75 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial. Agosto 15, 2020

Registrado
9 Ago 2014
Mensajes
1.561
Calificaciones
6.426

El discurso completo del rey Jorge VI al finalizar la guerra hace 75 años: “Al defendernos, defendíamos la libertad de todo el mundo”
written by Secretos Cortesanos



Hace 75 años, el 8 de mayo de 1945, el monarca británico pronunció desde el palacio de Buckingham el discurso más importante de su reinado, anunciando el final de la II Guerra Mundial: “Alemania, que arrastró a la guerra a Europa entera, ha sido finalmente vencida”.


“Hoy damos gracias a Dios por un gran acontecimiento. Hablando desde la ciudad más antigua del Imperio británico, castigada por la guerra, pero ni un sólo momento abatida o desalentada, hablando desde Londres, os pido que os unáis a mí en este acto de acción de gracias.
“Alemania, que arrastró a la guerra a Europa entera, ha sido finalmente vencida. En el Lejano Oriente aún tenemos que combatir contra los japonesesque son decididos y crueles adversarios. Para ello emplearemos nuestra máxima resolución y todos los recursos de que disponemos. Pero en esta hora, cuando la terrible sombra de la guerra se ha alejado ya de nuestra Patria y de nuestros hogares de estas islas podemos, al fin, hacer una pausa para dar gracias a Dios y dedicarnos después a las tareas que nos aguardan en el mundo entero como consecuencia de la paz en Europa.
Primero, recordemos a los que nunca volverán, su constancia y su valor en el combate, su sacrificio y su decisión ante un enemigo implacable; recordemos a todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas que han dado su vida por la Patria. Hemos llegado al final de nuestras tribulaciones, pero ellos no están con nosotros para regocijarnos. Después, saludemos con toda gratitud y orgullo a la multitud de combatientes que nos han traído la victoria. No puedo medir la magnitud del servicio rendido por cada uno de ellos, pues en el esfuerzo total de guerra, todos llegan a la misma y noble altura y todos están dedicados al mismo fin común. Con armas o sin ellas, vosotros, hombres y mujeres de Inglaterra, habéis luchado, habéis progresado y habéis resistido hasta el máximo. Nadie lo sabe mejor que yo, vuestro Rey, y por eso doy las gracias de todo corazón a quienes con tanta valentía empuñaron las armas en tierra, mar y aire, y a los paisanos que, compartiendo mutuamente sus múltiples cargas, han seguido adelante sin vacilación y sin quejas.
“Con estos hechos presentes en nuestra mente, reflexionamos que ha sido lo que nos ha sostenido casi durante seis años de sufrimientos y peligros. El reconocimiento de que todo estaba en juego: nuestra libertad, nuestra independencia y nuestra propia vida o existencia como nación; pero también sabíamos que al defendernos, defendíamos la libertad de todo el mundo, que nuestra causa no sólo era la de la nación ni la de su Imperio y comunidad de naciones, sino la del mundo entero, la de todas aquellas tierras donde se ama la libertad y ésta va acompañada por el respeto a la ley.

“En las horas más tenebrosas sabíamos que los pueblos de Europa, aislados y esclavizados, tenían su mirada fija en nosotros, sus esperanzas eran las nuestras y su confianza confirmaba nuestra fe. Sabíamos que si desmayábamos o fracasábamos se haría pedazos la última barrera que había en el mundo contra la tiranía. Pero no desmayamos ni fracasamos; conservamos nuestra fe en nosotros mismos y en nuestros conciudadanos, y mantuvimos la fe y la unidad con nuestros grandes aliados. Esa fe y esa unidad nos han llevado a la victoria, a pesar de haber atravesado peligros que en algunos momentos parecieron abrumadores.
“Por lo tanto, tengamos la misma confianza en nuestra misión cuando se trate de afrontar las tareas que nos reserva el futuro. Aún nos esperan duros trabajos en la reconstrucción de nuestra Patria para enmendar los destrozos de la guerra y en nuestra contribución para reconstruir y mejorar un mundo en ruinas.
“Esta misión recae sobre nosotros en un momento en que hemos dado todo lo mejor que teníamos. Durante más de cinco años nuestro corazón, nuestro cerebro, nuestros nervios y nuestros músculos han estado orientados hacia la labor de derribar la tiranía nazi. Ahora, fortalecidos por nuestro éxito, iniciamos la tarea de acabar con nuestros últimos problemas. La Reina y yo nos damos perfecta cuenta de las penalidades que ha sufrido el pueblo inglés en toda la comunidad británica y en su Imperio. Nos sentimos orgullosos de vosotros. Nos consuela mucho el pensar que los años de oscuridad y de peligro en que crecieron los niños de nuestra Patria, han terminado, gracias a Dios. Si hubiésemos fracasado, nuestros sacrificios habrían sido vanos.
“Por lo tanto, en este día de justo triunfo y profunda tristeza, dediquémonos por un momento a reflexionar; mañana, volvamos da nuevo al trabajo, resueltos, como nación, a no hacer nada indigno de los que murieron por nosotros y a convertir el mundo en lo que ellos hubieran deseado para sus hijos y para nosotros.Esta es la tarea a que nos obliga el honor. En la hora de peligro, pusimos nuestra causa en manos de Dios y Él fue nuestra fuerza y nuestro escudo. Démosle gracias por sus mercedes y en esta hora de victoria encomendemos nuestras tareas y nuestros cuerpos a Él”.
 

