Opacidad del Portal de la Transparencia sobre el coste de la Familia Real

Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.146
Calificaciones
116.927
Opacidad del Portal de la Transparencia sobre el coste de la Familia Real

LUIS DíEZ | Publicado: 15/3/2016 11:16 - Actualizado: 12:46


El rey Felipe Vi y Pedro Morenés, en una foto de archivo. El Ministerio de Defensa es uno de los que más información sobre la Casa Real ha negado a los usuarios del Portal de la Transparencia. / Efe

Cuando se cumplen dos años del llamado Portal de la Transparencia y Buen Gobierno que La Moncloa puso en marcha con gran alarde propagandístico de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el blindaje de los datos sobre los gastos de la Monarquía es absoluto. La mayor parte de las 167 solicitudes de información al respecto han sido desestimadas. Y las tramitadas han topado con la negativa de los responsables gubernamentales a dar información. El argumento es que el gasto del rey Felipe VI y su familia en seguridad, coches, aviones o calefacción afecta a la seguridad nacional. Incluso el coste de la acuñación y distribución de las monedas con la efigie del nuevo rey es secreto porque puede afectar a los intereses económicos y comerciales del país.

Un ciudadano pregunta –y no es fácil poder preguntar– a través del Portal de la Transparencia: “¿Cuál es el gasto de la Casa Real que asume el Ministerio de Defensa (seguridad, protocolo…)?” Y el Gobierno le contesta que “la información específica (guardia militar y escoltas) pudiera afectar a la eficacia de los dispositivos y poner en riesgo a las personas protegidas”. Por tanto, deniega el acceso a la información solicitada.

Otro ciudadano pregunta: “¿Cuántos efectivos policiales están destinados a la seguridad de la Casa Real y cuál es el catálogo de puestos de trabajo?” Y el Gobierno le contesta que no se lo puede decir. Otro ciudadano pregunta: “¿Cuánto nos cuesta la seguridad de los duques de Palma?” Es decir, de la infanta Cristina de Borbón, su marido Iñaki Urdangarín y sus hijos. Y el Gobierno contesta que no quiere contestar.

La primera de estas tres respuestas negativas corresponde al Ministerio de Defensa, del que es titular Pedro Morenés Eulate. Concretamente dimana del jefe de la Unidad de Información y Transparencia, que para eso existe. Y las otras dos proceden del Ministerio del Interior y están firmadas por el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, quien no olvida añadir que si no está conforme con la respuesta, tiene dos meses para recurrir por la vía de lo contencioso-administrativo.

Otro ciudadano pregunta: “¿A cuánto asciende el gasto anual en seguridad de los reyes Felipe VI y Letizia Ortiz? También lo que se gasta al año en agua, luz y calefacción en La Zarzuela”. Y el Gobierno interpreta la pregunta como le da la gana y le responde que “la difusión de la información relativa a la estructura, organización, medios y técnicas operativas de los servicios de seguridad pone en riesgo a las personas protegidas”. No era eso lo que el ciudadano preguntaba, pero tanto da. Y en lo atinente al gasto en calefacción y demás, pregunte usted a la Presidencia del Gobierno, le dicen.

Varios universitarios solicitan formalmente al Ministerio de Defensa la información relativa al gasto de este departamento referido al mantenimiento de la Casa Real desde el año 2010 al 2015. Y obtienen la respuesta de que no se lo pueden decir “por razones de seguridad”. Menos mal que los decepcionados estudiantes pertenecen a la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Pero su esfuerzo no ha sido en balde. Ahora saben algo más: que con conocer el nombre del coronado y sus familiares para bautizar calles, hospitales, universidades y buques de guerra, ya es suficiente.

Otro ciudadano pregunta cuál ha sido el coste de producción y distribución de la nueva moneda de un euro, acuñada con la efigie de Felipe VI. Pero desvelar ese dato sería tanto como “infligir un perjuicio a los intereses económicos y comerciales”, según se lee en la respuesta del director general de la Real Casa de la Moneda, Jaime Sánchez Revenga. Cuestión distinta es, por ejemplo, si preguntaran el coste del despacho habilitado para el rey emérito, Juan Carlos I, en el Palacio Real de Madrid. El ciudadano que se interesó por el asunto obtuvo la cuantía, aproximadamente la mitad de los 222.391 euros que ha costado la restauración del Patio de las Damas del palacio.

