Los D Sussex comunican a SM que no regresan - Comunicado Casa Real sobre los Duques de Sussex

Registrado
29 May 2018
Mensajes
203
Calificaciones
1.077
opino igual, pero lamentablemente tengo la fuerte sensación de que eso no va a pasar.

Yo no sé si lo que siente Harry por Meghan es amor, ojalá que si, pero Meghan no ama a Harry. Además, Meghan envidia a Harry y detesta todo lo que él es y lo que él ha tenido.
Creo que el “gran amor” de Meghan hacia Harry depende del tiempo que ella pueda seguir presentándose como Duquesa de Sussex. Para la mujer moderna y empoderada que presume ser y lo remata el comunicado que dice que no se necesita ser Royal para servir y que el servício es universal; que sea coherente y empiece con dejar de usar por iniciativa propia el título antes de que se lo retiren ( Si es que llega a suceder). La única realidad es que esta señora no puede servirse igual (a sus propios intere$e$) si no se sirve del título.
 

Registrado
29 Sep 2017
Mensajes
8.623
Calificaciones
47.833
Creo que el “gran amor” de Meghan hacia Harry depende del tiempo que ella pueda seguir presentándose como Duquesa de Sussex. Para la mujer moderna y empoderada que presume ser y lo remata el comunicado que dice que no se necesita ser Royal para servir y que el servício es universal; que sea coherente y empiece con dejar de usar por iniciativa propia el título antes de que se lo retiren ( Si es que llega a suceder). La única realidad es que esta señora no puede servirse igual (a sus propios intere$e$) si no se sirve del título.
Bueno, aunque les retirasen el ducado su marido siempre será príncipe del RU, y ella princesa por matrimonio, titulo va a tener mientras que siga casada
 
Registrado
9 Ago 2014
Mensajes
1.483
Calificaciones
5.845

Sería un buen castigo para él, para que aprendiera la lección, pero es el relevo si le pasa algo a su hermano y por ley tiene derecho.

https://www.revistavanityfair.es/realeza/articulos/harry-derecho-sucesion-trono/48940

UN BIÓGRAFO PIDE QUE HARRY RENUNCIE A SU DERECHO AL TRONO: ¿PODRÍA PASAR?​

TIEMPO DE LECTURA: 4 MINUTOS

La reina ha despojado a su nieto de sus títulos militares y sus patronatos más relevantes, pero recuerda que sigue siendo "un querido miembro de la familia", lo que incluye también sus derechos sucesorios

1614072564251.png


Cada palabra de los comunicados cruzados entre la reina Isabel II, el príncipe Harry y Meghan Markle ha sido examinada ya con lupa, pero hay una línea que merece la máxima atención: la que indica que Harry, pese a esa aparente frialdad de referirse a él sólo como duque de Sussex, "sigue siendo un querido miembro de la familia". Y esto es importante porque la reina, aparte de llamar a su nieto por el único título que ella le concedió y aún no le ha arrebatado (el ducado de Sussex que comparten Harry y Meghan), también está señalando que Harry sigue siendo miembro del linaje de los Windsor. Algo relevante cuando es el sexto en la línea de sucesión al trono (es decir, uno de los royals que todavía tienen que preocuparse por lo que dice la ley de sucesión de 2013), y cuando en el Reino Unido ya se alzan las primeras voces que piden que el príncipe dé un paso a un lado y renuncie a esos derechos sucesorios.

Gentes como el prestigioso biógrafo royal Hugo Vickers (que aparte de llevar 43 años publicando libros sobre los royals ha sido miembro de varios comités organizadores en sucesivos jubileos de la reina) están lanzando ya la idea de que Harry debería renunciar a ser el sexto en la línea de sucesión al trono británico (y con él, su hijo Archie y su futuro bebé, que serían séptimo y octavo). El argumento principal es que el príncipe, apartado ya del "servicio" a la Corona y despojado de sus privilegios royals más queridos (sus honores militares y los patronatos más relevantes en su trayectoria filantrópica, especialmente el Queen's Commonwealth Trust, con el que los Sussex prestaban su apoyo a la juventud de todos los países de la mancomunidad), no tiene más papel que jugar dentro de la Familia Real Británica.
 

