Sarah, duquesa de York, presentó los premios anuales de la Fundación Británica del Corazón