Registrado
9 Ago 2014
Mensajes
1.561
Calificaciones
6.426
Operativo Rocking Horse: los planes de la Casa de Windsor para huir a Canadá durante la II Guerra Mundial

written by Secretos Cortesanos



El rey Jorge VI habría puesto su mirada en el Castillo Hatley, una mansión que un siglo más tarde fue utilizada en las películas de X-Men.
El operativo fue elaborado para frustrar un plan de Hitler para secuestrar a miembros de la Familia Real y obligar a Gran Bretaña a rendirse.


La familia real británica elaboró un plan ultrasecreto para huir de Gran Bretaña si los nazis invadían las islas durante la Segunda Guerra Mundial, un plan según el cual buscarían refugio en una mansión que fue utilizada como ubicación en las películas de X-Men. Se trata del Castillo Hatley en Colwood, Canadá , ahora es la sede de la Royal Roads University, pero anteriormente era un centro de entrenamiento naval propiedad del gobierno británico.
Ahora, la administradora de archivos Jenny Seeman le dijo al periódico The Capital que es posible que el rey Jorge VI “calladamente reconoció” que comprar la propiedad fue una “buena inversión para el gobierno canadiense… en caso de que se les solicite que alojen a la familia real”. Tres años atrás, se revelaron ya los planes que implicaban a 200 Guardias de Coldstream de élite que deberían ayudar a evacuar a la familia real en tiempos de guerra, una operación cuyo nombre en clave era Rocking Horse.
El Castillo Hatley, que se usó para filmar algunas escenas de la Escuela para Jóvenes Talentos es una escuela privada creada por el Prof. Charles Xavier, fue construido en 1908 por la familia de los barones del carbón, los Dunsmuirs. Sin embargo, en 1939, la mansión de 40 habitaciones se vendió al gobierno federal canadiense por alrededor de $ 1,4 millones (en su valor actual). El gobierno dijo que querían la propiedad para una instalación de entrenamiento naval, afirmación que sin embargo, ha sido cuestionada por Seeman: “Aunque no está escrito en ninguna fuente que haya visto, es perfectamente posible que el rey haya aceptado el uso del sitio de Hatley Park para entrenamiento de emergencia… y al mismo tiempo reconoció en silencio que fue una buena inversión para el gobierno canadiense, en caso de que se les solicite que alojen a la familia real”.

5dd7e7adbe2670d4a430adff_mainimage2-p-800.jpeg

El Castillo Hatley en Colwood, Canadá , ahora es la sede de la Royal Roads University
El rey Jorge VI y su esposa, la reina Isabel, que más tarde fue conocida como la Reina Madre, visitaron el castillo de Hatley durante su gira por Canadá en 1939.

La visita cubrió todas las provincias canadienses, Terranova y unos días en los Estados Unidos, localidades en las que fueron recibidos por enormes multitudes. La visita del rey a la extensa finca parece haber dejado una impresión cuando lo mencionó al primer ministro canadiense, Mackenzie King, dos años después. El político escribió en su diario: “En un momento, el rey me preguntó acerca de qué había sido de la propiedad Dunsmuir… Pude ver que lo que tenía en mente era la posibilidad de hacer una especie de residencia canadiense para los reyes”.

