El presidente de Iberdrola anuncia el cierre de la central nuclear de Garoña

Registrado
15 May 2013
Mensajes
4.825
Calificaciones
9.209

El presidente de Iberdrola anuncia a los sindicatos que la central nuclear de Garoña se cierra.

eldiario.es


Galán, en la junta de Iberdrola del pasado viernes.



El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, comunicó el pasado jueves a los sindicatos de la compañía que la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) se cerrará “por motivos económicos”, según ha comunicado una de las organizaciones sindicales presentes en ese encuentro, ELA, en un correo electrónico remitido este lunes a la plantilla de la primera eléctrica española.

Galán hizo este anuncio en la tradicional reunión que mantiene con los sindicatos y los máximos representantes de Recursos Humanos de la eléctrica, en la víspera de la Junta General de Accionistas de Iberdrola del pasado viernes. En el encuentro también estaban presentes el director de Finanzas y de Recursos de Iberdrola, José Sáinz Armada, y el director de Recursos Humanos, Ramón Castresana.


Fuentes conocedoras del encuentro dijeron que Galán aseguró que el negocio de generación de electricidad de Iberdrola en España es deficitario y, en ese contexto, los representantes de los trabajadores le preguntaron por el futuro de Garoña. Su respuesta, que la planta se cierra por motivos económicos y “no se va a reabrir”.

El pasado martes, Galán recordó en una entrevista que en todo el mundo se están cerrando varias centrales nucleares, "y no por razones políticas, sino económicas, porque no son viables". "No es tanto nuclear sí o nuclear no, sino si es segura o no, o si es eficiente o no", señaló.

Iberdrola es la copropietaria de Garoña, la central nuclear más antigua de España, a través de Nuclenor. El otro 50% pertenece a Endesa. La planta lleva parada más de tres años, pero Nuclenor ha pedido al Ministerio de Industria operar hasta 2031, cuando se cumplirían 60 años desde su puesta marcha.

La petición, presentada en 2014, requiere del visto bueno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), organismo cuyo consejo está controlado por el PP, que es proclive a la reapertura. Sin embargo, tras las últimas elecciones, todos los grupos políticos salvo el PP remitieron una carta al regulador nuclear en la que le instaron a aplazar el proceso de evaluación para la reapertura de la planta hasta la conformación del nuevo Gobierno.

Preguntado por este asunto, el ministro de Industria, Energía y Turismo en funciones, José Manuel Soria, ha señalado este lunes que en su departamento no hay ninguna petición de cierre de la central de Garoña. Por su parte, Iberdrola no ha hecho comentarios.


 

Registrado
15 May 2013
Mensajes
4.825
Calificaciones
9.209
Sí, pero el argumento dado es de tipo económico: no es rentable.
No tienen en cuenta otros factores :(
No vamos a pedirle peras al olmo, estamos hablando de IBERDROLA su objetivo solo es económico, pero por una vez me conformo con que sean solo razones económicas y no políticas.
porque si fueran políticas no se cerraría pero cuando se toca la butxaca estamos hablando otra lengua
 

Registrado
24 Feb 2015
Mensajes
9.681
Calificaciones
28.019
Nos ha jodido. Claro que son intereses económicos porque son empresas privadas y las empresas privadas buscan beneficios. No son obras sociales.

Me parece bien que cierren la nuclear, jeje. Ya lo iremos pagando en los recibos.
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
40.491
Calificaciones
61.851
Ubicación
227
No lancemos las campanas al vuelo. La decisión final la tiene que tomar NUCLENOR.
 

Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
40.491
Calificaciones
61.851
Ubicación
227
Si pero el las inversiones las tienen que hacer Iberdrola y si no hay inversiones ...............

Ojalá así sea, pero los que vivimos a pocos kilómetros de ella, en su área de influencia miramos siempre con desconfianza cualquier noticia referente a su posible cierre definitivo.

Si ocurre una desgracia en esa zona donde está ubicada no hay salida posible, la evacuación no se podría hacer hacia la zona alavesa, es una ratonera.
 
Registrado
24 Feb 2015
Mensajes
9.681
Calificaciones
28.019
Ojalá así sea, pero los que vivimos a pocos kilómetros de ella, en su área de influencia miramos siempre con desconfianza cualquier noticia referente a su posible cierre definitivo.

