Psicologia (1 Viewer)

Registrado
6 Abr 2015
Mensajes
5.535
Calificaciones
25.520
Toy Planet: el éxito de un catálogo de juguetes español y no sexista



La cadena de jugueterías Toy Planet lanza por segundo año consecutivo un catálogo navideño en el que las niñas juegan con herramientas y los niños, con muñecas

Toy Planet lanza por segundo año consecutivo un catálogo navideño en el que intenta dejar atrás roles predeterminados para niños y niñas.
Vemos a niños jugando con muñecas y empujando carritos de bebé, y también a niñas subidas a motos y trasteando con herramientas.
Como nos explica Ignacio Gaspar, director general de la empresa, la iniciativa arrancó hace tres años con fotos en Facebook y Twitter, y ante la buena respuesta, se lanzó en 2014 ya en el catálogo en papel.




“No podíamos desaprovechar esta oportunidad, habiendo sido los primeros.

Esperábamos que alguien más se apuntara, pero de momento no lo hemos visto”, aparte de una foto de un niño jugando con una plancha en el catálogo de El Corte Inglés.

“Es una asignatura pendiente del sector. Nos gustaría que se sumara más gente”. Ellos ya tienen claro que “seguiremos el año que viene”.




Recuerda que no se trata de “decir si un juguete es para niño o para niña, sino recordar que es para todos”.

También hay estudios que muestran cómo a las niñas cada vez les gustan más los superhéroes, territorio hasta hace unos años casi exclusivamente masculino.
Y gracias a asociaciones como Let Toys Be Toys ("dejad que los juguetes sean juguetes"), cada vez más jugueterías y centros comerciales británicos están dejando de diferenciar con señalética entre juguetes "para niños" y "para niñas".



La última tienda que ha tomado esta decisión es la cadena de hipermercados estadounidenses Target, que ha eliminado los carteles de “niños” y “niñas” en su sección de juguetes.

Como recordaba The Washington Post, esta medida simplemente significa organizar los productos “de acuerdo con intereses o temas, no si son para niños o para niñas”.

De hecho y según apunta The New York Times, la separación entre géneros es mucho más pronunciada ahora que hace 50 años: según un estudio citado por el diario, un catálogo de Sears de 1975 sólo tenía un 2% de los juguetes publicitados de forma clara para niños o niñas, mientras que en 2012, todos los productos de la tienda online de Disney lo estaban.





Ocurría algo parecido con el rosa y el azul: hasta la Primera Guerra Mundial se usaba el blanco tanto para niños como para niñas y en un primer momento, el rosa se prefería para los niños y el azul para las niñas, según escribía la historiadora Jo B. Paoletti en Pink and Blue: Telling the Girls from the Boys in America.





El rosa se impone en los productos para niñas de forma clara en los 80, cuando comienza a haber mucho más diferenciación de colores por sexos que hasta entonces.

Hace tres años Top Toys, franquiciada de Toys 'R' Us en el norte de Europa, publicó un catálogo para el mercado sueco en el que también se intercambiaban los roles de género, con niños peinando muñecas y niñas empuñando pistolas de dardos.
Hasta el punto de que en la versión danesa del catálogo aparecía una niña con una camiseta rosa que en Suecia y por arte de Photoshop pasaba a ser azul.
Nunca me han gustado los/as muñecos/as, me da repelús ver a las niñas cuidando, arropando y dando afecto a un trozo de plástico.
 

Registrado
6 Abr 2015
Mensajes
5.535
Calificaciones
25.520
Toy Planet: el éxito de un catálogo de juguetes español y no sexista



La cadena de jugueterías Toy Planet lanza por segundo año consecutivo un catálogo navideño en el que las niñas juegan con herramientas y los niños, con muñecas

Toy Planet lanza por segundo año consecutivo un catálogo navideño en el que intenta dejar atrás roles predeterminados para niños y niñas.
Vemos a niños jugando con muñecas y empujando carritos de bebé, y también a niñas subidas a motos y trasteando con herramientas.
Como nos explica Ignacio Gaspar, director general de la empresa, la iniciativa arrancó hace tres años con fotos en Facebook y Twitter, y ante la buena respuesta, se lanzó en 2014 ya en el catálogo en papel.




“No podíamos desaprovechar esta oportunidad, habiendo sido los primeros.

Esperábamos que alguien más se apuntara, pero de momento no lo hemos visto”, aparte de una foto de un niño jugando con una plancha en el catálogo de El Corte Inglés.

“Es una asignatura pendiente del sector. Nos gustaría que se sumara más gente”. Ellos ya tienen claro que “seguiremos el año que viene”.




Recuerda que no se trata de “decir si un juguete es para niño o para niña, sino recordar que es para todos”.

También hay estudios que muestran cómo a las niñas cada vez les gustan más los superhéroes, territorio hasta hace unos años casi exclusivamente masculino.
Y gracias a asociaciones como Let Toys Be Toys ("dejad que los juguetes sean juguetes"), cada vez más jugueterías y centros comerciales británicos están dejando de diferenciar con señalética entre juguetes "para niños" y "para niñas".



La última tienda que ha tomado esta decisión es la cadena de hipermercados estadounidenses Target, que ha eliminado los carteles de “niños” y “niñas” en su sección de juguetes.

Como recordaba The Washington Post, esta medida simplemente significa organizar los productos “de acuerdo con intereses o temas, no si son para niños o para niñas”.

De hecho y según apunta The New York Times, la separación entre géneros es mucho más pronunciada ahora que hace 50 años: según un estudio citado por el diario, un catálogo de Sears de 1975 sólo tenía un 2% de los juguetes publicitados de forma clara para niños o niñas, mientras que en 2012, todos los productos de la tienda online de Disney lo estaban.





Ocurría algo parecido con el rosa y el azul: hasta la Primera Guerra Mundial se usaba el blanco tanto para niños como para niñas y en un primer momento, el rosa se prefería para los niños y el azul para las niñas, según escribía la historiadora Jo B. Paoletti en Pink and Blue: Telling the Girls from the Boys in America.





El rosa se impone en los productos para niñas de forma clara en los 80, cuando comienza a haber mucho más diferenciación de colores por sexos que hasta entonces.

Hace tres años Top Toys, franquiciada de Toys 'R' Us en el norte de Europa, publicó un catálogo para el mercado sueco en el que también se intercambiaban los roles de género, con niños peinando muñecas y niñas empuñando pistolas de dardos.
Hasta el punto de que en la versión danesa del catálogo aparecía una niña con una camiseta rosa que en Suecia y por arte de Photoshop pasaba a ser azul.
En los juguetes considerados de niños, las cosas son reales: con un balón metes goles o encestas, un coche o camión se mueve, con un mecano o arquitectura se construyen casas, o torres, o puentes, un barquito flota en el agua.
En cambio, con los juguetes de niñas, todo es virtual: una cocinita no calienta nada, las verduras son de plástico, la niña tiene que simular que calienta la comida y que come, la fregona no limpia, la niña tiene que simular que está limpiando, y también tiene que simular que el muñeco duerme o come o que tiene frío o calor, o incluso que habla. Es para volverse loca desde pequeña.
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Cinco consejos para dejar de procrastinar


Las 24 horas del día dan para mucha productividad... Y para mucho recrearse en distracciones y notificaciones.

Cómo remediarlo





La vida digital es una vida guardada para después.

Las tareas están ahí, a lo lejos, franqueadas por barreras y barreras de distracciones, notificaciones, actualizaciones, cosas que responder y vuelta a empezar hasta el fin de los días.

