Sadiq Khan se convierte en el primer alcalde musulmán de Londres (1 Viewer)

Registrado
29 Feb 2016
Mensajes
8.487
Calificaciones
25.729
Estamos viendo movimientos importantes en el espacio temporal de pocos meses:

En la primera parte contaba como lo sucedido en Colonia suponía un triunfo islámico
Si lo de Colonia era alarmante y llamaba instintivamente a las armas, no dejaba de ser un suceso callejero ante el que la gente, parte de ella iba a reaccionar. Y de hecho lo hizo. Supone el despertar de Alemania.

Las elecciones municipales del pasado fin de semana en Londres son más importantes por sus consecuencias y la falta de ellas.

https://www.disidencia.info/forum/política/28179-el-islam-ha-ganado-otra-batalla-en-londres
Sadiq Khan es un político igual que el alcalde de Rotterdam, mencionado más arriba, e igual que Mohammed Ben Abbes el político fictício que describe Houllebecq en su libro Soumission.

Tirando de populacherío, mariconadas de justicia social y siendo un minority...La cosa estaba cantada en la ciudad más progre del planeta, desnaturalizada y desanglificada donde sólo aguantan cuatro tronaos de Britain First y la English Defence League y algún UKIP despistao que en lugar de tenerle manía a los polacos se la tiene a los eufemisticamente denominados "south asian" para no llamarles indios, pakis o banglas

La progretada está encantada de leer y repetir su historia una y otra vez...el hijo de un conductor del transporte público de Londres se hace alcalde.

Así habla de él el New York Times:
The most important political event of recent weeks was not the emergence of Donald J. Trump as the presumptive presidential nominee of the Republican Party but the electoral victory of Sadiq Khan, the Muslim son of a London bus driver, who will become the next mayor of London.

Trump has not won any kind of political office yet, but Khan, the Labour Party candidate, crushed Zac Goldsmith, a conservative, to take charge of one of the world’s great cities, a vibrant metropolis where every tongue is heard. In his victory, a triumph over the slurs that tried to tie him to Islamist extremism, Khan stood up for openness against isolationism, integration against confrontation, opportunity for all against racism and misogyny. He was the anti-Trump.

Diversidad, multicultura, apertura, no hay fronteras, integración...contra el racismo y la misoginia de Trump. Aún está por probar su racismo y la misoginia, pero mientras tanto mejor seguir repitiéndolo para que los progres no se desvíen el día que haya que votar tras haber oido a Trump que está en contra de las guerras, atacar a otros paises, deslocalizar industrias, etc

Escrito por un judío Cohen y siendo un periodico judeo-progre a tope, eso para los que hablen de mentalidad tribal. Khan le ha ganado las elecciones a un judío, Goldsmith. Así que no... Cuando se es progre, tu tribu es la Progretada, no tu etnia

Y Khan sabe como tratarlos.

La noticia de como aseveraba que en el consorcio de transportes de Londres había demasiados blancos
´ (anti blanco puro) en el sector del transporte y al mismo tiempo pocas mujeres (progre puro)

Puño de acero halal en guante de raso progre.
En este artículo hay material de sobra que recoge sus actuaciones, su pasado laboral y político, sus intenciones y sus amitasdes.

Su vinculación con "extremistas islámicos" es lo suficientemente extensa e intensa como para que no sea casual. El artículo termina así:

"The previously unthinkable has become the present reality. A Muslim man with way too many extremist links to be entirely coincidental is now the Mayor of London. I suppose this is hardly a shock, though. The native English are a demographic minority (and a rapidly dwindling one) in London, whilst Muslims from Pakistan and Bangladesh are a rapidly expanding demographic.....

"In a couple more decades Britain may well have its first Muslim Prime Minister, and I think we can safely assume he will be of the same ideological stock as Sadiq Khan....

Reality cannot argue with demographics, so the realistic future for Britain is Islamic."

¿Suena ac**onante? Sí. ¿Irrealista? Pues no. Sigan leyendo.

Su alcalde halal favorito

British Halal Fashion Week


Un Sadiq Khan como alcalde de Londres tiene efectos mucho más allá de los comentados.
Si es normal que los ciudadanos de un país conozcan su capital aunque no vivan en ella, a su alcalde aunque no sea su mandatario municipal, es igualmente normal que cualquier habitante de la Tierra conozca Londres, tenga amigos en Londres, familiares, haya visitado Londres o haya vivido allí.

Es igualmente común acudir a Londres por trabajo, negocios, compras. Una ciudad con seis areopuertos internacionales que juntos conforman el sistema aeroportuario más transitado del planeta con más de 150 millones de pasajeros en 2015. En Londres se mueve muchísimo dinero. Es una ciudad dinámica y cuando la visitas la sensación que da es que ahí es donde se decide todo.

