El Rey Juan Carlos y el AVE a la Meca


Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
47.580
Calificaciones
76.419
Ubicación
227
Ya que no investigan a Juan Carlos, al menos ahórrennos el pitorreo

Durante cuarenta años atiborramos el espacio público (calles, infraestructuras, placas, retratos...) con la omnipresencia de un rey que hoy nos avergüenza
Isaac Rosa
16/06/2020 - 22:16h
El Parlamento de Navarra retira el retrato del rey emérito de una de las salas de la Cámara

Queríamos tanto a Juan Carlos, le estábamos tan agradecidos por su servicio al país, que durante cuarenta años llenamos España con plazas de Juan Carlos I, avenidas de Juan Carlos I, calles Juan Carlos I, puentes de Juan Carlos I, parques Juan Carlos I, paseos de Juan Carlos I, urbanizaciones Juan Carlos I; hasta en el último pueblo de España hay al menos una vía pública juancarlista.

Queríamos tanto a Juan Carlos que en su honor rebautizamos viejos edificios y nombramos nuevas construcciones: rey Juan Carlos se llaman hoy colegios, institutos, universidades, bibliotecas, hospitales, residencias, centros sociales y culturales, centros de investigación, pabellones, estadios, polideportivos, centros de alto rendimiento, polígonos industriales, hoteles, bloques de pisos y complejos de oficinas, un buque de la Armada y una base en la Antártida.

Queríamos tanto a Juan Carlos que durante cuarenta años lo invitamos a inaugurar muchos otros colegios, institutos, universidades, hospitales y todo lo enumerado en el párrafo anterior además de juzgados, ayuntamientos, museos, pabellones, palacios de congresos, aeropuertos y estaciones, ampliaciones y remodelaciones, sedes oficiales y empresariales; y tras cada visita colocamos una placa en la entrada, en recuerdo del día en que honró aquel lugar con su juancarlista presencia.

Queríamos tanto a Juan Carlos que pusimos su nombre a premios de investigación, de periodismo, de economía, de poesía, todos con elevadas dotaciones y a menudo a cargo de presupuesto público, además de becas de estudios, campeonatos deportivos, encuentros anuales.

Queríamos tanto a Juan Carlos que decoramos España entera con su retrato: esculturas, lienzos y fotografías en espacios públicos y edificios oficiales, Congreso y Senado, parlamentos autonómicos y ayuntamientos, en todo tipo de dependencias administrativas o institucionales. Tanta abundancia juancarlista consigue a diario graciosas redundancias: en un mismo desplazamiento de pocos minutos puedes cruzar el puente Juan Carlos I, aparcar junto a la biblioteca Juan Carlos I, caminar hasta la plaza de Juan Carlos I y en la entrada del edificio oficial donde vas a presentar tu trabajo al premio Juan Carlos I encontrar una placa recordando su visita, y en su interior un retrato de Juan Carlos I.

Queríamos tanto a Juan Carlos, lo quisimos tanto tantísimo hasta su abdicación -de la que esta semana se cumplen seis años-, le estábamos tan juancarlistamente agradecidos y manifestamos ese agradecimiento con tanta omnipresencia pública..., que ahora que sabemos que ese mismo Juan Carlos se dedicaba a cobrar comisiones y evadir impuestos nos preguntamos qué coxx vamos a hacer con todas esas calles y parques, edificios y premios, infraestructuras y placas, retratos y esculturas.

Queríamos tanto a Juan Carlos, le demostramos con tanta profusión nuestra lealtad monárquica, que ahora que ya no le queremos, ahora que nos sentimos estafados por sus comisiones y cuentas en Suiza y otros chanchullos por investigar, ahora nos parece humillante, una burla, pitorreo, cada vez que tenemos que dar una dirección con su nombre o acudir a un lugar bautizado en su honor, ver todos los días la misma placa o su cara en retratos y esculturas. Como si se estuviera riendo de nosotros, todos los días, una pedorreta a todas horas.