Y eso, lo de retrasar las obligaciones realizando cualquier tarea facilona, es lo que se entiende por procrastinar, una palabra real tan traída del inglés que prácticamente es hipster y por tanto mucho más popular que la más clásica, vaguear.

Si tus deslices con la responsabilidad dan para crear un monstruo de culpa en tu interior que te dice que ya está bien, que ponte a trabajar, que qué bien se siente uno cuando las cosas se hacen a su tiempo, es hora de hacer algo.
Por tanto, aquí unos cuantos consejos para sacar la palabra “procrastinar” de tu vida.

1. Ponte plazos

Sí, está muy bien esa frase de “la única manera de librarse de la tentación es ceder ante ella”, pero a lo mejor no tienes el talento de Oscar Wilde.

No puedes volverte a permitir caer en la tentación de aplazar ese informe que tienes cruzado en el estómago.
Divide tu jornada laboral en diferentes plazos, o como lo llaman los expertos, cronogramas.

Te ayudará saber qué tienes que hacer de 9 a 10:30, qué sigue hasta las dos de la tarde y cuántos mails tienes que dejar enviados antes de las 17:15.

Cumplir con estas pequeñas expectativas te hará sentir eficaz, productivo, capacitado.

Si estos cronogramas los extrapolas a tu vida personal con la balda que está medio caída y tienes que recolocar, el viaje a Ikea que te queda por hacer y la comida con tu suegra, es que tienes cierta capacidad para avanzar en tus propósitos.

Sigue adelante, lo estás haciendo muy bien.

2. Guárdate recompensas para cuando hayas realizado tus tareas

Para cumplir tus propósitos ayuda ubicar una contraprestación a corto plazo una vez satisfechos.

Piensa, desde bien temprano por la mañana, qué es lo que más placer te proporcionará al llegar de noche y cansado a casa después de una dura jornada de admirable productividad.

Si al final del día has resuelto todos los asuntos pendientes permítete ese pequeño deseo implantado en tu ánimo desde por la mañana: la cerveza de más que cambia de color la habitación, dos capítulos más de la serie a la que estés enganchado, un tipo de cena...

Un vicio, si suena a premio, reconforta dos veces.

3. Piensa en refranes. Te harán sentirte menos culpable (pero no seas tan irritante de decirlos en voz alta).

En nuestro país otra cosa no
, pero dar consejos se nos da muy bien.

En tu memoria habitan mil y un refranes, fruto de la tradición y ese deporte nacional nuestro de aconsejar al otro y ver la paja en el ojo ajeno.

Recurre a ellos, tirando de memoria, o si te falla mete en tu próxima lista de regalos un pequeño refranero.

En él encontrarás calor e inspiración.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy / Más vale al paso andar que correr y tropezar / A juventud ociosa, vejez trabajosa / El buen cirujano opera temprano/.

La lista es larga, casi interminable. Si tú solo no puedes ayúdate de cientos de años de sabiduría popular, no eres el primero en procrastinar.

4. Dale a cada palabra su significado

El mal uso de la semántica es perjudicial para la autoridad de cada uno.

Cada palabra lleva la carga suficiente de contenido como para respetarla y que nombrarla siga queriendo decir lo que estrictamente, quiere decir.

Vamos a los casos prácticos:
Si a todos tus mails le colocas la etiqueta de “urgente” y si cualquier proyecto lo necesitas para “ayer”, ni “urgente” ni “ayer” hacen referencia a su significado.
De ese modo, el próximo mail que te guiñe un ojo desde la bandeja de entrada de carácter “urgente” o dossier que tenía que haber sido entregado “ayer” podrá esperar dado que ni todo puede ser urgente y nada que verdaderamente sea relevante se puede entregar ayer.

Pon el adjetivo y el adverbio que se merece cada plazo, cada proyecto y cada objetivo.

5. Haz el favor de esconder el móvil

Este es el más complicado de todos.

Haz el favor de esconder el móvil en una caja de seguridad y cerciórate de que no tienes el código que la abre.
Solo así, de esa manera, serás capaz de no ver cada vez que desbloqueas la pantalla números capicúa, extrañas coincidencias y recolectar el feedback de cada una de las actualizaciones y grupos de WhatsApp que llevas en danza. Solo alejando de ti al demonio podrás dejar de procrastinar y darle a cada minuto y hora el valor que tienen.
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Tipos de personas tóxicas de las que debes huir
Hay personas envidiosas, pesimistas, criticonas o narcisistas que es mejor aprender a identificar para distanciarnos a tiempo



A lo largo de nuestra vida establecemos relaciones sociales en muchos ámbitos.

Bien sea dentro de la familia, con compañeros de estudios o de trabajo, o incluso con aquellos con los que relaciones sentimentales que acabaron sin rencores, son muchas las personas que se cruzan en nuestra vida para compartir épocas o momentos, pero que no por ello deben acompañarnos para siempre.

Y es que, como si tuviéramos una especie de síndrome de Diógenes con las personas, nos cuesta mucho desprendernos de aquellas relaciones que ya no aportan nada a nuestra vida.

Bien porque esa relación se ha desgastado, o aun peor, porque se ha vuelto tóxica, hay que dejar de guardar amigos en Facebook compulsivamente, y empezar a valorar con quién merece la pena realmente pasar nuestro tiempo.

Personas de las que debes aprender a distanciarte un poco, o incluso, aprender a decir adiós para siempre, sin sentirnos culpables por ellos:

La pareja victimista :
Ya no sabes si está contigo porque te quiere, o porque te has convertido en su pañuelo de lágrimas más resistente.
Hay personas que ante los problemas solo saben adoptar el rol de víctimas, “se trata de aquellos que echan la culpa de todos sus conflictos a terceras personas, eludiendo toda responsabilidad de lo malo que les ocurre”.
El problema es que este victimismo se puede traducir en que nos contagien su tristeza, frustración y apatía.
Por ello es importante aprender a pararlo a tiempo.
“En primer lugar hay que decirles que estaremos para ayudarles a tomar decisiones y solucionar problemas, pero no para ser el pañuelo en el que ahogar sus penas sin implicarse”.
Si esto no tiene resultado, quizás la mejor opción será alejarse, porque “no lo estás abandonando, le estás dando aliento para que actúe”.




El cuñado caradura:
Todos hemos sufrido a ese cuñado, o familiar en general, que siempre nos llama para pedir algún favor, llámase mudanza, ayuda con los niños o prestarle esa herramienta que sabe que nunca más le van a devolver, pero que nunca está cuando se le necesita.
Como relata Ramírez “se trata de personas que siempre querrán algo de usted, pero que no saben o no quieren mantener relaciones bidireccionales en las que entreguen por lo menos parte de lo que reciben”.
Así, la psicóloga insiste en que debemos de ser los primeros que dejemos claras nuestras propias necesidades y no dejarnos avasallar por aquellos que “tiran de otros sin preguntarles si están bien, si necesitan ayuda, o si les viene bien prestársela en ese momento”.




El compañero con mala idea:
Ese compañero de trabajo que te mira de reojo cuando no haces lo que estaba en sus planes, y que sabes que como venganza, en algún momento, decidirá liarte alguna, con toda su mala idea.