NEW

Registrado
12 Jul 2013
Mensajes
603
Calificaciones
4.417
Sin ir mas lejos la fundación que tienen es muy sospechosa de que pueda ser para evitar impuestos, y sobre todo para beneficiarse económicamente ellos.
Cuando una fundación tiene que ser 100% transparente y dedicar todo lo recaudado para la causa, y no para intereses privados.

Ya veremos como termina el asunto, pero por lo que leí, ya le tienen puesto el ojo algún que otro periodista para controlar cualquier posible anomalía.
Ayy ojala fuera asi....pero al menos las que yo he conocido ( tanto privadas como publicas como ONG's ) en casi todas hay intereses privados y personales :(
 

Registrado
24 Feb 2012
Mensajes
21.809
Calificaciones
157.228
¡Muchas gracias por la info @Princess Kate!

No he entendido muy bien la dinámica de cómo se filtró la noticia de que ya la entrevista con Oprah se había ya grabado.

¿Qué pasó exactamente con el editor de ITV? ¿Cómo se enteró de que ya existía la grabación de la entrevista?

Si a alguien le ha quedado claro, por favor, explicádmelo, que debo estar espesa... ¡Gracias!
Según entiendo, en el programa de Oprah van a utilizar material fílmico previo de los Sussex.
El productor de Oprah pidió el material original de la entrevista de Africa a ITV, esto se hace normalmente
por derechos del material para tener la mejor calidad de video.
Para que le den el material tiene que identificar para qué es.
Es ahí donde ITV le informa a BP.

Posteriormente, la estación de televisión CBS emitió un comunicado informando del especial.

Por separado se ha filtrado que Oprah llegó a California procedente de Hawaii en donde reside actualmente
en su avión privado y que había filmado durante dos días con los Sussex. También se ha filtrado que
hay filmación de Archie en la casa de Montecito.

Después se filtró que el guión del especial se había modificado ya que al parecer parte de la conversación giraba
alrededor de su trabajo dentro de la Familia Real y al publicarse el anuncio de la Queen,
era evidente que ya ese trabajo no existía.
 
Última edición:
Registrado
9 Sep 2010
Mensajes
25.186
Calificaciones
190.994

Sería un buen castigo para él, para que aprendiera la lección, pero es el relevo si le pasa algo a su hermano y por ley tiene derecho.

https://www.revistavanityfair.es/realeza/articulos/harry-derecho-sucesion-trono/48940

UN BIÓGRAFO PIDE QUE HARRY RENUNCIE A SU DERECHO AL TRONO: ¿PODRÍA PASAR?​

TIEMPO DE LECTURA: 4 MINUTOS

La reina ha despojado a su nieto de sus títulos militares y sus patronatos más relevantes, pero recuerda que sigue siendo "un querido miembro de la familia", lo que incluye también sus derechos sucesorios​

Ver el archivo adjunto 1830730


Cada palabra de los comunicados cruzados entre la reina Isabel II, el príncipe Harry y Meghan Markle ha sido examinada ya con lupa, pero hay una línea que merece la máxima atención: la que indica que Harry, pese a esa aparente frialdad de referirse a él sólo como duque de Sussex, "sigue siendo un querido miembro de la familia". Y esto es importante porque la reina, aparte de llamar a su nieto por el único título que ella le concedió y aún no le ha arrebatado (el ducado de Sussex que comparten Harry y Meghan), también está señalando que Harry sigue siendo miembro del linaje de los Windsor. Algo relevante cuando es el sexto en la línea de sucesión al trono (es decir, uno de los royals que todavía tienen que preocuparse por lo que dice la ley de sucesión de 2013), y cuando en el Reino Unido ya se alzan las primeras voces que piden que el príncipe dé un paso a un lado y renuncie a esos derechos sucesorios.

