Novia de España: Carmen Sevilla (1 Viewer)

Registrado
20 Nov 2004
Mensajes
6.991
Calificaciones
16.501
Ubicación
España
Carmen Sevilla en su juventud ha sido muy guapa, tambien tenia un buen cuerpo.
(no comparemos con lo actual que es anorexia pura y dura).

He leido muchas cosas que no sabia, pero es facil de imaginar que en el mundo donde se ha movido se da de todo y nada bueno.
Con tal de ascender todo vale .. Con los compañeros y otros famosos: celos, competencia, envidia, ect estan a la orden del día.

Una cosa es la imagen que interesa dar de cara a la galeria y otra la realidad.
 


Registrado
8 Feb 2012
Mensajes
6.649
Calificaciones
19.226
esta mujer, Carmen Sevilla, siempre ha sido más falsa que un euro de madera. Esa imagen que daba de señora entrañable y simpática sólo era eso, pura fachada, pero ha sido siempre muy borde; tenía una tata de toda la vida, la fiel Agripina, pero cuando la pobre mujer se puso malita la zorra de Carmen se desentendió de ella, de hecho quien pagó su entierro fue Norma Duval, que esa sí que es una persona decente (ejemplar cómo trata a sus sobrinas, hijas de Carla Duval, y a su madre, que padece Alzheimer). Norma conocía a Agripina porque cuando estaba empezando trabajó en un musical con Carmen sevilla y Augusto Algueró

Hace años Carmen Sevilla y Sara Montiel las tuvieron muy tiesas, la manchega dijo que Carmen lo que debería hacer era cuidar y limpiar el cu... de su madre (que por cierto, también murió de Alzheimer en el 2004). Carmen Sevilla metió a su madre en una residencia cuando vio que la cosa se ponía fea, como le ha pasado a ella ahora
 

Registrado
6 Nov 2013
Mensajes
6.903
Calificaciones
33.020
Recuerdo el Hormigas Blancas de Carmen. Para mi guapísima y espectacular. Más que Sara, por que supo conservarse mucho más tiempo. Me acuerdo de un videode comienzo de la segunda parte que salía ella cantando por la calle, con 40 años y parecía una niña de 25. Muy muy guapa.
No se si sera verdad lo que contais de los amantes, pero precisamente de lo que se quejaba su primer marido era de que ella se iba a la cama prontísimo y que era una persona muy profesional. Por otro lado lod elos abortos lo contó ella y con una cara de pesar tremenda. Empezó muy joven y sería ambiciosa. Más que despreciarla por mojigata, me da mucha pena la vida que tenían que llevar esas chicas, tanto Sara como ella.
 
Registrado
26 Jul 2009
Mensajes
840
Calificaciones
2.277
Yo recuerdo que en un programa de tv se dijo que ya casada había abortado varias veces por tener compromisos profesionales y no querer cancelarlos. Y que su hijo al enterarse nunca se lo perdonó porque su infancia de hijo único había sido muy triste y le había pedido muchas veces un hermano a su madre.
Así que tan remilgada y tan católica solo de cara a la galería. A la hora de la verdad no le temblaba el pulso para ciertas cosas.
Sólo el primer aborto fue por razones profesionales. Los demás fueron para "vengarse" de Augusto Algueró, puesto que éste le ponía los cuernos constantemente y eso la tenía amargada. Lo más triste es que a él nunca le importó en lo más mínimo que la Sevilla abortara, pero su hijo se enteró cuando ella lo mencionó en esa entrevista que mencionas y le sentó peor que un tiro (no sólo por la soledad que sintió cuando era niño y el egoísmo de Carmen, sino por el hecho de que son muy católicos).

Carmen no ha sido la peor de todas en cuanto a hipocresía, pero el contraste siempre ha sido más duro porque iba de dulce e inocente, pero en realidad se gastaba una mala baba de no te menees.
 
Registrado
3 Jun 2017
Mensajes
53.699
Calificaciones
146.756
Ubicación
España
El amor imposible entre Charlton Heston y Carmen Sevilla: el día que la española le paró los pies al Cid americano
La «novia de España», que llegó a rechazar un contrato de seis años de la Paramount para trabajar en Hollywood, interpretó en «Marco Antonio y Cleopatra» (1972) a Octavia, despertando las bajas pasiones del actor que había sido el Cid: «Estábamos sentados en la cama, hablando, y de repente él empezó a tocarme los pechos, y a expresar el amor que me tenía (...) Y yo dije: "Que me escuchen, que Charlton me tocara los pechos, las t*tas, no estaba en el guión"»

Video Player is loading.
Current Time 0:00
/
Duration 1:12
Loaded: 0%


Progress: 0%

Carmen Sevilla y Charlton Heston en «Marco Antonio y Cleopatra» (1972) - Vídeo: Carmen Sevilla tuvo que «parar los pies» a Charlton Heston
Lucía M. Cabanelas
Redactora
MadridSEGUIR
Actualizado08/01/2019 a las 10:46