Si ocurre una desgracia en esa zona donde está ubicada no hay salida posible, la evacuación no se podría hacer hacia la zona alavesa, es una ratonera.
Bueno, parece que esta vez va en serio. Entiendo el riesgo de vivir cerca de una nuclear y bajo ese punto de vista estoy de acuerdo contigo, Idolo.
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
40.491
Calificaciones
61.851
Ubicación
227
El regulador da luz verde a la reapertura de Garoña en contra de sus propias directrices


El pleno del organismo otorga a la planta la renovación de la autorización de explotación prohibiéndole cargar combustible y generar electricidad hasta que no haga las inversiones que le exigió

En marzo de 2015, la dirección técnica del regulador nuclear advirtió a Endesa e Iberdrola de que era “necesario” invertir en mejoras millonarias que la planta no ha hecho

El permiso a la central atómica más vieja de España es la antesala para alargar la vida del resto de plantas hasta los 60 años, como quiere el PP

Antonio M. Vélez
08/02/2017 - 11:20h
PUBLICIDAD

Central nuclear de Garoña. EFE

Los propios técnicos del CSN alertan sobre una rebaja "encubierta" de los requisitos de seguridad para Garoña
El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), controlado por el PP, ha aprobado este miércoles su dictamen favorable sobre la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), la más antigua de España, cerrada por sus dueños desde finales de 2012.

El visto bueno se ha aprobado por cuatro votos a favor y uno en contra. A favor han votado los tres vocales nombrados por el PP, incluido el presidente, Fernando Marti, y la vicepresidenta, Rosario Velasco (nombrada por el PSOE). En contra sólo se ha posicionado la exministra Cristina Narbona (PSOE). El CSN ha convocado una rueda de prensa para esta tarde en su sede en la que explicará su dictamen.

Tras informe positivo del CSN sobre la solicitud de prórroga de la licencia de la planta, propiedad de Endesa e Iberdrola, la decisión definitiva quedará en manos del ministro de Energía, Álvaro Nadal, que quiere que Garoña vuelva a funcionar.

El voto favorable del pleno del regulador nuclear se ha producido en contra de las propias directrices que había emitido previamente el CSN. Y tiene truco: ha dado luz verde a la renovación de licencia de la central, pero prohibiéndole cargar combustible y operar a potencia (esto es, no va a poder producir electricidad), mientras no realice las inversiones que le exigió en su momento, que, según fuentes del sector, superan los 200 millones de euros.

El 16 de marzo de 2015, el director Técnico de Seguridad Nuclear del CSN, Antonio Munuera, remitió una carta a Nuclenor, la sociedad propietaria de Garoña, en la que le advertía de que de ninguna manera emitiría su informe preceptivo si antes no estaban hechas determinadas mejoras en seguridad.

Era “necesario para la emisión del citado informe”, advirtió entonces Munuera, que la planta realizase esas inversiones, que incluían obras de gran envergadura (cambio de trenes eléctricos, inversiones en venteo, filtrado...).

Nuclenor no ha hecho esas inversiones en Garoña, que tiene un reactor de agua en ebullición fabricado por la compañía estadounidense General Electric, similar al de la accidentada central de Fukushima, en Japón. “En el momento presente Nuclenor no ha finalizado la implantación de esas modificaciones de diseño, encontrándose en distintos grados de avance los trabajos para cada una de ellas”, tal y como reflejaba el resumen ejecutivo del dictamen que la dirección técnica del CSN emitió hace unas semanas.

"Compromiso" por carta
Sin embargo, el pleno ha pasado por alto esa condición. Se ha conformado con una carta que le ha remitido Nuclenor en la que mostraba su “compromiso” para hacer todos esos arreglos una vez recibiera la autorización de explotación, que no va a ser por 10 años (como se realizaban hasta ahora); Endesa e Iberdrola han pedido que la central, que se conectó a la red en 1970, funcione hasta 2031.

“La evaluación del CSN de los Documentos Oficiales de Explotación (DOE) aplicables a la autorización de explotación y hasta la carga de combustible ha comprobado que los aspectos pendientes han sido correctamente incorporados a los mismos, o que el titular ha adquirido los correspondientes compromisos para su resolución antes de la carga de combustible”, señalaba el resumen de ese dictamen técnico.

Algunas fuentes interpretan que este permiso choca frontalmente con lo que estipula el artículo 12.c del Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas, que define la autorización de explotación (como la que el CSN va a renovar a Garoña) como el permiso que “faculta al titular a cargar el combustible nuclear o a introducir sustancias nucleares en la instalación, a realizar el programa de pruebas nucleares y a operar la instalación”.

