empresaria describía, como el de que Don Felipe y la Princesa Leonor eran beneficiarios de la Fundación Lucum.
De igual manera, en la contestación de Zarzuela, Jaime Alfonsín informó a Larsen de que su misiva del 5 de marzo había sido trasladada al Rey emérito a los "efectos que considerase procedentes, habida cuenta de su contenido", en referencia a la fortuna oculta en Suiza.
Unos días después de que el jefe de la Casa del Rey hiciera llegar la respuesta a la ex amiga personal de Don Juan Carlos, el Rey Felipe VI acudió a un notario en Madrid para dejar constancia de que desconocía la fortuna que su padre podía atesorar en paraísos fiscales.
En concreto, en un comunicado difundido el pasado 15 de marzo, la Casa del Rey informó de que el monarca manifestó ante el fedatario que "no aceptaría participación o beneficio alguno en esa entidad, renunciando asimismo a cualquier derecho, expectativa o interés que, aún sin su consentimiento o conocimiento, pudiera corresponderles ahora o en el futuro en relación con la Fundación Lucum".
Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Felipe VI.

Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Felipe VI.EL MUNDO
Asimismo, en aquel acta notarial, Don Felipe recogió "no haber tenido conocimiento ni prestado consentimiento a participar, en nombre propio o en representación de terceros, en particular de su hija, en ningún activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad pudieran no estar en plena y estricta consonancia con la legalidad o con los criterios de transparencia, integridad y ejemplaridad que informan su actividad institucional y privada".
Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Doña Letizia.

Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Doña Letizia.EL MUNDO
En el comunicado, el monarca repudió a su padre y como gesto renunció a su herencia en vida -el Código Civil no lo permite hacer hasta que muere la persona que lega-. Por último, el jefe del Estado retiró a Don Juan Carlos la asignación que percibía del presupuesto de la institución.
 

Registrado
25 Feb 2013
Mensajes
1.933
Calificaciones
8.513
Zarzuela no ha frenado nada. Esta campaña contra Corinna nos cuesta millones de euros de los fondos reservados. Yo sé de un caso que para arruinar la vida a un tipo, se gastaron 12 millones de euros.

El disparo contra la ventana de la casa de Corinna se produjo con su consentimiento. Felipe y Letizia dieron luz verde y eso es porque ellos están metidos en el ajo. Si solo estuviese Juan Carlos I, no hubieran iniciado una campaña muy agresiva.

Esta gente debe estar muy desesperada y Corinna debe tener un arsenal nuclear contra ellos, porque eso disparar contra la ventana de alguien, lo hacian los grupos armados republicanos y unionistas en Irlanda del Norte en plan matón.

Ya sé que existe envenenamiento y accidentes, pero creo que no se atreven con ella porque es aristócrata conocida, tiene información, tendrá familia y contactos alrededor y también dinero. En realidad, las cloacas del estado, solo sirven para hacer daño a gente sin importancia.

Debe ser tan grave la cosa, que ahora se atreven con Jordi Pujol y quieren juzgar a toda la familia Pujol como organización criminal como cortina de humo para ver si se habla más del enano corrupto que del campechano corrupto.

Por cierto, lo del disparo con fúsil contra la ventana de la casa de Corinna solo lo he leido en medios catalanes, independientes y de izquierdas en Internet. La prensa española oficial ni lo menciona. Nos enteramos de todo esto, gracias a Internet.
 
Registrado
25 Feb 2013
Mensajes
1.933
Calificaciones
8.513
La justicia suiza no hubiese iniciado acciones legales contra Juan Carlos I de Borbón si no tuviera indicios claros de corrupción.

Porque tu constitución dice que El Rey es inviolable en España pero en otros países no hay esa constitución. Para abrir un proceso judicial hacen falta índicios, pruebas a contrastar y si la denuncia no tiene veracidad, se archiva el caso.

Lo de los 65 millones también puede ser mentira. Éste tipo de mujeres, se vende a quien la compre. Y ahora alguien la está comprando para cargarse la monarquía.
Se aprovechas de que las monarquías nunca hacen desmentidos.
Así que todo lo que diga ésta pilingui, es pura mentira.

También la información que están sacando periódicos extranjeros son filtrados por ciertos circulos españoles muy muy adeptos de las repúblicas.

