El asesinato de Khashoggi amenaza el poder del heredero saudí (2 Visitantes)

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
El asesinato de Khashoggi amenaza el poder del heredero saudí.

Aunque el rey resista las presiones para sustituir a MBS, la credibilidad internacional de éste ha quedado dañada

ÁNGELES ESPINOSA
Dubái 28 OCT 2018


El rey Salmán de Arabia Saudí, en la inauguración del tren de alta velocidad a La Meca, en septiembre.


Mientras el mundo se fijaba esta semana en el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán (MBS), y su foro de inversiones, una reunión más importante pasó casi desapercibida. El rey Salmán recibió en su palacio de Al Yamama a los príncipes de más alto rango y a los ulemas del reino. La agencia estatal de noticias no explicó el motivo de la cita; solo dijo que había concluido con una plegaria. Nadie duda sin embargo de que, antes de encomendarse a Dios, los asistentes abordaron la crisis que afronta el país por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. A la vista de los indicios que apuntan al sucesor designado, ¿qué precio está dispuesta a pagar la familia real? ¿Sacrificará o protegerá al heredero?

La gestión de la crisis por parte de Turquía, donde se cometió el crimen, parece orientada a minar la credibilidad de MBS y forzar su remplazo. Nada sorprendente dada la renovada hostilidad entre los herederos del imperio otomano y los Al Saud desde la llegada del príncipe al poder. Incluso en EE UU, que considera a Arabia Saudí uno de sus baluartes en Oriente Próximo, veteranos legisladores han pedido que se sustituya a quien va a convertirse en rey del mayor exportador de petróleo del mundo. Pero ¿es posible?

En teoría, el rey Salmán podría hacerlo. Ya lo ha hecho en dos ocasiones desde que llegó al trono (con su medio hermano Muqrin, en abril de 2015, y con su sobrino Mohamed Bin Nayef, un año más tarde) para despejar el camino a su hijo, que también es ministro de Defensa. Sin embargo, las cosas han cambiado desde entonces. Con el control de los aparatos de seguridad, el petróleo y el fondo soberano en sus manos, MBS se ha convertido en el príncipe con más poder desde la fundación del reino en 1932. En Riad se asegura también que fiscaliza el acceso a su padre, lo que limita las posibilidades de que éste reciba información independiente.

La gravedad de lo ocurrido en el consulado de Estambul era sin embargo difícil de esconder. Por más que los medios saudíes estén estrictamente controlados, la noticia estaba en todas las cadenas por satélite y el rey ve la televisión. La decisión del monarca de enviar a Turquía al príncipe Jaled al Faisal, gobernador de La Meca y alguien de su máxima confianza, ha sido interpretado como fruto de la preocupación en la Corte.

No obstante, en su primera intervención pública tras el estallido de la crisis, esta semana en el foro de inversiones, MBS no parecía en absoluto un hombre agobiado por los acontecimientos. Se mostró jovial y lleno de energía, incluso bromeó y se detuvo a hacerse selfies con los asistentes. Si de verdad existe inquietud entre algunos miembros de la familia real como sugieren ciertos analistas, o no le ha afectado o disimula muy bien.

De momento, la línea oficial ha sido cerrar filas. “Quienes crean que va a ver un cambio en la sucesión están equivocados”, ha declarado el príncipe Turki al Faisal, a The Washington Post, el periódico en el que escribía Khashoggi. “Cuanto más se critica al príncipe heredero, más popular es dentro del reino”, añade el hombre que fue jefe de los servicios secretos saudíes (y que tuvo al periodista asesinado como asesor de prensa cuando fue embajador en Londres).

La mayoría de los observadores coinciden en que es “muy improbable” que MBS sea apartado de la sucesión o que se limiten sus poderes. “Aún no está todo dicho”, apunta sin embargo Haizam Amirah Fernández, investigador del Instituto Elcano. “Hay indicios que sugieren que la sucesión está sobre la mesa, como las declaraciones de veteranos senadores que explícitamente han dicho que se tiene que ir, o la proliferación de artículos que plantean el peligro de que llegue al trono un joven, caracterizado por su comportamiento impetuoso”, explica.

“La cuestión de fondo es su fiabilidad y eso es lo que está en juego en este momento”, resume Amirah Fernández antes de recordar que, con sus acciones (Yemen, Qatar, Khashoggi), MBS ha hecho importantes “regalos a sus rivales” que complican la estrategia de Estados Unidos en la región (aislar a Irán). “Al menos se está produciendo una revisión de ideas, otra cosa es en qué se concrete”, concluye.

