TEORIAS DE LA CONSPIRACION: TRIPULACION CHALLENGER ESTAN VIVOS?


C

chica

Guest

Una reciente Teoría de Conspiración expuesta en el Foro de Internetcluesforum.info postula que la NASA arregló todo para que el Challenger explote en 1986, y que los que se suponía que iban a ser sus tripulantes no estaban adentro, y siguen vivos, aunque ocupando otros cargos, retirados de la NASA. Y hay imágenes que pretenden demostrar esto.


Los antecedentes de esta teoría la encontramos en el libro «El Challenger Revelado: Relato de una fuente interna de cómo la Administración Reagan causó la más grande tragedia de la Era Espacial» (2007), de Robert C. Cook, analista de recursos para los cohetes de combustible sólido de la NASA.

En palabras de Cook, «la NASA encubrió la razón de por qué el Challenger explotó... Éste estaba predestinado a explotar, debido a que tenía una serie de fallas técnicas que hacían imposible el éxito de esta Misión». Y es que «Ronald Reagan presionó a la NASA para que el Challenger fuera puesto en órbita. La NASA se lo negaba, pero por temas económicos tuvo que realizarlo de igual forma».

Según Cook, la Administración Reagan presionó muy fuerte para que la NASA lanzara la Misión 51L, antes de que estuviera lista. En consecuencia, a los 73 segundos del despegue, el Transbordador explotó, matando a siete personas y dejando a una nación traumatizada. Cook afirma que fue el primero en advertir de una posible falla catastrófica. Su nota, que detalla las preocupaciones y advertencias de los constructores de cohetes de la empresa Morton Thiokol, fueron ignorados por los principales funcionarios de la NASA y los miembros del Gobierno.

Como consecuencia de la explosión, la NASA lanzó una investigación para «descubrir» la causa de la catástrofe. Aunque dentro de la NASA no había certeza absoluta sobre el advertido fallo de las uniones en forma de anillo, se inició un encubrimiento proclamando públicamente que la causa de la explosión era desconocida. Una Comisión Investigadora del Gobierno perpetró la misma mentira. Y cuando Richard Cook vio que la Comisión no estaba interesada en la revelación de la verdad, él filtró los documentos de advertencia sobre las uniones de anillo al New York Times.

Su artículo desató una cascada de revelaciones sobre los acontecimientos que condujeron al desastre, incluyendo revelaciones de los ingenieros de Morton Thiokol que habían tratado de detener el lanzamiento. Por ejemplo, la declaración del ingeniero Roger Boisjoly, dejó atónita a la Comisión: manifestó que sabía que las temperaturas bajo cero de aquel día podían poner en peligro la Misión.

Doce o trece horas antes del despegue, Boisjoly trató de detener el lanzamiento. Basándose en pruebas de un lanzamiento anterior, recomendó expresamente no lanzar el cohete con esas gélidas condiciones ambientales, porque habían unas uniones en los cohetes que se deformaban a temperaturas inferiores a los 12 grados, y en consecuencia, el Transbordador podría explotar en el aire. Ante esto, los gerentes de Thiokol aconsejaron a la NASA no efectuar el lanzamiento, pero ésta consideró las pruebas como no concluyentes.


DE LA CONSPIRACIÓN ENCUBRIDORA A LA CONSPIRANOIA PURA

La Teoría de Conspiración llega a un nuevo nivel el 2015, cuando aparece en Internet una serie de fotografías que pretende demostrar que los tripulantes de Challenger continúan vivos y que, por lo tanto, no se encontraban en el Challenger en el momento de la explosión. ¿Acaso la NASA había realizado un montaje, lanzando un Transbordador vacío y dejando que estalle en el aire, para librarse de las presiones de la Administración Reagan?

La NASA había sido encargada de enviar satélites militares al espacio, y había quedado en realizar dos lanzamientos mensuales, pero a duras penas lograba hacer uno cada 3 a 6 meses. Finalmente, tras la explosión del Challenger, la imagen del Presidente Reagan cayó al suelo.

