Antonio García Ferreras.Rigurosamente Subjetivo.Carmen Rigalt. (1 Viewer)

Registrado
4 Dic 2012
Mensajes
12.942
Calificaciones
99.014
L A C O N T R A

DE CARMEN RIGALT

20/10/2019

RIGUROSAMENTE SUBJETIVO
ANTONIO GARCÍA FERRERAS
QUIÉN : ANTONIO GARCÍA FERRERAS, DIRECTOR DEL PROGRAMA ‘AL ROJO VIVO’ Y DIRECTIVO DE ATRESMEDIA. QUÉ: SU TRIUNFO A LOMOS DEL ‘PROCÉS’ . EVOLUCIÓN: TRAS LA VIOLENCIA ‘INDEPE’, SE MUESTRA MENOS COMPRENSIVO

Descubra Orbyt
  • Disminuye el tamaño del texto
  • Aumenta el tamaño del texto
  • Imprimir documento
  • Comparte esta noticia
  • twitter
Es el hombre del procés. En realidad no tiene nada que ver con él, pero sus carreras han corrido paralelas en este tramo del nuevo siglo (el procés dando el turre y él sometiéndolo a debate).

Para muchos, la principal seña de identidad de este periodista enérgico es su puesta en escena, a veces histriónica y siempre llamativa. Es como si hablara en titulares, sustituyendo los signos de puntuación por esos gestos que tanto agradecen sus imitadores: primero se abre de brazos, después apoya las palmas de las manos a ambos lados de la mesa y, tras un silencio, apunta a cámara con el índice mientras desgrana la noticia. Fin del primer acto.

El 1-O fue una fecha clave en la biografía de este hombre que había vivido en profundidad la radio pero descubrió la televisión a partir del lanzamiento de La Sexta. Desde entonces hasta hoy se ha consolidado en el medio hasta convertirse en un rostro peculiar de la pequeña pantalla.

Dirige Al Rojo Vivo, que por algo se ha considerado siempre de izquierdas. Lo catapultó el procés y sigue triunfando gracias a él. Ahí ha conseguido cotas de especialización dignas de TV3, suponiendo que TV3 fuera más abierta de miras.

En 2017, García Ferreras vivió dos meses inmerso en el referéndum, hasta que el tema hizo aguas y los españoles (catalanes incluidos) volvimos a hablar de fútbol. Ahora, Ferreras ha vuelto a Barcelona a bordo del tsunami indepe, con Torra apretando a las bases, los cachorros del CDR.

Seamos sinceros: Torra no tiene madera de líder; es un simple activista del apretón. Ahora ha anunciado un nuevo referéndum pero nadie le cree. Él no llegará ni a Pau Claris, que ha sido lo más breve que se ha despachado en política. Las iniciativas del president, lejos de favorecer a los catalanes, los hunden cada vez más en la miseria. Y si la República del cura de la Seo de Urgell fue breve, la de Puigdemont no pasó de nonata y la de Torra no ha llegado ni a quimera.

Ferreras, que se especializó en Catalonia Freedom cuando el referéndum, ahora ha dado con un hueso más duro de roer. Los activistas, llevados por la frustración tras la sentencia del procés —cualquiera diría que una sentencia más amable les hubiera hecho felices—, han conformado una respuesta de proporciones disparatadas. Torra tardó en condenarlo, y lo hizo (en sede parlamentaria) desviando más la carga de la prueba hacia los bomberos (o sea, los mossos) que hacia los pirómanos.

En el plató de ARV, Ferreras echaba chispas. Quedaba muy lejos la actitud comprensiva y dúctil del periodista en 2017, cuando juntaba en su mesa a comunistas posmodernos e ideólogos de la acción directa.

Siempre cerca de AGF estaba Ana Pastor, su mujer, que también se enrolla mucho con el tema catalán, aunque a ella le van más las entrevistas institucionales y resulta más distante y menos apasionada. Antonio, en cambio, parece un mastín leonés. Vehemente y entusiasta, de sonrisa pequeña y ojos chispeantes, Ferreras da la impresión de que quiere comerse el mundo, pero podría ser una impresión falsa producida por el efecto de su envergadura.

Decía que García Ferreras se chupó en 2017 el procés y se lo está chupando de nuevo hoy. En cualquier caso, antes y ahora los resultados están siendo distintos. Antes, los indepes ganaron la batalla de la imagen gracias en buena parte a la ayuda de los periodistas que les dieron la mano. En Madrid, la izquierda contribuyó a ese buen entendimiento. Ahora, no. A Ferreras también se le está acabando la paciencia. No es agradable ver a los periodistas provistos con cascos para burlar los peligros de la barricadas. Marc Llovet salió milagrosamente vivo de la hoguera. A otros los hemos visto hacer virguerías para dar las crónicas sobreponiéndose al griterío ambiental. «Prensa española manipuladora», dicen; juraría que ninguno de los que corean estos ripios es capaz de dar el nombre de un periódico español.

