Un amigo del Rey Felipe, nuevo jefe de la Guardia Real


Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.109
Calificaciones
66.549
HEMEROTECA

EL REY SOLDADO
Felipe de Borbón: Operación Antártida
El compromiso de boda con Letizia Ortiz impidió al actual Rey completar su amplia formación militar con alguna experiencia en misiones internacionales. El Plan era que mandara la misión en el continente helado. Así es Felipe de Borbón, el militar, a ojos de sus compañeros

Elsa S. Vejo | J. Vidal
29/06/2014 | 21:38 h.
Felipe de Borbón Felipe VI Antártida Ejército Letizia

2014062919050581828.jpg

El Rey Felipe VI cuando aún no era Capitán General de las Fuerzas Armadas. Foto de archivo. GTRES
El Rey Felipe VI es Capitán General de la Fuerzas Armadas, tiene una amplia formación militar, pero adolece de algo que tienen casi todos sus compañeros de promoción: experiencia en misiones internacionales. Sin embargo, el Ejército de Tierra dispuso de un plan para solucionar este pequeño borrón en el expediente de quien en 2003, fecha del plan, era el comandante Borbón. Su misión estaba en la Antártida.

En 2003 España estaba inmersa en varios escenarios, alguno de ellos francamente antipático para la opinión pública: Irak, Afganistán, Kosovo y Bosnia. Ninguno de ellos era oportuno para la presencia en misión del entonces Príncipe de Asturias, que además no podía estar ausente del país demasiado tiempo por su condición de heredero de la Corona. Pero entonces un miembro militar de la comunidad Antártica pensó en la pequeña base Gabriel de Castilla, situada en el continente helado.

El noviazgo y compromiso de boda de Felipe de Borbón con Letizia Ortiz convirtió el sueño de ver al Príncipe mandando en una misión antártica, en un imposible

“El mando en aquella base corresponde a un comandante, que era el empleo que tenia entonces el príncipe”, explica a estrelladigital.es un oficial que estuvo al tanto de aquel proyecto. “No era oportuno que el Príncipe tuviera alguien por encima, y en la Antártida él iba a ser el comandante en jefe de la misión”. Había otra ventaja no menos importante. La rotación en aquella misión era breve y permitía que Felipe de Borbón estuviera sólo unas semanas alejado de su agenda política y social de Príncipe de Asturias. El gran beneficio para la Casa Real era que Felipe de Borbón lograba aún más legitimidad ante las Fuerzas Armadas que un día iba a mandar, prestigio, y además ligado a una misión blanca, no solo en el sentido literal del lugar helado donde se iba a realizar.

Sin embargo, la propuesta del Ejército de Tierra chocó con una realidad que parecía más un ciclón. El noviazgo y compromiso de boda de Felipe de Borbón con Letizia Ortiz convirtió el sueño de ver al Príncipe mandando en una misión antártica, en un imposible. Una operación, que sin duda hubiera supuesto el broche de oro a una carrera militar que arrancó el 29 de mayo de 1977. Aquel significativo día de las Fuerzas Armadas en el que Don Felipe protagonizó su primer acto militar. Tenía sólo nueve años cuando se puso el uniforme reglamentario para alistarse como soldado de honor en el Regimiento de Infantería "Inmemorial del Rey" Nº 1, unidad donde tradicionalmente sientan plaza los Príncipes de Asturias como soldados del Ejército español y que da guarnicion al Cuartel General del Ejército en Madrid.

El cadete Borbón

Una carrera que no se convertiría en oficial y profesional hasta septiembre de 1985, cuando el actual Rey ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza. Entonces ya tenía 17 años y acababa de terminar sus estudios preuniversitarios en el Lakefield College School de Toronto, en Canadá. Treinta días de campamento, probablemente la parte más dura del entrenamiento físico de los cadetes -donde los madrugones y las limpiezas constantes de equipo embarrado formaban parte de su día a día-, jura de bandera el 12 de octubre y se enganchó al segundo curso completo de la Academia General, es decir, con la promoción de 1984.

