¿Y si Alfonso de Borbón y Battenberg no hubiese renunciado a sus derechos dinásticos? (1 Viewer)

Registrado
12 Sep 2010
Mensajes
18.610
Calificaciones
45.303
Ubicación
Bien ubicada.
Tomoe, ¿de dónde sacas que Alfonso bebía sangre de niños todos los días? Ese fue un bulo que se inventaron para atacarle a él y a toda la familia. Nada más lejos de la realidad.

Alfonso también pasaba buena parte del tiempo acostado a causa de su enfermedad, al igual que lo hacía su primo segundo Alexis Nikolaievich. Ah, y por cierto, la enfermedad se la detectaron poco después de nacer, no a los dos años. Lo que sucede es que lo ocultaban.
Tienes razón, también se dice que fue cuando lo circuncidaron.
 

Registrado
12 Sep 2010
Mensajes
18.610
Calificaciones
45.303
Ubicación
Bien ubicada.

MUY INTERESANTE ARTÍCULO CON SUSTENTO HISTÓRICO.


El raro conde de Barcelona

El título de conde de Barcelona es un título regio, porque desde 1164 fue exclusivo del rey de Aragón y luego, por razones de sucesión hereditaria, del rey de España.


ACTUALIZADA 5/11/2017 A LAS 06:00
  • GUILLERMO FATÁS
El conde de Barcelona y el de Aragón tienen el mismo origen. Son jefes de comarcas fronterizas con el islam, que se defienden de su ataque en los territorios lindantes con el Pirineo. En el año 711, el poder de los monarcas godos en Hispania es desbaratado y los musulmanes ocupan casi enteramente la Península sin apenas resistencia. Los focos donde se continúa luchando están en zonas poco accesibles y escasamente pobladas.

Un raro conde
Con el tiempo, la evolución histórica generó en España un raro título de conde. Su rango está por encima no solo de cualquier conde, sino de todo marqués, duque, infante y aun príncipe. Históricamente, es el rey quien da y quita estos títulos y puede exaltarlos concediéndoles la grandeza. Pero nada de esto reza, ni puede rezar, para el citado conde. El motivo es que ostentar ese condado exige un requisito insólito: primero hay que ser rey. No hay otra forma de lograrlo. En efecto, el conde de Barcelona la Ciudad Condal por antonomasia era el rey de Aragón. Y luego (por transmisión directa de Fernando II el Católico a su nieto mayor Carlos I), el rey de España.

Juan III... de Barcelona
Bien avanzado el siglo XX, aún cumplió el título condal barcelonés funciones políticas. Los monárquicos a machamartillo negaban (en voz baja) al general Franco la legitimidad en la jefatura del Estado. Lo tildaban de usurpador abusivo y llamaban Juan III a Juan de Borbón y Battenberg, hijo de Alfonso XIII y padre de Juan Carlos I. Esto es, que le ponían un numeral, como se hace con los reyes, aunque él no lo era. Cuando se dirigían a él de forma ceremonial, le daban el tratamiento regio de Majestad. Por su parte, la burocracia y el protocolo del régimen del general Franco una especie de monárquico con retardo, cuyo padrino de boda había sido Alfonso XIII lo denominaban Su Alteza Real el Conde de Barcelona y así se resolvía el asunto. Una solución, pues, a la manera catalana, decidida por un gallego, con sí pero no incluido.
Cuando, al cabo de los años, Juan Carlos I fue proclamado rey, su padre entendió que ya no reinaría nunca. Cedió ante la realidad y, en una breve ceremonia dinástica (discreta, pero no secreta), renunció a sus derechos al trono. Habló durante cinco minutos, leyendo unos folios que sujetó con manos temblorosas; cedió a su vástago la jefatura de la Casa Real, lo llamó Majestad y se cuadró militarmente ante él (aunque vestían ambos de paisano) en señal de acatamiento. Probablemente recurrió a ese ademán castrense para no hacer el gesto tradicional que correspondía: la inclinación de cabeza. Y añadió una observación, que no fue exactamente una petición de permiso, sino una manifestación de voluntad: "Deseo conservar para mí y usar como hasta ahora el título de conde de Barcelona". Era el 14 de mayo de 1977.
El rey, hasta la muerte de su padre en 1993, no lo utilizó. Es la última muestra del aprecio que el condado barcelonés, hoy mero honor formal, despertó siempre en las personas reales. En el panteón de los reyes, sito en la cripta del monasterio escurialense de San Lorenzo, un sarcófago vacío espera el plazo fijado para que los despojos de Juan III, hechos ya osamenta monda en el oscuro pudridero anejo, se depositen junto a los reyes de su linaje. Juan de Borbón no reinó vivo, pero lo parecerá después de muerto, por esta inscripción tan ambigua pintada en la caja: Ioannes III, comes Barcinonae. En la lista condal de Barcelona solo ha habido tres Juan. Mas, por otro lado, el sepelio póstumo en ese lugar es para quien reinó, lo que él no hizo.


