Máxima de Holanda, la reina que puede con todo

Registrado
8 May 2017
Mensajes
23.243
Calificaciones
62.429
Ubicación
Buenos Aires - Argentina
Máxima de Holanda, la reina que puede con todo
La esposa de Guillermo de Orange ha bailado, cantado y representado a la corona con llamativos estilismos, situaciones que solo ella supera con éxito gracias al cariño ganado con su simpatía




13-5-2019 ADDIS ABABA - La reina Máxima de Holanda, este lunes durante su visita a Etiopía. Robin Utrecht GTRES
Isabel Ferrer


Máxima de Holanda ha viajado esta semana a Etiopía en su calidad de enviada especial de la ONU para la Inclusión Financiera y el Desarrollo, en una de las citas de trabajo de su agenda oficial. Estaba programada, aunque la reina consorte acababa de regresar de España, donde el pasado viernes había disfrutado por todo lo alto de la Feria de Sevilla, por donde había paseado vestida de flamenca junto a su esposo, el rey Guillermo, y sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane. La estancia sevillana ha dejado atrás un cierto alboroto mediático en Holanda, entre otras razones por las connotaciones sentimentales de la visita, ya que fue en ese mismo lugar donde la pareja se conoció hace dos décadas cuando él era el príncipe heredero de Orange. Pero tampoco ha pasado inadvertido en su país de adopción un vídeo en el que los holandeses, y el resto del mundo, pueden ver bailar a su soberana con cierta gracia y dejándose agarrar por la cintura por uno de los anfitriones de la fiesta.

Este segundo caso es una escena poco frecuente entre la realeza europea, aunque muchos aún recordarán el famoso y controvertido baile entre Diana de Gales y John Travolta durante una visita oficial a la Casa Blanco cuando Ronald Reagan era el presidente de Estados Unidos. En el caso de Máxima de Holanda su baile ha reavivado dos debates: los límites de la privacidad de una pareja que considera su labor como una tarea a tiempo completo, y la soltura con la que Máxima, nacida en Argentina en una familia de clase media, se maneja en una posición que no entraba en sus planes.

El vídeo donde Máxima danza encantada ha generado todo tipo de comentarios sobre “su pasión por el baile”, y “su desenvoltura”. A pesar de los años que lleva en Holanda, “mantiene su alma latina”, es la conclusión a la que han llegado los medios holandeses. El servicio de información de la Casa Real (RVD) considera “un asunto privado” la segunda filmación, “pero Máxima bailó en público, y Guillermo se presenta como un monarca de jornada completa en un país con libertad de expresión”, ha señalado Marc van der Linden, uno de los comentaristas de la realeza más conocidos del país. A pesar de la diferencia de opiniones, en su tierra de adopción, Máxima ha recibido una vez más cumplidos por su espontaneidad. Lo mismo ocurrió en 2018, durante una visita oficial a Curaçao, hoy un territorio autónomo del reino y antigua colonia en el Caribe. Vestida de gasa turquesa y con pamela de paja, no podía levantarse de la silla por cuestiones de protocolo, pero “bailó” sentada mientras el resto de la comitiva daba palmas.


La reina Máxima de Holanda, su esposo y sus tres hijas en la Feria de Sevilla el viernes pasado.

En abril de 2018, la revista femenina Margriet elaboró una lista con “las siete cosas que más nos gustan de Máxima”, y la primera era su acento latino. “Le queda un deje argentino al hablar neerlandés y eso es exótico y encantador”, era la primera. “Compra también en Zara, y en Hema [un popular almacén]”; “repite la ropa cara que lleva”; “se le ven las raíces de las mechas del pelo, no oculta sus arrugas y calza un 42, y todo ello la hace más cercana”; “pasa del glamour de Meghan Markle, duquesa de Sussex, a la solvencia de su suegra, la hoy princesa Beatriz”; “es una de las madres que lleva a otros niños en el coche, a la escuela primaria, si es necesario”, y “le gusta comer bien”. En resumen, según la publicación “una amiga estupenda”.