A este respecto Patricia Martínez afirma rotundamente que “es un tipo de persona del que hay que alejarse radicalmente”.
Desde su análisis aporta que “son personas que viven en un constante ataque de ira, como si el mundo les debiera algo.
No soportan que otros tengan éxito, esfuerzo y fuerza de voluntad, porque estas actitudes de superación les ningunean todavía más”.
Si no mantienes las distancias con ellos acabará sufriendo emociones como indefensión, inseguridad, impotencia y ansiedad.

El jefe manipulador: Quizás no sea tu jefe directo, pero sí ese intermedio entre tú y el “todopoderoso”, que has tenido la suerte de que sea majo, amable, cercano y que te inspire confianza.
Pues ándate con ojo.
“Aunque sientas que se interesa por ti y te escucha, es importante saber que existe un perfil de persona que guardan toda la información que les das, por si necesitan usarla en tu contra”.

Por eso, no debes de olvidar que sigue siendo un jefe y aprender a medir las confianzas, porque “con el fin de conseguir lo que quieren llegan a fingir sentimientos, engañan y dan la vuelta a muchas situaciones.
¿Qué buscan con esto? Que te sientas culpable y cedas, a su favor. Son hábiles verdugos disfrazados de víctimas”.



El amor platónico y narcisista:
Llevas mil años estando ahí para todo lo que necesita con la esperanza de llegar a ser algo más.

Sin embargo, cada vez que estáis juntos te das cuenta de “que solo habla de sí mismo, te cuenta una retahíla de problemas o alegrías sin preguntarte, ni una sola vez, qué tal estás o como fue esa operación tan importante de la que aún te estás recuperando”. Este tipo de personas tóxicas no suelen preocuparse por los demás, pues están más centradas en sí mismas y en satisfacer su necesidad de recibir atención.
Así, sin darte cuenta te has convertido en un elemento fundamental en su vida, puesto que alimentas su autoestima, pero él a ti ni te aporta, ni te aportará nada.
Este comportamiento se da en personas que “se consideran superiores y mejores que el resto, por lo que exageran sus talentos y estarán esperando que les envidies y les admires”.

Antes de alejarte discretamente, para que le cuente su vida a otro, “deberás de tener cuidado y paciencia con sus rabietas, porque en cuanto no se sientan reconocidos lucharán por ser los protagonistas de tu vida y de la conversación”.



El compañero de estudios pesimista:
Cuando ibais a la universidad teníais grandes proyectos juntos, pero con el tiempo la realidad se fue abriendo paso y no todo salió como pensabais.
Sin embargo, tú todavía tienes la ilusión por hacer cosas nuevas, por cumplir objetivos, mientras que él se ha rendido.
“Son personas que únicamente ven las dificultades de todo lo realizable. Siembran dudas y miedos, crean inseguridades, desmotivan y pueden llegar a convencerte de que lo que hace unos minutos considerabas muy posible, ahora es claramente todo lo contrario”.
Si está bien que haya personas que nos hagan ver los posibles riesgos de tomar una determinada decisión, o de llevar a cabo un proyecto complicado, estas amistades van más allá.

“Terminan desgastando porque desprenden negatividad: todo lo ven como un problema, viven con miedo y nunca intentan nada. No salen de su zona de confort y no dejan que los demás lo hagan”.

Así que aprenda a tenerlo en cuenta antes de valorar su opinión o decide que quizás haya cosas que es mejor no compartir con él, si no quieres que te quite todas tus esperanzas y sueños.


 

Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
El placer de la soltería femenina a los 40 años

La ilustradora mexicana Idalia Candelas retrata la belleza de mujeres solteras en la intimidad de sus casas



Idalia Candelas quería dibujar la soledad y acabó dibujándose a sí misma.



La ilustradora mexicana quiso reivindicar el placer de la soltería femenina contra los prejuicios que, según cuenta, abundan en su país: "En México es difícil ser soltera y vivir sola a los 40. Se ve mal".

Esa es su historia, pero también la de las chicas que aparecen en su obra.



Como si pudiéramos observarlas en la intimidad de sus casas desde una mirilla, la artista nos muestra mujeres que desayunan en ropa interior, que fuman relajadamente en la cama o se secan al salir de la ducha.



"Conviven en soledad pero no sufren, no están deprimidas. Se sienten seguras y disfrutan de su propia compañía", explica Candelas.


La artista empezó a dibujar hace un año y medio y en pocos meses se ha convertido en un fenómeno viral.
Tiene casi 30.000 seguidores en Instagram, sus dibujos corren por Twitter y Facebook y su libro, pensado para que lo comprara su familia y amigos, se agotó en poco tiempo.
La serie de ilustraciones forma parte de A solas (Edgar Clement Editor, 2015), que tendrá una nueva edición para hacer frente a la "sorprendente" cantidad de pedidos de todas partes del mundo: Grecia, Polonia, Sudáfrica, son algunos de ellos.

La autora reconoce que la mayor parte de su éxito viene de fuera de México: "Creo que hay muchas mujeres mexicanas que se sienten identificadas con mis dibujos. Pero la mayoría de mis seguidores, como un 80%, son extranjeros".



Quiso plasmar la soledad con lápiz, tinta y acuarelas, porque era lo que había vivido durante ocho años en la Ciudad de México.

"Me gusta pensar en todas las posibilidades que ofrece este tema, que por mucho que se intente evadir, cada vez es más común en nuestra sociedad", explica la autora.
De esa reflexión nace el nombre de la serie Soledad Posmoderna.

"Una puede estar conectada con mucha gente por Internet, pero sola en su casa", resume.

Entre sus referencias destaca a Silvana Ávila, una ilustradora mexicana y Paula Bonet, española.

Cita nombres de mujeres aunque reconoce que no lo tienen fácil en su país. "Si quieres vivir de esto tienes que diversificarte", explica.



Esto es, crear tu marca y una tienda online para vender tus ilustraciones de diferentes formas, en camisetas, tazas o dar clases. "Se gana más trabajando en el extranjero, en España, Estados Unidos o Japón. En México es más difícil", cuenta.



Toda su vida le habían dicho que dibujar no le iba a llevar a ninguna parte. "De eso no puedes vivir", recuerda Candelas.


Hace un año y medio esta diseñadora gráfica cerró su empresa para hacer lo que realmente le gustaba.
A principios de este mes, tuvo que enfrentarse a una situación en Facebook que le transportó a su niñez: "La semana pasada alguien me dijo que mis dibujos eran horribles y que no entendía cómo le podían gustar a alguien (...) la cosa es estar uno tan seguro de lo que quiere, que tiene que aprender a quitarse lo que estorba y echar toda la leña al asador. Yo me tardé mucho, pero ya no doy un paso atrás. Si ustedes están en algo que quieren con pasión ¡Háganlo sin miedo!", apuntó.



"Gracias, porque ilustraste mi vida", le han llegado a decir y ella lo cuenta orgullosa.



Su fama le ha llegado demasiado pronto, no se lo esperaba.

Después de la soledad, le gustaría retratar la nostalgia.



Está preparando una serie dedicada a los recuerdos, se llamará Espacios Vacíos. Y las grandes editoriales ya están llamando a su puerta
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Los prejuicios, serán en México y en todas la partes, supongo.
Pero en unos sitios más que en otros.
Aquí en España, parecido a como lo dice Candela que ocurre en México.
Mujeres solteras a los 40,que no han tenido nunca pareja, "son como bichos raros", ya las tachan de todo, incluso la familia.
Yo he oído muchas veces criticar a la familia de mi marido, (a mis cuñadas sobretodo), sobre conocidas o vecinas, o familiares que ya tienen sus 40 años y no han encontrado pareja, o no quieren o prefieren vivir solas
 

Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
8 consejos para mejorar tu salud mental

De los avances de la neurociencia publicados en MuyInteresante.es, extraemos 8 consejos útiles para mantener una mens sana. ¡Toma nota!

