Manuel Valls podría ser candidato a las municipales en Barcelona



Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.109
Calificaciones
66.535
El Nacional
Perfil
Manuel Valls, el blanqueador
Enric Vila
Foto: Efe / Sergi Alcàzar / ACN / GTRES
Barcelona. Domingo, 22 de abril de 2018
4 minutos
box.png

manuel-valls-1-efe-1_1_630x630.jpeg


Manuel Valls es un blanqueador, un alma vencida por| la dureza de la historia que viene a enterrar a los muertos y a ofrecer un olvido dulce e indoloro a los herederos más impacientes de las derrotas mal digeridas. Cansado de ver fracasar a sus antecesores, Valls se ha convertido en una fachada presuntuosa que busca consuelo en la sombra del poder.

Uno de sus bisabuelos se hizo enterrar con la señera envuelta en el ataúd después de insistir inútilmente en redactar el testamento en catalán. Otro, Agustí Valls, escribió un poema sobre Rafael de Casanova, recitado en un homenaje a Rubió y Oros, que dicen que fue el origen de la festividad del 11 de septiembre.

ciutadans-albert-rivera-ines-arrimadas-mario-vargas-llosa-manuel-valls-sergi-alcazar19_15_630x420.jpeg


El abuelo paterno, el último dueño de la banca Valls, dio clases de catalán en la clandestinidad, después de ver arruinado el negocio famíliar en tiempos de la República. Su tío músico, que también se llama Manuel, compuso el himno del Barça y es el autor de la banda sonora de la Ciutat cremada, la mejor película de Antoni Ribas, el cineasta que se encadenó a la Plaza Sant Jaume para denunciar la marginación de las producciones en catalán.

El padre emigró a París a finales de los años 40 para triunfar como pintor, pero tardó en ser reconocido. Cuando Valls llegó a primer ministro, los diarios franceses explicaban que en la escuela le daba vergüenza decir cuál era el oficio de su progenitor. La madre era una arquitecta Suiza que hablaba catalán a los hijos y al marido en un momento muy difícil para el idioma, que luchaba para no desaparecer. No cuesta pensar que lo hacía imbuída por la fuerza que el patriotismo tenía en la familia.

El padre era un artista de producción lenta, que siempre huyó del éxito fácil, pero que se podía permitir pasar horas corrigiendo una pincelada. A pesar de la quiebra de la banca Valls, en la familia no faltaban los recursos. El ex primer ministro estudió en las mejores escuelas de París y pasó los veranos en una torre modernista de Horta llena de libros. A diferencia de él, su hermana volvió a vivir en Barcelona, donde se pasó veinte años luchando para superar la adición en la heroína que había cogido en París.

manuel-valls-i-rivera-acn-jpeg_5_630x315.jpeg


Como muchas personas heridas en su orgullo, el ex primer ministro es un hombre práctico, que ha perdido el sentido de la trascendencia tratando de escapar del denso pasado de su familia. Durante años, la prensa le colgó la etiqueta de Sarkozy de izquierdas. Igual que el marido de Carla Bruni, Valls ha cultivado una imagen de político sexi y atrevido. Como tiene una idea vulgar del realismo, es un hombre que promete más que da.

Con 20 años se naturalizó francés y con 24 ya era secretario nacional de comunicación del partido socialista. Más tarde, dirigió el gabinete de prensa de Lionel Jospin, en cuyo entorno lo tenían por catalanista. En 2001 fue escogido alcalde de Evry, después de comprarse un piso para poder presentar candidatura. Durante los 12 años que gobernó multiplicó el presupuesto de seguridad y propaganda, y subió los impuestos hasta el punto que la ciudad todavía hoy paga unas de las tasas más altas de Francia.

Igual que Sarkozy unos años antes, acabó de hacerse un nombre en la política francesa como ministro del interior durante la presidencia de François Holande. Su mano de hierro acabó de redondear la imagen que se había hecho de político decidido, que tanto gusta en las sociedades desvertebradas en manos de élites que tienen miedo de perder su status. En el 2014, una crisis de gobierno lo elevó a primer ministro en plena descomposición de la política francesa.

manuel-valls-i-senyora-gtres-jpeg_15_630x420.jpeg


La llegada de Macron lo cogió con el pie cambiado y no tuvo tiempo de escaparse del colapso del sistema de partidos y, especialmente, de la izquierda estatista. Eliminado de la carrera a la presidencia por un candidato poco conocido, en las últimas elecciones a duras penas conservó el acta de diputado en la Asamblea nacional. Sin la prestancia que le daba el poder, empezó a enseñar el latón y dar vuelcos como un moscardón en un tarro de cristal.