El retrato hecho en Margriet refleja que la naturalidad de Máxima en el ejercicio de su labor resulta difícil de impostar. Como su marido, acude con el mismo interés a la inauguración de una guardería que viaja en nombre de Naciones Unidas para hablar de finanzas inclusivas y microcréditos. Es el terreno que conoce, porque estudió Económicas en Argentina y trabajó en la banca. Por otra parte, las dos hijas mayores del matrimonio acuden a un colegio público de secundaria, Sorghvliet, que elige al alumnado en función de sus notas de primaria y pide una contribución voluntaria a los padres. Dado que es un centro estatal y no puede exigir sumas desorbitadas, las familias de mayores ingresos pagan más que el resto.


Máxima de Holanda durante la recepción de los reyes de los Países Bajos al presidente griego, Prokopis Pavlopoulos, en 2016. Cordon Press

Su vestuario, en general tan vistoso como sus joyas –las suyas y las de la Casa Real, que figuran entre las más llamativas de la realeza– es calificado de “exuberante”, pero no de excesivo, por sus compatriotas adoptivos. Destaca en las bodas, y en actos de gala, sobre todo desde que Jan Taminiau, el diseñador holandés, colabora con ella y la llena de bordados poco frecuentes en la ropa nacional. El vestido azul de la coronación de Guillermo, en 2013, recibió toda clase de halagos. Y el 27 de abril, durante el Día del Rey, comparece siempre conjuntada, enjoyada y con tacones, a pesar de que tiene que pasear durante horas. Si la cita es en un colegio o en un centro social, el atuendo se adapta, pero sigue siendo la más llamativa del grupo. Y le encantan los sombreros, los turbantes y las cintas para el pelo, en un país donde nadie los lleva y donde diputadas y ministras se lo ponen por obligación solo el día de la apertura del Parlamento. Su simpatía parece absorber lo que lleva puesto, incluso el llamativo vestido fucsia de Oscar de la Renta que lució en 2018 en Londres.

También cuenta con la suerte de que su esposo, el rey Guillermo dice que no es "un fetichista del protocolo”. Prefiere que los formalismos interfieran lo menos posible en su labor, criterio que su esposa aplica con fervor y que encontró en sus risas la mejor forma de salir de sus tropiezos iniciales. Sonrisas que por muy sinceras que sean, no habría convencido si no hubieran estado acompañadas de la responsabilidad con que se ha propuesto representar a Holanda en el extranjero.

Su éxito y popularidad no siempre fue el mismo. Su padre, Jorge Zorreguieta, fallecido en 2017 en Buenos Aires, fue secretario de Estado de Agricultura durante la dictadura del general Videla, y ella tuvo que superar la censura general de sus futuros compatriotas antes de casarse con el príncipe Guillermo. Había, sin embargo, dos cosas a su favor: nadie quería castigar a la hija por el pasado paterno, y Wim Kok, el primer ministro, no paró hasta encontrar una solución para la pareja. Cuando consiguió que la joven se quedara, mientras sus padres no eran bienvenidos en actos oficiales, Máxima hizo una aparición estelar: habló en neerlandés en su primera entrevista televisada. Fue un golpe de efecto, pero sonaba tan sincero como su llanto durante su boda en la Iglesia Nueva de Ámsterdam, en 2002, al escuchar Adiós Nonino, el tango favorito de su progenitor.

Es cierto que la familia reside ahora en un palacio, Huis ten Bosch (La Haya), que ha costado 4 años y 63 millones de euros de renovaciones. También lo es que las finanzas de la Casa Real, formada por los soberanos y la hoy princesa Beatriz, son motivo de discusión anual, en especial porque no pagan impuestos. Que su villa de veraneo en Grecia costó 4,5 millones de euros en 2012, y los casi 1,5 millones de euros anuales reservados para la heredera, Amalia, a partir de los 18 años, se consideran excesivos. Pero todo ello no ha restado brillo a la imagen de Máxima, el miembro más popular de la Casa de Orange. Hace diecisiete años, Guillermo le pidió a su madre que confiara en él. El tiempo le ha dado la razón.

https://elpais.com/elpais/2019/05/14/gente/1557858428_843536.html
 

Registrado
27 Feb 2017
Mensajes
13.702
Calificaciones
44.786
Máxima de Holanda, la reina que puede con todo
La esposa de Guillermo de Orange ha bailado, cantado y representado a la corona con llamativos estilismos, situaciones que solo ella supera con éxito gracias al cariño ganado con su simpatía




