Un miembro del IPCC destapa la "GRAN MENTIRA" del CAMBIO CLIMÁTICO (1 Viewer)

Registrado
25 Feb 2016
Mensajes
1.311
Calificaciones
1.611
Ubicación
A la diestra
Cuidado con las vacas y el metano ..que también contribuyen..
No sé si te acordarás, vampirita, de la época aquella de los noventa en la que lo de la capa de ozono rozaba la paranoia. Y sí, pobres vaquitas, mucha culpa les echaban también. Pues bien, hoy en día ni se habla ya de lo de la capa de ozono. Hoy le hablas a un chaval de veinte años de eso, y no sabe ni lo que es, hoy sólo se habla de esa quimera conocida como cambio climático. Pues bien, para mi gran sorpresa, hace algo así como un mes salió una noticia en El País o en El Mundo, no recuerdo exactamente en cual de los dos. En dicha noticia se decía que el dichoso agujero de la dichosa capa estaba prácticamente cerrado ya, no se sabe muy bien por qué. Aunque lo verdaderamente sorprendente es que esta noticia haya pasado totalmente desapercibida para la práctica Totalidad de la población. ¿Dónde están ahora esos que tanto se preocupaban por la dichosa capita hace un par de décadas? De traca. Credibilidad cero. ¿Recuerdas la paliza que nos daban con lo de la capa de ozono, vampirita? Parecía que íbamos a morir abrasados todos, parecía que el fin estaba cerca. Lo mismo que ocurre hoy con lo del cambio climático. Creo que dentro de veinte o treinta años, si le hablas a un chaval de quince años de lo del cambio climático, no sabrá ni a qué te refieres.
 

Registrado
10 Sep 2014
Mensajes
1.567
Calificaciones
5.468
No sé si te acordarás, vampirita, de la época aquella de los noventa en la que lo de la capa de ozono rozaba la paranoia. Y sí, pobres vaquitas, mucha culpa les echaban también. Pues bien, hoy en día ni se habla ya de lo de la capa de ozono. Hoy le hablas a un chaval de veinte años de eso, y no sabe ni lo que es, hoy sólo se habla de esa quimera conocida como cambio climático. Pues bien, para mi gran sorpresa, hace algo así como un mes salió una noticia en El País o en El Mundo, no recuerdo exactamente en cual de los dos. En dicha noticia se decía que el dichoso agujero de la dichosa capa estaba prácticamente cerrado ya, no se sabe muy bien por qué. Aunque lo verdaderamente sorprendente es que esta noticia haya pasado totalmente desapercibida para la práctica Totalidad de la población. ¿Dónde están ahora esos que tanto se preocupaban por la dichosa capita hace un par de décadas? De traca. Credibilidad cero. ¿Recuerdas la paliza que nos daban con lo de la capa de ozono, vampirita? Parecía que íbamos a morir abrasados todos, parecía que el fin estaba cerca. Lo mismo que ocurre hoy con lo del cambio climático. Creo que dentro de veinte o treinta años, si le hablas a un chaval de quince años de lo del cambio climático, no sabrá ni a qué te refieres.
Lo recuerdo perfectamente, menuda paranoia yo creo que al final lo que se consiguió fue vender gafas de sol de último modelo plus ultra rayo UV, IR,GAMMA.. bronceadores de protección 350, pamelas y sombrillas, porque al final nada de nada .Yo también leí la noticia y me quedé de piedra.
 
S

Sra Perez

Guest
Que alguien se lo diga a Leonardo Dicaprio, por favor, que creo que el chiquillo va en bicicleta por medio mundo porque cree en esto firmemente.
Cuando no va en avión privado o en megayate, que no van precisamente a pedales .

Muchos famosos se apuntan a causas políticamente correctas simplemente por cuestiones de imagen pública. Lo que pasa es que luego se les ven las incoherencias.
 