España fue durante siglos el Imperio donde no se ponía el sol, cuna de grandes héroes y de exploradores del horizonte, dominador de los mares y de todo un continente. Cuando perdió el Imperio, únicamente le quedó el sol, lo que no es poca cosa. Sus envidiables condiciones meteorológicas y sus incentivos fiscales la convirtieron durante el franquismo en el Hollywood del Mediterráneo. Envidia de Europa, los estudios de cartón piedra erigidos por el judío Samuel Bronston prendieron un imperio cinematográfico en Las Rozas, pero bien podían ser, si querían, China -con una ajada Ava Gardner bajo la batuta inconclusa de Nicholas Ray en «55 días en Pekín»- o ese Egipto en el que uno de los fieles de Julio César fue el Cid, y Octavia, la María Magdalena sevillana.

El inédito cambio de cromos en el que la brújula del Sur apuntaba al Norte y la de Oriente a Occidente se produjo en 1972. Para entonces, Carmen Sevilla ya arrastraba cierta fama de actriz contrastada para los americanos tras interpretar a María Magdalena en «Rey de reyes» una década antes, por lo que no extrañó que Charlton Heston la fichara para«Marco Antonio y Cleopatra». El ganador del Oscar por «Ben-Hur» no fue el único estadounidense en encapricharse con la folclórica andaluza, a la que un encandilado Frank Sinatra, ese mismo que visitó España atraído por su amor a Ava Gardner y que juró no volver a pisar el país tras sus calabazas, llegó a pasear por Hollywood.

La actriz era una de esas divas que acompañaron a esos exiliados de la meca del cine que venían a ahogar sus penas en los tablaos madrileños y en las copas que se servían en la España del aperturismo. Sin embargo, Carmen Sevilla poco tenía que envidiar a las grandes estrellas de ambos lados del charco. Si en 1954 Marilyn Monroe desfiló ante 100.000 soldados americanos durante la Guerra de Corea, la sevillana hizo lo propio tres años después, cuando visitó Marruecos durante el conflicto de Sidi Ifni para insuflar ánimo a los legionarios españoles, para los que cantó y bailó. También fue, y todavía es, la «novia de España», mucho antes de que Estados Unidos, que lo hace todo más grande, acuñase el mismo término para Julia Roberts, a la que solíanapodar «la novia de América» durante sus mejores años. Cómo no iba a hacerlo, si, como decía su canción, ella es «Carmen de España valiente, Carmen con bata de cola, pero cristiana y decente».

escribió Carmen Sevilla hace once años en ABC para despedir al Cid norteamericano tras su muerte, en abril de 2008.



«Estábamos sentados en la cama, hablando, y de repente él empezó a tocarme los pechos, y a expresar el amor que me tenía, y ¡cómo me hablaba!... fue una maravilla»


Una suerte de epitafio en el que la mujer del «cuponsito», que rechazó un contrato de seis años con la Paramount por no dejar a su familia sola, «a mis padres y mis hermanitos», bromea sobre una de las escenas más icónicas de «Marco Antonio y Cleopatra», que sirve de título para el texto sobre Heston, «Charlton y los pechos». «Estábamos sentados en la cama, hablando, y de repente él empezó a tocarme los pechos, y a expresar el amor que me tenía, y ¡cómo me hablaba!, fue una maravilla», reconoció en la también conocida como «Carmen de España». «Cuando terminó, me dijo: “¡Oh, wonderful!, ¡Thank you, darling!, ¡Thank you, darling!” Y yo grité: “¡Corten!”. Y ya en español: “Oigan, ¡que me escuchen! Que Charlton me tocara los pechos, las t*tas, no estaba en el guión”. Y, de repente, él repuso: “Sí, está”», recordó la actriz. No en vano, además de director y protagonista, Charlton Heston adaptó la obra de William Shakespeare en un guión que escribió junto al español Federico de Urrutia.

una atónita Carmen Sevilla, a la que le habían dicho que una persona que la quería y admiraba le iba a hacer un homenaje, comenzaron a sucederse los legionarios romanos, con sus lorigas y sus lanzas, y esos cascos adornados con penachos de crin de caballo. A la zaga, una cuadriga con un hombre ya vetusto enfundado en un traje que desentonaba en esa estampa militar. Era Charlton Heston, quién si no, arreando el carro con caballos como hiciera en «Ben-Hur» cuatro décadas antes.