“MBS llegó para quedarse. El rey carece de capacidad para remplazarle; está bajo su total control. La familia real tampoco puede hacerlo porque el consejo de familia solo es un nombre sin poder real. MBS es el verdadero rey y tiene todo el poder en su mano", asegura por su parte Ali al Ahmed, director del Institute for Gulf Affairs y muy crítico con el régimen saudí.

Incluso si MBS permanece, parece improbable que pueda mantener su posición internacional. “Nadie va a querer relacionarse o ser visto a su lado, se va a convertir, sobre todo en Europa, en un paria como antes lo fue [el presidente sudanés] Omar al Bashir”, asegura un analista árabe que pide el anonimato por temor a represalias.

De ahí que algunos observadores hayan visto una oportunidad para obtener concesiones saudíes en la guerra de Yemen, o en el aislamiento de Qatar (que le granjeó el apoyo turco). Así se ha interpretado la referencia positiva que MBS hizo hacia ese país durante su participación en el foro antes citado, aunque los responsables cataríes han evitado comentarlo. “No va a cambiar nada porque no depende solo de Arabia Saudí, también Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto participan en el embargo a Doha”, discrepa el analista árabe. En su opinión, “Yemen resulta un dosier más fácil para quitarse peso de encima”.

https://elpais.com/internacional/2018/10/26/actualidad/1540567606_775449.html
 

Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
La CIA concluye que el heredero saudí ordenó el asesinato de Jamal Khashoggi
Estados Unidos



El heredero al trono saudí, Mohammed bin Salman. Amir LevyREUTERS





El Gobierno turco tiene dos grabaciones de audio del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi

La Fiscalía saudí pide pena de muerte para los cinco acusados del asesinato de Jamal Khashoggi

El fin de Jamal Khashoggi: "Me ahogo, quitad la bolsa de mi cabeza"

Turquía ha distribuido la grabación del asesinato de Khashoggi

Las conclusiones de la CIA acerca de sobre quién pesa la culpa de ordenar matar al periodista saudí Jamal Khashoggi, que incluyen nombre y apellidos, han circulado rápidamente por Washington, donde, hasta ahora, se han impuesto el no señalar a responsables y el ser reticente a represalias duras. Así fue el 'timing': el viernes pasado, la Fiscalía saudí publicó su versión del crimen, que exoneraba al príncipe heredero, Mohamed bin Salman. Poco después, la Casa Blanca sancionó a 17 personas ligadas al caso. Un día después, el 'Post' revela qué piensa la CIA.

El dedo acusador de la agencia de inteligencia ha forzado al ejecutivo a ofrecer explicaciones. El primero en hablar ha sido el vicepresidente, Mike Pence. En pleno viaje oficial a Papua Nueva Guinea, la mano derecha de Donald Trump ha matizado que "no puedo hacer comentarios sobre información clasificada". Se ha referido a la muerte de Khashoggi como una "atrocidad" y "una afrenta a la prensa libre e independiente". Ha asegurado, según los reporteros, que "EEUU está determinada a rendir cuentas a los responsables". No ha dicho quiénes.

Que Pence no haya dicho nada nuevo, y que este sábado por la tarde se informase de que Trump aguardaba explicaciones de la CIA - o sea, que funcionarios estadounidenses hablaron antes con el 'Post' que con el presidente -, permiten deducir una reacción de la CIA, cuanto menos, peculiar. Un desafío, según observadores, a los intentos de EEUU de enterrar el asesinato del columnista y crítico sin haber hallado su cuerpo. Un esfuerzo que, según la cadena NBC, pudo incluir ofrecer un caramelo sabroso a Turquía.

En base a cuatro fuentes, dos de ellas altos funcionarios del Gobierno estadounidense, la NBC ha asegurado que la administración Trump había estado tanteando "formas para deshacerse" de Fethullah Gülen, un turco residente en EEUU, al que Ankara culpa de orquestar el golpe de Estado fallido de 2016, "para aplacar a Turquía" sobre el caso Khashoggi". Turquía dio crédito a la noticia, aunque un funcionario turco matizó que "no tenemos intención de interceder" en el caso "a cambio de un favor político o legal". Según el periódico 'Hürriyet', el Departamento de Estado de EEUU ha respondido hoy que "la Casa Blanca no ha participado en ningún encuentro" sobre la posible extradición de Gülen.