Ni escuchas ni ‘operación Chamartín’

Los ciudadanos se han vuelto exigentes, cada día toleran menos el nepotismo, los gastos superfluos y el derroche de los poderes extractivos. La corrupción política es la segunda preocupación de la gente, que asiste sobrecogida al uso del poder para el latrocinio y el enriquecimiento de los poderosos, con testaferros y sin ellos. Los datos oficiales sobre sueldos, contratos públicos y presupuestos, disponibles en el Portal de la Transparencia a partir de la obligada inserción en el BOE, son tan interesantes como conocidos. Pero cuando los ciudadanos intentan profundizar y piden acceso a información que pueda resultar inconveniente o reflejar abusos de poder, reciben un portazo en las narices del Portal de la Transparencia.

Así, por ejemplo, un ciudadano se interesa por la estadística de los pinchazos telefónicos y telemáticos que realizan las fuerzas de seguridad del Estado y el director general de la Guardia Civil en este caso, Arsenio Fernández de Mesa, le responde que esa información “supondría un peligro para la seguridad pública y la prevención, investigación y sanción de los ilícitos penales, administrativos o disciplinarios”. En realidad, el principal peligro devendría del contraste de los datos reales con las intervenciones –“preventivas” incluidas– autorizadas por los jueces.

Un ciudadano pregunta si los familiares de los ministros y altos cargos –también de los periodistas que viajan con el presidente del Gobierno y otras autoridades– pagan los billetes en los aviones oficiales del Grupo 45 de la Fuerza Aérea, destinados al efecto. Y la respuesta, lejos de reconocer la realidad del gratis total, atribuye el gasto de las idas y venidas del jefe del Gobierno, la Familia Real y del titular de Defensa, al presupuesto anual del Ejército del Aire.

Otro ciudadano pide acceso a la documentación por la que hemos de pagar más de 2.000 millones de euros a la filial gasista de la empresa privada ACS, que preside Florentino Pérez, por el telúrico fracaso del proyecto Castor de almacenamiento de gas, pero el Gobierno se la deniega. Otro pide acceso al contrato entre Renfe, Adif y la entidad Desarrollo Urbanístico Chamartín, S.A., pero el Ejecutivo también se lo deniega, a pesar de que se trata de una operación urbanística multimillonaria sobre suelo público.

Suma y sigue. Otro ciudadano solicita aclaración sobre la norma legal que autoriza las “devoluciones en caliente” de los inmigrantes que consiguen saltar las vallas de Ceuta y Melilla. En este caso logra consigue que el departamento del ministro en funciones Jorge Fernández Díaz le conteste que “ese concepto no se encuentra en nuestro ordenamiento jurídico”. Sin embargo, lejos de reconocer la ilegalidad del procedimiento policial, aclara: “Cabe entenderlo como el rechazo en frontera”. Y si no cabe, tanto da. Y por supuesto, “no hay recuento estadístico oficial al respecto”.

Lo que no acaba de entender el ciudadano que pregunta por la amnistía fiscal decretada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, es por qué podemos conocer que el exdirigente del Sindicato Minero Asturiano de la UGT, José Ángel Fernández Villa, regularizó un millón de euros y hemos de seguir sin conocer los nombres y cantidades de los demás defraudadores. La respuesta del consabido secreto fiscal confirma el malicioso manejo de la información desde el poder.

Luego ya, las dificultades de acceso al Portal de la Transparencia y el cúmulo de respuestas que demuestran que cuanto más grave es el asunto, más lo tapan, explica el fracaso de la panacea, un portal y un consejo de notables que cuesta 2,9 millones de euros este año: 1,2 en personal y el resto no se sabe. Ese fracaso queda reflejado en la ridícula cifra de 3.959 solicitudes de información en dos años.