Ellos serían sus compañeros durante su formación militar. Le aventajaban en un año de formación, pero para él se hizo un plan de estudios adaptado a las necesidades de su cargo, puesto que él nunca sería un oficial de las Fuerzas Armadas en activo. "Nosotros teníamos unas asignaturas de ciencias que por supuesto él no podía seguir empezando en segundo ya. Le hubiera costado, como a cualquiera. Así que mientras nosotros las cursábamos, él realizaba asignaturas de primero que probablemente consideraran útiles para su formación", recuerda uno de sus compañeros a ESTRELLA DIGITAL. "Además, creo recordar que él tenía una camareta individual como el resto de nosotros, aunque con una sala anexionada a mayores donde recibía visitas institucionales", explica la misma fuente. Pero por el resto, era uno más.

"Esto era como un Gran Hermano. Nosotros vivíamos, dormíamos, comíamos y trabajábamos juntos cinco días a la semana, 52 semanas al año"

La relación con sus compañeros de promoción desde el principio fue muy cercana y natural. "Ten en cuenta que esto es como un Gran Hermano. Nosotros vivíamos, dormíamos, comíamos y trabajábamos juntos cinco días a la semana, 52 semanas al año. Formábamos parte de la misma sección, éramos veintitantos, y todos estábamos muy unidos", relata uno de ellos. Además, en la Academia, el servicio de seguridad no tenía que estar todo el rato pegado a él, sólo cuando salía, así que eso le permitía estar más integrado en el grupo. "Delante de los mandos le dábamos el tratamiento de Príncipe, pero en la intimidad del cadete le tuteábamos", recuerda entre risas una de las fuentes consultadas.

En la vida cotidiana de la Academia, sus problemas, eran los del resto de sus compañeros: aprobar los exámenes igual que los demás. Sus dos metros de altura y su impecable práctica del esquí siguen siendo algunas de las características que más suelen salir a relucir en las conversaciones que surgen entre los compañeros de Su Majestad. "Los que éramos más bajos tenemos unas fotos con él que a veces nos da hasta vergüenza enseñar", reconoce entre carcajadas unos de ellos. Igual que con el esquí. "Era una maravilla verle practicar este deporte". Durante el periodo de montaña que les tocó vivir, Don Felipe era uno de los mejores esquiadores de la sección. Tanto, que al final de las prácticas de esquí se celebró un concurso con los mejores de la promoción, y el actual Rey no faltó. "Creo recordar que estaba picado con otro cadete por demostrar quién era el mejor, y si mi memoria no falla, ambos se cayeron en el descenso y ganó un tercero", recuerda entre risas uno de los presentes.

La vida después de la Academia

Después de este curso en Zaragoza, Don Felipe se trasladó a Pontevedra, a la Escuela Naval Militar de Marín, y el año siguiente a Murcia, a la Academia General del Aire de San Javier. En julio de 1989 recibió los despachos de Teniente de Infantería, Alférez de Navío y Teniente del Arma de Aviación. Y a partir de ahí continuaría con su vida académica. Primero en la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Derecho. Y después en la Universidad de Georgetown, en Washington D.C, donde cursó un máster en Relaciones Internacionales. Pero nunca olvidó a sus compañeros de la academia militar. "Cuando coincidimos en alguna visita a unidades aún se acuerda perfectamente del nombre de todos nosotros", asegura uno de ellos.

Formaban un grupo bastante sólido y unido. Y como el resto de amigos de Felipe VI, opaco absolutamente a filtrar las actividades públicas del entonces heredero al trono. Siguen manteniendo trato, aunque según aseguran a este diario fuentes cercanas, menos cercano que antes de 2004. Su última gran presencia fue haciendo un pasillo de sables a la salida de la boda en la Catedral de La Almudena. Desde entonces, Felipe VI sí ha demostrado tenerles en su memoria todas las Navidades. "Todos los años nos manda una tarjeta de felicitación a todos los compañeros". E incluso a alguno de ellos lo sigue manteniendo cerca. El 'número 1' de la promoción, Eduardo Diz Monje, es el actual jefe del Estado Mayor de la Guardia Real.

http://www.estrelladigital.es/artic...operacion-antartida/20140629165333201998.html
 
Registrado
5 Oct 2006
Mensajes
10.633
Calificaciones
27.163
¡Si es que era un niño cuando se lió con la Ortiz! No le dió tiempo de ir ninguna misión, al pobre antes del almudenazo.

