XXI Conferencia de Presidentes. Julio 31, 2020


Registrado
22 Mar 2018
Mensajes
8.364
Calificaciones
41.263
Tener al sexto que se niega a dar explicaciones sobre las actuaciones inmorales de su padre y no declarar si tenia conocimientos de ellas y si participó cobrando en cash, muestra la falta de moral y falta de respeto de la monarquia para con los ciudadanos. Demuestran una cobardía tremenda mientras exigen a la sociedad solidaridad y unidad. Son incapaces de ser honestos. Aqui, el sexto está solo para la foto. Lo dicho, en una reunión de presidentes el ascendido por razón de un semen no pinta nada, por mucho que a los monárquicos les fastide. „Felipe VI mantuvo supuestamente su vínculo con la fundación hasta que esta fue clausurada en septiembre de 2012”


RECIBIÓ 100 MILLONES DE ARABIA SAUDÍ
Felipe VI figuró como beneficiario de una cuenta en Suiza para toda la familia real
El rey fue segundo beneficiario de la fundación panameña con la que Juan Carlos controló una cuenta en Suiza que llegó a albergar 100 millones de dólares transferidos por Arabia Saudí en 2008
Foto: El rey Juan Carlos, la reina Sofía y Felipe VI, en una recepción oficial al Rey Abdulá en 2007. (EFE)
El rey Juan Carlos, la reina Sofía y Felipe VI, en una recepción oficial al Rey Abdulá en 2007. (EFE)
J. M. Olmo
Tags
Tiempo de lectura4 min
15/03/2020 05:00
Nuevas revelaciones sobre el presunto patrimonio oculto de Juan Carlos I apuntan directamente a su hijo Felipe VI. El actual jefe del Estado figura como segundo beneficiario de la fundación que creó en 2008 el rey emérito para ocultar un supuesto regalo de Arabia Saudí por valor de 100 millones de dólares, unos 64 millones de euros al cambio de la época. Los fondos habrían permanecido en una cuenta suiza hasta septiembre de 2012, cuando el rey Juan Carlos transfirió los últimos 65 millones de dólares (41,6 millones de euros) a su examante Corinna Larsen.
La clave es la entidad panameña Lucum Foundation, constituida el 31 de mayo de 2008 para controlar una cuenta en el banco suizo Mirabaud que solo unos días después, el 8 de agosto, recibió 100 millones de dólares del Ministerio de Finanzas saudí. Al frente de la fundación figuraban el abogado Dante Canonica y el gestor Arturo Fasana, ambos con oficina en territorio helvético. La fiscalía de ese país ha descubierto que el beneficiario de esa mercantil y, por tanto, verdadero titular del depósito bancario fue Juan Carlos I.
Felipe VI mantuvo supuestamente su vínculo con la fundación hasta que esta fue clausurada en septiembre de 2012
Documentos a los que ha tenido acceso ahora el diario británico 'The Telegraph' y confirmados por este diario implican también ahora a Felipe VI. El monarca figuraría en Lucum Foundation como segundo beneficiario de la instrumental. En el momento en el que fue elegido para ese cargo, aún era Príncipe de Asturias. Según los estatutos de la mercantil, era el elegido para convertirse en administrador de los fondos en caso de fallecimiento de Juan Carlos I. "El segundo beneficiario debe proporcionar manutención durante toda su vida a todos los miembros de la familia real" y "satisfacer cualquier petición razonable de su madre, sus hermanas y sus hijos", reproduce el periódico inglés. Es decir, que todos los integrantes de la Casa del Rey, incluidas las infantas Leonor y Sofía, fueron potenciales beneficiarias del dinero.
Felipe VI mantuvo supuestamente su vínculo con la fundación hasta que esta fue clausurada en septiembre de 2012. Dos años después, Juan Carlos I abdicó y el heredero fue proclamado nuevo rey de España. Un portavoz oficial de Zarzuela declinó hacer comentarios sobre la revelación. Tampoco se ha pronunciado sobre las noticias conocidas en los últimos días.
La existencia de los fondos no trascendió hasta hace dos semanas. El fiscal del cantón de Ginebra, Yves Bertossa, investiga desde 2018 el presunto pago de una comisión al rey emérito por la adjudicación de las obras del AVE Meca-Medina a un consorcio integrado por 12 empresas españolas. Las pesquisas le han llevado a descubrir la existencia de una fundación de Liechtenstein controlada por un primo lejano del monarca, Álvaro de Orleans, que controló una cuenta en el banco Credit Suisse desde la que salieron fondos para gastos privados del anterior jefe del Estado. Pero en el marco de esa investigación ha acabado aflorando una segunda fundación panameña con un trasiego de fondos aún más extraño.