13-5-2019 ADDIS ABABA - La reina Máxima de Holanda, este lunes durante su visita a Etiopía. Robin Utrecht GTRES
Isabel Ferrer


Máxima de Holanda ha viajado esta semana a Etiopía en su calidad de enviada especial de la ONU para la Inclusión Financiera y el Desarrollo, en una de las citas de trabajo de su agenda oficial. Estaba programada, aunque la reina consorte acababa de regresar de España, donde el pasado viernes había disfrutado por todo lo alto de la Feria de Sevilla, por donde había paseado vestida de flamenca junto a su esposo, el rey Guillermo, y sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane. La estancia sevillana ha dejado atrás un cierto alboroto mediático en Holanda, entre otras razones por las connotaciones sentimentales de la visita, ya que fue en ese mismo lugar donde la pareja se conoció hace dos décadas cuando él era el príncipe heredero de Orange. Pero tampoco ha pasado inadvertido en su país de adopción un vídeo en el que los holandeses, y el resto del mundo, pueden ver bailar a su soberana con cierta gracia y dejándose agarrar por la cintura por uno de los anfitriones de la fiesta.

Este segundo caso es una escena poco frecuente entre la realeza europea, aunque muchos aún recordarán el famoso y controvertido baile entre Diana de Gales y John Travolta durante una visita oficial a la Casa Blanco cuando Ronald Reagan era el presidente de Estados Unidos. En el caso de Máxima de Holanda su baile ha reavivado dos debates: los límites de la privacidad de una pareja que considera su labor como una tarea a tiempo completo, y la soltura con la que Máxima, nacida en Argentina en una familia de clase media, se maneja en una posición que no entraba en sus planes.

El vídeo donde Máxima danza encantada ha generado todo tipo de comentarios sobre “su pasión por el baile”, y “su desenvoltura”. A pesar de los años que lleva en Holanda, “mantiene su alma latina”, es la conclusión a la que han llegado los medios holandeses. El servicio de información de la Casa Real (RVD) considera “un asunto privado” la segunda filmación, “pero Máxima bailó en público, y Guillermo se presenta como un monarca de jornada completa en un país con libertad de expresión”, ha señalado Marc van der Linden, uno de los comentaristas de la realeza más conocidos del país. A pesar de la diferencia de opiniones, en su tierra de adopción, Máxima ha recibido una vez más cumplidos por su espontaneidad. Lo mismo ocurrió en 2018, durante una visita oficial a Curaçao, hoy un territorio autónomo del reino y antigua colonia en el Caribe. Vestida de gasa turquesa y con pamela de paja, no podía levantarse de la silla por cuestiones de protocolo, pero “bailó” sentada mientras el resto de la comitiva daba palmas.


La reina Máxima de Holanda, su esposo y sus tres hijas en la Feria de Sevilla el viernes pasado.

En abril de 2018, la revista femenina Margriet elaboró una lista con “las siete cosas que más nos gustan de Máxima”, y la primera era su acento latino. “Le queda un deje argentino al hablar neerlandés y eso es exótico y encantador”, era la primera. “Compra también en Zara, y en Hema [un popular almacén]”; “repite la ropa cara que lleva”; “se le ven las raíces de las mechas del pelo, no oculta sus arrugas y calza un 42, y todo ello la hace más cercana”; “pasa del glamour de Meghan Markle, duquesa de Sussex, a la solvencia de su suegra, la hoy princesa Beatriz”; “es una de las madres que lleva a otros niños en el coche, a la escuela primaria, si es necesario”, y “le gusta comer bien”. En resumen, según la publicación “una amiga estupenda”.

El retrato hecho en Margriet refleja que la naturalidad de Máxima en el ejercicio de su labor resulta difícil de impostar. Como su marido, acude con el mismo interés a la inauguración de una guardería que viaja en nombre de Naciones Unidas para hablar de finanzas inclusivas y microcréditos. Es el terreno que conoce, porque estudió Económicas en Argentina y trabajó en la banca. Por otra parte, las dos hijas mayores del matrimonio acuden a un colegio público de secundaria, Sorghvliet, que elige al alumnado en función de sus notas de primaria y pide una contribución voluntaria a los padres. Dado que es un centro estatal y no puede exigir sumas desorbitadas, las familias de mayores ingresos pagan más que el resto.