Registrado
16 Mar 2013
Mensajes
5.966
Calificaciones
18.221

Registrado
25 Feb 2016
Mensajes
1.311
Calificaciones
1.611
Ubicación
A la diestra
Mira no lo sabía es que yo lo veo implicadidisimo
Creo que ya había producido otro documental sobre el mismo tema. Yo vi un trozo y salía él hablando, y ya te digo que creo que también lo produjo. Me parece que Matt Demon anda también metido en una movida similar.
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.657
Ubicación
España
¿Cómo evitar más de 400 muertes anuales por olas de calor en Alicante?

Medio ambiente

Un estudio del Instituto de Salud Carlos III estima cuánto debe adaptarse cada provincia española al calor para evitar un fuerte aumento de la mortalidad como consecuencia del cambio climático

Clemente Álvarez
13/03/2019 - 15:39h

Un termómetro en una ciudad de la costa mediterránea. EFE

Un nuevo estudio del Instituto de Salud Carlos III publicado en Environmental Research considera que Alicante es la provincia española donde más pueden aumentar las muertes por olas de calor: 464 fallecimientos anuales de 2021 a 2050 y 1.314 fallecimientos anuales de 2051 a 2100. Le siguen Zaragoza, Madrid, Vizcaya, Huesca, Sevilla, Barcelona… Sin embargo, lo más interesante de esta investigación no es el número estimado de posibles muertes en cada provincia –que tiene un alto margen de error para horizontes temporales tan lejanos–, sino aportar una herramienta para que esto no ocurra. O por lo menos para intentar reducir al máximo el número de fallecimientos por esta causa.

La clave está en lo que se conoce como temperatura de disparo, aquella a partir de la cual se produce un aumento de las muertes en una ola de calor. Si Alicante es la provincia donde más pueden aumentar las muertes en todo el país es porque estadísticamente su temperatura de disparo en la actualidad está en solo 32 grados, un valor que se alcanza un 17% de los días del año. En Badajoz esa temperatura a partir de la cual se constata hoy una subida de los fallecimientos está en 38 grados (lo que ocurre un 13% de los días), en Madrid en 34 grados (18%), en Pontevedra en 30 grados (12%) y en Murcia, justo al lado de Alicante, en 34 grados (3%). En cada provincia los valores son distintos, aunque estén muy cerca, lo que puede depender de factores como la cantidad de población, el número de personas mayores, etc…

Si como se espera por efecto del cambio climático aumenta el porcentaje de días en los que se alcanza esa temperatura de disparo, entonces se producirá un incremento de los fallecimientos anuales, que en algunos lugares puede ser muy importante. Esto es lo que calcula el equipo de investigación de Julio Díaz y Cristina Linares, tomando estimaciones aproximadas de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), lo que da como resultado una previsión de los fallecimientos por olas de calor para cada provincia en el periodo 2021-2050 y 2051-2100 (ver el primer mapa)


Muertes por olas de calor sin adaptación.

Ahora bien, esto es así únicamente si no se hace nada para adaptarse, lo novedoso del estudio es que los investigadores contemplan otro escenario totalmente distinto (segundo mapa) en el que se consigue que la temperatura a la que aumentan las muertes sea cada vez más alta.

"¿Cómo consigo yo adaptarme al calor? Es decir, cómo se hace para que la mortalidad atribuible al calor comience a producirse a una temperatura más elevada. Pues con planes de prevención, mejoras en los servicios sanitarios, educando en la cultura del calor, adecuando las viviendas…", explica Julio Díaz, jefe de Área del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III.

"En el caso de Alicante habría que pasar de los 32 grados que es la temperatura de disparo de la mortalidad ahora a 38 grados, esto es adaptarse seis grados en 100 años. ¿Es mucho o es poco? Pues depende. Hay estudios hechos en Estocolmo que muestran que en los últimos 100 años se han adaptado a un ritmo de 0,6 grados por década, justo lo que haría falta en Alicante. Otro en Japón refleja una adaptación de 1,2 grados por década. No es un imposible, adaptarse a ese ritmo no es un imposible", detalla el investigador.