Gentes como el prestigioso biógrafo royal Hugo Vickers (que aparte de llevar 43 años publicando libros sobre los royals ha sido miembro de varios comités organizadores en sucesivos jubileos de la reina) están lanzando ya la idea de que Harry debería renunciar a ser el sexto en la línea de sucesión al trono británico (y con él, su hijo Archie y su futuro bebé, que serían séptimo y octavo). El argumento principal es que el príncipe, apartado ya del "servicio" a la Corona y despojado de sus privilegios royals más queridos (sus honores militares y los patronatos más relevantes en su trayectoria filantrópica, especialmente el Queen's Commonwealth Trust, con el que los Sussex prestaban su apoyo a la juventud de todos los países de la mancomunidad), no tiene más papel que jugar dentro de la Familia Real Británica.

Me sorprendería que renunciase a sus privilegios reales el vividor éste. La abuela le ha dado una colleja en público y lo ha despojado de sus títulos militares y patronatos relevantes pero el negociete que ha montado a medias con la trepa de su parienta no facturará las cantidades astronómicas que ellos esperan si Harry renuncia a todo para ser un simple Mountbatten-Windsor sin nada más....
 

Registrado
4 Mar 2020
Mensajes
2.185
Calificaciones
18.419
Estoy de acuerdo en que Archie y su hermano/a, si son criados en Estados Unidos no pintan nada en la línea sucesoria. No van a ser educados dentro de la Familia Real y no tendrán ni idea de protocolo etc. Serán completos desconocidos en UK y no los van a aceptar como Royals.
 
Registrado
7 Mar 2019
Mensajes
2.935
Calificaciones
20.008

Por qué el príncipe y la princesa "woke" tuvieron que dejar la familia real

Brendan O’Neill
El narcisismo de Harry y Meghan no encaja bien con el ideal del servicio público.

Así que Harry y Meghan están fuera. El príncipe y la princesa woke se están separando formalmente de la monarquía. El Megxit “Suave” de 2020 -cuando el doliente par se fue a América del Norte con la intención de volverse "financieramente independiente"- se ha convertido en un Megxit “Duro”. La reina ha decretado que las payasadas de Harry y Meghan son incompatibles con "las responsabilidades y deberes que conlleva una vida de servicio público" y, por lo tanto, tienen que devolver todos sus patrocinios reales. Esto es lo más cercano a decir "vete a la mierda" que hará la Reina, famosa por su contención.

¿De qué se trata todo esto? ¿Qué nos dice el Megxit sobre el mundo, si es que nos dice algo? Al escuchar las clases de charlas amorosas de Meghan, se te perdonará por pensar que la pobre querida y su amado esposo fueron expulsados de este país olvidado por el racismo. Naturalmente, estas personas pasan por alto intencionalmente que la gran mayoría de los británicos acogeron a Meghan en sus corazones cuando se casó con Harry, y solo se cansaron de ella cuando comenzó a mover sus dedos manicurados sobre todo, desde el feminismo hasta el cambio climático. Al británico de todos los días no le agrada que los aristócratas de derecha le hablen con desprecio y que luego se suban a un jet privado para volar hasta el lujoso piso de Elton John en el sur de Francia o hacia alguna reunión ecológica descalza y estúpida de los súper ricos.

Otros culpan de todo a la prensa. Nuestra prensa horrible y rapaz, criticando a Meghan día tras día. Incluso aplauden cuando Harry y Meghan inician casos legales contra los medios por decir groserías o revelar cosas sobre ellos. Es un testimonio del giro de las clases medias contra la libertad de prensa -que, no lo olvidemos, fue ganada para nosotros por personas que despreciaron a la realeza, por personas como el príncipe de la burla del siglo XVIII John Wilkes- que apoyarán alegremente a dos arrogantes cruzados reales contra los periódicos. "Independientemente de lo que piense de Harry y Meghan, sus críticos mediáticos son mucho peores", dice Marina Hyde de The Guardian. No es sorprendente que un aristócrata como Hyde defienda a dos aristócratas aburridos de la cúpula de la prensa roja y chusma, pero es bastante impactante que The Guardian no defienda la libertad de prensa contra las constantes críticas y demandas de los Sussex.