A quien le interese creerlo, estupendo, pero a mi y a muchos no nos la cuelan.

Algún día se descubrirá todo.
 

Registrado
3 Sep 2017
Mensajes
2.920
Calificaciones
14.557
Será verdad?
 
Registrado
6 Nov 2019
Mensajes
2.664
Calificaciones
16.808
Zarzuela no ha frenado nada. Esta campaña contra Corinna nos cuesta millones de euros de los fondos reservados. Yo sé de un caso que para arruinar la vida a un tipo, se gastaron 12 millones de euros.

El disparo contra la ventana de la casa de Corinna se produjo con su consentimiento. Felipe y Letizia dieron luz verde y eso es porque ellos están metidos en el ajo. Si solo estuviese Juan Carlos I, no hubieran iniciado una campaña muy agresiva.

Esta gente debe estar muy desesperada y Corinna debe tener un arsenal nuclear contra ellos, porque eso disparar contra la ventana de alguien, lo hacian los grupos armados republicanos y unionistas en Irlanda del Norte en plan matón.

Ya sé que existe envenenamiento y accidentes, pero creo que no se atreven con ella porque es aristócrata conocida, tiene información, tendrá familia y contactos alrededor y también dinero. En realidad, las cloacas del estado, solo sirven para hacer daño a gente sin importancia.

Debe ser tan grave la cosa, que ahora se atreven con Jordi Pujol y quieren juzgar a toda la familia Pujol como organización criminal como cortina de humo para ver si se habla más del enano corrupto que del campechano corrupto.

Por cierto, lo del disparo con fúsil contra la ventana de la casa de Corinna solo lo he leido en medios catalanes, independientes y de izquierdas en Internet. La prensa española oficial ni lo menciona. Nos enteramos de todo esto, gracias a Internet.
Que asco dan....son gentuza, mafiosos ,estan donde estan por la campaña a favor que les han hecho los medios durante 40 años cual dictadura que se precie ,....les han tapado todita la mierda a saber porque ...y encima nos tenemosvque tragar que el preparao 6 y la mala hostia de la mujer no sabian nada de lo que el abuelo trincaba ....
discursos en navidad pidiendo que la corrupcion se acabara gracias a la justicia y ellos mientras pagandose todo tipo de lujos en negro.....si es que es para expropiarles todo y a la p*ta calle
 
Registrado
23 Nov 2014
Mensajes
1.578
Calificaciones
2.549
JUSTICIA
'Caso Juan Carlos I'
Zarzuela frenó en seco el intento de Corinna de 'involucrar' a Felipe VI
El jefe de la Casa del Rey advirtió a los abogados de Corinna Larsen de que el actual monarca no tenía "conocimiento alguno" de los hechos
Carta enviada por el jefe de la Casa del Rey a Corinna Larsen, en...

Carta enviada por el jefe de la Casa del Rey a Corinna, en 2019.EL MUNDO

PREMIUM
Actualizado Viernes, 17 julio 2020 - 22:54
Comentar
"Ni Su Majestad el Rey, ni esta Casa, tienen conocimiento, participación o responsabilidad alguna en los presuntos hechos que menciona, por lo que carece de toda justificación lícita su involucración en los mismos. (...) Esta Casa se reserva el ejercicio de las acciones judiciales que considere procedentes frente a insinuaciones y advertencias a Su Majestad el Rey".
Así respondió el 21 de marzo de 2019 el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, a la carta que 16 días antes le había remitido la empresaria Corinna Larsen a través del bufete de abogados londinense Kobre & Kim, para intentar establecer un canal de comunicación fluido con el Palacio de la Zarzuela.
De aquella respuesta de la Corona, a la que ha tenido acceso EL MUNDO, se desprende que la institución rechazó desde el primer momento una negociación o diálogo de cualquier tipo con la ex amiga íntima de Juan Carlos I.
En su misiva, del 5 de marzo, Corinna había hecho dos referencias a los Reyes para intentar involucrar a la institución en sus asuntos. La primera era que la carta estaba dirigida, además de a Alfonsín, al secretario personal de Doña Letizia, José Manuel Zuleta y Alejandro.
La segunda era la involucración de Don Felipe en los negocios de su padre. Corinna afirmaba en su carta que el actual jefe del Estado era el "segundo beneficiario" de la Fundación Lucum, objeto de investigación por ser sospechosa de haber servido como entidad pantalla para ocultar 65 millones de euros que el Rey emérito habría recibido de Arabia Saudí.
Además, la empresaria alemana decía que Don Felipe, siendo Príncipe de Asturias, había recibido uno de los dos Ferrarisque en el año 2011 el príncipe de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed Al-Nahyan, entregó a la monarquía española.
La noticia que había llegado a España es que el citado jeque, tras una visita de Don Juan Carlos a los Emiratos Árabes para asistir a un Gran Premio de Fórmula I, le obsequió con dos vehículos de la marca Ferrari modelo FF, valorados en 700.000 euros, que fueron cedidos posteriormente a Patrimonio Nacional y subastados públicamente. Sin embargo, según la versión de la ex amiga íntima del monarca, uno de esos coches era un regalo del jeque de Abu Dhabi a Felipe de Borbón.