Como explica Díaz, la ventaja de este estudio es que aporta indicadores medibles para saber si cada provincia lo está haciendo bien o no. Antes, para evaluar si los planes de prevención estaban funcionando, había que esperar a contar la mortalidad por calor y compararla con los registros anteriores. Ahora se sabría mucho antes en qué punto de adaptación se está comprobando si se está consiguiendo subir la temperatura de disparo al objetivo marcado.


Muertes por olas de calor con adaptación.

Como precisa, "si las temperaturas de disparo no cambian es que nos adaptamos cero. Es decir, si la temperatura de disparo de la mortalidad por calor es ahora de 36 grados en Madrid y no hay adaptación seguirá siendo de 36 grados en 2100. Y eso haría que se disparase la mortalidad por calor. En el peor escenario, tendríamos 12.000 muertes cada año en España, en lugar de las 1.400 que hay ahora".

"Adaptarse supone que la temperatura de disparo de la mortalidad por calor suba al mismo ritmo que están subiendo las temperaturas en un entorno de calentamiento global. Si conseguimos esto, si nos adaptamos, no aumentará la mortalidad por calor o incluso bajará, pues la previsión es que se reduzcan las defunciones al reducirse la pirámide de población", señala el investigador, que especifica que esta reducción de la mortalidad supondría también un ahorro de 49.100 millones de euros anuales.
https://www.eldiario.es/ballenablan...ertes-anuales-calor-Alicante_0_877362299.html
 
Registrado
16 Mar 2013
Mensajes
5.966
Calificaciones
18.221
juas, juas...a ver si poco a poco vayamos abriendo los ojos:

lo del calentamiento global es la enésima dogma religiosa que se han inventaO para imponer sus políticas de manejo global...pero hay algunos que ya no caen en la trampa...Japón, por ejemplo:

Japan continues to rely on coal-fired plants despite global criticism
https://www.japantimes.co.jp/news/2...plants-despite-global-criticism/#.XJS-fy2ZOL5

visto que las evidencias de un "calentamiento global" :rolleyes: son más que escasas...



----
Sushi, sake y carbón: la peculiar respuesta de Japón al enigma climático

Por Vijay Jayaraj - 16 de febrero de 2019



Todos sabemos que a los japoneses les encanta el sushi. Japón también es famoso por el sake, un vino de arroz único en el país. Últimamente, los japoneses han mostrado un amor desenfrenado por una mercancía cada vez más demonizada por los grupos climáticos: el carbón.

Los alarmistas del calentamiento global culpan al carbón por causar un peligroso calentamiento global. Pero los japoneses no están de acuerdo. Han revivido su relación amorosa con el carbón. Por qué? Es una historia interesante.

Poco después del incidente nuclear de Fukushima, el sentimiento público hacia la energía nuclear se volvió hostil. Muchas organizaciones, incluyendo organizaciones sin fines de lucro extranjeras, pidieron el cierre de las centrales nucleares por temor a futuros contratiempos.

La planta de Fukushima era anticuada y menos segura que las otras plantas nucleares modernas de Japón. Sin embargo, el impacto del desastre de Fukushima (en el que nadie murió por exposición a la radiación) sigue fresco en la mente de la gente, y la nación no estaba preparada para defender las operaciones de otras plantas nucleares.

El gobierno japonés cedió a la presión y cerró muchas plantas nucleares. Al 27 de marzo de 2012, Japón sólo tenía uno de cada 54 reactores nucleares en funcionamiento. Como resultado, el país se vio obligado a buscar fuentes alternativas de generación de energía.

Los japoneses entendían que las fuentes renovables como la eólica y la solar no podían proporcionar electricidad estable y asequible, al menos en la magnitud necesaria para satisfacer las puntas de demanda energética de las ciudades japonesas que consumen mucha energía.