En el Parlamento de Navarra acaban de retirar su retrato, como hace años hizo el Ayuntamiento de Barcelona con un busto. Que sí, que es solo un gesto, un acto simbólico que no sustituye a la verdadera justicia. Pero no olvidemos que si hay una institución que depende de lo simbólico esa es la monarquía. A ver si otros ayuntamientos y parlamentos siguen el ejemplo y mandan al trastero las representaciones de quien no es digno de presidir zonas nobles de instituciones. Empezando por los salones del Congreso de los Diputados, ese mismo Congreso cuya Mesa ha dado portazo a la posibilidad de investigar la corrupción del anterior jefe de Estado; un portazo cuyo eco puede alcanzar al fiscal del Supremo para que se anime a archivar la investigación.


Que retiren sus retratos, y con el mismo impulso aprovechen para renombrar tantos espacios públicos que hoy nos avergüenza pronunciar. Ya que no lo van a investigar ni en el Congreso ni seguramente en los juzgados, ya que tiene garantizada la impunidad, por lo menos que no se siga riendo en nuestra cara a diario. Gracias.


 
P

pilou12

Guest
Juan Carlos I, pillado en un tórrido romance con la Justicia Española
El rey emérito aparece muy acaramelado con la Justicia en unas fotos tomadas en su yate



Juan Carlos I pillado en un tórrido romance con la Justicia Española



Con su típico look deportivo y aire desenfadado aparece el rey emérito en las fotografías tomadas en su yate navegando por el Rin en compañía de Justicia, Temis para los amigos. Los amantes han estado disfrutando de unos días de navegación y relax en Basilea celebrando la inmunidad permanente de Juan Carlos.

La pareja se conoció durante la coronación del monarca y desde entonces han tenido una relación estrecha e íntima, pero el amor surgió después de que Juan Carlos abdicara. “Es el braguetazo de mi vida, voy a tener la inmunidad asegurada hasta el día del Juicio Final”, declaraba el emérito


Tras publicarse las fotografías que confirman el idilio, las reacciones han sido muy variadas. Los sectores republicanos ven una imparcialidad monumental por parte de la Justicia que, una vez más, se alía con los ricos y poderosos desatendiendo a los más desfavorecidos.

Tanto PP como PSOE han mostrado su preocupación por la relación del emérito. “Queremos pensar que es una relación abierta en la que nosotros también estaremos presentes en el corazón de la Justicia y podremos cuidar la llama del amor”, declaraban Sánchez y Casado.

Por su parte, la Familia Real ve con buenos ojos la relación de Juan Carlos y Justicia. “Es moralmente reprobable, sí, pero una alianza con la Justicia confirma que habrá Borbones para rato”, declaraba Felipe VI.
 

Registrado
21 Abr 2017
Mensajes
33
Calificaciones
144
Ya que no investigan a Juan Carlos, al menos ahórrennos el pitorreo

Durante cuarenta años atiborramos el espacio público (calles, infraestructuras, placas, retratos...) con la omnipresencia de un rey que hoy nos avergüenza
Isaac Rosa
16/06/2020 - 22:16h
El Parlamento de Navarra retira el retrato del rey emérito de una de las salas de la Cámara

Queríamos tanto a Juan Carlos, le estábamos tan agradecidos por su servicio al país, que durante cuarenta años llenamos España con plazas de Juan Carlos I, avenidas de Juan Carlos I, calles Juan Carlos I, puentes de Juan Carlos I, parques Juan Carlos I, paseos de Juan Carlos I, urbanizaciones Juan Carlos I; hasta en el último pueblo de España hay al menos una vía pública juancarlista.

Queríamos tanto a Juan Carlos que en su honor rebautizamos viejos edificios y nombramos nuevas construcciones: rey Juan Carlos se llaman hoy colegios, institutos, universidades, bibliotecas, hospitales, residencias, centros sociales y culturales, centros de investigación, pabellones, estadios, polideportivos, centros de alto rendimiento, polígonos industriales, hoteles, bloques de pisos y complejos de oficinas, un buque de la Armada y una base en la Antártida.

Queríamos tanto a Juan Carlos que durante cuarenta años lo invitamos a inaugurar muchos otros colegios, institutos, universidades, hospitales y todo lo enumerado en el párrafo anterior además de juzgados, ayuntamientos, museos, pabellones, palacios de congresos, aeropuertos y estaciones, ampliaciones y remodelaciones, sedes oficiales y empresariales; y tras cada visita colocamos una placa en la entrada, en recuerdo del día en que honró aquel lugar con su juancarlista presencia.

