Un hombre mata a su sobrino de tres años en Santiago de Compostela

Registrado
13 Sep 2013
Mensajes
5.736
Calificaciones
41.457
Porque la gran mayoría no matan a nadie ni hacen daño. Por cada 3/4 que salen en la tele cuántos creéis que hay diagnosticados en España?
Que uno mate escandaliza mucho, pero detrás hay miles y miles que no son violentos. Años en una unidad de agudos y nunca me he encontrado a ningún paciente que haya matado, y ahí se hospitalizan los más graves en su peor momento.
Pues si fuera mi hijo me habría cuidado en salud, la verdad.
 

Registrado
13 Sep 2013
Mensajes
5.736
Calificaciones
41.457
Declaran inocente al ejecutivo español acusado en Londres de matar a su hija
Alberto Izaga padeció un episodio de enajenación mental y el fiscal y su esposa respaldan su inocencia, aceptada por el jurado
ÍÑIGO GURRUCHAGASábado, 12 enero 2008, 02:29
Alberto Izaga, el ejecutivo vizcaíno que mató en Londres a su hija, Yanire, de dos años y medio de edad, fue declarado ayer inocente por un jurado inglés, que consideró que la enajenación mental que sufría en aquel momento le impedía saber que lo que estaba haciendo estaba mal.













PUBLICIDAD

El juez Richard Hone abrió la vista, en la sala cuatro del Tribunal Penal Central, afirmando que se trataba de un caso «único y absolutamente trágico» y, tras guiar al jurado hacia el veredicto propuesto por las dos partes, lo concluyó deseando «al señor Izaga y a su mujer lo mejor en el futuro». Ligia, esposa de Izaga y madre de la niña, se sentaba a pocos metros, acompañada de su madre. Junto a ellas, estaban los padres y el hermano del acusado.



Asistieron unidos a un juicio breve y conmovedor, en el que la contienda retórica habitual de un juicio inglés fue sustituida por el acuerdo y la contención.



Normalidad



Alberto Izaga, nacido en Algorta (Vizcaya), en 1971, mató a su hija Yanire como consecuencia de las múltiples lesiones craneales que le causó, el 3 de junio, en el piso en el que vivían con Ligia. La investigación ha querido determinar por qué lo hizo «un hombre incapaz de matar a otro ser humano», «un marido y padre devoto».



El fiscal recordó la educación de Izaga, hijo mayor de una familia unida; su padre, economista, y su madre, profesora de piano. Tuvo una infancia feliz. Logró el título de abogado y economista en la Universidad de Deusto.



Tras el servicio militar obligatorio, trabajó a tiempo parcial en una compañía de seguros. Pasó a General Electric (GE) y fue a trabajar a su sede de Nueva York. En 1998, conoció allí a Ligia Barbosa, otra buena estudiante, nacida en Cabo Verde, y empleada también en GE. Comenzaron a salir juntos en 1999. La empresa les destinó a Kansas y a Connecticut.



Se turnaban los fines de semana para viajar al destino del otro. Izaga fue transferido a Londres como jefe ejecutivo de seguros de vida. Ligia consiguió que la transfirieran también. Se casaron en Vizcaya en 2003. Vivían en un piso en el Támesis, frente al Parlamento británico. El 19 de enero de 2001, nació su hija Yanire. Izaga había acudido a cursos de preparación de la paternidad junto a su mujer. Cuando la niña nació -el padre la llamaba «el tesoro más precioso de la tierra»- Izaga se esforzó para regresar a casa y verla y bañarla antes de dormir.



En mayo de 2007, Alberto y Ligia estaban de vacaciones en Estados Unidos, fueron al cine, no había entradas para ver la película que querían y entraron a ver 'Bug', una película de miedo que les disgustó. El 29, vuela a Ginebra para asistir a una reunión de directivos de Swiss Re.



