Un comisario pide detener a Villarejo, imputar al nº 1 de la Policía y registrar la casa de Inda

F

francotiradora

Guest
POR EL CASO DEL 'PEQUEÑO NICOLÁS'

Francisco Nicolás. (Foto: EFE)



En un escrito, al que ha tenido acceso OKDIARIO, el comisario Marcelino Martín Blasha solicitado la imputación de 13 personas en total y la detención de tres, entre ellas, su colega el comisario José Villarejo, en relación a la investigación de la “grabación ilegal” en el marco de la ‘Operación Nicolay’.


En esta pieza se investiga la “grabación ilegal” que se realizó de una reunión secreta el 20 de octubre de 2014 entre el comisario Martín Blas, otro inspector de Asuntos Internos y dos agentes del CNI. Los cuatro se reunieron para hablar del caso del ‘pequeño Nicolás’ y al parecer fueron grabados a través del móvil del comisario.

Tras realizarse esta supuesta grabación, algunos medios de comunicación mencionaron la “supuesta manipulación de pruebas” o “creación de pruebas falsas” en el caso del ‘pequeño Nicolás’. En un extenso informe presentado el 20 de mayo ante el Juzgado, el comisario Martín Blas en nombre de la Comisión Judicial de la Policía Nacional pedía la imputación de un total de 13 personas, entre ellas, el periodista y director de OKDIARIO Eduardo Inda.


También pedía la imputación del propio Francisco Nicolás, el comisario José Villarejo,Gemma Alcalá, los periodistas Carlos Mier, Daniel Montero, Manuel Rico, Sandra Fernández y Esteban Urreiztieta.

Entre los mandos policiales que el comisario pedía que fueran investigados se encuentran el comisario Eugenio Pino, el inspector José Ángel Fuentes Gago y el comisario Enrique García Castaño. Sobre los tres, se pide que se analicen sus cuentas de correo electrónico.

Por último, también se instaba a la imputación del director de Producciones Mandarina, Pedro Antonio Revalderia, y del presidente de esta productora, Santiago Botello. Para el comisario Villarejo, Gemma Alcalá y Carlos Mier pedía además su detención.

En el escrito también se solicitaba la entrada y registro con “uso de la fuerza” si fuera necesario en los domicilios y empresas u oficinas de la mayoría de los citados anteriormente para incautar todo tipo de dispositivos electrónicos en su poder.
 

Registrado
18 Mar 2012
Mensajes
2.029
Calificaciones
11.665
Seguimos con Villarejo y la gentuza que trabajó para el franquismo y "la democracia" no depuró, sino que ascendió.

---------------

El fiscal se opone a una investigación sobre presunta corrupción policial
El ministerio público rechaza citar a 14 investigados, entre ellos el comisario Villarejo
20
Guardar
JAVIER AYUSO
Madrid 17 JUN 2016 - 09:27 CEST
Ampliar foto
El ministro Jorge Fernández Díaz e Ignacio Cosidó. PACO PUENTES
Podemos quiere que declare el comisario Villajero por el ‘caso espías’

La Fiscalía de Madrid se ha opuesto, mediante un escrito al Juzgado de Instrucción 2 de la capital, a la petición de la comisión judicial de la Policía Nacional que instruye el llamado caso Nicolay de citar como investigados a un total de 14 personas acusadas de revelación de secretos, encubrimiento y otros delitos contra la Administración de Justicia. Entre ellos figura el comisario José Manuel Villarejo Pérez (al que se acusa también de organización criminal), su actual pareja, Gemma Isabel Alcalá Garcés, y otros tres policías. El resto son periodistas de distintos medios de comunicación.

El fiscal Alfonso San Román, que ha ido recibiendo información puntual de los trabajos de la comisión judicial durante año y medio, se opone ahora a las diligencias de actuación propuestas por el investigador, que considera desproporcionadas con los hechos investigados. Mantiene la declaración como imputado del periodista de Información Sensible Carlos Mier Fernández. “Si aporta datos relevantes para la investigación, ésta podrá continuar”, dice el fiscal.