Queríamos tanto a Juan Carlos que pusimos su nombre a premios de investigación, de periodismo, de economía, de poesía, todos con elevadas dotaciones y a menudo a cargo de presupuesto público, además de becas de estudios, campeonatos deportivos, encuentros anuales.

Queríamos tanto a Juan Carlos que decoramos España entera con su retrato: esculturas, lienzos y fotografías en espacios públicos y edificios oficiales, Congreso y Senado, parlamentos autonómicos y ayuntamientos, en todo tipo de dependencias administrativas o institucionales. Tanta abundancia juancarlista consigue a diario graciosas redundancias: en un mismo desplazamiento de pocos minutos puedes cruzar el puente Juan Carlos I, aparcar junto a la biblioteca Juan Carlos I, caminar hasta la plaza de Juan Carlos I y en la entrada del edificio oficial donde vas a presentar tu trabajo al premio Juan Carlos I encontrar una placa recordando su visita, y en su interior un retrato de Juan Carlos I.

Queríamos tanto a Juan Carlos, lo quisimos tanto tantísimo hasta su abdicación -de la que esta semana se cumplen seis años-, le estábamos tan juancarlistamente agradecidos y manifestamos ese agradecimiento con tanta omnipresencia pública..., que ahora que sabemos que ese mismo Juan Carlos se dedicaba a cobrar comisiones y evadir impuestos nos preguntamos qué coxx vamos a hacer con todas esas calles y parques, edificios y premios, infraestructuras y placas, retratos y esculturas.

Queríamos tanto a Juan Carlos, le demostramos con tanta profusión nuestra lealtad monárquica, que ahora que ya no le queremos, ahora que nos sentimos estafados por sus comisiones y cuentas en Suiza y otros chanchullos por investigar, ahora nos parece humillante, una burla, pitorreo, cada vez que tenemos que dar una dirección con su nombre o acudir a un lugar bautizado en su honor, ver todos los días la misma placa o su cara en retratos y esculturas. Como si se estuviera riendo de nosotros, todos los días, una pedorreta a todas horas.


En el Parlamento de Navarra acaban de retirar su retrato, como hace años hizo el Ayuntamiento de Barcelona con un busto. Que sí, que es solo un gesto, un acto simbólico que no sustituye a la verdadera justicia. Pero no olvidemos que si hay una institución que depende de lo simbólico esa es la monarquía. A ver si otros ayuntamientos y parlamentos siguen el ejemplo y mandan al trastero las representaciones de quien no es digno de presidir zonas nobles de instituciones. Empezando por los salones del Congreso de los Diputados, ese mismo Congreso cuya Mesa ha dado portazo a la posibilidad de investigar la corrupción del anterior jefe de Estado; un portazo cuyo eco puede alcanzar al fiscal del Supremo para que se anime a archivar la investigación.


Que retiren sus retratos, y con el mismo impulso aprovechen para renombrar tantos espacios públicos que hoy nos avergüenza pronunciar. Ya que no lo van a investigar ni en el Congreso ni seguramente en los juzgados, ya que tiene garantizada la impunidad, por lo menos que no se siga riendo en nuestra cara a diario. Gracias.



Propongo que las plazas, calles y demás edificios Juan Carlos I se renombren como " plaza ave a la meca", " biblioteca comisión en Suiza", " jardín negociete en Méjico", "museo comisión por el petróleo".
Eso nos permitiría actualizar los nombres pero no perder el propósito inicial de recordar a Juan Carlos I.😆😂
 

Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.777
Calificaciones
44.865
Ya que no investigan a Juan Carlos, al menos ahórrennos el pitorreo

Durante cuarenta años atiborramos el espacio público (calles, infraestructuras, placas, retratos...) con la omnipresencia de un rey que hoy nos avergüenza
Isaac Rosa
16/06/2020 - 22:16h
El Parlamento de Navarra retira el retrato del rey emérito de una de las salas de la Cámara

Queríamos tanto a Juan Carlos, le estábamos tan agradecidos por su servicio al país, que durante cuarenta años llenamos España con plazas de Juan Carlos I, avenidas de Juan Carlos I, calles Juan Carlos I, puentes de Juan Carlos I, parques Juan Carlos I, paseos de Juan Carlos I, urbanizaciones Juan Carlos I; hasta en el último pueblo de España hay al menos una vía pública juancarlista.

