¿Por qué Felipe VI no va a los toros? (1 Viewer)

Registrado
14 Mar 2016
Mensajes
3.222
Calificaciones
14.523
¿Por qué Felipe VI no va a los toros?
La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’

Eso: ¿por qué el Rey no presidió el jueves la corrida de Beneficencia en la plaza de Las Ventas, cita tradicional del jefe del estado con los aficionados a la tauromaquia?

La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’.
Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.

Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.
La fiesta de los toros es una actividad legal en este país y está considerada por ley como patrimonio cultural de los españoles. De ella viven miles de ciudadanos, millones asisten a los festejos y la inmensa mayoría de ellos recibe con calor y afecto a los miembros de la Casa Real cuando aparecen en el tendido de alguna plaza.

La fiesta de los toros está seriamente cuestionada y necesita del apoyo expreso de la más alta institución del estado, que debe velar por que se cumpla la ley y se respeten los derechos de los aficionados a la tauromaquia.

Por ello, la ausencia repetida del rey Felipe VI en los festejos taurinos -solo ha acudido una vez a los toros, el 8 de mayo de 2015, a la plaza de Las Ventas, desde que asumió la jefatura del Estado- es una realidad desoladora que encierra la sospecha de que los legítimos gustos personales pudieran interferir en los asuntos de estado.

El Rey es Rey antes que aficionado o no a los toros; y en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales debe amparar con su presencia la existencia y conservación de un patrimonio español.

Afortunadamente, el Rey emérito Juan Carlos I, su hija la Infanta Elena y los hijos de esta se dejan ver con frecuencia en las plazas; y ellos son testigos del entusiasmo que despiertan entre los espectadores. Pero, a estas alturas, no es lo mismo don Juan Carlos que don Felipe.

La fiesta de los toros requiere que Felipe VI aparezca de vez en cuando -nadie le va a pedir que se convierta en un apasionado seguidor- en un palco real o en una barrera de una plaza. La fiesta necesita su presencia y su afecto, del mismo que la monarquía precisa también del aprecio de los aficionados y espectadores.

Y esa mutua necesidad es más perentoria que nunca porque son muchos los que ponen en duda la vigencia de la tauromaquia y persiguen su erradicación, y no pocos los que rechazan la figura del monarca.

Parece claro, no obstante, que al Rey no le gustan los toros. Está en su derecho, pero es el Rey. Este que escribe no es aficionado al fútbol, pero comprende que el jefe del estado asista a los eventos deportivos de interés nacional; es más, este que escribe ni siquiera es monárquico, pero respeta la monarquía parlamentaria de este país porque es español.

Entonces, ¿por qué el Rey no va a los toros? Él sabrá, pero con las cosas de comer no se debe jugar, y son muchos los españoles que comen de la fiesta y más los que la sufren y se emocionan con ella. Y todos ellos deben figurar, cómo no, entre las ocupaciones del Rey.

Sería un grave error desdeñar el afecto que los aficionados taurinos han sentido históricamente por la monarquía y sus representantes. Nunca se sabe -la vida da muchas vueltas- si, algún día, el Rey recordará con añoranza su desapego actual porque pueda necesitar el mismo apoyo de la fiesta de los toros que hoy, con toda justicia, a él se le demanda.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/02/actualidad/1464859178_887608.html
 

Registrado
23 Ago 2008
Mensajes
13.868
Calificaciones
39.878
Pues mira tu por donde en esto estoy totalmente de acuerdo con Felipe Borbon , es una salvajada eso de las corridas...pagar por ver a un bello animal ser torturado, desangrarse y morir para gloria de un carnicero vestido de fiesta .
 
Registrado
24 Abr 2013
Mensajes
373
Calificaciones
2.661
A él le gusta mucho ir (lo leí de algún periodista monárquico).No sé si la Leti interviene en que no vaya. Lo que para mí está claro que lo hace para dar impresión imparcial, de tío progre y justo en esta época de propaganda a su favor.
Cuando era Príncipe iba.
 