En el curso de la reunión, un aventurero presenta a los ejecutivos un relato estimulante sobre cómo alcanzar cumbres mediante la pasión y la determinación. Izaga manifiesta a algunos colegas que la conferencia le ha impresionado. Cuando el sábado regresa a Londres, el chófer que le lleva del aeropuerto a casa recuerda que Izaga habló con su familia por teléfono y que todo le pareció bien. Su hija le recibió con abrazos. Al mediodía, se cambió de ropa y se fue con su amigo y vecino, Toby Hamman, a jugar un partido de fútbol a Hyde Park.



Cuando regresa casa, Izaga habla a su mujer con entusiasmo de la conferencia que les dio el aventurero en Ginebra. Dice que está cansado, lleva setenta y dos horas sin dormir. A las seis, deciden ir los tres a cenar fuera, a un Pizza Express al otro lado de la calle. Izaga se retrasa y su mujer le ve hablar solo y gesticulando.



Regresan a casa, su amigo Toby se acerca al piso para coger prestado un DVD. Todo le parece normal. Izaga se acuesta pronto. Quería dormir. Ligia y Yanire se quedan en la sala viendo la tele. Yanire se va a la cama. Izaga sale del dormitorio a las 11 y despierta a su mujer, que se ha quedado dormida, para que vaya a la cama.



El horror



A las 4.30 de la mañana, Izaga despierta a su mujer. Enciende la luz. Habla incesantemente sobre el explorador, sobre la filosofía de los jesuítas, a los que achaca un deseo de construir una secta para controlar el mundo financiero. No para de hablar. Ahora, de la película 'Bug'. Da puñetazos a la almohada. No podía dormir.



Ligia le lleva a hacer el desayuno. Quiere hacer algo cotidiano para contener la deriva de su marido. Que va hacia la cuna de su hija, allí donde hay una pequeña tienda de campaña donde ha jugado tantas veces con ella, como un niño, pero esta vez la agita y la hace llorar. Ligia intenta abrir la ventana para que entre aire fresco, conectar la televisión. Izaga rechaza todo.



Habla en español, grita sobre la película 'Bug'. Ligia quiere llevarse a la niña, pero Izaga la bloquea. Comienza a golpear la cabeza de la niña contra el sueño de madera laminada de la sala. Ligia llama histérica a los servicios de urgencia y luego a sus amigos. Deja el móvil encendido para que oigan lo que está ocurriendo.



El fiscal Rees leyó transcripciones de esas grabaciones. En las que Izaga es un hombre alucinado. «Sé lo que tengo que hacer», dice. «Tengo que matarla». «¿Muere!». «¿Muere!». «Esto es imposible». «Lo tengo». «Lo tengo». «Ha sido muy fácil». «Ha sido muy fácil». «Dios no existe». «La humanidad no existe». «Fue fácil». «Por favor, muere». «Por favor, muere». «Está terminado».



La Policía llegó a las 8.35. Yanire fue llevada a un hospital próximo. Tenía lesiones gravísimas. Se le retiraron los aparatos que mantenían artificialmente su vida en la tarde el día 5. Ligia preguntó dónde estaba Alberto. Está detenido, le dijeron. Izaga estaba ya internado en un hospital psiquiátrico. Cuando fue detenido, no lograban sentarlo. Decía «Big Ben, Big Ben, Big Ben» durante diez minutos. Reía. Hacía ejercicios físicos. Los médicos testificaron que había sufrido una enajenación mental que le hizo ayer inocente de dar muerte a su hija.
Esto es como Dark, resulta que la niña nace en 2001 y muere con dos años y medio, pero el horror se desarrolla en 2007 😳😳😳
 
Registrado
9 Mar 2018
Mensajes
447
Calificaciones
2.053
Pero primas , estamos en la Edad Media quemando brujas? Algunas lo llamáis monstruo. Este hombre es un enfermo mental, que cuando mató a su sobrino estaba enajenado mentalmente, bajo un brote psicótico que lo hace incapaz del control de sus facultades mentales. Ello es una eximiente, y me parece lógico, habla la ciencia. Me da mucha lástima toda la familia, incluido este señor, que cuando esté mejor y sepa lo que hizo...
 