Queríamos tanto a Juan Carlos que en su honor rebautizamos viejos edificios y nombramos nuevas construcciones: rey Juan Carlos se llaman hoy colegios, institutos, universidades, bibliotecas, hospitales, residencias, centros sociales y culturales, centros de investigación, pabellones, estadios, polideportivos, centros de alto rendimiento, polígonos industriales, hoteles, bloques de pisos y complejos de oficinas, un buque de la Armada y una base en la Antártida.

Queríamos tanto a Juan Carlos que durante cuarenta años lo invitamos a inaugurar muchos otros colegios, institutos, universidades, hospitales y todo lo enumerado en el párrafo anterior además de juzgados, ayuntamientos, museos, pabellones, palacios de congresos, aeropuertos y estaciones, ampliaciones y remodelaciones, sedes oficiales y empresariales; y tras cada visita colocamos una placa en la entrada, en recuerdo del día en que honró aquel lugar con su juancarlista presencia.

Queríamos tanto a Juan Carlos que pusimos su nombre a premios de investigación, de periodismo, de economía, de poesía, todos con elevadas dotaciones y a menudo a cargo de presupuesto público, además de becas de estudios, campeonatos deportivos, encuentros anuales.

Queríamos tanto a Juan Carlos que decoramos España entera con su retrato: esculturas, lienzos y fotografías en espacios públicos y edificios oficiales, Congreso y Senado, parlamentos autonómicos y ayuntamientos, en todo tipo de dependencias administrativas o institucionales. Tanta abundancia juancarlista consigue a diario graciosas redundancias: en un mismo desplazamiento de pocos minutos puedes cruzar el puente Juan Carlos I, aparcar junto a la biblioteca Juan Carlos I, caminar hasta la plaza de Juan Carlos I y en la entrada del edificio oficial donde vas a presentar tu trabajo al premio Juan Carlos I encontrar una placa recordando su visita, y en su interior un retrato de Juan Carlos I.

Queríamos tanto a Juan Carlos, lo quisimos tanto tantísimo hasta su abdicación -de la que esta semana se cumplen seis años-, le estábamos tan juancarlistamente agradecidos y manifestamos ese agradecimiento con tanta omnipresencia pública..., que ahora que sabemos que ese mismo Juan Carlos se dedicaba a cobrar comisiones y evadir impuestos nos preguntamos qué coxx vamos a hacer con todas esas calles y parques, edificios y premios, infraestructuras y placas, retratos y esculturas.

Queríamos tanto a Juan Carlos, le demostramos con tanta profusión nuestra lealtad monárquica, que ahora que ya no le queremos, ahora que nos sentimos estafados por sus comisiones y cuentas en Suiza y otros chanchullos por investigar, ahora nos parece humillante, una burla, pitorreo, cada vez que tenemos que dar una dirección con su nombre o acudir a un lugar bautizado en su honor, ver todos los días la misma placa o su cara en retratos y esculturas. Como si se estuviera riendo de nosotros, todos los días, una pedorreta a todas horas.


En el Parlamento de Navarra acaban de retirar su retrato, como hace años hizo el Ayuntamiento de Barcelona con un busto. Que sí, que es solo un gesto, un acto simbólico que no sustituye a la verdadera justicia. Pero no olvidemos que si hay una institución que depende de lo simbólico esa es la monarquía. A ver si otros ayuntamientos y parlamentos siguen el ejemplo y mandan al trastero las representaciones de quien no es digno de presidir zonas nobles de instituciones. Empezando por los salones del Congreso de los Diputados, ese mismo Congreso cuya Mesa ha dado portazo a la posibilidad de investigar la corrupción del anterior jefe de Estado; un portazo cuyo eco puede alcanzar al fiscal del Supremo para que se anime a archivar la investigación.


Que retiren sus retratos, y con el mismo impulso aprovechen para renombrar tantos espacios públicos que hoy nos avergüenza pronunciar. Ya que no lo van a investigar ni en el Congreso ni seguramente en los juzgados, ya que tiene garantizada la impunidad, por lo menos que no se siga riendo en nuestra cara a diario. Gracias.