1. Evita la obesidad
Un estudio realizado por Paul Thompson, investigador de la Universidad de California, apunta a que la obesidad puede reducir el tamaño del cerebro en los ancianos, haciéndolos más vulnerables a la demencia.

2. Lee a Kafka
Leer a Franz Kafka, por ejemplo la historia de Un médico rural, estimula nuestras neuronas y "nos incita a aprender nuevos patrones cerebrales, a desarrollar una mayor capacidad de aprendizaje", según un reciente estudio de la Universidad British Columbia y la Universidad de California.

3. Mejor en pareja
Estar casado o vivir en pareja reduce el riesgo de sufrir demencia y Alzheimer al envejecer en un 50 por ciento, según revela un estudio realizado por científicos suizos y finlandeses y publicado en la prestigiosa revista British Medical Journal.

4. Entrénate para la multitarea
La capacidad de hacer varias cosas a la vez de forma eficiente está "limitada por la velocidad a la que nuestra corteza prefrontal procesa la información", asegura Paul E. Duz, investigador de la Universidad de Vanderbilt y coautor del estudio. La buena noticia es que esa capacidad se puede entrenar.

5. Apaga la televisión
Investigadores de la Universidad de Pensilvania han comprobado que ver la televisión antes de dormir suele generar deudas de sueño, que aumentan el riesgo de caer enfermos.

6. Medita
Si queremos desarrollar músculos más grandes y huesos más fuertes existen cientos de ejercicios y suplementos dietéticos que nos ayudan a lograr nuestro objetivo. ¿Pero qué sucede si lo que pretendemos es aumentar el tamaño de nuestro cerebro? Científicos de la Universidad de California (UCLA) demostraron la pasada primavera que también es posible recurriendo a la meditación.

7. Únete a un grupo
Un equipo de futbol, un club de lectura, una banda de rock,... Formar parte de un grupo social puede reducir el riesgo de sufrir infarto y demencia, según demostraban hace poco investigadores de las universidades australianas de Exeter y Queensland.

8. Haz garabatos
Llenar un papel de garabatos no es una pérdida de tiempo ni una distracción. Muy al contrario, favorece la concentración mental y estimula la memoria, según un estudio de la Universidad de Plymouth publicado en la revista Applied Cognitive Psychology.
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
PSICOLOGÍA
No se lo digas a nadie
Todos tenemos secretos y necesitamos contarlos. El problema es lo difícil que resulta evitar la tentación de airearlos a los cuatro vientos y las consecuencias de hacerlo



A todos nos ha sucedido alguna vez. Revelamos a alguien cercano una información confidencial y un tiempo después descubrimos que el secreto ha sido aireado a los cuatro vientos. ¿Cómo ha sucedido?

Siguiendo la aritmética de los rumores, lo más probable es que el confidente haya sucumbido a la tentación del “¿sabes que…?” y haya transmitido la novedad a una persona de confianza, con la coletilla final de “no se lo digas a nadie”.

Este segundo receptor, al estar desvinculado de la fuente principal, lo contará a una media de tres personas, cada una de las cuales lo propagará a otras tantas.

Es cuestión de días que la información sea patrimonio de medio centenar de personas.

¿Qué nos lleva a compartir secretos y por qué es tan difícil guardarlos?

Algunos psicólogos hablan de tres niveles de existencia que conviven dentro de cada persona:
--- El más externo es nuestro personaje, es decir, aquel que presentamos al mundo porque queremos que nos vean de determinada manera. Es la fachada que exhibimos, la imagen corporativa que nos define.

---En un nivel intermedio estaría el yo cotidiano. Cuando estamos con nuestra familia o en un entorno donde nos sentimos cómodos, dejamos de lucir fachada y nos permitimos ser naturales… hasta cierto punto, pues hay un tercer nivel, que es la vida secreta

----En el tercer nivel sucede aquello que uno se permite ser cuando nadie está presente. Y esta vida secreta no tiene que ser necesariamente un asunto oscuro o turbio. A veces alberga solo el deseo de cambiar de empleo, una próxima separación o el proyecto de engendrar un hijo.
Si la información se encuentra en ese nivel es porque la persona ha decidido que esos hechos no trasciendan aún.

Sin embargo, el ser humano casi siempre necesita un testigo a quien confiar aquello que no debe saberse. Aquí empieza la dificultad y el peligro.(Marcel Mart)

El acto de compartir con otra persona en nuestra vida secreta es sin duda una muestra de amistad y confianza.
No obstante, con ello cargamos en el otro una responsabilidad que no ha elegido tomar desde el momento en el que decimos “¿podrás guardarme un secreto?”.

Aunque la respuesta sea afirmativa, la probabilidad de que el pájaro de la confidencia escape de la jaula es alta debida, entre otros, a dos factores:

1-------Cuesta encontrar temas de conversación excitantes en una pareja, en un grupo de amigos o en el entorno familiar. Por eso es fácil que en una velada aburrida, tras la segunda cerveza o copa de vino, salte el clásico “si te cuento algo gordo, ¿puedes guardarme el secreto?”.

2-------A veces la confidencia pone en una difícil situación moral a quien la escucha. Por ejemplo, si se es amigo de una pareja y uno de ellos nos cuenta una infidelidad, sentiremos que estamos traicionando a la parte afectada. Esto puede llevar a abrir la caja de los truenos.mmm

Cuando explicamos algo que puede comprometernos, somos conscientes, en mayor o menor medida, de este riesgo. La cuestión sería por qué necesitamos compartirlo, dado que, como decía Benjamin Franklin, “tres podrían guardar un secreto si dos de ellos hubieran muerto”.

El principal motivo es que el ser humano es un animal social que necesita involucrar a su clan en las decisiones que toma, ya que la aprobación del círculo íntimo le resulta vital.

Un segundo motivo para revelar lo inconfesable, sobre todo en asuntos frívolos, es el morbo de poder contarlo. Es más, a veces los interlocutores tienen la impresión de que ciertas proezas tienen como principal objetivo ser contadas.

Vamos a ponernos en el lugar del confidente que desea ser fiel a su promesa de silencio. Si seguimos estas reglas, no sucumbiremos a la tentación de irnos de la lengua o al menos minimizaremos los daños:

Piense que un secreto es una prueba de amistad que, si no superamos, repercutirá negativamente en la confianza de quien nos lo ha contado. Si por nuestro carácter somos incapaces de guardarlo, es mejor decirlo de entrada.

Antes de revelar una confidencia de otro, debemos medir las consecuencias que puede tener para esa persona. Hay que distinguir una anécdota simpática e inofensiva de algo que comprometa gravemente al otro.

Jamás transmita una confidencia por mensaje de texto. El destino de todo mensaje interesante es ser rebotado a los destinatarios más inesperados.

Según una encuesta coordinada por Michael Cox con 3.000 mujeres británicas de entre 18 y 65 años, el tiempo medio que tarda en revelarse un secreto es 22 minutos, aunque las confidentes en la parte superior de la horquilla aseguraron que podían guardarlo un máximo de dos días.

Según este estudio, la indiscreción está propiciada en buena parte por las nuevas tecnologías. La posibilidad de estar comunicados a todas horas hace que sea mucho más difícil preservar las confidencias.

