RECETAS DE COCINA

B

Borsalino

Guest
Las ideas más saludables para picar entre horas sin saltarte la dieta
Te damos algunas ideas para que sigas comiendo de forma sana y continúes con tus progresos sin pasar hambre

1601020202847.png
Ideas saludables para picar entre horas sin saltarte la dieta. (Josh Bean para Unsplash)

INÉS GUTIÉRREZ
25/09/2020 05:00


 
B

Borsalino

Guest
Pasta hecha con legumbres: la otra forma de comer lentejas
Roberto Bosquet, Chef Bosquet, explica el paso a paso para preparar una ensalada de pasta de lentejas rojas, una opción más para incluir las legumbres en tu día a día

 
B

Borsalino

Guest
Cinco recetas con puerro, la verdura que mejora todos los platos
Puedes incluir los puerros, una hortaliza rica en fibra, proteínas, folatos, vitamina C y B6; en cremas, salteados... e incluso pasteles

1601125954784.png
El puerro es una hortaliza rica en potasio y fibra, así como baja en calorías - Adobe Stock
26 Sep2020 03:21h

 
B

Borsalino

Guest
Cómo se hace la lubina a la sal, paso a paso

CHEMA LIZARRALDE
25.09.2020 - 13:17H
1601129859441.png
Si lo hacemos bien, el pescado se abrirá en lascas y con todos sus jugos.
BBC

En los años 80, ya ha llovido, un restaurador español (Félix Cabeza) se hizo de oro sirviendo dorada a la sal. Tanto fue su éxito (abrió varios locales de La dorada, hasta en Miami) que parecía que la receta la hubiera inventado él y que sólo pudiera aplicarse a la dorada. Pero no.

Lo de cubrir de sal el pescado es una técnica más o menos milenaria. Pero su origen no está claro. China, Mar Muerto, Mediterráneo... no se sabe a ciencia cierta. Pero sí que se utiliza para cocinar pescados blancos, como la dorada, el besugo y, nuestra receta de hoy, la lubina.

La idea es hacer un horno con la sal que cubre el pescado. Dentro de esa cámara se hace la pieza. Para cocinar a la sal, pedimos a nuestro pescadero que nos deje la lubina entera sin desescamar, pero que retire las tripas y las agallas.

Si hacemos las cosas bien, al retirar la costra de sal tendremos la carne blanca con todos sus jugos y abriéndose en lascas; si nos pasamos, quedará reseco. De modo que es fundamental tener clara la relación de pescado/cantidad de sal/tiempo en el horno. Toma nota:

Para una lubina de 1 kilo, 23 minutos a 220º C

Lubina de 1,5 kilo, 28 minutos a 220º C
Lubina de 2 kilos, 35 minutos a 220º C
Lubina de 3 kilos, 48 minutos a 220º C

Ingredientes

1 lubina
Sal gorda (el doble de lo que pese el pescado)
Agua

Opcional:

2 claras de huevo

Información adicional:

Tiempo de elaboración: unos 35-60 minutos (según tamaño de la lubina)

Calorías: unas 100 kcal por cada 100 gramos

Elaboración:

Preparamos la sal en un bol grande: la mezclamos con agua, poca agua.

Lo haremos con las manos hasta conseguir una sal humedecida.

También podemos optar por mezclar la sal con dos claras de huevo y no con agua.

En una fuente del horno hacemos una cama de sal gorda que cubra la superficie.

Colocamos encima la lubina (recuerda, sin tripas pero con escamas).

La cubrimos casi entera con el resto de la sal y apretamos para compactarla.

Vamos a dejar al aire la cola y la cabeza (nos indicarán si el pescado está en su punto).

Metemos en el horno a 220º C... el tiempo (como te contamos arriba) en función del peso del pescado.

Para saber que está a punto tenemos dos indicadores. Cuando el ojo de la lubina se ponga blanco o si al tirar de la cola, ésta se suelta con facilidad.

Sacamos la fuente del horno y dejamos reposar 5 minutos.

Golpeamos la sal con una cuchara para romperla.

Retiramos la costra y la piel del pescado.

Podemos servir con aceite de oliva, mayonesa, alioli o lo que nos apetezca.

A disfrutar.

 
B

Borsalino

Guest
Receta de Pesto de semillas de calabaza, un acompañamiento nutritivo para pasta

1601195286905.png
Una buena forma de comer sano es acompañar las comidas sencillas de todos los días con salsas saludables.

El pesto de semillas de calabaza es una receta perfecta para aportar humedad, dar sabor y aumentar el contenido nutricional de la pasta o los fideos.