Máxima de Holanda durante la recepción de los reyes de los Países Bajos al presidente griego, Prokopis Pavlopoulos, en 2016. Cordon Press

Su vestuario, en general tan vistoso como sus joyas –las suyas y las de la Casa Real, que figuran entre las más llamativas de la realeza– es calificado de “exuberante”, pero no de excesivo, por sus compatriotas adoptivos. Destaca en las bodas, y en actos de gala, sobre todo desde que Jan Taminiau, el diseñador holandés, colabora con ella y la llena de bordados poco frecuentes en la ropa nacional. El vestido azul de la coronación de Guillermo, en 2013, recibió toda clase de halagos. Y el 27 de abril, durante el Día del Rey, comparece siempre conjuntada, enjoyada y con tacones, a pesar de que tiene que pasear durante horas. Si la cita es en un colegio o en un centro social, el atuendo se adapta, pero sigue siendo la más llamativa del grupo. Y le encantan los sombreros, los turbantes y las cintas para el pelo, en un país donde nadie los lleva y donde diputadas y ministras se lo ponen por obligación solo el día de la apertura del Parlamento. Su simpatía parece absorber lo que lleva puesto, incluso el llamativo vestido fucsia de Oscar de la Renta que lució en 2018 en Londres.

También cuenta con la suerte de que su esposo, el rey Guillermo dice que no es "un fetichista del protocolo”. Prefiere que los formalismos interfieran lo menos posible en su labor, criterio que su esposa aplica con fervor y que encontró en sus risas la mejor forma de salir de sus tropiezos iniciales. Sonrisas que por muy sinceras que sean, no habría convencido si no hubieran estado acompañadas de la responsabilidad con que se ha propuesto representar a Holanda en el extranjero.

Su éxito y popularidad no siempre fue el mismo. Su padre, Jorge Zorreguieta, fallecido en 2017 en Buenos Aires, fue secretario de Estado de Agricultura durante la dictadura del general Videla, y ella tuvo que superar la censura general de sus futuros compatriotas antes de casarse con el príncipe Guillermo. Había, sin embargo, dos cosas a su favor: nadie quería castigar a la hija por el pasado paterno, y Wim Kok, el primer ministro, no paró hasta encontrar una solución para la pareja. Cuando consiguió que la joven se quedara, mientras sus padres no eran bienvenidos en actos oficiales, Máxima hizo una aparición estelar: habló en neerlandés en su primera entrevista televisada. Fue un golpe de efecto, pero sonaba tan sincero como su llanto durante su boda en la Iglesia Nueva de Ámsterdam, en 2002, al escuchar Adiós Nonino, el tango favorito de su progenitor.

Es cierto que la familia reside ahora en un palacio, Huis ten Bosch (La Haya), que ha costado 4 años y 63 millones de euros de renovaciones. También lo es que las finanzas de la Casa Real, formada por los soberanos y la hoy princesa Beatriz, son motivo de discusión anual, en especial porque no pagan impuestos. Que su villa de veraneo en Grecia costó 4,5 millones de euros en 2012, y los casi 1,5 millones de euros anuales reservados para la heredera, Amalia, a partir de los 18 años, se consideran excesivos. Pero todo ello no ha restado brillo a la imagen de Máxima, el miembro más popular de la Casa de Orange. Hace diecisiete años, Guillermo le pidió a su madre que confiara en él. El tiempo le ha dado la razón.

https://elpais.com/elpais/2019/05/14/gente/1557858428_843536.html
ESTA MUJER ES ENCANTADORA, LO MERECE TODO.-
 

Registrado
9 Sep 2018
Mensajes
3.511
Calificaciones
14.941
Yo la veo carismática, alegre, muy buena relaciones públicas, familiar, se ha hecho sus arreglitos estéticos muy discretos y sobretodo inteligente en el amplio sentido de la palabra.
 