Muy bueno.Esas cosas pasan por idolatrar a alguien que esta vivo y coleando y que no se sabe ni su futuro ni tampoco su pasado, bien se encargaron los políticos y los periódicos de cubrir toda la me r da y putrefacción que había.

Tanto igual pasa con sus hijas, hijo y nietas que ya esta bien de poner el nombre de un hospital a una mocosa que no ha podido hacer nada por si misma ni bueno ni malo. El hospital de Badajoz creo que se sigue llamando infanta Cristina...otra que tal...

El problema no son ellos, que también, el problema es la legión de lame-botas que tenemos herencia del pasado y que les va que esta farsa continúe...a ellos les beneficia . No terminamos que quitarnos la caspa acumulado desde hace siglos. en una pena.
 
Registrado
25 Feb 2013
Mensajes
1.686
Calificaciones
7.830
Suiza ha enviado la documentación reclamada por España en la investigación sobre el Rey emérito. La Fiscalía del Supremo analizará ahora si cometió delito fiscal y de blanqueo
Foto: El rey emérito Juan Carlos I (izq.) y el monarca de Baréin (EFE)
El rey emérito Juan Carlos I (izq.) y el monarca de Baréin (EFE)
AUTOR
BEATRIZ PARERA
Contacta al autor
@beaparera
TAGS
TIEMPO DE LECTURA5'
06/07/2020 05:00 - ACTUALIZADO: 06/07/2020 10:24
Suiza ha enviado ya a España los datos solicitados sobre Juan Carlos I y eso activa las pesquisas de la Fiscalía sobre el Rey emérito. El país helvético ha contestado a la comisión rogatoria que España trasladó en febrero y en la que pedía, entre otras cosas, el detalle de los aspectos del depósito de 100 millones de dólares que Arabia pagó en 2008 a don Juan Carlos, incluyendo las identidades no solo de sus titulares sino también de sus beneficiarios.
El 8 de agosto de 2008, la fundación panameña Lucum ingresó en una cuenta de la banca privada suiza Mirabaud 100 millones de dólares (65 millones de euros) donados al monarca por la casa real de Arabia Saudí. Habían pasado solo ocho días desde su creación. La Fiscalía considera ese abono como el primer escalón en un rastro más amplio de comisiones que vincula con la construcción del AVE a La Meca. Pero las pesquisas en España solo podían abarcar al periodo posterior a 2014, cuando el Rey abdicó.
Paralelamente, y mientras en España la primera investigación de la Audiencia Nacional fue archivada, la Fiscalía suiza fue tomando declaración a afectados en ese reguero de comisiones, como Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la examante del Rey que, según publicó 'El País', declaró al fiscal suizo que esa fue una donación por amor, no para que ella moviera el dinero. Esa declaración intenta eximirla de actuar como testaferro o cómplice, según fuentes jurídicas. El fiscal suizo Yves Bertossa se ha trasladado a Madrid en varias ocasiones, pero sus homólogos españoles esperaban la documentación.

Corinna declaró que recibió 65 millones de Juan Carlos I que procedían de Arabia Saudí
EFE
La Fiscalía del Tribunal Supremo ha asumido la investigación que dirigía Anticorrupción sobre el presunto cobro de comisiones para la adjudicación en 2011 del AVE a La Meca