Registrado
16 May 2013
Mensajes
1.799
Calificaciones
13.641
Pues mira tu por donde en esto estoy totalmente de acuerdo con Felipe Borbon , es una salvajada eso de las corridas...pagar por ver a un bello animal ser torturado, desangrarse y morir para gloria de un carnicero vestido de fiesta .
Totalmente de acuerdo contigo;)
 
B

Blanca06

Guest
¿Por qué Felipe VI no va a los toros?
La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’

Eso: ¿por qué el Rey no presidió el jueves la corrida de Beneficencia en la plaza de Las Ventas, cita tradicional del jefe del estado con los aficionados a la tauromaquia?

La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’.
Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.

Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.
La fiesta de los toros es una actividad legal en este país y está considerada por ley como patrimonio cultural de los españoles. De ella viven miles de ciudadanos, millones asisten a los festejos y la inmensa mayoría de ellos recibe con calor y afecto a los miembros de la Casa Real cuando aparecen en el tendido de alguna plaza.

La fiesta de los toros está seriamente cuestionada y necesita del apoyo expreso de la más alta institución del estado, que debe velar por que se cumpla la ley y se respeten los derechos de los aficionados a la tauromaquia.

Por ello, la ausencia repetida del rey Felipe VI en los festejos taurinos -solo ha acudido una vez a los toros, el 8 de mayo de 2015, a la plaza de Las Ventas, desde que asumió la jefatura del Estado- es una realidad desoladora que encierra la sospecha de que los legítimos gustos personales pudieran interferir en los asuntos de estado.

El Rey es Rey antes que aficionado o no a los toros; y en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales debe amparar con su presencia la existencia y conservación de un patrimonio español.

Afortunadamente, el Rey emérito Juan Carlos I, su hija la Infanta Elena y los hijos de esta se dejan ver con frecuencia en las plazas; y ellos son testigos del entusiasmo que despiertan entre los espectadores. Pero, a estas alturas, no es lo mismo don Juan Carlos que don Felipe.

La fiesta de los toros requiere que Felipe VI aparezca de vez en cuando -nadie le va a pedir que se convierta en un apasionado seguidor- en un palco real o en una barrera de una plaza. La fiesta necesita su presencia y su afecto, del mismo que la monarquía precisa también del aprecio de los aficionados y espectadores.

Y esa mutua necesidad es más perentoria que nunca porque son muchos los que ponen en duda la vigencia de la tauromaquia y persiguen su erradicación, y no pocos los que rechazan la figura del monarca.

Parece claro, no obstante, que al Rey no le gustan los toros. Está en su derecho, pero es el Rey. Este que escribe no es aficionado al fútbol, pero comprende que el jefe del estado asista a los eventos deportivos de interés nacional; es más, este que escribe ni siquiera es monárquico, pero respeta la monarquía parlamentaria de este país porque es español.

Entonces, ¿por qué el Rey no va a los toros? Él sabrá, pero con las cosas de comer no se debe jugar, y son muchos los españoles que comen de la fiesta y más los que la sufren y se emocionan con ella. Y todos ellos deben figurar, cómo no, entre las ocupaciones del Rey.

Sería un grave error desdeñar el afecto que los aficionados taurinos han sentido históricamente por la monarquía y sus representantes. Nunca se sabe -la vida da muchas vueltas- si, algún día, el Rey recordará con añoranza su desapego actual porque pueda necesitar el mismo apoyo de la fiesta de los toros que hoy, con toda justicia, a él se le demanda.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/02/actualidad/1464859178_887608.html
Lo que me faltaba por leer, que tener "desapego" al demencial disfrute con el sufrimiento de un animal es inexplicable. Lo inexplicable es lo contrario.
 

L

Letisia

Guest
¿Por qué Felipe VI no va a los toros?
La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’

Eso: ¿por qué el Rey no presidió el jueves la corrida de Beneficencia en la plaza de Las Ventas, cita tradicional del jefe del estado con los aficionados a la tauromaquia?