Solo lleva 15 minutos de preparación, es muy fácil de hacer y el resultado es muy bueno. Si no tienes en casa aceite de semillas de calabaza, usa un aceite vegetal de calidad, como el aceite de oliva extra virgen. Pero si puedes conseguirlo, es aconsejable que uses el aceite de semillas de calabaza, que es delicioso y muy saludable, se extrae en frío de las semillas y tiene un color verdoso característico.

Es ideal para todo tipo de preparaciones, especialmente ensaladas, pues la cocción elimina gran parte de su contenido nutricional.

Este pesto para pasta muy útil para aumentar el consumo de semillas de calabaza.

Se trata de un alimento nutritivo que contiene altos niveles de antioxidantes y ácidos grasos esenciales, como ácido linoleico y ácido oleico, así como vitamina A, K, B3 y ácido fólico.

Por su alto contenido en zinc, ayuda a reducir el deterioro de los huesos y las articulaciones.

Es recomendado para disminuir el colesterol, tratar la osteoporosis, la artritis, para combatir los cálculos renales, los parásitos intestinales y las enfermedades de la próstata.

Ingredientes:

100 gramos de semillas de calabaza
50 ml de aceite de semillas de calabaza (o aceite de oliva extra virgen)
50 gramos de queso parmesano
Zumo de 1 limón
Un ramito de perejil fresco
Sal y pimienta

Preparación:

Comienza tostando las semillas de calabaza. Para ello, colócalas en una sartén (sin aceite ni grasa) a fuego bajo y muévelas constantemente hasta que cambien de color (entre 3 y 5 minutos).

1601195335296.png

Lava el perejil, sacúdelo para eliminar el exceso de agua y pícalo en trozos grandes.

Coloca el perejil en una picadora, agrega las semillas de calabaza tostadas y el queso parmesano.

Procesa un poco, agrega el aceite, el zumo de limón, la sal y la pimienta.

Mezcla bien hasta obtener una pasta liviana y cremosa.

Caliéntalo un poco antes de verter sobre la pasta.
Si lo deseas, lo puedes conservar en el refrigerador para consumir más tarde.

Al llevar zumo de limón entre sus ingredientes, realmente no es una salsa que nos pueda aguantar muchos días en refrigeración. El zumo de limón acabará cocinando el resto de productos del pesto.

Si vas a guardar el pesto en el refrigerador, es conveniente que agregues, antes de cerrar el frasco, una cucharada de aceite de semillas de calabaza. Esto hará que se conserve mejor y aumentará el contenido de nutrientes saludables del acompañamiento para pasta.
 
B

Borsalino

Guest
Cómo hacer pasta fresca en casa y la receta original de la salsa carbonara (no, no lleva nata)


BAZAR
@UEBazar
Sábado, 26 septiembre 2020 - 10:54

¿Te gusta cocinar pero siempre haces lo mismo? ¿Quieres ir un paso más allá y te pirra la cocina italiana? Aquí te vamos a mostrar cómo hacer pasta fresca y, además, te damos la receta original de la carbonara

1601201662744.png

 
B

Borsalino

Guest
1601289783292.png

Coca de espinacas y piñones de Castellón

La coca de espinacas y piñones, también conocida como “Coca d’espinacs“, al igual que la coca de tomate, es muy apreciada en Castellón.
El relleno son espinacas hervidas y después sofritas junto a un puñado de piñones, atún y huevo duro.

Esta coca de espinacas se prepara de forma similar en toda la Comunidad Valenciana. Hay quien añade un par de huevos duros o un par de longanizas troceadas. Se puede sofreír un puñado de ajos picados ( en la Plana también se ponen ajos tiernos). Es más corriente la torta rellena (tapada) que la destapada. En la Plana Alta ( Almazora, Benicasim, Borriol y Castellón de la Plana), se le añade en ocasiones lomo de cerdo y longanizas.

En Cataluña también es frecuente añadir un par de longanizas troceadas. En la Conca de Barberà también las hacen tapadas.

En Mallorca hay quien añade s ls coca de espinacas migas de arenques, un poco de perejil, una pizca de pimienta y unas hojas de orégano. También hay quien sofríe un par de cebollas picadas.

En Menorca hacen la pasta con manteca, o manteca y mantequilla, o manteca y aceite (hay quien cambia el agua por zumo de naranja). El relleno puede llevar un par de huevos duros, atún de bote, un poco de perejil y/o un sofrito de cebolla. Hay quien lo hace mitad espinacas y mitad acelgas. También hay costumbre de hacerla tapada en Mallorca y entonces la pasta no lleva levadura.