La solución más económica y segura era el carbón. Contrariamente a la creencia popular y a los medios de comunicación, el carbón no es tan contaminante como se podría pensar.

Además, el carbón es una fuente de energía probada y comprobada, que garantiza una producción estable y de calidad superior para satisfacer las demandas energéticas de las ciudades e industrias modernas.

Con el desarrollo de la "tecnología de carbón limpio", la combustión de carbón ahora resulta en menos contaminantes y más energía, lo que la hace muy superior a las plantas de combustión de décadas anteriores.

Por lo tanto, Japón fue a contracorriente y abrazó el carbón con ambos brazos.


Actualmente emplea la tecnología de combustión de carbón más avanzada y segura disponible en el planeta, convirtiéndose en uno de los principales fabricantes y exportadores de tecnología de carbón limpio.

Pero el uso de carbón por parte de Japón no se justifica exclusivamente sobre la base de la debacle nuclear del país. El corazón de la razón es el clima de Japón.

Durante las últimas tres décadas, no ha habido un calentamiento significativo en sus principales ciudades.

Los datos de la Agencia Meteorológica de Japón (JMA) indican claramente que no ha habido una desviación significativa en la temperatura media mensual entre 1998 y 2018. El período intermedio es de especial importancia para el gobierno japonés.

Según los teóricos del clima del día del juicio final, las temperaturas deberían haber mostrado una fuerte tendencia al calentamiento a medida que las emisiones de dióxido de carbono producidas por el hombre aumentaban exponencialmente.

Pero los niveles de temperatura no mostraron ninguna tendencia al calentamiento. Eso contradice la noción de que los niveles de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera controlan la temperatura en el país insular o, para el caso, en el mundo.

La semana pasada, Sapporo registró su día más frío en 40 años. De hecho, el invierno en Japón no tuvo tendencia al calentamiento entre 1986 y 2018, y las anomalías de la temperatura media mensual de enero mostraron una tendencia al enfriamiento. En todo caso, ha habido una tendencia de enfriamiento en Japón entre 1998 y 2018.

Por lo tanto, la razón por la que los japoneses abrazan el carbón es bastante clara: no hay un calentamiento significativo, junto con la histeria antinuclear posterior a Fukushima.

Ningún país querría reducir sus emisiones cuando sus temperaturas medias mensuales están disminuyendo. Es por esta razón que el Primer Ministro japonés Shinzō Abe se niega a mantenerse fiel a los compromisos precipitados contra el carbón que contrajo en las cumbres internacionales de las Naciones Unidas sobre el clima.

En lugar de desalentar el uso del carbón, Japón está aumentando su dependencia del carbón. Abe ha sancionado la adición de 35 nuevas centrales eléctricas de carbón a las 100 actualmente operativas. El país también está alentando a sus vecinos asiáticos y a otros países en desarrollo a comprar su tecnología de carbón limpio.

La respuesta japonesa al sistema anti-carbón, además de ser audaz, refleja con precisión la realidad climática. El Japón comprende la necesidad de dar prioridad a las necesidades energéticas nacionales por encima de los pronósticos pseudocientíficos erróneos de la catástrofe climática.

La falta de calentamiento, sin embargo, no se limita a Japón. Las mediciones de la temperatura de los satélites (entre 1979 y enero de 2019) no muestran un calentamiento significativo de la atmósfera terrestre durante los últimos 19 años.

Otros países deberían emular el ejemplo de Japón, especialmente en el mundo en desarrollo. Las necesidades energéticas domésticas son demasiado importantes para ser sacrificadas en el altar de la histeria del calentamiento global.

Vijay Jayaraj (M.Sc., Environmental Science, University of East Anglia, Inglaterra), colaborador para los países en desarrollo de la Cornwall Alliance for the Stewardship of Creation, vive en Chennai, India.

Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator

https://barbwire.com/sushi-sake-and-coal-japans-peculiar-response-to-the-climate-conundrum/
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)