Victoria's Secret Fashion Show en Paris (1 Viewer)

P

pilou12

Guest


La modelo repartió más besos que nunca en el último desfile de la marca. Gtres

CELEBRITIES SE DESPIDE POR TODO LO ALTO
Alessandra Ambrosio cuelga las alas: el ángel de Victoria's Secret dice adiós
Tras más de una década siendo una de las modelos más aclamadas de la firma, el vuelo de la brasileña aterrizó definitivamente en el desfile de Shanghái.
23 noviembre, 2017 09:49

Ane Olabarrieta @Ane_OlaVallejo


Alessandra Ambrosio (36 años) se despide de las famosas alas que le han acompañado desde el año 2004. La brasileña era la segunda modelo más veterana de la lista de fieles ángeles de Victoria's Secret, donde sigue a la cabeza su paisana Adriana Lima (36). Con solo cuatro años Alessandra ya supo que quería ser modelo nada más ver la portada de una revista y diez años más tarde ganó un concurso de modelaje. Este 2017, tras un largo recorrido sobrevolado junto a sus alas y sus conjuntos lenceros, aterriza en suelo firme para decir adiós a su etapa como ángel.

VIDEO Y FOTOS:
https://www.elespanol.com/corazon/celebrities/20171121/263724485_0_263753631_1.html


Cuando aún era adolescente ya protagonizó la portada de la revista ELLE y esa primera plana le trajo grandes éxitos en las pasarelas donde desfiló para Christian Dior, Dolce & Gabbana, Oscar de la Renta, Chanel, Moschino, Giorgio Armani o Ralph Lauren. Y también se convirtió en 'chica Pirelli' posando para el conocido calendario de la marca de neumáticos.

Pero, sin duda, una de las grandes cimas de su trayectoria la consiguió gracias a Victoria's Secret. La firma lencera apostó por ella a principios de los años 2000 y desde entonces no ha fallado ningún año salvo en los que dio a luz a sus hijos, Anja Louise y Noah Phoenix.

En 2007, tras pisar varias veces la pasarela de los ángeles lenceros que logró multiplicar sus apariciones en sesiones publicitarias, se coronó como una de las modelos mejor pagadas del mundo, con unos ingresos de cinco millones de euros. Pero el valor de su imagen siguió en ascenso y hoy es considerada una de las grandes top models de la triunfal 'cosecha' de los años 90.


Aunque su año más colosal fue en 2009, cuando fue ella la que abrió el desfile de Victoria's Secret. Además, dos años después, fue el primer ángel que vistió el Fantasy Bra, el sujetador de cristales Swarovski valorado en cerca de tres millones de euros. Una oportunidad que le hizo brillar aún más. Pero lo que más ha gustado de ella siempre, no son solo su 1'76 metros de altura y sus 86-58-86 en pecho, cintura y caderas, sino su eterna sonrisa, su química con el público y su 'salero' brasileño.
 

Registrado
10 May 2017
Mensajes
3.160
Calificaciones
8.436
No entiendo por qué sigue este show en pie.

Esto es violencia contra las mujeres, esa exhibición como si fueran cosas, además como tratan a las mujeres antes de los desfiles.
 
Registrado
10 May 2017
Mensajes
3.160
Calificaciones
8.436
El infierno de los ángeles de Victoria’s Secret: para desfilar hay que sufrir
Miles de mujeres en el mundo sueñan con ser una modelo de Victoria's Secret o, al menos, con tener sus esculturales siluetas. Pero ser una diosa cuesta


La modelo Gigi Hadid con uno de los diseños de lencería de Victoria's Secret durante el desfile de noviembre de 2016 en París. (Gtres)
Autor
Marita Alonso
Contacta al autor
Tags
Tiempo de lectura5 min
18.11.2017 – 05:00 H.
Miles de mujeres en el mundo sueñan con ser una modelo de Victoria's Secret o, al menos, con tener sus esculturales siluetas. Pero ser una diosa del Olimpo lencero no es tan sencillo. Para comenzar, por muchas sesiones de CrossFit que incluyas en tu agenda, la genética tiene que estar de tu parte. Las medidas de Victoria's Secret están claramente definidas: 86 cm de pecho, 60 de cintura y 86 de caderas. Llegados a este punto, ¿cumples con estos requisitos? Pues todavía hay más. Las modelos que desfilan para la marca miden una media de 1,76 centímetros. No es de extrañar que Kate Upton no formara nunca parte de este paraíso con alas... Ni falta que le hace, añadimos. De hecho, la modelo Cameron Russell, que sí desfiló durante los shows del 2011 y del 2012, confesó desde su experiencia que aunque las modelos “tienen los muslos más finos del mundo, el pelo más brillante imaginable y la ropa más chic del planeta, son probablemente las mujeres con más inseguridades físicas del mundo”. Si a las mortales nos agobia ponernos el bikini cuando llega el verano, imaginad lo que ha de ser desfilar en lencería ante el mundo en pleno mes de noviembre.