Para añadir más misterio al asunto, también se dice que la transmisión del despegue del Challenger, no fue tan en vivo como se hizo creer al mundo, sino que habría habido un desfase de no menos de 5 minutos...

Ahora vamos a las fotografías de los astronautas, que supuestamente seguirían vivos en Estados Unidos:



Conocido como el piloto del Challenger, Michael J. Smith tenía el mismo nombre que un hombre idéntico a él, que actualmente es profesor de ingeniería en la Universidad de Wisconsin. Además, se dice que el currículum de este profesor indicaría que trabajó en la NASA, sin especificar en qué.



El Comandante Richard Scobee tiene el mismo nombre y apariencia del director ejecutivo de una empresa de cohetes. En el currículum del director ejecutivo también se menciona el haber trabajado en la NASA, sin especificar en qué.



La piloto Sharon McAuliffe, tiene el mismo nombre y apariencia de una abogada de la Universidad de Siracusa especializada en derecho aeroespacial, que ha escrito artículos sobre el tema.



La astronauta Judith Resnik tiene el mismo nombre y apariencia que una profesora de derecho de la Universidad de Yale. También ella muestra en su currículum un paso no especificado por la NASA.

A continuación, un video del programa de televisión «Así Somos», exponiendo esta teoría:




EL PUNTO DE VISTA ESCÉPTICO

Para los escépticos, lo que se hizo fue simplemente «googlear» imágenes de personas que tuvieran los mismos nombres que los tripulantes del Challenger, hasta encontrar a personas, hasta encontrar personas que se parezcan idénticas. El caso de Michael J. Smith parece extraordinario, pero, por otra parte, es un nombre muy común, y entre todas las fotos de prsonas llamadas así que se puedan encontrar, no debe ser muy difícil encontrar una que se vea idéntica.

En el caso de Richard Scobee, el piloto del Challenger se llamaba en realidadFrancis Richard Scobee. No sabemos cuál es el nombre completo del Scobee actual. En Estados Unidos hay también un brigadier general llamado Richard Scobee.



En el caso de Sharon McAuliffe, la astronauta del Challenger se llamaba en realidadSharon Christa McAuliffe, mientras que la profesora de leyes se llama Sharon A. McAuliffe. Cambia el segundo nombre.



En el caso del astronauta negro, su nombre era Robert McNair. La foto puesta a su derecha sólo tiene el mismo apellido, pero diferente nombre. Se trataría, en realidad, de su hermano, Carl McNair.



Por último, en el caso del astronauta oriental, Ellison Onizura, sólo se trata de un comparativo con otro oriental con el mismo apellido, pero diferente nombre.
 
Registrado
9 Jun 2013
Mensajes
6.419
Calificaciones
26.897
Pues lo cierto es que, nombres aparte, se parecen bastante físicamente. (Comprensible en el caso del hermano pero no en los otros que coincidan nombres y físicos.) Resulta inquietante.
 
Registrado
17 Mar 2011
Mensajes
2.672
Calificaciones
11.878
A estas alturas de la vida yo ya me creo todo, con tantos interes de por medio podría ser bastante creible. Cierto o no se parecen un montón :eek:
 

C

chica

Guest
Pues lo cierto es que, nombres aparte, se parecen bastante físicamente. (Comprensible en el caso del hermano pero no en los otros que coincidan nombres y físicos.) Resulta inquietante.
Inquietante, esa es la palabra, no digo ni que sea verdad ni mentira. Me gustó como lo tratan en el video del programa chileno "asi somos".

Me gustaría comprar el libro «El Challenger Revelado: Relato de una fuente interna de cómo la Administración Reagan causó la más grande tragedia de la Era Espacial» (2007), de Robert C. Cook,
 

C

chica

Guest
una pregunta a ver si alguien me la puede responder:

los familiares de las víctimas del challenger o la propia nasa han denunciado al autor del libro??. Porque vamos, yo soy la hija de alguna de estas personas y le pongo una querella como la copa del pino.