La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’.
Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.

Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.
La fiesta de los toros es una actividad legal en este país y está considerada por ley como patrimonio cultural de los españoles. De ella viven miles de ciudadanos, millones asisten a los festejos y la inmensa mayoría de ellos recibe con calor y afecto a los miembros de la Casa Real cuando aparecen en el tendido de alguna plaza.

La fiesta de los toros está seriamente cuestionada y necesita del apoyo expreso de la más alta institución del estado, que debe velar por que se cumpla la ley y se respeten los derechos de los aficionados a la tauromaquia.

Por ello, la ausencia repetida del rey Felipe VI en los festejos taurinos -solo ha acudido una vez a los toros, el 8 de mayo de 2015, a la plaza de Las Ventas, desde que asumió la jefatura del Estado- es una realidad desoladora que encierra la sospecha de que los legítimos gustos personales pudieran interferir en los asuntos de estado.

El Rey es Rey antes que aficionado o no a los toros; y en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales debe amparar con su presencia la existencia y conservación de un patrimonio español.

Afortunadamente, el Rey emérito Juan Carlos I, su hija la Infanta Elena y los hijos de esta se dejan ver con frecuencia en las plazas; y ellos son testigos del entusiasmo que despiertan entre los espectadores. Pero, a estas alturas, no es lo mismo don Juan Carlos que don Felipe.

La fiesta de los toros requiere que Felipe VI aparezca de vez en cuando -nadie le va a pedir que se convierta en un apasionado seguidor- en un palco real o en una barrera de una plaza. La fiesta necesita su presencia y su afecto, del mismo que la monarquía precisa también del aprecio de los aficionados y espectadores.

Y esa mutua necesidad es más perentoria que nunca porque son muchos los que ponen en duda la vigencia de la tauromaquia y persiguen su erradicación, y no pocos los que rechazan la figura del monarca.

Parece claro, no obstante, que al Rey no le gustan los toros. Está en su derecho, pero es el Rey. Este que escribe no es aficionado al fútbol, pero comprende que el jefe del estado asista a los eventos deportivos de interés nacional; es más, este que escribe ni siquiera es monárquico, pero respeta la monarquía parlamentaria de este país porque es español.

Entonces, ¿por qué el Rey no va a los toros? Él sabrá, pero con las cosas de comer no se debe jugar, y son muchos los españoles que comen de la fiesta y más los que la sufren y se emocionan con ella. Y todos ellos deben figurar, cómo no, entre las ocupaciones del Rey.

Sería un grave error desdeñar el afecto que los aficionados taurinos han sentido históricamente por la monarquía y sus representantes. Nunca se sabe -la vida da muchas vueltas- si, algún día, el Rey recordará con añoranza su desapego actual porque pueda necesitar el mismo apoyo de la fiesta de los toros que hoy, con toda justicia, a él se le demanda.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/02/actualidad/1464859178_887608.html

Si supieran ellos la de gente poco amante de la monarquía que no solo no les aguantan sino que les mantienen pese a desagradarles profundamente.
 
Registrado
9 Abr 2013
Mensajes
676
Calificaciones
6.114
¿Por qué Felipe VI no va a los toros?
La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’

Eso: ¿por qué el Rey no presidió el jueves la corrida de Beneficencia en la plaza de Las Ventas, cita tradicional del jefe del estado con los aficionados a la tauromaquia?

La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’.
Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.

Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.
La fiesta de los toros es una actividad legal en este país y está considerada por ley como patrimonio cultural de los españoles. De ella viven miles de ciudadanos, millones asisten a los festejos y la inmensa mayoría de ellos recibe con calor y afecto a los miembros de la Casa Real cuando aparecen en el tendido de alguna plaza.