Directa o indirecta. Equivocada o acertada. Completa o parcial. Todos tenemos una impresión de Londres

Khan va a normalizar que un musulmán tenga el mando en uno de los lugares con más concentración de poder político y económico del planeta.

El Gran Khan de Britanistán:
Khan es muy listo.
Sabe que primero toca exponerse en el escaparate de Londres para que los electores le compren y le coloquen en el número 10 de Downing Street.

El simple peso demográfico de las grandes ciudades en muchos paises ya hace que se decante la balanza a su favor igualmente que es extraño que un habitante de un país no conozca su capital y su alcalde.

En el pasado tenemos a Jacques Chirac que fue alcalde de París, Ahmadineyad de Teherán, Erdogan de Estambul. En los últimos tiempos Mauricio Macri ha pasado de ser el alcalde de Buenos Aires a presidente de la República Argentina. Hay más ejemplos menos conocidos para nosotros en Occidente como el alcalde de Seúl convirtiéndose en presidente surcoreano. El mismo fenómeno se puede ver en paises africanos.

Ser alcalde de una gran ciudad en los paises que cuentan con metrópolis como capitales o ciudades más importantes ha sido muchas veces el trampolín para el mandato presidencial. Los recursos de que dispone un alcalde y sus responsabilidades son la mejor relación posible para un aspirante a mandatario nacional. Un alcalde tiene mucho que ganar y poco que perder

Es común que personas de izquierdas voten a alcaldes de derechas y viceversa. Al alcalde se le ve como un gestor. Alguien cercano:

Un alcalde no tiene que desgastarse con temas de política exterior (un alcalde jamás va a declarar la guerra a nadie) ni ideológicos que luego sean polarizantes con la ciudadanía. Un alcalde no decide sobre temas polémicos como el aborto o matrimonios homosexuales. No tiene que ser tirano por un día. Puede jugar a las casitas con las viviendas sociales. Su actuación tiene repercusiones inmediatas en la vida de sus ciudadanos y es más difícil hacerlo mal que bien.

Sí puede opinar desde la relativa comodidad de su oficina municipal sobre asuntos que no decide. Tanto de política nacional como de su propio partido. Un lugar perfecto para crear alianzas, redes clientelares y ver cadáveres de enemigos políticos pasar por puro desgaste.

De fuera vendrán y de tu casa te echarán

Corbyn, loco endófobo viejo y senil VS Saquid Khan.


El progresismo autóctono está totalmente superado por gente con valores sólidos y coherentes. Khan es el cuervo criado en Progrelandia que le sacará los ojos a su dueño. Khan es una persona alejada de estridencias, de ridículos ideológicos. De utopías que tiene que pagar otro.

Khan ya cuenta con todo el sector progre por defecto que votará siempre en contra de lo que considere cristiano, judío, blanco y occidental en caso de que se le ofrezca otro plato en el menú.

Ahora le toca ganarse al no tan progre. Ya ha apelado a la sensatez y la moderación y a dejarse de perroflautadas. Va directo contra Jeremy Corbyn.

Mr Khan issued what amounted to a damning critique of Mr Corbyn leadership, warning that Labour would never win a general election without trying to “reach out” to Tory voters and businesses. “We will never be trusted to govern unless we reach out and engage with all voters,” Mr Khan said. "Labour has to be a big tent that appeals to everyone - not just its own activists,” he said in an article in the left-leaning Observer newspaper.

“Campaigns that deliberately turn their back on particular groups are doomed to fail. Just like in London, so-called natural Labour voters alone will never be enough to win a General Election. We must be able to persuade people who previously voted Conservative that Labour can be trusted with the economy and security as well as improving public services and creating a fairer society.

Las grandes ciudades acumulan inercias de corrupciones y favores de muchos años. Décadas. Y en el caso de Londres quizá siglos. Modificar alguna de esas variables daría prestigio inmediato a Khan. Es muy fácil mejorar las cosas y aunque sea instrumentalmente, Khan lo hará para obtener el favor de la opinión pública.

Sadiq Khan parte con una ventaja enorme respecto de cualquier rival que se le puede oponer.
No es sólo su inteligencia, el tener el apoyo étnico anti blanco y anti británico garantizado o su futura capacidad de gestión y de jugar con los presupuestos municipales de manera inteligente. Ni siquiera es que en general pueda lograr ser un buen alcalde. Que puede. Ser moro no implica ser inútil.

Es un infiltrado. Un quintacolumnista desde la cuna hasta la tumba. Un hijo del sistema anti occidental. Un producto de nuestros peores pecados como europeos.

Nacido en Inglaterra, su familia vivía en una casa del gobierno y son ocho hermanos en total, el padre de conductor para el transporte público. Es decir, una familia de 10 miembros, sin contar con posibles abuelos reagrupados o primos hasta el quinto grado ... Los pakis son de donde vienen los gitanos y la cultura de los gitanos no es ni exclusiva ni original de ellos.