Juan Carlos I recibió 100 M del rey Abdulá días después de 'blanquear' el régimen saudí
José María Olmo
y
El Rey emérito recibió 100 millones de dólares de Riad días después de firmar un acuerdo bilateral con ese país y acoger en Madrid una cumbre que lavó la cara del integrismo religioso saudí


Tras la entrada de los 100 millones de dólares de Riad en Lucum en agosto de 2008, se produjeron varias retiradas de fondos para supuestos gastos en España de la familia real. El dinero siguió bajando hasta que, en septiembre de 2012, el rey Juan Carlos decidió supuestamente donarle los últimos 65 millones de dólares que quedaban en el depósito a la que había sido su pareja, la empresaria alemana Corinna Larsen. Acto seguido, la fundación panameña fue disuelta.
El fiscal Bertossa trata de averiguar si los 100 millones abonados en secreto por Riad están relacionados con la adjudicación del llamado AVE del desierto al consorcio español en octubre de 2011. Fuentes consultadas descartan esa conexión y apuntan a que el regalo de Arabia Saudí está relacionado en realidad con varios acuerdos y condecoraciones que se produjeron en fechas anteriores.
En concreto, en junio de 2007, el rey Juan Carlos concedió al rey Abdulá el collar del Toisón de Oro, el más alto reconocimiento que el monarca podía otorgar a título personal. Y en julio de 2008 se produjo la firma de un acuerdo bilateral de cooperación en todos los ámbitos y la celebración de una conferencia interreligiosa en Madrid que contribuyeron a presentar al temible régimen saudí, una de las peores dictaduras del mundo, como un país abierto, tolerante y respetuoso con los derechos humanos.
Tanto la Fiscalía Anticorrupción como el Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional se han puesto en contacto con las autoridades judiciales suizas para reclamar la información sobre estas cuentas.


https://www.elconfidencial.com/espana/2020-03-15/felipe-vi-figuro-como-beneficiario-de-una-offshore-con-fondos-para-toda-la-familia-real_2498759/?fbclid=IwAR1MmbWKybI0GhyKlT4SOyy4QfPbxHIka2qHWr0lm-7hJx6S3uIPwH-Qhbc
 


Registrado
1 Nov 2010
Mensajes
5.259
Calificaciones
26.848
Después de los últimos desastres estilísticos de Reyes Maroto, veo que ha encontrado a su usual y ultimamente distraído buen gusto con un perfecto traje sastre blanco y zapatos bicolores. (edito, negros)
Las presidentas que han acudido en chanclas o en alpargatas, como que no... Está claro que después de tantos siglos en los que el papel de la mujer era irrelevante en política no hay un "uniforme" fijo para ellas en estos eventos, como sí lo hay para ellos, (traje con o sin corbata) pero seguir el ejemplo de la señora Maroto, hoy, habría sido un acierto.
 
Última edición:
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
49.419
Calificaciones
78.747
Ubicación
227
@MarthaG Gracias por todas tus fotos.

Aprovecho la visita de los presidentes con el Gobierno y el Rey para matizar una idea ampliamente extendida de que San Millán de la Cogolla es la cuna del castellano.

Como residente en Alava digo que hay una zona de Burgos colindante con Alava, que no es tan conocida como San Millan de la Cogolla, ni tan importante, se llama Valpuesta.

La Historia la ha marginado en favor de la localidad riojana porque no tiene ni ha tenido buenos padrinos, y la han ninguneado en favor de San Millán de la Cogolla.

Es en Valpuesta donde nace el castellano, no en San Millan de la Cogolla. Que quede clarito.





Valpuesta, cuna del castellano escrito

El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua de Burgos edita un detallado análisis de los documentos de la colegiata burgalesa de Santa María de Valpuesta (Burgos) que confirma que es el más antiguo registro escrito de esta lengua.