De esas solicitudes se han “inadmitido” 882, denegado 122 y provocado 155 desestimientos en el mes de tramitación. De las 229 reclamaciones al Consejo de la Transparencia, órgano gubernamental, se han rechazado más de la mitad: 121. El resultado es satisfactorio para las excepciones de la ley de transparencia de 2013 y su espíritu, según el cual, pueden saber casi todo de nosotros sin que nosotros podamos saber casi nada de ellos por más que cuatro millones de ciudadanos hayan clicado alguna vez en la mencionada web de La Moncloa

http://www.cuartopoder.es/laespumadeldia/2016/03/15/opacidad-del-portal-de-la-transparencia-sobre-el-coste-de-la-familia-real/18479
 

Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.146
Calificaciones
116.927
Opacidad del Portal de la Transparencia sobre el coste de la Familia Real

"Cuando se cumplen dos años del llamado Portal de la Transparencia y Buen Gobierno que La Moncloa puso en marcha con gran alarde propagandístico de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el blindaje de los datos sobre los gastos de la Monarquía es absoluto. La mayor parte de las 167 solicitudes de información al respecto han sido desestimadas. Y las tramitadas han topado con la negativa de los responsables gubernamentales a dar información. El argumento es que el gasto del rey Felipe VI y su familia en seguridad, coches, aviones o calefacción afecta a la seguridad nacional. Incluso el coste de la acuñación y distribución de las monedas con la efigie del nuevo rey es secreto porque puede afectar a los intereses económicos y comerciales del país.

Un ciudadano pregunta –y no es fácil poder preguntar– a través del Portal de la Transparencia: “¿Cuál es el gasto de la Casa Real que asume el Ministerio de Defensa (seguridad, protocolo…)?” Y el Gobierno le contesta que “la información específica (guardia militar y escoltas) pudiera afectar a la eficacia de los dispositivos y poner en riesgo a las personas protegidas”. Por tanto, deniega el acceso a la información solicitada.

Otro ciudadano pregunta: “¿Cuántos efectivos policiales están destinados a la seguridad de la Casa Real y cuál es el catálogo de puestos de trabajo?” Y el Gobierno le contesta que no se lo puede decir. Otro ciudadano pregunta: “¿Cuánto nos cuesta la seguridad de los duques de Palma?” Es decir, de la infanta Cristina de Borbón, su marido Iñaki Urdangarín y sus hijos. Y el Gobierno contesta que no quiere contestar."

http://www.cuartopoder.es/laespumad...encia-sobre-el-coste-de-la-familia-real/18479

De traca.
Desde cuando un gasto en calefacción afecta a los intereses económicos y comerciales de España???
A los intereses que afecta es al de los bolsillos de los Españoles.
La pregunta es... Cual es el coste REAL DE LA MONARQUÍA ????
 


Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.146
Calificaciones
116.927
"Cuando se cumplen dos años del llamado Portal de la Transparencia y Buen Gobierno que La Moncloa puso en marcha con gran alarde propagandístico de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el blindaje de los datos sobre los gastos de la Monarquía es absoluto. La mayor parte de las 167 solicitudes de información al respecto han sido desestimadas. Y las tramitadas han topado con la negativa de los responsables gubernamentales a dar información. El argumento es que el gasto del rey Felipe VI y su familia en seguridad, coches, aviones o calefacción afecta a la seguridad nacional. Incluso el coste de la acuñación y distribución de las monedas con la efigie del nuevo rey es secreto porque puede afectar a los intereses económicos y comerciales del país."

Por qué le llaman ley de transparencia y no lo es 100%.
 
Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.146
Calificaciones
116.927
La casa real holandesa desglosa sus 58 millones de euros de presupuesto

La dotación directa aprobada por el Parlamento será de 41,4 millones, a los que hay que sumar 17,1 millones en seguridad, mantenimiento de los palacios y viajes al extranjero.
La transparencia de las cuentas se impone en las casas reales. De forma similar a lo que ha empezado a hacer el Palacio de la Zarzuela, la corona holandesa ha detallado en qué se van a gastar los 58,5 millones de euros que recibirá de las arcas públicas para el año 2017.


Los soberanos de Holanda, Guillermo y Máxima, acompañados por la reina Beatriz.

MonarquiaConfidencial

Con un gráfico para hacer más sencilla la presentación de los datos, la web de la casa real de Holanda desglosa las partidas a las que se dedicará el presupuesto para el año que viene.

La constitución holandesa y la ley que regula la financiación de la monarquía contempla que deben recibir asignación el rey o reina, su consorte, su sucesor si es mayor de edad, y también los reyes eméritos, como es el caso de la ahora princesa Beatriz.