A la espera de que Suiza respondiera a la comisión rogatoria, la Fiscalía elevo el caso al Supremo, al estar el monarca aforado, y la retiró de Anticorrupción, que estaba rastreando las comisiones del AVE a La Meca. La fundación Lucum estaba administrada por el abogado Dante Canónica y el gestor de fondos Arturo Fasana, pero la investigación llevada a cabo por el fiscal Yves Bertossa sitúa a Juan Carlos I como su primer beneficiario y, según desveló 'The Telegraph', Felipe VI figuraba también como uno de los beneficiarios.
Según la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial y en la que se detalla "la actividad solicitada", el Ministerio Público español quería conocer los datos de identificación de los titulares, los autorizados y el beneficiario último (UBO). También "el domicilio de envío de la correspondencia desde su apertura". La Fiscalía reclamaba además "todos los movimientos registrados en la cuenta desde su apertura hasta su cancelación, con identificación del origen y destino de los fondos". La cuenta se cerró, según la información que ha ido comunicando Bertossa, después de que se efectuara una transferencia por la cantidad total a una cuenta de Corinna Larsen en Bahamas.
Antes de su cierre, la cuenta recibió otras donaciones además de la más cuantiosa, con un denominador común: todas procedían de países árabes. Entre las transferencias que recibió la cuenta de Lucum se encuentra, por ejemplo, una de 1.895.250 dólares (1,7 millones de euros) remitida por el sultán de Baréin. Para vaciar la cuenta, el emérito transfirió el saldo de la cuenta de Lucum a Corinna Larsen a nombre de la sociedad Solare Investors Corporation en el banco Gonet y Cie, en Nassau.
Las justicias suiza y española han tenido encontronazos. En 2013 y en 2018, la AN denegó a Suiza la extradición del informático Hervé Falciani
La Fiscalía española también reclamó que se le remitiera "cualquier documento del que pudiera disponer relacionado con el titular y el beneficiario último de la cuenta y con las operaciones realizadas desde la misma". Además, solicitaba copia de cuatro declaraciones clave para rastrear las comisiones. Las efectuadas ante el fiscal suizo por Canónica y Fasana y las de la examiga del Rey Corinna Zu Sayn-Wittgenestein y su primo Álvaro de Orleans, a los que Bertossa considera testaferros. Con la comisión rogatoria, la Fiscalía del Supremo determinará si el movimiento de fondos que vincula en grado indiciario con presuntos delitos de blanqueo y fiscales fue anterior o posterior a 2014, fecha de la abdicación.
Las justicias suiza y española han tenido encontronazos en los últimos años. En 2013 y en 2018, la Audiencia Nacional denegó a Suiza la extradición del informático Hervé Falciani por la filtración de datos de miles de clientes con cuentas opacas en el HSBC en Ginebra. Para Suiza, violar el secreto bancario es delito, pero en España los empleados de banca tienen la obligación de denunciarlo y por eso la Justicia española no lo considera un delincuente. Poco después de esa segunda resolución, Suiza respondió a España que no extradita por "motivos políticos" cuando Madrid reclamó a la dirigente independentista catalana Marta Rovira.
Una vez está la documentación en manos del Ministerio Público en el Tribunal Supremo, el fiscal al que se ha encargado el asunto tendrá que decidir qué hacer. El fiscal de sala de la especialidad de delitos económicos, Juan Ignacio Campos, asumió las diligencias no solo para determinar si los indicios contra el Rey emérito eran suficiente sino también para fijar el alcance de su inviolabilidad. Pese a que, en principio, esta llega hasta la abdicación, los letrados del Congreso determinaron —por ejemplo— que debía extenderse también si el origen del presunto blanqueo se situó en un momento en que aún era monarca.


https://www.elconfidencial.com/espana/2020-07-06/investigacion-rey-juan-carlos-suiza-fiscal_2669332/
 
Registrado
30 Sep 2013
Mensajes
30
Calificaciones
2.484
Embestida contra la Corona

Voz Populi 08/07/2020 - José Alejandro Vara
FUENTE:
https://www.vozpopuli.com/opinion/sanchez-monarquia-rey_0_1371464025.html


Sánchez rompe su neutralidad en el 'affaire' de los negocios de Juan Carlos I y lanza de paso una advertencia "perturbadora" a Felipe VI

'Inquietante' y 'perturbador'. El presidente del Gobierno llevaba bien preparados los dos adjetivos con los que quería calificar las últimas informaciones aparecidas en torno a los turbios negocios del Rey don Juan Carlos. Un cambio de guión absoluto, un volantazo drástico en la actitud ponderada con la que se venía manejando el Gobierno hasta hace apenas unas horas. Una arremetida por sorpresa y desde la Moncloa en uno de los momentos más delicados para la Monarquía española.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, hace apenas unas horas invocaba a la 'tranquilidad' y a la 'confianza' en la labor de la Justicia. Al abordar los problemas judiciales del Rey emérito, no dudó incluso en defender 'la presunción de inocencia' y en recordar que estos episodios que ahora ven la luz 'no tienen ningún impacto en el Rey actual'.