Cartulario de Valpuesta

Valpuesta es la cuna del castellano
. Dictaminar cuando nace el castellano con exactitud es tarea imposible. Una lengua es fruto de una evolución que además tiene al pueblo y la expresión oral de éste como actor principal. Otra cosa son los registros escritos, los documentos en los que por primera vez aparecen recogidos los inicios grabados con tinta de esta lengua. Sobre esto sí se puede ofrecer una respuesta, y a partir de ahora con todas las garantías científicas.

Los primeros legajos con palabras que ya no son latín, sino una lengua romance que acabará derivando en el castellano, proceden de la colegiata burgalesa de Santa María de Valpuesta, no de San Millán de la Cogolla, emplazamiento riojano que hasta la fecha ostentaba una acreditación por la que en 1997 fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Más allá de polémicas localistas o debates estériles que esta afirmación pueda generar, esta afirmación es un hecho constatado (mientras no aparezca un documento más antiguo) que estará perfectamente avalado cuando antes del verano de 2011 vea la luz el estudio que durante casi seis años han llevado a cabo diferentes especialistas bajo la tutela del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua de Burgos.

«Estamos ante un momento importantísimo de una historia que no ha hecho más que empezar. No se trata de una publicación más, sino de la edición de unos documentos con un nivel de explicación excepcional. Sabemos que en La Rioja no va a gustar porque es su mito, pero qué le vamos a hacer. Tendrán que estudiar para rebatirlo. Esto no va en contra de nada ni de nadie; al contrario: afortunadamente, amplía nuestro conocimiento. En estos documentos que nos encontramos, afortunadamente y hasta que aparezcan otros, adelantan al menos un siglo (finales del IX-principios del X) las fechas propuestas con anterioridad. Y esto se puede afirmar con rotundidad porque en este estudio lo hemos podido leer mejor. Se trata de un trabajo concienzudo, con los conocimientos que a principios del siglo XXI se tiene sobre el manejo de documentos de esta índole, que son complicadísimos de analizar», señalaba uno de los coordinadores de esta publicación, el filólogo y profesor de la Universidad de Burgos Antonio Álvarez Tejedor.

La publicación, de 600 páginas, verá la luz antes del verano. Ha sido dirigida por la mayor eminencia en paleología de España, el catedrático de esta disciplina de la Universidad de Valladolid José Ruiz Asencio, junto a Irene Ruiz Albi y Mauricio Herrero Jiménez. Aunque el Cartulario de Valpuesta ya era conocido, Álvarez Tejedor señalaba que la virtualidad de esta publicación es que en ella aparece toda la documentación completa, un total de 187 documentos de entre los siglos IX y XIII.

Es la primera vez que se hace una lectura fiable de los textos escritos y un conjunto de estudios paleográficos y diplomáticos que si por un lado tienen importancia de tipo histórico, también lo tienen por la información lingüística que poseen. Y es fiable porque han contado con la mayor mayor autoridad indiscutible en la materia, quien ha logrado saber cosas, como si de una investigación detectivesca se tratara, como cuántas manos -cuántos escribientes- participaron en la escritura de esos textos y, a partir de ahí, de qué época son.

Se ha estudiado uno a uno y se ha llegado a la conclusión de que fueron 34 escribientes distintos. Y se ha hecho sin atender a las fechas que tienen alguno de los legajos, que podrían ser incorrectas o incluso estar falseadas.
Así, cada documento está perfectamente datado -finales del siglo IX, principios del X, etc.- gracias también a la manera de escribir de cada amanuense. Las palabras que no son latín dejan ver diferencias por ejemplo fonéticas. Es el caso de ‘piele’ en lugar de ‘pelle’. Ese diptongo es una de las cuestiones que distinguen a algunas lenguas romances. Y también hay estructuras sintácticas que son romance y no latinas. Al contrario de las glosas, estos documentos son básicamente donaciones (de todo tipo) al atrio o la iglesia de Santa María y contratos.

El impacto

Álvarez Tejedor tiene claro que la publicación tendrá un gran impacto científico ya que podemos decir de verdad muchas cosas con fundamento de causa sobre los orígenes del castellano y en general de los romances. Podemos discutir quién tiene la documentación más antigua. Pero tampoco es una contradicción con lo que sabemos ahora. Nuestro romance tuvo que extenderse en esa franja en torno al Ebro.



Otro enlace que habla de lo mismo.

.