Registrado
9 Mar 2018
Mensajes
447
Calificaciones
2.053
http://www.galiciahoxe.com/portada/...-mental/idEdicion-2008-04-17/idNoticia-289263

Crónica negra de la salud mental
En los últimos veinte años se han cometido al menos veinte crímenes perpetrados por personas que padecían esquizofrenia paranoide ·· Los expertos en psiquiatría aseguran que es "absolutamente raro" que alguien con esa enfermedad cometa actos violentos y agresivos

A.O. • SANTIAGO | 17.04.2008


Todos los psiquiatras, absolutamente todos, coinciden: "Es absolutamente raro que un esquizofrénico cometa actos violentos y resulta extraño y anecdótico". La declaración anterior es del jefe de Psiquiatría del hospital murciano Virgen de la Arrixaca, José Hernández, pero compartida por todos los profesionales de este campo de la medicina.
Aún así, la historia está repleta de espectaculares crímenes perpetrados por enfermos de esquizofrenia, y Galicia no queda al margen de las estadísticas. "Rara vez aparece agresividad en personas anormales y todos los días aparece en personas normales", aunque cuando ocurre en enfermos mentales lleva consigo elementos increíbles", puntualiza Hernández. En los últimos veinte años, la comunidad gallega ha vivido al menos una docena de estos homicidios, algunos con tintes absolutamente escabrosos y matices terribles, donde las alucinaciones y delirios de estos enfermos mentales graves les han llevado a cometer actos difícilmente imaginables y algunos con menores como víctimas de estos cruentos y dramáticos actos.
El doctor Antonio Pensado murió de varios hachazos
El médico compostelano Antonio Pensado Iglesias pasaba el verano como tantos años en su casa de la aldea de Adoufe, en Brión. Era agosto de 1996 y en la vivienda se encontraba su mujer, María Isabel Banet Díaz, y su hijo Antonio Manuel, un hombre de 36 años y enfermo de esquizofrenia.
Inesperadamente Antonio Manuel agredió a sus padres con un hacha. Tales fueron las lesiones y mutilaciones que le produjo a su progenitor que falleció rápidamente. Su madre resultó herida de carácter muy grave e ingresó en estado de coma en el hospital General de Galicia, donde fue intervenida quirúrgicamente a causa de las profundas heridas y pérdida de masa encefálica que sufrió.
Antonio Manuel Pensado Banet padecía una esquizofrenia profunda, aunque no estaba considerado como agresivo, a pesar de que pocas fechas antes había tenido que ser llevado a un juzgado de Santiago tras un altercado en un establecimiento de Compostela.
Pensado Iglesias era un destacado médico de reconocido prestigio y galardonado por diversas academias científicas españolas y extranjeras. El suceso causó una gran conmoción en la capital de Galicia.
Un menor gallego, víctima en Londres


EFE

Fotografía del niño Diego Piñeiro
FOTO: EFE

Edward Alexander Crowley, un británico de 53 años, cumple cadena perpetua en el Reino Unido por matar a puñaladas al niño natural de Pontedeume Diego Piñeiro, que tenía doce años. El móvil de este individuo era sexual, pero posteriores estudios determinaron que padecía una esquizofrenia paranoide. En la misma acción, el hermanastro de la víctima, Roberto Vilariño, también resultó con algunas lesiones causadas por el mismo Edward Crowley.
Quiso facturar el cadáver de un niño
Otros de los sucesos más espeluznantes que se han vivido en Galicia tuvo lugar en el año 1992. Pilar Mazaira Álvarez, una mujer de 50 años, mató al niño Pablo Rodríguez, de 12 años de edad, en la ciudad de A Coruña. El asesinato tenía lugar cuando esta mujer estranguló al hijo de un matrimonio amigo. Posteriormente, metió el cadáver del menor en una maleta y llegó a facturarlo a Madrid.
El cadáver fue descubierto en el interior de la misma maleta y Pilar Mazaira fue juzgada por ese crimen horrible. Aunque el tribunal consideró que cometió el acto en un momento de enajenación mental transitoria, fue condenada a veinte años de cárcel. Pilar Mazaira, que ingresó en prisión el 22 de mayo de ese mismo año, reconoció ser la autora del crimen pero, sin embargo, negó que hubiera habido motivos sexuales para llevar a cabo su terrible acción.
Los tribunales también ordenaron que Pilar Mazaira se sometiera a tratamiento psiquiátrico.
Triste tragedia en Narón