https://www.elmundo.es/internacional/2018/11/17/5bef73acca47413d3b8b456e.html
 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
La CIA dispone de una grabación que implica al príncipe saudí Mohamed bin Salmán en el asesinato de Khashoggi

20MINUTOS.ES / AGENCIAS


La directora de la CIA reveló la existencia de esta grabación a las autoridades turcas en su visita a Ankara. Trump deja caer que el heredero pudo conocer el asesinato de Khashoggi, pero defiende la alianza entre países. "Me ahogo, quítame esta bolsa de la cabeza. Soy claustrofóbico", últimas palabras de Khashoggi. A FONDO: Preguntas y respuestas sobre Khashoggi, el periodista supuestamente asesinado por Arabia Saudí.




El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, en el Palacio del Elíseo, en París, durante su visita oficial a Francia. YOAN VALAT / EFE



La CIA dispone de una grabación que implica directamente al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul, asegura este jueves el diario turco Hürriyet. La agencia estadounidense de Inteligencia habría recogido una conversación entre Mohamed bin Salmán y su hermano menor Khalid, embajador saudí en Washington, en la que Mohamed dio instrucciones de "silenciar a Khashoggi cuanto antes".

La directora de la CIA, Gina Haspel, reveló la existencia de esta grabación a las autoridades turcas durante su visita a Ankara, asegura un columnista de Hürriyet. La CIA ya había sospechado cierto rol del embajador, Khalid bin Salmán, en el caso. Según el diario Washington Post, la CIA tiene constancia de una llamada del embajador a Khashoggi, asegurándole que podía ir sin riesgo al consulado de su país en Estambul para recibir los documentos necesarios para su boda. Khalid bin Salmán desmintió esta información, aseverando que no había hablado con Khashoggi durante casi un año.


Referencia a "el jefe"
La semana pasada, la CIA ya había hecho público su conclusión de que el príncipe heredero era el principal responsable de la muerte de Khashoggi, asesinado al parecer por un equipo de 15 agentes saudíes tras entrar al consulado el 2 de octubre pasado Según tres personas familiarizadas con una grabación del asesinato de Khashoggi recopilada por la inteligencia turca y compartida con la agencia de inteligencia estadounidense, la CIA, poco después de que el periodista Khashoggi fuera asesinado el mes pasado en el consulado saudí, un miembro del equipo de asesinos instó a un superior por teléfono que "le dijera a su jefe" que los agentes habían cumplido su misión.

La grabación, compartida el mes pasado con la CIA, es vista por los miembros de la inteligencia estadounidense como una de las pruebas más sólidas que vincularían al Príncipe Mohammed bin Salman con el asesinato de Khashoggi, residente de Virginia (EE UU) y columnista de The Washington Post, cuya muerte provocó una protesta internacional. Si bien el príncipe no fue mencionado por su nombre, los oficiales de inteligencia estadounidenses creen que "su jefe" era una referencia a Mohammed bin Salman. Agentes de inteligencia turcos trasladaRON a sus homólogos estadounidenses que Maher Abdulaziz Mutreb, uno de los 15 saudíes enviados a Estambul para asesinar a Khashoggi y oficial de seguridad que viajaba con frecuencia con el Príncipe, era quien hablaba con uno de los ayudantes del Príncipe.

https://www.20minutos.es/noticia/34...n-implica-principe-saudi-asesinato-khassoggi/
 
Registrado
12 Ene 2010
Mensajes
1.391
Calificaciones
3.286
Ubicación
Seattle, Panama
Siempre me he preguntado, cómo es que esta familia es tan intocable, con todo lo que hacen. No puede ser que no les toque el karma, ni la justicia ni nada.
 

Registrado
10 May 2017
Mensajes
3.171
Calificaciones
8.408
ni les pasará nada, dentro de un tiempo se habrá olvidado todo. Que es lo que quiere donald trump y su gobierno
 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
La ONU, molesta con Máxima de Holanda por reunirse con Bin Salmán en el G20
La relatora de la organización que ha investigado el asesinato del periodista Khashoggi lamenta que la reina no hablara de ello con el príncipe saudí y la oposición holandesa ataca al Gobierno por permitir la cita