Las actuaciones solicitadas se refieren a registros en domicilios y oficinas, toma de declaración en calidad de investigados y, en algunos casos, la detención e incomunicación durante la práctica de diligencias. Los investigados en el caso Nicolay son el citado Carlos Mier, el comisario Villarejo y su actual pareja, los comisarios Eugenio Pino Sánchez, José Ángel Fuentes Gago y Enrique García Castaño; los periodistas Daniel Montero, Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta y Manuel Rico; y los directivos de la productora Mandarina Pedro Antonio Revaldeira, Santiago Botello y Sandra María Fernández; además de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, El pequeño Nicolás.

La investigación corresponde a una pieza separada del procedimiento contra El pequeño Nicolás, acusado de estafa, falsificación documental y revelación de secretos. Según el sumario, que consta de cuatro tomos y más de 1.700 folios, el 20 de octubre de 2014 se produjo una grabación ilegal de una conversación entre tres policías y dos miembros del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que luego fue manipulada, distribuida y divulgada con la clara intención de anular el procedimiento.

VILLAREJO Y LOS PERIODISTAS[/paste:font]
El comisario Villarejo siempre ha mantenido una relación muy intensa con los medios de comunicación. En la profesión todo el mundo conoce a los periodistas más cercanos al policía. Un grupo que, al final, siempre acaba defendiéndole cuando vienen mal dadas. Además, José Manuel Villarejo controla accionarialmente el diario digital Información sensible,en el que trabaja su actual pareja, Gemma Isabel Alcalá Garcés. Suele utilizar este medio para ajustar cuentas con quien no está de su lado.

Últimamente, el polémico policía ha intensificado sus contactos con la prensa. Y ha elegido interlocutores al más alto nivel. Se le ha visto con el editor de El Español, Pedro J. Ramírez y, recientemente, con algunos de los responsables del grupo Atresmedia. El martes 17 de mayo, el comisario Villarejo almorzaba en un conocido restaurante del barrio de Salamanca, entre otros, con el presidente de La Razón, Mauricio Casals, y con el director de La Sexta, Antonio García Ferreras, según reconocieron ambos a EL PAÍS.

Lo que no se sabe es si en esos encuentros actuaba como policía, buscaba protección frente a la investigación que hay en curso sobre él, o hacía gestiones como empresario privado de alguna de las 12 sociedades que mantiene activas en la actualidad. Alguna de ellas se dedica a la investigación privada.

En el sumario del caso Nicolay queda patente su intensa actividad informativa, por las llamadas desde varios de sus teléfonos móviles a algunos de los periodistas investigados.

Aplicación dañina
El informe explica cómo la grabación se produjo a través de un canal telefónico, mediante la instalación en el móvil del por entonces comisario jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, de una aplicación dañina que permite utilizar las funciones del teléfono en remoto sin que lo perciba el usuario. Presuntamente, fue el periodista Carlos Mier el que activó la aplicación y grabó la conversación, mediante una llamada al móvil de Martín Blas.

Según los rastreos, esa llamada se produjo desde el municipio madrileño de Boadilla del Monte (allí tiene su domicilio el comisario Villarejo). En las diligencias previas, se intenta demostrar que Mier, Villarejo y su pareja actuaron de forma coordinada y utilizaron
el periódico digital Información Sensible para divulgar un cúmulo de informaciones destinadas a boicotear el procedimiento.


El fiscal pone en duda la vinculación societaria entre Información Sensible y Gemma Alcalá, pese a que en el sumario se detalla el entramado de sociedades de Villarejo y Alcalá. EL PAÍS documentó en 2015 toda la trama de empresas del comisario: un total de 40 sociedades en los últimos 30 años, de las que al menos 12 siguen activas con un capital superior a los 16 millones de euros.

La comisión judicial solicita también la declaración de los otros periodistas citados y de los ejecutivos de Mandarina, a los que se acusa de haber participado en la estrategia para revelación de secretos, respecto a la cinta grabada de forma ilegal. El fiscal lo considera improcedente, porque “su actuación se podría haber visto amparada por el derecho a la información”.

Respecto a los tres comisarios acusados, el informe detalla varias reuniones celebradas en el despacho del DAO en las que participó el propio Villarejo, a sabiendas de que estaba siendo investigado y en las que pidieron explicaciones a los policías que ayudaban en la instrucción.

