The Terror: la historia de la expedición de Franklin

Tema en 'Cine, Series de Televisión, Novelas' iniciado por Lady Susan Vernon, 9 May 2018.

  1. Lady Susan Vernon

    Lady Susan Vernon

    Mensajes:
    2.021
    Me Gusta recibidos:
    1.113
    Registrado:
    22 Jul 2017
    Estoy viendo la miniserie basada en un best seller de Dan Simmons, quien a su vez se basó en la histórica expedición del capitán John Franklin en 1845.

    Si no fuese por eso la pondría dentro del hilo de series sin más, pero ésta es sumamente especial y dentro de lo poco que se sabe sobre la expedición, debo decir que el esfuerzo realizado para recrear la odisea de las tripulaciones de los dos navios de S.M. británica ha sido premiado con mi aplauso.


    Dicen en muchas criticas que narra el primer viaje fracasado buscando el Paso del Noroeste, es decir, un paso entre el Atlántico y el Pacífico al norte de Canadá navegando el Artico.

    [​IMG]


    En realidad, años antes, otro capitán, John Ross, habia intentado lograrlo en dos expediciones, asi como su sobrino, John Clarke Rossy y el capitan William Parry en tres. Los tres lograron hacer descubrimientos sin lograr encontrar el paso sin quedar los barcos varados en el hielo ártico pero su gran contribución es que lograron transmitir sus descubrimientos retornando vivos.

    No fué esa la suerte de John Franklin, que habia sido teniente en la primera expedición de Ross de 1818 y regresó vivo tras la odisea de atravesar territorios helados en condiciones inhumanas e incluso algún caso de canibalismo y que en 1845 logró ser nombrado para lograr su obsesión: encontrar el paso del Noreste al mando de los navios Erebus y Terror. Y su segunda esposa le apoyó con entusiasmo en busca de la gloria descubridora.

    Franklin se mostró sordo a la experiencia vivida y la opinión de su antiguo superior, Ross, que decia que el paso, de existir, era impracticable para los navios por el invierno ártico de seis meses. Pero Franklin decia que no.

    Aqui empieza la serie de esta expedición que no regresó, nadie regresó, nadie.Para colmo también sufrieron el envenenamiento por el plomo que sellaban. Hace cuatro y dos años se encontraron por primera vez los restos de los navios. Y trazas de la expedición que emprendió la tripulación por tierra. El papel del capitán Franklin es interpretado por Ciaran Hincks.



    Interesantísima entrevista, con misterios sin respuesta, como los seres gigantescos de la mitologia inuit que se habrian enfrentado a la expedición, especie de Yetis muy agresivos.



    Sobre las momias



    Respecto a la serie, naturalmente, la dramatización de los personajes es imaginada, pero muy veraz, dadas las pruebas encontradas, y son diez capítulos escalofriantes - y no solo por el hielo - sobre la naturaleza humana, en lo más heroíco y lo más terrorífico.​
     
    • Gracias Gracias x 4
    • Me Gusta Me Gusta x 2
    • De acuerdo De acuerdo x 1

  2. Mrs. Muir

    Mrs. Muir

    Mensajes:
    4.882
    Me Gusta recibidos:
    2.542
    Registrado:
    16 Jun 2010
    Yo la empecé con muchas ganas porque es una historia que siempre me ha interesado, pero la serie no ha conseguido engancharme.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  3. Lady Susan Vernon

    Lady Susan Vernon

    Mensajes:
    2.021
    Me Gusta recibidos:
    1.113
    Registrado:
    22 Jul 2017
    Pues a mí me fascina, los barcos embarrancados en el hielo, el debate entre los capitanes, ver como Franklin, guiado por el deseo de gloria, desoye los consejos del otro capitán, que le proponia regresar antes de que cayese el invierno, condenando asi la expedición, la reconstrucción de como debia ser la vida en esos barcos en esas condiciones... creo que la ambientación es magnífica y a medida que pasa el tiempo crece el suspense, si bien los meses de invierno cuestan seguirlos pues por ser realistas las imágenes de noche tienen muy poca luz y a veces, como no te sepas los nombres, no sabes quien esta hablando con quien. Pero como hacian los planes, el tema del racionamiento, las esperanzas en sobrevivir... También es gracioso que hayan deseado dar voz a los mitos inuit sacando al monstruo que les ataca, el papel de Lady Silenciosa, la inuit que capturan... Creo que los personajes están bien diseñados, a excepción del "malo", que lo encuentro demasiado plano, poniéndolo encima sodomita, que entonces se consideraba depravación.