Mohamed Bin Salmán y Máxima de Holanda. GETTY




ISABEL FERRER
La Haya 2 JUL 2019


La labor diplomática ejercida por la reina consorte Máxima de Holanda en nombre de Naciones Unidas la ha puesto en un compromiso. En su calidad de Abogada Especial de la organización para la Inclusión Financiera y el Desarrollo, se ha reunido con Mohamed Bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudí. Fue en la cumbre del G20, celebrada en la ciudad japonesa de Osaka, y el Centro de Comunicación Internacional del país árabe señaló en su cuenta de Twitter que ambos habían “abordado muchos asuntos”. En la conversación no figuró, sin embargo, el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, ocurrido el pasado año en su consulado en Estambul, algo que Agnes Callamard, la relatora de Naciones Unidas que ha investigado la muerte, considera “extraordinariamente decepcionante”. Así se lo dijo al rotativo holandés Algemeen Dagblad, para después añadir que “una cosa es ver a este hombre y otra callar; en este punto, el silencio equivale a complicidad”.

La dureza de su crítica ha llevado al Gobierno holandés de centro derecha a apoyar sin reservas a la esposa del rey Guillermo, señalando “que no hay que mezclar su labor con la política”. La explicación no ha convencido a la oposición parlamentaria, que criticó la noche del lunes al ministerio de Exteriores “por la torpeza de haber permitido un encuentro con el hombre que se presume implicado en la muerte de Khashoggi”.

La relatora Callamard quiere que se investigue la responsabilidad de Bin Salmán en lo ocurrido, y durante el debate en el Parlamento holandés, Stef Blok, titular de Exteriores, subrayó que la cita de la reina era obligatoria. Arabia Saudí será la anfitriona del G20 el próximo año, “y Máxima habló como enviada de la ONU, de modo que es inevitable que converse con representantes de regímenes cuestionables, porque allí hay mucho que ganar en el terreno de los derechos de las mujeres”, según el político. Luego añadió que Holanda ya ha mostrado su horror por la muerte del periodista.

Máxima no es la única reina consorte o princesa real europea que colabora con Naciones Unidas en labores humanitarias y de interés social. Desde 2015, Letizia de España es Embajadora Especial para la Nutrición de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Mary de Dinamarca, esposa del príncipe heredero, Federico, se estrenó en 2010 como patrona del Fondo de Población y se ha especializado en temas de salud reproductiva y sexual. La princesa Mette-Marit, de Noruega, es embajadora de buena voluntad de ONUSIDA, el programa conjunto de la organización sobre el VIH/sida. Victoria, futura reina de Suecia, apoya los esfuerzos por salvar los océanos, uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU, de los que Matilde, reina consorte de Bélgica, es una de sus 17 embajadores internacionales. Por su parte, la condesa Sofía de Wessex, esposa del príncipe Eduardo de Inglaterra, hijo menor de la reina Isabel II, participó el pasado marzo, en Nueva York, en la 63 sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

Todas ellas llaman la atención sobre problemas urgentes, pero la polvareda levantada por el encuentro entre Máxima y Bin Salmán muestra la confusión que puede generar un cargo que se vale de su imagen. “Si bien son embajadoras especiales que hablan en nombre de la ONU, en realidad se las se las asocia a sus Estados, que tienen su propia política exterior. Aunque Holanda es muy crítica con Arabia Saudí en el caso de Khashoggi, al mismo tiempo, la reina consorte habla con Bin Salmán. La foto de los dos es conflictiva porque Máxima no tiene un papel político, pero la escena sí tiene repercusiones políticas, como se ha visto en el debate parlamentario nacional”, señalan fuentes del Institute of Security and Global Affairs, de la Universidad holandesa de Leiden.

https://elpais.com/elpais/2019/07/02/gente/1562047644_847028.html

 

Registrado
29 Nov 2018
Mensajes
328
Calificaciones
691
Siempre me he preguntado, cómo es que esta familia es tan intocable, con todo lo que hacen. No puede ser que no les toque el karma, ni la justicia ni nada.
Yo también lo he pensado y llegue a una conclusión. Es como el caso de los Jordanos (sólo que estos tienen petróleo). Si los Al Saud pierden Arabia, se corre el riesgo de que entren unos chiflados tipo ISIS a gobernar el país, con todo ese dinero al alcance de la mano. O sea, algo así como el "mal menor".
 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
El heredero saudí asume su «parte de responsabilidad» en la muerte de Khashoggi
«Ocurrió durante mi mandato, pero sin mi conocimiento», aseguró Bin Salman




