El hijo del Shah de Irán augura el colapso del régimen de Teherán

Registrado
18 Ene 2019
Mensajes
6.398
Calificaciones
44.893
El "principio del fin" de la teocracia ya comenzó, dijo Reza Pahlevi II en el Instituto Hudson en Washington. "Lo único que se interpone entre iraníes y el mundo libre es este régimen".


El heredero de la monarquía de Irán predijo el miércoles que el régimen clerical vigente allí colapsará en unos meses e instó a las potencias occidentales a no negociar con él. El príncipe Reza Pahlevi, hijo del último shah (emperador), dijo en un discurso al Instituto Hudson, en Washington, que las grandes protestas que estallaron en noviembre y nuevamente este mes, después del derribo accidental de un avión de pasajeros ucraniano, le recordaron al levantamiento que derrocó a su padre a principios de 1979. "Es solo cuestión de tiempo para que alcance su clímax final. Creo que estamos en ese modo", aseguró el expríncipe heredero en una conferencia de prensa en Washington, donde vive prácticamente en el exilio. "Esto es semanas o meses anteriores al colapso final, no muy diferente de los últimos tres meses en 1978 antes de la revolución", indicó el príncipe, quien se exilió con su familia en 1979 y actualmente vive en los Estados Unidos. Si bien los activistas exiliados pronosticaron rutinariamente la caída del régimen, el príncipe dijo que los iraníes podrían "oler la oportunidad por primera vez en 40 años esta vez". El príncipe heredero del trono, de 59 años y que no pisa Irán desde que era un adolescente, citó como evidencia lo que calificó como un alivio del miedo entre los manifestantes y el creciente distanciamiento de los autodenominados reformistas del régimen islámico.


"La gente huele la oportunidad por primera vez en 40 años", aseguró el príncipe, quien mantiene en EEUU un fluido contacto con los iraníes. "Esta vez es muy diferente de 2009, incluso muy diferente de 1997. La generación actual de jóvenes iraníes no puede soportarlo más. Quieren tener una oportunidad para un futuro mejor. Quieren estar en el camino de modernidad y libertad. Lo único que se interpone entre ellos y el mundo libre es este régimen”. Reza II dijo que es hora de que el ayatolá Alí Jamenei (líder supremo de la República Islámica) renuncie y permita una transición pacífica con un número mínimo de víctimas: “Para las fuerzas que están empleando la represión como herramienta, todo lo que puedo decir es que no hay suficientes personas a las que puedan matar para mantener este régimen en el poder. Es mejor que se retiren y se unan a sus hermanos", destacó el príncipe. El príncipe viene apoyando la campaña de "máxima presión" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que trató de aislar al régimen iraní a través de severas sanciones económicas y restricciones contra los altos mandos de la teocracia, incluidos los ayatolas, diciendo que las negociaciones pasadas fallaron. "Mis compatriotas entienden que este régimen no puede ser reformado y debe ser eliminado", agregó el príncipe. Anteriormente, Trump mantenía la esperanza de negociaciones, pero recientemente dijo que no le preocupaban las conversaciones y ordenó el asesinato del más alto general iraní, Qasem Soleimani.


Los recuerdos de una monarquía absoluta y prooccidental El hijo del shah Mohammed Reza Pahlevi y de la emperatriz Farah reclamó a las naciones occidentales que no adopten un enfoque de “apaciguamiento” con Irán: "Así como el régimen mostró un patrón innegable de consistencia en su comportamiento, también lo hicieron las democracias occidentales en su comportamiento hacia el régimen", señaló el príncipe citado por The Jerusalem Post. “Durante gran parte de estos 40 años, los líderes del mundo libre han tratado de involucrar a este régimen tanto en el comercio como en la diplomacia. En el camino, hubo episodios limitados de presión política, casi siempre liderados por los Estados Unidos, pero hay también hubo episodios de apaciguamiento directo también liderados por Estados Unidos. Todos esos esfuerzos se centraron en cambiar el comportamiento del régimen ", señaló. “Todos fallaron y llegó el momento de reconocer que este no es un gobierno normal y que no cambiará su comportamiento”, aseguró el príncipe. El último shah, que aseguraba ser descendiente de Ciro, ascendió al trono de Irán en 1941 y dirigió una revolucionaria etapa que modernizó y transformó al país. Pero en enero de 1979, después de un año de protestas y manifestaciones, el shah finalmente accedió a marcharse y dejar lugar a la Revolución Islámica. Miles de iraníes de clase media y alta escaparon desde entonces.


La mayoría de los iraníes no estaban vivos cuando el último shah-an-shah (“rey de reyes”) huyó al exilio en Egipto en enero de 1979 y fue reemplazado unas semanas más tarde por el ayatolá Ruhollah Jomeini y la nueva República Islámica. El último emperador murió de cáncer en 1980 y su hijo de 57 años, Reza II, ahora vive con su esposa, sus hijas y su madre en Maryland, en los Estados Unidos. Los opositores al retorno de los Pahlevi recuerdan la SAVAK, la policía secreta del shah, que torturaba a las personas que se oponían a la monarquía absoluta, que gobernaba en nombre de una élite gobernante y sus aliados políticos y amigos de negocios en los Estados Unidos y Europa occidental. También atacan a la familia imperial afirmando que el príncipe Reza recibe fondos del gobierno estadounidense.