    Sin embargo, la ceguera de Franklin, empujado por la ambición de ser el descubridor del Paso contra viento y marea, y apoyado por su mujer, que le empujó con entusiasmo y que pese a las pruebas que dieron la expedición de búsqueda que ella misma financió, jamás quiso dar por muerto a su desaparecido marido, es tal y como fue el personaje.

    Y lo que empieza como una expedición científica acaba como una película de terror, para quienes amen el género. 10 capítulos apasionantes.

    Dicen que querrían hacer una segunda temporada, pero ya no podria ser con esta expedición, quizás con la que envió la esposa con su dinero...
     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  4. Good Girl

    Good Girl

    Mensajes:
    206
    Me Gusta recibidos:
    122
    Registrado:
    1 Ene 2018
    Género:
    Femenino
    A mi también me ha enganchado.
    Me encanta la trama, nada vista, la ambientación, la desesperación de los personajes, el ambiente oscuro y claustrofóbico.
    Debió ser una agonía para estas pobres personas en la vida real....
     
    • De acuerdo De acuerdo x 2
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  5. Mulder

    Mulder

    Mensajes:
    827
    Me Gusta recibidos:
    355
    Registrado:
    28 May 2011
    A mí también me ha enganchado. Me parece una gran serie.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 2
  6. Coti7495

    Coti7495

    Mensajes:
    2.998
    Me Gusta recibidos:
    5.061
    Registrado:
    8 May 2017
    Género:
    Femenino
    Ubicación:
    Buenos Aires - Argentina
    Canibalismo, veneno y terribles asesinatos: la espeluznante leyenda de la expedición perdida en el Ártico
    En 1845, dos de los mejores barcos de la Royan Navy británica zarparon en busca del Paso del Noroeste, la ruta más rápida entre Europa y Asia. Nunca se volvió a saber de ellos y ahora se inspira en su historia «The Terror», la nueva serie de AMC
    [​IMG]

    «The Terror», la serie de AMC que se inspira en la historia real de la Expedición Franklin -AMC

    En las últimas semanas, está triunfando en todo el mundo «The Terror», la nueva serie de AMC producida por Ridley Scott y protagonizada por Ciarán Hinds, Jared Harris, Tobias Menzies e Ian Hart. Un drama histórico al que muchos ven similaridades con otros títulos como «The Walking Dead» o «Perdidos», pero que tiene de ficción mucho menos de lo que parece.
    [​IMG]


    Porque «The Terror» está basada en una historia real. En la tragedia en la que, hace ahora 173 años, se inmiscuyeron dos de los mejores barcos de la Royal Navy de Reino Unido: el RMS Erebus y el RMS Terror. El 19 de mayo de 1845, ambos buques, equipados con la mejor tecnología, partieron desde el puerto británico de Greenhithe en busca del Paso del Noroeste, un enlace más rápido entre el Atlático y el Pacífico en pleno Océano Ártico que permitiese a los navegantes una mayor celeridad en sus viajes entre Europa y Asia. De encontrar dicha vía, conseguirían evitar tener que cruzar por el Cabo de Hornos, entre Sudamérica y Chile, o bien por el Cabo de Buena Esperanza, al sur de África. Trataro, así pues, de buscar un nuevo camino más rápido para cruzar al otro lado del planeta.