Con el visto bueno del CSN, Endesa e Iberdrola tendrán en Garoña un activo financiero de gran valor, pese a que la propia Iberdrola advirtió el año pasado, por boca de su presidente, de que Garoña “ no se va a reabrir” por motivos “económicos”, en alusión a esas inversiones que Nuclenor no ha querido hacer.

A las dudas de una de las propietarias de Garoña se suma el hecho de que una mayoría del Congreso (entre otras formaciones, PSOE, Podemos y Ciudadanos) pidió en noviembre al Gobierno (que está en minoría parlamentaria) paralizar el proceso de reapertura. Algunas fuentes advierten de que este permiso y el previsible visto bueno del Gobierno podrían ser la coartada para permitir a las propietarias de la planta indemnizaciones por lucro cesante aunque no vuelva a abrir.

Es dudoso que Garoña, la central nuclear más vieja y pequeña de España, vuelva a producir electricidad. Pero en el sector se considera que el dictamen que el CSN va a aprobar este miércoles es la antesala para alargar la vida de las centrales atómicas hasta los 60 años, como quieren las eléctricas y el PP. La siguiente planta en el calendario de licencias a la que le toca renovar su permiso es la central de Almaraz, la más potente de España, que prevé solicitar su prórroga en mayo de este año. En 2020 se cumplirán 40 años desde que el primer reactor de esta central se puso en marcha.

http://www.eldiario.es/economia/regulador-miercoles-prorroga-Garona-directrices_0_610339125.html


Solo pido que si se abre la central ocurra algún incidente cuando alguna autoridad esté cerca y le pueda afectar.......cuidado que digo incidente, nada mas que incidente, no accidente que nos afectaría a todos.

Es una vergüenza lo que ha ocurrido con ésta central, desde el cobarde de Zapatero que no la cerró, tal y como se comprometió a hacerlo en su campaña electoral como las autoridades actuales que posibilitan esa reapertura sin las debidas garantías. Solo pido un gran susto para quienes son responsables de ella y que vean las orejas al lobo muy cerquita.
 
Registrado
15 May 2013
Mensajes
4.825
Calificaciones
9.209
El regulador da luz verde a la reapertura de Garoña en contra de sus propias directrices


El pleno del organismo otorga a la planta la renovación de la autorización de explotación prohibiéndole cargar combustible y generar electricidad hasta que no haga las inversiones que le exigió

En marzo de 2015, la dirección técnica del regulador nuclear advirtió a Endesa e Iberdrola de que era “necesario” invertir en mejoras millonarias que la planta no ha hecho

El permiso a la central atómica más vieja de España es la antesala para alargar la vida del resto de plantas hasta los 60 años, como quiere el PP

Antonio M. Vélez
08/02/2017 - 11:20h
PUBLICIDAD

Central nuclear de Garoña. EFE

Los propios técnicos del CSN alertan sobre una rebaja "encubierta" de los requisitos de seguridad para Garoña
El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), controlado por el PP, ha aprobado este miércoles su dictamen favorable sobre la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), la más antigua de España, cerrada por sus dueños desde finales de 2012.

El visto bueno se ha aprobado por cuatro votos a favor y uno en contra. A favor han votado los tres vocales nombrados por el PP, incluido el presidente, Fernando Marti, y la vicepresidenta, Rosario Velasco (nombrada por el PSOE). En contra sólo se ha posicionado la exministra Cristina Narbona (PSOE). El CSN ha convocado una rueda de prensa para esta tarde en su sede en la que explicará su dictamen.

Tras informe positivo del CSN sobre la solicitud de prórroga de la licencia de la planta, propiedad de Endesa e Iberdrola, la decisión definitiva quedará en manos del ministro de Energía, Álvaro Nadal, que quiere que Garoña vuelva a funcionar.

El voto favorable del pleno del regulador nuclear se ha producido en contra de las propias directrices que había emitido previamente el CSN. Y tiene truco: ha dado luz verde a la renovación de licencia de la central, pero prohibiéndole cargar combustible y operar a potencia (esto es, no va a poder producir electricidad), mientras no realice las inversiones que le exigió en su momento, que, según fuentes del sector, superan los 200 millones de euros.