image.png

SeguirMikel Ayestaran
Actualizado:27/09/2019




A punto de cumplirse el primer aniversario del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el interior del consulado de Arabia Saudí en Estambul, el heredero al trono saudí y principal sospechoso de dar la orden, Mohamed Bin Salman (MBS), se refirió por primera vez al caso y declaró que «asumo toda la responsabilidad, porque ocurrió durante mi mandato». Esta respuesta al reportero Martin Smith es un adelanto del documental que la próxima semana estrenará el programa «Frontline», del Sistema de Medios Públicos estadounidense (PBS), en el que el joven príncipe se justifica diciendo que «somos 20 millones de personas. Tenemos 3 millones de empleados gubernamentales. Tenemos funcionarios, ministros para seguir asuntos y ellos son responsables. Tienen la autoridad para hacer eso».

El caso Khashoggi, periodista que escribía en The Washington Post y que estaba autoexiliado en Estados Unidos por su tono crítico con la corona, se ha convertido en una especie de culebrón por entregas que discurre entre las filtraciones anónimas que obtiene la prensa, las declaraciones por parte de los protagonistas implicados y el resultado de informes como el de Agnes Callamard, relatora de la ONU que en junio apuntó directamente a MBS y pidió a Estados Unidos que incluyera «al príncipe heredero y a sus bienes personales en el extranjero» en la lista de personas que deben ser sancionadas.

Se trata de un proceso lento y complejo porque el príncipe es la persona de confianza de Estados Unidos y de Israel en el Golfo y las autoridades saudíes han calificado de «línea roja» cualquier acusación contra su persona. Una línea que no han conseguido franquear tampoco los informes de la CIA que le señalan como responsable.


Sin rastro del cuerpo

Casi se ha cumplido un año y los restos del periodista, cuyo cuerpo fue desmembrado en el interior de la legación, sigue sin aparecer.Khashoggi entró el 2 de octubre al consulado de su país en Estambul tras obtener una cita previa para solucionar unas trámites personales relativos a su divorcio y nunca más se le vio con vida. Después de 18 días en los que la versión oficial saudí defendía que el periodista abandonó el consulado por su propio pie, Riad cambió el discurso y admitió su muerte «tras una reyerta con las personas que lo recibieron». La casa real ordenó la detención de 21 personas, cinco de las cuales pueden ser condenadas a muerte bajo la acusación de «ordenar y cometer el crimen», y destituyó de manera fulminante al número dos de los servicios de inteligencia, Ahmad al Asiri, y a Saud al Qahtani, asesor y mano derecha de MBS.


Últimas intenciones
El programa de PBS incluye también una entrevista que Smith realizó a Khashoggi unos meses antes de su asesinato en la que el periodista le confesó que «no quiero se un disidente, pero tampoco quiero volver a casa y tener que callarme de nuevo».

El columnista de The Washington Post no es el primer periodista saudí desaparecido en el último año -la ONG Reporteros Sin Fronteras denuncia al menos otros dos casos-, pero la forma en la que se produjo y la proyección mundial que obtuvo han hecho que el caso despierte atención mundial y que Mohamed bin Salman haya tenido que hacer declaraciones sobre el tema.

https://www.abc.es/internacional/ab...ad-muerte-khashoggi-201909270142_noticia.html
 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
JAMAL KHASHOGGI
Las incógnitas rodean aún el asesinato de Khashoggi un año después
¿Dónde está su cadáver? ¿Quién ha sido procesado por el crimen? ¿Hasta dónde está involucrado el príncipe Mohamed Bin Salmán? Son algunas de las preguntas que todavía no tienen respuesta





Tres policías, tras un registro relacionado con la muerte de Khashoggi, en Yalova (Turquía) en 2018. ALI ATMACA ANADOLU
(GETTY)




ANDRÉS MOURENZA
Twitter
ÁNGELES ESPINOSA
Twitter
Estambul / Dubái 2 OCT 2019



Este miércoles se cumple un año desde que el periodista Jamal Khashoggi entrase al Consulado de Arabia Saudí en Estambul para hacer una gestión burocrática que le permitiese contraer matrimonio con su prometida. No salió con vida. Su asesinato continúa rodeado de interrogantes, sobre todo por la negativa de las autoridades saudíes a cooperar en la investigación.



¿Dónde está el cadáver?