Todas estas narrativas nos dicen más sobre los narradores que sobre la realidad del Megxit. Confirman el esnobismo del “woke”, que está más que feliz de ponerse del lado de una pareja privilegiada de autoseñaladas virtudes sobre lo que ven como las masas británicas irremediablemente prejuiciosas. Y confirman la hostilidad continua, cada vez más irracional, de la gente elegante contra la prensa de "bajos ingresos", a la que ahora se culpa de todos los males de la sociedad. ¿La tristeza de Meghan? ¿Nuestra cultura tonta? Sexismo? ¿Activismo de extrema derecha? Échale la culpa a los tabloides. Es The Sun quien lo hizo.

La verdad, como siempre, es más compleja. Lo que realmente demuestra la gran deserción de Harry y Meghan es la incompatibilidad de la cultura moderna del narcisismo con los ideales del viejo mundo del deber, la lealtad y el servicio. Meghan se sintió atrapada en la familia real no porque la princesa Michael alguna vez usó un broche de la era colonial o porque sea muy difícil pasar los días relajándose en palacios, sino porque la vida real va en contra de la publicidad de virtudes superficiales de la era de las selfies, perspectiva que Meghan ha llegado a encarnar en los últimos años. El Megxit es fundamentalmente una batalla entre el narcisismo del siglo XXI y la más estoica y entregada cultura del pasado.

Aquí es donde el disenso entre los Windsor "y los Sussex" sobre el "servicio" es interesante. La reina insistió firmemente en que el vagabundeo "independiente" de Harry y Meghan no armonizaba cómodamente con una "vida de servicio público". De la manera pasivo-agresiva de cierto tipo de californiano, Meghan y Harry respondieron diciendo que todos pueden hacer algún "servicio". “Todos podemos tener una vida de servicio. El servicio es universal ”, dijeron.

No saben lo que significa servicio. Aquí está la diferencia: los Meghans de este mundo se sirven principalmente a sí mismos, siempre buscando nuevas oportunidades para expresarse, acicalarse virtuosamente, "crecer emocionalmente". La reina, en cambio, sirve a la corona. Ella ha negado su yo. Reprime su autoexpresión, sus opiniones políticas y sus emociones, con el fin de someterse a algo más grande que ella misma: la corona, la monarquía, la constitución. Ahora, podemos discutir si la corona es buena o mala: soy republicano, así que no soy fan. Pero está claro que Meghan e Isabel II tienen una diferencia insalvable en su comprensión de "servicio". La idea de servicio de Meghan siempre implica que se exprese y se revele y nos recuerde lo virtuosa que es; la idea de servicio de la reina es esconder el yo, doblegarlo en un proyecto más grande, aparentemente más importante. La reina se trata de servicio, Meghan se trata de autoservicio.

Esto queda claro por la forma en que Harry y Meghan hablan de la monarquía, como si fuera una especie de espacio de trabajo de escritorio compartido en el que podrías adquirir algunas habilidades nuevas antes de "seguir adelante". El año pasado dijeron que querían "hacer una transición" y "forjar un nuevo papel progresista dentro de esta institución", como si fueran consultores de medios y la monarquía una mera marca. Dijeron que querían "seguir colaborando con Su Majestad la Reina", como si la reina fuera una casa de modas y ellos fueran celebridades al estilo de Jameela Jamil, dándole un toque de BS "cambio social". Una y otra vez, muestran que tienen un control muy débil de las ideas de deber y lealtad, de renunciar a las cosas por un bien mayor.

El culto al narcisismo está muy extendido hoy. Se nos anima a obsesionarnos con nuestros cuerpos y nuestra imagen, a averiguar exactamente dónde encajamos en la lista infinita de géneros inventados, a obsesionarnos con nuestro bienestar mental, a escondernos en un 'espacio seguro' para proteger nuestra sacrosanta autoestima de cualquier forma de insulto o indagación. Y, por supuesto, todo esto genera un sentido del yo muy endeble -no el yo robusto del liberalismo del siglo XIX, sino el yo frágil y fácilmente vulnerable de la era de las redes sociales, en la que necesitamos una validación y protección constantes del discurso ruidoso o de lo contrario nos sentiremos 'borrados'.

Entonces, al invitarnos a alejarnos de los grandes proyectos nacionales o sociales que exigen sacrificios, y alentarnos en cambio a obsesionarnos con el yo, la cultura del narcisismo representa lo peor de ambos mundos. Disminuye la vieja idea de que puede ser bueno dedicarse a algo externo, a algo importante, al mismo tiempo que alimenta una forma deformada de individualismo que se basa en las nociones de fragilidad, miedo a la libertad y esclavitud psíquica para la validación de la burocracia y de otros.