La realidad es que ha pasado toda su juventud sin hacer nada de fuste. Eso sí, que no falten las vacaciones de descanso despues de haberse estado rascando la tripa durante las dos semanas anteriores.

Creo que este tipo de artículos en vez de ser lavadora le dejan peor de lo que está.

Y se critica a los ingleses. Con un canto en los dientes nos daríamos,
 
Registrado
23 Nov 2013
Mensajes
10.110
Calificaciones
54.882
HEMEROTECA

EL REY SOLDADO
Felipe de Borbón: Operación Antártida
El compromiso de boda con Letizia Ortiz impidió al actual Rey completar su amplia formación militar con alguna experiencia en misiones internacionales. El Plan era que mandara la misión en el continente helado. Así es Felipe de Borbón, el militar, a ojos de sus compañeros

Elsa S. Vejo | J. Vidal
29/06/2014 | 21:38 h.
Felipe de Borbón Felipe VI Antártida Ejército Letizia

2014062919050581828.jpg

El Rey Felipe VI cuando aún no era Capitán General de las Fuerzas Armadas. Foto de archivo. GTRES
El Rey Felipe VI es Capitán General de la Fuerzas Armadas, tiene una amplia formación militar, pero adolece de algo que tienen casi todos sus compañeros de promoción: experiencia en misiones internacionales. Sin embargo, el Ejército de Tierra dispuso de un plan para solucionar este pequeño borrón en el expediente de quien en 2003, fecha del plan, era el comandante Borbón. Su misión estaba en la Antártida.

En 2003 España estaba inmersa en varios escenarios, alguno de ellos francamente antipático para la opinión pública: Irak, Afganistán, Kosovo y Bosnia. Ninguno de ellos era oportuno para la presencia en misión del entonces Príncipe de Asturias, que además no podía estar ausente del país demasiado tiempo por su condición de heredero de la Corona. Pero entonces un miembro militar de la comunidad Antártica pensó en la pequeña base Gabriel de Castilla, situada en el continente helado.

El noviazgo y compromiso de boda de Felipe de Borbón con Letizia Ortiz convirtió el sueño de ver al Príncipe mandando en una misión antártica, en un imposible

“El mando en aquella base corresponde a un comandante, que era el empleo que tenia entonces el príncipe”, explica a estrelladigital.es un oficial que estuvo al tanto de aquel proyecto. “No era oportuno que el Príncipe tuviera alguien por encima, y en la Antártida él iba a ser el comandante en jefe de la misión”. Había otra ventaja no menos importante. La rotación en aquella misión era breve y permitía que Felipe de Borbón estuviera sólo unas semanas alejado de su agenda política y social de Príncipe de Asturias. El gran beneficio para la Casa Real era que Felipe de Borbón lograba aún más legitimidad ante las Fuerzas Armadas que un día iba a mandar, prestigio, y además ligado a una misión blanca, no solo en el sentido literal del lugar helado donde se iba a realizar.

Sin embargo, la propuesta del Ejército de Tierra chocó con una realidad que parecía más un ciclón. El noviazgo y compromiso de boda de Felipe de Borbón con Letizia Ortiz convirtió el sueño de ver al Príncipe mandando en una misión antártica, en un imposible. Una operación, que sin duda hubiera supuesto el broche de oro a una carrera militar que arrancó el 29 de mayo de 1977. Aquel significativo día de las Fuerzas Armadas en el que Don Felipe protagonizó su primer acto militar. Tenía sólo nueve años cuando se puso el uniforme reglamentario para alistarse como soldado de honor en el Regimiento de Infantería "Inmemorial del Rey" Nº 1, unidad donde tradicionalmente sientan plaza los Príncipes de Asturias como soldados del Ejército español y que da guarnicion al Cuartel General del Ejército en Madrid.

El cadete Borbón

Una carrera que no se convertiría en oficial y profesional hasta septiembre de 1985, cuando el actual Rey ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza. Entonces ya tenía 17 años y acababa de terminar sus estudios preuniversitarios en el Lakefield College School de Toronto, en Canadá. Treinta días de campamento, probablemente la parte más dura del entrenamiento físico de los cadetes -donde los madrugones y las limpiezas constantes de equipo embarrado formaban parte de su día a día-, jura de bandera el 12 de octubre y se enganchó al segundo curso completo de la Academia General, es decir, con la promoción de 1984.