Un equipo de 15 personas enviado desde Arabia Saudí —incluidos miembros de los servicios de inteligencia— lo esperaban en el interior de la delegación diplomática. El espionaje turco grabó las conversaciones que mantuvieron y, según la transcripción de este audio —parcialmente publicado por el diario Sabah—, Khashoggi fue drogado y posteriormente asfixiado cubriéndole la cabeza con una bolsa de plástico. Su cuerpo fue luego descuartizado por el forense Muhamed al Tubaigy. Pero el cadáver o sus restos jamás han sido hallados.

A la policia cientifica turca se le permitió acceder al edificio y a la cercana residencia del cónsul aunque solo dos semanas después del asesinato. Descubrió que los escenarios del crimen habían sido cuidadosamente limpiados y las paredes repintadas. Aun asi, al retirar una capa de pintura halló muestras de sangre del columnista de The Washington Post.

Los agentes turcos creen que el cadáver fue trasladado a la residencia del cónsul en varias bolsas de plástico. De hecho, antes de la llegada de Kahshoggi al consulado,Mahir Abdulaziz Mutreb, el jefe del escuadrón pregunta a Al Tubaigy: “¿Cabrá el cuerpo en una bolsa?”. A lo que éste responde: “No. Es muy pesado, y también es alto. Siempre trabajo con cadáveres, sé muy bien cómo cortarlos. Nunca he trabajado en un cuerpo caliente, pero lo haré fácilmente”.

La investigación turca ha manejado dos teorías: una, que los trozos del cadáver fuesen disueltos en ácido; la otra, más reciente y basada en nuevos indicios, que fueron quemados en un horno del jardín de la residencia consular. El horno, que puede alcanzar los 1.000 grados de temperatura, fue utilizado durante los tres días posteriores para asar 32 porciones de carne cruda encargados a un cercano restaurante, lo que, según la policía, habría sido un intento de enmascarar las huellas de la quema del cadáver. Las nuevas peticiones de la policía científica para examinar el horno han sido denegadas por las autoridades consulares.

¿Por qué es importante el caso Khashoggi?


Porque supone un salto cualitativo en la política de represión saudí: si bien algunos príncipes exiliados ya habían sido secuestrados y repatriados en el pasado, el asesinato de Khashoggi se enmarca en una campaña de operaciones especiales contra la disidencia más allá de las fronteras saudíes.

Khashoggi, en realidad, no se consideraba un disidente: su familia tiene importantes lazos con el palacio (su abuelo fue médico personal del rey fundador del Estado saudí y su tío, un importante empresario y traficante de armas) y él no cuestionaba la monarquía absolutista que gobierna el país. Sí se había convertido en un crítico cada vez más feroz del príncipe heredero, Mohamed Bin Salmán (MBS), a medida que éste afianzaba su poder. Y eso le había llevado a exiliarse y ser objeto de campañas de acoso online. Eran las llamadas “moscas”, trolls y cuentas automatizadas que se dedican a amedrentar a los críticos de MBS en una campaña dirigida personalmente por su mano derecha, Saud al Qahtani. Khashoggi apoyaba un proyecto, llamado “las abejas”, destinado a neutralizar estos ataques. En una conversación de MBS captada por el espionaje estadounidense un año antes del asesinato, el príncipe heredero instaba a un colaborador a traer de vuelta a Khashoggi y, si no se prestaba a ello, utilizar "una bala".


Cuál es la implicación de MBS?


La relatora de la ONU para las ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, concluyó en su informe sobre el caso que existen evidencias que implican al heredero saudí y otros altos cargos del reino en el asesinato, por lo que exige un procesamiento internacional. Según un informe de la CIA, durante las horas anteriores y posteriores al asesinato, el príncipe Mohamed intercambió 11 mensajes con Al Qahtani, que supervisaba al escuadrón enviado a Estambul vía Skype. Tras el asesinato, Mutreb telefoneó a un colaborador de MBS y le dijo: “Dile a tu jefe que está hecho”.

“Asumo toda la responsabilidad porque el crimen ocurrió bajo mi supervisión”, ha declarado el príncipe a la cadena estadounidense PBS durante el rodaje de un documental. Si bien se excusó en que él no dio la orden de asesinar a Khashoggi ni estaba al corriente de las actividades del grupo de ejecutores. Callamard ha calificado esa defensa de “problemática”. La relatora se pregunta, en una entrevista con la agencia France Presse, qué significa la explicación de que “tiene responsabilidad corporativa, pero no responsabilidad personal”.

La CIA también ha concluido “con un grado de seguridad entre medio y alto” que MBS estuvo al tanto de la operación y probablemente ordenó la muerte del periodista.