Esta es la cultura que ahora simbolizan Meghan y Harry. Su idea del servicio público es efímera, implica poco más que dar charlas de vez en cuando en un refugio para mujeres o charlar en Spotify con "cambiadores sociales". Y su sentido de sí mismos es obsesivo y frágil: somos testigos de su enfoque en el bienestar y la salud mental y, en palabras de Meghan, "compartir nuestro dolor". La reina no podría ser más diferente. Su servicio público ha sido completo, de por vida, inquebrantable; y su personalidad es confiable y estoica. Estos son los enfrentamientos morales y sociales que giran alrededor del Megxit. Puede que sea republicano, pero en esta disputa soy muy Team Queen.


Oye, ¿Y por qué tenemos que compartir nuestro dolor? ¿Y si yo lo quiero vivir privadamente con mi pareja, familia o amigos o guardármelo porque me da la real gana soy menos que alguien?

Yo lo que creo es que estos quieren vivir de poner verde a la FR y decir al mismo tiempo que hacen eso porque compartir nuestro dolor es sano y reparador, un bien para el mundo. Menudo peñazo de gentes.
 
Registrado
6 Ene 2019
Mensajes
3.199
Calificaciones
19.752

Por qué el príncipe y la princesa "woke" tuvieron que dejar la familia real

Brendan O’Neill
El narcisismo de Harry y Meghan no encaja bien con el ideal del servicio público.

Así que Harry y Meghan están fuera. El príncipe y la princesa woke se están separando formalmente de la monarquía. El Megxit “Suave” de 2020 -cuando el doliente par se fue a América del Norte con la intención de volverse "financieramente independiente"- se ha convertido en un Megxit “Duro”. La reina ha decretado que las payasadas de Harry y Meghan son incompatibles con "las responsabilidades y deberes que conlleva una vida de servicio público" y, por lo tanto, tienen que devolver todos sus patrocinios reales. Esto es lo más cercano a decir "vete a la mierda" que hará la Reina, famosa por su contención.

¿De qué se trata todo esto? ¿Qué nos dice el Megxit sobre el mundo, si es que nos dice algo? Al escuchar las clases de charlas amorosas de Meghan, se te perdonará por pensar que la pobre querida y su amado esposo fueron expulsados de este país olvidado por el racismo. Naturalmente, estas personas pasan por alto intencionalmente que la gran mayoría de los británicos acogeron a Meghan en sus corazones cuando se casó con Harry, y solo se cansaron de ella cuando comenzó a mover sus dedos manicurados sobre todo, desde el feminismo hasta el cambio climático. Al británico de todos los días no le agrada que los aristócratas de derecha le hablen con desprecio y que luego se suban a un jet privado para volar hasta el lujoso piso de Elton John en el sur de Francia o hacia alguna reunión ecológica descalza y estúpida de los súper ricos.

Otros culpan de todo a la prensa. Nuestra prensa horrible y rapaz, criticando a Meghan día tras día. Incluso aplauden cuando Harry y Meghan inician casos legales contra los medios por decir groserías o revelar cosas sobre ellos. Es un testimonio del giro de las clases medias contra la libertad de prensa -que, no lo olvidemos, fue ganada para nosotros por personas que despreciaron a la realeza, por personas como el príncipe de la burla del siglo XVIII John Wilkes- que apoyarán alegremente a dos arrogantes cruzados reales contra los periódicos. "Independientemente de lo que piense de Harry y Meghan, sus críticos mediáticos son mucho peores", dice Marina Hyde de The Guardian. No es sorprendente que un aristócrata como Hyde defienda a dos aristócratas aburridos de la cúpula de la prensa roja y chusma, pero es bastante impactante que The Guardian no defienda la libertad de prensa contra las constantes críticas y demandas de los Sussex.