Corinna Larsen introducía estas afirmaciones en la misma carta, publicada este viernes por EL MUNDO, en la que aseguraba ante la Casa del Rey que Don Juan Carlos había intentado recuperar los citados 65 millones de euros. Este dinero había sido transferido a la empresaria alemana en 2012, pero según su versión, el Rey emérito quiso que se lo devolviera en 2014, el año en el que abdicó del trono. Corinna afirma que rechazó reintegrar el dinero para evitar "posibles acusaciones por delitos financieros".
Primera página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.

Primera página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.EL MUNDO
El fin de aquel escrito de la ex amiga de Don Juan Carlos era lograr que el jefe de la Casa del Rey o algún representante legal de Felipe VI iniciara un proceso de negociación con ella, en un momento en el que la justicia suiza ya la investigaba por un presunto delito de blanqueo de capitales, al considerarla sospechosa de ser una testaferro del Rey amérito.
Estas peticiones y afirmaciones fueron interpretadas en Zarzuela como amenazas veladas de Corinna a la Jefatura del Estado y no consiguieron que Felipe VI accediera a que la Corona negociara con ella. La respuesta que el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, dio a Corinna fue inequívoca: "Ni Su Majestad el Rey ni esta Casa van a designar representante legal alguno para abrir un canal de comunicación o para iniciar un proceso de discusión o negociación con los hechos que describe".
Segunda página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.

Segunda página de la carta remitida por Jaime Alfonsín a los abogados de Corinna.EL MUNDO
Asimismo, en su contestación, Zarzuela descartó tener "conocimiento, participación o responsabilidad alguna" en los hechos que la empresaria describía, como el de que Don Felipe y la Princesa Leonor eran beneficiarios de la Fundación Lucum.
De igual manera, en la contestación de Zarzuela, Jaime Alfonsín informó a Larsen de que su misiva del 5 de marzo había sido trasladada al Rey emérito a los "efectos que considerase procedentes, habida cuenta de su contenido", en referencia a la fortuna oculta en Suiza.
Unos días después de que el jefe de la Casa del Rey hiciera llegar la respuesta a la ex amiga personal de Don Juan Carlos, el Rey Felipe VI acudió a un notario en Madrid para dejar constancia de que desconocía la fortuna que su padre podía atesorar en paraísos fiscales.
En concreto, en un comunicado difundido el pasado 15 de marzo, la Casa del Rey informó de que el monarca manifestó ante el fedatario que "no aceptaría participación o beneficio alguno en esa entidad, renunciando asimismo a cualquier derecho, expectativa o interés que, aún sin su consentimiento o conocimiento, pudiera corresponderles ahora o en el futuro en relación con la Fundación Lucum".
Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Felipe VI.

Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Felipe VI.EL MUNDO
Asimismo, en aquel acta notarial, Don Felipe recogió "no haber tenido conocimiento ni prestado consentimiento a participar, en nombre propio o en representación de terceros, en particular de su hija, en ningún activo, inversión o estructura financiera cuyo origen, características o finalidad pudieran no estar en plena y estricta consonancia con la legalidad o con los criterios de transparencia, integridad y ejemplaridad que informan su actividad institucional y privada".
Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Doña Letizia.

Fragmento de la carta de Corinna a la Casa del Rey, en referencia a Doña Letizia.EL MUNDO
En el comunicado, el monarca repudió a su padre y como gesto renunció a su herencia en vida -el Código Civil no lo permite hacer hasta que muere la persona que lega-. Por último, el jefe del Estado retiró a Don Juan Carlos la asignación que percibía del presupuesto de la institución.