Connivencia
El informe señala que “en el transcurso de la investigación se ha podido constatar, al acreditar una actuación coordinada, que tenían un objetivo claro, acabar con la instrucción del procedimiento, obstaculizando así su correcto funcionamiento”. Añade que ha habido “intromisión del DAO en la investigación, así como dificultades y obstáculos”.

Se detalla una operativa presuntamente corrupta y se afirma que “existe una connivencia entre la Dirección Adjunta Operativa y el comisario Villarejo Pérez, con el único interés de proteger a este comisario policial dándole cobertura institucional en sus actuaciones, varias de ellas ilícitas e irregulares”. El fiscal considera que ello “desborda el ámbito de investigación de esta causa judicial”.

El informe se refiere a innumerables llamadas de los periodistas a los cuatro policías en los momentos álgidos de la distribución de la grabación ilegal y alguna reunión en las oficinas de las empresas de Villarejo en la Torre Picasso de Madrid.

INTENTO DE APARTAR DEL CASO AL JEFE DE ASUNTOS INTERNOS
En el amplio y detallado informe elaborado por la comisión judicial, el inspector jefe del grupo 9 de la Unidad de Asuntos Internos (que firma como CP 111.487), señala que en varias ocasiones recibió llamadas de Eugenio Pino, director adjunto operativo (DAO), y de personas de su entorno para interesarse por la investigación y aconsejarle que no siguiera adelante. En una reunión en el despacho de Pino, el 17 de diciembre de 2014, en la que se encontraba también el comisario Villarejo, Pino le llegó a decir “de esto no se dice nada a Marcelino”, refiriéndose a Martín-Blas, jefe de la Unidad de Asuntos Internos.

Tras varios enfrentamientos entre este y José Manuel Villarejo, el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, relevó el 27 de marzo de 2015 a Martín-Blas, manteniendo a Villarejo en su puesto. Una destitución que fue adelantada por Información sensible (controlado por el polémico policía y su pareja) varias semanas antes de que se produjera. De esta forma, quedaba fuera de la investigación.

Sin embargo, el magistrado del Juzgado de Instrucción número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, le designó como jefe comisario principal de la comisión judicial que ayuda al juez en la instrucción del caso. Zamarriego, que ha tenido que luchar contra viento y marea para sacar adelante el procedimiento, prohibió a Martín-Blas informar a sus superiores de la marcha de la investigación.

El fiscal Alfonso San Román también había apoyado la investigación desde que se iniciara a finales de 2014. La comisión judicial le ha ido informando puntualmente de todos sus avances. Tras recibir hace unas semanas los más de 500 folios de diligencias previas, San Román se ha mostrado más cauto y ha optado por oponerse a las actuaciones propuestas.

En su escrito, el fiscal deja abierta una puerta, al afirmar que “no considera que existan indicios de entidad suficiente como para dirigir la investigación contra el comisario Sr. Villarejo, sin perjuicio de lo que pueda resultar una vez practicada la declaración del Sr. Mier Fernández”. Esta declaración se tenía que haber producido el pasado miércoles, pero fue aplazada sin fecha ante la petición del periodista de contar con tiempo pasa estudiar el caso. Será entonces cuando el fiscal decida si se sigue adelante o no con las diligencias solicitadas.

Tanto Eugenio Pino como José Manuel Villarejo se jubilarán en los próximos días o semanas al cumplir 65 años.

---------------------

Por cierto, el artículo está firmado por Ayuso, ex-portavoz de Campechano's House. Ahora, es especialista en CNI. ¿Lo ha aprendido en Campechano's Village?
Javier Ayuso, de portavoz de Casa Real a periodista estrella de ‘El País’ especializado en el CNI
http://prnoticias.com/prensa/201394...a-estrella-de-el-pais-especializado-en-el-cni
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
47.644
Calificaciones
76.522
Ubicación
227
La investigación del complot para salvar al comisario Villarejo alcanza al número dos de Interior
Villarejo y Francisco Martínez hablaron 16 minutos por móvil mientras era registrada la casa del Pequeño Nicolás y aparecían notas sobre el comisario

Los investigadores confieren "especial atención", entre más llamadas, a las dos del agente 'especial' al secretario de Estado el día de la detención del joven

José Manuel Villarejo ha sido condecorado por su implicación en las maniobras policiales contra el proceso soberanista en Cataluña

Pedro Águeda

18/06/2016 - 10:55h


El secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, pasa revista a la Policía

MÁS INFO
El complot policial que denuncian los investigadores del Pequeño Nicolás para sabotear el caso y proteger al comisario José Manuel Villarejo alcanza al número dos del Ministerio del Interior. El análisis del tráfico de llamadas revela la comunicación que mantuvieron los mandos policiales presuntamente implicados con el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, en momentos clave de la treta.