Registrado
21 Nov 2012
Mensajes
8.549
Calificaciones
71.488
Ubicación
Buenos Aires-Argentina
Yo creo que Máxima proviene de una familia de clase alta, su padre fue secretario de estado no fue un funcionario con tareas administrativas sin más.
No, no. Su familia no pertenece a la clase alta, sino a la clase media. Por su trabajo profesional, anterior a su nombramiento como funcionario, sí estaban muy vinculados a la clase alta de la oligarquía ganadera de mi país.

Pero antes de esa función y hasta ahora, siempre vivieron en un departamento de 140m2 (sólo el doble de superficie que mi oficina)
En esa superficie, pensar en vivir una familia de 6 personas, más alguna persona de servicio, casi me causa clautrofobia.
Los padres de Máxima hicieron un esfuerzo económico para enviar a su hija mayor a un colegio de élite, pero no pudieron hacer lo mismo con los otros hijos.
Durante sus estudios en el colegio, Máxima llevaba la vianda desde su casa, para ahorrarse el costo del comedor escolar.
Además, en los últimos años del colegio secundario y primeros de la Universidad, ella daba clases particulares de matemáticas para ayudar a solventar sus gastos.
 

Registrado
23 Nov 2015
Mensajes
1.592
Calificaciones
5.746
Máxima es Maxima, es imposible no verla. Ya con su sola presencia se lleva todas las miradas y no sólo por su estatura sino el como es. Ahora si es ella en casa como se muestra en público no se sabe. Pero es difícil para alguien supongamos mostrarse como ella lo hace y fingir todo el tiempo. Tarde o temprano se nota la hilacha y el como son verdaderamente.
En cuanto a vestuario nunca defrauda , aveces sé equivoca y otras la acierta bastante seguido y siempre nos deja con la boca abierta. También las joyas que utiliza, las usa mucho en ciertas ocasiones , pero siempre utiliza las correctas.
 
Registrado
9 Sep 2018
Mensajes
3.511
Calificaciones
14.941
No, no. Su familia no pertenece a la clase alta, sino a la clase media. Por su trabajo profesional, anterior a su nombramiento como funcionario, sí estaban muy vinculados a la clase alta de la oligarquía ganadera de mi país.

Pero antes de esa función y hasta ahora, siempre vivieron en un departamento de 140m2 (sólo el doble de superficie que mi oficina)
En esa superficie, pensar en vivir una familia de 6 personas, más alguna persona de servicio, casi me causa clautrofobia.
Los padres de Máxima hicieron un esfuerzo económico para enviar a su hija mayor a un colegio de élite, pero no pudieron hacer lo mismo con los otros hijos.
Durante sus estudios en el colegio, Máxima llevaba la vianda desde su casa, para ahorrarse el costo del comedor escolar.
Además, en los últimos años del colegio secundario y primeros de la Universidad, ella daba clases particulares de matemáticas para ayudar a solventar sus gastos.
Gracias por la información. En España un piso de 150 metros para 6 personas en la época que contamos era lujo. Y tener servicio o interna si viviera allí tampoco se lo puede permitir todo el mundo. Puede que en Argentina eso sea clase media.
Máxima ha tenido una buena educación en un colegio de élite, que también sirven para tener buenos contactos. No le quito mérito, pero ha aprovechado todas las oportunidades cuando ha estado en el sitio correcto y el momento adecuado. Es una mujer inteligente y fuerte.
 
Registrado
14 May 2011
Mensajes
1.096
Calificaciones
5.284
Máxima tiene algunas cosas que no me gustan en su persona, pero hay que reconocer que es carismática al 100%, tiene una vibra super positiva y le sobran energías, amen que hace un papel ejemplar.
 