¿Dónde está Al Qahtani?


El supervisor de la operación y director del área de medios de comunicación de la corte saudí fue relevado de su puesto poco después de que Riad reconociese el asesinato de Khashoggi. Desde entonces no se le ha vuelto a ver y, aunque ha sido investigado, no está imputado en los tribunales. Hay quienes sospechan que ha sido asesinado; otros, que sigue asesorando al príncipe heredero entre bambalinas. Una fuente cercana al Gobierno saudí admitió recientemente a este diario que muy probablemente Al Qahtani seguía trabajando “desde alguna habitación oscura”.

La versión oficial, reiterada por MBS durante sus últimas entrevistas, es que ese antiguo asesor de la Corte “está siendo investigado”.

¿Han sido juzgados los culpables?


Arabia Saudí anunció la detención de 18 personas en conexión con el asesinato, de las cuales 11 han sido imputadas. Del resto se desconoce si siguen detenidos, en arresto domiciliario o han recuperado completamente la libertad. En la primera sesión del juicio, la única de la que se tiene noticia, se pidió la pena de muerte para cinco de los encausados, cuyas identidades no han trascendido.

Tampoco ha habido ningún testigo independiente de esa vista, ya que en Arabia Saudí los procesos judiciales no son públicos y ni siquiera se anunció su celebración. Solo en ocasiones se autoriza a las familias a estar presentes, ya que tampoco se asegura la defensa letrada.

Turquía se ha apoyado en esa opacidad y la ausencia de separación de poderes (el rey es el último árbitro judicial) para exigir que los sospechosos le sean entregados. Pero aunque la Fiscalía de Estambul ha instruido un sumario, el juicio en los tribunales turcos aún no ha comenzado. Uno de los amigos de Khashoggi, el periodista turco Turan Kislakçi, anunció la semana pasada que, coincidiendo con el aniversario del asesinato, se solicitará a la Corte Penal Internacional de La Haya el inicio de un proceso judicial sobre el caso.

¿Por qué Turquía no hace públicas sus grabaciones?


Turquía ha compartido el sonido grabado extrajudicialmente en el consulado saudí con otros Ggobiernos, mayormente a través de transcripciones del audio. A Callamard, la relatora de la ONU, se le permitió escucharlo en la sede de los servicios secretos turcos. También se ha filtrado parte de su contenido a algunos medios de comunicación. Quienes lo han escuchado coinciden en que se trata de un audio demasiado macabro para emitirlo, aunque también hay consideraciones políticas: su mera existencia oficializa que Turquía espía a las legaciones consulares en su territorio.

https://elpais.com/internacional/2019/10/01/actualidad/1569933486_372502.html
 
Registrado
7 Ago 2016
Mensajes
49.861
Calificaciones
89.780
Ubicación
Kein schmerz, kein gewinn
"Nunca sabremos toda la verdad del asesinato de Khashoggi, los trozos de su cadáver ni aparecerán”

El médico forense portugués Duarte Nuno Vieira forma parte del 'CSI' de la ONU, el equipo que investiga los casos de tortura alrededor del mundo.




Duarte Nuno Vieira es forense en el equipo del relator especial de la ONU contra las torturas




Jesús Ossorio @jossorio
1 febrero, 2020

“Hasta que no lo veas, no lo creerás”. La advertencia llega a mitad de la conversación, mientras Duarte Nuno Vieira abre su ordenador portátil y muestra a este periodista una galería de las horrores: fotografías y vídeos cortos de las secuelas de prisioneros torturados en decenas de países del mundo. Mutilaciones, quemaduras, palizas, hacinamiento en cárceles con condiciones extremas... “Son cosas impensables, las secuelas son para toda la vida”, admite mientras repasa todas las imágenes delante de su pantalla.
Documentar la crudeza de las torturas, investigar cómo tratan los países a sus reos y establecer quiénes son los responsables de estas tropelías forma parte del trabajo del doctor Nuno Vieira (Coimbra, 1959), uno de los mayores expertos del mundo en Medicina Legal. Su abultado currículum -presidente del Consejo Científico de la Corte Penal Internacional, Catedrático y Director de la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra- le ha convertido en un referente internacional de la investigación forense, sus trabajos son objeto de estudio y los congresos y simposios sobre la materia pelean por su presencia.