La fiesta de los toros está seriamente cuestionada y necesita del apoyo expreso de la más alta institución del estado, que debe velar por que se cumpla la ley y se respeten los derechos de los aficionados a la tauromaquia.

Por ello, la ausencia repetida del rey Felipe VI en los festejos taurinos -solo ha acudido una vez a los toros, el 8 de mayo de 2015, a la plaza de Las Ventas, desde que asumió la jefatura del Estado- es una realidad desoladora que encierra la sospecha de que los legítimos gustos personales pudieran interferir en los asuntos de estado.

El Rey es Rey antes que aficionado o no a los toros; y en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales debe amparar con su presencia la existencia y conservación de un patrimonio español.

Afortunadamente, el Rey emérito Juan Carlos I, su hija la Infanta Elena y los hijos de esta se dejan ver con frecuencia en las plazas; y ellos son testigos del entusiasmo que despiertan entre los espectadores. Pero, a estas alturas, no es lo mismo don Juan Carlos que don Felipe.

La fiesta de los toros requiere que Felipe VI aparezca de vez en cuando -nadie le va a pedir que se convierta en un apasionado seguidor- en un palco real o en una barrera de una plaza. La fiesta necesita su presencia y su afecto, del mismo que la monarquía precisa también del aprecio de los aficionados y espectadores.

Y esa mutua necesidad es más perentoria que nunca porque son muchos los que ponen en duda la vigencia de la tauromaquia y persiguen su erradicación, y no pocos los que rechazan la figura del monarca.

Parece claro, no obstante, que al Rey no le gustan los toros. Está en su derecho, pero es el Rey. Este que escribe no es aficionado al fútbol, pero comprende que el jefe del estado asista a los eventos deportivos de interés nacional; es más, este que escribe ni siquiera es monárquico, pero respeta la monarquía parlamentaria de este país porque es español.

Entonces, ¿por qué el Rey no va a los toros? Él sabrá, pero con las cosas de comer no se debe jugar, y son muchos los españoles que comen de la fiesta y más los que la sufren y se emocionan con ella. Y todos ellos deben figurar, cómo no, entre las ocupaciones del Rey.

Sería un grave error desdeñar el afecto que los aficionados taurinos han sentido históricamente por la monarquía y sus representantes. Nunca se sabe -la vida da muchas vueltas- si, algún día, el Rey recordará con añoranza su desapego actual porque pueda necesitar el mismo apoyo de la fiesta de los toros que hoy, con toda justicia, a él se le demanda.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/02/actualidad/1464859178_887608.html
Para una cosa que hace bien (dar la espalda a las corridas de toros), dejémosle en paz...
 
Registrado
29 Mar 2016
Mensajes
853
Calificaciones
2.057
Creo que el que escribió ese mensaje lo escribió por meterse con el rey.

En la agenda de casa real estaba previsto que Felipe fuera. Pero al final 17 fue la misa por Ecuador y se cambió.

17.05.2016

Rey

Corrida de la Asociación de la Prensa
Plaza de Toros de Las Ventas. Madrid

18.05.2016

Reyes

Visita a las localidades de Villanueva de los Infantes, Tomelloso y Talavera de la Reina
Villanueva de los Infantes, Tomelloso y Talavera de la Reina

El cambio en la agenda:

17.05.2016

Reyes

Misa solemne de homenaje y recuerdo a las víctimas de los terremotos ocurridos en abril en Ecuador
Catedral de Santa María la Real de la Almudena. Madrid

18.05.2016

Reyes

Visita a las localidades de Villanueva de los Infantes, Tomelloso y Talavera de la Reina
Villanueva de los Infantes, Tomelloso y Talavera de la Reina


Por otro lado, siempre se ha dicho que a Felipe no le gustan los toros al igual que a su madre pero ha ido cuando no le ha quedado otra. Siempre se ha dicho que Juan Carlos le encanta los toros al igual que a su hija Elena y se ha visto lo mucho que le gustan. MIentras que a Cristina y a Iñaki los toros tampoco le hace tilín.
 