En el sur de Cataluña y en el norte de la Comunidad Valenciana la llaman a la coca de espinacas la llaman “torta de espinacas”. En la Marina, en Alicante, cuando es tapada es una “torta rellena”. En la Plana Alta, cuando lleva carne y longanizas es una “torta de carne”. En Menorca, cuando es tapada la llaman “torta tapada”.

1601289839566.png

Ingredientes

Para la masa:

  • Harina de trigo 500 gramos ( o 550 gramos, la que admita)
  • 1 vaso de cerveza
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 huevo batido (para pintar la coca)
Para el relleno:
  • 2 manojos espinaca fresca ( o una bolsa de 500 gramos ya cortada)
  • 1 cebolla tierna
  • 250 gramos atún en conserva (escurrido)
  • 2 o 3 huevos duros
  • 2 cucharadas de piñones
  • 1 puñado de pasas
  • Sal y aceite de oliva

Preparación

El relleno

  1. Primero poned una olla con agua y sal a fuego fuerte. Lavad y cortad las espinacas en trozos de 4 o 5 cm de lado. Cuando el agua haya comenzado a hervir, añadid las espinacas y dejadlas cocer 3 minutos. Sacadlas y escurrid bien el agua.
  2. Calentad 2 cucharadas de aceite y sofreíd la cebolla picadita. Cuando ya esté, rehogad las espinacas y echáis los piñones y las pasas.
1601289895781.png


La masa
  1. En un bol grande ponéis el aceite y la cerveza y una pizca de sal. Poco a poco id añadiendo la harina (tamizada) al mismo tiempo que vais mezclando con un tenedor. Cuando ya tenga cierta consistencia, que se os empiece a pegar la masa a los dedos, poned un poco de harina sobre una superficie y seguid amasando con las manos hasta que se despegue de la mesa. Formad una bola, metedla en el bol, tapadla con un paño, y dejáis reposar 15 minutos
  2. Estirad la mitad de la masa muy finita con las manos engrasadas sobre la superficie enharinada. Dadle forma de rectángulo y colocadla sobre la bandeja del horno.
  3. Cubrid la masa con las espinacas. Encima echáis el atún y los huevos duros en trocitos pequeños.
  4. Con la otra mitad de la masa, también estirada y con forma rectangular, cubrid el relleno y cerráis los bordes. Pinchad toda la superficie con un tenedor.
  5. Con el huevo batido, con la ayuda de un pincel, pintad la parte superior de la coca, la metéis en el horno pre-calentado a 200º (calor arriba-abajo). Calculad como mínimo unos 35-40 minutos. La masa debe verse doradita y si no lo está podéis dejarla un poco más ya que depende mucho del horno de cada uno.
1601289943387.png
 
B

Borsalino

Guest
Estofado de cordero al microondas

1601292531946.png

Este estofado de cordero al microondas nos ofrece la posibilidad de preparar un guiso tradicional con el mínimo esfuerzo posible.

El verdadero protagonista de esta receta es la carne de cordero. Este ingrediente debería estar más presente en nuestra cocina, es un tipo de producto que podemos incluir fácilmente en un menú semanal con recetas como ésta.

El miedo a dejar atrás el pollo, la ternera o el cerdo, debe quedar a un lado.

Este estofado de cordero al microondas es una forma perfecta de cocinar un plato de carne con alma fácilmente.

Ingredientes:

1 kg de carne de cordero
400 gr de patatas
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 limón
1 cebolla pequeña
2 cucharadas de vinagre
2 ramitas de perejil
2 cucharadas de mantequilla
1 taza de agua
Sal

Cómo preparar un estofado de cordero al microondas

Esta receta se empezará a preparar con un delicioso caldo que se convertirá en el fondo de una elaboración sencilla y deliciosa.

Ponemos en agua en un bol o recipiente apto para microondas. Pelamos los dos dientes de ajo y los añadimos, incorporamos también la hoja de laurel.

1601292579735.png
A continuación, exprimimos el zumo del limón para ponerlo en este caldo. Este ingrediente combina muy bien con el resto de los sabores de este plato.

Añadimos el perejil y la cebolla pelada cortada en cuartos. Esta será la base que le dará sabor a nuestro maravilloso guiso.

Le incorporamos las dos cucharadas de vinagre y la sal al gusto, con este aderezo nada puede salir mal.

Colocamos en el microondas a máxima potencia 5 minutos. De esta manera conseguiremos un caldo que seré en el que se cocine el cordero.

Tendremos listo un caldo maravilloso. Colamos el resultado y reservamos mientras seguimos con la carne.

Troceamos el cordero, salpimentamos al gusto y untamos con un poco de mantequilla o aceite para darle un punto crujiente.

Cocinamos a máxima potencia unos 6 minutos, hasta tener la carne perfectamente sellada, de esta manera nos aseguramos de que esté muy tierna.