Registrado
17 Feb 2015
Mensajes
31
Calificaciones
434
Hola!! Quisiera ver hilo de la visita de los reyes de Holanda a españa en 2013 que aún eran reyes JC y S, no lo encuentro, si es posible alguien sabe puedo entrar? Se los agradecería
 
Registrado
6 Dic 2016
Mensajes
27.232
Calificaciones
66.144
Ubicación
Bs As
Hola!! Quisiera ver hilo de la visita de los reyes de Holanda a españa en 2013 que aún eran reyes JC y S, no lo encuentro, si es posible alguien sabe puedo entrar? Se los agradecería
H:)la

El último mensaje de esta sección tiene fecha de 16 de marzo de 2016 así que no creo que esté disponible al menos acá en la casa real de Holanda, no sé en la monarquía Española ¿? (n)
 
Registrado
20 May 2017
Mensajes
1.482
Calificaciones
5.141
Máxima de Holanda, la reina que puede con todo
La esposa de Guillermo de Orange ha bailado, cantado y representado a la corona con llamativos estilismos, situaciones que solo ella supera con éxito gracias al cariño ganado con su simpatía




13-5-2019 ADDIS ABABA - La reina Máxima de Holanda, este lunes durante su visita a Etiopía. Robin Utrecht GTRES
Isabel Ferrer


Máxima de Holanda ha viajado esta semana a Etiopía en su calidad de enviada especial de la ONU para la Inclusión Financiera y el Desarrollo, en una de las citas de trabajo de su agenda oficial. Estaba programada, aunque la reina consorte acababa de regresar de España, donde el pasado viernes había disfrutado por todo lo alto de la Feria de Sevilla, por donde había paseado vestida de flamenca junto a su esposo, el rey Guillermo, y sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane. La estancia sevillana ha dejado atrás un cierto alboroto mediático en Holanda, entre otras razones por las connotaciones sentimentales de la visita, ya que fue en ese mismo lugar donde la pareja se conoció hace dos décadas cuando él era el príncipe heredero de Orange. Pero tampoco ha pasado inadvertido en su país de adopción un vídeo en el que los holandeses, y el resto del mundo, pueden ver bailar a su soberana con cierta gracia y dejándose agarrar por la cintura por uno de los anfitriones de la fiesta.

Este segundo caso es una escena poco frecuente entre la realeza europea, aunque muchos aún recordarán el famoso y controvertido baile entre Diana de Gales y John Travolta durante una visita oficial a la Casa Blanco cuando Ronald Reagan era el presidente de Estados Unidos. En el caso de Máxima de Holanda su baile ha reavivado dos debates: los límites de la privacidad de una pareja que considera su labor como una tarea a tiempo completo, y la soltura con la que Máxima, nacida en Argentina en una familia de clase media, se maneja en una posición que no entraba en sus planes.

El vídeo donde Máxima danza encantada ha generado todo tipo de comentarios sobre “su pasión por el baile”, y “su desenvoltura”. A pesar de los años que lleva en Holanda, “mantiene su alma latina”, es la conclusión a la que han llegado los medios holandeses. El servicio de información de la Casa Real (RVD) considera “un asunto privado” la segunda filmación, “pero Máxima bailó en público, y Guillermo se presenta como un monarca de jornada completa en un país con libertad de expresión”, ha señalado Marc van der Linden, uno de los comentaristas de la realeza más conocidos del país. A pesar de la diferencia de opiniones, en su tierra de adopción, Máxima ha recibido una vez más cumplidos por su espontaneidad. Lo mismo ocurrió en 2018, durante una visita oficial a Curaçao, hoy un territorio autónomo del reino y antigua colonia en el Caribe. Vestida de gasa turquesa y con pamela de paja, no podía levantarse de la silla por cuestiones de protocolo, pero “bailó” sentada mientras el resto de la comitiva daba palmas.


La reina Máxima de Holanda, su esposo y sus tres hijas en la Feria de Sevilla el viernes pasado.

En abril de 2018, la revista femenina Margriet elaboró una lista con “las siete cosas que más nos gustan de Máxima”, y la primera era su acento latino. “Le queda un deje argentino al hablar neerlandés y eso es exótico y encantador”, era la primera. “Compra también en Zara, y en Hema [un popular almacén]”; “repite la ropa cara que lleva”; “se le ven las raíces de las mechas del pelo, no oculta sus arrugas y calza un 42, y todo ello la hace más cercana”; “pasa del glamour de Meghan Markle, duquesa de Sussex, a la solvencia de su suegra, la hoy princesa Beatriz”; “es una de las madres que lleva a otros niños en el coche, a la escuela primaria, si es necesario”, y “le gusta comer bien”. En resumen, según la publicación “una amiga estupenda”.