KIKO DELGADO

Entierro de las víctimas del caso Oliver
FOTO: KIKO DELGADO

Una de las tragedias más tristes se vivió hace ocho años en Narón. La madre de un joven de 17 años con agresivos trastornos esquizofrénicos no pudo más. María Casal acabó con la vida de su hijo Oliver. Y después decidió poner fin a la suya, arrojándose al mar en Covas. El caso se saldó con dos víctimas, después de que la infortunada madre demandara soluciones ante la violencia del chico. Posteriormente, el padre del joven denunció a la Xunta de Galicia. Según Manuel Bouza, la Administración no quiso encargarse de la protección de su hijo.
Mató a su madre en Nigrán a cuchilladas
Íñigo Álvarez Esmerode se presentaba la mañana del 19 de febrero de 2001 en el Ayuntamiento de Nigrán. Estaba llorando y confesó que había matado a su madre, Aurora Esmerode, de varias cuchilladas que dejaron un gran charco de sangre en la vivienda. El padre estaba trabajando en Venezuela.
Íñigo confesó a la Policía que estuvo escuchando voces en su interior que no dejaban de atormentarle, tras sufrir un brote de esquizofrenia paranoide.
Veinte años de uno de los crímenes más terribles
El pasado 4 de abril se cumplieron veinte años de uno de los crímenes más terribles que ha vivido la comarca de Santiago. Miguel Martínez Martínez, un profesor de EGB de 36 años que impartía enseñanza en el colegio de Roxos, acuchilló y después descuartizó el cuerpo de su esposa, Genoveva Ferreiro, tan sólo dos años mayor que él. La desafortunada mujer estaba empleada como auxiliar técnico sanitario en el ambulatorio compostelano de Concepción Arenal.
La escena vivida en el número 16 de la calle Carballo de Os Tilos, en el municipio coruñés de Teo, no se le ha ido de la cabeza a los vecinos, pero menos aún a sus hijas, que entonces tenían cinco años y dos meses y tuvieron que presenciar la terrible y espantosa escena.
El tribunal que lo juzgó le consideró inocente de asesinato, pero lo envió a un psiquiátrico, donde pasó más de una década. Miguel Martínez aseguró que había llevado a cabo el homicidio porque había una confabulación diabólica.
Era difícil, muy difícil, asimilar semejante tragedia. Y la pregunta colectiva era la misma a la de otros casos similares: ¿Qué se le pudo pasar por la cabeza?
Un hijo que cree a su padre culpable
Juan Vilasuso, un vecino de Guísamo de 25 años y que estaba en tratamiento psiquiátrico, el 1 de abril de 2005 mato a su padre de varias puñaladas en el corazón e hirió de gravedad a su tía, que se encontraba pasando unos días de visita en el domicilio de su hermano. Juan llegó a pensar, quizás debido a un episodio de esquizofrenia paranoide, que su padre había violado y matado a su mujer, e incluso pensaba que su hermano menor, con cuatro años menos, era su propio hijo. Este otro joven fue testigo del terrible crimen. El homicidio tuvo lugar en la cocina de la vivienda, donde agresor y víctima tuvieron una fuerte discusión. El hijo cogió un cuchillo y se lo clavó varias veces en el corazón a su padre. Cualquiera de las puñaladas le habría causado la muerte. La víctima, que se llamaba igual que su hijo mayor, era jefe de máquinas de Audasa y según aseguraron entonces a EL CORREO algunos compañeros de la víctima, el hijo ya les había dado algún que otro susto.
 