Menuda pajara , mala perdedora chantagista No defiendo a campechano, pero lo de esta chiquita tiene tela marinera
 
Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
13.619
Calificaciones
103.197
Corinna exigió a Don Juan Carlos en Londres que el Rey le resolviera sus problemas legales
Zarzuela rechazó de plano la mediación y remitió todas las "insinuaciones" sobre Felipe VI a las "autoridades competentes"
15951017037370.jpg


PREMIUM
Sábado, 18 julio 2020 - 22:37
Comentar
Corinna Larsen envió al jefe de la Casa del Rey una segunda carta «privada y confidencial» el 18 de marzo de 2019 -la primera, del 5 de marzo, fue publicada por este diario el viernes- para poner en conocimiento de la Jefatura del Estado que se había reunido en secreto dos días antes con Don Juan Carlos a petición de este último. «La visita fue instada por el Rey Emérito por su propia iniciativa y tuvo lugar en la residencia de Londres» de quien fuera amiga personal del anterior Monarca, puntualiza en el documento al que ha tenido acceso en exclusiva EL MUNDO.
Según esta segunda misiva, Larsen habría exigido a Juan Carlos I la «plena participación del Rey Felipe» en la resolución de sus problemas legales por la gestión del fondo saudí de 65 millones que le había donado el Emérito. Zarzuela, en una contundente carta, rechazó tres días después cualquier implicación de Felipe VI e informó a las «autoridades competentes».
Al encuentro en Londres acudió, tal y como explicó Corinna a Jaime Alfonsín, «el príncipe Alexander zu Sayn-Wittgenstein, que participó en la discusión, ya que había estudiado los aspectos legales» de los asuntos que le había expuesto ya en la misiva del 5 de marzo. Entre ellos, tal y como reveló este periódico, la exigencia por parte del Rey Emérito de que tanto Corinna como su hijo le devolvieran los 65 millones de euros que les había transferido desde Suiza en 2012.
Unos fondos que procedían de la Monarquía de Arabia Saudí y que la propia Corinna «se negó a devolver» siguiendo las indicaciones de su abogado suizo para evitar incurrir en un «posible delito financiero».
Según el relato de la empresaria germana en esta segunda misiva enviada a la mano derecha del Rey Felipe VI, que hace pública hoy este medio, durante la reunión secreta en Londres «acordó con el Rey Emérito que hablara por teléfono con su director de Comunicación». Siguiendo el relato de Corinna, éste «dejó claro que las informaciones difamatorias publicadas por los medios habían generado un importante interés entre los periodistas de investigación».

Tras hablar con Don Juan Carlos sobre las informaciones filtradas sobre ella, pasaron a comentar los asuntos financieros. «Nuestra cliente dejó claro que los asuntos tratados en la carta del 5 de marzo están siendo abordados de manera formal y requieren la plena participación del Rey Felipe», subrayó el bufete Kobre & Kim, que envió la misiva en representación de Corinna a Zarzuela.
La Casa del Rey rechazó por completo cualesquiera de los ofrecimientos de Corinna: «Ni Su Majestad el Rey, ni esta Casa tienen conocimiento, participación o responsabilidad alguna en los presuntos hechos que menciona por lo que carece de toda justificación lícita su involucración en los mismos. (...) Esta Casa se reserva el ejercicio de las acciones judiciales que considere procedentes frente a insinuaciones y advertencias a Su Majestad el Rey».
Zarzuela dio acuse de recibo de las dos cartas enviadas por los letrados de Corinna, dando traslado de las mismas «a las Autoridades competentes». «Debe rechazarse la insinuación de su carta de 18 de marzo relativa a una supuesta inicial participación de S. M. el Rey en un proceso de negociación con su cliente», es la respuesta que firma Alfonsín.
15951018248395.jpg