El 16 de marzo de 2015, el director Técnico de Seguridad Nuclear del CSN, Antonio Munuera, remitió una carta a Nuclenor, la sociedad propietaria de Garoña, en la que le advertía de que de ninguna manera emitiría su informe preceptivo si antes no estaban hechas determinadas mejoras en seguridad.

Era “necesario para la emisión del citado informe”, advirtió entonces Munuera, que la planta realizase esas inversiones, que incluían obras de gran envergadura (cambio de trenes eléctricos, inversiones en venteo, filtrado...).

Nuclenor no ha hecho esas inversiones en Garoña, que tiene un reactor de agua en ebullición fabricado por la compañía estadounidense General Electric, similar al de la accidentada central de Fukushima, en Japón. “En el momento presente Nuclenor no ha finalizado la implantación de esas modificaciones de diseño, encontrándose en distintos grados de avance los trabajos para cada una de ellas”, tal y como reflejaba el resumen ejecutivo del dictamen que la dirección técnica del CSN emitió hace unas semanas.

"Compromiso" por carta
Sin embargo, el pleno ha pasado por alto esa condición. Se ha conformado con una carta que le ha remitido Nuclenor en la que mostraba su “compromiso” para hacer todos esos arreglos una vez recibiera la autorización de explotación, que no va a ser por 10 años (como se realizaban hasta ahora); Endesa e Iberdrola han pedido que la central, que se conectó a la red en 1970, funcione hasta 2031.

“La evaluación del CSN de los Documentos Oficiales de Explotación (DOE) aplicables a la autorización de explotación y hasta la carga de combustible ha comprobado que los aspectos pendientes han sido correctamente incorporados a los mismos, o que el titular ha adquirido los correspondientes compromisos para su resolución antes de la carga de combustible”, señalaba el resumen de ese dictamen técnico.

Algunas fuentes interpretan que este permiso choca frontalmente con lo que estipula el artículo 12.c del Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas, que define la autorización de explotación (como la que el CSN va a renovar a Garoña) como el permiso que “faculta al titular a cargar el combustible nuclear o a introducir sustancias nucleares en la instalación, a realizar el programa de pruebas nucleares y a operar la instalación”.

Con el visto bueno del CSN, Endesa e Iberdrola tendrán en Garoña un activo financiero de gran valor, pese a que la propia Iberdrola advirtió el año pasado, por boca de su presidente, de que Garoña “ no se va a reabrir” por motivos “económicos”, en alusión a esas inversiones que Nuclenor no ha querido hacer.

A las dudas de una de las propietarias de Garoña se suma el hecho de que una mayoría del Congreso (entre otras formaciones, PSOE, Podemos y Ciudadanos) pidió en noviembre al Gobierno (que está en minoría parlamentaria) paralizar el proceso de reapertura. Algunas fuentes advierten de que este permiso y el previsible visto bueno del Gobierno podrían ser la coartada para permitir a las propietarias de la planta indemnizaciones por lucro cesante aunque no vuelva a abrir.

Es dudoso que Garoña, la central nuclear más vieja y pequeña de España, vuelva a producir electricidad. Pero en el sector se considera que el dictamen que el CSN va a aprobar este miércoles es la antesala para alargar la vida de las centrales atómicas hasta los 60 años, como quieren las eléctricas y el PP. La siguiente planta en el calendario de licencias a la que le toca renovar su permiso es la central de Almaraz, la más potente de España, que prevé solicitar su prórroga en mayo de este año. En 2020 se cumplirán 40 años desde que el primer reactor de esta central se puso en marcha.

http://www.eldiario.es/economia/regulador-miercoles-prorroga-Garona-directrices_0_610339125.html


Solo pido que si se abre la central ocurra algún incidente cuando alguna autoridad esté cerca y le pueda afectar.......cuidado que digo incidente, nada mas que incidente, no accidente que nos afectaría a todos.

Es una vergüenza lo que ha ocurrido con ésta central, desde el cobarde de Zapatero que no la cerró, tal y como se comprometió a hacerlo en su campaña electoral como las autoridades actuales que posibilitan esa reapertura sin las debidas garantías. Solo pido un gran susto para quienes son responsables de ella y que vean las orejas al lobo muy cerquita.
Solo hay que repasar la hemeroteca y ver que estábamos en plena campaña electoral cuando se anuncia el cierre de GAROÑA,la composición del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), lo forman 5 consejeros 3 PP 2PSOE
y si vamos a su formación politicos rescatados ""buenos diciéndolo de otra manera""" sin ninguna el único con formación relacionada con las centrales nuclear.