Además, el presupuesto público cubre todos los gatos de funcionamiento de la casa real, tanto en personal como en material. Y por otro lado hay partidas no incluidas propiamente en la asignación anual de la corona, que corren a cargo de distintos ministerios y organismos gubernamentales, pero que también se dedican a servicio de la familia real.

Funcionarios, sueldos, viajes, palacios...

Esa asignación directa será de 41,4 millones de euros para el año 2017. El grueso lo cubre la partida de “Gastos de funcionamiento”, que son 27,7 millones de euros divididos en: 18,2 millones para el numeroso personal que trabaja en los palacios de Noordeinde y el Real de Ámsterdam; 8,2 millones para gastos corrientes como vehículos -tanto coches como carruajes de caballos-, luz, calefacción, telecomunicaciones, consultorías, servicios técnicos...; 814.000 euros para los viajes dentro de Holanda en aviones y helicópteros; 303.000 para cuidar de las zonas silvestres dependientes de la corona; y 80.000 euros destinados a los viajes a las seis islas de las Antillas Neerlandesas.

Otros 8 millones de euros, ya fuera de los 27 de gastos de funcionamientos, se dedican a pagar las retribuciones al rey Guillermo, a la reina Máxima y a la reina emérita, ahora princesa Beatriz, así como a sus respectivos gabinetes y oficinas. La mayor parte se va en esos otros gastos, ya que los salarios son de 880.000 euros anuales para el rey, 352.000 para Máxima y 502.000 para Beatriz.

Todo este dinero lo asigna la casa real libremente, mientras que otros 5,7 millones de euros lo deciden distintos departamentos del gobierno holandés: por ejemplo, los miembros del equipo que se encarga de la gestión de la relación del rey con el ejecutivo, las reuniones, el trasiego de leyes y documentos... También se incluye aquí el Cuarto Militar y la oficina de prensa.

Pero, además, hay otros 17 millones de euros que no están en la asignación propia de la casa, sino en otras partidas del presupuesto general del estado holandés para 2017, pero cuyo destino real es la familia real. Es el caso de los 2 millones de euros que asume el Ministerio de Asuntos Exteriores en viajes al extranjero por parte de los miembros de la familia real.

También hay que tener en cuenta lo que cuesta mantener los palacios reales: el Palacio Real de Ámsterdam, donde se celebran recepciones durante visitas de Estado -como el Palacio Real de Oriente de Madrid-; el Palacio Noordeinde, lugar de trabajo del rey; y el Palacio Huis ten Bosch, donde reside la princesa Beatriz.

A todo ello habría que sumar los 87.000 euros que cuesta cuidar del barco “El dragón verde” que pertenece a Beatriz y que ha provocado más de una polémica.

Y por último, queda una partida sin una cifra concreta que abarcaría desde el dispositivo de seguridad que protege a la familia real como en defensa y justicia.

http://www.monarquiaconfidencial.com/holanda/holandesa-desglosa-millones-euros-presupuesto_0_2789121076.html
 
Registrado
7 Abr 2011
Mensajes
6.554
Calificaciones
12.122
Ubicación
Regiòn Costa Caribe Sur, Nicaragua.
Registrado
28 Feb 2006
Mensajes
4.547
Calificaciones
28.961
Ubicación
En un país multicolor
Aquí la única transparencia es la de las faldas de la Queen
 
Registrado
3 Mar 2006
Mensajes
40.513
Calificaciones
61.872
Ubicación
227

Si la Casa Real no tuviese nada que ocultar, la Mesa del Congreso no vetaría las preguntas de Unidos Podemos sobre su financiación y patrimonio.
 
Registrado
30 Ene 2018
Mensajes
4.359
Calificaciones
22.434
Las promesas de transparencia y renovación de Felipe VI caen en saco roto
La auditoría de gastos de la Casa Real, que cuenta con un presupuesto anual de ocho millones de asignación directa, queda muy lejos de la transparencia de otras monarquías europeas. Las tensiones familiares y su posicionamiento político han echado por tierra la idea de establecer el nuevo estilo de monarquía que pretendía al principio de su reinado.