En la primera carta, Corinna advertía de que la Justicia suiza estaba investigando las fundaciones panameñas Lucum y Zagatka, en las que relacionó a Felipe VI y a la Infanta Leonor como beneficiarios, y avanzó que continuaría «cooperando» con la Fiscalía suiza «al máximo».
Ahora, en esta segunda misiva que reproduce EL MUNDO, los letrados de Corinna exponen: «En consecuencia, (Corinna) comunicó claramente que su única petición pasaba por que un representante legal del Rey Felipe se ponga en contacto con nosotros sin más demora». «Además, recomendó que se pusieran en contacto los asesores de Comunicación de Su Majestad con los suyos, toda vez que el Rey Emérito expresó su considerable preocupación por la repercusión mediática que estaba teniendo esta situación».
A renglón seguido, Corinna aseveró que «la oferta realizada por el Rey Emérito de enviar a sus propios representantes legales y de comunicación la consideraba inaceptable». No en vano, lo rechazó a partir de ese momento como interlocutor válido.
15951018356647.jpg

Al mismo tiempo trasladó a la Casa del Rey que «cualquier tipo de implicación por parte del CNI en este proceso es completamente inaceptable». En este sentido, subrayó que «la persona que acompañó al Rey Emérito a su casa no fue su secretario personal, como se había acordado, sino un agente del CNI». «La participación encubierta en la reunión de un agente del CNI claramente quiebra la buena fe con la que nuestra cliente aceptó el encuentro», añadió el despacho de abogados.
«Durante la reunión, el príncipe Alexander tuvo la oportunidad de contar al Rey Emérito el enorme daño que la campaña hostil ha ocasionado a su familia y cómo ha afectado a su vida escolar», prosiguió. Según la carta, «debido a la campaña de difamación y mentiras emprendida por el director del CNI, con el pleno conocimiento y respaldo del Rey Emérito, el príncipe Alexander sufrió acoso escolar en 2012 y tuvo que dejar el colegio. Este episodio está completamente documentado».
Una vez expuestas estas cuestiones, Corinna emplazó a la Casa del Rey a «resolver» todos los problemas descritos «formalmente». Para ello reclamó a Alfonsín, en primer lugar, que «confirmara la recepción de la carta» y, en segundo lugar, que designara un interlocutor. «Ya sea usted u otro representante de la Casa Real que esté autorizado para discutir estas cuestiones con nuestra cliente y sus representantes».
Asimismo, facilitó a la Casa del Rey un correo electrónico de uno de sus letrados, Robin Rathmell, para que remitiera sus futuras comunicaciones. También lanzó otro aviso: «Sean conscientes de que chequearemos la identidad de cualquier interlocutor de la Casa Real para comprobar que verdaderamente representa al Rey Felipe y no al Gobierno español o a cualquier otra persona».
La misiva la concluyó Corinna dejando claro que enviaba una copia de la misma a José Manuel Zulueta y Alejandro, jefe de la Secretaría de Su Majestad la Reina Letizia. «Esperamos su respuesta a tiempo. De lo contrario, (Corinna) se defenderá con todo su derecho a sí misma», apostillaron sus abogados.
 
Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
9.487
Calificaciones
44.005
No puedo traer el artículo entero pero es es ya para partirse: " Hermana Corinna, yo si te creo"


CARNE DE CAÑÓN
Opinión
Hermana Corinna, yo sí te creo (es broma)
PREMIUM
  • EMILIA LANDALUCE
Actualizado Domingo, 19 julio 2020 - 02:13
15950670773699.jpg

Se meten con Corinna Larsen porque es mujer, negra y fea. Y además, su burda estrategia tiene un fin mucho más noble que su ex principado alemán: acabar con una institución plenamente heteropatriarcal y obsoleta como es la Monarquía... Hermana Corinna,yo sí te creo. ¡Ja!... Por no hablar del edadismo (desprecio a los personas de edad) que rezuma el cuestionamiento de los amoríos entre un señor como era el Rey Juan Carlos y una mujer capacitada y sin prejuicios superficiales como Corinna. Los más avezados se habrán dado cuenta de que este artículo tiene una clara intencionalidad woke, que es como en posmoderno se autodenominan "las personas

giphy.gif


https://www.elmundo.es/opinion/colu...90lJ3gx614kk3J-cd3EtwPu0vF7LJC78moN66wL1bzQI#
 
Registrado
23 Nov 2014
Mensajes
1.578
Calificaciones
2.549
La nueva pieza en el caso Corinna: Su exmarido Philip J. Adkins, el amigo en la sombra del Rey Juan Carlos
Phlip J. Adkins.
Phlip J. Adkins.
meneame2.png

David González
21 de julio de 2020
Phlip J. Adkins, el primer marido de Corinna Larsen, estrechó su amistad con el Rey Emérito Juan Carlos I coincidiendo con el enfado entre el monarca y la que fuera su pareja. Corinna y Adkins, divorciados desde 1993, mantuvieron una relación de amistad durante años, incluso el británico acompañó a la alemana y al Rey de España en el polémico viaje a Botswana. Este lunes Corinna ha presentado distintas denuncias contra el propio Juan Carlos y Adkins.