PP
Javier Dies Llovera , es el único miembro con formación en la materia


María Luisa Rodríguez López es una abogada proveniente del consejo de Telefónica sin conocimientos técnicos conocidos sobre la seguridad nuclear

Fernando Marti Scharfhausen licenciado en Ingeniería de Minas por la Universidad Politécnica de Madrid y posee un Máster MBA en Economía y Dirección de Empresas por el IESE de la Universidad de Navarra.

Fernando Castelló Boronat Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid.
PSOE
Rosario Velasco García Licenciada en Medicina y Cirugía. Especialista en Pediatría. Pediatra en el Hospital del Bierzo
Cristina Narbona Ruiz
Ciencias Económicas por la Universidad de Roma.
 
Registrado
19 Jul 2013
Mensajes
3.673
Calificaciones
16.635
Ay, Cristina Narbona! ese es el medio ambiente por el que luchabas y del que fuiste ministra? ¡Qué asco, que vergüenza y que miedo!
 
Registrado
15 May 2013
Mensajes
4.825
Calificaciones
9.209
Ay, Cristina Narbona! ese es el medio ambiente por el que luchabas y del que fuiste ministra? ¡Qué asco, que vergüenza y que miedo!

Lo triste es que el acuerdo fue unánime, podrían haber votado no pero perderían el sillón y por lo que parece deben ser muy confortables
 
Registrado
15 May 2013
Mensajes
4.825
Calificaciones
9.209
Lo triste es que el acuerdo fue unánime, podrían haber votado no pero perderían el sillón y por lo que parece deben ser muy confortables
Me cito a mi misma para rectificar ya que las noticias decían que había sedo acuerdo unánime
Cristina Narbona: el aval a la central nuclear de Garoña es "retorcer las reglas del CSN"

Dice que no había “ninguna razón” para conceder un dictamen favorable a la prórroga de la central porque hay inversiones exigidas que no se han hecho

Considera “impúdico” que el CSN haga suya una propuesta de la patronal Unesa para desvincular las revisiones cada diez años de las licencias de explotación

Antonio M. Vélez
10/02/2017 - 16:54h




- PUBLICIDAD -



Cristina Narbona, en una imagen de archivo.




El regulador da luz verde a la reapertura de Garoña en contra de sus propias directrices


La exministra socialista Cristina Narbona, única integrante del pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que el pasado miércoles votó en contra del dictamen favorable (con condiciones) a la prórroga de la central nuclear de Garoña, cree que no había “ninguna razón” para conceder esa autorización para la eventual reapertura de la planta, parada por decisión de sus propietarias desde finales de 2012.

En el
voto particular de Narbona a la votación del miércoles colgado este viernes en la web del CSN, la exministra subraya que Nuclenor (de Endesa e Iberdrola) “no ha cumplido, en su totalidad, los requisitos exigidos” en una Instrucción Técnica Complementaria (ITC) emitida en julio de 2014, posteriormente reiterados por escrito al titular en una carta y reafirmados en octubre pasado por el propio presidente del CSN, Fernando Marti, en su primera comparecencia en el Congreso en casi dos años.


El argumento del resto de miembros del pleno y de la dirección técnica es que esas indicaciones no eran vinculantes.

Narbona advierte de que se trata de “modificaciones de diseño muy significativas desde el punto de vista de la seguridad nuclear y de la protección radiológica, cuyo alcance, coste y dimensión conoce perfectamente Nuclenor desde hace casi una década”, porque se trata de reformas pendientes desde la prórroga que en 2009 le concedió el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Narbona añade que “es imposible que en el corto y medio plazo Garoña pueda operar a potencia [producir electricidad], dada la gran magnitud de las mejoras que aún le quedan por realizar”. En la explicación de su voto lamenta la “larga cadena de decisiones adoptadas desde 2013 por la mayoría del Pleno, siempre con el voto en contra de esta consejera, orientadas a facilitar la reapertura de la central nuclear de Garoña, y con ello iniciar la regulación de la operación a largo plazo del parque nuclear, hasta los 60 años de funcionamiento”.

En entrevista telefónica, Narbona reitera a eldiario.es que “no es verdad” que Nuclenor ya haya realizado la mayoría de obras que tiene pendientes, como afirmó el pasado miércoles el director técnico del CSN, Antonio Munuera: “Lo que tienen prácticamente acabado son los proyectos, pero la compra de los equipamientos, no”.