Tal para cual
Desde 1164, el conde de Barcelona fue siempre el rey aragonés. En esa remota fecha, y por vez primera, el joven Alfonso II, hijo de la reina Petronila y del conde Ramón Berenguer IV, fue al tiempo rey de Aragón y conde de Barcelona, por este orden de precedencia. Hasta hoy. Hay nacionalistas que se atormentan por el hecho de que el principal de los nobles catalanes, antes de tener un hijo con la reina de Aragón, no fuera rey, ni Cataluña reino, sino un conjunto de condados que fueron aunándose por los soberanos comunes, herederos de los linajes de Aragón y Barcelona. Es una visión anacrónica, en la que también incurren, a contrario sensu, quienes miden con esta vara la importancia de los países. (¿No es más un rey -dicen, ufanos- que un conde?).
El de conde de Barcelona es uno de los títulos del rey de Aragón, especialmente preciado del soberano, porque lo recibió en el siglo XII al mismo tiempo que el de rey y de ahí le vino su grandeza. La dignidad condal barcelonesa no tenía parangón en España, pues la conditio sine qua non para ser conde de Barcelona era ser rey de Aragón. Es como preguntarse qué es más, si ser papa u obispo de Roma. El remedio es estudiar un poquito.

NOTICIAS RELACIONADAS
Etiquetas
 
Registrado
12 Sep 2010
Mensajes
18.610
Calificaciones
45.303
Ubicación
Bien ubicada.
Tomoe, ¿de dónde sacas que Alfonso bebía sangre de niños todos los días? Ese fue un bulo que se inventaron para atacarle a él y a toda la familia. Nada más lejos de la realidad.
Pasaba algún tiempo en cama pero era para mitigar el dolor que enfermedad le producía. Pero nunca se lo tuvo que llevar en brazos como al heredero de Nicolás ll de Rusia.
 

Registrado
12 Sep 2010
Mensajes
18.610
Calificaciones
45.303
Ubicación
Bien ubicada.
Alfonso de Borbón y Battenberg, príncipe de Asturias, con su padre, el rey Alfonso Xlll y su abuela la reina María Cristina.
Alfonso Xlll nunca quiso dejar de lado en la sucesión a su hijo mayor y heredero Alfonso a pesar de ser hemofílico. El hijo mayor de Alfonso XIII fue el único que fue educado para ser rey a pesar de tener 3 hermanos varones entre los cuales se encontraba el único hijo sano del rey, el infante Juan de Borbón y Battenberg, tercero en la línea de sucesión al trono de España.


gettyimages-526580948-2048x2048.jpg
 

Adjuntos

Última edición:
Registrado
8 Abr 2012
Mensajes
16.000
Calificaciones
62.303

MUY INTERESANTE ARTÍCULO CON SUSTENTO HISTÓRICO.


El raro conde de Barcelona

El título de conde de Barcelona es un título regio, porque desde 1164 fue exclusivo del rey de Aragón y luego, por razones de sucesión hereditaria, del rey de España.