Canadá fue vital para Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial, y el Reino Unido lanzó en secreto la Operation Fish -“Operación Pescado”- para enviar reservas de oro para ser almacenadas en Montreal. Finalmente, se movieron más de 1.500 toneladas de lingotes y monedas de oro, según relevó el Museo del Banco de Canadá. Incluso el líder británico Winston Churchill consideró trasladar su gobierno si el Reino Unido fuera invadido.
Tiempo atrás, además, se reveló que la familia Windsor tenía un plan para pasar de contrabando del Palacio de Buckingham a Madresfield Court, una mansión del siglo XII en Worcestershire.
Esta propiedad había sido elegida como un bolthole porque era propiedad de amigos de ex oficiales de Coldstream y el cercano River Severn ofrecía una ruta de escape. Y se ordenó a los Reales que mantuvieran una maleta para ayudar a su pronta partida porque se sabía que el palacio de Buckingham era el punto de mira de los nazis gracias a la ayuda que Adolfo Hitler obtuvo del duque de Sajonia-Coburgo-Gotha, un nieto de la reina Victoria que se mantuvo al lado de Alemania en las dos guerras mundiales.
5dd7f1535be0d74bf87fb15d_7001417577_a6e5e41949_o.jpg

El rey Jorge VI y su esposa, la reina Isabel, que más tarde fue conocida como la Reina Madre, visitaron el castillo de Hatley durante su gira por Canadá en 1939.
El operativo Rocking Horse fue elaborado para frustrar un plan de Hitler para secuestrar a miembros de la Familia Real y obligar a Gran Bretaña a rendirse. El autor Andrew Stewart, cuyo libro The King’s Private Army, revela detalles de Rocking Horse, dijo en una entrevista: “Según fuentes alemanas, Hitler ideó un plan para que los bombarderos lanzaran un ataque con bomba de buceo en el centro de Londres. Entonces, los paracaidistas, arrojados desde aviones de bajo vuelo, aterrizarían en los terrenos del Palacio de Buckingham y capturarían a cualquier miembro de la Familia Real que pudieran encontrar”.
Se puso gran énfasis en que la “Unidad Real” alemana tomara vivos a sus rehenes ya que Hitler aparentemente creía que capturar al rey y su familia más cercana podría forzar la rendición de Gran Bretaña. Los temores de que tal operación se pusiera en marcha pusieron en alerta al ejército privado del rey, comandado por el Teniente Coronel James Coats: “No se dieron órdenes por escrito y, tal era el sentido de urgencia que rodeaba la seguridad de la Familia Real, sus tropas a menudo tenían solo cinco minutos de aviso para moverse”, dijo Stewart. “Solo se hizo referencia a los destinos mediante palabras de código contenidas en sobres sellados”.

Públicamente, el rey Jorge VI siempre sostuvo que no tenía planes de abandonar a su pueblo en medio de la guerra. Como su esposa diría durante el apogeo de Blitz (bombardeo nazi de 1940), “las princesas no pueden ir sin mí. No puedo ir sin el rey. Y el rey nunca se irá”. Sin embargo, si las tropas alemanas hubieran logrado tocar suelo británico, es probable que el rey se hubiera quedado en Londres para dar a la Alemania nazi el golpe de propaganda de apoderarse del jefe del Imperio Británico, tal y como hizo el rey Haakon VII de Noruega, mientras sus hijas Isabel y Margarita serían enviadas lo más lejos posible para salvaguardar la línea sucesoria.

La estadía de la princesa Isabel (la actual reina Isabel II) en el Castillo de Hatley podría haber sido muy similar al de otra princesa refugiada en Canadá, la futura reina Beatriz de los Países Bajos, que era solo una niña cuando la familia real holandesa se unió a un convoy de barcos que huían a Gran Bretaña. En el viaje, la joven princesa nunca se alejó de una caja a prueba de gas en la que debía ser arrojada en caso de ataque químico. Cuando los bombarderos nazis finalmente siguieron a la familia a través del Canal, Beatriz y su familia fueron reubicadas en Ottawa, donde pasaron gran parte de la guerra en Stornoway, ahora la residencia oficial del líder de la oposición.
 
Registrado
9 Ago 2014
Mensajes
1.561
Calificaciones
6.426

El MI5 reveló como las “fake news” del rey Jorge VI ayudaron a ganar la Segunda Guerra Mundial

written by Secretos Cortesanos


El padre de Isabel II participó en actividades falsas para engañar a los nazis antes del Día D, según se reveló a la monarca durante la visita al servicio de Inteligencia británico.
Por S.C.

Durante una visita de la reina Isabel II de Gran Bretaña a la sede del MI5 pudo conocer por primera vez la historia de cómo las noticias falsas, hoy popularizadas como “fake news”, fueron utilizadas por los servicios de inteligencia británicos para transmitir “desingormación” a los espías nazis y, de esta forma, ganar terreno en la Segunda Guerra Mundial.
A la monarca de 93 años, que visitó el MI5 para transmitir el agradecimiento de una nación por el trabajo no reconocido de los servicios de inteligencia británicos, se le informó sobre el papel de su padre para obtener la victoria, ayudando a convencer a los alemanes de que los desembarcos del Día D sucederían en Calais o Noruega para que las tropas ganaran tiempo valioso.
El director general del MI5, Sir Andrew Parker, le contó a la reina cómo su padre (fallecido en 1952) aceptó una serie de “visitas reales” para convencer a los alemanes de que los falsos desembarcos de los aliados. Las visitas fueron informadas por la prensa, con “inteligencia” adicional enviada a Alemania a través de espías y utilizada para informar la estrategia militar nazi.



