Constantino de Grecia, el rey que se cargó su propia corona

Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
8.064
Calificaciones
40.445
Constantino de Grecia, el rey que se cargó su propia corona
'ROYALS'
45 aniversario del referéndum
    • EDUARDO ÁLVAREZ
    • Compartir en Facebook
    • Compartir en Twitter
    • Enviar por email
  • 14 dic. 2019 02:05

Constantino y Ana María de Grecia, con sus hijos Alexia y Pablo, en Tatoi. GTRES57 comentariosVer comentarios


Constantino encontró una gran polarización política al llegar al trono en 1964. Sus errores y no pocas traiciones le costaron el cetro.
Constantino de Grecia reaparece tras las noticias sobre su delicado de salud
Entre lágrimas y sin poder acabar el discurso: la última aparición de Constantino de Grecia
En estos tiempos en los que la Corona española es la diana de los partidos independentistas y de formaciones de izquierda que aprovechan el río revuelto... tiempos en los que se disparan los rumores de complots contra la Monarquía y de planes republicanos para tratar de tumbar al Rey... tendrá Don Felipe en su cabeza los turbulentos episodios que dejaron sin trono a su tío Constantino de Grecia.
Se acaba de cumplir el 45 aniversario del referéndum por el que se instauró la república en el país heleno. Hoy el hermano de la Reina Sofía, a sus 79 años, reside en su país. Hace un lustro que terminó su largo exilio, aunque sigue privado de su nacionalidad y mantiene la batalla por la restitución de los bienes de la familia real. Con todo, Constantino disfruta de un momento dulce viendo cómo se empieza a rehabilitar la imagen de la familia real en el país tras varias décadas de implacable propaganda.
La llegada al poder en julio del conservador Kyriakos Mitsotakis ha supuesto un cierto balón de oxígeno, ya que se están produciendo situaciones de cierto reconocimiento a la dinastía. Así, el pasado noviembre la ministra de Cultura inauguraba en Atenas una exposición sobre un siglo de moda griega acompañada por la reina Ana María -uno de sus vestidos es la pieza central de la muestra-, algo impensable hasta ahora;y el Gobierno está estudiando cómo acondicionar el complejo donde se encuentra el Palacio de Tatoi -que incluye las tumbas reales- después de que desidia de los sucesivos Ejecutivos lo haya dejado en estado de ruina.
No sorprende la actitud del primer ministro, puesto que es hijo del histórico dirigente Constantinos Mitsotakis -fue jefe de Gobierno entre 1990 y 1993-, quien, en un tiempo en el que sólo se decían pestes de Constantino, se atrevía a reconocer que el referéndum de 1974 no tuvo las garantías debidas. Aquel plebiscito en el que casi el 70% de los griegos rechazó el regreso del monarca fue la guinda a unos años convulsos en los que, entre todos, incluidos los integrantes de la familia real, derribaron la Corona.
Tenía apenas 23 años cuando Constantino asumió el trono, en marzo de 1964. Acababa de morir su padre, el rey Pablo, víctima de un cáncer de estómago. El nuevo monarca era tan inexperto como falto de carácter. El país vivía bajo un clima de enorme tensión política, polarización y gran inestabilidad por la alta fragmentación parlamentaria. Sólo unos días antes de la proclamación de Constantino había tomado posesión como primer ministro Georgios Papandreu, al frente de un Gobierno débil, en minoría. Para colmo, el choque con Constantino fue inmediato.
Marchas masivas en contra del rey recorrieron Grecia en 1974.GETTY
El sentimiento antimonárquico era ya fuerte entre amplias capas sociales. Y no fueron pocos los partidos que aprovecharon la debilidad de Constantino para tratar de despojar de poderes a la Corona. Regía entonces la Constitución de 1952 que, aunque consagraba el principio democrático y un sistema de monarquía parlamentaria, recordaba en muchos aspectos a las constituciones europeas del liberalismo decimonónico en las que la Corona y el Ejército seguían siendo los dos verdaderos focos de poder y las libertades individuales estaban seriamente restringidas. Todos los partidos parecían interesados en aquellos convulsos años en morder a la monarquía, incluidos los conservadores monárquicos, aunque distaban mucho los intereses de cada cual. No olvidemos que la reforma constitucional que había planteado el monárquico Karamanlis en 1963, que despojaba de muchos poderes a la Corona, no representaba un avance democrático sino una involución autoritaria.
Con todo este trasfondo, arreciaron las críticas a la muy odiada reina Federica, madre del nuevo soberano, quien ya había sido puesta en la picota durante el reinado de su marido porque se consideraba perversa su influencia. Y lo cierto es que Constantino estaba bastante solo, con consejeros que le mal aconsejaron continuamente y sin apenas apoyos.
El rey pagaría muy caro el error que cometió apenas un año después de ser coronado, cuando protagonizó una maniobra palaciega que desembocó en la dimisión de Papandreu, tras una crisis que reveló cómo empezaban a torcerse las cosas en el Ejército. Constantino, que no quería limitarse a un rol ceremonial, abusó de sus prerrogativas constitucionales y durante dos años se desgastó por completo con un intervencionismo político que no evitó sin embargo el desgobierno. En nada le ayudaron tampoco los partidos en el Parlamento, muchos de ellos felices de que el monarca se cociera en su salsa.
El caso es que la dimisión de Papandreu, en julio de 1965, muy contestada en las calles por fuertes manifestaciones contra el rey, fue seguida por casi dos años de auténtico bloqueo -Constantino se negaba a convocar elecciones- en los que el monarca nombró hasta cinco primeros ministros que no lograron respaldo. La política colapsó y el soberano fue percibido como el gran culpable.
En paralelo, y en un contexto de Guerra Fría, se desarrollaron toda clase de conspiraciones extraparlamentarias. Como es sabido, la que triunfó, el 21 de abril de 1967, fue el golpe de los coroneles. El apoyo inicial de Constantino -un episodio sobre el que sigue habiendo tantas lagunas y literatura como sobre nuestro 23-F- le costaría la corona. Sobre todo porque Estados Unidos le dejó vendido en su contragolpe pocos meses después.
También le traicionaría en 1974, una vez caída la dictadura de los coroneles, Karamanlis, quien tan cercano al rey se había mostrado durante los años de Gobierno en el exilio. El dirigente conservador le asestó la puñalada definitiva cuando convocó el referéndum para que los griegos eligieran monarquía o república, tras una campaña sin participación de los monárquicos. Aun así, el resultado fue tan demoledor que Constantino, desde Londres, aceptó resignado que sus días como rey habían acabado para siempre. Cuando todos, empezando por él mismo, se habían empeñado en derribar la monarquía, ¿cómo iba a mantenerse ésta en pie?
https://www.elmundo.es/loc/celebrities/2019/12/14/5df3867cfc6c83a4208b462d.html
 

Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
8.064
Calificaciones
40.445
Cuando el pueblo se harta y les muestra que el pais no les pertenece. Por cierto, el tuvo un amante durante varios años, ¿no?


dosmanzanas – La web de noticias LGTB
Pablo I de Grecia, padre de la reina Sofía, mantuvo en su juventud una relación con un famoso prostituto de la época
por Flick 25/02/2010 | 7:45 19 Publicado en Noticias, Sociedad




Denham Fouts (1914-1948) fue uno de los prostitutos más célebres del periodo de entreguerras. Se relacionó con artistas, escritores, personajes de la alta sociedad y celebridades diversas. Ahora Butt, una de las más prestigiosas revistas LGTB, publica una interesante reseña sobre su corta pero intensa vida. La reseña se hace eco de un pasaje que no nos ha pasado desapercibido: su breve relación amorosa con el entonces príncipe Pablo, futuro rey de Grecia y padre de nuestra reina Sofía.

Además de Pablo de Grecia, otros amantes «reales» de Denham Fouts habrían sido el príncipe Pablo de Yugoslavia o el Shah de Persia. Entre las amistades que cultivo, por cierto, destacan personas de gran relieve en la historia de la cultura LGTB del siglo XX, como Gore Vidal, Truman Capote o Christopher Isherwood. «Si se hubiera acostado con Hitler, como Hitler quería, hubiera podido salvar al mundo de la Segunda Guerra Mundial», llegó a decir de él Capote.
Pablo de Grecia acabó contrayendo matrimonio con la princesa alemana Federica de Hannover y fue padre de tres hijos. Uno de ellos, Sofía de Grecia, es la actual reina de España. Una reina que protagonizó hace poco más de un año uno de los más desafortunados episodios de la reciente historia de la monarquía española, cuando trascendieron unas declaraciones suyas concedidas a la periodista y escritora Pilar Urbano en las que se mostraba contraria a que gays y lesbianas pudieran contraer matrimonio y a las marchas del Orgullo, que obligaron a la Casa Real a emitir un inusual comunicado en la que calificaba dichas declaraciones como inexactas.

https://www.dosmanzanas.com/2010/02...ion-con-un-famoso-prostituto-de-la-epoca.html
 

Registrado
17 Oct 2019
Mensajes
5.590
Calificaciones
46.658
Ubicación
Suiza
A Pablo I de Grecia parece que siempre le gustaron los hombres y se decía ya entonces que era la mayor cortesana de Atenas porque incluso se rumoraba que mantenía relaciones homosexuales con algunos miembros de su guardia. Lo mismo se comenta del Duque de Edimburgo que aunque siendo un conocido catador de las amigas de su esposa la Reina Isabel II, no le hacía ascos a algunos efebos griegos durante sus visitas a su país natal. Siempre se dijo que le gustaba echarse a la mar con dos o tres chicos guapos y disfrutar con ellos de caricias masculinas. Federico JL ha conversado sobre ese tema en varias ocasiones durante su programa de La Crónica Rosa.