Esta era, hasta el momento, la línea oficial del Gobierno en torno a los presuntos dineros ocultos de don Juan Carlos en Suiza. Este miércoles, sin embargo, Sánchez aprovecha la comparecencia junto a su homólogo italiano, Giuseppe Conte, para pulverizar el libreto oficial del Ejecutivo y lanzar un contundente mandoble a la cabeza de la Institución y, por ende, una descomunal embestida contra la estabilidad de Felipe VI.

El presidente del Gobierno se ha referido a "informaciones inquietantes que nos perturban a todos y a mí también"; ha arremetido indirectamente contra los medios de comunicación que no se hacen eco de estas informaciones mediante la tramposa alabanza de aquellos que "no miran hacia otro lado" y finalmente ha implicado al actual monarca al mencionar que "la propia Casa Real está marcando distancia frente a estas informaciones inquietantes y perturbadoras". Otra vez los dos adjetivos con un ataque tangencial al titular de la Corona. Un referencia nada ingenua, una frase con aires de bomba de racimo.

Frenazo a la comisión

Sabido es que Sánchez no sintoniza demasiado ni con el Jefe del Estado ni con la Institución que encarna. Lo ha demostrado en numerosas ocasiones. La última, este mismo lunes, cuando evitó estar presente en el funeral por las víctimas de la pandemia, un acto presidido por los Reyes. Con todo, el jefe del Ejecutivo procuraba pronunciarse con cierta deferencia y con el natural respeto hacia la Corona, y ha mostrado hasta ahora una actitud distante y cautelosa sobre las turbias actividades que enlodan la figura del Rey padre. Hace tan sólo unos días, el PSOE se ponía del lado del PP , Cs y Vox para vetar la creación de una comisión parlamentaria sobre los fondos ocultos de don Juan Carlos.

Y, de repente, este aldabonazo, este golpe seco e inesperado contra la Institución. En plena tormenta sobre su vicepresidente, Pablo Iglesias, quien está empeñado en zaherir y amordazar a la prensa no adicta, Sánchez obvia comentar esta polémica y se lanza de cabeza al punto más débil de la Corona. Sin contemplaciones ni medias tintas. Sin una sola mención o un mínimo reconocimiento a la labor de don Juan Carlos como artífice fundamental de la Transición y protagonista ineludible de las cuatro décadas de excepcional recuperación democrática, el periodo más fructífero de nuestra reciente historia. Una bofetada tan inclemente como excesiva, así al menos se ha recibido en círculos de la Zarzuela y en el entorno familiar del Rey emérito.

Más que los manejos de don Juan Carlos sus negocios del pasado en el Golfo, que está escrutando ahora mismo la Justicia, tanto en Suiza como en el Supremo, lo que verdaderamente resulta 'perturbador' es el estruendoso y repentino cambio de actitud impulsado por Sánchez. ¿Qué ha pasado? ¿A qué viene esto? Quizás un guiño a su socio Iglesias, el vicepresidente envuelto en un escándalo superlativo. Se diría también que hubiera querido pisar el acelerador rumbo al referéndum que tumbe la monarquía y le permita acceder, finalmente, a su anhelado sueño de convertirse en presidente de la República.
 
Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
14.777
Calificaciones
44.865
Embestida contra la Corona

Voz Populi 08/07/2020 - José Alejandro Vara
FUENTE:
https://www.vozpopuli.com/opinion/sanchez-monarquia-rey_0_1371464025.html


Sánchez rompe su neutralidad en el 'affaire' de los negocios de Juan Carlos I y lanza de paso una advertencia "perturbadora" a Felipe VI

'Inquietante' y 'perturbador'. El presidente del Gobierno llevaba bien preparados los dos adjetivos con los que quería calificar las últimas informaciones aparecidas en torno a los turbios negocios del Rey don Juan Carlos. Un cambio de guión absoluto, un volantazo drástico en la actitud ponderada con la que se venía manejando el Gobierno hasta hace apenas unas horas. Una arremetida por sorpresa y desde la Moncloa en uno de los momentos más delicados para la Monarquía española.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, hace apenas unas horas invocaba a la 'tranquilidad' y a la 'confianza' en la labor de la Justicia. Al abordar los problemas judiciales del Rey emérito, no dudó incluso en defender 'la presunción de inocencia' y en recordar que estos episodios que ahora ven la luz 'no tienen ningún impacto en el Rey actual'.