¿Tras este dictamen, si finalmente Garoña no se abre, tendremos que indemnizar a Endesa e Iberdrola?

No. Para eso tendría primero que dar el Ministerio [de Energía] la autorización administrativa. Nadal ha dicho que serán seis meses de diálogo social y político, cosa sorprendente: nosotros cerramos el tema y ahora el ministerio se toma seis meses, algo que no ha pasado jamás. Es un síntoma de que Garoña es moneda de cambio para otras cosas. Pero no surge un derecho económico hasta que el Gobierno no dé la autorización administrativa para la prórroga. Otra cosa es que se conceda y luego, si hay elecciones anticipadas, llegue otro gobierno que paralice la reapertura. Ahí sí surgiría la lógica reclamación por parte de la empresa.

¿Y si luego se cierra el resto de nucleares, habrá indemnizaciones?

Esto es el primer ladrillito de la casa. A continuación le toca al Gobierno. Y una vez que el Gobierno decida, ellas [las eléctricas] dirán si les sale a cuenta. Entretanto, nosotros cambiamos guía de seguridad, decimos al titular que haga una cosa y luego que ya no es necesario… esto es retorcer las reglas del CSN. Hay que plantearse qué mensaje se está mandando a la sociedad.

Su compañera de partido y vicepresidenta del CSN, Rosario Velasco, se ha aliado con el PP en las votaciones. ¿Qué le parece?

Yo, desde el principio, llevo cuatro años en minoría absoluta en el CSN. Pero no representamos el PSOE, este es el partido nos propone, lo traslada al parlamento y nos votan tres quintos. Está claro que nuestro nombramiento tiene un origen, las dos somos militantes del PSOE. A nivel personal, cada una podemos tener una opinión sobre la energía nuclear, pero la ley exige que seamos neutrales. Eso en la práctica sólo me aplica a mí: el otro día, el consejero catalán catedrático energía nuclear [Javier Dies, nombrado por el PP] ponía como ejemplo que EEUU quiere alargar a 80 años la vida de las centrales. Eso es faltar a la neutralidad. Los miembros del pleno no deberíamos hacer argumentos que tuvieran que ver con estar a favor o en contra de esta energía. Charo dice que se cree a pies juntillas lo que le ponen por delante los técnicos. Pero el cuerpo técnico está dividido. Hay una parte que ha hecho una denuncia que se parece bastante a mis argumentos. Hay muchos técnicos que creen que la propuesta de dirección técnica no ha sido muy exigente. Por otro lado, si todo lo que dicen los técnicos está bien, ¿para qué está el pleno?

El CSN está a punto de disociar las revisiones periódicas de las centrales, que se hacen cada diez años, de las licencias, que hasta ahora se hacían de forma simultánea. Usted reveló que esa propuesta salió de la patronal eléctrica, Unesa, para facilitar la reapertura de Garoña.

Sí. Es impúdico.

¿Está el CSN secuestrado por las eléctricas?

Lo único que puedo decirle es que debemos tomar decisiones que estén plenamente justificadas y, en este caso y en el de Garoña, no veo justificación. Y me sorprenden las prisas cuando a la planta para volver a operar le queda como un año y medio, según los propios técnicos. A lo mejor es porque alguien teme nuevas elecciones.
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
40.491
Calificaciones
61.851
Ubicación
227
Guía de artimañas para reabrir una central nuclear en España


La teoría oficial sostiene que el proceso vivido en los últimos años con Garoña ha sido técnico, pero los acontecimientos prueban que se ha tratado de una maniobra política y económica opaca, sin transparencia, repleta de artimañas y juego sucio

Iker Armentia
10/02/2017 - 19:22h

La central nuclear de Garoña

La central nuclear de Garoña debía cerrar en julio de 2013 pero lo hizo a finales de 2012 porque no era rentable. La empresa Nuclenor (participada por Iberdrola y Endesa) tomó la decisión pocos días antes de que empezara el nuevo año que amenazaba con impuestos millonarios para el combustible nuclear "hasta el punto de llevar a Nuclenor a entrar en causa de disolución y en situación concursal", según palabras de la propia empresa.

Garoña cerró un año después de cumplir sus 40 años de vida útil. Los riesgos derivados de su antigüedad, su papel residual en la generación de energía en España y el vencimiento de la vida útil recomendaban echar la persiana.