Registrado
17 Sep 2015
Mensajes
178
Calificaciones
1.152
A mí este caso me deja perpleja con la actitud de los abuelos del niño. No sabemos ni la cuarta parte de lo que hay, pero de la prensa se concluye que han optado por defender al hijo asesino ("pobrecito enfermo") y dejar de lado a la hija que ha sufrido la pérdida irreparable de su hijo de la manera más cruel. Vale, es un hijo, pero la otra también es hija, no?
 

Registrado
5 May 2011
Mensajes
21.796
Calificaciones
124.997
Pero primas , estamos en la Edad Media quemando brujas? Algunas lo llamáis monstruo. Este hombre es un enfermo mental, que cuando mató a su sobrino estaba enajenado mentalmente, bajo un brote psicótico que lo hace incapaz del control de sus facultades mentales. Ello es una eximiente, y me parece lógico, habla la ciencia. Me da mucha lástima toda la familia, incluido este señor, que cuando esté mejor y sepa lo que hizo...
Explícaselo a la madre que ha enterrado a su niño. Explícaselo.
 
Registrado
24 Jul 2020
Mensajes
683
Calificaciones
3.419
Quiso facturar el cadáver de un niño
Otros de los sucesos más espeluznantes que se han vivido en Galicia tuvo lugar en el año 1992. Pilar Mazaira Álvarez, una mujer de 50 años, mató al niño Pablo Rodríguez, de 12 años de edad, en la ciudad de A Coruña. El asesinato tenía lugar cuando esta mujer estranguló al hijo de un matrimonio amigo. Posteriormente, metió el cadáver del menor en una maleta y llegó a facturarlo a Madrid.
El cadáver fue descubierto en el interior de la misma maleta y Pilar Mazaira fue juzgada por ese crimen horrible. Aunque el tribunal consideró que cometió el acto en un momento de enajenación mental transitoria, fue condenada a veinte años de cárcel. Pilar Mazaira, que ingresó en prisión el 22 de mayo de ese mismo año, reconoció ser la autora del crimen pero, sin embargo, negó que hubiera habido motivos sexuales para llevar a cabo su terrible acción.
Los tribunales también ordenaron que Pilar Mazaira se sometiera a tratamiento psiquiátrico.


Pues ésta sale en año y medio de la cárcel, en el 2022.
 
Registrado
3 Jul 2013
Mensajes
158
Calificaciones
1.605
Porque la gran mayoría no matan a nadie ni hacen daño. Por cada 3/4 que salen en la tele cuántos creéis que hay diagnosticados en España?
Que uno mate escandaliza mucho, pero detrás hay miles y miles que no son violentos. Años en una unidad de agudos y nunca me he encontrado a ningún paciente que haya matado, y ahí se hospitalizan los más graves en su peor momento.
Cito a una prima,por no alargar mucho las citas,pero es que este asunto es muy complejo.
Tan complejo como la víctima y el victimario son familia.
Nos influencian mucho las tertulias de la televisión y creo que el modo de pensar que se tiene en la sociedad es influenciado por la creación de polémica y contenido para los programas.