A juicio de los investigadores, los contactos más comprometedores para el responsable de la Seguridad del Estado se producen el mismo día de la detención de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el 14 de octubre de 2014. Francisco Martínez utiliza su teléfono móvil para hablar con el comisario Villarejo mientras el joven está en los calabozos de la Policía y los agentes registran su domicilio.


El supuesto agente encubierto nunca fue parte de la investigación del caso sino que ha sido objeto de la misma. Nicolás lo mencionó en su declaración ante la Unidad de Asuntos Internos (UAI) y en el registro se encontraron anotaciones sobre el policía y un supuesto encuentro con el joven. La tesis de los investigadores que trabajan a las órdenes directas del juez es que el número dos del Cuerpo, Eugenio Pino, en connivencia con Villarejo y otros mandos, maniobró para tumbar el caso por medio de una grabación ilegal hecha a tres policías investigadores y dos agentes del CNI.

Son los propios policías de Asuntos Internos quienes ponen el foco sobre las llamadas entre el secretario de Estado y el comisario. “Se significa que desde la detención de Francisco Nicolás hasta la primera publicación que aparece en los medios de comunicación, el comisario Villarejo Pérez realiza y recibe numerosas llamadas desde su teléfono 619.xxx.xxx a teléfonos oficiales, llamando especial atención dos llamadas el día de la detención de Francisco Nicolás, día 14/10/2014, con el secretario de Estado de Seguridad D. Francisco Martínez Vázquez”, recoge el informe policial en poder del juez Arturo Zamarriego.

Esa “primera publicación” sobre el Pequeño Nicolás aparece en el medio que controlan Villarejo y su pareja, informacionsensible.com. En la información se revela la existencia del joven, su detención y los motivos de la misma. El joven todavía estaba entre rejas, incomunicado. Solo los investigadores de Asuntos Internos, autores también del informe que denuncia el complot, y la cúpula policial y del Ministerio conocían los hechos.

El informe policial sobre el presunto complot realiza un trayecto por las informaciones que publica informacionsensible.com, a las que se van sumando otros medios, y cómo derivan en un ataque a Asuntos Internos, el CNI y a una desacreditación de la investigación. Siempre con datos que solo podían salir de la cúpula policial y del Ministerio del Interior.

Fuentes del Ministerio del Interior destacan que el número que aparece en el sumario está a nombre del Ministerio y no de Francisco Martínez. eldiario.es, por su parte, ha podido comprobar que es el número que utiliza el secretario de Estado de Seguridad. Las fuentes consultadas añaden que, en cualquier caso, se trataría de llamadas entre las "muchísimas" que Martínez mantiene con mandos policiales a diario y evitan hacer más comentarios debido a que es un asunto que "se encuentra judicializado".

Más de 20 minutos hablando
Francisco Nicolás Gómez Iglesias fue detenido el 14 de octubre de 2014 a las 9:45 horas en la calle Zurbano de Madrid, por una pareja de agentes de Asuntos Internos, y conducido a dependencias policiales. Ese mismo día, a las 14:19 horas, el comisario, que se califica como "agente encubierto", marca el número de móvil del secretario de Estado y hablan 6 minutos y 45 segundos. A las 17:00 horas, los investigadores piden al juez permiso para registrar el domicilio del Pequeño Nicolás. Cuando están dentro de la casa, donde aparecen notas sobre Villarejo, el comisario vuelve a llamar al responsable de la seguridad del Estado. Esta vez la conversación se prolonga 16 minutos y 49 segundos.