O este individuo quiere ganar dinero a toda costa, o es un desinformador pagado a saber por quien.
 
C

chica

Guest
se me olvidaba, este domingo se cumplen 30 domingos de la explosión del challenger



El penacho de humo del transbordador Challenger tras la ruptura en pleno vuelo que mató a los siete tripulantes de la misión STS-51-L.
La fría mañana del martes 28 de enero de 1986 había sido pensada para que quedara en la historia como el día de una de las hazañas más extraordinarias de la NASA. No solo por que se realizaba el despegue número 25 sino además porque era la primera vez que una maestra –o "civil", como los astronautas decían– iba a viajar en un transbordador para cumplir una misión espacial. Ello motivó que cientos de personas se concentraran en Cabo Cañaveral para ver ese ansiado despegue y que los medios internacionales pusieran sus ojos en el instante en que elChallenger partía a la misión espacial STS-51-L. Las cámaras de los canales mostraban en primer plano a los padres y alumnos de Christa McAuliffe, la primera docente que iba a dar clases desde el espacio. Pero lo que vieron fue una completa fatalidad.
A los 72,5 segundos del despegue, la nave se desintegró en el aire ante la mirada estupefacta de los presentes y de los millones de televidentes. El desconcierto se apoderó de ellos que, pese a ver con sus propios ojos la descomposición del Challenger –a más de 15 mil metros de altura–, no podían caer en la realidad. Fue la voz del control de la NASA que resonaba en los altoparlantes la que anunció lo ocurrido. El desconcierto se convirtió en llanto desesperado. La maestra y los seis astronautas que integraban la tripulación habían fallecido dentro de la cabina que se precipitó en dos minutos para anclarse en el fondo del océano.

Penacho sobre el SRB derecho a los T + 58,778 segundos.

La cadena de noticias CNN fue la encargada de la transmisión para los canales internacionales. Desde los dos minutos previos al despegue iniciaron, junto a la voz en off de la NASA, el conteo regresivo y hasta remarcaron las dificultades de realizar el despegue por el intenso frío de esa mañana y de la noche anterior. A ellos también la sorpresa y la desazón los traicionó y, pese a estar viendo la desintegración de la nave, por primera vez, el silencio invadió el aire de la cadena.(VER VIDEO ABAJO DE ESTA NOTA)
Proyecto "Profesor en el Espacio" de la NASA
El 19 de julio de 1985, Christa McAuliffe, una maestra de escuela de New Hampshire, fue seleccionada entre 11 mil docentes como candidata principal para el Proyecto "Profesor en el Espacio" de la NASA. Al ser elegida se la designó para abordar como especialista de carga para la misión STS 51-L del transbordador espacial Challenger. Durante un año fue entrenada con el mismo requerimiento y rigor que un astronauta; ello incluyó vuelos en aviones de combate y aviones de entrenamiento de gravedad cero y técnicas para el manejo de carga útil de la misión.



Las cámaras de la CNN –que trasmitió el vivo el lanzamiento y los momentos previos al despegue– mostraron el momento en que la tripulación caminaba feliz hacia el transbordador. La sonrisa de Christa era contagiosa. Se la veía feliz. Fue la única en hablar al publico que la ovacionó: "Estoy muy emocionada por estar aquí". Esas fueron unas de sus ultimas palabras. Poco más de un minuto después, sus seres más queridos y alumnos vieron cómo la nave que la llevaba a las estrellas para dar una clase desde el espacio se desintegraba en el aire.

Christa McAuliffe en el simulador (NASA), días antes del despegue y explosión del Challenger.