Todas estas narrativas nos dicen más sobre los narradores que sobre la realidad del Megxit. Confirman el esnobismo del “woke”, que está más que feliz de ponerse del lado de una pareja privilegiada de autoseñaladas virtudes sobre lo que ven como las masas británicas irremediablemente prejuiciosas. Y confirman la hostilidad continua, cada vez más irracional, de la gente elegante contra la prensa de "bajos ingresos", a la que ahora se culpa de todos los males de la sociedad. ¿La tristeza de Meghan? ¿Nuestra cultura tonta? Sexismo? ¿Activismo de extrema derecha? Échale la culpa a los tabloides. Es The Sun quien lo hizo.

La verdad, como siempre, es más compleja. Lo que realmente demuestra la gran deserción de Harry y Meghan es la incompatibilidad de la cultura moderna del narcisismo con los ideales del viejo mundo del deber, la lealtad y el servicio. Meghan se sintió atrapada en la familia real no porque la princesa Michael alguna vez usó un broche de la era colonial o porque sea muy difícil pasar los días relajándose en palacios, sino porque la vida real va en contra de la publicidad de virtudes superficiales de la era de las selfies, perspectiva que Meghan ha llegado a encarnar en los últimos años. El Megxit es fundamentalmente una batalla entre el narcisismo del siglo XXI y la más estoica y entregada cultura del pasado.

Aquí es donde el disenso entre los Windsor "y los Sussex" sobre el "servicio" es interesante. La reina insistió firmemente en que el vagabundeo "independiente" de Harry y Meghan no armonizaba cómodamente con una "vida de servicio público". De la manera pasivo-agresiva de cierto tipo de californiano, Meghan y Harry respondieron diciendo que todos pueden hacer algún "servicio". “Todos podemos tener una vida de servicio. El servicio es universal ”, dijeron.

No saben lo que significa servicio. Aquí está la diferencia: los Meghans de este mundo se sirven principalmente a sí mismos, siempre buscando nuevas oportunidades para expresarse, acicalarse virtuosamente, "crecer emocionalmente". La reina, en cambio, sirve a la corona. Ella ha negado su yo. Reprime su autoexpresión, sus opiniones políticas y sus emociones, con el fin de someterse a algo más grande que ella misma: la corona, la monarquía, la constitución. Ahora, podemos discutir si la corona es buena o mala: soy republicano, así que no soy fan. Pero está claro que Meghan e Isabel II tienen una diferencia insalvable en su comprensión de "servicio". La idea de servicio de Meghan siempre implica que se exprese y se revele y nos recuerde lo virtuosa que es; la idea de servicio de la reina es esconder el yo, doblegarlo en un proyecto más grande, aparentemente más importante. La reina se trata de servicio, Meghan se trata de autoservicio.

Esto queda claro por la forma en que Harry y Meghan hablan de la monarquía, como si fuera una especie de espacio de trabajo de escritorio compartido en el que podrías adquirir algunas habilidades nuevas antes de "seguir adelante". El año pasado dijeron que querían "hacer una transición" y "forjar un nuevo papel progresista dentro de esta institución", como si fueran consultores de medios y la monarquía una mera marca. Dijeron que querían "seguir colaborando con Su Majestad la Reina", como si la reina fuera una casa de modas y ellos fueran celebridades al estilo de Jameela Jamil, dándole un toque de BS "cambio social". Una y otra vez, muestran que tienen un control muy débil de las ideas de deber y lealtad, de renunciar a las cosas por un bien mayor.

El culto al narcisismo está muy extendido hoy. Se nos anima a obsesionarnos con nuestros cuerpos y nuestra imagen, a averiguar exactamente dónde encajamos en la lista infinita de géneros inventados, a obsesionarnos con nuestro bienestar mental, a escondernos en un 'espacio seguro' para proteger nuestra sacrosanta autoestima de cualquier forma de insulto o indagación. Y, por supuesto, todo esto genera un sentido del yo muy endeble -no el yo robusto del liberalismo del siglo XIX, sino el yo frágil y fácilmente vulnerable de la era de las redes sociales, en la que necesitamos una validación y protección constantes del discurso ruidoso o de lo contrario nos sentiremos 'borrados'.