En aquellas primeras ediciones de ARV nunca faltaron los corresponsales extranjeros. Eran periodistas empotrados en la noticia y captados por los indepes con buenas y mágicas maneras. Mientras los políticos catalanes abrían las puertas del corazón a los corresponsales, los políticos de Madrid se hacían los suecos y les daban la espalda.

Así las cosas, la prensa internacional vivió entregada a la causaindepe una temporada larga. Prácticamente hasta ahora. Pero la comprensión no es eterna. Estos días de atrás ha sido muy celebrado el vídeo de un ciudadano extranjero que se abría paso en la noche, arrastrando su equipaje: «¿Dónde está España?», gritaba enfurecido. «¡Esto es otro país!».

Es muy difícil valorar las actuaciones de los periodistas en momentos delicados como el actual. Lo normal es seguir la pauta general. Es decir, la pauta del lugar donde se trabaja. Lo hace TV3, donde los periodistas se acomodan a su banda sonora, muchas veces corregida y aumentada, para hacer méritos más que nada (por ejemplo, Rahola).

No todos los periodistas tienen un lema a la hora de enfrentarse a la información. Ferreras tiene uno. Tal vez no sea el mejor, pero es el suyo. Se lo confesó a Sergi Pàmies, de quien ignoro la querencia política (él es hijo de comunistas famosos, pero los hijos de la gente más significada es a menudo la más aséptica).

Decía pues que AGF le contó a Pàmies su lema como periodista. Esta fue su confesión: «Nunca soy neutral. Soy rigurosamente subjetivo y aspiro a ser honesto al contar las cosas». Puede que Ferreras no ande desencaminado. La objetividad ha sido sobrevalorada con frecuencia en los manuales de periodismo. Pero no es tan importante ser objetivo como ser honesto. Y no contar mentiras, tralará.
 

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
47.004
Calificaciones
75.800
Ubicación
227
No lo veo. Un periodista que no tiene remilgos en aceptar en su programa a un individuo como INDA lo dice todo. Dime con quien andas y te diré quien eres.

Es uno de los hombres de la canasta de Moncloa....Se lo debe a Zapatero.


Rubén Arranz: "Hay una leyenda urbana que dice que 'La Sexta' se creó en la cancha de baloncesto de Zapatero"

cuatro.com26/09/201900:16h.


  • En esa canasta habrían jugado Miguel Barroso, José Miguel Contreras, Jauma Roures y Antonio García Ferreras.
En las primarias del año 2000 el aparato del PSOE apuesta por José Bono, pero Zapatero consigue derrocarle contra todo pronóstico. Más tarde ganaría las elecciones a Mariano Rajoy en 2004. Juan Luis Cebrián, del grupo Prisa, es próximo al PSOE pero no sintoniza con el nuevo Presidente. Zapatero tampoco cuenta con ellos. "El grupo Prisa siempre ha sido afín al viejo PSOE", explica el periodista Rubén Arranz.
PUBLICIDAD

Zapatero quería su propio medio de comunicación. Una de las primeras cosas que ordena a su llegada a la Moncloa es sustituir la cancha de pádel de Aznar por una de baloncesto.

Precisamente será ahí donde se formará el nuevo medio de comunicación. "Hay una leyenda urbana, que alguna de las partes ha negado, por la cual algunos que recibieron la licencia por la que se fundó 'La Sexta' jugaban al baloncesto en Moncloa. En 2007 hay un artículo no firmado en 'El País' que habla de la cancha. En esa canasta jugaban al baloncesto Miguel Barroso, Secretario de Estado de Comunicación, José Miguel Contreras (Globomedia), Jauma Roures (Mediapro) y también, aunque él lo negaba, Antonio García Ferreras y ponía la excusa de que estaba lesionado. Hay un momento en que se decide dar una licencia, la Sexta se lanza, algunas personas estaban en ese momento y creo que está claro", dice Arranz.

Paralelamente el gobierno de Zapatero, también concede un canal a Prisa y nace Cuatro. En ese momento Prisa tiene un canal en abierto, Cuatro; y de una plataforma de pago, Digital +, que emite los partidos de fútbol. Será el fútbol quien cree la guerra con La Sexta, llegando hasta los campos: "Los cámaras las guardaban bajo llave porque se las quitaban unos y otros", según el profesor Pedro Paniagua.

https://www.cuatro.com/todoesmentira/la-sexta-cadena-zapatero_18_2824770362.html
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)