Mientras su familia mantenía unos sólidos valores culturales y tribales importados desde el Indo, que él se ha preocupado de reproducir, Khan se criaba desde pequeño conociendo como funciona el sistema, qué resortes pulsar, qué mecanismos activar. Qué emociones mostrar y a cuales apelar. Sabe de nuestros defectos como europeos en general y los de los ingleses en particular.

Y luego viene su trayectoria profesional tras acabar la carrera se dedica a ser profe de Universidad y al activismo social y político. Un Obama londinense.

Todos estos integrados como Obama o nuestro nuevo alcalde estrella para los progres son como la insignia, la demostración de la integración.

La realidad es que la sangre tira. Obama se crió con sus abuelos maternos. Tuvo a sus hijos con el keniano primero (paternidad biológica puesta en duda) y después, con un indonesio.

Luego vienen historias como lo de Trayvon Martin (que penita nos hemos perdido con él) y Obama suelta alegremente (por interés o convencimiento) que podría haber sido su hijo.

El personaje del libro de Houellebecq antes mencionado no hablaba de Islam, sino de justicia. No hablaba de sharia sino de distributismo. No hablaba de un califato, sino de Francia.

Millones de dhimmi sin identidad votaron por él.

Pues el moro este hará lo que hacen los moros. Que es lo sano, lo instintivo y lo natural en lugar de seguir con el altruismo patológico y el autoodio. Cuando toque el PakisKhan este lo que hará es tirar para los suyos por los suyos y con los suyos.

La realidad siempre supera a la ficción.
http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/775573-islam-ganado-otra-batalla-londres.html
 

Registrado
29 Ene 2014
Mensajes
40
Calificaciones
318
Londres, de capital del Imperio a caricatura grotesca: Los autobuses londinenses llevarán anuncios en árabe glorificando a “Allah”


http://www.alertadigital.com/2016/0...-arabe-glorificando-a-ala-durante-el-ramadan/

11/05/2016
REDACCION | 466571 lecturas


De la flema a La Meca. Llegar a la Alcadia de Londres y empezar a favorecer a sus “hermanos” de confesión ha sido todo un detalle. El mismo día que se proclamó alcalde de la capital del Reino Unido, el laborista Sadiq Khanya, paquistaní de origen y de confesión musulmana, anunció que dará permiso para que los autobuses de Londres lleven carteles en árabe con la inscripción “Subhan Allah”, (“Gloria a Dios”) en árabe, para ayudar según dijo a las víctimas de la guerra civil de Siria durante el Ramadán. Dudamos de qué forma, pero el anuncio quedó registrado como su primera medida.

Los líderes de la emergente comunidad musulmana ya han elogiado la iniciativa y confían que con ella aumenten las donaciones destinadas a tareas humanitarias en países de obediencia islámica.

Imran Madden, director de Islamic Relief en el Reino Unido, señaló que “en cierto sentido, esto se podría llamar una campaña de cambio climático, porque queremos cambiar el clima negativo en torno a la comunidad musulmana en este país”.

Según sus generosos datos, “la ayuda internacional ha ayudado a reducir a la mitad el número de personas que viven en la pobreza extrema en los últimos 15 años” y destacó que los “musulmanes británicos” son “una comunidad increíblemente generosa que aporta más de cien millones de libras” a organizaciones de apoyo internacional durante el Ramadán.

Londres ha coronado hace unos días a Sadiq Khan como el primer alcalde musulmán de la ciudad después de una holgada victoria sobre el candidato conservador Zac Goldsmith.

En la capital del antiguo imperio británico viven más de tres millones de musulmanes, cerca de la mitad de los que lo hacen en todo el país.

Transportes de Londres, la empresa encargada de regular los anuncios que aparecen en los autobuses de la ciudad, no permite anuncios vinculados a partidos políticos, pero sí los relacionados con la religión musulmana. Contrasta este gesto de liberalidad multicultural con la infructuosa pretensión de la Iglesia anglicana en 2015 de anunciar en las salas cinematográficas del país la conmemoración de la Cuaresma y pedir el rezo de un Padrenuestro. Se consideró que dicho anuncio “incitaba al odio religioso” (sic).

También el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, rechazó que una entidad cristiana de ayuda a los desfavorecidos se anunciara en los buses londinenses luego de las muchas presiones recibidas por parte de organizaciones laicas y también de gays y lesbianas. En esta ocasión, los carteles islámicos en los autobuses de la ciudad son considerados por los mismos grupos como un gesto en contra de la discriminación.

Como se ve, el marxismo cultural está a punto de lograr ante la otrora orgullosa Inglaterra lo que la Armada Invencible, los buques de Pierre Villeneuve y la Luftwaffe no consiguieron.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)