Vicios, excentricidades y delitos: las estrellas de Hollywood con las que nadie quiere trabajar

Tema en 'Cine, Series de Televisión, Novelas' iniciado por Serendi, 23 Mar 2019.

  1. Serendi

    Serendi

    Mensajes:
    54.257
    Me Gusta recibidos:
    69.666
    Registrado:
    3 Jun 2017
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    España
    Vicios, excentricidades y delitos: las estrellas de Hollywood con las que nadie quiere trabajar
    Ya sea porque están inmersos en procesos judiciales, por su afición a las drogas o por sus manías, hay algunas «celebrities» a las que muchos detestan
    [​IMG]
    Woody Allen Bruce Willis y Gwyneth Paltrow

    Es imposible pensar en nombres detestados en Hollywood y que Harvey Weinstein no salte el primero. El productor está desterrado y su mero recuerdo produce un escalofrío entre todas las estrellas a las que ayudó a triunfar en la meca del cine. Pero más allá de Weinstein, acusado de graves cargos por los que tendrá que acudir a los tribunales, en la meca del cine hay una serie de estrellas que bien sea por delitos, por sus problemas de adicción o por sus manías en los rodajes son odiados por la inmensa mayoría de la profesión.

    [​IMG]
    Kevin Spacey
    Otro de estos nombres es Kevin Spacey, figura estelar en cualquier gran producción hasta que sus compañeros de trabajo empezaron a denunciar el acoso al que sometía a los más jóvenes del set. Todo explotó cuando el actor Anthony Rappdenunció que el protagonista de House of cards abusó de él en 1986, cuando Rapp tenía 14 años y Spacey 26. Desde entonces, una sangría de testimonios fueron ocupando las portadas de los medios especializados y desplazando al ganador del Oscar por American Beauty de las páginas de Cultura a las de Sucesos.

    [​IMG]
    Woody Allen
    Otro de los actores poco fiables es Johnny Depp. El mítico Jack Sparrow de Piratas del Caribe parece que ha estado borracho los últimos siete años de su vida. Así lo cuentan los que han trabajado con él. Su afición al alcohol hizo perder millones a su estudio por sus constantes retrasos en el rodaje de Piratas del Caribe 5, a los que nunca acudía puntual, y cuando llegaba la resaca no le permitía trabajar en condiciones. Pero no fue un momento esporádico: en la presentación de su penúltima película, «Asesinato en el Orient Express», llegó borracho al photocall haciendo que sus compañeros perdieran la paciencia. Un estado en el que también le vimos en la gala de los Hollywood Film Awards de 2014.

    Russell Crowe, protagonista de «Master and Commander: Al otro lado del mundo», «Gladiator» o «Una mente maravillosa», entre otras aplaudidas producciones, tiene fama de violento. De hecho, fue condenado por agredir a un conserje de un hotel neoyorquino en 2004. Antes, en 2002, el músico estadounidense Moby lo acusó de haberle maltratado sin razón alguna en un club nocturno de Australia. En 2015, las mujeres de Hollywood se le echaron encima después de unas desafortunadas declaraciones sobre la edad de ellas. Jessica Chastain le reprendió públicamente: «Russell Crowe sigue siendo un bocazas que se mete donde no le llaman».

    [​IMG]
    Lindsay Lohan
    La caza mediática contra Woody Allen, exonerado por los tribunales, volvió hace meses tras unas nuevas acusaciones de su hija Dylan Farrow. Las declaraciones llegaron nada más rodar «A Rainy Day in New York», cuyos protagonistas rapidamente se sumaron al linchamiento mediático y dijeron que se arrenpentían de haber rodado con él. Entre ellas Rebeca Hall, que saltó a la fama tras «Vicky Cristina Barcelona» (2008): «Lamento mucho esta decisión y no la repetiría a día de hoy». Thimothée Chalamet, Selena Gómez y Greta Gerwig, que también se pusieron a sus órdenes, donaron los sueldos que les pagó y hablaron en contra el cineasta. Solo semanas después del «boom», nombres como Alec Baldwin o Javier Bardem mostraron explícitamente su apoyo al director. La película, por cierto, está embargada en los tribunales hasta que no se resuelva el litigio que Allen interpuso contra Amazon por incumplimiento de contrato a la hora de la distribución.

    Pero hay muchos más nombres. Por ejemplo, de Lindsay Lohan se han publicado cosas muy llamativas, como la que sacó «E! Online»: «Desde el momento en el que llegó (el segundo día de rodaje), no hizo más que detener la producción. Podía sentarse en su caravana y retrasarse hasta que decidía que era hora de ir al concierto de su novio… Tuvo a todo el equipo parado». O Gwyneth Paltrow, que según «The Richest» exige que sequen la ducha del gimnasio antes de que entre ella «para no tocar el agua que han usado otras personas». Se cuenta también que en el set de la segunda entrega de Iron Man movió Roma con Santiago para no cruzarse con su enemiga Scarlett Johansson.

    [​IMG]
    Bruce Willis
    Hay otros más divertidos: el director Kevin Smith cuenta que rodar con Bruce Willis «Vaya par de polis» fue una pesadilla. Y lo ejemplificó de la manera más divertida posible: «Quiero dar las gracias a todos los que trabajaron en la película, excepto a Bruce Willis, que es un idiota», dijo al presentar la película. O Mike Myers, al que los productores de alguna de las películas que protagonizó optaron por contratar a su hija de asistente porque nadie podía tratar con él. Y otros cargados de tensión, como la famosa discusión que Christian Bale tuvo con un joven miembro del equipo porque le interrumpieron a mitad de frase en un ensayo de «Terminator: salvación» (2009)
    https://www.abc.es/play/cine/notici...die-quiere-trabajar-201903230209_noticia.html
     
    • Gracias Gracias x 1

  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.