Ellos serían sus compañeros durante su formación militar. Le aventajaban en un año de formación, pero para él se hizo un plan de estudios adaptado a las necesidades de su cargo, puesto que él nunca sería un oficial de las Fuerzas Armadas en activo. "Nosotros teníamos unas asignaturas de ciencias que por supuesto él no podía seguir empezando en segundo ya. Le hubiera costado, como a cualquiera. Así que mientras nosotros las cursábamos, él realizaba asignaturas de primero que probablemente consideraran útiles para su formación", recuerda uno de sus compañeros a ESTRELLA DIGITAL. "Además, creo recordar que él tenía una camareta individual como el resto de nosotros, aunque con una sala anexionada a mayores donde recibía visitas institucionales", explica la misma fuente. Pero por el resto, era uno más.

"Esto era como un Gran Hermano. Nosotros vivíamos, dormíamos, comíamos y trabajábamos juntos cinco días a la semana, 52 semanas al año"

La relación con sus compañeros de promoción desde el principio fue muy cercana y natural. "Ten en cuenta que esto es como un Gran Hermano. Nosotros vivíamos, dormíamos, comíamos y trabajábamos juntos cinco días a la semana, 52 semanas al año. Formábamos parte de la misma sección, éramos veintitantos, y todos estábamos muy unidos", relata uno de ellos. Además, en la Academia, el servicio de seguridad no tenía que estar todo el rato pegado a él, sólo cuando salía, así que eso le permitía estar más integrado en el grupo. "Delante de los mandos le dábamos el tratamiento de Príncipe, pero en la intimidad del cadete le tuteábamos", recuerda entre risas una de las fuentes consultadas.

En la vida cotidiana de la Academia, sus problemas, eran los del resto de sus compañeros: aprobar los exámenes igual que los demás. Sus dos metros de altura y su impecable práctica del esquí siguen siendo algunas de las características que más suelen salir a relucir en las conversaciones que surgen entre los compañeros de Su Majestad. "Los que éramos más bajos tenemos unas fotos con él que a veces nos da hasta vergüenza enseñar", reconoce entre carcajadas unos de ellos. Igual que con el esquí. "Era una maravilla verle practicar este deporte". Durante el periodo de montaña que les tocó vivir, Don Felipe era uno de los mejores esquiadores de la sección. Tanto, que al final de las prácticas de esquí se celebró un concurso con los mejores de la promoción, y el actual Rey no faltó. "Creo recordar que estaba picado con otro cadete por demostrar quién era el mejor, y si mi memoria no falla, ambos se cayeron en el descenso y ganó un tercero", recuerda entre risas uno de los presentes.

La vida después de la Academia

Después de este curso en Zaragoza, Don Felipe se trasladó a Pontevedra, a la Escuela Naval Militar de Marín, y el año siguiente a Murcia, a la Academia General del Aire de San Javier. En julio de 1989 recibió los despachos de Teniente de Infantería, Alférez de Navío y Teniente del Arma de Aviación. Y a partir de ahí continuaría con su vida académica. Primero en la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Derecho. Y después en la Universidad de Georgetown, en Washington D.C, donde cursó un máster en Relaciones Internacionales. Pero nunca olvidó a sus compañeros de la academia militar. "Cuando coincidimos en alguna visita a unidades aún se acuerda perfectamente del nombre de todos nosotros", asegura uno de ellos.

Formaban un grupo bastante sólido y unido. Y como el resto de amigos de Felipe VI, opaco absolutamente a filtrar las actividades públicas del entonces heredero al trono. Siguen manteniendo trato, aunque según aseguran a este diario fuentes cercanas, menos cercano que antes de 2004. Su última gran presencia fue haciendo un pasillo de sables a la salida de la boda en la Catedral de La Almudena. Desde entonces, Felipe VI sí ha demostrado tenerles en su memoria todas las Navidades. "Todos los años nos manda una tarjeta de felicitación a todos los compañeros". E incluso a alguno de ellos lo sigue manteniendo cerca. El 'número 1' de la promoción, Eduardo Diz Monje, es el actual jefe del Estado Mayor de la Guardia Real.

http://www.estrelladigital.es/artic...operacion-antartida/20140629165333201998.html
¿y porque no se pospuso el almudenazo, porque tanta prisa?
 