Pasado este tiempo ponemos el caldo por encima que será el encargado de darle todo el sabor a este fondo de carne.

Pelamos y troceamos las patatas. Un buen estafado no estará completo sin las patatas que serán el complemento perfecto.

Incorporamos las patatas y cocinamos todo el conjunto a máxima potencia unos 10 minutos más. Comprobamos el punto de las patatas para no pasarnos.

Dependiendo de la potencia del microondas podemos necesitar unos minutos más, pero siempre debemos comprobar el curso de esta receta para no pasarnos.

1601292624685.png

Dejaremos reposar los ingredientes en el microondas unos 5 minutos más antes de servirlos, quedará la carne y las patatas más suaves.

Decoramos con un poco de perejil picado y preparamos un poco de pan. Este guiso de los de toda la vida nos permitirá disfrutar sin apenas esfuerzo.

En unos 20 minutos podemos tener un estofado preparado para la acción, una cena romántica o con amigos que estará preparada para triunfar.

Atrévete a probar este estofado, siempre queda bien y es una manera de incorporar el cordero a cualquier menú semanal.
 
B

Borsalino

Guest
Boletus guisados | Receta casera

1601376191893.png

 
B

Borsalino

Guest
La receta del clásico y delicioso bocadillo de calamares
RECETAS
El secreto es que los calamares no te queden aceitosos ni se suelte el rebozado
Los 10 errores que endurecen tus calamares a la romana
Sorprende con esta receta de bastoncitos de bacalao con romescu


1601381419746.png

 
B

Borsalino

Guest
Huevos a la Flamenca

1601450668723.png


Los huevos a la flamenca admiten diversas variantes, pero una de las que se han vuelto más populares es la receta de Arguiñano, quien no solamente ha compartido el paso a paso para poderla preparar, sino que también ha ofrecido algunos consejos importantes para que el resultado sea realmente bueno. Esta preparación, originaria de Andalucía, es una entrante muy completa que puedes servir también como plato principal. El resultado final es una verdadera exquisitez elaborada con huevos, que encantará a todos en casa.

Los huevos a la flamenca no son una comida baja en calorías, pero si te preocupa la dieta o prefieres no comer carne, puedes sustituir el chorizo y el jamón serrano por carne vegetal. Si bien lleva patatas fritas, los huevos se cuecen al horno y quedan bastante ligeros, pero lo que nadie puede resistirse es a acompañar los huevos a la flamenca con pan, para mojarlo en la cazuela. El chef vasco recomienda acompañar el plato con un buen pan, para mojar en los huevos y esto es muy difícil de sustituir, pero puedes utilizar un pan integral.
Ingredientes para 4 comensales:
  • 8 huevos
  • 100 gramos de chorizo ibérico
  • 100 gramos de jamón serrano, cortado en lonchas gruesas
  • 350 mililitros de salsa de tomate
  • 150 gramos de guisantes
  • 1 puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 2 patatas medianas
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
Preparación:

  1. Para comenzar, cocina los guisantes en una cacerola con agua hasta que estén blandos, aproximadamente 15 minutos. Escúrrelos y resérvalos.
  2. Lava, pela y pica las verduras. Corta las patatas en dados pequeños, el puerro en media lunas y aplasta los dientes de ajo.
  3. Sofríe el ajo con el puerro en una cacerola con un chorrito de aceite de oliva, agrega las patatas y baja el fuego. Cocina hasta que estén blandas y doradas, apaga el fuego, quita el exceso de aceite y retira los dientes de ajo. Reserva.
  4. Corta el chorizo en rebanadas y el jamón en daditos. En una cacerola con un chorro de aceite, rehoga la mitad del chorizo y la mitad del jamón.
  5. Añade los guisantes y la preparación de patatas y puerros que has reservado. Cocina a fuego lento durante unos 5 minutos, revolviendo con una cuchara de madera cada tanto.
  6. Pon el conjunto a punto de sal y las especias que se deseen.
  7. Cuando esté lista la cocción, repártela en 4 cazuelas de barro.
  8. Cubre con salsa de tomate caliente, casca encima 2 huevos en cada plato, agrega sal, pimienta y el resto de chorizo y de jamón.

1601450736794.png


  1. Hornea hasta que estén los huevos bien cocidos. No es conveniente que los huevos se cocinen demasiado.
  2. Al sacar las cazuelas de barro del horno, decora el plato espolvoreando encima un poco de perejil fresco picado.
No es necesario servir un acompañamiento, ya que la receta es muy completa, pero si quieres que sea más saludable, acompáñala con una ensalada colorida de verduras frescas.