En una visita, Jorge VI se unió a numerosos comandantes aliados de alto rango en un gran complejo de almacenamiento de petróleo falso, construido por los estudios Shepperton cerca de Dover para propósito. Los archivos del MI5 señalan que los oficiales “no pueden decir si al rey se le informó sobre la red de agentes, pero él sabía algo sobre la estrategia de desinformación en la que jugaron las visitas”.
“Un informe clasificado del arquitecto MI5 de la red Double Cross, escrito en el verano de 1945, entendemos que todavía estaba en la caja de despacho del rey al momento de su muerte, siete años después”, explicó Parker. Durante la visita al museo, Sir Andrew describió la operación del MI5 para engañar la verdadera ubicación del asalto de las Fuerzas Aliadas a Europa el 6 de junio de 1944 como “lo más importante que ha hecho el MI5” desde que se formó la agencia en 1909. La reina respondió: “Y con mucho éxito también”.


Ni el Palacio de Buckingham ni el MI5 pudieron confirmar si la Reina también estaba al tanto de la participación de su familia en ese momento. En el momento del desembarco del Día D, la entonces princesa Isabel tenía 18 años y había realizado varias visitas a las tropas con sus padres, pero no afirmó haber tenido conocimiento de esto al realizar la visita esta semana. “Me gustaría aprovechar mi visita aquí hoy como una oportunidad para agradecerles a todos por el trabajo incansable que hacen para mantener a nuestro país seguro”, dijo la monarca en un discurso.

La reina reconoció que le sorprende “la notable resolución con la que desempeñan su papel vital y sin duda continuará habiendo amenazas y desafíos importantes por delante”. Pero, en cada una de mis visitas al MI5, me ha impresionado la forma en que se ha adaptado a las cambiantes amenazas a nuestra nación, ya sea respondiendo a las amenazas de los nazis o la Guerra Fría, el terrorismo doméstico o la esfera cibernética, siempre ha demostrado el máximo compromiso con su lema Regnum Defende [defensa del reino]”.
 
Registrado
9 Ago 2014
Mensajes
1.561
Calificaciones
6.426

Published on 11/03/2020
Winston Churchill “lloró” al saber que la joven princesa Isabel ascendía al trono
written by Secretos Cortesanos




El entonces primer ministro del Reino Unido Winston Churchill “lloró” ante la idea de conocer a la reina Isabel y la calificó de “niña”, a pesar de que tenía 25 años y era madre de dos hijos.
Kate Williams
, historiadora real y autora de un nuevo documental sobre la reina de Gran Bretaña, afirma que la longeva monarca fue subestimada por su Gobierno en los primeros días de su reinado. El documental Isabel I e Isabel II: las reinas doradas del Reino Unido examina las similitudes entre las dos monarcas. Ambas ascendieron al trono sin tener mucho reconocimiento y lucharon por respeto.

Isabel II ascendió al trono británico el 7 de febrero de 1952, a los 25 años, después de que su padre, el rey Jorge VI, muriera de cáncer de pulmón a los 50 años. Churchill, quien había trabajado con el padre de Isabel, no estaba preparado para este cambio abrupto de poder y hasta lloró del disgusto. Según muchos historiadores, el primer ministro dijo que la muerte del monarca fue “la peor” noticia.

Otra historiadora, Tracy Borman, está de acuerdo con Williams y agregó que los funcionarios sospechaban que la reina fuera “ingenua” y creían que “no sabía nada sobre cómo dirigir un país”. Isabel I, quien subió al trono inesperadamente el 15 de enero de 1559 y última de la dinastía Tudor, se enfrentó al mismo tipo de problema. Las dos monarcas usaron técnicas parecidas para que el pueblo las empezara a reconocer y amar: les hablaban directamente a los súbditos y paseaban con ellos. Así, se creaba una imagen de ellas de personas accesibles y a quienes les importaban los asuntos de gente común. Más tarde, se ganaron el respeto y la admiración tanto del pueblo del Reino Unido como de su Administración.
Nota del editor: apoye a Secretos Cortesanos para el lanzamiento de su próximo libro digital