 

Registrado
29 Mar 2018
Mensajes
7.470
Calificaciones
17.981
El "principio del fin" de la teocracia ya comenzó, dijo Reza Pahlevi II en el Instituto Hudson en Washington. "Lo único que se interpone entre iraníes y el mundo libre es este régimen".


El heredero de la monarquía de Irán predijo el miércoles que el régimen clerical vigente allí colapsará en unos meses e instó a las potencias occidentales a no negociar con él. El príncipe Reza Pahlevi, hijo del último shah (emperador), dijo en un discurso al Instituto Hudson, en Washington, que las grandes protestas que estallaron en noviembre y nuevamente este mes, después del derribo accidental de un avión de pasajeros ucraniano, le recordaron al levantamiento que derrocó a su padre a principios de 1979. "Es solo cuestión de tiempo para que alcance su clímax final. Creo que estamos en ese modo", aseguró el expríncipe heredero en una conferencia de prensa en Washington, donde vive prácticamente en el exilio. "Esto es semanas o meses anteriores al colapso final, no muy diferente de los últimos tres meses en 1978 antes de la revolución", indicó el príncipe, quien se exilió con su familia en 1979 y actualmente vive en los Estados Unidos. Si bien los activistas exiliados pronosticaron rutinariamente la caída del régimen, el príncipe dijo que los iraníes podrían "oler la oportunidad por primera vez en 40 años esta vez". El príncipe heredero del trono, de 59 años y que no pisa Irán desde que era un adolescente, citó como evidencia lo que calificó como un alivio del miedo entre los manifestantes y el creciente distanciamiento de los autodenominados reformistas del régimen islámico.


"La gente huele la oportunidad por primera vez en 40 años", aseguró el príncipe, quien mantiene en EEUU un fluido contacto con los iraníes. "Esta vez es muy diferente de 2009, incluso muy diferente de 1997. La generación actual de jóvenes iraníes no puede soportarlo más. Quieren tener una oportunidad para un futuro mejor. Quieren estar en el camino de modernidad y libertad. Lo único que se interpone entre ellos y el mundo libre es este régimen”. Reza II dijo que es hora de que el ayatolá Alí Jamenei (líder supremo de la República Islámica) renuncie y permita una transición pacífica con un número mínimo de víctimas: “Para las fuerzas que están empleando la represión como herramienta, todo lo que puedo decir es que no hay suficientes personas a las que puedan matar para mantener este régimen en el poder. Es mejor que se retiren y se unan a sus hermanos", destacó el príncipe. El príncipe viene apoyando la campaña de "máxima presión" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que trató de aislar al régimen iraní a través de severas sanciones económicas y restricciones contra los altos mandos de la teocracia, incluidos los ayatolas, diciendo que las negociaciones pasadas fallaron. "Mis compatriotas entienden que este régimen no puede ser reformado y debe ser eliminado", agregó el príncipe. Anteriormente, Trump mantenía la esperanza de negociaciones, pero recientemente dijo que no le preocupaban las conversaciones y ordenó el asesinato del más alto general iraní, Qasem Soleimani.


Los recuerdos de una monarquía absoluta y prooccidental El hijo del shah Mohammed Reza Pahlevi y de la emperatriz Farah reclamó a las naciones occidentales que no adopten un enfoque de “apaciguamiento” con Irán: "Así como el régimen mostró un patrón innegable de consistencia en su comportamiento, también lo hicieron las democracias occidentales en su comportamiento hacia el régimen", señaló el príncipe citado por The Jerusalem Post. “Durante gran parte de estos 40 años, los líderes del mundo libre han tratado de involucrar a este régimen tanto en el comercio como en la diplomacia. En el camino, hubo episodios limitados de presión política, casi siempre liderados por los Estados Unidos, pero hay también hubo episodios de apaciguamiento directo también liderados por Estados Unidos. Todos esos esfuerzos se centraron en cambiar el comportamiento del régimen ", señaló. “Todos fallaron y llegó el momento de reconocer que este no es un gobierno normal y que no cambiará su comportamiento”, aseguró el príncipe. El último shah, que aseguraba ser descendiente de Ciro, ascendió al trono de Irán en 1941 y dirigió una revolucionaria etapa que modernizó y transformó al país. Pero en enero de 1979, después de un año de protestas y manifestaciones, el shah finalmente accedió a marcharse y dejar lugar a la Revolución Islámica. Miles de iraníes de clase media y alta escaparon desde entonces.


La mayoría de los iraníes no estaban vivos cuando el último shah-an-shah (“rey de reyes”) huyó al exilio en Egipto en enero de 1979 y fue reemplazado unas semanas más tarde por el ayatolá Ruhollah Jomeini y la nueva República Islámica. El último emperador murió de cáncer en 1980 y su hijo de 57 años, Reza II, ahora vive con su esposa, sus hijas y su madre en Maryland, en los Estados Unidos. Los opositores al retorno de los Pahlevi recuerdan la SAVAK, la policía secreta del shah, que torturaba a las personas que se oponían a la monarquía absoluta, que gobernaba en nombre de una élite gobernante y sus aliados políticos y amigos de negocios en los Estados Unidos y Europa occidental. También atacan a la familia imperial afirmando que el príncipe Reza recibe fondos del gobierno estadounidense.


Gracias por publicar esta entrevista. Con Reza tengo mis dudas. Hay cosas que me gustan y otras no tanto.