Registrado
23 Jun 2015
Mensajes
6.741
Calificaciones
32.187
HEMEROTECA

EL REY SOLDADO
Felipe de Borbón: Operación Antártida
El compromiso de boda con Letizia Ortiz impidió al actual Rey completar su amplia formación militar con alguna experiencia en misiones internacionales. El Plan era que mandara la misión en el continente helado. Así es Felipe de Borbón, el militar, a ojos de sus compañeros

Elsa S. Vejo | J. Vidal
29/06/2014 | 21:38 h.
Felipe de Borbón Felipe VI Antártida Ejército Letizia

2014062919050581828.jpg

El Rey Felipe VI cuando aún no era Capitán General de las Fuerzas Armadas. Foto de archivo. GTRES
El Rey Felipe VI es Capitán General de la Fuerzas Armadas, tiene una amplia formación militar, pero adolece de algo que tienen casi todos sus compañeros de promoción: experiencia en misiones internacionales. Sin embargo, el Ejército de Tierra dispuso de un plan para solucionar este pequeño borrón en el expediente de quien en 2003, fecha del plan, era el comandante Borbón. Su misión estaba en la Antártida.

En 2003 España estaba inmersa en varios escenarios, alguno de ellos francamente antipático para la opinión pública: Irak, Afganistán, Kosovo y Bosnia. Ninguno de ellos era oportuno para la presencia en misión del entonces Príncipe de Asturias, que además no podía estar ausente del país demasiado tiempo por su condición de heredero de la Corona. Pero entonces un miembro militar de la comunidad Antártica pensó en la pequeña base Gabriel de Castilla, situada en el continente helado.

El noviazgo y compromiso de boda de Felipe de Borbón con Letizia Ortiz convirtió el sueño de ver al Príncipe mandando en una misión antártica, en un imposible

“El mando en aquella base corresponde a un comandante, que era el empleo que tenia entonces el príncipe”, explica a estrelladigital.es un oficial que estuvo al tanto de aquel proyecto. “No era oportuno que el Príncipe tuviera alguien por encima, y en la Antártida él iba a ser el comandante en jefe de la misión”. Había otra ventaja no menos importante. La rotación en aquella misión era breve y permitía que Felipe de Borbón estuviera sólo unas semanas alejado de su agenda política y social de Príncipe de Asturias. El gran beneficio para la Casa Real era que Felipe de Borbón lograba aún más legitimidad ante las Fuerzas Armadas que un día iba a mandar, prestigio, y además ligado a una misión blanca, no solo en el sentido literal del lugar helado donde se iba a realizar.

Sin embargo, la propuesta del Ejército de Tierra chocó con una realidad que parecía más un ciclón. El noviazgo y compromiso de boda de Felipe de Borbón con Letizia Ortiz convirtió el sueño de ver al Príncipe mandando en una misión antártica, en un imposible. Una operación, que sin duda hubiera supuesto el broche de oro a una carrera militar que arrancó el 29 de mayo de 1977. Aquel significativo día de las Fuerzas Armadas en el que Don Felipe protagonizó su primer acto militar. Tenía sólo nueve años cuando se puso el uniforme reglamentario para alistarse como soldado de honor en el Regimiento de Infantería "Inmemorial del Rey" Nº 1, unidad donde tradicionalmente sientan plaza los Príncipes de Asturias como soldados del Ejército español y que da guarnicion al Cuartel General del Ejército en Madrid.

El cadete Borbón

Una carrera que no se convertiría en oficial y profesional hasta septiembre de 1985, cuando el actual Rey ingresó en la Academia General Militar de Zaragoza. Entonces ya tenía 17 años y acababa de terminar sus estudios preuniversitarios en el Lakefield College School de Toronto, en Canadá. Treinta días de campamento, probablemente la parte más dura del entrenamiento físico de los cadetes -donde los madrugones y las limpiezas constantes de equipo embarrado formaban parte de su día a día-, jura de bandera el 12 de octubre y se enganchó al segundo curso completo de la Academia General, es decir, con la promoción de 1984.