El dolor de los familiares al saberlos muertos fue superado cuando, tiempo después, la Comisión Rogers (creada especialmente para investigar ese accidente) determinó que la causa fue el diseño deficiente de la junta de la nave. Esto tiró por la borda el prestigio de la NASA, que luego estuvo 33 meses sin volver a tener expediciones. El informe también criticó fuertemente el proceso de toma de decisiones que condujo al lanzamiento del Challenger, diciendo que era gravemente deficiente: "...Fallas en la comunicación... dieron lugar a una decisión de lanzar 51-L basada en información incompleta y algunas veces engañosa, un conflicto entre los datos de ingeniería y los juicios de gestión, y una estructura de dirección de la NASA que permitió problemas internos de seguridad de vuelo para eludir las claves de traslado del transbordador".
Luego se supo que al menos cuatro tripulantes sobrevivieron a la explosión y llegaron a activar la cámara de oxígeno. Ese mismo día, confirmaron que todos fallecieron a los dos minutos de la desintegración del resto de la nave, al chocar de lleno con el fondo del océano.



Cada 28 de enero las escuelas de los Estados Unidos rinden homenaje a la maestra que quedó en los cielos abrigando a todos sus alumnos, donde, al menos, 35 escuelas llevan su nombre. En Perú, lo llevan tres; una en México, una en Bolivia y un liceo en Chile. También distintas instituciones y programas estudiantiles.
Asimismo, se la homenajea en cada documental, series de televisión y revistas cada vez que recuerdan la explosión, honrándola de manera especial, conociendo su valor y sacrificio por la causa que perseguía.
Objetivo Challenger: antes y después del 28 de enero de 1986

La tripulación del Challenger: Comandante Francis Scobee, el Piloto el Comandante Michael Smith y los especialistas de misión: el Dr. Ronald McNair, el Teniente Coronel Ellison Onizuka, la Dra. Judith Resnik y el compañero especialista de carga Gregory Jarvis.

El objetivo principal de la misión era la puesta en órbita de los satélites TDRS-B y SPARTAN-Halley. Los Tracking and Data Relay Satellite (TDRS) son satélites de comunicaciones estadounidenses que tienen como misión establecer comunicación entre los controladores de tierra y otros satélites en órbita. Se diseñaron especialmente para el programa espacial tripulado y los satélites militares. El transbordador Challenger debía haber llevado el segundo TDRS a órbita. Por su parte, el SPARTAN (Shuttle Point Autonomous Research Tool for Astronomy) era una plataforma astronómica que liberaba en órbita los transbordadores y que efectuaba observaciones astronómicas durante algunos días. Posteriormente, el transbordador recuperaba la plataforma y regresaba a la Tierra. En esta misión, la SPARTAN tenía como uno de sus objetivos el estudio del cometa Halley, que en aquel entonces se encontraba cerca del perihelio.El Challenger tenía previsto aterrizar el 3 de febrero de 1986.
El lanzamiento estaba previsto para el 22 de enero de 1986, pero algunos problemas técnicos hicieron que se retrasara. Finalmente, se decidió que el 28 de ese mes se realizara el despegue desde el Centro Espacial Kennedy, Florida, a las 11:38:00 (hora local). La misión salió a pesar de las advertencias que hicieron algunos ingenieros a la administración sobre el "posible efecto adverso" que podrían tener en algunas partes vitales de la nave las temperaturas extremadamente bajas que se habían registrado la noche anterior (-13 °C) y el día del lanzamiento (-2,2 °C a -1,7 °C) en comparación con el lanzamiento de menor temperatura anteriormente registrado (12 °C).
La tripulación del Challenger estaba integrada por: Comandante Francis Scobee, el Piloto el Comandante Michael Smith y los especialistas de misión: el Dr. Ronald McNair, el Teniente Coronel Ellison Onizuka, la Dra. Judith Resnik. Y los especialistas de carga, Chrstie McAuliffe y Gregory Jarvis. El Challenger logró despegar de la plataforma de lanzamiento y ejecutar su maniobra de virado; hasta ese punto, para los observadores en tierra, todo parecía normal.
Cobertura en vivo de la CNN: la conmoción de los conductores de la cadena la convirtió, también, en algo histórico para la emisora.
 
Registrado
26 Sep 2007
Mensajes
2.481
Calificaciones
12.667
o lanzaron el Challenger sin la tripulación? No la pudieron retrasar más?