Zapatero pudo haber aprobado el desmantelamiento definitivo de Garoña en 2011, pero lo evitó y autorizó una prórroga de dos años. Los suficientes para no molestar a las eléctricas y permitir que el PP –que llegó a la Moncloa en 2011– comenzara la larga marcha hasta el despropósito que hemos vivido esta semana.

Para febrero de 2014, con la central parada, el Gobierno de Rajoy ya había armado una normativa a la carta que permitiera a las eléctricas reclamar legalmente la reapertura de Garoña. Lo llamaron Real Decreto para la Gestión Responsable y Segura del Combustible Nuclear Gastado, por no llamarlo Real Decreto de las Eléctricas Mandan Más que Rajoy y Zapatero Juntos.

Los obstáculos políticos se habían salvado e Iberdrola y Endesa no tardaron en responder a la mano tendida del Gobierno: apenas tres meses después anunciaron la solicitud de reapertura hasta el año 2031, 20 años más de los previstos para la central.

La siguiente barricada que había que retirar de la calle era el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el organismo regulador encargado de emitir un informe sobre la reapertura. Si el informe era negativo, el Gobierno no podría autorizar la puesta en marcha de Garoña; en caso de que el informe fuera favorable, el Ministerio de Economía tendría la última palabra.

En octubre de 2015 el PP dio un golpe de estado encubierto en el pleno del Consejo de Seguridad Nuclear que tenía que decidir sobre Garoña. A pesar del rechazo político de la oposición y tirando de nuevo de un decreto, el Gobierno de Rajoy sustituyó a un consejero de CIU por uno del PP que pasaba a controlar tres de los cinco consejeros del pleno del CSN. El camino quedaba despejado.

Mientras tanto, la tensión crecía dentro del Consejo de Seguridad Nuclear. Un grupo de técnicos del CSN asociados en ASTECSN denunciaba “presiones inadmisibles” por parte de sus superiores. "Cuando el rigor en el trabajo lleva a conclusiones que son contrarias a las solicitudes de los titulares (las compañías eléctricas), surgen esas presiones inadmisibles", afirmaban en un comunicado. Por si acaso, el CSN ponía el candado sobre los informes que se estaban realizando. El silencio y el temor estaban instalados entre los trabajadores del CSN.

Y, pese a todas las presiones, un técnico dejó constancia en una carta de abril de 2015 que para que el CSN emitiera su informe sobre la solicitud de Nuclenor, la empresa tenía que realizar, como requisito previo, una serie de mejoras de seguridad en la central. Sin esas mejoras, no habría informe.

Pero Nuclenor no realizó las mejoras de seguridad y el CSN ha aprobado el informe favorable, algo que nunca debió suceder. En el dictamen técnico analizado por el pleno del CSN se certifican esos incumplimientos pero, a renglón seguido, aparece una frase que dice que esas faltas "quedan fuera del alcance de la presente propuesta de dictamen". Fin del problema.

Algunos técnicos del CSN alertaron del escándalo pero no fueron escuchados.

Ya solo quedaba votar y esta semana el PP se ha impuesto con la ayuda de una consejera del PSOE alineada con los consejeros populares (y el silencio cómplice de la Gestora del PSOE). El único voto crítico ha sido el de la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, la otra consejera socialista, a quien el presidente del consejo, Fernando Martí, había acusado con anterioridad de "menoscabar la credibilidad del CSN" por no ceder a las presiones y votar con el resto.

Ahora la decisión está en manos del Ministerio de Economía. Varios medios de comunicación han publicado que Iberdrola y Endesa no tienen intención de abrir Garoña porque las mejoras de seguridad en la ajada central son muy caras. ¿Por qué entonces han pedido la reapertura? Es difícil saberlo: puede que estén jugando la carta de una compensación económica por no reactivar la central o puede que esta victoria sea una pieza más del juego de intereses de las eléctricas y el PP para ampliar –sin un debate público y transparente– la vida de todo el parque nuclear español. O puede que reabran Garoña.

La teoría oficial sostiene que el proceso vivido en los últimos años con Garoña ha sido técnico y administrativo, pero los acontecimientos prueban que se ha tratado de una maniobra política y económica opaca, sin transparencia, repleta de artimañas y juego sucio.

http://www.eldiario.es/norte/almargen/Garona-nucleares_6_610748951.html
 
Arriba Pie