Última edición:
Registrado
31 Ago 2013
Mensajes
244
Calificaciones
1.641
Decir no a la tortura es un deber ético que debería estar por encima de cualquie otro rédito y que tendría que formar parte del bagaje moral, intelectual e ideológico de cualquier demócrata.

Imagino que las razones por las cuales no acude Felipe son otras, pero aún así, es la única cosa que le aplaudo



¿Por qué Felipe VI no va a los toros?
La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’

Eso: ¿por qué el Rey no presidió el jueves la corrida de Beneficencia en la plaza de Las Ventas, cita tradicional del jefe del estado con los aficionados a la tauromaquia?

La pregunta es retórica porque la política de transparencia de la Zarzuela no va más allá de justificar la ausencia por un ‘problema de agenda’.
Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.

Pues sepa Su Majestad que no son pocos los amantes de la fiesta que lo echaron de menos y mostraron su pesar por una actitud reiterada que viene a ser una más que probable consecuencia de un desapego inexplicable.
La fiesta de los toros es una actividad legal en este país y está considerada por ley como patrimonio cultural de los españoles. De ella viven miles de ciudadanos, millones asisten a los festejos y la inmensa mayoría de ellos recibe con calor y afecto a los miembros de la Casa Real cuando aparecen en el tendido de alguna plaza.

La fiesta de los toros está seriamente cuestionada y necesita del apoyo expreso de la más alta institución del estado, que debe velar por que se cumpla la ley y se respeten los derechos de los aficionados a la tauromaquia.

Por ello, la ausencia repetida del rey Felipe VI en los festejos taurinos -solo ha acudido una vez a los toros, el 8 de mayo de 2015, a la plaza de Las Ventas, desde que asumió la jefatura del Estado- es una realidad desoladora que encierra la sospecha de que los legítimos gustos personales pudieran interferir en los asuntos de estado.

El Rey es Rey antes que aficionado o no a los toros; y en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales debe amparar con su presencia la existencia y conservación de un patrimonio español.

Afortunadamente, el Rey emérito Juan Carlos I, su hija la Infanta Elena y los hijos de esta se dejan ver con frecuencia en las plazas; y ellos son testigos del entusiasmo que despiertan entre los espectadores. Pero, a estas alturas, no es lo mismo don Juan Carlos que don Felipe.

La fiesta de los toros requiere que Felipe VI aparezca de vez en cuando -nadie le va a pedir que se convierta en un apasionado seguidor- en un palco real o en una barrera de una plaza. La fiesta necesita su presencia y su afecto, del mismo que la monarquía precisa también del aprecio de los aficionados y espectadores.

Y esa mutua necesidad es más perentoria que nunca porque son muchos los que ponen en duda la vigencia de la tauromaquia y persiguen su erradicación, y no pocos los que rechazan la figura del monarca.

Parece claro, no obstante, que al Rey no le gustan los toros. Está en su derecho, pero es el Rey. Este que escribe no es aficionado al fútbol, pero comprende que el jefe del estado asista a los eventos deportivos de interés nacional; es más, este que escribe ni siquiera es monárquico, pero respeta la monarquía parlamentaria de este país porque es español.

Entonces, ¿por qué el Rey no va a los toros? Él sabrá, pero con las cosas de comer no se debe jugar, y son muchos los españoles que comen de la fiesta y más los que la sufren y se emocionan con ella. Y todos ellos deben figurar, cómo no, entre las ocupaciones del Rey.

Sería un grave error desdeñar el afecto que los aficionados taurinos han sentido históricamente por la monarquía y sus representantes. Nunca se sabe -la vida da muchas vueltas- si, algún día, el Rey recordará con añoranza su desapego actual porque pueda necesitar el mismo apoyo de la fiesta de los toros que hoy, con toda justicia, a él se le demanda.



http://cultura.elpais.com/cultura/2016/06/02/actualidad/1464859178_887608.html
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)