Mónica Villagrán – Desaparecida con su hija de 6 meses mientras iban al hospital (2002)

Registrado
3 Mar 2020
Mensajes
22
Calificaciones
103

Era un lunes 29 de abril de 2002. Un lunes como cualquier otro. Mónica Villagrán se encontraba en su casa en Corcovado (Chubut, Argentina) junto a sus dos hijas y su madre.

A eso de las 20 horas, Mónica le informa a su madre que llevará a su hija menor, por entonces de 6 meses de nacida, a un control de rutina en el hospital y que volvería apenas le haya sido realizado. Se despidió entonces de su familia y partió. Nada se ha sabido de Mónica y de su pequeña hija desde entonces.














Quién era Mónica

Mónica Hortensia Villagrán era una joven de 21 años al momento de su desaparición. Nació en Corcovado el 12 de septiembre de 1981 y allí residía junto con su familia. Es hija de Eduardo Villagrán y Aída Almonacid; y madre de Jésica y Lucía Candelaria Villagrán, quienes tenían dos años de edad y seis meses de nacida respectivamente.

El día de su desaparición

Aunque hay discrepancias en cuanto a la hora en la que salió de su casa (unos medios indican que fue a las 8:00 AM mientras que otros dicen que fue a las 8:00 PM), lo cierto es que Mónica Villagrán le comunicó a su madre que iría con la pequeña Lucía Candelaria al Hospital Rural de Corcovado a realizarse un control de rutina y volvería a la vivienda una vez concluido.

Se despidió entonces de Aída y de su otra hija, Jésica, y partió con rumbo al hospital. No hay indicios de que Mónica hubiese llegado al recinto de salud ese día ni tampoco de adónde pudo haberse marchado, de haberlo hecho por voluntad propia.



Desarrollo del caso

La familia de Mónica, preocupada porque Mónica no había vuelto del hospital con Lucía Candelaria, radica la denuncia y desde el principio apuntan a Tito Bustos (padre de Lucía) y la esposa de éste como posibles culpables de la desaparición de ambas.

Trascendió que Mónica estaría teniendo una disputa con Tito Bustos debido a que era requerido que él reconociera a la bebé como hija suya e hiciera el pago correspondiente por la cuota alimentaria.

Asimismo, Aída Almonacid denunció que la esposa de Bustos habría atacado a Mónica. “Tres días antes de que Mónica y su beba desaparezcan, ella intentó atropellarla con su auto”, recuerda Aída. También indica que expuso este hecho a las autoridades pero no fue tomado en cuenta.

Pistas de interés

A pesar de la falta de pistas y evidencias en el caso de desaparición de Mónica Villagrán y Lucía Candelaria, existen dos hipótesis sobre su paradero: que hayan sido asesinadas y enterradas en algún lugar de Corcovado o que hayan sido trasladadas a algún país limítrofe por alguna red de trata, como ya ha sucedido en el pasado con casos como el de Marita Verón, también desaparecida en 2002.

Extraños movimientos en un cementerio abandonado

En el año 2009, Omar Ceballos, una amigo de la familia de Mónica que se dedica a dirigir excursiones de pesca por los lagos de la región, notó en varias ocasiones mientras transitaba por la ruta 17 a la altura de Barranca, entre Corcovado y La Tecka, un auto estacionado que le parecía conocido. Era el auto de Tito Bustos, señalado por la familia Villagrán como responsable de la desaparición de Mónica y Lucía Candelaria.

Movido por la curiosidad, Ceballos se adentró en el paraje y luego de avanzar unos 400 metros, encontró un antiguo cementerio que habría sido usado a principios de siglo XX por los primeros pobladores del lugar.

Al inspeccionar el lugar, notó que había una lápida que parecía más nueva que las demás, además de un paquete de velas cuya fabricación databa de 2007 y un ramo de flores de plástico que habían sido dejadas allí recientemente.

Es en ese momento cuando Ceballos decide informar de su hallazgo a Brigada de Investigaciones de Esquel. Debido a esta nueva información, el caso de Mónica Villagrán cobró relevancia pública nuevamente.

Para el 23 de mayo de ese mismo año, expertos forenses pudieron realizar el trabajo de investigación de una manera más rápida ya que la tumba consistía en una bóveda de ladrillo, por lo que no fue necesario excavar. Al revisar los restos óseos, indicaron que se trata de “un cuerpo femenino vestido con ropas antiguas” que podría haber sido enterrado hace al menos cincuenta años.

Paralización del caso

Sin pistas, sin ningún imputado y sin nueva información con la que trabajar, el caso de Mónica Villagrán y su hija Lucía Candelaria se paralizó.

En 2019, durante una entrevista con Radio Nacional, Aída daba una declaración que hasta ahora no había sido reseñada por ningún medio de comunicación: “Esos días antes encontré la camioneta de Tito Bustos toda llena de sangre”. Asimismo, indicaba que los días previos a la desaparición, esta persona siempre molestaba a su hija cuando iba al pueblo.

Esta madre y abuela que lucha por encontrar a su hija y nieta perdidas mientras cría y educa a la nieta sobreviviente de esta triste historia, siempre a la espera de que algún día tenga por fin la respuesta que por 18 años ha estado esperando.

¿Tienes información sobre Mónica Villagrán y Lucía Candelaria Villagrán?

Si tienes algún dato o información de interés sobre el caso de Mónica Villagrán y Lucía Candelaria Villagrán, comunícate con la Fiscalía Federal de Esquel a través las siguientes formas de contacto:
Puedes leer el caso completo aquí.