    Encontrar el Paso del Noroeste era una antigua ambición británica, por lo que 129 hombres partieron en su busca, liderados por el veterano capitán John Franklin y por los comandantes Francis Crozier, capitán del Terror; y James Fitzjames, cabeza visible del Erebus. Franklin había viajado en tres ocasiones al Ártico, en la búsqueda de aquella vía. De la primera, en 1818, volvió tan fascinado que volvió a intentarlo un año después, ahora como comandante en jefe. Su expedición, no obstante, terminó en tragedia. Quedaron atrapados en el Ártico hasta 1822, cuando fueron rescatados. Solo nueve regresaron con vida de los veinte que habían partido y las teorías más enrevesadas aseguran que los que vivieron, lo hicieron a costa de devorar la carne y la grasa de los cuerpos de sus compañeros muertos.


    en aquel viaje a bordo del Erebus y el Terror, más allá de la escalofriante premonición que esconde el nombre de este segundo navío. El contacto con ambos buques no tardó en perderse y las historias de los inuit –los esquimales de la región– fueron, durante más de un siglo, la pista más concluyente para descubrir lo que sucedió con Franklin y sus 128 oficiales. Relatos de lo más controvertidos, que parten de la certeza de que ambos buques quedaron encallados en el Estrecho Victoria, cerca de la Isla del Rey Guillermo, en la zona más fría de Canadá. Un lugar en el que, hoy en día, la temperatura más alta es de -10ºC a plena luz del sol.


    Las teorías sobre lo que pudo suceder con esos 129 cuerpos son de lo más variadas. Algunas explican que todos los hombres, a los que el Gobierno de Reino Unido dio por muertos oficialmente en marzo de 1854, nueve años después de partir, murieron víctima de patologías como el escorbuto, la tuberculosis, el hambre, la falta de zinc, neumonía o la enfermedad de Addison. Sin embargo, todo parece indicar que lo que sucedió fue mucho más allá y que, con el paso del tiempo, los navegantes recurrieron, como habían hecho los supervivientes de aquel equipo que había liderado por Franklin en 1819, al canibalismo. Incluso, cuentan relatos inuit, hubo varios que asesinaron y decapitaron a sus propios compañeros para sorber sus cerebros y alimentarse de sus carnes.


    Lo sucedido con la Expedición Franklin ha inspirado todo tipo de relatos, canciones, poemas y cuentos populares. También novelas como «The Terror», de Dan Simmons y en la que se basa la serie de AMC, programas de radio, documentales, e incluso un especial de «Cuarto Milenio», el programa que Íker Jiménez conduce en Cuatro. «Se encontraron 400 huesos de once cuerpos distintos y el 25% de ellos presentaban restos de canibalismo. Sufrieron espejismos y locuras. Hubo incluso expedicionarios que se equivocaban de rutas por los efectos provocados por las alucinaciones», comentaba al respecto el propio Jiménez en su espacio. «Muchos de los cuerpos hallados tenían surcos de cuchillos en los huesos, señal de que se habrían alimentado de ellos», añadía.


    La última vez que los barcos fueron vistos por un equipo europeo fue en agosto de 1845, cuando fueron avistados por dos balleneros, el Príncipe de Gales y el Enterprise. Uno de los principales problemas que encontraron los expedicionarios estaba en el aspecto más básico: la comida y el agua. Antes de partir, el Gobierno le pidió a un proveedor la fabricación a toda prisa de cerca de 8.000 latas de conservas. Estuvieron listas a tiempo, pero «se hicieron de una manera muy descuidada, haciendo que el plomo gotease al interior de la lata como cera derretida», como explicaría en 1987 Owen Beattie, profesor de Antropología en la Universidad de Alberta y el jefe de un equipo de científicos desplazado en 1981 a la cena para tratar de discernir lo sucedido con Franklin y su grupo. El sistema de conducción del agua de ambos navíos, además, conectaba el suministro para el consumo humano con el de los motores, por lo que el agua quedó contaminadas por el plomo de las máquinas y los oficiales comenzaron a intoxicarse cada vez que querían beber.

    El plomo, factor clave
    Esas altas dosis de plomo presentes tanto en el agua como en las latas de conserva fueron quizá el mayor hándicap al que tuvieron que hacer frente los miembros del equipo de Franklin. «Muchos murieron intoxicados por la aleación de letales de las latas de comida, que ingirieron de forma crónica y les provocaron cólicos y diarreas», explicaron varios expertos en «Cuarto milenio». «Ese plomo se acumulaba en los huesos y en las encías y derivó en que los expedicionarios empezaron a dejar de querer comer. Tenían chocolate, pero no lo querían», prosiguieron. Varios de los cuerpos encontrados, de hecho, aparecieron al lado de latas de comida sin tocar, aunque los exámenes médicos discernieron que habían muerto de hambre. «Preferían morir de hambre a tener que sufrir el dolor de comer comida envenenada», señaló al respecto en el programa la periodista Carmen Porter, cabeza visible junto a Jiménez de «Cuarto milenio».