Esta era, hasta el momento, la línea oficial del Gobierno en torno a los presuntos dineros ocultos de don Juan Carlos en Suiza. Este miércoles, sin embargo, Sánchez aprovecha la comparecencia junto a su homólogo italiano, Giuseppe Conte, para pulverizar el libreto oficial del Ejecutivo y lanzar un contundente mandoble a la cabeza de la Institución y, por ende, una descomunal embestida contra la estabilidad de Felipe VI.

El presidente del Gobierno se ha referido a "informaciones inquietantes que nos perturban a todos y a mí también"; ha arremetido indirectamente contra los medios de comunicación que no se hacen eco de estas informaciones mediante la tramposa alabanza de aquellos que "no miran hacia otro lado" y finalmente ha implicado al actual monarca al mencionar que "la propia Casa Real está marcando distancia frente a estas informaciones inquietantes y perturbadoras". Otra vez los dos adjetivos con un ataque tangencial al titular de la Corona. Un referencia nada ingenua, una frase con aires de bomba de racimo.

Frenazo a la comisión

Sabido es que Sánchez no sintoniza demasiado ni con el Jefe del Estado ni con la Institución que encarna. Lo ha demostrado en numerosas ocasiones. La última, este mismo lunes, cuando evitó estar presente en el funeral por las víctimas de la pandemia, un acto presidido por los Reyes. Con todo, el jefe del Ejecutivo procuraba pronunciarse con cierta deferencia y con el natural respeto hacia la Corona, y ha mostrado hasta ahora una actitud distante y cautelosa sobre las turbias actividades que enlodan la figura del Rey padre. Hace tan sólo unos días, el PSOE se ponía del lado del PP , Cs y Vox para vetar la creación de una comisión parlamentaria sobre los fondos ocultos de don Juan Carlos.

Y, de repente, este aldabonazo, este golpe seco e inesperado contra la Institución. En plena tormenta sobre su vicepresidente, Pablo Iglesias, quien está empeñado en zaherir y amordazar a la prensa no adicta, Sánchez obvia comentar esta polémica y se lanza de cabeza al punto más débil de la Corona. Sin contemplaciones ni medias tintas. Sin una sola mención o un mínimo reconocimiento a la labor de don Juan Carlos como artífice fundamental de la Transición y protagonista ineludible de las cuatro décadas de excepcional recuperación democrática, el periodo más fructífero de nuestra reciente historia. Una bofetada tan inclemente como excesiva, así al menos se ha recibido en círculos de la Zarzuela y en el entorno familiar del Rey emérito.

Más que los manejos de don Juan Carlos sus negocios del pasado en el Golfo, que está escrutando ahora mismo la Justicia, tanto en Suiza como en el Supremo, lo que verdaderamente resulta 'perturbador' es el estruendoso y repentino cambio de actitud impulsado por Sánchez. ¿Qué ha pasado? ¿A qué viene esto? Quizás un guiño a su socio Iglesias, el vicepresidente envuelto en un escándalo superlativo. Se diría también que hubiera querido pisar el acelerador rumbo al referéndum que tumbe la monarquía y le permita acceder, finalmente, a su anhelado sueño de convertirse en presidente de la República.


Ahora resulta que el presidente que representa a los españoles debería de ensalzar a la monarquía que no da una y lo que mas conocemos de ella es lo cara que nos cuesta para lo mal que nos representa.

Hay que escuchar el clamor del pueblo y la vergüenza que esta suponiendo para los españoles que tengamos que enterarnos por la prensa extranjera de los tejemanejes de esta familia .

Bien por el presidente.... entre otras lindezas dice el articulo ..." bofetada tan inclemente como excesiva"....ya esta bien de tomarnos el pelo . Osea que lo tienen claro en Zarzu que un referendum tumbaría a la monarquía.... pues bueno, no seria el fin del mundo, solo el comienzo de una nueva era.