El experto en comunicación Ferran Ramon-Cortés nos alerta sobre este mal hábito: “Antes de hacer circular una información, deberíamos estar completamente seguros de que es cierta y de que el hecho de hacerla circular contribuirá positivamente en el seno de la organización. Si no es así, es un virus”.

Para que los demás no comercien con nuestra vida privada y la tergiversen, tenemos dos soluciones extremas: el silencio o la total transparencia.

Si no queremos construir un muro alrededor de nuestra intimidad, lo cual conlleva un esfuerzo de ocultación, la otra opción es ser un libro abierto.

De hecho, muchas personas populares suelen explayarse sobre sus intimidades con naturalidad. Sin necesidad de entrar en detalles obscenos o en la vida privada de otros, hablar con claridad de lo que uno piensa y hace aporta la serenidad de no tener que representar diferentes papeles.

Esta es una buena manera de evitar múltiples versiones sobre la realidad. Como decía un sabio romano, compórtate en privado como si te estuvieran mirando y nunca tendrás que hacerte reproches. Ni contar secretos, podríamos añadir.


Rumores infundados



Cuando una confidencia pasa a ser compartida por un número ingente de personas, tiende a transmutarse en rumor, con lo que pierde el 25% de su veracidad, según los investigadores.

La información es retocada en cada eslabón de la cadena para ser más atractiva, con lo que se deforma hasta niveles imprevisibles.

Eso cuando no se genera a partir de la nada.

La fuerza del rumor se basa en que la fuente originaria es desconocida. El tramposo “se dice que…” ha servido para divulgar bulos como que el actual Paul McCartney es en realidad Shears Campbell, un doble del beatle que habría fallecido en accidente de tráfico en 1966.

Un libro:Virus, de Ferran Ramon-Cortés (RBA). Una epidemia desatada en un lujoso complejo hotelero sirve a este maestro de la comunicación como símil para alertarnos sobre el peligro de los rumores.

Una película: La celebración, de Thomas Vinterberg (Karma Films). Cuenta la fiesta del sexagésimo cumpleaños de un patriarca danés, cuyo hijo ha esperado tan solemne y concurrido momento para airear terribles secretos familiares a través de un discurso incendiario.


 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Casi 3 millones de españoles se sienten solos y más de 417.000, "totalmente infelices", dice el CIS



----Además, otros cinco millones de españoles se sienten solos "algunas veces".

-----En España, casi 140.000 personas no ven a nadie cara a cara en un día normal.

------ Dos de cada diez españoles no queda nunca con sus familiares.

Un total de 2,92 millones de personas en España (el 6,3% de la población) aseguran sentirse "solas" a menudo y más de 417.000 personas (el 0,9%) se declaran "totalmente infelices" (puntúan un 0 en una escala del 0 al 10) según el último barómetro del mes de junio publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La encuesta muestra que, además de quienes usualmente se sienten solos, un porcentaje mayor de la población, el 11,8%, asegura sentir la soledad "algunas veces" (más de 5,47 millones de personas), mientras que el resto solo la sufre "ocasionalmente" o "casi nunca".

Además, el barómetro indica que existe un 0,3% de la población (que representa a más de 139.000 personas) que no ve a nadie cara a cara "en un día normal".

En este sentido, el mismo estudio indica que el 8,3% de la población no tiene ningún familiar que viva en su misma localidad (3,85 millones de personas).

Y la última Encuesta Continua de Hogares publicada por el Instituto Nacional de Estadística (datos de 2015) señalaba que más de 4,58 millones de personas (algo menos del 10% de la población) viven solas y ocupan el 25% de los hogares.

De hecho :

----El 21,1% de la población no queda nunca con familiares que no vivan en su hogar.

----- El 7,1% no queda nunca ni se reúne en casa con sus padres.

-----El 10,4%, con sus hermanos.

----- El 3,5% con sus hijos.

----- Y el 2,7%, con su pareja.

------ El 32,4% tampoco lo hace con personas de su barrio o pueblo; ni con amigos que vivan fuera de su barrio o pueblo (25,9%).

Hogares sin apenas ingresos

Por último, el CIS pregunta a los entrevistados por el nivel de ingresos que suman las personas que viven en su hogar y sus resultados indican que un 0,6% (más de 646.000 personas) viven en hogares que no tienen ningún tipo de ingreso y el mismo porcentaje vive en hogares que subsisten con 300 euros al mes o menos.

Además, el 15,6% de los participantes en el estudio vive en hogares con ingresos que oscilan entre los 301 euros y los 900 euros, en contraste con el 0,6% que vive con más de 6.000 euros al mes y el 5,4% que vive en hogares con ingresos de entre 3.0001 y 6.000 euros al mes.

 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
El paracetamol cura los corazones rotos

El dolor que provoca una ruptura amorosa es real. La manera de aliviarlo, según la ciencia, está en su botiquín

upload_2016-7-23_20-59-49.png

De forma inesperada, las alarmas se disparan justo en el momento en el que su pareja sentencia: "tenemos que hablar".

La primera reacción es una implacable sensación de peligro, la falta súbita de aire.
El cuerpo se pone en estado de alerta, los músculos se tensan, el corazón late más rápido, la sangre fluye a mayor velocidad, respiramos más deprisa y nuestras pupilas se dilatan: una amenaza se cierne en el horizonte.

Estos síntomas, que en la naturaleza nos predisponen para defendernos de un peligro, duran hasta que acontece el fatal desenlace: la ruptura amorosa.

En este momento se transforman en otros muy distintos, detonados por una sensación de rechazo.

Mientras que ante un peligro inminente el órgano que gestiona la posible situación de emergencia es el hipotálamo, frente a una ruptura el que se activa es el sistema nervioso parasimpático, parte del sistema nervioso autónomo.
Una de sus fibras nerviosas principales la constituye el nervio vago y, a través de este, se transmiten, por orden del cerebro, distintas señales que alcanzan al corazón y al estómago.

Y eso duele de verdad, físicamente.

Hay estudios que han comprobado que, incluso a posteriori, al ver fotos de su expareja, la rememoración de ese abandono desata de nuevo en el cuerpo toda una serie de componentes sensoriales de dolor corporal.

Además, resulta que muchas personas que han sido rechazadas sienten algo así como un mono parecido al síndrome de abstinencia de los drogadictos.

Una vez nuestro suministrador de hormonas del amor, como la oxitocina, la adrenalina, la dopamina, la serotonina o la vasopresina, decide desaparecer de nuestra vida, el mundo parece no tener sentido y podemos llegar a encontrarnos realmente mal, víctimas del conjuro de un poderoso cocktail químico.

Pero, ¿este dolor real puede atacarse con medicina real?

El amor está en el cerebro

Un estudio publicado en PNAS, se muestra cómo en el cerebro se activan las mismas áreas en una ruptura que cuando, por ejemplo, le cae una taza de café caliente encima.
Aunque el cerebro no procesa igual el dolor emocional que el físico, las reacciones posteriores sí son muy parecidas.
Por todo ello, otro trabajo liderado por Nathan deWall, psicólogo de la Universidad de Kentucky (EE. UU.), acaba concluyendo que tomar acetaminofén (paracetamol) puede reducir esa respuesta física y neuronal asociada al rechazo social, ya sea de su pareja, o en el círculo familiar o de amistades.


upload_2016-7-23_21-18-1.png

La investigación confirmó que en las personas que tomaron este compuesto, se reducía la actividad cerebral relacionada con el dolor. Los autores llaman a la precaución a la hora de ingerir medicamentos hasta que próximos estudios verifiquen sus resultados.