Después de romper con su partido demasiado oportunamente y de ser rechazado por Macron, se ha dejado querer por Ciutadans, igual que Sarkozy se dejó querer por el PP, cuando todavía no se le acusaba de corrupción. El independentismo ha dado tanta categoría a Barcelona que ha vuelto a hacer emerger la geopolítica de la guerra de sucesión. Ricard Florida ya escribió hace una década, en su ensayo sobre las ciudades creativas, que París recela de la capital catalana, una cosa que en casa siempre hemos sabido.

Ciutadans ha ofrecido en Valls presentarse con su partido para aspirar a la alcaldía barcelonesa. Valls es una figura ideal para blanquear el pasado y podría tener la tentación de dejarse utilizar por los malotes que intentan saquear España y evitar que el mundo se pregunte por qué demonio Catalunya ha pasado tantos siglos desapercibida. Si Valls no hubiera sido un perdedor disfrazado por el sistema, la implosión de la política francesa no lo habría cogido desprevenido y no le habría arruinado al carrera.

Al margen de lo que decida, la propuesta del partido de Albert Rivera vuelve a poner sobre el mapa la tradicional fractura europea entre los países que priorizan la igualdad para poder robar mejor y los países que priorizan la libertad para potenciar el comercio y la cultura.

https://www.elnacional.cat/es/vidas/perfil-manuel-valls_260457_102.html
 

Registrado
8 Abr 2012
Mensajes
19.018
Calificaciones
59.627
El Nacional
Perfil
Manuel Valls, el blanqueador
Enric Vila
Foto: Efe / Sergi Alcàzar / ACN / GTRES
Barcelona. Domingo, 22 de abril de 2018
4 minutos
box.png

manuel-valls-1-efe-1_1_630x630.jpeg


Manuel Valls es un blanqueador, un alma vencida por| la dureza de la historia que viene a enterrar a los muertos y a ofrecer un olvido dulce e indoloro a los herederos más impacientes de las derrotas mal digeridas. Cansado de ver fracasar a sus antecesores, Valls se ha convertido en una fachada presuntuosa que busca consuelo en la sombra del poder.

Uno de sus bisabuelos se hizo enterrar con la señera envuelta en el ataúd después de insistir inútilmente en redactar el testamento en catalán. Otro, Agustí Valls, escribió un poema sobre Rafael de Casanova, recitado en un homenaje a Rubió y Oros, que dicen que fue el origen de la festividad del 11 de septiembre.

ciutadans-albert-rivera-ines-arrimadas-mario-vargas-llosa-manuel-valls-sergi-alcazar19_15_630x420.jpeg


El abuelo paterno, el último dueño de la banca Valls, dio clases de catalán en la clandestinidad, después de ver arruinado el negocio famíliar en tiempos de la República. Su tío músico, que también se llama Manuel, compuso el himno del Barça y es el autor de la banda sonora de la Ciutat cremada, la mejor película de Antoni Ribas, el cineasta que se encadenó a la Plaza Sant Jaume para denunciar la marginación de las producciones en catalán.

El padre emigró a París a finales de los años 40 para triunfar como pintor, pero tardó en ser reconocido. Cuando Valls llegó a primer ministro, los diarios franceses explicaban que en la escuela le daba vergüenza decir cuál era el oficio de su progenitor. La madre era una arquitecta Suiza que hablaba catalán a los hijos y al marido en un momento muy difícil para el idioma, que luchaba para no desaparecer. No cuesta pensar que lo hacía imbuída por la fuerza que el patriotismo tenía en la familia.

El padre era un artista de producción lenta, que siempre huyó del éxito fácil, pero que se podía permitir pasar horas corrigiendo una pincelada. A pesar de la quiebra de la banca Valls, en la familia no faltaban los recursos. El ex primer ministro estudió en las mejores escuelas de París y pasó los veranos en una torre modernista de Horta llena de libros. A diferencia de él, su hermana volvió a vivir en Barcelona, donde se pasó veinte años luchando para superar la adición en la heroína que había cogido en París.

manuel-valls-i-rivera-acn-jpeg_5_630x315.jpeg


Como muchas personas heridas en su orgullo, el ex primer ministro es un hombre práctico, que ha perdido el sentido de la trascendencia tratando de escapar del denso pasado de su familia. Durante años, la prensa le colgó la etiqueta de Sarkozy de izquierdas. Igual que el marido de Carla Bruni, Valls ha cultivado una imagen de político sexi y atrevido. Como tiene una idea vulgar del realismo, es un hombre que promete más que da.