Y la segunda vez... lágrimas
«Me puse a llorar. Y él quiso hacer, muchos años después, y sentado junto a mí, la misma secuencia de “Marco Antonio y Cleopatra”, la de los pechos y sus brazos abrazándome», escribió Sevilla. «Pero yo le tomé el brazo -me acordaré toda mi vida- cuando ya estaba un poco “así” para tocarme el pecho, le di un beso en la mano, y le dije: “¡Thank you, darling! ¡Very much!”. Me puse a llorar porque no me esperaba que esta persona se acordara de mí, de aquellos tiempos de Hollywood»
https://www.abc.es/play/cine/notici...paro-pies-americano-201901072026_noticia.html
 
Registrado
1 May 2009
Mensajes
32.708
Calificaciones
114.175
Lo que está haciendo Parada es de miserables. Ella no se puede defender, la está poniendo a caldo cuando antaño la lamía el culo. De siempre se ha dicho que la imagen inocentona era una fachada, un personaje, y lo saca ahora como novedad para ponerla verde, llevarse pasta y subir audiencias con polémicas de mierda. Ella como si no estuviera ya aquí para decirle cuatro cosas. Yo creo que estas polémicas las sacan cuando se les agotan los temas y necesitan tener audiencia, así que habrá pactado con T5 para sacar las miserias de Carmen y así volver a salir a llevarse sus dineros.
 
Registrado
1 May 2009
Mensajes
32.708
Calificaciones
114.175
El amor imposible entre Charlton Heston y Carmen Sevilla: el día que la española le paró los pies al Cid americano
La «novia de España», que llegó a rechazar un contrato de seis años de la Paramount para trabajar en Hollywood, interpretó en «Marco Antonio y Cleopatra» (1972) a Octavia, despertando las bajas pasiones del actor que había sido el Cid: «Estábamos sentados en la cama, hablando, y de repente él empezó a tocarme los pechos, y a expresar el amor que me tenía (...) Y yo dije: "Que me escuchen, que Charlton me tocara los pechos, las t*tas, no estaba en el guión"»

Video Player is loading.
Current Time 0:00
/
Duration 1:12
Loaded: 0%


Progress: 0%

Carmen Sevilla y Charlton Heston en «Marco Antonio y Cleopatra» (1972) - Vídeo: Carmen Sevilla tuvo que «parar los pies» a Charlton Heston
Lucía M. Cabanelas
Redactora
MadridSEGUIR
Actualizado08/01/2019 a las 10:46

España fue durante siglos el Imperio donde no se ponía el sol, cuna de grandes héroes y de exploradores del horizonte, dominador de los mares y de todo un continente. Cuando perdió el Imperio, únicamente le quedó el sol, lo que no es poca cosa. Sus envidiables condiciones meteorológicas y sus incentivos fiscales la convirtieron durante el franquismo en el Hollywood del Mediterráneo. Envidia de Europa, los estudios de cartón piedra erigidos por el judío Samuel Bronston prendieron un imperio cinematográfico en Las Rozas, pero bien podían ser, si querían, China -con una ajada Ava Gardner bajo la batuta inconclusa de Nicholas Ray en «55 días en Pekín»- o ese Egipto en el que uno de los fieles de Julio César fue el Cid, y Octavia, la María Magdalena sevillana.

El inédito cambio de cromos en el que la brújula del Sur apuntaba al Norte y la de Oriente a Occidente se produjo en 1972. Para entonces, Carmen Sevilla ya arrastraba cierta fama de actriz contrastada para los americanos tras interpretar a María Magdalena en «Rey de reyes» una década antes, por lo que no extrañó que Charlton Heston la fichara para«Marco Antonio y Cleopatra». El ganador del Oscar por «Ben-Hur» no fue el único estadounidense en encapricharse con la folclórica andaluza, a la que un encandilado Frank Sinatra, ese mismo que visitó España atraído por su amor a Ava Gardner y que juró no volver a pisar el país tras sus calabazas, llegó a pasear por Hollywood.

La actriz era una de esas divas que acompañaron a esos exiliados de la meca del cine que venían a ahogar sus penas en los tablaos madrileños y en las copas que se servían en la España del aperturismo. Sin embargo, Carmen Sevilla poco tenía que envidiar a las grandes estrellas de ambos lados del charco. Si en 1954 Marilyn Monroe desfiló ante 100.000 soldados americanos durante la Guerra de Corea, la sevillana hizo lo propio tres años después, cuando visitó Marruecos durante el conflicto de Sidi Ifni para insuflar ánimo a los legionarios españoles, para los que cantó y bailó. También fue, y todavía es, la «novia de España», mucho antes de que Estados Unidos, que lo hace todo más grande, acuñase el mismo término para Julia Roberts, a la que solíanapodar «la novia de América» durante sus mejores años. Cómo no iba a hacerlo, si, como decía su canción, ella es «Carmen de España valiente, Carmen con bata de cola, pero cristiana y decente».

escribió Carmen Sevilla hace once años en ABC para despedir al Cid norteamericano tras su muerte, en abril de 2008.