Llegó a este oficio procedente de una especialidad casi opuesta. Cursaba Ginecología pero un curso de anatomía forense le enganchó y cambió el rumbo de su carrera profesional. “Pensé que en este ámbito podría cambiar mucho las cosas, había más espacio para mi crecimiento profesional, en la ginecología hubiera sido uno más. Fue un recorrido inesperado, pero no me arrepiento”, reflexiona.

"Las imágenes y los testimonios de los torturados siempre están en mi cabeza, siempre te hacen sufrir"

Su trabajo trasciende ya el ámbito médico y se cuela en las portadas de los periódicos: el doctor Nuno Vieira forma parte del equipo del relator especial de la ONU que investiga casos de tortura. Examinar a Julian Assange tras siete años recluido en la embajada ecuatoriana en Londres o indagar en el asesinato de Jamal Khashoggi son algunas de sus últimas misiones.

Desde que llegó a esta suerte de ‘CSI’ de Naciones Unidas en 2004, Nuno Vieira se ha curtido en decenas de batallas para denunciar las violaciones de derechos humanos en cualquier rincón del planeta. "Lo peor es ver tan de cerca el dolor de los que han sido torturados psicológicamente. Los métodos son cada vez más sofisticados y no dejan huella. Recuerdo el caso de una mujer en México que se pasó cinco años encarcelada por el crimen de su marido, no era culpable pero la torturaron hasta que firmó una confesión falsa”, recuerda.


Y no. Nunca se acostumbrará a convivir con el lado más trágico de su profesión. “Estas imágenes y estos testimonios siempre están en mi cabeza, siempre te hacen sufrir. Cuando daba clase, siempre le decía a mis alumnos: ‘El día que durmáis bien después de salir de la sala de autopsias, preocuparos porque algo no va bien’”.

La macabra desaparición del periodista en el consulado de Arabia Saudí en Estambul es uno de los trabajos más sonados en los que ha participado en los últimos años. “Fue particularmente complicado por las implicaciones políticas y la posición de Arabia Saudí”, explica.

El equipo del relator especial de la ONU tiene acceso sin restricciones a todos los lugares necesarios para completar una investigación: “El mandato que tenemos es visitar todos los lugares que queramos sin previo aviso. A cualquier hora del día y de la noche. Sólo Naciones Unidas debe saber a dónde vamos exactamente, de esta manera se reduce el riesgo de que nos encontremos con un escenario prefabricado”.

“Estaba todo preparado para destrozar el cuerpo de Khashoggi y hacerlo desaparecer. De eso no hay ninguna duda”

Esa es la teoría, pero no fue así en el caso de Khashoggi. “En cuanto llegamos a Estambul tuvimos problemas para entrar en el consulado, queríamos ir al lugar de los hechos pero nos dijeron que el cónsul no estaba y que llamáramos en 20 días para concertar una visita. Esto ya dice todo sobre los obstáculos a los que tuvimos que enfrentarnos”, lamenta.

Un periodista crítico con el poder descuartizado, ningún rastro y una catarata de filtraciones de Turquía y Arabia Saudí convirtieron esta desaparición en un escándalo diplomático multilateral con pocas certezas y muchas incógnitas. En medio de todas las presiones y dificultades, el equipo del doctor Nuno Vieira se dispuso a hacer su trabajo: encontrar la verdad.

Allí era muy difícil avanzar. Sabemos que fue asesinado brutalmente en el consulado, pero ni siquiera aparecerán los trozos de su cadáver. Tenemos nuestras sospechas pero no le puedo avanzar nada porque es una investigación que aún no se ha cerrado”, sostiene.

Como establece el informe preliminar de la relatora especial de la ONU, Agnes Callamard, el asesinato de Khashoggi fue “premeditado y deliberado” y Arabia Saudí “es responsable de acuerdo con la ley internacional sobre derechos humanos”. El doctor Nuno Vieira recuerda uno de los detalles más reveladores del caso: "Khashoggi fue al consulado a por documentación y le pidieron que volviera 20 días más tarde. En ese intervalo de tiempo llegaron a Estambul aviones privados con material y equipos de medicina legal para la ejecución del asesinato".

Él mismo pudo examinar esas aeronaves en busca de pistas para encajar el rompecabezas. “Estaba todo preparado para destrozar el cuerpo y hacerlo desaparecer. De eso no hay ninguna duda”, asevera. “Todas las evidencias fueron eliminadas, nunca sabremos toda la verdad del asesinato de Khashoggi”.

 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 2)