El goteo de escándalos sobre la figura de Juan Carlos I continúa. Ahora El Confidencial pone el foco sobre Phlip Adkins, el primer marido de Corinna Larsen. Según la información que firma José María Olmo el Rey Emérito viajó a la Polinesia Francesa con dinero opaco de la Fundación Zagatka, una sociedad instrumental de Liechtenstein controlada por su primo Álvaro de Orleans.
Sin embargo, algo que parece tan sencillo como adquirir unos billetes de avión aquí se complica. Juan Carlos pasó el fin de año de 2015 en Los Ángeles y el 1 de enero viajó a Papeete, capital del archipiélago polinesio. El 5 de enero celebró en este lugar su 78 cumpleaños y el 9 de enero volvió a Los Ángeles. Los billetes de ida y vuelta del Emérito y sus cuatro escoltas costaron 32.900 euros.
Los billetes se pagaron con dinero que salió de una cuenta de la Fundación Zagatka en Credit Suisse. El dinero fue a parar al primer marido de Corinna Larsen, Philip Adkins. Las facturas y correos demuestran que el británico fue el encargado de adelantar el dinero para comprar los billetes de Juan Carlos I y sus guardaespaldas.
Según El Confidencial en octubre la agencia Midas Travel Management giró las facturas a una empresa británica del exmarido de Corinna, Cadenza Evening Limited. En noviembre uno de los testaferros del Rey, Dante Canónica, ordenó a Álvaro de Orleans que Zagatka pagara a Adkins el dinero que, previamente, había adelantado. El pago se hizo a una sociedad off shore que, presuntamente, administraba el exmarido de Corinna, llamada Fathomless Advisory Services Limited, con cuenta en el HSBC de Hong Kong.
exmarit-corinna-fb_5_630x315.jpeg

Philip, Corinna y su hija a principio de los 90.

La amistad entre Philip J. Adkins y el Rey Juan Carlos I comenzó a estrecharse tras la caída en Botswuana. El británico viajó junto al monarca, Corinna y el segundo hijo de ésta, Alexander, nacido de su matrimonio con el Príncipe alemán Casimir zu Sayn-Witgenstein. Curiosamente, la relación entre ambos hombres empezó a hacerse más cercana conforme Corinna se alejaba del monarca.
Adkins y el Rey se conocían desde hace años. De hecho, él estaba presente en el momento en el que Corinna y el Rey se conocieron, durante una cacería en la finca La Garganta en Ciudad Real en 2004. La alemana entonces aún usaba con todo derecho el nombre de Corinna zu Sayn-Wittgenstein ya que estaba aún unida en matrimonio al príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein con el que contrajo matrimonio civil en 2000. Entonces el matrimonio no pasaba su mejor momento a pesar de que tenían un hijo de corta edad, Alexander, nacido en 2002. De hecho, anunciaron su divorcio un año más tarde de aquella cacería, en 2005.
En 2004 Corinna estaba muy introducida en la alta sociedad británica, gracias a Adkins, y acudía constantemente a cacerías como la celebrada en La Garganta. No en vano, en esos años era directora general de Boss & Co. Gunmakers, una armería londinense fundada en 1812 que tiene entre su clientela a lo más selecto de la sociedad internacional. En estos universos, la alemana fue introducida por su primer marido, Philip Adkins, con el que tuvo una hija, Anastasia nacida en 1992.
Sobre ese encuentro, Pilar Urbano reveló para El País una anécdota curiosa. Según, la escritora, el monarca le pidió a la anfitriona de la montería, la esposa del Duque de Westminster, que se sentase a su lado porque sospechaba que Corinna trataba de seducirlo. Estas reticencias, como sabemos, cambiaron enseguida.
Adkins vs Corinna
Aunque la alemana contó siempre con el apoyo de Adkins, éste finalmente eligió ponerse del lado de Juan Carlos I cuando comenzó el enfrentamiento entre Corinna y el Emérito. El matrimonio duró entre 1990 y 1993. Cuando la alemana se unió a Casimir zu Sayn-Wittgenstein, la amistad entre ambos se mantuvo. El matrimonio principesco de Corinna Larsen acabó en los tribunales y sigue enfrentada con la familia de su exmarido por el uso del título de princesa.