Los contactos telefónicos entre el número dos de Interior y Villarejo han sido descubiertos en el marco de una pieza separada sobre la grabación ilegal a los policías y los agentes del CNI. Los policías de Asuntos Internos fueron autorizados en 2015 a recabar de las compañías telefónicas los metadatos de las llamadas realizadas y recibidas por los investigados entre el día de la detención de Nicolás, el 14 de octubre de 2014, y el 24 de diciembre siguiente. Por eso han podido informar al juez de quién habla con quién y desde dónde entre esas fechas, pero no pueden conocer el contenido de las conversaciones. En el mes analizado, y solo a través de su teléfono móvil, el secretario de Estado habla en trece ocasiones con Villarejo y con el también acusado de participar en el complot Enrique García Castaño.

El comisario Villarejo ha sido defendido por el Ministerio del Interior cuando se ha visto afectado por diversas polémicas. El País publicó que el comisario acumula un patrimonio millonario y el ministro Fernández Díaz salió a defender sus servicios secretos contra el crimen organizado y el terrorismo. También ocurrió algo similar cuando apareció en los medios el extracto de una conversación grabada a Ignacio González en la que participaba Villarejo.

Interior se vió obligado a abrir sendas investigaciones internas que encargó a un subordinado del comisario, el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, quien propuso el archivo de ambas. Fuentes Gago también es señalado en el complot para tumbar la investigación al Pequeño Nicolás y en el informe policial se da cuenta de un contacto continuo con Villarejo y el resto de presuntos implicados.

En marzo de 2015, eldiario.es reveló que había sido condecorado con una medalla remunerada por su participación en las investigaciones selectivas de la Policía, sin control judicial, a políticos favorables a la independencia de Cataluña. Por otra parte, el comisario es señalado por una doctora de Madrid como el hombre que le pinchó por encargo del empresario Javier López Madrid. La causa está archivada en primera instancia después de que los servicios centrales de la Policía presentaran unos informes que señalan a la mujer por la acosadora de López Madrid y exculpan a Villarejo. La defensa de la doctora considera esos informes son otro montaje policial.

Los investigadores sostienen que los entonces periodistas de El Mundo Eduardo Inda y Esteban Uzteirrieta entregaron la grabación ilegal al Pequeño Nicolás por indicación de la cúpula de Interior. El joven podría utilizarla para solicitar una supuesta nulidad de la causa y los informadores, a cambio, tendrían una entrevista en exclusiva con el por entonces personaje más demandado mediáticamente. El 17 de noviembre, los periodistas ya tenían la cinta en su poder, según estas mismas conclusiones.

El día anterior, 16 de noviembre, el secretario de Estado telefonea en dos ocasiones al comisario Villarejo y una tercera a García Castaño, jefe de una unidad antiterrorista. Cinco días después, el mismo día que informaciónsensible.com publica, otra vez en exclusiva, que existe la grabación, el secretario de Estado habla una vez con Villarejo y éste le telefonea en dos ocasiones.

Petición de imputaciones
Los policías a las órdenes del juez Arturo Zamarriego le pidieron el mes pasado detener a Villarejo; su pareja, Gemma Alcalá; y a un periodista que trabajó a las órdenes de ambos en el medio que controlan. También solicitan la imputación del director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino, y de otra serie de mandos policiales y periodistas, hasta 14 personas en total. Pero en esa lista no figura el secretario de Estado de Seguridad. Ante la oposición del fiscal a casi todas las peticiones de los agentes, el juez solo ha citado, de momento, al periodista Carlos Mier, presunto autor de la grabación ilegal.

El instructor de las diligencias considera “otra fecha clave” el 17 de diciembre de 2014. Ese día es llamado al despacho del número dos de la Policía, Eugenio Pino, para que en presencia tres policías, dos de ellos los también acusados García Castaño y José Ángel Fuentes Gago, explique si está investigando en el caso del Pequeño Nicolás al comisario Villarejo, que sorprendentemente también se encuentra presente.

El policía escribe: “Es una situación completamente irregular y coercitiva el someter ante sus superiores al instructor policial de una investigación judicializada para que confiese si está investigando a alguno de ellos, máximo cuando se realiza a escondidas y bajo la prohibición de informar a su superior jerárquico orgánico (el jefe de Asuntos Internos) y cuando parte de la investigación se encuentra bajo secreto de actuaciones”. El día antes de esa reunión, Francisco Martínez había telefoneado en tres ocasiones a dos de los presentes en aquella “coacción” al investigador, el comisario Villarejo y una tercera a Enrique García Castaño.

http://www.eldiario.es/politica/investigacion-policial-comisario-Villarejo-Interior_0_527748076.html


Me acuerdo ahora de....
 
Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.148
Calificaciones
117.015
Ya a nadie extraña que la CASTUZA no quiera que gane UP. Limpiar la mier** que hay dentro llevará años y a muchos a la cárcel.
* Normal que FG haga ese comentario, conocemos como defendió el Estado de Derecho, CON CAL VIVA

 

Registrado
24 Feb 2015
Mensajes
14.259
Calificaciones
67.468
Vamos a contar mentiras, tralarí; vamos a contar mentiras, tralará... El hit de este foro, jajajajajaja.

Este tipejo es un sinvergüenza del que abjuran hasta los propios policías y sindicatos policiales de los más representativos. No me extraña nada la parcialidad que se ve por aquí dada la especialización en defensa de la basura que se practica por estos pagos.

Martín Blas tenía controlados los móviles de Inda, Urreiztieta, el comisario Villarejo y su mujer
El comisario Marcelino Martín Blas solicitó al juez registrar la ubicación de los teléfonos móviles del director de OKDIARIO, Eduardo Inda, el periodista Esteban Urreiztieta, el comisario José Villarejo, su esposa Gemma Alcalá y Francisco Nicolás.

Esta diligencia se produjo en el marco de la investigación de la “grabación ilegal”derivada de la “Operación Nicolay”. Dicha grabación se habría realizado durante el encuentro secreto que mantuvo Martín Blas con otro inspector de Policía y dos agentes del CNI. En esta reunión, presuntamente se habría mencionado la fabricación de “pruebas falsas” en el caso del “Pequeño Nicolás”.

Según consta en el informe de la Comisión Judicial de la Policía Nacional, elaborado por Martín Blas y otro inspector, se llegó a determinar la ubicación de Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta, el comisario Villarejo, su esposa Gemma Alcalá y Francisco Nicolás en varios días claves de la investigación. Para lograr este objetivo, se reclamó la información de las antenas telefónicas que registraron sus llamadas de móviles.

Dicho informe desvelado por este diario fue presentado ante el Juzgado de Instrucción nº 2 de Madrid el pasado 20 de mayo e incluye mapas, las direcciones exactas y los “recorridos” de los teléfonos móviles de los cinco mencionados. Martín Blas también pedía la imputación de un total de 14 personas y la detención de tres de ellas. Además, solicitaba la entrada y registro en sus domicilios y oficinas con “uso de la fuerza si fuera necesario”, así como la incautación de sus aparatos electrónico y móviles.

El fiscal del caso se opuso a la mayoría de las diligencias solicitadas por Martín Blas señalando en un escrito que “superan el ámbito de lo que verdaderamente constituye el objeto del proceso, entran en la naturaleza de las llamadas diligencias ‘prospectivas’ igualmente inadmisibles” para el Ministerio Fiscal. Añadía que estas peticiones eran “totalmente rechazables” por su “desproporción”, por “ser intrusivas”y por “atentar contra la consolidación de los derechos fundamentales y garantías en un Estado de Derecho”.

Este mismo jueves, los sindicatos policiales Unión Federal de la Policía (UFP) y el Sindicato Profesional de la Policía (SPP) han pedido al Ministerio del Interior la apertura de un expediente disciplinario al comisario Marcelino Martín Blas por su “vendetta personal” contra Eugenio Pino, Comisario-DAO (Director Adjunto Operativo) de la Policía Nacional. Recordamos que en el citado informe, Martín Blas también pedía que Eugenio Pino, el comisario Enrique García Castaño y el inspector el inspector, José Ángel Fuentes Gago, fueran investigados.

http://okdiario.com/investigacion/2...-urreiztieta-comisario-villarejo-mujer-214650
 
Registrado
2 Abr 2013
Mensajes
6.334
Calificaciones
50.052
Menuda mafia.
El dia que salga toda la :poop:, que espero sea pronto, vamos a alucinar.
Y ni aun asi saldremos a protestar....