MEDIA: 3.82
VOTOS: 22


  • Los Reyes Felipe VI y Letizia, durante una ceremonia de entrega de las becas de posgrado de La Caixa. (BALLESTEROS | EFE)


    MÁDRID
    16/04/2018 22:49 Actualizado: 16/04/2018 22:49
    NACHO VALVERDE

    @javat91
    Los últimos momentos de Juan Carlos como monarca dejaron en evidencia el pacto de silencio existente entre los medios y la Casa Real para tapar los aquelarres del rey emérito, que se hizo insostenible ante las informaciones de la cacería en Botsuana, su relación con la empresaria alemana Corinna o la imputación de Urdangarin y la infanta Cristina en el caso Nóos.

    Tras la abdicación obligada del rey Juan Carlos Ien favor de su hijo Felipe en 2014, el actual monarca se marcó como principal objetivo recuperar la credibilidad y la imagen perdida con una monarquía "honesta, integra y transparente". Como primer gesto, desde la Zarzuela se anunció que se auditarían sus cuentas anualmente y se prohibiría a la familia real trabajar en el sector privado, en un claro guiño a la situación de la infanta Cristina y su marido. Así, conocíamos que el convite de la coronación de Felipe VI tuvo un coste aproximado de 66.000 euros.

    Sin embargo, a punto de cumplir los cuatro años de reinado los avances en materia de transparencia han sido mínimos, teniendo en cuenta que en el último tramo de Juan Carlos I la Casa Real ya aceptó hacer públicas sus atribuciones. La ley presentada en 2013 por el Ejecutivo de Rajoy no obligaba a la monarquía a la transparencia estando enfocada solamente a "las administraciones públicas". Con la intención de esclarecer los gastos que genera en su actividad diaria la monarquía a los españoles, el diputado de Izquierda Unida Miguel Ángel Bustamante presentaba la semana pasada una batería de preguntas al Gobierno coincidiendo con la conmemoración del aniversario de la II República.

    “Hemos presentado una pregunta para que publiquen su patrimonio, como nos obligan a los diputados, dado que la familia real española es una de las más opacas de Europa. La fortuna de Juan Carlos se estima que está en 1.800 millones de euros, cuando la asignación por parte de los Presupuestos Generales del Estado durante su reinado suma 320 millones de euros. Tampoco sabemos las partidas indirectas que van a parar a la Casa Real, como las que tienen que ver con la seguridad, el patrimonio, los viajes oficiales. "No hay transparencia real sobre los gastos que nos supone mantener a la monarquía", concluye el diputado de IU por Sevilla.

    "Es la segunda vez que presentamos las preguntas relacionadas con la Casa Real. El año pasado el Gobierno solo nos contestó —negativamente— a la cuestión de si tenían pensado convocar un referéndum entre monarquía o república", puntualiza a este diario. Cuestiones como la visita del heredero saudí a España, con la consiguiente venta de corbetas por parte de Navantia que serán utilizadas en la guerra de Yemen, también han sido incluidas en el registro del Congreso de los Diputados. Para Bustamante, Felipe VI demuestra su ratificación al apoyo y amistad que tenía el rey emérito con Arabia Saudí, "un país que tiene una visión del islam extremista que nutre a los grupos yihadistas que cometen atentados como el de las Ramblas".

    A principios de abril conocíamos gracias al proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 que la Casa Real contará con 8 millones de euros para el presente ejercicio, segundo año consecutivo en el que sube su asignación. En las cuentas que publica anualmente la monarquía se desglosan en grandes bloques el destino de lo presupuestado, en 2017 cerca de la mitad de los costes fueron a parar a gastos de personal, un 36% en gastos corrientes de bienes y servicios o un 8’56% a las asignaciones de los miembros de la familia real.

    "La Casa Real no ofrece información más allá de la reflejada en la ley, este afán divulgativo y de transparencia que nos vendieron acaba donde estipula la ley y no dan más información"
    "La Casa Real no ofrece información más allá de la reflejada en la ley, este afán divulgativo y de transparencia que nos vendieron acaba donde estipula la ley y no dan más información. La Ley de Transparencia es ambigua, con poca profundidad de miras y no especifica cómo se deben redactar las cuentas de la Casa Real ni permite la reutilización posterior de los datos como marca la ley. Desde la Zarzuela separan sus gastos en grandes bloques, como mobiliario o familia real, y no detalla el destino final de ese dinero. Esto contrasta con la transparencia de otras monarquías que específican hasta el gasto que realizan en whisky", detalla Manuel Álvarez, responsable del área de comunicación de Prnoticias.