Corinna Larsen.

El empresario conoció a Corinna en 1989 en Francia, cuando unos amigos les presentaron en una cena. Un año después se casaron y tuvieron a su hija, Anastassia Adkins, en Londres. Adkins fue quien enseñó a cazar a la alemana. Por eso Corinna le pidió que le acompañara en el viaje a Botswana con ella y el rey Juan Carlos cuando tuvo lugar el incidente del elefante, a pesar de estar ya separados.
Hoy la relación entre Adkins y Corinna, al igual que con Casimir y Juan Carlos, también ha acabado en los tribunales. La alemana demandó a su exmarido por unas declaraciones realizadas por éste en Vanity Fair. “¿De verdad piensa alguien en España que está tratando con una persona honesta y estable? Vamos, hay muchas pruebas en su forma de expresarse en privado que indican que Corinna es una sociópata narcisista”, declaraba el empresario. “España le dio a Corinna un breve momento de atención pública y ahora ella tiene que lidiar con la dolorosa realidad de ser poco interesante e insignificante”, añadió. “Corinna siempre ha estado muerta por dentro. No hay cirujano plástico ni banquero que pueda cambiar eso”, remató.
El primer hombre importante en la vida de Corinna ha seguido el mismo camino que los siguientes, Casimir y Juan Carlos I, el enfrentamiento en los tribunales y la descalificación pública. En el complicado final entre Corinna y el Emérito, Adkins eligió al segundo.
 
Registrado
26 Jun 2017
Mensajes
8.893
Calificaciones
19.320
La nueva pieza en el caso Corinna: Su exmarido Philip J. Adkins, el amigo en la sombra del Rey Juan Carlos
Phlip J. Adkins.
Phlip J. Adkins.
meneame2.png

David González
21 de julio de 2020
Phlip J. Adkins, el primer marido de Corinna Larsen, estrechó su amistad con el Rey Emérito Juan Carlos I coincidiendo con el enfado entre el monarca y la que fuera su pareja. Corinna y Adkins, divorciados desde 1993, mantuvieron una relación de amistad durante años, incluso el británico acompañó a la alemana y al Rey de España en el polémico viaje a Botswana. Este lunes Corinna ha presentado distintas denuncias contra el propio Juan Carlos y Adkins.

El goteo de escándalos sobre la figura de Juan Carlos I continúa. Ahora El Confidencial pone el foco sobre Phlip Adkins, el primer marido de Corinna Larsen. Según la información que firma José María Olmo el Rey Emérito viajó a la Polinesia Francesa con dinero opaco de la Fundación Zagatka, una sociedad instrumental de Liechtenstein controlada por su primo Álvaro de Orleans.
Sin embargo, algo que parece tan sencillo como adquirir unos billetes de avión aquí se complica. Juan Carlos pasó el fin de año de 2015 en Los Ángeles y el 1 de enero viajó a Papeete, capital del archipiélago polinesio. El 5 de enero celebró en este lugar su 78 cumpleaños y el 9 de enero volvió a Los Ángeles. Los billetes de ida y vuelta del Emérito y sus cuatro escoltas costaron 32.900 euros.
Los billetes se pagaron con dinero que salió de una cuenta de la Fundación Zagatka en Credit Suisse. El dinero fue a parar al primer marido de Corinna Larsen, Philip Adkins. Las facturas y correos demuestran que el británico fue el encargado de adelantar el dinero para comprar los billetes de Juan Carlos I y sus guardaespaldas.
Según El Confidencial en octubre la agencia Midas Travel Management giró las facturas a una empresa británica del exmarido de Corinna, Cadenza Evening Limited. En noviembre uno de los testaferros del Rey, Dante Canónica, ordenó a Álvaro de Orleans que Zagatka pagara a Adkins el dinero que, previamente, había adelantado. El pago se hizo a una sociedad off shore que, presuntamente, administraba el exmarido de Corinna, llamada Fathomless Advisory Services Limited, con cuenta en el HSBC de Hong Kong.
exmarit-corinna-fb_5_630x315.jpeg

Philip, Corinna y su hija a principio de los 90.