«Estábamos sentados en la cama, hablando, y de repente él empezó a tocarme los pechos, y a expresar el amor que me tenía, y ¡cómo me hablaba!... fue una maravilla»


Una suerte de epitafio en el que la mujer del «cuponsito», que rechazó un contrato de seis años con la Paramount por no dejar a su familia sola, «a mis padres y mis hermanitos», bromea sobre una de las escenas más icónicas de «Marco Antonio y Cleopatra», que sirve de título para el texto sobre Heston, «Charlton y los pechos». «Estábamos sentados en la cama, hablando, y de repente él empezó a tocarme los pechos, y a expresar el amor que me tenía, y ¡cómo me hablaba!, fue una maravilla», reconoció en la también conocida como «Carmen de España». «Cuando terminó, me dijo: “¡Oh, wonderful!, ¡Thank you, darling!, ¡Thank you, darling!” Y yo grité: “¡Corten!”. Y ya en español: “Oigan, ¡que me escuchen! Que Charlton me tocara los pechos, las t*tas, no estaba en el guión”. Y, de repente, él repuso: “Sí, está”», recordó la actriz. No en vano, además de director y protagonista, Charlton Heston adaptó la obra de William Shakespeare en un guión que escribió junto al español Federico de Urrutia.

una atónita Carmen Sevilla, a la que le habían dicho que una persona que la quería y admiraba le iba a hacer un homenaje, comenzaron a sucederse los legionarios romanos, con sus lorigas y sus lanzas, y esos cascos adornados con penachos de crin de caballo. A la zaga, una cuadriga con un hombre ya vetusto enfundado en un traje que desentonaba en esa estampa militar. Era Charlton Heston, quién si no, arreando el carro con caballos como hiciera en «Ben-Hur» cuatro décadas antes.

Y la segunda vez... lágrimas
«Me puse a llorar. Y él quiso hacer, muchos años después, y sentado junto a mí, la misma secuencia de “Marco Antonio y Cleopatra”, la de los pechos y sus brazos abrazándome», escribió Sevilla. «Pero yo le tomé el brazo -me acordaré toda mi vida- cuando ya estaba un poco “así” para tocarme el pecho, le di un beso en la mano, y le dije: “¡Thank you, darling! ¡Very much!”. Me puse a llorar porque no me esperaba que esta persona se acordara de mí, de aquellos tiempos de Hollywood»
https://www.abc.es/play/cine/notici...paro-pies-americano-201901072026_noticia.html



En la peli que hicieron de romanos, él el César creo y Carmen era Octavia, él le toca la teta que iba ella con túnica blanca y creo que es la peli donde más guapa salía (que ya es decir) y eso no estaba en el guión, pero ella no le quita la mano...si es que ese hombre estaba para darse un homenaje, caiga bien o mal, a mi me pareció un pivón toda la vida hasta siendo bien mayor.
 
Registrado
29 Feb 2016
Mensajes
8.175
Calificaciones
24.447
Carmen era guapa de joven, una belleza normalita, sinceramente no era muy guapa. Sara Montiel era más guapa.

Las había más guapas que ella, al natural. Lo que sí que debía ser es ambiciosa y astuta, para trepar entre tantas iguales que ella.

Ni muy guapa ni tenía un cuerpo de llamar la atención. Lo que pasa que, en su época, las mujeres empezaban a tener hijos en la adolescencia y envejecían temprano.
 
Registrado
1 May 2009
Mensajes
32.708
Calificaciones
114.175
Carmen era guapa de joven, una belleza normalita, sinceramente no era muy guapa. Sara Montiel era más guapa.

Las había más guapas que ella, al natural. Lo que sí que debía ser es ambiciosa y astuta, para trepar entre tantas iguales que ella.

Ni muy guapa ni tenía un cuerpo de llamar la atención. Lo que pasa que, en su época, las mujeres empezaban a tener hijos en la adolescencia y envejecían temprano.

Aparte de guapa era la fotogenia. A mi me parece una mujer muy guapa, pero me gustó más Sara siempre, por pionera, por el mito, por personaje hasta el final de sus días y por disfrutar la vida padre.
 
Registrado
25 Nov 2012
Mensajes
9.833
Calificaciones
30.549
En la peli que hicieron de romanos, él el César creo y Carmen era Octavia, él le toca la teta que iba ella con túnica blanca y creo que es la peli donde más guapa salía (que ya es decir) y eso no estaba en el guión, pero ella no le quita la mano...si es que ese hombre estaba para darse un homenaje, caiga bien o mal, a mi me pareció un pivón toda la vida hasta siendo bien mayor.
Físicamente, era un hombre irresistible, o mejor dicho, eso es un hombre. Me encantan sus películas. No sé de nadie que haya interpretado como él los papeles históricos. Y en Ben-Hur fue el culmen.
 

Mirando este Tema (Miembros: 0, Invitados: 1)