    Los problemas con los suministros básicos fueron los que, según parece, llevaron a los hombres de Franklin «a la locura». «Los navegantes se empezaban a poner enfermos. Tenían que comer líquenes, que les daban unas diarreas terribles y tenían que quemar barcas para poder mantenerse con vida». Por ello, uno de ellos, como explicó Porter, «dio el paso» y «empezó a asesinar a sus compañeros y a comer su carne». Las teorías canibalistas fueron negadas por el Gobierno británico y por personalidades tan reconocidas como el escritor Charles Dickens. Sin embargo, finalmente quedaron rendidos a la evidencia.

    Dos años después de que Franklin y su equipo marchasen al Ártico, la esposa del capitán Franklin, Lady Jane Franklin, promovió varias iniciativas para que el Almirantazgo pusiese en marcha nuevas expediciones para encontrar al equipo perdido. Apoyados por el Parlamento británico, los primeros viajes de rescate se realizaron en la primavera de 1848, aunque no lograron encontrar nada. Dos años más tarde, en 1850, encontraron las tumbas de John Torrington, John Hartnell y William Braine, cuyos cuerpos estaban especialmente bien conservados. La autopsia, practicada más de cien años después, en 1984 por el equipo de Beattie, reveló que Torrintgton, de 20 años, murió a causa de una neumonía agravada por las grandes cantidades de plomo encontradas en sus pulmones. Su cadáver, no obstante, es uno de los cuerpos mejor preservados de la historia y fue la fuente de inspiración de la canción «The Frozen Men», del cantautor estadounidense James Taylor, ganador de cinco Grammys.

    Cuatro años más tarde del hallazgo de los tres cadáveres, cuenta «National Geographic», el médico y explorador John Rae, que formó parte de aquel primer viaje de rescate en 1848, encontró los restos de varios hombres, entre ellos el capitán Crozier. Unos inuit, además, le aseguraron que hacía poco habían visto «a un grupo de cuarenta hombres blancos arrastrando un bote» hacia el Río Back, donde había un pequeño puesto comercial y donde confiaban en poder contactar con alguien. Como le contaron, esos hombres, muy delgados, demacrados y sin dientes, quedaron «impelidos a la antropofagia» y sobrevivían a costa de «comerse a los fallecidos», tal y como lo atestiguaba «el contenido de varias ollas», en palabras de los inuit. Otros relatos, además, hablaban sobre la existencia de una criatura sobrehumana, «de grandes garras, colmillos y un tamaño sobrenatural», que devoró a muchos de los expedicionarios, entre ellos al teniente Graham Gore, uno de los hombres fuertes del Erebus.

    ¿Dónde están los demás?
    Cinco años más tarde de aquello, en abril de 1859, otro equipo encontró sobre un montículo de piedras un documento firmado por Crozier y Fitzjames que contenía varios mensajes. Entre ellos, uno fechado a 25 de abril de 1848 y que disponía que el capitán Franklin había muerto el 11 de junio del año anterior, así como que quedaban 105 hombres vivos, que habían abandonado el Erebus y el Terror tres días antes y que marchaban a pie hacia el Río Back, ahora dirigidos por Crozier, en un mensaje que era poco menos que un epitafio de muerte. Un año antes, habían escrito el primer texto, firmado por el propio Franklin y que indicaba que la situación estaba controlada. «Todo bien», se limitaba a decir. Dos semanas más tarde, el capitán murió, como indicó el grabado firmado por Crozier y Fitzjames. «Los capitanes (Fitzjames y Crozier) firmaron un documento, en el que aseguran que, en 1847, muere súbitamente Franklin, pero no dicen donde está. Cuentan que han muerto muchos hombres, pero que van a intentar buscar una salida», señalaron sobre el documento en «Cuarto Milenio».