La amistad entre Philip J. Adkins y el Rey Juan Carlos I comenzó a estrecharse tras la caída en Botswuana. El británico viajó junto al monarca, Corinna y el segundo hijo de ésta, Alexander, nacido de su matrimonio con el Príncipe alemán Casimir zu Sayn-Witgenstein. Curiosamente, la relación entre ambos hombres empezó a hacerse más cercana conforme Corinna se alejaba del monarca.
Adkins y el Rey se conocían desde hace años. De hecho, él estaba presente en el momento en el que Corinna y el Rey se conocieron, durante una cacería en la finca La Garganta en Ciudad Real en 2004. La alemana entonces aún usaba con todo derecho el nombre de Corinna zu Sayn-Wittgenstein ya que estaba aún unida en matrimonio al príncipe alemán Casimir zu Sayn-Wittgenstein con el que contrajo matrimonio civil en 2000. Entonces el matrimonio no pasaba su mejor momento a pesar de que tenían un hijo de corta edad, Alexander, nacido en 2002. De hecho, anunciaron su divorcio un año más tarde de aquella cacería, en 2005.
En 2004 Corinna estaba muy introducida en la alta sociedad británica, gracias a Adkins, y acudía constantemente a cacerías como la celebrada en La Garganta. No en vano, en esos años era directora general de Boss & Co. Gunmakers, una armería londinense fundada en 1812 que tiene entre su clientela a lo más selecto de la sociedad internacional. En estos universos, la alemana fue introducida por su primer marido, Philip Adkins, con el que tuvo una hija, Anastasia nacida en 1992.
Sobre ese encuentro, Pilar Urbano reveló para El País una anécdota curiosa. Según, la escritora, el monarca le pidió a la anfitriona de la montería, la esposa del Duque de Westminster, que se sentase a su lado porque sospechaba que Corinna trataba de seducirlo. Estas reticencias, como sabemos, cambiaron enseguida.
Adkins vs Corinna
Aunque la alemana contó siempre con el apoyo de Adkins, éste finalmente eligió ponerse del lado de Juan Carlos I cuando comenzó el enfrentamiento entre Corinna y el Emérito. El matrimonio duró entre 1990 y 1993. Cuando la alemana se unió a Casimir zu Sayn-Wittgenstein, la amistad entre ambos se mantuvo. El matrimonio principesco de Corinna Larsen acabó en los tribunales y sigue enfrentada con la familia de su exmarido por el uso del título de princesa.


Corinna Larsen.

El empresario conoció a Corinna en 1989 en Francia, cuando unos amigos les presentaron en una cena. Un año después se casaron y tuvieron a su hija, Anastassia Adkins, en Londres. Adkins fue quien enseñó a cazar a la alemana. Por eso Corinna le pidió que le acompañara en el viaje a Botswana con ella y el rey Juan Carlos cuando tuvo lugar el incidente del elefante, a pesar de estar ya separados.
Hoy la relación entre Adkins y Corinna, al igual que con Casimir y Juan Carlos, también ha acabado en los tribunales. La alemana demandó a su exmarido por unas declaraciones realizadas por éste en Vanity Fair. “¿De verdad piensa alguien en España que está tratando con una persona honesta y estable? Vamos, hay muchas pruebas en su forma de expresarse en privado que indican que Corinna es una sociópata narcisista”, declaraba el empresario. “España le dio a Corinna un breve momento de atención pública y ahora ella tiene que lidiar con la dolorosa realidad de ser poco interesante e insignificante”, añadió. “Corinna siempre ha estado muerta por dentro. No hay cirujano plástico ni banquero que pueda cambiar eso”, remató.
El primer hombre importante en la vida de Corinna ha seguido el mismo camino que los siguientes, Casimir y Juan Carlos I, el enfrentamiento en los tribunales y la descalificación pública. En el complicado final entre Corinna y el Emérito, Adkins eligió al segundo.
Si me equivoco me corregís, me parece haber leído que el primer marido de Corinna ,Phlip J. Adkins ha hecho de testaferro para emérito.