ACTUALIZADA 5/11/2017 A LAS 06:00
  • GUILLERMO FATÁS
El conde de Barcelona y el de Aragón tienen el mismo origen. Son jefes de comarcas fronterizas con el islam, que se defienden de su ataque en los territorios lindantes con el Pirineo. En el año 711, el poder de los monarcas godos en Hispania es desbaratado y los musulmanes ocupan casi enteramente la Península sin apenas resistencia. Los focos donde se continúa luchando están en zonas poco accesibles y escasamente pobladas.

Un raro conde
Con el tiempo, la evolución histórica generó en España un raro título de conde. Su rango está por encima no solo de cualquier conde, sino de todo marqués, duque, infante y aun príncipe. Históricamente, es el rey quien da y quita estos títulos y puede exaltarlos concediéndoles la grandeza. Pero nada de esto reza, ni puede rezar, para el citado conde. El motivo es que ostentar ese condado exige un requisito insólito: primero hay que ser rey. No hay otra forma de lograrlo. En efecto, el conde de Barcelona la Ciudad Condal por antonomasia era el rey de Aragón. Y luego (por transmisión directa de Fernando II el Católico a su nieto mayor Carlos I), el rey de España.

Juan III... de Barcelona
Bien avanzado el siglo XX, aún cumplió el título condal barcelonés funciones políticas. Los monárquicos a machamartillo negaban (en voz baja) al general Franco la legitimidad en la jefatura del Estado. Lo tildaban de usurpador abusivo y llamaban Juan III a Juan de Borbón y Battenberg, hijo de Alfonso XIII y padre de Juan Carlos I. Esto es, que le ponían un numeral, como se hace con los reyes, aunque él no lo era. Cuando se dirigían a él de forma ceremonial, le daban el tratamiento regio de Majestad. Por su parte, la burocracia y el protocolo del régimen del general Franco una especie de monárquico con retardo, cuyo padrino de boda había sido Alfonso XIII lo denominaban Su Alteza Real el Conde de Barcelona y así se resolvía el asunto. Una solución, pues, a la manera catalana, decidida por un gallego, con sí pero no incluido.
Cuando, al cabo de los años, Juan Carlos I fue proclamado rey, su padre entendió que ya no reinaría nunca. Cedió ante la realidad y, en una breve ceremonia dinástica (discreta, pero no secreta), renunció a sus derechos al trono. Habló durante cinco minutos, leyendo unos folios que sujetó con manos temblorosas; cedió a su vástago la jefatura de la Casa Real, lo llamó Majestad y se cuadró militarmente ante él (aunque vestían ambos de paisano) en señal de acatamiento. Probablemente recurrió a ese ademán castrense para no hacer el gesto tradicional que correspondía: la inclinación de cabeza. Y añadió una observación, que no fue exactamente una petición de permiso, sino una manifestación de voluntad: "Deseo conservar para mí y usar como hasta ahora el título de conde de Barcelona". Era el 14 de mayo de 1977.
El rey, hasta la muerte de su padre en 1993, no lo utilizó. Es la última muestra del aprecio que el condado barcelonés, hoy mero honor formal, despertó siempre en las personas reales. En el panteón de los reyes, sito en la cripta del monasterio escurialense de San Lorenzo, un sarcófago vacío espera el plazo fijado para que los despojos de Juan III, hechos ya osamenta monda en el oscuro pudridero anejo, se depositen junto a los reyes de su linaje. Juan de Borbón no reinó vivo, pero lo parecerá después de muerto, por esta inscripción tan ambigua pintada en la caja: Ioannes III, comes Barcinonae. En la lista condal de Barcelona solo ha habido tres Juan. Mas, por otro lado, el sepelio póstumo en ese lugar es para quien reinó, lo que él no hizo.