    Más allá de ello, se desconoce qué fue lo que pudo suceder con plena certeza. Con el cadáver de Crozier hallado en 1854, no se sabe que fue de Fitzjames y del resto de sobrevivientes que habían marchado en busca del Río Back. Y eso que el Gobierno británico envió cerca de cuarenta expediciones en busca de supervivientes, en las que llegó a partir la propia Lady Jane Franklin. Muchas, incluso, no lograron volver nunca. En septiembre de 2014, hace cuatro años, se encontró en el fondo del océano el pecio del Erebus. Dos años más tarde, apareció el del Terror, muy cerca. Los dos presentaban partes de la cubierta quemada, señal inequívoca de que los oficiales intentaron calentarse con los esqueletos de ambos barcos.

    «Son fantasmas de hielo congelados en el tiempo», contó en su programa Íker Jiménez, acerca de los miembros de la fallida expedición. Sin embargo, ¿qué ha sido de los más de cien cuerpos que nunca han sido encontrados? Tobías Menzies, el actor que interpreta a James Fitzjames en «The Terror», también intenta explicárselo. «Más que una leyenda, esta serie va sobre el terror humano. Es interesante ver cómo un grupo tan numeroso de personas tuvo que intentar sobrevivir en un espacio tan pequeño, cómo lograron crear una sociedad en unas condiciones tan extremas. Y a una sociedad la marcan sus comportamientos... que en esas circunstancias, se volvieron incontrolables. Llevados al extremo, los hombres se vuelven bestias», explicó Menzies a ABC. El cuerpo de su personaje, como el de tantos otros, jamás ha sido encontrado.

    Fue más de cincuenta años después de la desaparición de la Expedición Franklin cuando se descubrió el anhelado Paso del Noroeste: entre 1903 y 1906 por el navegante noruego Roald Amundsen. Siempre y cuando no se tenga en cuenta la última teoría surgida en relación al lugar exacto en el que se encontraron, en el fondo del mar, los pecios de Erebus y Terror, muy cerca de la localización exacta del paso y no tanto del Estrecho Victoria, donde encallaron. «Es poco probable que les arrastrara el hielo», matizó en este sentido John Geiger, director de la Real Sociedad Geográfica Canadiense. Con todo ello, piensen: ¿y si un grupo de esos supervivientes que marchaban hacia el Río Back dieron la vuelta, consiguieron volver a los barcos, desprenderse del hielo y encontrar el Paso del Noroeste antes de desaparecer para siempre? ¿Y si fueron ellos, y no Amundsen, quienes lograron encontrar, con sus últimas fuerzas, la ruta más rápida entre Asia y Europa?

    http://www.abc.es/play/series/notic...ion-artico-franklin-201805150206_noticia.html

     
    • Me Gusta Me Gusta x 1
  7. Mrs. Muir

    Mrs. Muir

    Mensajes:
    4.882
    Me Gusta recibidos:
    2.542
    Registrado:
    16 Jun 2010
    A mí tal y como presentan a ese personaje me parece una mamarrachada.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 1
  8. Lady Susan Vernon

    Lady Susan Vernon

    Mensajes:
    2.021
    Me Gusta recibidos:
    1.113
    Registrado:
    22 Jul 2017
    Tras le traumático final del episodio 8 empieza a ponerse realmente extremecedor el capítulo 9, con ese personaje miserable, interpretado por Adam Nagaitis.. Me encanta Jared Jarris como el capitán, actuó tambien en Mad Men,como el ejecutivo británico que tan mal termina. Es todo un actorazo. Es hijo del mítico Richard Harris.

    [​IMG]



    [​IMG]


    Jared con su padre y su hermano mayor de adolescente

    [​IMG]


    Es una gran miniserie de terror, jugando también con el monstruo que les diezma, que no es un oso blanco sino una especie de yeti, un mito de los inuit.

    También me gusta cómo los inuit empiezan a sentir miedo hacia estos hombres a los que, por inadaptación al medio, ven capaces de cualquier cosa por sobre vivir.​
     
    Última edición: 23 May 2018 a las 19:38

Compartir esta página

  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.