Ellos serían sus compañeros durante su formación militar. Le aventajaban en un año de formación, pero para él se hizo un plan de estudios adaptado a las necesidades de su cargo, puesto que él nunca sería un oficial de las Fuerzas Armadas en activo. "Nosotros teníamos unas asignaturas de ciencias que por supuesto él no podía seguir empezando en segundo ya. Le hubiera costado, como a cualquiera. Así que mientras nosotros las cursábamos, él realizaba asignaturas de primero que probablemente consideraran útiles para su formación", recuerda uno de sus compañeros a ESTRELLA DIGITAL. "Además, creo recordar que él tenía una camareta individual como el resto de nosotros, aunque con una sala anexionada a mayores donde recibía visitas institucionales", explica la misma fuente. Pero por el resto, era uno más.

"Esto era como un Gran Hermano. Nosotros vivíamos, dormíamos, comíamos y trabajábamos juntos cinco días a la semana, 52 semanas al año"

La relación con sus compañeros de promoción desde el principio fue muy cercana y natural. "Ten en cuenta que esto es como un Gran Hermano. Nosotros vivíamos, dormíamos, comíamos y trabajábamos juntos cinco días a la semana, 52 semanas al año. Formábamos parte de la misma sección, éramos veintitantos, y todos estábamos muy unidos", relata uno de ellos. Además, en la Academia, el servicio de seguridad no tenía que estar todo el rato pegado a él, sólo cuando salía, así que eso le permitía estar más integrado en el grupo. "Delante de los mandos le dábamos el tratamiento de Príncipe, pero en la intimidad del cadete le tuteábamos", recuerda entre risas una de las fuentes consultadas.

En la vida cotidiana de la Academia, sus problemas, eran los del resto de sus compañeros: aprobar los exámenes igual que los demás. Sus dos metros de altura y su impecable práctica del esquí siguen siendo algunas de las características que más suelen salir a relucir en las conversaciones que surgen entre los compañeros de Su Majestad. "Los que éramos más bajos tenemos unas fotos con él que a veces nos da hasta vergüenza enseñar", reconoce entre carcajadas unos de ellos. Igual que con el esquí. "Era una maravilla verle practicar este deporte". Durante el periodo de montaña que les tocó vivir, Don Felipe era uno de los mejores esquiadores de la sección. Tanto, que al final de las prácticas de esquí se celebró un concurso con los mejores de la promoción, y el actual Rey no faltó. "Creo recordar que estaba picado con otro cadete por demostrar quién era el mejor, y si mi memoria no falla, ambos se cayeron en el descenso y ganó un tercero", recuerda entre risas uno de los presentes.

La vida después de la Academia

Después de este curso en Zaragoza, Don Felipe se trasladó a Pontevedra, a la Escuela Naval Militar de Marín, y el año siguiente a Murcia, a la Academia General del Aire de San Javier. En julio de 1989 recibió los despachos de Teniente de Infantería, Alférez de Navío y Teniente del Arma de Aviación. Y a partir de ahí continuaría con su vida académica. Primero en la Universidad Autónoma de Madrid, donde se licenció en Derecho. Y después en la Universidad de Georgetown, en Washington D.C, donde cursó un máster en Relaciones Internacionales. Pero nunca olvidó a sus compañeros de la academia militar. "Cuando coincidimos en alguna visita a unidades aún se acuerda perfectamente del nombre de todos nosotros", asegura uno de ellos.

Formaban un grupo bastante sólido y unido. Y como el resto de amigos de Felipe VI, opaco absolutamente a filtrar las actividades públicas del entonces heredero al trono. Siguen manteniendo trato, aunque según aseguran a este diario fuentes cercanas, menos cercano que antes de 2004. Su última gran presencia fue haciendo un pasillo de sables a la salida de la boda en la Catedral de La Almudena. Desde entonces, Felipe VI sí ha demostrado tenerles en su memoria todas las Navidades. "Todos los años nos manda una tarjeta de felicitación a todos los compañeros". E incluso a alguno de ellos lo sigue manteniendo cerca. El 'número 1' de la promoción, Eduardo Diz Monje, es el actual jefe del Estado Mayor de la Guardia Real.

http://www.estrelladigital.es/artic...operacion-antartida/20140629165333201998.html
Pues qué queréis que os diga…yo me alegro por la Antártida. Con el gafe que arrastra el Prepa, seguro que empeoraba el deshielo…:rolleyes:
 
Registrado
14 Mar 2016
Mensajes
8.661
Calificaciones
50.172
Pero esta la gente no era la de la transparencia?!?.:pompous: Vale, el tío que ha colocado fue nº 1 de su promoción, o sea que manco no debe de ser. Pero sinceramente, creo que hay gente que está más preparada y con más años de experiencia que este chico para ocupar este puesto. Pero bueno ya lo dice el refranero patrio, donde fueres haz lo que vieres.
 

