La española más joven presa en el extranjero tiene 21 años y ha sido condenada a 25 años de prisión.