Tal para cual
Desde 1164, el conde de Barcelona fue siempre el rey aragonés. En esa remota fecha, y por vez primera, el joven Alfonso II, hijo de la reina Petronila y del conde Ramón Berenguer IV, fue al tiempo rey de Aragón y conde de Barcelona, por este orden de precedencia. Hasta hoy. Hay nacionalistas que se atormentan por el hecho de que el principal de los nobles catalanes, antes de tener un hijo con la reina de Aragón, no fuera rey, ni Cataluña reino, sino un conjunto de condados que fueron aunándose por los soberanos comunes, herederos de los linajes de Aragón y Barcelona. Es una visión anacrónica, en la que también incurren, a contrario sensu, quienes miden con esta vara la importancia de los países. (¿No es más un rey -dicen, ufanos- que un conde?).
El de conde de Barcelona es uno de los títulos del rey de Aragón, especialmente preciado del soberano, porque lo recibió en el siglo XII al mismo tiempo que el de rey y de ahí le vino su grandeza. La dignidad condal barcelonesa no tenía parangón en España, pues la conditio sine qua non para ser conde de Barcelona era ser rey de Aragón. Es como preguntarse qué es más, si ser papa u obispo de Roma. El remedio es estudiar un poquito.

NOTICIAS RELACIONADAS
Etiquetas
Jajajajajajaja menuda historia la que cuentas......
 

Registrado
12 Sep 2010
Mensajes
18.610
Calificaciones
45.303
Ubicación
Bien ubicada.
1595338578463.png
Ya adulto tenía una excelente relación con sus padres la reina Victoria Eugenia y el rey Alfonso Xlll, cuya relación matrimonial ya estaba rota.
 
Registrado
1 Nov 2010
Mensajes
5.065
Calificaciones
26.004
Pasaba algún tiempo en cama pero era para mitigar el dolor que enfermedad le producía. Pero nunca se lo tuvo que llevar en brazos como al heredero de Nicolás ll de Rusia.
Yo no tengo claro que al zarevicht lo llevaran en brazos por que no podía andar por sí mismo, o por la enfermiza obsesión con que no se lesionara que tenía todo su entorno.
 
Registrado
1 Nov 2010
Mensajes
5.065
Calificaciones
26.004
Ver el archivo adjunto 1497929
Me pregunto qué color y tono tenían esos ojos.

No imagino al Conde de Barcelona con esta prestancia. Él era y lucía como un marino lleno de tatuajes y no como un futuro rey. Por eso fue engañado tantas veces. Y algunas de aquellas ocasiones fue engañado por no saber callar. Pero a su hijo le ordenó que sí lo hiciera.

Ver el archivo adjunto 1497946
En este retrato de Lazlo, el pintor cortesano por excelencia de aquella época, se le ve la coloración de piel, cabello y ojos
 
Registrado
22 Abr 2013
Mensajes
667
Calificaciones
3.669
Era muy unido a su hermano el Infante don Jaime quien era 1 año menor que él y no había heredado la hemofilia pero nació sordo.

La información que se tiene de esa amistad fraternal la escribió quien fuera el Duque de Cádiz en sus memorias que fueron publicadas en el semanario ¡HOLA! en 1982.

Don Alfonso de Borbón Dampierre era hijo del infante don Jaime quien le contó como fue su vida en el palacio Real. Alfonso Xlll y Victoria Eugenia tuvieron 7 hijos pero 1 murió al nacer, el infante don Carlos. Eran entonces 6 hijos; 4 chicos y 2 chicas quienes no salían de Palacio (salvo contadísimas ocasiones entre ellas ir de vacaciones a Santander ) y recibían clases, jugaban, hacían deporte dentro de sus puertas.

Su padre los "dividió" en parejas. Así el príncipe de Asturias y el infante don Jaime hacían todas sus actividades juntos incluyendo visitar y hablar con su padre, el rey de España.
El infante Jaime no era sordo de nacimiento. Quedó sordo por una infección de oído mal curada a la edad de 7 años.

Podríamos especular mejor que habría pasado si los médicos de la Casa Real hubieran sido más diligentes.

Un niño nació muerto en 1912 y no llegó a ser bautizado. Estaba previsto llamarle Fernando.
 
Registrado
8 Abr 2012
Mensajes
16.000
Calificaciones
62.303
Quien escribe es Guillermo Fatas Cabezas, Catedratico de Historia medival por la Universidad de Zaragoza, asi que no es ningun indocumentado y tiene bastante razón, asi que no entiendo esas risas histericas
Si claro claro, es que antes de existir la Corona de Aragon no existia nadie en la zona de toda Catalunya , ni siquiera existieron los pueblos visigodos........ nada era todo un solar desertico que lindaba con el mar, un mar sin ningun tipo de vida .
 
