Robots y una impresora gigante para construir edificios (1 Viewer)

P

pilou12

Guest
Por Pedro García Campos | 27-05-2018


Robots y una impresora gigante para construir edificios


Matthias Kohler

Profesor de arquitectura y fabricación digital en la ETH de Zúrich





Uno de los símbolos más reconocibles de Zúrich es el Grossmunster o Gran Catedral. Un edificio emblemático que se alza -dicen- en el punto en el que el emperador Carlomagno descubrió las tumbas de Santa Régula, San Félix y San Exuperancio, los tres mártires patronos de la ciudad suiza. Edificio de gran relevancia en la historia religiosa de la ciudad, el Grossmunster comenzó a construirse en el 1100 y fue terminado en el 1210. A poco más de diez kilómetros de esta joya del románico, se está construyendo la DFAB HOUSE, una casa que con el tiempo también puede convertirse en una referencia. Tal vez en el futuro sus logros estéticos no aparezcan en las guías turísticas de la ciudad, pero sin duda su relevancia tecnológica merece ser tenida en cuenta. Porque esta propuesta de la universidad de Zúrich es la primera casa en la historia que ha sido diseñada, planeada y construida usando principalmente medios digitales que incluyen la impresora 3D más grande del mundo y varios brazos robóticos.
El máximo responsable del proyecto es el arquitecto Matthias Kohler, profesor de Fabricación Digital en la ETH de Zúrich, quien considera que este es un primer paso hacia una nueva forma de entender la arquitectura: “Nos estamos fijando en cómo evoluciona la construcción usando técnicas digitales y cómo eso se transfiere en el diseño de la arquitectura. Así que en lugar de pensar como diseñamos algo y después lo construimos, lo que hacemos es preguntarnos cómo podemos construir con las herramientas digitales que tenemos hoy y cómo trasladar esta nueva cultura de la construcción a una nueva cultura del diseño”.

Este cambio de paradigma puede suponer un avance sin precedentes en la historia reciente de la arquitectura, puesto que se ahorrarían algunas de las fases hasta ahora imprescindibles. La idea es demostrar que se puede lograr una construcción más sostenible y eficiente, al tiempo que se aumenta el potencial del diseño. Los componentes de la casa se diseñan digitalmente y se fabrican directamente en el mismo lugar en el que estarán instalados “para nosotros no era suficiente quedarnos en lo digital, queríamos ver cómo nuestras ideas funcionan en la materialidad física, porque esta es una de las partes más hermosas de la arquitectura, que se convierte en tangible”, explica Kohler.

A partir del próximo verano, el edificio de tres pisos y con una superficie de 200 m2 servirá como espacio residencial y de trabajo para investigadores invitados. Para entonces, se habrá comprobado la viabilidad de varios procesos de construcción que se están utilizando en el proyecto de forma pionera, dando así la razón a Kohler cuando asegura -en una especie de pragmatismo idealista- que: “sólo podemos construir el futuro experimentándolo y demostrando que es posible”.

Edición: Pedro García Campos | Cristina López
Texto: José L. Álvarez Cedena

https://elfuturoesapasionante.elpais.com/robots-y-una-impresora-gigante-para-construir-edificios/
 
Última edición por un moderador:

P

pilou12

Guest
#DataFutures
Edificios que se autorreparan, hormigón traslúcido... Llegan los materiales 4.0
Por
El País Retina

Están surgiendo nuevos materiales que pronto dejarán obsoletos a los tradicionales. La difusión de los datos sobre su desarrollo está siendo clave para su avance




Gusanos de seda alimentados con grafeno.


VIDEO :
https://retina.elpais.com/retina/2018/05/28/tendencias/1527525170_917627.html



Barcelona 29 MAY 2018


Los materiales influyen en cada aspecto de la vida del ser humano y su entorno. Los avances científicos y tecnológicos de los últimos años están dando lugar a toda una revolución en el desarrollo de materiales. Fibras resistentes producidas por gusanos de seda alimentados con grafeno, hormigón traslúcido, ladrillos autorreparables gracias a bacterias durmientes que reconstruyen la estructura tras una grieta… Las posibilidades no dejan de crecer.

Hasta ahora, los datos sobre la procedencia, composición e impacto de los materiales y su uso han sido de difícil acceso para el ciudadano de a pie. La velocidad de la revolución de los nuevos materiales exige cambiar esta dinámica. Eso opina Liz Corbin, la protagonista de esta nueva entrega de la serie de vídeos #DataFutures. El objetivo de esta investigadora doctoral en el Institute of Making en la University College of London (UCL), especialista en diseño participativo y abierto, cultura de los materiales y fabricación redistribuida, es crear una comunidad que comparta recetas de nuevos materiales basadas en recursos naturales abundantes y locales.