Entonces, al invitarnos a alejarnos de los grandes proyectos nacionales o sociales que exigen sacrificios, y alentarnos en cambio a obsesionarnos con el yo, la cultura del narcisismo representa lo peor de ambos mundos. Disminuye la vieja idea de que puede ser bueno dedicarse a algo externo, a algo importante, al mismo tiempo que alimenta una forma deformada de individualismo que se basa en las nociones de fragilidad, miedo a la libertad y esclavitud psíquica para la validación de la burocracia y de otros.

Esta es la cultura que ahora simbolizan Meghan y Harry. Su idea del servicio público es efímera, implica poco más que dar charlas de vez en cuando en un refugio para mujeres o charlar en Spotify con "cambiadores sociales". Y su sentido de sí mismos es obsesivo y frágil: somos testigos de su enfoque en el bienestar y la salud mental y, en palabras de Meghan, "compartir nuestro dolor". La reina no podría ser más diferente. Su servicio público ha sido completo, de por vida, inquebrantable; y su personalidad es confiable y estoica. Estos son los enfrentamientos morales y sociales que giran alrededor del Megxit. Puede que sea republicano, pero en esta disputa soy muy Team Queen.
Imperdible este artículo por lo esclarecedor
 
Registrado
27 Abr 2009
Mensajes
2.561
Calificaciones
10.051
Ella busca que el negociete arranque de una vez por todas y amasar millones para darle la patada en el culo al calzonazos.....tres añitos y divorcio. El zanahorio con la depresión que arrastra en cuanto se vea con la solicitud de divorcio y alejado de sus dos hijos se muere.
Después de las sucesivas borracheras, lágrimas de arrepentimiento... los Windsor lo recogerán hecho pedazos. [email protected] lo vemos venir: menos el interesado.
 
Registrado
6 Ene 2019
Mensajes
3.199
Calificaciones
19.752
Oye, ¿Y por qué tenemos que compartir nuestro dolor? ¿Y si yo lo quiero vivir privadamente con mi pareja, familia o amigos o guardármelo porque me da la real gana soy menos que alguien?

Yo lo que creo es que estos quieren vivir de poner verde a la FR y decir al mismo tiempo que hacen eso porque compartir nuestro dolor es sano y reparador, un bien para el mundo. Menudo peñazo de gentes.
La cultura milenian es narcisista, vive de la aprobación de las masas de redes , sin los likes pulgares arriba y corazoncitos de seres que no son de su entorno inmediato , sin la aprobación no existen , ni les sucedió , es como refuerzan su ego.
 
Registrado
27 Abr 2009
Mensajes
2.561
Calificaciones
10.051
Me sorprendería que renunciase a sus privilegios reales el vividor éste. La abuela le ha dado una colleja en público y lo ha despojado de sus títulos militares y patronatos relevantes pero el negociete que ha montado a medias con la trepa de su parienta no facturará las cantidades astronómicas que ellos esperan si Harry renuncia a todo para ser un simple Mountbatten-Windsor sin nada más....
Si el pulso que están echándole a la Queen fuera de verdad, en serio, etc... Lo lógico hubiera sido que renunciase a su derecho al trono en el minuto uno, ya que este sería incompatible con sus deseos de una vida "normal". Eso es lo lógico, pero en las actuaciones de Meghan y Harry la única lógica que se percibe es la de hacer negocio a costa de su categoría de royals.

Con ella lo vimos venir. Que él haya caído tan bajo y traicionado a toda su familia, es lo que no me esperaba. Además de tonto, tiene evidentes problemas psicológicos y dependencia emocional de Meghan. De otra manera no se entiende su comportamiento de los últimos tiempos.
 
Registrado
7 Mar 2019
Mensajes
2.935
Calificaciones
20.008
La cultura milenian es narcisista, vive de la aprobación de las masas de redes , sin los likes pulgares arriba y corazoncitos de seres que no son de su entorno inmediato , sin la aprobación no existen , ni les sucedió , es como refuerzan su ego.

Muy curioso todo este asunto porque a la vez estamos viviendo el renacimiento de filosofías milenarias como la budista o el yoga, que justamente se centran en todo lo contrario, el desapego del ego. Yo creo que esto es el ejemplo de que a todo se le puede dar la vuelta y monetizar.