Llega a Barcelona la mayor feria de telefonía del mundo (y por qué será la más gris)

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
36.194
Calificaciones
67.260
Ubicación
D'ici et d'ailleurs
El Galaxy S9 de Samsung, del que se conocen la mayoría de detalles, aspira a convertirse en el gran protagonista de una feria muy descafeinada



El MWC vuelve a Barcelona, aunque se vuelve a desinflar. (Efe)
AUTOR
M. MCLOUGHLIN
Contacta al autor
michaelmcsaez
TAGS
TIEMPO DE LECTURA6 min
20.02.2018 – 05:00 H. -

En deportes hablar de una liga a la escocesa es hablar de una liga previsible. De pocas o ninguna sorpresa. Que queda en manos de los de siempre. El Mobile World Congress de Barcelona, el gran cónclave mundial de la telefonía, sube el telón el próximo lunes, cuando se produce la inauguración oficial. Oficiosamente la pelota empieza a rodar dos días antes, cuando algunas marcas ya desembarcan con sus novedades en la Ciudad Condal. El domingo, considerado de facto como el día cero de congreso, apunta a ser el de máximo interés gracias a las presentaciones de compañías como Samsung, Telefónica o Huawei.

Sea como sea, el MWC 2018 apunta a ser uno de los más monótonos y previsibles que se han vivido. Un Mobile a la escocesa. Así se podría definir. Días antes de que el gran circo abra sus puertas existe la atípica unanimidad de que Samsung será el púgil ganador. Y es que, sin tan siquiera subirse al cuadrilátero, las noticias, rumores y especulaciones sobre el Galaxy S9 han supuesto una serie de amenazantes zurdazos para quien esté pensando en competir frente a frente con este nuevo dispositivo en esta cita.


La enésima filtración del S9



Imagen de la filtración del Galaxy S9. (Sammobile)


Este lunes se ha conocido la enésima filtración acerca del S9 y su versión vitaminada el S9 Plus, que apuntan a ser, coloquialmente hablando, dos malas bestias.

Llegarán con pantallas de 5,8 y 6,2 pulgadas, respectivamente. El procesador será un Exynos 9810, un nuevo chip de fabricación propia preparado para las bondades de la inteligencia artificial y el reconocimiento facial. Una cámara dual, la primera que llega a la familia Galaxy S, que llegará con sensores de 12 mpx y lentes de F/1.4 y f/2.4 de apertura gradual. Animojis, marcos aún más reducidos, altavoces estéreo... todo para un mismo fin: tumbar al iPhone X.

Ante estas credenciales, que se confirmarán el domingo en el evento de presentación, parece que muchos de los grandes fabricantes han decidido evitar el cara a cara. Existe la sensación de una espantada generalizada, que no deserción. Se trata de no gastar un bombazo de manera inútil si se corre el riesgo de que este quede silenciado por la onda expansiva que promete el S9.

Los 'clásicos' también fallan



LG se limitará a enseñar una nueva versión del V30, presentado en septiembre (Michael Mcloughlin)



Todas las marcas grandes estarán en la Fira de Gran Vía. Todas menos Apple. No hay que olvidar que la manzana no se prodiga por estos lares. Que prefiere sus propios 'tecnosaraos' y marcar sus propios ritmos. Pero muchos han cambiado su hoja de ruta. Y algunos son clásicos del MWC. LG, por ejemplo.

Los asiáticos acostumbraban a ser los que daban el pistoletazo oficial de salida el domingo con un evento a primera hora en el que presentaban sus grandes apuestas. Nada de eso. El LG G7 tendrá que esperar. Algunos pronósticos hablan incluso de junio. Para no llegar con las manos vacías, han traído una nueva edición del V30, -con nuevo color y mejoras mínimas- un 'smartphone' presentado el pasado mes de septiembre en la IFA de Berlín

Por no hablar de HTC. Los tiempos dorados de la taiwanesa hace mucho tiempo que quedaron atrás. Pero aún así sigue soltando balazos con los que intentar reengancharse al tren de los terminales móviles. Después de la venta a Google de su división de teléfonos móviles pintan (aun más) bastos para para esta compañía.

Sony y la renovada Nokia parecen ser los únicos que van a dar picante a esta edición

Cada lanzamiento que pasa la sensación de que puede ser el último es mayor. El HTC U12 parece su última gran apuesta. Y se hará lejos del MWC, cuando la primavera esté avanzada. Si le sale rana es probable que pueda ser el clavo que cierre definitivamente el ataúd del que fuese el primer gran fabricante de Android.






Solamente Sony, con su tradicional evento a primera hora del lunes, permanece fiel a la estrategia del MWC. Los nipones han prometido un cambio radical de su gama Xperia. Son los únicos que apuntan a dar un poco de picante a esta edición, junto a la renovada Nokia, que difícilmente logrará el mismo ruido que consiguió el pasado año con el 3310. Asus completará la nómina de 'grandes lanzamientos' con un evento el martes a la tarde en el que se podría ver el Zenfone 5.

Ni los chinos



Foto: Reuters


Ni siquiera los fabricantes chinos parece que darán juego en esta nueva edición del MWC. Percibidos hasta hace tres años como una gran horda que amenazaba con cambiar el reparto de poder en el mundial de constructores móviles. Huawei, que lidera esta generación de empresas que han roto el estigma del 'made in China', ha preferido reservar nuevo buque insignia -llámenlo P20, PX o P333- para un evento individual en París el próximo 27 de marzo.

Huawei llevará su buque insignia a París en marzo. Xiaomi, con stand, ya ha dicho que no habrá grandes novedades

Esto supone un cambio de rumbo respecto a la decisión del año pasado, cuando presentó el P10 en Barcelona ante la ausencia (¿casualidad?) del S8 de Samsung. En su lugar, se especula con la presentación de un nuevo reloj inteligente. Algo que a muchos le pueden parecer migajas teniendo en cuenta que hablamos del segundo mayor fabricante del universo Android.

Hace dos años Xiaomi se medio 'estrenó' en el MWC con un evento paralelo para presentar el Mi5. Este año se suma oficialmente a la nómina de la organización con un 'stand' en el que, salvo sorpresa mayúscula, exhibirá los productos ya presentados. La firma ya se encargó de echar un jarro de agua fría sobre los más entusiastas al asegurar que no había grandes novedades preparadas para esta cita.




Foto: Reuters.


Constantes vitales planas también para Oppo o para ZTE, que se presenta en la feria con novedades ya conocidas como el Axon M, el móvil plegable de dos pantallas recién estrenado en España.

Sin cuartel para los españoles



Foto: Reuters.


La nómina de fabricantes españoles, desierta. BQ ya decidió tras dos coqueteos con la feria que no salen las cuentas entre repercusión e inversión. Wolder ha abandonado la fabricación de smartphones. Y Energy System, aunque sigue haciendo 'smartphones', ha decidido centrarse en los equipos de audio y, por tanto, este cónclave le toca lejos.

No es que el Mobile World Congress haya mutado en congreso menor. Seguramente nos encontremos un año más con cifras de récord y una repercusión de miles de millones de euros para la economía catalana. Sin embargo, este año ha perdido tirón como el gran escaparate tecnológico que otros años fue. En esta ocasión estará en manos de uno o dos. Será un MWC a la escocesa.

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2018-02-20/mobile-world-congress-mwc2018-mwc-barcelona_1524483/