Por ejemplo, se está explorando un material que se utiliza en reemplazo de los filamentos de plásticos empleados para la impresión 3D y que se obtiene de las conchas del mejillón, recuperado de los desechos de los restaurantes. Ese es un ejemplo de lo que se está cociendo en centros de materiales como el Masterfad de Barcelona, en el que colaboran científicos de materiales, ingenieros, arquitectos, biólogos, físicos, y arqueólogos. Os adelantamos algunos ejemplos más.

  • Fibra de gusanos que comen grafeno
La comunidad internacional de materiales está haciendo un increíble e inspirador trabajo. Desde gusanos de seda alimentados con grafeno cosechados en China para lograr una fibra altamente resistente hasta huesos impresos con tecnologías 3D. Corbin tuvo un accidente hace varios años y ahora una sección de su brazo es de titanio. Puede que algún día sea una reliquia, ya que algunos hospitales están experimentando con andamiaje de vidrio bioactivo, un material impreso en 3D con base de calcio que es impreso en una compleja geometría para que simule el hueso humano. Cuando se implanta en el cuerpo, el hueso lo confunde con alimento y, a medida que lo va comiendo, va creciendo en su lugar hueso nuevo.

  • Hormigón traslúcido

Existen también poderosas innovaciones que transforman materiales ya conocidos. Tal es el caso del hormigón traslúcido, que surge de la combinación del hormigón con la fibra óptica. Este nuevo material podría inspirar una gama nueva de construcciones que se adapten a las necesidades urbanas del futuro. Esta experta imagina que la creciente urbanización de la población mundial podría exigir que algunas personas tengan que vivir en entornos subterráneos, que gracias al hormigón traslúcido podrían disfrutar de luz natural. Estas nuevas combinaciones de materiales permitirán construir el espacio urbano del futuro, desde edificios subterráneos hasta autopistas con paneles solares.

  • Ciudades autorreparables
Otra innovación que surge al combinar los datos, los nuevos materiales y la biología sintética es el hormigón que se repara a sí mismo. Se trata de un hormigón estándar que se impregna con una bacteria microscópica, que ha sido sintéticamente diseñada, y está inspirada en un microorganismo que se encuentra en la cima de los volcanes. Es una bacteria que se despierta en contacto con el agua, se alimenta de compuestos disponibles en el entorno y excreta una sustancia capaz de pegar las grietas en edificios y puentes.

  • La democratización y trazabilidad gracias a blockchain
Abunda la información sobre los aspectos técnicos de los materiales, pero tenemos muy pocos datos sobre su impacto social, económico y ambiental desde su creación hasta que se descartan como basura. El uso del blockchain permitiría implementar un nuevo sistema de custodia que haga transparente y accesible la información sobre el ciclo de los materiales. Una mayor transparencia en el ciclo de vida de los materiales arrojaría luz sobre las consecuencias de su desarrollo y uso en el mundo. También empoderaría a los ciudadanos para que ejerzan una presión que incentive a las grandes empresas y a los políticos a generar una economía más equitativa, responsable y justa en el futuro.

  • Un futuro que mola…
Para Corbin, un futuro que mola en la intersección entre los datos y los materiales es uno en el que los ciudadanos tienen acceso a datos abiertos sobre los materiales y son capaces de diseñar y producir sus propias innovaciones. Así, la gente podría liderar una revolución de materiales desde su propia casa y atendiendo a necesidades locales.

Sobre #DataFutures[/paste:font]
¿Cómo va a cambiar nuestra sociedad por el uso masivo de los datos? ¿Cómo serán los materiales, las cadenas de suministro, el trabajo o la democracia del futuro? Si los datos son el nuevo combustible, ¿qué podemos hacer con ellos y cómo podemos participar en la creación y distribución de la riqueza que producen?

EL PAÍS RETINA e
Ideas for Change buscamos indagar con expertos en diversos campos de qué manera los datos pueden ayudarnos a alcanzar futuros deseables, en contraposición a las narrativas distópicas actuales que dominan el discurso. Queremos entender qué #futurosquemolan son viables en un mundo de datos. Os vamos a contar lo que hemos aprendido con la serie de vídeos #DataFutures, que publicaremos semanalmente. Tenemos 13 entregas preparadas. ¡No te las pierdas!



 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)