¿Por qué nos afecta tanto una ruptura?

La culpa la tiene la dopamina, cuenta la antropóloga Helen Fisher en su charla en TED titulada The brain in love, que alimenta todo una cadena de sensaciones gratificantes: estimula el deseo, la motivación, la voluntad y enfoca nuestros pensamientos en una dirección determinada.

Y todo ello en la misma región del cerebro que se activa cuando alguien necesita su dosis de cocaína… Es la parte que se conoce como cerebro reptiliano, encargado de las funciones más primarias, que incluye el tallo del encéfalo, donde se halla un grupo de neuronas llamadas núcleo accumbens (desde donde se segrega esta hormona) cuya estimulación produce sensaciones placenteras, algunas similares al orgasmo.

Para más inri, la oxitocina y la serotonina se alían con la dopamina creando un sentimiento de vinculación profunda con la otra persona y la vasopresina, por su parte, también llamada «hormona de la monogamia», refuerza el sentimiento de familia, favorece el quedarse con tu pareja y no largarse en busca de otras nuevas.

«Mientras que la testosterona pide irse de marcha, la vasopresina prefiere quedarse en casa», decía Theresa Crenshaw, sexóloga y autora de The Alchemy of Love and Lust (La alquimia del amor y la lujuria).

upload_2016-7-23_21-16-14.png

Cuando todo ese fluir de pasiones se rompe bruscamente, la parte del cerebro que las alimentaba con fervor tiende, durante un tiempo, a reavivar aún más ese fuego, en lugar de disminuirlo.

Y sí, eso duele de verdad.

Lo bueno es que, con o sin paracetamol, la desazón tampoco dura para siempre.

Como explica en esta charla Gary Lewandoski, profesor de psicología de la Universidad de Monmouth de New Jersey (EE. UU.), acabar con muchas de las relaciones que vivimos es toda una liberación.

upload_2016-7-23_21-13-50.png

A menudo, una ruptura amorosa es la manera de empezar de nuevo, de volver a ser uno mismo, de recuperar hábitos que nos gustaban pero que habíamos relegado al olvido porque a nuestro partenaire no le motivaban.

Cuenta Lewandoski que, según una encuesta, tras un tiempo, solo un 33% de personas consideran su última ruptura una vivencia negativa, frente a un 26% que no sabe definirlo y un 41 % que lo valora como un hecho positivo en su vida.

Quizá deberíamos tomárnoslo como el arte japonés del kintsugi, que consiste en arreglar las fracturas sufridas por piezas de cerámica, resaltándolas en lugar de ocultarlas, con una capa de barniz de oro, plata o platino, dejando la pieza más bella de lo que era antes tras poner en valor esas cicatrices.

Así deberíamos salir tras una fusión emocional con otra persona: fortalecidos y libres.

Convencidos de que, como dijo Oscar Wilde, lo que importa es amarse a sí mismo, porque ese sí que es el mejor inicio para un romance que dure toda una vida.
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
La ansiedad, una forma de inteligencia
JAIME DE LAS HERAS | 20/7/2016

Hace casi un siglo, Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, nos legó una especie de receta para la felicidad. En ella decía que sólo hay dos formas de ser feliz en la vida, una es ser idiota y otra es hacérselo.

Ahora, rozando los 100 años, es posible que esa no sea la mejor forma de llegar a la felicidad y es que según diversos estudios, la gente que padece cierta ansiedad es más feliz e inteligente que la que no tiene ningún tipo de ansiedad.

Ahora entenderás por qué.

Estudio publicado por Trends in Cognitive Sciences.

En él, se remarca que demasiada ansiedad puede causar infelicidad pero que una ansiedad moderada puede hacernos más inteligentes y más felices.

El por qué, sencillo.

-----La base es que la gente que se preocupa por el futuro a medio o largo plazo de una manera razonable prepara su cerebro para adaptarse a nuevos acontecimientos contemplando un vasto recurso de escenarios. De tal modo, la gente que se convierte así en previsora estará mejor ‘entrenada’ cuando estos problemas lleguen.

upload_2016-7-23_21-42-33.png

-------Por el contrario, la gente que no sufre ningún tipo de ansiedad y sólo piensa en el corto plazo se encuentra con situaciones irresolubles cuando éstas les alcanzan. La razón, que no se han ‘entrenado’ lo suficiente en casos hipotéticos, lo que derrumba rápidamente sus esquemas.

upload_2016-7-23_21-44-28.png

Así que al final, tener un poquito de ansiedad activa nuestros circuitos cerebrales de tal manera que nos previene de posibles enfrentamientos futuros, haciéndonos estar alerta y ser un poquito más felices.
Del mismo modo que según este estudio, también nos hace más inteligentes.

upload_2016-7-23_21-45-23.png

Una respuesta sencilla y es que a la hora de imaginar diferentes circunstancias adversas nos hace buscar más soluciones, elevando la complejidad de nuestro sistema de transmisión neuronal.

Es decir, que aquel que busca siete caminos distintos para llegar a un mismo punto gracias a ese puntito extra de ansiedad será más inteligente que el que sólo cree que haya una manera para llegar al objeto deseado.

upload_2016-7-23_21-47-58.png

Así que recordad, un poquito de ansiedad no nos matará pero siempre con moderación. Es tu responsabilidad.

upload_2016-7-23_21-49-11.png
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Conceden una pensión de invalidez a un afectado de electrosensibilidad, una enfermedad que no existe
El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha concedido a un ingeniero de telecomunicaciones de 47 años que dice sufrir electrosensibilidad la incapacidad permanente total para su profesión y el derecho a percibir una pensión equivalente al 55% de su base reguladora, que ascendía a 2.812 euros.

«Es la primera vez que dan la invalidez a una persona porque sufre hipersensibilidad y no puede estar expuesta a las ondas electromagnéticas», ha indicado a este periódico Jaume Cortés, abogado del afectado.

upload_2016-8-3_23-58-59.png

Ricardo de Francisco, de 47 años, trabajaba para Ericson cuando en 2010 empezó a sufrir depresión, ansiedad, falta de concentración y otros síntomas.

Le dieron la baja y estuvo en tratamiento psicológico y psiquiátrico un año, tras el que volvió al trabajo.
Pero la cosa fue a peor y, aunque «al principio pensaba que tenía una enfermedad psiquiátrica», una médica le diagnosticó electrosensibilidad. Ella también la sufría.

Al final, la compañía le despidió e indemnizó.

Entonces, solicitó una pensión de invalidez que le denegó primero en Instituto Nacional de la Seguridad Social y luego el Juzgado de lo Social número 11 de Madrid, y que ahora le concede el TSJM porque «se halla en situación de incapacidad permanente total para su profesión habitual de ingeniero de telecomunicaciones» derivada de la enfermedad que padece.

Los afectados de electrosensibilidad o hipersensibilidad electromagnética presentan dolores de cabeza, mareos, fallos de memoria, insomnio y otros síntomas que achacan a las ondas de telefonía y de wifi, las líneas de alta tensión… La patología, sin embargo, no está reconocida como enfermedad.
Según la Organización Mundial de la Salud, «no existe una base científica para vincular los síntomas de la hipersensibilidad electromagnética con la exposición a los campos electromagnéticos».