Registrado
12 Sep 2010
Mensajes
18.610
Calificaciones
45.303
Ubicación
Bien ubicada.
La sangre maldita de la realeza europea no era más que hemofilia
Un estudio de ADN revela que la mutación partió de la reina Victoria de Inglaterra

Fue conocida como la enfermedad real o sangre maldita. Un mal que tuvo su origen en la reina Victoria de Inglaterra (1819-1901), tatarabuela del rey Juan Carlos I, y que se expandió por toda la realeza europea a lo largo de más de siglo y medio. Esta misteriosa enfermedad incluso pudo ser determinante en el devenir de la historia. ¿Qué hubiera pasado si el zar Nicolás II de Rusia tuviese un heredero sano, el príncipe Alexei, en lugar de encomendarse a los consejos de un personaje siniestro como Rasputín, al que se había encomendado para encontrar una explicación y una solución al indescriptible mal que aquejaba a su vástago? El dato objetivo es que la caída del reinado de los Romanov está relacionada con la influencia nefasta de Rasputín, al que acudieron los zares después de un largo peregrinaje por médicos y tratamientos.
Los nuevos avances permitieron adivinar que el príncipe Alexei, al igual que los príncipes de España Alfonso, el heredero, y Gonzalo de Borbón estaba aquejado de una hemofilia vinculada con el cromosoma X, aunque hasta ahora no se conocía la naturaleza exacta de la enfermedad. Un equipo de científicos rusos y estadounidenses acaba de dar la respuesta después de analizar pruebas de ADN de los restos óseos de la familia Romanov de Rusia.

El estudio, que recoge la revista Science , ha encontrado el culpable de la hemofilia grave del príncipe Alexei en una mutación del cromosoma X que consiste en una forma severa de Hemofilia B, la enfermedad que probablemente dio lugar a la sangre maldita y que se caracteriza por un trastorno en la coagulación de la sangre de tipo hereditario.


Línea materna

Este trastorno se transmite por línea materna, pero afecta solo a los varones. Y la mutación de novo empezó con la reina Victoria de Inglaterra, bisabuela del príncipe Alexei y transmisora de la enfermedad a distintos miembros de las familias reales españolas, alemanas y rusas.


La enfermedad afectó (aunque no severamente) a dos de los tíos del rey Juan Carlos: Gonzalo y Alfonso de Borbón. Este último era el heredero, pero en su caso el mal no tuvo ninguna influencia en la historia. Renunció al trono, por amor, en 1933.

Sin embargo, muchos expertos en realeza han puesto en entredicho la validez legal de la renuncia, realizada en una simple carta y sin las ratificaciones exigidas al Gobierno, algo imposible de conseguir en la España republicana. Además don Alfonso se retractó poco después. Alfonso XIII pidió también a Jaime, el segundo de sus hijos, sordo tras una operación que sufrió de niño, que hiciese lo mismo. Éste aceptó la petición y renunció en junio de 1933. Un tiempo después, en 1949 intentó revocar aquella decisión. Por eso, finalmente, el título y los derechos sucesorios recayeron en Don Juan, el tercero de los hijos, del que desciende la actual familia borbónica que reina en España.

1595344580701.png

1595344762199.png 1595345208917.png













 
Registrado
23 Nov 2014
Mensajes
1.010
Calificaciones
1.480
Si claro claro, es que antes de existir la Corona de Aragon no existia nadie en la zona de toda Catalunya , ni siquiera existieron los pueblos visigodos........ nada era todo un solar desertico que lindaba con el mar, un mar sin ningun tipo de vida .
Dependian del rey de Francia. De todos modos catalan solo significa no castellano . No pienso que galera o bajel o barco alguno intente navegar por el mar sin salvoconducto del rey de Aragón, sino que tampoco creo que pez alguno pueda surcar las aguas marinas si no lleva en su cola un escudo con la enseña del rey de Aragón.__ Bernard Desclot (historiador catalán) 1285, la crónica de Aragón
 
Última edición:

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)