Por perfectas que sean sus medidas, las figuras de las tops se cincelan a base de interminables retoques de contouring corporal. Los Ángeles se someten a sesiones de spray en el cuerpo pensadas de forma milimétrica. Jimmy Coco se encarga de esta labor, y confiesa a la revista 'Harper's Bazaar' que cada modelo recibe sesiones personalizadas dos días antes del desfile. El día del show se someten a una revisión final en la que se retoca cualquier imperfecto a base de bronceador, que se termina por fijar con un spray que asegura que el moreno resultante permanezca intacto a prueba de sudores. Porque por mucho que las modelos desfilen en ropa interior, las pesadas alas y los intensos focos hacen que el sudor sea irremediable.


Nos colamos en el backstage de Victoria's Secret Fashion Show (sin Gigi Hadid)
Raoul Higuera
Victoria's Secret Fashion Show ya calienta motores para el que será el gran acontecimiento de la lencería en televisión. Un espectáculo de luces, color, música y,

Sus melenas también son fruto de artificios. Las modelos han de llevar extensiones el día del desfile casi por defecto para presumir de esas voluminosas cabelleras. Un reportero de 'WWD' confesó haber escuchado a Karlie Kloss preguntar a su estilista con pavor cuántas extensiones más le iban a poner. Maria Borges ha sido una de las pocas tops que no necesitaron extensiones gracias a su peinado corto. Sus melenas requieren 60 planchas y 40 botes de laca, manejadas por 32 expertos en cabello. Aunque el maquillaje que lucen en el desfile pretende ser natural, se necesitan 32 maquilladoras en el 'backstage' para perfeccionar los ya de por sí perfectos rostros de las modelos.




La modelo Grace Elisabeth durante las sesiones de peluquería y maquillaje previas al desfile de Victoria's Secret. (Gtres)


Por muy acostumbradas que estén a caminar en tacones, una vez descubren qué modelos han de llevar, las chicas andan sobre los zapatos elegidos durante los ensayos y las pruebas de vestuario para conseguir mantener el equilibro y no sufrir ningún percance en la pasarela. Las tops son incapaces de cambiar sus atuendos solas y cuentan con la ayuda de diversos estilistas, encargados de ajustar a su cuerpo los diseños y de colocar las pesadas alas a las siluetas de las afortunadas que las portan. No queremos ni imaginar el drama que ha de suponer ir al baño...

Adiós a las grandes pasarelas



Doutzen Kroes durante el desfile de Victoria's Secret de 2012. (Gtres)




No basta con lucir perfecta para ser modelo de la firma. Sus contratos exigen que se dediquen a la marca un mínimo de 50 días al año, razón por la cual muchas abandonan el Olimpo. Por otra parte, sus siluetas cinceladas a base de gimnasio no son aptas para muchos de los desfiles de las grandes marcas, que todavía abogan por siluetas más cercanas al 'heroin chic' que al universo 'bombshell', por lo que ser modelo de Victoria's Secret es para muchas la razón por la que no pueden adentrarse en la moda mayúscula. Afortunadamente, el que Olivier Rousteing cuente siempre en sus shows con tops Victoria's Secret ha hecho que las modelos puedan ampliar su espectro laboral y cada vez son más las marcas que apuestan por siluetas más saludables en sus desfiles. Los medios celebraron, por ejemplo, la presencia de la exuberante Doutzen Kroes en el desfile Otoño/Invierno 2010 de Louis Vuitton y la de Irina Shayk en los shows de Givenchy.

Sus contratos también incluyen cláusulas en las que se detalla cómo han de comportarse en sus redes sociales, en las que no pueden mostrarse como animales nocturnos y en las que tienen que subir sus sesiones de entrenamiento para reforzar la idea de que sus cuerpos son fruto del deporte y no de dietas extremas. Pese a todo, es imposible olvidar aquellas declaraciones de Adriana Lima en las que confesaba seguir una dieta líquida basada en batidos de proteínas y huevo en polvo nueve días antes del desfile y no poder ingerir agua 12 horas antes. Adriana aseguraba tener una nutricionista que medía su masa muscular, su porcentaje de grasa y sus niveles de retención de líquidos constantemente. Por si fuera poco, las modelos entrenan dos veces al día las tres semanas antes del desfile y se despiertan de madrugada el día del show para entrenar por última vez antes del gran día.




La modelo Adriana Lima durante los entrenamientos previos al desfile de 2016. (Instagram)


En definitiva, tener un contrato lleno de ceros no es ninguna carga, pero tener que dedicar tu vida y tu cuerpo a conseguirlo no ha de ser tan agradecido. No nos extraña que las modelos estén ansiosas por desfilar el día 28 de noviembre, porque solo al terminar podrán disfrutar de una buena hamburguesa. Al final, eso de no tener alas no va a ser tan terrible, ¿verdad?
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)