«Es una patologia de origen psicosomático. Esta gente sufre de verdad, pero no por las ondas», advierte Alberto Nájera, especialista en radiología y medicina física de la Universidad de Castilla-La Mancha. Es la opinión, basada en las pruebas, de la comunidad científica.

Creer es sentir

Los estudios han demostrado que, cuando un presunto hipersensible ve una antena de telefonía, sufre síntomas aunque la instalación no esté en funcionamiento y, a la inversa, que, cuando la presencia de una antena no es evidente, el paciente se siente perfectamente.

La sentencia del TSJM dice que el afectado podría trabajar en lugares libres de ondas electromagnéticas. «Eso es imposible en este Universo. Eso sí, si cree que está libre en un sitio, va a sentirse bien ahí», aventura el abogado Fernado Frías, miembro del Círculo Escéptico.

Vivimos rodeados de radiación electromagnética, desde la luz de una bombilla y del Sol hasta los muy nocivos rayos X y gamma, que pueden provocar en el ADN mutaciones que desemboquen en tumores.

Las ondas de telefonía y wifi son lo que se conoce como no ionizantes porque no pueden alterar el ADN. Tampoco pueden tener los efectos que dicen los electrosensibles.

«La radiación media de una antena de telefonía es inferior a la que recibiríamos de una bombilla de 100 W a un kilómetro. La electrosensibilidad es imposible desde el punto de vista físico», afirma Nájera.

Él y Frías lamentan que, en vez de recibir el tratamiento psiquiátrico que les pudiera ayudar a sobrellevar la situación, esas personas caigan en manos de desaprensivos que agravan su mal al convencerles de que padecen enfermedades que en realidad no sufren.
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Pues como esta noticia que puesto, siente precedente,con la cantidad de personas que trabajan así expuestos, a este paso, tooos estresaos, cobrando. Y no hay dinero en España ya para pensiones, sanidad, etc.

"Si éramos pocos, parió la burra" como dicen en mi pueblo
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
Cosas de ti que dicen que eres inteligente, según los científicos
Tus padres no te hubieran dejado hacer casi ninguna de las de esta lista
upload_2017-1-8_0-6-54.png

Hace unas semanas repasábamos todo lo que deberías hacer antes de las 8 de la mañana, si hicieras caso a internet. Infinidad de artículos proponen buenos hábitos y consejos que, al comparar unos con otros, terminan por incurrir en contradicciones imposibles de cumplir.

Los estudios sobre aspectos de nuestro carácter o comportamiento que indican si somos más inteligentes que la media o que hacer determinado tipo de cosas desarrollan nuestra inteligencia son igual de comunes.

Muchos de ellos, aunque no todos, están relacionados curiosamente con hábitos que solemos considerar un defecto o algo políticamente incorrecto.

Investigadores de universidades con nombres larguísimos han analizado el asunto y los medios no hemos dudado en publicarlos, en ocasiones siendo muy reduccionistas en los titulares con respecto a las investigaciones realizadas.

En cada título de este listado de artículos puede encontrarse un enlace que afirma la relación entre inteligencia y los actos con los que se relaciona. Cada uno puede juzgar por sí mismo la validez de los métodos científicos empleados y la coincidencia con los resultados anunciados.

1. Ser vago

La Universidad de la Costa del Golfo de Florida explica que, para compensar el esfuerzo y el sacrificio de pensar tanto, las personas inteligentes reducen la cuota de actividad física diaria.
El equipo de investigadores dirigido por Todd McElroy envió un examen a un gran número de estudiantes, de los que se seleccionó a 30 que tenían tendencia a pensar demasiado ("pensadores") y otros 30 que intentaban evitar a toda costa la reflexión excesiva ("no pensadores").

Se les colocó un acelerómetro en la muñeca durante siete días. De lunes a viernes, los "pensadores" realizaban mucha menos actividad física que los "no pensadores", solo durante el fin de semana se igualaba el esfuerzo físico de ambos grupos.

2. Tener el escritorio desordenado

Es un signo claro de inteligencia y creatividad, dicen investigadores de la Universidad de Minessota.

Entre otros muchos argumentos, aportan como pruebas imágenes de los escritorios de genios como Albert Einstein, Steve Jobs o Mark Zuckerberg; todos ellos son un desastre que de seguro han sido la vergüenza de sus padres al hacerse públicos.
Aunque nos resulten más aburridas, aquellas personas que son ordenaditas resultan ser más generosas, concluye el estudio.

upload_2017-1-8_0-10-4.png

Los investigadores, liderados por Kathleen Vohs, convocaron a los voluntarios a dos oficinas de mismo tamaño, mobiliario e iluminación.

Una de ellas con sus escritorios desordenados y la otra completamente limpia.

Les pidieron realizar varias actividades, como donar o elegir entre comer una manzana o una barrita de chocolate.

Los de la oficina ordenada eran más propensos al donativo y a comerse la manzana, en cambio, los de la oficina desordenada eran mucho mejores cuando se les pedía hacer una lluvia de ideas

3. Tener pocos amigos

¿Por qué la gente inteligente está mejor con pocos amigos?, se preguntaba el pasado mes de marzo The Washington Post.

La respuesta la tiene la publicación en National Center for Biotechnology Information, que explica que "los individuos más inteligentes se sienten menos satisfechos con su vida si socializan más a menudo con amigos".

Son más infelices cuando se interrelacionan, así que lo hacen con menos frecuencia.
Extraen esta conclusión tras analizar una encuesta en todo el Reino Unido con 15.000 personas de entre 18 y 28 años de edad. En general, quieren que les dejes en paz y no les molestes.

4. Hablar solo

"No significa que estés loco: hablar solo tiene beneficios cognitivos", dice un artículo de Science Daily.

Hacerlo, asegura esta investigación, permite tener mejor memoria porque activa el mecanismo sensorial del cerebro, centrarse mejor en las tareas y clarificar los pensamientos.

El estudio encabezado por los psicólogos Gary Lupyan (Universidad de Wisconsin) y Daniel Swingley (Universidad de Pennsylvania) pusieron a los voluntarios a encontrar determinados objetos.

En ocasiones les pidieron que dijeran el nombre del objeto en voz alta mientras buscaban, lo que descubrieron que facilitaba el proceso.

5. Consumir drogas

Los británicos James White, David Batty, Catharine Gale se basaron en otro estudio para concluir que aquellos individuos que en su niñez cuentan con un CI superior a 125, tienen más posibilidades de consumir alcohol y drogas en la edad adulta que aquellos con un CI inferior a 75.

upload_2017-1-8_0-12-59.png

Su metodología consistió en comparar los datos de 6.713 personas que formaron parte del Estudio Nacional de Desarrollo Infantil en 1958. Se les tomó varios datos a la edad de 11 años, entre ellos su CI y se hizo un seguimiento de los participantes al cumplir los 16, 23, 33, 42, 46, y 50. A los 42 años, se les preguntó por su consumo de drogas y tiempo después, en 2012, este estudio comparó los resultados de esta encuesta.

Ahí pudo comprobarse la correlación entre el patrón de consumo de alcohol y drogas de aquellos que habían obtenido mejores resultados en el test de inteligencia en su infancia.

6. Decir palabrotas

Solemos relacionar el uso de palabras malsonantes con la pobreza de vocabulario.

Camilo José Cela, con su Diccionario secreto, y Arturo Pérez-Reverte no estarían de acuerdo con esta premisa y, al parecer, llevaban razón.