Con 20 años se naturalizó francés y con 24 ya era secretario nacional de comunicación del partido socialista. Más tarde, dirigió el gabinete de prensa de Lionel Jospin, en cuyo entorno lo tenían por catalanista. En 2001 fue escogido alcalde de Evry, después de comprarse un piso para poder presentar candidatura. Durante los 12 años que gobernó multiplicó el presupuesto de seguridad y propaganda, y subió los impuestos hasta el punto que la ciudad todavía hoy paga unas de las tasas más altas de Francia.

Igual que Sarkozy unos años antes, acabó de hacerse un nombre en la política francesa como ministro del interior durante la presidencia de François Holande. Su mano de hierro acabó de redondear la imagen que se había hecho de político decidido, que tanto gusta en las sociedades desvertebradas en manos de élites que tienen miedo de perder su status. En el 2014, una crisis de gobierno lo elevó a primer ministro en plena descomposición de la política francesa.

manuel-valls-i-senyora-gtres-jpeg_15_630x420.jpeg


La llegada de Macron lo cogió con el pie cambiado y no tuvo tiempo de escaparse del colapso del sistema de partidos y, especialmente, de la izquierda estatista. Eliminado de la carrera a la presidencia por un candidato poco conocido, en las últimas elecciones a duras penas conservó el acta de diputado en la Asamblea nacional. Sin la prestancia que le daba el poder, empezó a enseñar el latón y dar vuelcos como un moscardón en un tarro de cristal.

Después de romper con su partido demasiado oportunamente y de ser rechazado por Macron, se ha dejado querer por Ciutadans, igual que Sarkozy se dejó querer por el PP, cuando todavía no se le acusaba de corrupción. El independentismo ha dado tanta categoría a Barcelona que ha vuelto a hacer emerger la geopolítica de la guerra de sucesión. Ricard Florida ya escribió hace una década, en su ensayo sobre las ciudades creativas, que París recela de la capital catalana, una cosa que en casa siempre hemos sabido.

Ciutadans ha ofrecido en Valls presentarse con su partido para aspirar a la alcaldía barcelonesa. Valls es una figura ideal para blanquear el pasado y podría tener la tentación de dejarse utilizar por los malotes que intentan saquear España y evitar que el mundo se pregunte por qué demonio Catalunya ha pasado tantos siglos desapercibida. Si Valls no hubiera sido un perdedor disfrazado por el sistema, la implosión de la política francesa no lo habría cogido desprevenido y no le habría arruinado al carrera.

Al margen de lo que decida, la propuesta del partido de Albert Rivera vuelve a poner sobre el mapa la tradicional fractura europea entre los países que priorizan la igualdad para poder robar mejor y los países que priorizan la libertad para potenciar el comercio y la cultura.

https://www.elnacional.cat/es/vidas/perfil-manuel-valls_260457_102.html

Quien compuso la musica del himno del Barça fue un primo hermano del padre de Manuel Valls junto con Jaume Picas y Jose Mª Espinás que compusieron la letra y en parte Jose Maª Espinas también la música. Los tres buscaron una música y letra facil de cantar.
 
Registrado
24 Nov 2017
Mensajes
11.883
Calificaciones
44.683
"Ada madrina" de la chusma

Colau rechaza la instalación de placas en recuerdo de víctimas del terrorism
 
Registrado
15 Mar 2018
Mensajes
2.949
Calificaciones
8.761
Tan buen candidato es que con solo mencionarlo se ha revolucionado el gallinero
Eso es buena señal... el tio les hace rebotarse luego hay oportunidad de que gane la alcaldia, la loca de la Colau está en su peor momento, yo le veo una cara de trastorná lista para ingresar en algun centro de reposo,,,, con que la van a atar? con las cadenas de Mandingo, esa chica anda mal de la pelota---
 
Registrado
21 Nov 2017
Mensajes
11.793
Calificaciones
37.146
jejejejejjeje tienen los collons de corbata

Graupera presiona para unir a los 'indepes' contra Manuel Valls
El filósofo reúne 21.000 firmas para reclamar unas primarias que elija un solo candidato independentista para la alcaldía de Barcelona
 
Registrado
8 May 2013
Mensajes
18.109
Calificaciones
66.535
Los catalanes como locos con la candidatura de Valls, es el mejor regalo que podín hacer a Coalu.
Me comentan unos amigos que entre los naranjitos no ha sentado nada bien la noticia de poner al francés.