El retrato hecho en Margriet refleja que la naturalidad de Máxima en el ejercicio de su labor resulta difícil de impostar. Como su marido, acude con el mismo interés a la inauguración de una guardería que viaja en nombre de Naciones Unidas para hablar de finanzas inclusivas y microcréditos. Es el terreno que conoce, porque estudió Económicas en Argentina y trabajó en la banca. Por otra parte, las dos hijas mayores del matrimonio acuden a un colegio público de secundaria, Sorghvliet, que elige al alumnado en función de sus notas de primaria y pide una contribución voluntaria a los padres. Dado que es un centro estatal y no puede exigir sumas desorbitadas, las familias de mayores ingresos pagan más que el resto.


Máxima de Holanda durante la recepción de los reyes de los Países Bajos al presidente griego, Prokopis Pavlopoulos, en 2016. Cordon Press

Su vestuario, en general tan vistoso como sus joyas –las suyas y las de la Casa Real, que figuran entre las más llamativas de la realeza– es calificado de “exuberante”, pero no de excesivo, por sus compatriotas adoptivos. Destaca en las bodas, y en actos de gala, sobre todo desde que Jan Taminiau, el diseñador holandés, colabora con ella y la llena de bordados poco frecuentes en la ropa nacional. El vestido azul de la coronación de Guillermo, en 2013, recibió toda clase de halagos. Y el 27 de abril, durante el Día del Rey, comparece siempre conjuntada, enjoyada y con tacones, a pesar de que tiene que pasear durante horas. Si la cita es en un colegio o en un centro social, el atuendo se adapta, pero sigue siendo la más llamativa del grupo. Y le encantan los sombreros, los turbantes y las cintas para el pelo, en un país donde nadie los lleva y donde diputadas y ministras se lo ponen por obligación solo el día de la apertura del Parlamento. Su simpatía parece absorber lo que lleva puesto, incluso el llamativo vestido fucsia de Oscar de la Renta que lució en 2018 en Londres.

También cuenta con la suerte de que su esposo, el rey Guillermo dice que no es "un fetichista del protocolo”. Prefiere que los formalismos interfieran lo menos posible en su labor, criterio que su esposa aplica con fervor y que encontró en sus risas la mejor forma de salir de sus tropiezos iniciales. Sonrisas que por muy sinceras que sean, no habría convencido si no hubieran estado acompañadas de la responsabilidad con que se ha propuesto representar a Holanda en el extranjero.

Su éxito y popularidad no siempre fue el mismo. Su padre, Jorge Zorreguieta, fallecido en 2017 en Buenos Aires, fue secretario de Estado de Agricultura durante la dictadura del general Videla, y ella tuvo que superar la censura general de sus futuros compatriotas antes de casarse con el príncipe Guillermo. Había, sin embargo, dos cosas a su favor: nadie quería castigar a la hija por el pasado paterno, y Wim Kok, el primer ministro, no paró hasta encontrar una solución para la pareja. Cuando consiguió que la joven se quedara, mientras sus padres no eran bienvenidos en actos oficiales, Máxima hizo una aparición estelar: habló en neerlandés en su primera entrevista televisada. Fue un golpe de efecto, pero sonaba tan sincero como su llanto durante su boda en la Iglesia Nueva de Ámsterdam, en 2002, al escuchar Adiós Nonino, el tango favorito de su progenitor.

Es cierto que la familia reside ahora en un palacio, Huis ten Bosch (La Haya), que ha costado 4 años y 63 millones de euros de renovaciones. También lo es que las finanzas de la Casa Real, formada por los soberanos y la hoy princesa Beatriz, son motivo de discusión anual, en especial porque no pagan impuestos. Que su villa de veraneo en Grecia costó 4,5 millones de euros en 2012, y los casi 1,5 millones de euros anuales reservados para la heredera, Amalia, a partir de los 18 años, se consideran excesivos. Pero todo ello no ha restado brillo a la imagen de Máxima, el miembro más popular de la Casa de Orange. Hace diecisiete años, Guillermo le pidió a su madre que confiara en él. El tiempo le ha dado la razón.

https://elpais.com/elpais/2019/05/14/gente/1557858428_843536.html
lo único que le falta por hacer en su vida es ser abuela