Hay 3 cosas que me gustaría remarcar:
La salud mental,la asistencia en los enfermos de la salud mental:la familia y por último la vida con un enfermo mental.
Todo esto está unido y no puedo estar de acuerdo con quien cree que los abuelos o los padres o la familia no lo vieron venir.
La ansiedad,la depresión,la angustia están dentro de las patologías más comunes y le puede pasar a cualquiera,pero también pueden brotar esquizofrenias y otros trastornos.
Lamentablemente,como decía otra prima,no hay soporte institucional y todo recae en la familia. Y cada familia lo hace como buenamente puede porque en muchas,ni siquiera hay estudios ni capacidad de reacción.*
Esto último,es mi experiencia personal,más bien la historia de mi tío Diego,un hombre llamado el loco del pueblo,más tarde diagnosticado con esquizofrenia. También en Galicia,de estrato socioeconómico más bien bajo,y con vecinos también muy elementales: se metían con él y recibían.
Recibían en mi opinión ,por meterse con él.
Yo,de adolescente,llegué a gritar a algún a-normal que a ver quién era el subnormal para meterse con él,que lo dejarán tranquilo,que él no se metía con nadie.
Era el hombre más cariñoso y emocional,junto a mi padre que he conocido.
Me daba unos abrazos que me juntaban pecho con espalda mientras me levantaba los pies del suelo....
Cuando murieron mis abuelos,le internaron en un centro,allí en Galicia...a mí no me gustaba ir ,nadiña...mi tío que era libre,la libertad,el aire en persona...allí encerrado....
Cada vez que nos veía reía y lloraba todo en uno..Era todo intensidad.Un día estando yo en Italia,recibí un mensaje de pésame: otro interno había matado a mi tío con una botella,ciscándole la masa cerebral...tal cual ...porque el otro decía que le iba a quitar a la novia ...y no había tal novia.
No salió en las noticias,qué iba a salir,un enfermo mental matando a otro....
Ahora que me doy cuenta,que al que le mató desapareció de mi vida el día que terminó el juicio,juicio celebrado 15 días después de enterrar a mi padre....
Creo que perdoné automáticamente a ese hombre y recuerdo que mi familia pidió que no se le internase en un centro penitenciario normal,que esta persona necesitaba asistencia psiquiatrica.

Lo perdoné porque no entendía lo que hacía pero mató a mi tío y me privó para siempre de sus mimos(para él siempre fui su preferida),de sus colos y su ternura.No he conocido a nadie con tanto fondo emocional: de ahí sus desequilibrios.

Después de contaros mi historia,de por qué siento y pienso como lo hago,terminaré con una fundamentación jurídica.
Una persona cuerda sabe lo que hace y es imputable en derecho penal porque distingue el bien del mal, básicamente.Pero la enajenación mental,las esquizofrenias e incluso el uso de estupefacientes suponen un perjuicio parcial o total en el discernimiento.
De ahí que se puedan aplicarse atenuantes e incluso determinar si son imputables o no.

Yo,como familiar de enfermo mental,creo que no existe cobertura suficiente para las familias,que además cuesta un dinero y la asistencia a veces es mala de carallo...
Se intenta tener lo máximo en la familia hasta que ya no se puede,al menos en la mía y en muchas familias gallegas que conozco fue así.Yo estuve con mi tío si se le hubiera pasado por la cabeza hacerme eso...no creo que fuera la parte que yo conocí llena de amor ....
La madre del niño,pues es hermana del asesino,y es una tragedia familiar...no sé cómo explicarlo mejor...Creo que cada uno hace lo mejor que puede.

Otra cosa que quería apuntar: la pandemia y el confinamiento está llevando a la gente a trastornos límites...ayer,hablando con varios médicos apuntaban a que no habían recetado tanto ansiolítico en 40 años de carrera ,alguno está a punto de jubilarse.

Este chico,se volvió tras el confinamiento,y el padre del niño abrió la puerta pensando que se estaba autolesionando....pobrecitos el tío y el sobrino...una persona cuerda no hace eso...

Pensemos que somos personas,que nos puede pasar a cualquiera...y,que saber qué hacer es muy complicado,así que los primeros que sufren las consecuencias ,convirtiéndose en sus víctimas son los propios familiares.

*Aún recuerdo la risa de mi tío,el niño más grande con el que jugué.Es pensar en él y sentir amor.Siempre he pensado que si hubiera sido "normal"no me hubiera abrazado ni querido de esa" sin mesura".Me duele tanto no haberme podido despedir...de hecho, cuando vuelvo a Galicia,tengo la sensación de encontrarlo en cualquier momento...Me siento orgullosa de ser "a sobriña do Diego".

Siento el tocho,en Septiembre,no pude escribir porque me tocaba mucho esta historia. Esta es la mía y desde la humanidad tengo la opinión que tengo.