    De acuerdo a las informaciones de La Sexta o La Marea, el coste para los españoles de la monarquía asciende a 50 millones de euros si sumamos las cantidades aportadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores para los viajes de los reyes, las recepciones oficiales o la conservación del Patrimonio Nacional a cargo del presupuesto del Ministerio de la Presidencia (La Casa Real no ha contestado a las reiteradas peticiones de este diario acerca de la transparencia).

    “Hubo un esfuerzo casi obligado por las circunstancias de dotar de mayor transparencia a la Casa con la publicación del presupuesto, los cambios en la web y el estilo de comunicación. Todo aquel esfuerzo inicial ha decaído y se aprecia en que no sepamos dónde van los reyes de vacaciones, pero a la vez hacen esfuerzos que la gente se toma a broma como entrar en la vida diaria de los reyes viéndoles tomar una sopa”, destaca Luis Arroyo -especialista en comunicación corporativa, política e institucional-.

    La dificultad de Felipe VI por establecer un relato
    En un reinado caracterizado por la baja intensidad de las apariciones de los reyes, desde la dirección de comunicación de la Zarzuela optaron por la idea de una familia idílica alejada de los escándalos y rupturas dentro de la dinastía. De esta forma, Felipe VI decidió retirar de los actos institucionales a las infantas Elena y Cristina marcando una ruptura clara con la etapa de su padre como monarca. A partir de entonces, las apariciones en la prensa rondarían en torno a los reyes y sus hijas Leonor y Sofía. También se reducirían a mínimos la presencia de los reyes eméritos, como consecuencia de sus desplantes y confrontaciones públicas.

    Sin embargo, en uno de los pocos actos que compartían protagonismo los reyes eméritos con los actuales han tirado por la borda el esfuerzo por parecer una familia modélica. "El conflicto en público entre la reina Letizia y Doña Sofía ha dinamitado la estrategia de comunicación de la Casa Real y evidencia cómo las imágenes de febrero de una familia unida no son más que pura propaganda. Es una crisis de comunicación porque había actos programados por el 80 aniversario del rey y la reina emérita dónde se nos iba a mostrar la unidad de la familia, pero esa intención de que aparecieran juntos de cara a la sociedad ha provocado el conflicto de nuevo. Además, se produce en un momento en el que Felipe VI ha tratado de obtener legitimidad ante la sociedad posicionándose en el conflicto catalán", apunta Manuel Álvarez.

    "El conflicto en público entre la reina Letizia y Doña Sofía ha dinamitado la estrategia de comunicación de la Casa Real y evidencia cómo las imágenes de febrero de una familia unida no son más que pura propaganda"
    El discurso en octubre de 2017 del rey Felipe VI en el punto álgido de la crisis entre el Estado y Catalunya fue alabado y criticado a partes iguales. En opinión de Javier del Rey, profesor de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y experto en comunicación política, ese posicionamiento responde a un intento claro de encontrar un relato similar al que tenía Juan Carlos I en torno al 23-F: "La Casa Real está falta de ideas para establecer un marco y un mito que sí tenía su padre. La narrativa bien podría ser la persona que asegure el encaje razonable de Cataluña en España, de ahí la reunión con empresarios catalanes intentando mediar y arbitrar en el conflicto. Puede explorar esa vía poniéndose de lado de la gente y de las demandas razonables de los catalanes y no de un determinado gobierno".

    Para otros expertos, en cambio, el posicionamiento ha ido más allá de lo que se presupone a la figura del rey. "La reina de Inglaterra no ha dicho una palabra sobre el brexit y en el tema catalán Felipe VI ha tenido una función que correspondía al Gobierno y que no estaba haciendo, que era arbitrar. Las circunstancias en las que arbitre tienen que ser muy muy excepcionales, como el golpe de Estado del 23-F", defiende Luis Arroyo, quien considera que el esfuerzo por reflotar la figura del rey y la monarquía sigue siendo una asignatura pendiente.

    "En realidad, la intervención del rey solo ha reforzado a los monárquicos convencidos que sentían el independentismo como una afrenta personal, provocando mayor rechazo entre quienes no comulgan con la monarquía", concluye Manuel Álvarez.
http://www.publico.es/politica/monarquia-promesas-transparencia-renovacion-felipe-vi-caen-saco-roto.html
 
Arriba Pie