Registrado
16 Jul 2012
Mensajes
837
Calificaciones
6.283
Igual este coronel es el militar al que visitaba Gelipín de madrugada, en Aravaca creo. Ahora los encuentros serán más discretos a puerta cerrada en Zarzu.
 
Registrado
23 Jun 2015
Mensajes
6.741
Calificaciones
32.187
Pero esta la gente no era la de la transparencia?!?.:pompous: Vale, el tío que ha colocado fue nº 1 de su promoción, o sea que manco no debe de ser. Pero sinceramente, creo que hay gente que está más preparada y con más años de experiencia que este chico para ocupar este puesto. Pero bueno ya lo dice el refranero patrio, donde fueres haz lo que vieres.
Pues no por echarle un capote al prepa, pero su elección me parece la lógica si el coronel Diz Monje cumplía los requisitos para el puesto. Cualquier casa grande con empleados ha de manejarse como un negocio, no en el sentido de sacar beneficios, sino en su planteamiento y organización. Gente de confianza es clave, además lo más alto que estás, lo más que se desconfía de quien no conoces. Yo tuviera un negocio, os aseguro que a mismas cualificaciones antes escojo a una persona que conozco y en la que confío, que a un desconocido. La confianza no tiene precio; una persona leal es un gran activo (jaja, sin bastardizar el término como se hizo con quien zabemoz) y rodearte de gente leal una necesidad en según qué ámbitos.
 
Registrado
9 Jul 2012
Mensajes
11.104
Calificaciones
41.763
Pues yo no se si darle más bien el pésame.Si yo fuera militar (algo que me resulta muy imposible) no me gustaría que me destinaran a ser el siervo de esa familia y llevarle el bolso a la Leti.De todos los destinos y ascensos posibles,este me parece de muy mala leche,prefiria estar con mi gente en un cuartel,antes que verme humillada por la Kaka y el Kako,esto sin incluir a los Carpantas que lo mismo también se ponen, en aquí me las den todas.Sobretodo la Pelma,con esos aires de grandeza que se da al estilo de su hermana choni.No,no me parece un puesto importante,más bien es perder,que ganar.Hay que tener unas tragaderas....
 
Registrado
9 Jul 2012
Mensajes
11.104
Calificaciones
41.763
Esto de la "guardia real" me recuerda a la "guardia pretoriana" de la antigua Roma.¡¡Ave Cesar, los que van a morir te saluda!!! jejejeje.En el siglo XXI en una era espacial,conquistando planetas,todavía tenemos vestigios de hace miles de años,encarnados en una sola familia.Es descabellado por que entre otras vicisitudes también de gastos alarmantes no sabemos lo que cuesta esta farándula que no es para nada necesaria.Cuando se ve a un militar detras de la KK y a veces llevándole el bolso,me quedo hecha un cuadro jajajajaja.Los militares no están para servir a una familia,tienen que estar para servir a un pueblo que es quien les paga.Es todo un despróposito que distorsiona la realidad,como nosotros aceptamos todo sin analizar nada,nos parece todo normal,y de normal no tiene nada.El hecho de que lo tengan todo atado y bien atado,no significa que no nos percatemos de los montajes y manipulaciones que envuelve todo esto.Hay gente sumisa que asume todo lo que venga y hay otros que se rebelan contra esas redes mafiosas en las que nos envuelven.Pero como necesitan cómplices necesarios hay que subvencionar a la prensa y medios de comunicación oficiosos como correa de transmisión para que la gente se deje llevar y piensen que lo que hacen es lo correcto,y no,no es lo correcto,es una tomadura de pelo descarada.
 