La revista científica Language Sciences explicaba el año pasado el experimento realizado por los psicólogos Kristin y Timothy Jay, de la Universidad de Artes de Massachusetts.

Solicitaron a los participantes de su estudio que dijeran tantas palabrotas como les fuera posible durante un minuto.
Aquellos que ofrecieron un listado más amplio de respuestas fueron también los que demostraban un vocabulario más inteligente en otras áreas generales (nombres de animales o ciudades).

7. Acostarse tarde

La Universidad de Legia en Bélgica apoya a aquellos que se levantan tarde porque se acuestan tarde.

El investigador del sueño Philippe Peigneux lideró un grupo de estudio en 2009 que comparaba 15 aves nocturnas (se levantan a las 11 de la mañana) con 16 madrugadores (estás despiertos a las 7) y se les sometió a un escáner cerebral al comenzar su día.

La conclusión a la que llegaron es que la actividad cerebral de los primeros es superior a la de los segundos, al mantener un nivel de alerta mucho más elevado.

La diferencia entre ambos tipos de personas no se nota tanto por la mañana como en las horas vespertinas.

El asunto de acostarse tarde es muy discutido, como explicaba a Verne Ana Adan, doctora en Psicobiología de la Universidad de Barcelona.

8. El póker definitivo: de izquierdas, sin hijos, gay y vegetariano

Que nadie se enfade con Verne, que no lo decimos nosotros.

Lo asegura Satoshi Kanazawa, experto en psicología evolutiva de la Escuela de Ciencias Económicas y Políticas de Londres.

Su libro The Intelligence Paradox argumenta sus teorías, que resume en una entrevista para The Economist.

Hay consuelo para aquellos que no cumplan con ninguna de estas pautas: "Los inteligentes hacen las cosas mejor en casi todos los aspectos de la vida moderna, excepto en los verdaderamente importantes como son encontrar pareja, educar a un hijo y hacer amigos", sentencia el autor.
 
Registrado
9 Jul 2015
Mensajes
59.275
Calificaciones
166.861
¿Cómo olvidar recuerdos tristes o negativos?

upload_2017-2-22_19-0-14.png

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento.”
(Viktor Frankl)

A lo largo de nuestra existencia vivimos situaciones o circunstancias dolorosas que permanecen en nosotros como recuerdos que no logramos olvidar, condicionando nuestro comportamiento y nuestra forma de ser.

Estas situaciones dolorosas pueden ser de muy diverso tipo: la muerte de un ser querido, un desengaño amoroso, un fracaso laboral, etc.

Pero, si te detienes un momento a pensar en lo que te sucede, te darás cuenta de que en un solo día vives muchas situaciones bonitas y agradables.

Un beso de tu hijo, una llamada de alguien con quien hace tiempo que no hablas, comer tu dulce favorito, leer unas páginas de un libro que te emociona.

La vida transcurre a gran velocidad y esa velocidad nos hace olvidar algunos momentos preciosos, que tenemos ante nuestros ojos todos los días y que obviamos.

Una buena idea es atesorar esos momentos e intentar recordar la sensación que nos producen para poder volver a sentirla cuando un recuerdo negativo nos sorprenda.

upload_2017-2-22_19-3-8.png

¿Cómo podemos olvidar un recuerdo negativo o triste?

Varios científicos de las universidades de Birmingham y Cambridge publicaron un estudio en la revista Nature Neuroscience, por el que exponían como habían logrado aislar los mecanismos del cerebro por los cuales olvidamos y recordamos.

Mediante un sistema de resonancia magnética se midió la actividad cerebral de un grupo de voluntarios, a los que se les pidió que recordasen imágenes que les habían mostrado. Con esta técnica, pudieron conocer a nivel neuronal, los recuerdos que resultarían borrados y los que no.

El Dr. Michael Anderson, uno de los coautores del estudio, sostiene: “La gente está acostumbrada a pensar en el olvido como algo pasivo.

Nuestra investigación revela que las personas están más comprometidas de lo que perciben en la conformación de lo que recuerdan de sus vidas. La idea de que el acto de recordar puede causar olvido es sorprendente, y podría decirnos más acerca de la memoria selectiva e incluso del autoengaño”.

Por lo tanto, somos nosotros mismos los que controlamos nuestro recuerdo y nuestro olvido, por este motivo, os proponemos seguir tres sencillos pasos para aprender a controlar los malos recuerdos:


Aceptar. Debemos ser conscientes de que no podemos cambiar el pasado, pero sí el presente y el futuro. Así que vive tu presente aceptando el pasado y dejándolo atrás si te hace daño y prepara un futuro libre de toda culpa para disfrutar de cada momento único.

Aprender. Por muy negativo que sea, nuestro recuerdo siempre encierra una enseñanza. Reflexionar sobre la enseñanza que nos proporciona nuestro recuerdo e incluso escribir sobre ella para recordarla, nos ayudará a asociar un recuerdo negativo o triste a una enseñanza útil para nuestro futuro.

A veces se gana… A veces se aprende.”
(Robert Kiyosaki)

Perdonar. Perdona a los demás y sobre todo perdónate a ti mismo. Siempre tenemos momentos nuevos y estimulantes que vivir así que perdona y sigue adelante, todos comentemos errores y es inútil martirizarse por ello.

Finalmente te proponemos tres técnicas fáciles de practicar para ayudarte a olvidar aquellos recuerdos negativos o tristes que te asaltan a veces.

Uno de los recursos más sencillos y útiles es escribir.

La escritura tiene algo profundamente terapéutico y podemos sacar a la luz al escribir todo lo negativo que tenemos en nuestra mente. Escribe de forma automática, todo lo que se te ocurra, no te pares a pensar y deja fluir las letras sobre el papel. Te darás cuenta que al terminar de escribir te sentirás mejor.

upload_2017-2-22_19-9-6.png

El psicólogo argentino Walter Riso sugiere, en su libro “Manual para no morir de amor” una técnica para olvidar a un ex que denomina La técnica del stop”.
Esta técnica consiste en que cada vez que nos vengan a la mente recuerdos de él o ella, demos una palmada y digamos en voz alta: ¡STOP! Esto nos permitirá hacer una parada en nuestros pensamientos, que se desordenarán y nos darán un respiro. No es infalible pero, tal y como sostiene Riso, alivia.

Finalmente, una práctica bastante útil para relajarnos y controlar nuestros pensamientos, recuerdos y sentimientos es el mindfulness.

El mindfulness se puede definir como una técnica de meditación que consiste en poner atención plena en el momento presente sin juzgar, con aceptación y curiosidad.

Por otra parte, la meditación es un ejercicio intelectual por el que se pretende lograr un estado de concentración en un pensamiento, un objeto o en nosotros mismos a través de la respiración, por ejemplo. Existen diferentes técnicas de meditación, algunas ejercitan la concentración y otras, como el mindfulness, ejercitan la conciencia plena.

La práctica de mindfulness nos demuestra que un estado de atención plena y consciente nos puede ayudar a reducir el estrés, a ser más creativos y a valorar las situaciones con mayor objetividad para disfrutar más de lo que hacemos y ejercitar nuestra resistencia antes las emociones.

Por lo tanto, ¡deja tus malos recuerdos atrás, sigue el camino de tu vida y disfrútalo al máximo!


Arantxa Alvaro Fariñas

Escritora y licenciada en derecho, apasionada por la literatura y por la psicología. Dejo volar mi imaginación para mantener los pies a unos centímetros del suelo y poder hacer realidad mis sueños.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)