Registrado
23 Nov 2013
Mensajes
10.110
Calificaciones
54.882
guardia3-2361904_561x316.jpg

Un militar de la promoción del Rey, nuevo coronel jefe de la Guardia Real

Publicado por Esteban Villarejo el sep 12, 2016

Compartir


Ramón Álvarez de Toledo (izq.), coronel jefe de la Guardia Real saliente, con el nuevo mando, Eduardo Diz Monje.



La Guardia Real ya prepara su relevo. Será este próximo miércoles cuando el actual coronel jefe, Ramón Álvarez de Toledo, ceda el testigo al recien ascendido a coronelEduardo Diz Monje, de la misma promoción que Su Majestad el Rey y que hasta hace poco ocupaba el «número 1» de la hornada militar que ha cumplido 31 años dentro de la carrera castrense.

Tras casi seis años al frente de la unidad militar interejércitos al servicio del Rey, Álvarez de Toledo culmina así un servicio que, como punto culminante, tuvo los trabajos preparativos y el propio relevo en la Corona en junio de 2014. Álvarez de Toledo, con curso de experto en operaciones especiales y paracaidismo, ostentó con antelación el puesto de ayudante de campo de Don Juan Carlos
a coronelEduardo Diz Monje, de la misma promoción que Su Majestad el Rey y que hasta hace poco ocupaba el «número 1» de la hornada militar que ha cumplido 31 años dentro de la carrera castrense.

Tras casi seis años al frente de la unidad militar interejércitos al servicio del Rey, Álvarez de Toledo culmina así un servicio que, como punto culminante, tuvo los trabajos preparativos y el propio relevo en la Corona en junio de 2014. Álvarez de Toledo, con curso de experto en operaciones especiales y paracaidismo, ostentó con antelación el puesto de ayudante de campo de Don Juan Carlos


Su padrino en Zaragoza

Por su parte, el nuevo coronel jefe de la Guardia Real es un militar cercano a Don Felipe, a quien conoció en 1985 en la Academia General Militar de Zaragoza donde el Rey comenzó su instrucción militar previa a su formación académica. De hecho el ahora coronel Diz Monje apadrinó al entonces Príncipe de Asturias en septiembre de 1985 cuando Don Felipe recibió el sable de caballero cadete.

El coronel Diz Monje ostenta también cursos de operaciones especiales y paracaidismo. En su hoja de servicio cuenta con destinos en unidades de operaciones especiales y brigadas acorazadas y mecanizadas («Guadarrama» XII y «Guzmán el Bueno» X). Estuvo destinado en Irak en 2003. Además, conoce a la perfección la Guardia Real ya que desempeñó el cargo de jefe de Estado Mayor de la propia unidad.




Unidad motorizada de la Guardia Real / ERNESTO AGUDO



Misiones de la Guardia Real

La Guardia Real es la unidad militar interejércitos -Tierra, Armada, Aire y Cuerpos Comunes- que tiene como misiones proporcionar el servicio de guardia militar del Rey; rendir honores y dar escoltas solemnes; apoyar a la Casa del Rey, y prestar servicios a jefes de Estado extranjeros en sus visitas a España cuando se ordene.

La Guardia Real está formada por unos 1.500 efectivos y tiene su base en El Pardo (Madrid), en dos zonas: la sur denominada cuartel de «El Rey», y la norte denominada cuarteles de «La Reina» y «El Príncipe de Asturias», siendo la superficie del cuartel de «El Rey» aproximadamente el doble que «La Reina» y «El Príncipe de Asturias». Obviamente, también en el Palacio de la Zarzuela y el Palacio Real de Madrid.




Ceremonia del relevo solemne de la Guardia Real en el Palacio Real / ERNESTO AGUDO



Además del mando y el Estado Mayor, su organización contempla un grupo de escoltas, un grupo de honores («Espinosa de los Monteros», «Mar Océano» y «Plus Ultra»), un grupo de logística y la unidad de música. La historia de esta unidad se remonta a la tradición de custodia de los Monarcas desde los Trastámara, los Reyes Católicos, los Austria y finalmente hasta los Borbones
 
Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.109
Calificaciones
66.549
No se ha vuelto hablar del presunto hijo de yayo que vivía en Zarzu .
Lo conto una presunta hija de yayo en una entrevista. La presunta hija en la entrevista dijo que se había reunido con él y dio el nombre del susodicho, no recuerdo su nombre.